Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-08-2006

Historias Trastornadas Vol. III
"KOMMUNE 1, 2 y los rebeldes del hachs"

Wu Ming 6
Insurgente


Por 0. Agtun baby, agtun!

Die Kommune 1 oder K1 war die erste politisch motivierte wohngemeinschaft in Deutschland. Sie wurde am 1 de enero de 1967 in Berlin gegrndet und lste sich im Noviembre 1968 endgltig auf. Die Kommune 1 entstand als Gegenreaktion auf den Zeitgeist der deutschen 60er-Jahre, in der sehr konservative Moralvorstellungen herrschten, insbesondere bzgl. der geschlechterrolle sowie der Sexualmoral.

Dios! como impone este idioma. Podra afirmar rotundamente que se afirman grandes sucesos y simplemente se describe a unos deustch trastornaten, variante alemana del disperso mundo de las guerrillas culturales, que se divirtieron tanto como nuestros amigos los provos y los indiani.

1. La cocina creativa de la Kommune 1: El atentado del flan

Uwe Johnson. Proclamaron la revolucin de la vida cotidiana: la familia nuclear burguesa deba ser reemplazada por lo colectivo.

Un da el Ejrcito de Salvacin se encontr en apuros cuando cantaban su serenata en la calle Kurfrstendamm de Berln. Qu coo pasa? Por qu nos molestan? se preguntaron. La polizei confundilos con miembros de la comuna. Con la tctica de jugar a "la liebre y el erizo" aprovechaban cualquier ocasin, sin recurrir a la violencia fsica, para provocar a las fuerzas del orden y ridiculizarlas. Los activistas de la K 1 dominaron a la perfeccin la tctica del desvelamiento de estructuras autoritarias. Sus acciones provocaban reacciones indiscriminadas por parte de la polica, de la que tampoco se salvaban los ciudadanos-espectadores. Mtodos y usanzas estos que coinciden con la de los yippies, que utilizaban la provocacin mediante los happenings polticos agresivos.

No obstante las coincidencias van ms all de los mtodos. Teufe V Langhans public Klau mich (rbame) idntico ttulo al del insigne yippie Abbie Hofman: Steal this book (roba este libro).

Numerosas acciones de la K 1 posean ciertas reminiscencias que aludan directamente a la espontaneidad dadasta. "No se exagera afirmando que las formas de accin especficamente antiautoritarias adquirieron carcter masivo justo en el momento en que la Sozialistische Deutsche Studentenbund (SDS [Alianza de Estudiantes Socialistas Alernanes) se fusion con una lnea que histricamente se remontaba al dadasmo berlins".

La opinin pblica, como siempre, no vio ms all de la norma y centr sus morbosos focos y sus mezquinos plumillas en el llamamiento a la "promiscuidad" de la comuna.

2. Quiere ser usted un Provo? Frmese con nosotros.

Como "Comit provisional para la preparacin de la autoorganizacin estudiantil", la K 1 revent -provistos de chapas del Chairman Mao- una asamblea de 6.000 estudiantes del ASTA (parlamento estudiantil) de la Universidad libre de Berln. Distribuyeron una sensata octavilla "acerca de la idiotez de los especialistas", invitando a los asistentes a abandonar la universidad, a trabajar y a comprar con el sueldo una casa para convertirla en comuna. Lugar este donde practicar el amor libre y organizar cursos para la formacin de un partido. El plan perfecto. El objetivo era formar autnticos provos alemanes que se desplegaran por toda la sociedad e iniciaran acciones perturbadoras.

Motivado por el deseo de un cambio radical el movimiento antiautoritario -la K 1 era uno de sus productos- quera sacudir los cimientos petrificados de la sociedad alemana. Su potencial revolucionario brot al considerar que lo individual y lo social eran igual de importantes a nivel poltico y que, por tanto, no podan ser contemplados por separado. La transformacin propia no debera ser vista como un asunto personal, como hasta entonces, sino como aportacin a un cambio radical de la sociedad.

3. Promiscuidad, Klau mich y happenings agresivos

Durante algn tiempo los futuros miembros de la comuna (Fritz Teufel. Rainer Langhans, Dieter Kunzelmann, Uschi Obermaier, etc.) encontraron cobijo en el piso berlins del escritor Uwe Johnson. Proclamaron la revolucin de la vida cotidiana: la familia nuclear burguesa deba ser reemplazada por lo colectivo.

Un da el Ejrcito de Salvacin se encontr en apuros cuando cantaban su serenata en la calle Kurfrstendamm de Berln. Qu coo pasa? Por qu nos molestan? se preguntaron. La polizei confundilos con miembros de la comuna. Con la tctica de jugar a "la liebre y el erizo" aprovechaban cualquier ocasin, sin recurrir a la violencia fsica, para provocar a las fuerzas del orden y ridiculizarlas. Los activistas de la K 1 dominaron a la perfeccin la tctica del desvelamiento de estructuras autoritarias. Sus acciones provocaban reacciones indiscriminadas por parte de la polica, de la que tampoco se salvaban los ciudadanos-espectadores. Mtodos y usanzas estos que coinciden con la de los yippies, que utilizaban la provocacin mediante los happenings polticos agresivos.

No obstante las coincidencias van ms all de los mtodos. Teufe V Langhans public Klau mich (rbame) idntico ttulo al del insigne yippie Abbie Hofman: Steal this book (roba este libro).

Numerosas acciones de la K 1 posean ciertas reminiscencias que aludan directamente a la espontaneidad dadasta. "No se exagera afirmando que las formas de accin especficamente antiautoritarias adquirieron carcter masivo justo en el momento en que la Sozialistische Deutsche Studentenbund (SDS [Alianza de Estudiantes Socialistas Alernanes) se fusion con una lnea que histricamente se remontaba al dadasmo berlins".

La opinin pblica, como siempre, no vio ms all de la norma y centr sus morbosos focos y sus mezquinos plumillas en el llamamiento a la "promiscuidad" de la comuna.

4. Un tipo se fuma un porro en una foto del Spiegel. El juicio de los que juzgan

Los medios de comunicacin convirtieron la experiencia de la K 1 en una central de espantaciudadanos. Los prejuicios contra generaciones de pisos compartidos estuvieron marcados por esta imagen deformada, a pesar de que el verdadero da a da de la K 1 en realidad haba sido bastante pequeoburgus. Las fotos de Uschi Obermaier fumando un porro se vendieron a las revistas de informacin Stern y Spiegel. Un trabajo pactado. La campaa de difamacin por parte de los peridicos del magnate Springer consigui convertir a los K 1 en peligrosos enemigos del Estado. Su criminalizacin meditica alej a mucha gente de su entorno. Pero los miembros de la K 1 que se sentaban en el banquillo entendieron las vistas en la audiencia como una amable oferta por parte del Estado. A su disposicin tenan un escenario para nuevos happenings. Desvelaron al procedimiento judicial como ritual del poder.

En marzo de 1968, un reportero old fashioned del Spiegel se lamentaba en un artculo del aspecto de Teufel. Segn el articulista la elegancia de Teufel supona "la deshonra total de la manera de vestir occidental". De este proceso procede la legendaria frase que Teufel dijo acerca de la orden de levantarse ante el tribunal: "Bueno, si eso ayuda a encontrar la verdad". Cuando se le pidi a Teufel someterse a un dictamen psiquitrico, l manifest no tener ningn inconveniente en hacerlo, siempre y cuando el juez y el fiscal se sometiesen tambin a tal reconocimiento.

5. Las mujeres (die frauen)

Gretchen Dutschke-Klotz afirm tajantemente: los hombres de la K I "parecan tener principalmente un objetivo, el de convertir a las mujeres en sus objetos sexuales comunes". Frases como "A m qu me importa la guerra de Vietnam; yo tengo que solucionar mis dificultades para llegar al orgasmo", apoyaban el razonamiento. La prctica social cotidiana de la K 1 estaba marcada por influencias sexistas-patriarcales. No obstante, fue paradjicamente esta insistencia en el factor subjetivo la que contribuy luego a preparar el terreno para el cuestionamiento de este patriarcalismo.

6. "A m qu me importa la guerra de Vietnam; yo tengo que solucionar mis dificultades para llegar al orgasmo"

"La Comuna 1 fue el smbolo de una fase del movimiento antiautoritario en cuyo centro se encontraban los procesos de aprendizaje permanente, pero tambin los esfuerzos por cambiarse a s mismo. Es posible que sus formas ritualizadas de accin hayan entrado en la "pendiente irresistible de los procesos de valorizacin que se autoalimentan" y que Teufel, Langhans y compaa se hayan realmente convertido en "provocadores mentalmente entrenados de la sociedad meditica capitalista" y en "sus suministradores dependientes". A pesar de todo, favorecieron el desarrollo de la accin espontnea, la iniciativa colectiva y la autoorganizacin de cara la emancipacin del aquello que se llamaba "sujeto histrico". La comuna se oponan al poder del Estado con creatividad; a las armas, con la movilidad; a la brutalidad, con la pasin; a las porras, con el lenguaje.

La K 1 marc la imagen social del 68. Las diferencias ideolgicas cada vez ms acusadas acabaron en 1967 con la exclusin de la K 1 de la SDS . Se les acus de "falsa espontaneidad", de "sobrevaloracin" y de "huida de la realidad". A despecho de todas las diferencias, la K 1 continu con sus acciones, en parte apoyadas por miembros de la SDS. Segn dicen, el proyecto K 1 fracas finalmente por sus contradicciones internas.

7. K2 und Zentralrat der umherschweifenden Haschrebellen.

La Kommune 2 (K 2), una escisin de la K 1, fue fundada por Jan Carl Raspe, el hombre de la Baader-Meinhof, y conocida tambin como comuna poltica, Heike Brandt y otras como respuesta al narcisismo, al culto de los dolos y a la instrumentalizacin de algunos compaeros proletarios por parte de miembros de la K I. La K 2 intentaba llevar a la prctica la reivindicacin voltertica de Rudi Dutschke de "revolucionar a los revolucionarios" como "condicin previa a la de revolucionar a las masas", una rida exigencia que la K 1 no pudo o no quiso cumplir.

Hablando de los problemas cotidianos, la Comuna 2 tena que luchar con el problema de los trabajos de casa ( "En casa reinaba de manera peridica un caos improductivo. Todo estaba sucio. Por ejemplo, uno no tena ganas de baarse porque le bao apestaba cuando haba diseminadas por all miles de toallas sucias") . No obstante la educacin de los pequeos provos alemanes no era descuidada. Al parecer, a los miembros de la comuna les gustaban, sobre todo, segn parece, a Raspe. Habra que entrevistar a esos nios y nias nacidos en la comuna para enterarnos cmo la vivieron y sobrevivieron. Quiz vivieron all poco tiempo para que dejara en ellos influencias duraderas. Con las finanzas de la economa domestica comn tampoco haba dificultades; los miembros eran poco exigentes en cuanto a bienes y placeres materiales.

"El proceso revolucionador del individuo burgus" fue el ttulo de su manual de vida cotidiana. Afirman los crticos de la comuna que estos jvenes "nacidos en el seno de la burguesa queran hacerse revolucionarios autnticos por la va de la comuna. El hecho de no conseguirlo es la verdadera causa del tan evocado fracaso, de la frustracin. "El privilegio de pasar dos aos sin tener que trabajar" pudiendo dedicarse exclusivamente al "proceso revolucionador del individuo burgus" no produjo ningn xito. Ellos lo saben y les remuerde la conciencia."Nos hemos divertido poniendo orden a nuestra vida (particular)", se afirma con amargura en una ocasin. Cul fue el "efecto de esta fase que dur varios meses"? Slo un "completo entumecimiento, apata que ha producido horribles frustraciones por todas partes".

Haba que buscar una causa de este fracaso, y la encontraron: para llevar a cabo el proceso revolucionador los intelectuales necesitan del proletariado, pero el proletariado no colabor. Para la fase siguiente se prevea la creacin de grupos "que se pondran en contacto con la clase obrera". Sabemos que de esto no sali nada. Apata fue su consecuencia... o desesperacin. A Raspe le llev a Baader y a Stammheim. (Klaus Menherte dixit en ''La rebelin de la juventud''). Pues eso.

Mucho antes de que el ciudadano berlins observara detenidamente aquella humareda que segn haba reconsiderado varias veces no era contaminacin y el olor era ciertamente caracterstico, mucho antes de eso, se encontr que su mano agarraba una octavilla. En ella rezaba algo ininteligible para aquel seor berlins. "Luchamos por poder decidir libremente sobre nuestros cuerpos y formas de vida. Unos a esta lucha. Formad cuadros militantes en los pueblos y las metrpolis. Cagaos en esta sociedad de seniles precoces y de tabes. Convertos en salvajes y haced cosas guapas".

Se trataba de el mismsimo "Consejo Central de los rebeldes nmadas del hachs" ("Zentralrat der umherschweifenden Haschrebellen"). Este seudnimo se concibi como parodia de los grupos polticos de estudiantes. Los rebeldes del hachis se pronunciaron en favor de una poltica militante y de la infraccin masiva de la existente ley de estupefacientes. Organizaron en el Tiergarten, un cntrico parque berlns, varias smoke-ins (fumadas colectivas), ayudaron a buscar abogados defensores de fumetas y reivindicaron la legalizacin de las drogas.

De este entorno provena tambin una parte del grupo Bewegung 2. Juni (Movimiento 2 de junio) que, a diferencia de la RAF, mantuvo reminiscencias de las formas antiautoritarias de accin, incluso en el secuestro del poltico de la CDU, Peter Lorenz, o en atracos a bancos. En 1975 repartieron dulces de chocolate, llamados "besitos de chocolate", entre los asustados clientes de dos bancos.

Aunque buena parte de las ideas polticas de todos estos grupos del movimiento antiautoritario podran considerarse fracasadas, "en un sentido subversivo, de cambio de las formas de vida social, consiguieron un xito que nunca haban esperado y que perdura hasta hoy".



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter