Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2006

Mitos y realidad sobre salud y enfermedad en frica

Ciutad
Indymedia Barcelona


Salud y enfermedad, mitos y dioses modernos que de ellos se nutren, sus sacerdotes, su manipulacin de lo que nos es desconocido.

A lo largo de la historia la humanidad se ha servido de tierras remotas para forjar sus mitos. En el polo norte se situ la entrada al reino subterrneo de Agharta, en el desierto del Gobi Shamballa, de las escarpadas montaas de Afganistn los alquimistas importaban sus mgicas races.

El siglo XXI, y aunque pudiera parecer lo contrario, tambin posee sus propios mitos. Pero de donde pueden nutrirse esos mitos hoy en da en que no quedan tierras remotas por explorar? En la era de la comunicacin la imaginaria sobre lo desconocido y misterioso se nutre de los pueblos incomunicados. Como claro exponente de estos aparecen los pueblos del frica subsahariana.

Quien da a luz y promueve estos mitos modernos se atribuye la capacidad de discernir entre el bien y el mal, de lo bueno y lo malo para el ser humano, de decidir sobre la vida y la muerte. Un candidato ideal es sin lugar a dudas la industria farmacutica y su principal interlocutor en el mundo globalizado: la Organizacin Mundial de la Salud(OMS). Analicemos que hay detrs de los mitos y leyendas que estas vierten sobre los pueblos africanos.

Lo primero que necesitan para su mitologa son mrtires: Durban julio del 2000, el Presidente sudafricano expona en un congreso sobre el SIDA en frica que para imponer los tratamientos antivirales deseaba conocer previamente las pruebas que avalaban los posibles beneficios de su aplicacin. Su peticin fue desoda y el presidente Thabo Mbeki fue acusado de irresponsable por negarse a administrar medicacin a las embarazadas. Para ello las farmacuticas mostraron a un nio sudafricano de 12 aos llamado Nkosi. El nio, ante los sollozos de asistentes al congreso y televidentes de todo el mundo, cont su drama como seropositivo y sudafricano, si mi madre hubiera recibido la medicacin que ahora se negaba a las mujeres africanas yo no estara hoy enfermo. Se convirti en un smbolo, le cambiaron su apellido por Jhonson tras su adopcin por una nueva madre de raza blanca. Nkosi muri finalmente de anemia y su imagen moribunda se convirti en un estandarte a favor del uso de los antivirales que le acompaaron hasta su muerte[1].

Obviamente la industria farmacutica no alimenta sus mitos solo de dramatizaciones y casos particulares, tambin maneja cifras, extrapolaciones, y modelos de transmisin de las enfermedades. No obstante, el dar porcentajes de poblacin afectada en el frica subsahariana es para cualquier patologa algo arriesgado ya que, en la mayora de estos pases, no existen ni tan siquiera censos de poblacin fiables. Y como se determina un enfermo de SIDA por ejemplo?, pues de igual forma que un enfermo de malaria, basndose nicamente en sntomas clnicos: fiebre, cefaleas, diarrea, etc. Cerca de la mitad de las personas que presentan fiebre y son tratadas por malaria en frica de hecho no estn infectadas con el parsito[2],[3]. De igual forma sucede con el SIDA, sin ser realizadas las pruebas del SIDA y menos las de confirmacin, un reconocimiento general es suficiente para recetar antivirales[4],[5]. Adems de caro y ser casi inviable su aplicacin de forma masiva, las pruebas de VIH difcilmente proporcionaran un diagnostico fiable para recetar antivirales en el frica subsahariana: la malaria, la parasitosis, el embarazo, incluso el tener la sangre espesa como es el caso de alguna subpoblacin africana, incrementan drsticamente la probabilidad de dar positivo en los test de anticuerpos[6],[7].

Existen tambin informes que muestran claras contradicciones dentro de la escenografa que promulgan las farmacuticas: Por un lado tenemos la paradoja de las prostitutas africanas y por el otro el de los hurfanos rumanos. Maragwa es un distrito situado en la regin central de Kenia azotado por la pobreza, la desnutricin, el alcoholismo, las aguas insalubres, la violencia y la prostitucin. En esta poblacin se considera que cerca del 12 % de la poblacin est infectada de sida (unas 50.000 personas). Aun as, resulta curioso que existan prostitutas inmunes a las mltiples infecciones diarias que deberan recibir de sus clientes y que solo enfermen al dejar de ejercer[8],[9],[10]. En Rumania se observ que el 94% de los enfermos de SIDA considerados eran nios, y de estos el 50% resida en orfanatos. Un pequeo grupo de estos nios si tiene madres seropositivas, pero del resto se ignora la va de infeccin[11]. Los orfanatos rumanos por su parte tienen unas condiciones de insalubridad y dejadez notables, y a la falta de cuidados teraputicos se suma la desnutricin y las infecciones reiteradas por parsitos.

Mientras tanto, Mdicos sin Fronteras proporciona sulfamidas para combatir las enfermedades oportunistas que sin embargo acentan los efectos del SIDA en individuos con deficiencias nutricionales. En caso de que el individuo realmente no padeciera de inmunodeficiencia estos antibiticos pueden llegar a generarla durante el tratamiento[12],[13].

Para entender el origen del mito hay que buscar el mvil que justifica su creacin. En el caso de los mitos promovidos por la industria farmacutica deberamos indagar en la finalidad misma de las transnacionales farmacuticas: Una de estas finalidades podra ser la de curar a la gente, la otra la de ganar dinero y lamentablemente, el segundo criterio se impone en demasiadas ocasiones al primero. Veamos unos ejemplos.

Las vacas de los Masais parecen no contraer la malaria. Ante este hecho, la industria biotecnolgica opta por secuenciar el genoma de sus vacas. Probablemente tras invertirse millones y millones de dlares, encontrarn que dichas vacas son como las de sus vecinos (principalmente porque los masais llevan siglos robando vacas ). Sin embargo, la industria farmacutica no parece interesarse en alguna de las prcticas masais como la de tomar la sangre extrada de sus vacas junto a su leche. La sangra fue un remedio aplicado para combatir la malaria en Europa antes de que esta se erradicara del continente y est demostrado que la administracin de eritropoyetina, hormona estimuladora de la produccin de glbulos rojos, altera el ciclo reproductivo del parsito de la malaria dificultando su proliferacin[14]. A nivel estrictamente personal prefiero donar sangre antes de viajar a una zona de riesgo, mucho ms inocuo que tomar quinina o similares, altamente txicos.

La bsqueda de beneficio por encima de la salud como motor de la produccin de medicamentos queda patente en la propia gestacin de muchos de estos. A la hora de evaluar medicamentos destinados a combatir enfermedades principalmente africanas, numerosos ensayos clnicos (requisito imprescindible antes de dar a luz un nuevo medicamento) se realizan solo sobre africanos blancos; como muy pocos nativos de raza negra van a poder pagarlos, no han de ser considerados como potenciales beneficiarios del tratamiento. Son principalmente medicamentos dirigidos a los turistas y que a veces comprenden enfermedades tan extendidas en la poblacin local como la malaria, donde se estima que el 90 % de las muertes a nivel mundial corresponden a nativos subsaharianos de raza negra.

En otros casos, como en el de la enfermedad del sueo trasmitida por la mosca tse-tse, la incidencia puede llegar al 50% de la poblacin de Angola, Sudn y la Repblica Democrtica del Congo, pas donde se ha convertido en la principal causa de mortalidad en dos de sus provincias. Sin embargo, como no suele ser contrada durante estancias breves, la medicacin que resultaba efectiva dej directamente de fabricarse[15].

Las farmacuticas tambin utilizan el continente africano para reducir gastos; con el fin de evitar los costes de destruir los medicamentos caducados, estos son donados al tercer mundo a punto de caducar[16]. Que utilidad pueden tener medicinas contra los dolores lumbares, el infarto de miocardio, el dolor cervical o el colesterol para la poblacin africana? El 65% de la medicacin que se recibi en Mozambique tras las inundaciones que asolaron este pas en Marzo de 2000 tubo que ser posteriormente destruida. Pero el sumum llega cuando las farmacuticas revenden los medicamentos no caducados que han donado particulares[17].

La poltica del lobby farmacutico-biotecnolgico es clara: fomentar un estado continuo de miedo, base sustancial de cualquier mito, [18] y para ello recurre una y otra vez a frica y otras tierras lejanas. Las terrorficas abejas africanas dan paso al extrao virus del Nilo occidental, entre otros. Con excusa de este, fumigan campos y ciudades ante el beneplcito de ecologistas y con los consecuentes beneficios para la industria qumico-farmacutica[19]. Al poco de iniciarse en 2003 la invasin de Irak y las protestas en todo el mundo, la OMS anunci la aparicin de una nueva y desconocida enfermedad: el SARS o sndrome del sudeste asitico; su procedencia es un lugar incierto entre Vietnam y China, de forma casi inexplicable se extendi por todo el mundo en pocos das, los infectados se multiplicaron y las victimas potenciales abarcaban a poblaciones enteras hasta el punto de restringir el trfico areo con Canad[20],[21]. Sin embargo, las vctimas mortales no fueron superiores a las de la gripe comn, y tan rpido como lleg, desapareci. El reciente tratado de Roma por una constitucin europea, no garantiza la sanidad pblica y gratuita pero s sin embargo y explcitamente, defender a los ciudadanos europeos de cualquier pandemia que provenga del exterior de sus fronteras[22].

Pero no solo se recurre a extraas y mutantes nuevas pandemias tambin se recurre a los clsicos africanos: el bola y la malaria. En las zonas ms hmedas del frica subsahariana la probabilidad de que un mosquito portador del parsito nos infecte es del 50% diario, sin embargo, si estamos bien nutridos e hidratados podemos pasar la infeccin sin apreciarlo siquiera. Por otro lado, mientras que los ciudadanos estadounidenses se horrorizan con solo nombrar la palabra bola, los congoleos llevan siglos conviviendo con ella y defendindose con efectivas cuarentenas. Diferente es la situacin en los hospitales. En estos se comparten habitaciones e inodoros, incluso jeringuillas entre pacientes infectados y sanos, como resultado la enfermedad se extiende rpidamente( Personalmente prefiero arriesgarme a morir en la calle a ser asistido en la mayora de sus centros sanitarios).

No obstante la idea de que los africanos son incapaces de generar sus propias medicinas es absolutamente falsa. Si es cierto que, primero hay que dejarles fabricarlas no asfixindolos con el sistema de patentes[23] y segundo, no bombardear sus fbricas de medicamentos[24].

Las multinacionales farmacuticas ponen tambin especial hincapi en combatir su medicina tradicional al tiempo que la roban para vender sus principios activos en el primer mundo.

Para la malaria y otras infecciones comunes es altamente efectiva la Cryptolepis sanguinolenta, remedio tradicional del frica Oeste[25]. Los derivados de la arthemisa annua, que se extraen de una planta china, actan con gran rapidez contra la malaria, son muy potentes y es aceptado como el remedio ms eficaz hasta el momento con hasta un 95% de efectividad. Convencidos de estos hechos consumados, algunos gobiernos africanos estn ya cambiando sus protocolos: Burundi, Camern, Comores, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Gabn, Ghana, Kenia, Mozambique, Senegal, Sudfrica, Zambia y Zanzbar (Tanzania) han cambiado sus protocolos y otros 11 pases estn a punto de hacerlo[3].

El gobierno sudafricano por su parte, recomienda a las personas con SIDA que coman ajo, cebolla, aceite de oliva y cierto tipo de papas africanas para reforzar su sistema inmunolgico. Manto Thabalala-Msimang, ministra sudafricana de Salud, indic en la primera conferencia contra el Sida, que las medicinas eran muy costosas y que por los resultados en estudios locales se demostr que algunos tratamientos tradicionales y suplementos nutricionales son igual de efectivos. La llamada insisa (disipadora de la oscuridad) por la tribu san, unwele por los curanderos zules, mukakana por los tswana y kankerbossie por los afrikaners, ha sido utilizada como estimulante energtico y antidepresivo durante siglos y es ahora recomendada para tratar el SIDA adems de otras enfermedades[26].

Integrada dentro de la cosmologa animista, la mayor parte de la medicina tradicional africana son psicotrpicos[27],[28] y solo tienen efecto enmarcados en sus respectivos rituales y particular cosmovisin[29]. En la mayora de los casos se busca una reaccin global del organismo perturbando al sistema nervioso central o bien, arrancar al individuo de su particular percepcin de si mismo y de lo que le rodea. Con esto, aunque muchos de sus tratamientos y ceremonias son de gran efectividad para la poblacin local, estn totalmente fuera de la medicina oficial.

Al implantar la medicina externa los pueblos africanos dejan de ser autosuficientes y la situacin se agrava al aumentar el abismo que separa el primer y tercer mundo, puesto que cada vez les resulta ms difcil poder pagarla. Aunque con la medicina tradicional se puede dar respuesta a las enfermedades ms comunes de cada regin, esta es ya de muy difcil aplicacin en las grandes metrpolis africanas. El descrdito y desarraigo recibido por esta hace que cada vez sea ms difcil recuperar y estudiar la mayora de ellas.

La interaccin de la malnutricin y la infeccin es la causa principal de morbilidad y mortalidad de los nios en la mayora de los pases de frica[30],[31]. La situacin era semejante en Amrica del Norte y Europa alrededor de los aos 1900-1925; la nutricin tena un gran impacto en las enfermedades infecciosas comunes y producan altas tasas de mortalidad.

El cuerpo humano tiene la capacidad de resistir a casi todos los tipos de organismos o toxinas que tienden a lesionar los tejidos y rganos. Esta capacidad se denomina inmunidad. Por qu las tasas de casos fatales de sarampin son 200 veces ms altas en los pobres de los pases en desarrollo que en los pases industrializados? La razn principal es que un nio mal nutrido est a menudo abrumado por la infeccin, mientras que un nio bien nutrido puede combatirla y sobrevivir. La carencia nutricional es el problema de salud ms serio en frica y con frecuencia est asociado con las enfermedades infecciosas comunes[31].

En rasgos generales, cuando existe malnutricin, el organismo pierde su capacidad para destruir las bacterias invasivas adems de dificultar la recuperacin de los tejidos y superar la infeccin. Los nios con malnutricin proteica tienen una respuesta antignica disminuida a la inoculacin de la vacuna para la fiebre amarilla. Una inhibicin de la respuesta de aglutinacin al antgeno del clera se inform en nios con marasmo nutricional.

Por el otro lado tenemos que las infestaciones parasitarias, sobre todo los parsitos intestinales, tienen efecto adverso sobre el estado nutricional, especialmente en quienes estn muy parasitados[31]. Estos parsitos provocan la perdida de hierro y la aparicin de anemias, disentera grave y abscesos hepticos, la perdida de vitamina B12 y vitamina A, as como la aparicin de diarreas.

La diarrea es comn y frecuentemente letal para los nios menores(la diarrea es a menudo una caracterstica del proceso del destete). La diarrea puede ser fatal, debido a que con frecuencia puede llevar a una grave deshidratacin, que incrementa los problemas de malnutricin con una gran perdida de agua y sales minerales de forma rpida y contundente. La diarrea fue una causa importante de mortalidad en nios de pases industrializados hasta el comienzo del siglo veinte.

Las infecciones por parsitos son muy comunes en los lugares de poco saneamiento como urbes superpobladas. Hace un siglo, la situacin en las principales ciudades industriales de Europa y Amrica del Norte era comparable a la actual de los pases subsaharianos. En la ciudad de Nueva York, en los meses del verano de 1892, la mortalidad infantil alcanz una tasa de 340 por mil, y la diarrea fue responsable de la mitad de estas muertes. La mejora de la nutricin, a travs del uso de estaciones de leche por ejemplo, y la reduccin de las enfermedades infecciosas sirvi para bajar estas tasas de mortalidad a la mitad en un perodo de menos de 25 aos. En el Reino Unido, a principios del siglo XX, el raquitismo combinado con enfermedades infecciosas, tuvo una cuota muy alta en las barriadas pobres y contaminadas de las ciudades industriales, y el sarampin fue con frecuencia fatal entre los nios de familias pobres, presumiblemente debido a la mala nutricin.

la reaccin del propio sistema inmunitario puede producir enormes cantidades de nitritos y peroxinitritos para intentar atacar al parsito y que acaben perjudicando seriamente el metabolismo celular; en estas condiciones se producen anticuerpos o autoinmunes que dan lugar al sndrome de inmunodeficiencia o SIDA[32]. Actualmente, en muchos pases industrializados del primer mundo, los animales de granjas y los animales domsticos como perros y gatos son desparasitados de forma rutinaria. La medicina tradicional africana es tambin muy efectiva en este aspecto pero inaplicable en superpoblaciones y xodos masivos. La solucin pasa por la mejora sanitaria y el suministro de agua, como se realiz en Europa durante la revolucin industrial. El combatir las infecciones y la higiene son (y casi en exclusiva) los dos grandes avances en salud que ha proporcionado la edad moderna.

El problema es especialmente grave en los xodos masivos de personas, extendindose pandemias exclusivas para dichos xodos como la fiebre negra. Los efectos perniciosos se multiplican si adems coincide con la estacin de lluvias.

Y es que el problema real de frica es el hambre y el desarraigo. Estos adems, son inducidos en gran parte por las guerras en que, curiosamente, la industria qumica ( que forma parte de los lobbies farmacuticos) participa activamente.

Notas.

[1] Nkosi: una historia de SIDA. BBCmundo.com. Lunes, 21 de mayo de 2001.

[2] ACT NOW - to get malaria treatment that works to Africa. CAME, 2003.

[3] Malaria datos y cifras. Medicos sin fronteras. 2004.

[4] Reunin de la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) celebrada en Bangui, capital de la Repblica Centroafricana. 1985.

[5] WHO (OMS) Weekly Epidemiological Record nmero 10. 7 de marzo de 1986. pgina 71.

[6] Un resultado Western Blott positivo, es una prueba de infeccin por VIH?. Papadopulos-Eleopulos, E., Turner V. & Papadimitrou JM. Bio/Technology 1993; 11:696-707.

[7] Factores conocidos que dan falsos-positivos en los resultados del test de anticuerpos del SIDA. Johnson C. Zengers, San Diego, California, septiembre 1996; a:8-9.

[8] Cytotoxic T cell responses to multiple conserved HIV epitopes in HIV-resistant prostitutes in Nairobi. Rowland-Jones, S.L., T. Dong, K.R. Fowke, J. Kimani, P. Krausa, H. Newell, T. Blanchard, K. Ariyoshi, J. Oyugi, E. Ngugi, et al (1998) J. Clin. Invest. 102: 1758-1765.

[9] What immunity can protect against HIV infection. Letvin NL.J Clin Invest. 1998 Nov 1;102(9):1758-65.

[10]HIV-specific cytotoxic T-cells in HIV-exposed but uninfected Gambian women. Rowland-Jones, S., J. Sutton, K. Ariyoshi, T. Dong, F. Gotch, S. McAdam, D. Whitby, S. Sabally, A. Gallimore,T. Corrah, et al (1998) Nature Medicine 1: 59-64.

[11] The Romanian pediatric AIDS initiative. Kline MW. J Int Assoc Physicians AIDS Care. 1998 Mar;4(3):37-9.

[12] Cellular toxicity of sulfamethoxazole reactive metabolites--II. Inhibition of natural killer activity in human peripheral blood mononuclear cells.Leeder JS, Nakhooda A, Spielberg SP, Dosch HM. Biochem Pharmacol. 1991 Feb 15;41(4):575-83. [13] Suppression of T-lymphocyte proliferation by sulphonamide hydroxylamines. Rieder MJ, Sisson E, Bird IA, Almawi WY. J Immunopharmacol. 1992 Oct;14(7):1175-80.

[14] Paludisme et parasite, une histoire de sexe. Paul Richard, Brey Paul. La recherche. 2000.

[15] Datos sobre la Enfermedad del Sueo. Mdicos sin fronteras. 2001.

[16] Varias ONG piden que no se den medicamentos sobrantes al tercer mundo. Jano On-line y agencias. 5 de diciembre de 2003.

[17] Varias farmacias francesas revenden medicamentos destinados a los pases pobres. elmundosalud.com. 10 de septiembre de 2004.

[18] Vendiendo enfermedad. - Selling Sickness: the pharmaceutical industry and disease-mongerin., Ray Moynihan, Iona Heath, David Henry. British Medical Journal. BMJ,13th April 2002.

[19] General Information : West Nile Virus. Departamento de sauld y salud mental de la ciudad de nueva York. 05-19-2004.

[20] Asesino invisible entre nosotros - Invisible Killer in our Midst - BBC News, 14th March 2003.

[21] Por miedo al S.A.R.S, un hombre mata a otro que le estornud.-Scared of SARS, man slays sneezer-. National Post, 28th March 2003.

[22] Tratado por el que se establece una Constitucin para Europa. Seccin 1 Salud Pblica. Artculo III-278. 1.a y 1.b.

[23] Sudfrica vs. Gigantes farmacuticos. Intermon-Oxfam. Dossier informativo sobre la demanda de las empresas farmacuticas al Gobierno sudafricano. Abril 2001.

[24] La fbrica bombardeada tena un acuerdo con la ONU para enviar frmacos veterinarios a Irak. El mundo. Sbado, 22 de agosto de 1998. Internacional.

[25] Medicamentos contra la Malaria a base de extractos de plantas africanas. Henry Llewen, Corresponsal especial de LPS. 16-05-2003.

[26] Una planta milagrosa? BBCmundo.com. Sbado, 01 de diciembre de 2001.

[27] Combating substance abuse with ibogaine: pre- and posttreatment ecommendations and an example of successive model fitting analyses. Hittner JB, Quello SB. J Psychoactive Drugs. 2004 Jun;36(2):191-9.

[28] Anti-HIV-1 activity of the Iboga alkaloid congener 18-methoxycoronaridine. Silva EM, Cirne-Santos CC, Frugulhetti IC, Galvao-Castro B, Saraiva EM, Kuehne ME, Bou-Habib DC. Planta Med. 2004 Sep;70(9):808-12.

[29] El chamanismo como sistema adaptante. Josep M Fericgla. imaginaria.org.

[30] Medicamentos y desarrollo.Medicos Mundi. Noviembre de 2003. Introduccin.

[31] Nutricin humana en el mundo en desarrollo. Michael C. Latham . Food and Agriculture Organtization of the united Nations. Roma, 2002; apitulo 3- Nutricin e infeccin, salud y enfermedad.

[32] SIDA y factores estresantes U: Un Proyecto sobre la patognesis del SIDA. Giraldo RA. SIDA y factores estresantes. Medelln, Colombia: Impresos Begn, 1997: 57-96.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter