Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-08-2006

ENARSA puede quebrar el oligopolio gasfero

Federico Bernal
Rebelin


De Yrigoyen a Morales y Kirchner

En el contexto del reciente acuerdo de integracin energtico firmado entre la Argentina y Bolivia, de igual forma que Yrigoyen, el gobierno de Nstor Kirchner acepta introducir al Estado como protagonista principal en un sector estratgico de la economa como el hidrocarburfero, por dems privatizado desde 1989. No slo eso, sino que dado los importantes volmenes de gas natural a importar ,cuya compra y comercializacin depender exclusivamente de ENARSA, la empresa nacional ingresar al selecto grupo de compaas (oligopolio) que concentran la oferta primaria de gas natural.

Durante la segunda presidencia de Hiplito Yrigoyen, la Argentina suscribe sus primeros acuerdos interestatales, introduciendo al Estado como protagonista principal en un sector del comercio exterior. El primero de ellos firmado en 1928 entre el gobierno argentino y el ingls, ,, consisti en la apertura recproca de un crdito por valor de 100 millones de pesos durante dos aos. Nuestro pas adquira de Gran Bretaa materiales de fabricacin inglesa destinados a los ferrocarriles del Estado, mientras el gobierno britnico adquirira cereales y dems productos nacionales. Con el crdito Yrigoyen se propona reiniciar la obra del ferrocarril a Huatiquina, paralizada por Alvear durante 6 aos. Para ampliar la red de los ferrocarriles del Estado, el gobierno adquira materiales de construccin, rieles, vagones y locomotoras de Gran Bretaa. La novedosa intervencin del Estado estableca una nueva modalidad de comercializacin entre gobiernos, soslayando a los monopolios privados de cereales y carnes.

El segundo acuerdo de carcter interestatal (1929), se realiz con la Unin Sovitica a travs de la sociedad Iuyamtorg. Implicaba para la Argentina la importacin de 250.000 toneladas de petrleo (luego refinadas por YPF) durante tres aos. A cambio, enviaramos cueros, extracto de quebracho, lana, ovejas en pie y casena. La nafta sovitica vendra a suplantar la importada, reservndose el Estado la facultad de reducir la cantidad de nafta a importar si la produccin fiscal aumentase (en aquel entonces YPF participaba con un 15% de la produccin local). Las ventajas eran ms que evidentes, el contrato con Iuyamtorg significara un desalojo total de las compaas extranjeras, principalmente la norteamericana Standard Oil, que por entonces y hasta ese ao tutelaba con la Shell la fijacin de precios en el mercado interno.

Integracin energtica boliviana-argentina

El referido acuerdo argentino-boliviano es, a priori, beneficioso por los siguientes motivos:

  1. Negociacin interestatal, regida por intereses nacionales y no empresariales. Yacimientos Petrolferos Fiscales Bolivianos (YPFB) le vender a ENARSA la produccin gasfera. Ser sta ltima la responsable de la comercializacin (operadora), con lo cual pasar a gravitar con fortaleza y progresivamente en el mercado gasfero argentino.

  2. El nuevo precio acordado de 5 dlares el milln de BTU hasta diciembre de 2006 y 5,50 dlares para 2007, es comprensible si se lo compara con el precio internacional que oscila segn el pas o la regin entre 10 a 15 dlares el milln de BTU.

  3. La mencionada modificacin del precio no repercutir en las tarifas locales.

  4. La Argentina se asegura la provisin de gas natural hasta un 30,7% del consumo local estimado para 2010.

  5. El acuerdo implica la construccin del Gasoducto del Noreste (capacidad de diseo original de 20 millones de m3/da, ampliables a 30 millones), cuyas obras estarn finalizadas para 2010 y que ser operado conjuntamente por YPFB-ENARSA. Llevar gas natural a Misiones, Corrientes, Chaco y Formosa, provincias que carecen de este energtico esencial.

  6. Participacin conjunta ENARSA-YPFB en la fabricacin de equipos conversores para el uso de gas natural en automviles; en la construccin de una planta separadora de gases y en la realizacin de actividades conjuntas de exploracin y explotacin en yacimientos bolivianos.

  7. Fortalecimiento de un proceso de integracin energtica incluyente y equitativo entre los socios de la Comunidad Sudamericana de Naciones.

A partir de la privatizacin de Gas del Estado, el sector gasfero vive gobernado por un oligopolio. Por ejemplo, el ao pasado el 89,6% del gas natural fue extrado nicamente por seis empresas: Repsol YPF, Total Austral, Pan American Energy, Pluspetrol, Petrobras y Tecpetrol, las cuales sumadas a otras tantas compaas privadas abastecen el 100% de la oferta primaria del hidrocarburo.

Ahora bien, como consecuencia del acuerdo con Bolivia, en el 2007 ENARSA aportar el 7,5% de los 37.473 millones de m3 que consumir la Argentina; por lo tanto, el sector privado representar el 92,5% (7,5% menos). Al comenzar a operar el gasoducto del Noreste en 2010, la empresa nacional aportar el 30,7% de los 42.152 millones de m3 a consumir por nuestro pas, cifra sta que incluye un 4% anual de crecimiento en el consumo del mercado interno. En la medida que la Argentina no prohba sus exportaciones de gas, para el 2014 las reservas de gas natural se habrn agotado; en tan lamentable situacin, su oferta primaria ser cubierta totalmente por importaciones de ENARSA.

Intervencionismo estatal y demanda creciente: una tendencia mundial

El primer contrato de venta de gas natural boliviano a la Argentina fue firmado en julio de 1968, inicindose la exportacin efectiva en mayo de 1972. Este contrato y sus renovaciones llega hasta nuestros das. Con la privatizacin de las empresas estatales boliviana y argentina, la importacin, comercializacin y transporte del recurso qued en manos de Pluspetrol, Petrobras, Total y Techint. En realidad, desde 1990 en adelante la poltica integracionista que gobern el MERCOSUR se bas en un proceso de integracin desigual entre los miembros del bloque, caracterizada adems por ser las empresas privadas las protagonistas de los acuerdos comerciales entre pases.

Pues bien, las nuevas reglas de juego en la comercializacin del gas natural importado por la Argentina son consecuencia del proceso de nacionalizacin en Bolivia, decretado el 1 de mayo de este ao. A partir de entonces, YPFB pas a gestionar toda la cadena hidrocarburfera comprendida por la extraccin, la comercializacin interna y externa y la industrializacin. De esta suerte, la estatal boliviana propuso sea su homloga argentina quien adquiera el fluido. La sentencia que el vicepresidente norteamericano Dick Cheney emitiera en 1999: el petrleo [lase hidrocarburos] es, fundamentalmente, un negocio entre gobiernos, es cumplida al pie de la letra por los presidentes Evo Morales y Nstor Kirchner.

No obstante las particularidades de nuestro hemisferio, tanto Bolivia como la Argentina (al igual que el proyectado Gasoducto del Sur) no hacen sino reflejar una tendencia mundial, a su vez caracterizada por dos aspectos esenciales de creciente trascendencia: intervencin estatal e importancia relativa del gas natural. Con el 80% de los activos en hidrocarburos de propiedad estatal, el futuro de la industria ha vuelto a manos de los Gobiernos, sostiene acertadamente la consultora estadounidense IHS-Energy. Con un 64% de participacin, las compaas pblicas son las dueas mayoritarias de las actuales reservas de gas natural a nivel global, mientras que el porcentaje restante est en manos privadas.

Para ilustrar a los lectores con un ejemplo destacamos el papel del mayor productor y exportador de gas del mundo, la empresa la estatal rusa Gazprom (Rusia concentra las primeras reservas de gas natural del planeta, situadas en un 25%). A partir de agosto del corriente ao, Gazprom controlar la totalidad de la extraccin y el transporte del gas natural de su pas, incluyendo las operaciones de suministro al exterior. Los promotores de esta normativa, aprobada a inicios de julio en el parlamento ruso, sostienen que la exportacin de gas debe priorizar los intereses econmicos de su pas y los compromisos internacionales en la esfera de la seguridad energtica. En este contexto, vale mencionar que el 50% del gas importado por Europa proviene de Rusia, pudiendo alcanzar el 70% en 2030, segn datos de la Unin Europea.

Muy a pesar de esta marcada dependencia, el motor de Europa, Berln cerr con Mosc un acuerdo por el cual se asegura el gas ruso hasta el ao 2030, previa construccin de un gasoducto de 4.000 millones de euros y 1.200 kilmetros de extensin.

Europa al igual que Sudamrica y por supuesto la Argentina, no escapan a esta dependencia comn, asercin ratificada por el analista Ricardo De Dicco (IDICSO) el gas natural se ha convertido en un recurso estratgico pues explica el 23% de las necesidades energticas mundiales. La proyeccin estimada para 2030 de la participacin de este recurso en el consumo energtico mundial llegar a un 26%.

Cmo sigue esta historia?

De cumplirse los acuerdos firmados con Bolivia, queda por ver si el gobierno nacional reproduce la intervencin estatal en los sectores de transporte, distribucin, industrializacin y fraccionamiento del fluido, hoy en manos del oligopolio privado.

Visto los conflictos en Medio y Cercano Oriente, la frentica escalada de los precios internacionales, la demanda creciente y la lucha por reservarse proveedores confiables, el control vertical del segmento energtico y gasfero es, sin dudas, una preocupacin esencial. De imitar a Gazprom, ENARSA quien como vimos aumentar su participacin en la oferta primaria de gas natural hasta controlarla, pasar a tener la potestad de regular y formar las tarifas de la Argentina, factor estratgico para la economa nacional, ya advertido por los poderosos. Entonces, se quebrara el oligopolio privado gasfero.

* Bioqumico, especializado en biotecnologa y microbiologa industrial (UBA). Analista energtico y autor del libro Petrleo, Estado y Soberana: hacia la empresa multiestatal latinoamericana de hidrocarburos (Biblos 2005). Conductor del programa televisivo Conciencia y Energa (Canal Metro).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter