Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-08-2006

La cultura "light"

Marcelo Colussi
Rebelin


Desde hace algn tiempo se ha popularizado en el mundo la nocin de lo "light". Todo es "light": la vida, las relaciones interpersonales, la actitud con que se enfrentan las cosas, la comida, las diversiones. "Light", ligero, liviano. La consigna tras todo esto es, pareciera: "no complicarse!" (don't worry!), "s feliz!" (be happy). Dicho de otro modo: no pensar, olvidarse del sentido crtico. Por supuesto, hay que decirlo en ingls para que sea ms evidente su sentido: lengua de los ganadores, of course.

Esta cultura, si es que as se la puede llamar esta tendencia dominante, tiene orgenes especficos: se encuadra en una dinmica histrica determinada, responde a un proyecto concreto. Seguramente, como todos los rumbos sociales tambin las "modas" culturales no se desprende de una oficina generadora de ideas que lanza mundialmente la "onda light" como por arte de magia. Es, en todo caso, producto de un sinnmero de variables que van retroalimentndose una con otra. El auge del neoliberalismo, la cada del bloque sovitico, la supuesta "muerte de las ideologas", el mundo unipolar, el triunfo omnmodo de la gran empresa; en definitiva: lo que hoy da se presenta como un xito masivo del capitalismo y su ideologa concomitante, son todos factores que se coligan unos con otros dando como resultado esta entronizacin del individualismo hedonista, del facilismo, de la apologa ramplona del consumismo. Es difcil indicar quin es el responsable directo del fenmeno; quiz nadie lo ha pergeado como tal. Es, en todo caso, una mezcla de elementos. Pero no hay dudas que, en tanto tendencia, es sntoma de los tiempos.

En este contexto "cultura light" vendra a significar: individualismo exacerbado, bsqueda inmediata de la satisfaccin con la contraparte de despreocupacin/desprecio por el otro, escasa profundidad en el abordamiento de cualquier tema, superficialidad, falta de compromiso social o incluso humano, banalidad, liviandad. Todo ello marcado por un culto a las apariencias. Se juzga al otro por cmo va vestido o por el tipo de comida que ingiere, por la marca de telfono celular que usa o por el peinado que lleva; y eso decide todo. El continente subsumi al contenido. Slo importan las formas, ser bello, estar bien presentado. Lo dems, no cuenta.

Sin falsas idealizaciones, sin ser apocalpticos, el momento histrico actual nos confronta con una situacin, como mnimo, novedosa. Desde ya, sin exagerar, no queremos decir que la solidaridad y la profundidad conceptual hayan sido la constante a travs de toda la historia humana. En todo caso esas son posibilidades, de hecho muy profundamente desarrolladas en determinadas ocasiones, as como tambin pueden serlo el individualismo o la trivialidad. Pero lo que efectivamente hoy s puede constatarse con una fuerza que tiene mucho de indita, es la falta de preocupacin por el otro, la apologa del facilismo, la entronizacin del ms absoluto individualismo, todo ello llevado a estatuto de ideologa dominante. De ah esta ligereza que marca las relaciones interpersonales. Todo es light, tambin la relacin con el otro. Cmo, si no, poder entender los video-juegos nada inocentes, por cierto que entronizan la violencia y el desprecio por el otro? Cmo, si no, ese auge de la "belleza" plstica? Todo esto se ha hecho cultura. Y la cultura pesa.

Esta "onda light" va ganando los distintos espacios de la produccin cultural, del quehacer cotidiano. Ello no significa que la humanidad se va tornando ms tonta, menos inteligente. En absoluto. La revolucin cientfico-tcnica sigue adelante con una velocidad y profundidad vertiginosas. Los logros en tal sentido son cada vez ms espectaculares. Pero junto a ello ah est lo inslito el nivel "humano" no crece al mismo ritmo. Hasta incluso podra decirse que no crece (si es que fuese lcito hablar de "crecimiento" en ese mbito). Ahora tenemos televisor con pantalla plana de plasma lquido de 40 pulgadaspara ver programas que apologizan la tontera, la porquera, la ms pacata superficialidad (lase, por ejemplo, reality show o talking show). Lo expres con agudeza Pablo Milans cuando dijo: "No es culpa del pblico, ni de su gusto, ni de su sensibilidad; el pblico se inclina por lo que le ofrecen a diario, donde le meten un bombardeo absoluto de promocin de cosas malas y pues finalmente lo acepta. Yo creo que prevalecer el espritu verdaderamente humano del pblico, su sensibilidad... Pero no hay duda de que estamos en un momento de ofensiva de mal gusto".

Si bien es difcil establecer quin inventa las modas culturales, las tendencias dominantes, no hay dudas que hay centros de poder que tienen que ver con esa generacin. Quiz no es alguna tenebrosa agencia de control social la que ha pergeado ese modelo. Pero lo cierto es que, sumando todos los aspectos arriba esbozados, el arquetipo del ciudadano esperado esperado por los centros de poder, desde ya, ayudados por mecanismos de mediacin como son los medios masivos de comunicacin termina constituyndose como un consumidor pasivo que no discute, que cuida ante todo su sacrosanto puesto de trabajo, que se ocupa slo de lo cosmtico irrelevante y que en trminos de anlisis humano no piensa. Es decir: light. Como siempre, puesta a circular una moda, por diversos motivos nimo de figuracin, acomodamiento, etc., etc. no falta quien se acopla a la corriente dominante. Si se le pregunta a cualquier yuppie (young urban professional people), prototipo por excelencia de esta cultura, o a cualquier consumidor de estos valores, no sabr por qu hay que tomar yogurt diet ni leer algn best seller; y seguramente ser un enconado defensor de la tendencia en juego. Pero vale preguntarse: al servicio de qu est todo esto? Quin se beneficia?

Como oportunamente lo seala Luis Britto Garca: "La regla de lo light es la sistemtica omisin de lo pertinente: cigarro sin nicotina, caf sin cafena, azcar sin azcar, msica sin msica". () "Poltica sin poltica. Partidos sin partidos. Organizaciones sin ideologa. Carismas sin programas. Misterio sin profundidad! Revelacin sin pavor! Iluminacin sin trascendencia! Nirvana instantneo! Paraso desechable! Purgatorio spa! Fast God! Consumismo industrial beatificado en el supermercado espiritual". () "ngeles y modelos no menstran, o no debe parecer que lo hacen. En su obsesin por ocultar la funcin real y mostrar la simblica, postula lo light vientres que no digieren, senos que no amamantan, carne que no envejece. La biologa no existe. Toda expresin fisiolgica ha de ser testada. El apetito es crimen, el vello tab, el olor pecado mortal, el sudor alta traicin. El desodorante es el sacramento light. La anorexia, su estado de gracia."

El mundo contemporneo, el mundo que nos leg la cada del socialismo real, es un mbito donde ya nos hemos acostumbrado a no tener esperanzas, a no cuestionar, a aceptar todo con resignacin. O al menos esto es lo que se mantiene como tendencia dominante. Consumir, buscar la felicidad y la realizacin a travs de lo material, no complicarse. Que todo sea "suavecito", soft, sin cuestionamientos de fondo.

Como elemento bsico en la conformacin de esta cultura tenemos los medios audiovisuales, y en especial la televisin. No podra decirse mecnicamente que televisin es sinnimo de cultura light; pero sin dudas guarda una estrecha relacin. En este perodo que marc la cada del muro de Berln, la realidad virtual, la realidad de las imgenes, si bien desde hace dcadas viene modelando las ideologas dominantes, ha pasado a ser ahora vehculo por excelencia de esta moda de lo banal. Nada mejor que la cultura televisiva para entronizar la apologa del "no piense". Podra decirse que lo que gener el capitalismo desde mediados del siglo XX en adelante, siempre con fuerza creciente, hoy ya como moda global, es el llamado al "no piense, mire la pantalla". Ante la imagen, absoluta y omnmoda, el pensamiento conceptual, la reflexin crtica, ms lenta, cae vencida. La imagen presenta sin mediaciones un sinnmero de estmulos que actan de forma masiva e inmediata a nivel del sistema nervioso central. El poder de la imagen es mayor que toda otra va de transmisin. Por eso la televisin es la matriz fundamental de esta cultura de lo no reflexivo.

Estas tendencias, estos modelos culturales que se generan hoy a escala planetaria se presentan con fuerza arrolladora, cubren todos los espacios, parecieran no permitir alternativas. Pero el reto es ir ms all de todo esto, intentar desafiarlo, discutirlo, quebrarlo. Hay que ser irreverente con el poder, con lo constituido, con el dogma.

Seguramente no es posible dar un catlogo de acciones de probada efectividad para hacer frente a esta tendencia. Es tal su fuerza que pareciera ms fcil doblegarse ante ella, y entrar finalmente en la corriente. No pensar, sentarse ante la pantalla de televisin, no preocuparse del mundo pareciera ser la receta para "triunfar". Y definitivamente muchsimos terminan creyndolo. De ah al consumo de lo que se anuncia como llave para ser un "triunfador", un "exitoso", un paso. Todos, irremediablemente, estamos tentados por este paraso del placer que lo light pareciera ofrecernos.

Aunque sea un muy modesto aporte en esta lucha por un mundo ms vivible, ms justo y equilibrado, un paso en torno a todo esto es perderle el miedo a pensar. Como dijera Xavier Gorostiaga: "Los que seguimos teniendo esperanza no somos estpidos". Retomando el ideario del mayo francs entonces, idearios que hoy parecieran tan lejanos: "La imaginacin al poder".

Pero no hay dudas que, aunque adormilados por esta moda que pareciera haber llegado para quedarse, tambin podemos oponer resistencias y cambiar el curso de la historia. Quin dijo que somos insectos condenados definitivamente a caer en la luz enceguecedora de las pantallas? La historia definitivamente no ha terminado, y ah estn innumerables ejemplos (la Revolucin Bolivariana en Venezuela, la resistencia palestina, Cuba que sigue socialista, colectivos organizados a lo largo y ancho del mundo, gente que sigue pensando, gente que sigue teniendo esperanzas) para afirmar que la vida no es tan light como esta ideologa dominante nos quiere hacer creer. Para afirmar, en definitiva, que s es posible luchar para hacer la vida ms digna de ser vivida, y no a base de siliconas ni de drogas, no slo pavonendonos con el ltimo modelo de celular o con un par de zapatos de marca. Otro mundo verdadero no plstico es posible, ms all del sueo superficial de las pantallas de televisin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter