Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel embiste al Lbano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-07-2006

Entre la furia y la devastacin

Dahr Jamail
IPS


Buena parte de la capital libanesa est destruida. La infraestructura de muchas reas est en escombros tras el bombardeo israel. Pero la devastacin no es solo fsica.

"Acaso nuestro pas no tiene derecho de avanzar, como otras democracias?", dijo el taxista Nidal Mothman, de 35 aos, mientras conduca por el centro de Beirut. "Odiamos al gobierno de Estados Unidos por darle luz verde a los israeles para retrotraernos a la edad de piedra."

Al igual que muchos residentes de Beirut, Mothman muestra ira ante lo que considera una agresin "indiscriminada" de Israel contra su pas.

"A cuntos militantes de Hezbol mataron?", se pregunt Mothman. "Quizs un puado, pero asesinaron a ms de 350 civiles. Qu tipo de guerra estn librando contra mi pas?"

Desde los ciudadanos en las calles hasta los polticos desde el gobierno, la mayora de los libaneses hablan el mismo lenguaje. El jueves, el primer ministro Fuad Siniora dijo a la prensa que su pas estaba deshecho.

"Acaso la comunidad internacional puede hacer de cuenta que no pasa nada mientras el estado de Israel nos produce tanto dao?", inquiri Siniora.

El gobernante tambin acus a Israel de masacrar a civiles libaneses e intentar destruir todo aquello que ha permitido la superviviencia de esta nacin, ya devastada por la anterior guerra civil.

Los hechos que se constatan en el terreno dan crdito a estas apreciaciones. La crisis humanitaria empeora con cada hora que pasa.

Cerca de un milln de libaneses debieron abandonar sus hogares. Al menos 64 puentes fueron objeto de bombardeo, y muchas carreteras estn cortadas. Eso impide el transporte de alimento y asistencia.

Entre otros blancos israeles han figurado la principal fbrica de productos lcteos del pas, una planta de procesamiento de alimentos, dos farmacuticas, centros de tratamiento de agua, centrales elctricas, silos, una iglesia ortodoxa griega, hospitales y ambulancias.

En ciertos barrios de Beirut la vida sigue normalmente, pero el sur ha sido muy golpeado. Edificios enteros fueron derrumbados por completo por los bombardeos areos.

"Cundo cree usted que terminar esta guerra?", pregunt Nishan Isaqui, estudiante de la Universidad Estadounidense, de 22 aos. "Viva en el sur de Beirut, y todo lo que yo conoca qued totalmente destruido. Lo nico que quiero es paz y un lugar seguro donde vivir."

Isaqui se preparaba para viajar a la septentrional ciudad de Trpoli donde se ubicara en la casa de unos familiares. "Por qu nos hacen esto? Si quieren luchar contra Hezbol, que luchen contra Hezbol, no contra civiles libaneses?"

Mientras, las operaciones israeles continan afectando el sur de Lbano, incluida la ciudad de Tiro. En Beirut se vivi un da de relativa calma el domingo.

Los buques se aglomeraban en los puertos para facilitar la evacuacin de extranjeros. "S, nos damos cuenta de la prioridad de Occidente. Los libaneses no les importamos. Eso es lo que apreciamos con esas acciones", dijo a IPS Ayad Harrar, vendedora de ropa en el barrio de Hamra.

La poblacin est conmocionada porque el pas est de nuevo inmerso en la guerra, justo cuando pensaba que haba llegado la paz.

"Esta tarde est calmada, pero todos sabemos que cuando termine la evacuacin de los extranjeros volvern los bombardeos", previ Harrar. "No es posible vivir una vida en estas condiciones, sin saber si ha llegado nuestro ltimo da."

El sbado, dos das antes de visitar Beirut, la secretaria de Estado (canciller) estadounidense Condoleezza Rice dijo a la prensa que la situacin en Lbano era parte de los "dolores de parto de un nuevo Medio Oriente".

Luego de reunirse con miembros de un equipo de la Organizacin de las Naciones Unidas que acababa de visitar la regin, Rice sostuvo que Israel debera ignorar los llamados a un cese del fuego.

No muchos en Beirut pueden apreciar esas declaraciones. Suthir Amalat cargaba su beb con un brazo mientras compraba agua embotellada para llevar a su casa, preparndose para lo peor.

"Estoy furiosa con Hezbol por empezar con esta catstrofe, pero estoy aun ms furiosa con los israeles por destruir Lbano", afirm. "Y Estados Unidos, al que considerbamos un amigo, apoya ahora, claramente, la destruccin de nuestro pas."

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=38128



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter