Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2006

Por qu pagamos a Hacienda?

Jos Carlos Garca Fajardo
ATACC- Madrid


Blanquear dinero en Espaa es ms sencillo que en cualquier otro pas de la UE. Mientras los espaoles realizan durante estas semanas sus declaraciones fiscales, los grandes bancos y grupos mafiosos se enriquecen de forma inmoral
.
En estos das, millones de espaoles nos esforzamos en preparar las declaraciones de la renta a Hacienda para no incurrir en sanciones, no pocas veces involuntarias. En los ltimos 12 meses, el valor del patrimonio decomisado en las operaciones policiales contra el blanqueo de capitales realizadas supera los 4.000 millones de euros . Estas actuaciones han puesto de manifiesto ante la opinin pblica la enorme fortuna que acompaa a los delincuentes de guante blanco y la corrupcin que generan las redes de ocultacin de dinero. Espaa es el pas de Europa con ms facilidad para el lavado de dinero. De hecho, es el pas de la Unin Europea que atesora ms billetes de 500 euros por su facilidad para utilizarlo como dinero negro en transacciones fraudulentas. Personalmente, nunca he tenido en mis manos un billete de 500 euros, pero existe un mercado negro por el cual se paga con un 3% de comisin el cambio de billetes pequeos a billetes de 500. Ese dinero no siempre se queda en Espaa, dice una fuente policial, pero a veces vuelve vestido de apariencia legal.

Estos escndalos deberan movilizar a la opinin pblica por tratarse de un autntico caso de alarma social. En mi opinin, no menos importante que el trfico de drogas, la venta de armas a pases pobres, las mafias que operan desde hace aos en la construccin y todo el dinero del crimen organizado que se blanquea impunemente en nuestros bancos y en los conocidos parasos fiscales. Constituyen una de las fuentes ms importantes de los escandalosos beneficios de los bancos y de las entidades financieras. Las autoridades lo saben, los medios de comunicacin tambin pero el pas se encuentra anestesiado, enajenado e idiotizado con programas rosa en los televisores en los que se despellejan unos a otros , en la venta de la propia intimidad y de la ajena al descerebrado presentador que paga ms por semejantes indecencias o por la retransmisin en directo de escenas sobre las muertes de personajes pblicos que han llegado a extremos de vergenza ajena, por romeras y procesiones que causan pasmo en nuestro siglo, por un mundial de ftbol que va a acabar de enajenar a millones de ciudadanos mientras un Papa se pregunta ante uno de los campos de exterminio nazis: Dnde estaba Dios en aquellos das? Por qu call? Cmo pudo tolerar este exceso de destruccin, este triunfo del mal?. Bueno, si l no lo sabe y no es capaz de plantearse la correcta pregunta acerca de una institucin ms visible como la que l mismo preside: Dnde estaba la Iglesia en aquellos das? Por qu call? Quizs porque l tambin call y colabor con su silencio vistiendo el uniforme de las Juventudes Hitlerianas en aquellos das. Hemos visto esas fotos que l nunca ocult ya que era lo que hacan todos los nios alemanes de entonces, dijo.

De ah, que uno pueda preguntarse si dado el silencio e inoperatividad del Gobierno espaol ante esta vergenza criminal del blanqueo de dinero en nuestro pas no convendra echarnos a la calle a protestar y anunciar que nos declaramos en huelga fiscal hasta que pongan remedio a semejante despropsito. Por qu vamos a pagar las clases trabajadoras a Hacienda mientras miles de millones de euros son impunemente escamoteados al fisco? En estos momentos, ni el Estatuto cataln ni los otros estatutos que se les antoje montar en un espectculo digno de los reinos de Taifas -ante una dimensin tan sugerente en la Unin Europea que nos debera abrir hacia otras perspectivas-, nada debera de ocuparnos tanto como este escndalo de los enriquecimientos inmorales, de las fortunas criminales y de los blanqueos que esta todopoderosa banca logra sacar adelante con el cuento de que contribuyen al crecimiento econmico del pas. Ser el de ellos. Por eso deberamos de alzarnos ante un timorato gobierno socialista que en los temas econmicos, financieros y fiscales sigue la huella de los torpes profetas del pensamiento nico, neoliberal e injusto, contra el que cabe y es obligatorio rebelarse. Mediante la resistencia fiscal. Podran meter en la crcel a unos cuantos millones de ciudadanos hartos de tanta corrupcin? Es cuestin de pensarlo y de pasarlo.

Jos Carlos Garca Fajardo, Profesor de Pensamiento Poltico (UCM)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter