Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-08-2006

La influencia del lobby israel en los medios de comunicacin
Parcialidad periodstica y otras negaciones

Luis Sabini
Revista Futuros


Tengo un vecino sabra* que sostiene a pie juntillas que los palestinos dominan los medios de incomunicacin de masas (m.i.m.) y que lo hacen no slo aqu en Buenos Aires sino en todo el mundo Y sin embargo no es un estpido; es nicamente un joven judo sefarad criado en Israel. Con igual conviccin y falta de matices sostiene que los palestinos son bsicamente malas personas.

Hablar de un lobby palestino sobre la informacin en el mundo slo podra ser entendido como proyeccin, pero nuestro conocido parece estar muy lejos de los circuitos mediticos para una interpretacin psico. Nos tememos que esas impresiones deben ser el pan de todos los das en Israel junto con el progresivo despedazamiento de lo que queda del pueblo y los territorios palestinos.

Si algo nos parece observar, en cambio, es el peso inocultable de una cierta forma de presentar las noticias de modo tal que lo palestino ha estado tradicionalmente olvidado o ignorado o dejado de lado; en el conflicto israelo-palestino un misilazo palestino sobre una ciudad israel tiene mucha mayor cobertura que un bombardeo israel que termine con la vida de decenas de palestinos, casi todos ellos daos colaterales. De la accin sobre el territorio israel se hablar de si hay heridos, de su nombre, profesin, edad; de la accin sobre territorio palestino se reportar a lo sumo que hubo 17 muertos.

Mientras el bombardeo israel arrasa carreteras, calles, ambulancias, ciudades, usinas y va dejando cientos de cadveres y miles de fugitivos sin hogar, ante el minibombardeo que sufren las ciudades israeles sus habitantes se protegen en refugios.

El actual estado de cosas, tercera semana de hostilidades desde el aprisionamiento del soldado israel Gilad, es tal la Franja de Gaza sometida a un castigo colectivo de una brutalidad y extensin difcil de imaginar, sin agua, sin medicamentos ni alimentos, sitiados sin tregua, arrasadas las mnimas vas de subsistencia, y luego el sur libans, que los grandes m. i. m. han debido mostrar algo de los sufrimientos dantescos en que ha sido introducida tanta gente una vez ms.

El bloqueo informativo ha cado porque los m.i.m se basan en otra ley adems de las parcialidades del poder y es su sed de sangre como verdaderos vampiros informativos. Pero as y todo, el primer factor, la parcialidad no se abandona as noms.

Un caso interesante por su situacin esquizo es el cotidiano otrora de oposicin y progresista, ahora ka, Pgina 12. Por su perfil progre y antifascista, P12 sigue nutrido de buenas notas sobre las atrocidades del Cercano Oriente: las notas de Juan Gelman, de Sandra Russo, por ejemplo. Incluso ha aprendido a incorporar voces del exterior lcidas y osadas como la del excelente Robert Fisk.

Sin embargo, su seccin internacional, El mundo, conserva un sesgo pro-israel que destroza toda objetividad: el sbado 22, mientras el texto de un recuadro revela las mentiras que caen sobre El Lbano desde EE.UU e Israel gracias a la pluma de Fisk, el epgrafe de la foto de ese recuadro, que muestra el avance a la par de tanque israel y judo ortodoxo a pie, dice: Ayer cayeron ms de diez cohetes sobre Haifa, donde dos personas sufrieron heridas serias. Y el artculo mayor, mientras el bombardeo ya ha sembrado centenares de muertos en la inerme poblacin libanesa, anuncia El ejrcito israel prepara una invasin, sin explicar lo que ha pasado hasta ahora, como si El Lbano no hubiera sido todava invadido, atacado, destruido. Como prueba de lo que ya ha pasado (sin invasin), una foto pequea muestra a un par de nios libaneses ante decenas de atades delante de una fosa comn. Y la foto que domina toda la nota y la doble pgina es la del entierro con todos los honores del sargento Yolam Gilboa, que falleci el mircoles luchando en el sur del Lbano.

Es el mismo tipo de sesgo que vemos casi a diario en la prensa seria en general aqu en Buenos Aires: sirva para muestra un botn: Clarn (23/7/2006) nos informa que misiles de Hezbollah dejaron al menos dos muertos en la tercera ciudad israel complementando esta otra informacin: la aviacin de Israel haba atacado la regin de Baalbeck [sic: quieren decir valle de Bekaa] y la ciudad de Sidn, repleta de refugiados. El sesgo es: se personalizan las vctimas del lado occidental y se cuentan apenas las del bando musulmn; si slo se cuentan las del lado occidental, las del otro lado ni siquiera se cuentan.

Agreguemos otra muestra: invisibilizando la agresin devastadora que efectivamente (ya) ha sufrido El Lbano, el vespertino porteo La Razn (19/7/2006) nos informa que Lbano vive su da ms violento y los muertos ya superan los 300. El destaque es mo, disculpe el lector que no lo necesita.

No es extrao que quienes gozan de enorme espacio en los m. i. m. se consideren absolutamente desfavorecidos porque con la actual secuencia de violencia y muerte aparezcan crticas y rechazos en lugar de las protecciones y disculpas tradicionales: los defensores ms ultristas del sionismo sienten que se agrieta la defensa incondicional del Estado de Israel.

Es que estaban acostumbrados a un trato privilegiado, como bien lo expresara Kenneth Jacobson de la Liga contra la Difamacin (la ms grande de las organizaciones judas dedicada a hacer lobby en los pasillos polticos en EE.UU.) en un simposio en la Universidad de Jerusaln: La nica superpotencia planetaria tiene una posicin muy pro-israel, lo cual obedece a que los judos tienen una posicin particularmente prominente en la lite de los medios de comunicacin de masas. Es algo de lo que podemos estar orgullosos. A confesin de parte

Pero, agrega: hasta en EE.UU. sobreviene el antisemitismo que se basa justamente en la afirmacin de que los judos tienen demasiado poder sobre los medios.

Despus de este salto mortal, la lgica debera yacer exnime. Pero Jacobson no se inmuta:

Hay que luchar contra este antisemitismo por todos los medios concebibles: no menos a travs de una actividad de lobby para conseguir un mejor control sobre lo que los medios emiten.

Jacobson tendr mucha liga, pero carece de lgica, de la lgica ms bsica. Elihu Davison, en cambio, tiene su lgica y bien vale conocerla en su artculo El mito acerca del lobby israel. Davison critica con mucho nfasis un libro The Israel Lobby (J. Mearsheimer y S. Walt) que adjudica mucha influencia sobre la prensa de direcciones de las organizaciones judas y de algunas iglesias cristianas de EE.UU., y de ubicuos think-tanks.

Significativamente, Davison no niega estas influencias sino que postula democratizarlas: Los enemigos de Israel tienen el derecho de organizarse y peticionar al gobierno de EE.UU. lo mismo que los amigos de Israel. De qu tienen que quejarse si no lo han hecho, han fracasado o, lo ms importante, tienen un producto insatisfactorio para vender [sic]? Hay que ser muy crdulo para aceptar que la judera yanqui, un grupo de intereses que no alcanza al 3%** de la poblacin total de EE.UU. constituye la cola sectaria que mueve el perro nacional.

Cuando uno lee esta majadera entiende el grado de soberbia y autismo en que ha cado buena parte de la poblacin israel, aquella que lleva a sus adoradas hijas a estampar en las bombas que destrozarn a otros nios saludos de amor: Jazhrah whit [sic] love. (Pgina12, 22/7/06, Brecha, 21/7/06).



* Oriundo judo del Estado de Israel.

** Alrededor de 8 millones de habitantes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter