Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-07-2006

Primer aniversario de los atentados del 7-J en Londres
Blair cuela su plan de seguridad a costa de los derechos civiles

Gara


Ayer hizo un ao cuatro explosiones en el transporte pblico del centro de Londres causaron 56 muertos y 700 heridos. El Gobierno britnico ha aprovechado el temor de la poblacin para endurecer las leyes antiterroristas, lo que ha puesto a la comunidad musulmana en el punto de mira de los excesos policiales.

Un ao despus de los atentados que sacudieron el centro de Londres, las investigaciones sobre los acontecimientos siguen sin producir los efectos deseados para los heridos y los familiares de las vctimas. Sin embargo, la continuacin de estas investigaciones sirve al Gobierno laborista para no crear un tribunal pblico cuyas conclusiones podran ser devastadoras para el Ejecutivo de Tony Blair.

Poco se ha avanzado, a pesar de que el responsable de la unidad antiterrorista, Peter Clarke, afirme que se estn llevando a cabo ms de setenta investigaciones y que las Fuerzas de Seguridad consideran que han conseguido evitar tres o cuatro ataques en los ltimos doce meses. En cualquier caso, los titulares no se los han llevado las acertadas actuaciones policiales, de las que poco o nada se sabe, sino la muerte del brasileo Jean Charles De Menezes, ejecutado por la Polica en el metro de Londres tras una serie de errores policiales, o el ms reciente asalto contra la vivienda de dos hermanos musulmanes, uno de los cuales fue herido de bala, que se crea estaban fabricando armas qumicas, y que, de nuevo, result ser un error.

En estos momentos, sesenta sospechosos de actividades relacionadas con posibles ataques se encuentran a la espera de juicio en Gran Bretaa, pero la cuestin es si existen las suficientes pruebas para considerar condenas. Quizs es por ello que la Administracin Blair se decidi a introducir una nueva legislacin anti-terrorista que, adems de dotar a los tribunales y a la Polica con poderes nunca antes conocidos en Gran Bretaa, les permite recortar las libertades de los ciudadanos de forma similar a la que ha ocurrido en los Estados Unidos bajo la Administracin de George W. Bush y previamente en el Estado espaol.

Inmediatamente despus de los ataques del 7 de julio, los partidos britnicos coincidieron en la necesidad de endurecer las leyes para prevenir acciones preparatorias para el terrorismo, pero la presentacin por parte de Tony Blair de un plan sobre el que los partidos de la oposicin no haban sido consultados acab con el consenso.

Dos de las doce propuestas del plan fueron especialmente criticadas por los Liberales Demcratas y Conservadores: la extensin del periodo de detencin sin juicio de 14 a 90 das y la prohibicin de la exaltacin del terrorismo.

Blair se encontr con que la oposicin a sus planes no slo proceda de aquellos polticos que se sientan en los asientos opuestos a los de su partido en la Cmara de los Comunes. La rebelin en las filas del Laborismo ha sido sorprendente y virulenta. En noviembre, cuando la propuesta de extensin del periodo de detencin iba a ser votada, el Ejecutivo de Blair tuvo que reducir el periodo de 90 das a 60 para despus aceptar una enmienda que finalmente estableci el nuevo lmite en 28 das. Aunque esta reduccin parezca un logro de la oposicin, Blair consigui doblar el periodo de detencin preventiva.

Para los conservadores, en palabras de su portavoz de Interior, David Davis, esta propuesta fue la clave para la ruptura del consenso poltico creado despus de los sucesos del 7 de julio. Fue Blair quien trat deliberadamente de romper el consenso. Siempre quiso mostrarnos como blandos en temas de terrorismo, afirm Davis a la BBC.

Asimismo, la ley de la exaltacin del terrorismo que sus opositores describan como tan abierta a interpretaciones que podra servir para encarcelar a cualquiera por acciones como la posesin de determinadas publicaciones o la exposicin de particulares ideas desat una campaa en la que se implicaron intelectuales y actores. Esta legislacin fue rechazada por la Cmara de los Lores pero fue aprobada a principios de este ao despus de meses de discusiones.

Para los activistas de las libertades civiles, como Shami Chakrabarti, directora del grupo Liberty, la batalla no est perdida, porque a pesar de que se haya aprobado una legislacin restrictiva, se ha abierto un debate sobre los derechos y las libertades y la idea de que no es necesario decidir entre libertad y seguridad. Chakrabarti cree que es necesario crear nuevas estructuras que permitan el mantenimiento de los derechos de los individuos frente a la necesidad de ms seguridad.

Quizs ello se hace ms palpable en el caso de De Menezes y en el de los dos musulmanes detenidos el pasado mes en Forest Gate, o en la reciente decisin del Tribunal Supremo britnico de que las rdenes de control impuestas a seis sospechosos violaban el artculo 5 de la Convencin Europea de Derechos Humanos.

El artculo 5 de la Convencin prohbe la imposicin de detencin indefinida sin juicio, y aunque los seis hombres afectados por la decisin del Tribunal no se encontraban detenidos, el juez consider que las restricciones impuestas eran excesivas. Los seis hombres haban sido obligados a abandonar sus hogares, a vivir en viviendas aprobadas por los servicios de seguridad en las que deban permanecer durante 18 horas diarias. Los seis estaban sujetos a seguimiento electrnico y sus contactos con otras personas deban ser aprobados por el Ministerio de Interior.

La severidad de la nueva legislacin y las tcticas policiales est causando una creciente ruptura con la comunidad musulmana. Shahid Malik, laborista y uno de los pocos diputados musulmanes, considera que la falta de estrategias de integracin e interaccin es una de las causas de inseguridad y de posible ruptura en la sociedad britnica. La nueva legislacin, y particularmente su uso contra una comunidad en particular, la musulmana, podran tristemente ser la clave del futuro de la sociedad britnica en trminos de unidad y seguridad.

Expo islam

En vsperas del primer aniversario del 7-J, la comunidad musulmana ha inaugurado la mayor celebracin cultural musulmana en Londres. El festival, planeado desde 2002 y conocido como Expo Islam, recrear un zoco, recorrer los 1.400 aos de historia de la religin e incluir una conmemoracin en la que se recordar a los heridos en las bombas y a los que se ha invitado a los familiares de las vctimas mortales. -



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter