Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel embiste al Lbano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-08-2006

La resolucin de la ONU sobre Lbano, ltima oportunidad para los regmenes rabes prooccidentales

Alberto Cruz
Rebelin


El consejo de Seguridad de la ONU ya tiene su resolucin sobre Lbano. Un mes despus y, como era previsible, a la medida de Israel. Este pas, su principal aliado EEUU- y la siempre sumisa Europa (con el acompaamiento de Rusia y China) pretenden conseguir con ella lo que no han sido capaces de lograr en el campo de batalla. Israel ha perdido el mito de la invencibilidad de su Ejrcito, ha mostrado su vulnerabilidad el sbado mismo Hizbul acab con la vida de 24 de sus soldados y derrib un helicptero (1)- y slo puede ofrecer un cierto xito diplomtico gracias a sus aliados. Israel est acostumbrado a imponer su paz, que equivale a rendicin, pero ahora se ha encontrado con un adversario formidable que le va a obligar, y a sus aliados, a ceder.

En un repaso apresurado al texto pareciera que se asumen todas y cada una de las tesis israeles sin que, aparentemente, este pas ofrezca nada a cambio. No se condena a Israel por la agresin, no se le piden responsabilidades por la destruccin de objetivos civiles y la sistemtica violacin del derecho internacional y se le trata con la cortesa de los timoratos aceptando que se retire de lo poco que ha podido ocupar del sur de Lbano cuando lleguen los soldados libaneses y que se pueda defender frente a hipotticas agresiones de los combatientes de la resistencia libanesa. Sin embargo, en esta ocasin hay que leer entre lneas porque la partida tena otras cartas y aunque los precedentes son claros a la hora de juzgar a un Estado que tiene un impresionante currculum de desprecio hacia el derecho internacional y la ONU casi desde su fundacin, ahora llega el momento de retratarse para Israel, EEUU, Kofi Annan y los pases rabes que no han querido molestar a su patrn estadounidense. Hizbul les ha puesto en ridculo y la calle rabe no lo olvida. Vayamos por partes.

La Resolucin 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU (2) no menciona en ningn momento la palabra guerra y slo habla de conflicto entre Hizbul e Israel. Tras la invasin de Iraq la ONU ha venido languideciendo hasta quedar en lo que es hoy, una vulgar marioneta en manos de los EEUU. Hay que recordar que si se ha tardado tanto en aprobar esta resolucin ha sido porque EEUU hizo uso del veto en otra, presentada por Qatar, para dar tiempo a que Israel derrotase a Hizbul. Si antes de marzo de 2003, y al calor de la Doctrina de Seguridad Nacional establecida por Bush, para los EEUU la ONU era irrelevante, tras el fiasco de la ocupacin de Iraq han triunfado aquellos que, como Michel Ignatief o Robert Kagan, venan preconizando que haba que hacer de este foro multinacional un suministrador de legitimacin poltica siempre y cuando, claro est, que se reflejen en sus resoluciones los intereses nacionales estadounidenses. Y a ello se han dedicado, concienzudamente, desde entonces. Especialmente con Lbano, convertido en el nuevo tablero de la poltica geoestratgica imperialista.

En el caso de este pequeo pas rabe, desde el ao 2004 son ya cinco las resoluciones aprobadas y siempre con el mismo objetivo: la retirada siria para debilitar al rgimen-, el desarme de Hizbul y de los refugiados palestinos. Esto es prioritario tanto para EEUU (en su modificado diseo de reordenacin geoestratgica de Oriente Medio) como para Israel. En ninguna de las cuatro resoluciones anteriores -R1559 (2004), R1655 (2005), R1680 (2006) y R1697 (2006)- se mencionan las causas histricas de una situacin que surge desde el mismo momento de la creacin del Estado de Israel, en 1948. En la aprobada el pasado sbado s se hace una ligera mencin a ello cuando se habla del armisticio firmado entre los dos pases el 23 de marzo de 1949 y que haca referencia a las fronteras. Y aqu est uno de los nudos gordianos de la cuestin: la ocupacin, por parte de Israel, de las granjas de la Shebaa.

Con la aprobacin de la R1701 quedar para la historia que Hizbul fue el desencadenante de todo este desastre mientras que Israel se mantendr inmaculado pese a la estela de muerte y destruccin que est dejando y sin que nadie le reclame no ya responsabilidades por esos crmenes de guerra aunque claro, si no hay guerra no podr haber ese tipo de crmenes-, sino indemnizaciones por la destruccin de toda la infraestructura civil de un pas, est o no con Hizbul. Sin embargo, quienes sealan con el dedo acusador a Hizbul deberan no olvidar un proverbio ingls muy conocido: cuando apuntas con un dedo, recuerda que los otros tres te apuntan a ti.

La Shebaa y los presos, tradicionales reivindicaciones de Hizbul

En la introduccin o exposicin de motivos, prrafo PP2, se dice que el movimiento poltico-militar atac a Israel el 12 de julio, cuando en una operacin militar se captur a dos soldados y se abati a otros ocho. Pero resulta que esa accin militar no se produjo en las fronteras reconocidas del Estado de Israel, sino en el territorio ocupado de las granjas de la Shebaa. Una franja de terreno que la ONU dice que pertenece a Siria, Siria que pertenece a Lbano y los libaneses que es propio. Pero, sea como sea, no es israel y est ocupada por este pas. Hizbul siempre lo ha reclamado como parte de Lbano y siempre ha dicho, y as ha sido asumido por el resto de partidos libaneses, que mientras ese territorio siguiese ocupado por Israel el movimiento poltico-militar no se desarmara.

Luego si es un territorio ocupado la accin de Hizbul es lcita, se mire como se mire y segn el Derecho Internacional. El artculo 48 del Protocolo I de la IV Convencin de Ginebra establece, de forma textual, lo siguiente: los pueblos sometidos a dominacin colonial estn legitimados para utilizar todo tipo de medios, incluso el uso de la fuerza armada, con el fin de ejercer su derecho a la libre autodeterminacin frente a la potencia metropolitana que se oponga al mismo y no se emplee contra objetivos civiles. Estn las granjas de la Shebaa sometidos a ocupacin colonial? Es evidente que s. En ellas hay colonos y una importante produccin de cebada y fruta, adems de estar y de ah la razn por la que Israel las ocupa- en un enclave estratgico por una cuestin de suma importancia en esa zona de Oriente Medio: el agua. Realiz Hizbul una accin militar contra civiles? Est claro que no. Fue un ataque militar, con vctimas militares y con prisioneros militares que estaban en un territorio ocupado. Y si esto no es as por qu la R1701 toma debida nota de las ofertas hechas [por el primer ministro libans, Fouad Siniora] en su plan de siete puntos (3) con respecto al rea de las granjas de la Shebaa? (punto PP7) y ms adelante, en su apartado de resoluciones establece que hay que delimitar las fronteras internacionales de Lbano especialmente en esas reas donde est disputada o es incierta la frontera, incluyendo el rea de las granjas de la Shebaa? (punto OP10). En este mismo prrafo se establece un plazo de 30 das para que Kofi Annan presente ante el Consejo de Seguridad de la ONU una serie de propuestas sobre el tema.

Esperar algo del secretario general ms sumiso a los intereses imperialistas en toda la historia de la ONU es poco ms que una quimera, pero dmosle un margen de confianza. Entonces se tendr una real visin de a quin ha favorecido esta Resolucin 1701 puesto que este punto ha sido siempre uno de los principales caballos de batalla de Hizbul. Se puede adelantar ya algo: Israel no va a salir de este territorio tan fcilmente, aunque quedase bajo control de la ONU y se considerase slo un conflicto a resolver entre Siria y Lbano. Si as lo hiciera, quedara sin uno de sus principales argumentos para mantener la ocupacin de Cisjordania y Jerusaln Este, as como de los altos del Goln sirios. El conflicto, por lo tanto, seguir ah porque, como dice un refrn castellano, cuanto ms viejo es el pedernal y ms seca es la hierba seca, ms fcil arde. Annan tendr que hacer encaje de bolillos para que no vuelva a estallar la guerra dentro de un tiempo por esta causa. Y, si no se resuelve, estallar de nuevo. Sin duda.

La R1701 dice que hay que tratar, de forma urgente, las causas que han dado lugar a la crisis actual (PP3), y menciona en ese mismo prrafo la liberacin incondicional de los soldados israeles secuestrados mientras que, en el prrafo siguiente, slo anima los esfuerzos para que se resuelva el tema de los presos libaneses en las crceles israeles. Cabe mencionar que uno de ellos lleva la friolera de 27 aos encarcelado, pero para l, y sus compaeros, no se reclama la puesta en libertad incondicional. Cuando estos presos no fueron incluidos en el canje de prisioneros del ao 2004, Hizbul hizo votos para realizar una accin que les devolviese a casa y lo ha cumplido. Este era otro de los puntos del plan de Siniora, acordado con Hizbul (4). Si no hay liberacin de los presos libaneses, y palestinos, volver a haber guerra.

La amenazada supervivencia de los regmenes rabes

Y eso lo saben, sobre todo, los gobiernos rabes aliados con EEUU. Su posicin es ahora tremendamente dbil. Difcilmente los libaneses olvidarn que durante las cuatro semanas de agresin israel los rabes no ofrecieron ninguna muestra de apoyo y, mucho menos, de represalias o gestos valientes como el de Venezuela retirando a su encargado de negocios (no tiene embajada) de Israel. Todo lo contrario, los lderes rabes de Egipto, Jordania y Arabia Saud, principalmente, se alinearon implcita y explcitamente con Washington (5) y slo la clera popular y las demostraciones masivas de apoyo a la resistencia libanesa hizo que cambiasen su discurso condenando a Israel pero, eso s, sin ofrecer ninguna clase de apoyo a Hizbul.

El nico gesto que tuvieron con Lbano fue forzado por las circunstancias, por la resistencia y arrojo de Hizbul, y el creciente clamor en sus calles a favor de este movimiento poltico-militar. Y ese gesto no fue ms all de arropar el plan de siete puntos de Siniora que, hay que recordar, fue acordado con Hizbul. Segn la prensa rabe, estos gobiernos se vieron forzados a actuar as porque para sorpresa de muchos, Israel ha fallado a la hora de eliminar la capacidad de combate de Hizbul (6).

En la prensa occidental se especula con el radicalismo entre sunes y shies, el sectarismo religioso y dems en el mundo rabe. Algo hay, pero es muy pequeo, como lo ponen de manifiesto las manifestaciones de apoyo a la resistencia libanesa. Se pueden publicar fatwas contra Hizbul, como la de uno de los principales lderes religiosos del wahabismo saud, Abdul Mohsen Al Obeikan, pero se publican porque Hizbul ha puesto a estos regmenes rabes frente al espejo y ha demostrado que el Ejrcito de Israel no es invencible y que se puede hacer frente a los planes de EEUU en la zona. El discurso del enfrentamiento religioso es vlido para mantener la estrategia estadounidense en ese reordenamiento estratgico de Oriente Medio en el que slo la guerra civil es ya la excusa para una intervencin o permanencia militar. El sectarismo religioso le ha permitido a EEUU mantenerse en Iraq y ahora quiere extrapolar esta frmula al resto del mundo rabe (7) e Israel ha jugado en la agresin contra Lbano esta carta sectaria al bombardear slo las zonas shies.

Si los aspectos reflejados en la R1701 y recogidos anteriormente no se cumplen (granjas de Shebaa y presos, principalmente) estos regmenes tendrn que gastar mucho en represin. Han demostrado que son muy dependientes de EEUU y, lo que es peor, que esa dependencia es la nica fuente de su existencia. Algo tienen que ofrecer a sus pueblos o sus das estn contados.

Israel, EEUU y Francia pueden sentirse, no obstante, satisfechos. Han logrado que el Ejrcito libans se despliegue por el Sur del pas ya lo haba ofrecido el gobierno libans (8)- pero, conscientes que no sera posible el desarme de Hizbul que no pide la R1701- y que lo ms probable, tal y como esta misma organizacin ya ha dicho, es que se integre su estructura militar en el citado Ejrcito, se garantiza un tampn de 15.000 soldados de la ONU (FINUL) ahora son 2.000 los que hay en Lbano- con un fuerte contingente de franceses, antigua metrpoli.

La R1701 es ambigua, tanto que no se puede hablar ni mucho menos de paz. Dice que la fuerza de la ONU se desplegar slo cuando haya un cese completo de las hostilidades y que slo entonces Israel retirar sus soldados. Pero Hizbul, con buena lgica, se reserva el derecho de atacar a los ocupantes. Y eso nos lleva de nuevo al principio de la resolucin (prrafo OP1) que pide el cese inmediato por Hizbul de todos los ataques mientras nicamente pide a Israel el cese inmediato de todas las operaciones militares ofensivas. Con ello Israel se puede mantener ocupando el Lbano?

Y, por ltimo, recoge la importancia de alcanzar una paz duradera en el Oriente Medio basada en todas las resoluciones relevantes, incluyendo las 242 (1967) y 338 (1973), segn el prrafo OP18. No se sabe si entre esas resoluciones relevantes se incluye la 194 (1948), el derecho al retorno de los refugiados palestinos, aunque es de suponer que no estar entre ellas. Como tampoco lo estar la 487 (1981), que obliga a Israel a poner sus instalaciones nucleares bajo el control del Organismo Internacional de la Energa Atmica. Los pases del Consejo de Seguridad han incluido este prrafo en la resolucin sin sonrojarse, poniendo as de manifiesto la obviedad: es Israel quien al no retirarse de los territorios que ocupa, y van ya para 40 aos, fomenta la inestabilidad de la regin. Pero Israel es el mejor aliado de la globalizacin capitalista en la zona y de ah que el apoyo poltico y material que tanto EEUU como la UE le brindan sirva para reforzar esta estrategia de control global, un control que han desafiado los palestinos, por una parte, y Hizbul, por otro.

Israel y sus aliados han fracasado en su intento de destruir a Hams y a Hizbul. Al primero le eligi el pueblo palestino y de inmediato se le acos poltica, militar y econmicamente. Al segundo le apoy el pueblo libans y le llev al parlamento y al gobierno, con dos carteras. Israel y sus aliados, entre los que incluyo por omisin a los regmenes rabes, tienen por qu preocuparse. De forma especial estos ltimos, que han mostrado palmariamente su impotencia militar y su bancarrota poltica. De ah que la nica salida decorosa que les haya quedado a ambos es esta resolucin del Consejo de Seguridad. Por el momento, favorece a los intereses israeles. Pero su no desarrollo en los aspectos reseados ser siempre la espada de Damocles que pender sobre sus cabezas. Y lo saben.

--------------------------

(1) Haaretz, 13 de agosto de 2006.

(2) The Daily Star, 12 de agosto de 2006.

(3) El primer ministro libans present este plan el la fracasada reunin de Roma, celebrada el 26 de julio. Haba recibido el apoyo de Hizbul para ello. El punto 3 de ese plan dice que tanto las granjas de la Shebaa como las colinas de Kfarshouba deben quedar bajo jurisdiccin de la ONU hasta que se delimiten las fronteras y la soberana libanesa sea completa sobre ellas. Mientras estn bajo control de la ONU se debe permitir el acceso a ellas de los libaneses. The Daily Star, 25 de julio de 2006.

(4) Punto 1: Liberacin de los presos y detenidos libaneses e israeles a travs del Comit Internacional de la Cruz Roja.

(5) Alberto Cruz, La victoria de Hizbul, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=35193

(6) Al Ahram, Resounding failure, 10-16 de agosto de 2006.

(7) UPI, Lebanon's Sectarian Aftershocks, 8 de agosto de 2006.

(8) Punto 4 del plan de Siniora: el gobierno libans ampla su autoridad sobre su territorio a travs de sus propias fuerzas armadas legtimas, no habr armas o autoridad con excepcin del Estado libans segn lo estipulado en el documento de reconciliacin nacional de Taif. El resto de puntos hacen referencia a la retirada de los israeles hasta la lnea azul y el retorno de los refugiados a sus aldeas y casas (punto 2), el incremento del nmero de fuerzas de la ONU en el Sur para facilitar la asistencia a la poblacin (punto 5), la ejecucin del armisticio de 1949 y las posibles enmiendas al mismo (punto 6) y la ayuda internacional para la reconstruccin del pas (punto 7).

[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter