Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-08-2004

Los rebeldes no se rindieron y siguen controlando la Mezquita
Las cadenas informativas y una fracasada operacin meditica de EEUU en Nayaf

Manuel Freytas
IAR Noticias

La prensa internacional se prest a una campaa de accin psicolgica orientada a desinformar y a confundir, mostrando al jefe rebelde acatando los trminos vergonzantes de rendicin impuestos por EEUU, utilizando de "vocero" al gobierno ttere de Iyad Allawi. Toda la trama se desmoron a las pocas horas


El sbado -contradiciendo lo que decan el viernes- las cadenas, BBC, Reuters, AP y CNN, sealaban que milicianos leales al clrigo radical chita, Moqtada Sadr, seguan en control de la mezquita del imn Ali y del complejo que la rodea, a pesar de que los informes del gobierno iraqu lo contradecan.

Para el conjunto de la prensa internacional, combatientes leales al jefe rebelde chita Moqtada al-Sadr mantenan el sbado el control frreo de la mezquita del Imn Al en Nayaf, desafiando los esfuerzos del gobierno interino iraqu para terminar la insurreccin en forma negociada y pacfica.

Todas las agencias y corresponsales coincidieron en sealar que los combatientes continaban rodeados por fuerzas iraques y estadounidenses, que patrullaban con tanques y vehculos blindados las calles cercanas a la mezquita, donde los combates seguan, aunque no con la misma ferocidad que hace dos das.

La situacin de los rebeldes se "clarifica" luego de la andanada de versiones falsas disparadas por las usinas de inteligencia de las fuerzas de ocupacin durante todo el viernes, y que sealaban que el templo sagrado se encontraba en manos de la polica iraqu luego de la rendicin de los 500 rebeldes que lo ocupaban.

Segn el corresponsal de la BBC en Nayaf, Alistair Leithead, que informaba desde dentro del lugar sagrado, "hay alrededor de mil seguidores de Moqtada Sadr desarmados, muchos de ellos con pancartas e imgenes del lder chita, dentro de la mezquita. "

Esto echa por tierra otra versin lanzada por las usinas militares USA de que en la Mezquita slo se encontraban combatientes armados de Moqtada Al Sadr.

De acuerdo a lo que hemos podido recomponer, por medio de un anlisis de las imgenes fotogrficas y de las distintas informaciones fragmentadas de agencia, los que se encuentran dentro del santuario son los partidarios desarmados de la rebelin que han llegado a Nayaf -el sbado pasado- con el objetivo de servir de escudos humanos para proteger al lugar sagrado de un ataque.

Una parte de los combatientes de Moqtada Al Sadr rodean dentro de un permetro defensivo a la Mezquita, y otros se encuentran en posiciones ubicadas en el gran cementerio y en la denominada ciudad antigua de Nayaf.

Lo que torna prcticamente imposible un ingreso "pacfico" al santuario de las fuerzas ocupantes (como se dijo ayer), sin antes haber alcanzado un acuerdo global con los combatientes que rodean y protegen la zona.

Los feroces bombardeos del jueves por la noche y del viernes por la maana, tuvieron como objetivo la "limpieza" de los focos rebeldes que rodean al santuario, y, segn varios corresponsales, se centraron sobre el cementerio, donde aparentemente se encontrara la base operativa ms fuerte del ejrcito de lder rebelde chita.

Pese a la masacre -ms de 70 muertos y una cifra superior de heridos- la aviacin y los tanques norteamericanos no pudieron doblegar las lneas de resistencia rebeldes, y el mando militar decidi suspender la ofensiva temiendo reacciones locales o internacionales, tal como sucedi durante los bombardeos de Faluya en abril pasado.

La diferencia con Faluya -donde fueron asesinados ms de 1000 ciiviles iraques, nios, mujeres y ancianos- consisti en que, por primera vez, el mando militar invasor, usando de "voceros" a los funcionarios iraques, intent aislar y forzar una rendicin de los rebeldes mediante una planificada campaa de accin psicolgica en las cadenas informativas.

La accin se orient a difundir -por medio de los funcionarios iraques- versiones falsas de la situacin en Nayaf con el evidente propsito de desinformar, confundir, y mostrar a una guerrilla rebelde claudicante y acatando los trminos de rendicin impuestos por el gobierno de Allawi.

Todas las agencias internacionales (salvo IAR-Noticias que puso el ttulo en condicional) siguieron la impronta de las cuatro cadenas "locomotoras", BBC, Reuters, Associated Press, y CNN, titulando que los rebeldes se haban rendido y entregado pacficamente el santuario chita a la polica iraqu.

Solamente modificaron el ttulo (pusieron en condicional la informacin dada por el gobierno iraqu) cuando la agencia Europa Press, a finales de la tarde del viernes en Irak, neg que las fuerzas iraques estuvieran en control del templo sagrado, citando a un portavoz de Moqtada Al Sadr.

Las propias cadenas informativas, caso de Reuters o de la BBC, debieron admitir luego que fueron vctimas de una situacin "confusa" que las llev a informar errneamente que la polica iraqu estaba en control de la Mezquita.

Reuters reconoci luego que "en medio de una gran confusin tras dos semanas de rebelin, en la que han muerto cientos de personas y desatado rcord en los precios del petrleo, el ejrcito de Estados Unidos dijo que no poda confirmar que el gobierno iraqu hubiera tomado el control de la mezquita".

Sin entrar mucho en detalle, el resto de las cadenas sigui con la tesis de la "confusin" para describir lo que claramente fue una accin psicolgica ejecutada a travs de las declaraciones de los funcionaros iraques, que contrastaban claramente con lo que decan los corresponsales en el terreno.

Obviamente que la falsa noticia de la rendicin "pacfica" de los rebeldes de Moqtada Al Sadr tena tres claros beneficiarios: EEUU, el gobierno iraqu, y el alto clero chita conducido por el ayatol Sistani que busca una salida conciliatoria y pacfica con el invasor norteamericano.

El clrigo rebelde

Para describir parte del problema que suscita la rebelin de Moqtada Al Sadr, basta citar unas lneas escritas por Anthony Shadid, uno de los pocos periodistas que lo entrevist unos das despus de la ocupacin militar de EEUU:

"Ciertos temas definen su movimiento: la competencia por el liderazgo con el ayatol Ali Sistani y una cierta ambivalencia respecto a la presencia estadounidense, que con el tiempo se fue convirtiendo en profunda oposicin. Otro punto es su conviccin de que va a jugar un rol poltico en su pas, que cree haber heredado de su padre".

En una entrevista para la cadena BBC, el profesor Gareth Standsfield de la Universidad de Exeter en Inglaterra, sostuvo que Moqtada y sus seguidores constituyen un movimiento social y poltico que no puede ser ignorado.

"Sadr fue uno de los primeros en ocuparse de su comunidad en ciudad Sadr apenas cay Saddam Hussein. Semanas antes de que los estadounidenses llegaran a Bagdad e intentaran reconstruir la infraestructura elctrica, Sadr ya haba comenzado, por ejemplo, a trabajar para reestablecer los servicios en la ciudad", explic Standsfield.

"Existe un aspecto religioso, pero lo que sucede en torno a Sadr tiene ms que ver con la identidad comunitaria. La gente lo reconoce como un lder chiita que va a mejorar su posicin", aadi el catedrtico.

Este el punto central que preocupa tanto al alto clero chita con Sistani a la cabeza, como a EEUU y a su gobierno ttere en Irak: la posibilidad de que Moqtda Sadr y sus proclamas de resistencia armada se conviertan en bandera de la comunidad chita que conforma el 60% de la poblacin de Irak.

Tambin es cierto que desde el primer levantamiento armado de los chitas de Al Sadr, en abril de este ao, la figura del clrigo rebelde comenz a expandirse y a crecer entre los sectores ms pobres de la comunidad chita, principalmente en la periferia de Bagdad.

Y result evidente, para quien analiza informacin procedente de Irak, que la operacin militar para terminar con el jefe rebelde cont con la "complacencia", no slo del gobierno de Allawi sino tambin del ayatol Sistani, cuyo liderazgo espiritual corre serio riesgo con la permanencia del joven clrigo al frente de la resistencia contra el invasor estadounidense.

Durante las dos semanas que lleva el nuevo levantamiento chita en Nayaf, la accin psicolgica estadounidense en las cadenas informativas estuvo orientada a presentar a Moqtada Al Sard en una "postura negociadora y claudicante", o aceptando trminos de rendicin vergonzantes.

El objetivo -cuya trama se puso en evidencia con el fracaso de ayer- no era otro que el de aislar y desprestigiar al joven lder entre la comunidad chita cada vez ms proclive al sentimiento antinorteamericano y a la resistencia a las tropas invasoras.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter