Portada :: Mentiras y medios :: Libros y Documentos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-08-2006

Un antimanual del Periodismo para figurones renombrados y alabados de la informacin o para los semiannimos que procuran seguir sus pasos
Exigencias a los periodistas en estos tiempos de guerra y de amenazas de otras mayores

Alberto Rojas Andrade
Rebelin


Apreciado periodista renombrado:
 
En momentos en los cuales la amenaza de muerte y destruccin se cierne sobre millones de seres humanos, mostrndose dolorosamente en pueblos concretos, como lo hemos presenciado en las recientes semanas por los medios a disposicin, el oficio periodstico se ve sometido a las ms intensas presiones. Del comportamiento tico de los periodistas puede depender en determinado momento mucho del mundo hoy conocido, dadas las amenazas atmicas veladas o expresas. No obstante, mucho del periodismo fulgurante al cual nos vemos expuestos est entregado a los grandes intereses hermanados con las guerras preventivas, contra el terror, antisubversivas, etc., dejando de lado los ms elementales principios del oficio.
 
En razn a lo anterior, en un principio pens al escribir estas lneas que los puntos a continuacin enumerados iban a ser simples consejos para ti o quienes a cualquier ttulo informen sobre la realidad, en ninguna forma taxativos, sobre cmo retomar la tica perdida al abordar las realidades de un asunto tan lgido como la guerra. Sin embargo hechos como la guerra entre EEUU-Israel versus Palestina-Lbano, los de Iraq, Afganistn o en Amrica la de baja intensidad colombiana, y desastrosas consecuencias visibles, as como la amenaza sobre la supervivencia de estos y otros pueblos por el ascenso del desbocado proyecto imperial estadounidense principalmente, conducen a postular estos puntos a nivel de exigencias, de imperativos a los comunicadores en general, sean estos afamados y premiados directores de medios, glamorosas o glamorosos periodistas de telepronter, explotados y serviles corresponsales de provincia perseguidores de verdades oficiales, o meros mercenarios de las relaciones pblicas, a fin de que anteponiendo la verdad a las conveniencias de sus canales, peridicos o radios, divulguen los horrores de la guerra conforme al humanismo que inspir el surgimiento y el desarrollo de la comunicacin de masas. Los que mueren en eso que llam Virgilio 'La locura de los hombres', no son muecos inanimados, unidades de cifras estadsticas sin nombre, ni objetos prescindibles, sino nios mujeres y hombres, con tantos sueos y esperanzas como los de cualquier Turner, Murdoc, Berlusconi, Cisneros o Azcrraga. Estas duras realidades blicas deben ser exploradas y exhibidas en toda su amplitud y con ello sensibilizar contra las falacias posibilitantes de injusticia y la crueldad subyacente en altos niveles en la actualidad, movilizndonos para intentar poner fin a su acrecentada ocurrencia ocultada o disfrazada cnicamente. Este es un antimanual de periodismo para los figurones renombrados y alabados de la informacin o para los semiannimos que procuran seguir sus pasos. La minora que toma su oficio como una parte del humanismo, ya sabe que hacer en estos casos.
 
1- Para empezar, querido periodista opulento e indiferente o clasemediero y resignado, una de las mejores formas de cumplir un servicio como practicante de un oficio humanista por excelencia como el tuyo, es el evitar tomar el conflicto que pretendes describir como si slo existieran dos bandos luchando por un objetivo; esto esta bien para deportes como el ftbol, pero en la vida de los habitantes del planeta tierra el asunto es muchsimo ms complicado, pues de abordar las cosas as, resultar en que un bando gane y el otro pierda y ya sin ms ni ms consecuencias dejando de lado otros actores de la trama. Un periodista tico, uno comprometido con sus congneres debe separar las dos o ms partes en muchos otros grupos ms pequeos con objetivos distintos, abriendo un potencial de anlisis profundo y ms amplio. As podrs evitar aceptar distinciones rgidas entre 'nosotros' y 'ellos', ya que suscitan la idea de que la otra parte es una 'amenaza', que su conducta no es civilizada; ambas ideas de una u otra forma justifican la violencia contra seres humanos; no olvides que Hitler consideraba a la mayora de los habitantes del planeta como subhumanos y por tanto prescindibles y si lees la historia las consecuencias fueron devastadoras. Ms bien busca al otro en ti mismo y al contrario, indaga por las razones esgrimidas para ir a la guerra por los diversos bandos. En el mismo sentido todos estos y en especial los ms poderosos se presentan a si mismos como 'los buenos' con las diversas variantes de 'guardianes de la libertad', 'instauradores de la democracia', 'cristianos ejemplares', 'persecutores de infieles', 'luchadores contra el terrorismo' defensores de las instituciones, etc., etc. Por tanto debes preguntar en tu calidad de ser sensible en qu se diferencian realmente los bandos en disputa. En todos los casos encontrars coincidencias, pues aunque tengas dudas todos somos seres humanos, an los pobres, los de aspecto no occidental, o los que no son cristianos, o quienes no pueden pagar la cena en los restaurantes que frecuentas. No es sorprendente?
 
2- Editor, periodista, reportero, corresponsal, etc., no trates a los conflictos o guerras como si fueran hechos desarrollados nicamente en el momento del fragor de las batallas, bombardeos o tiroteos, acaso en el momento de encontrar los cadveres, esto es como si estos actos no poseyeran pasado ni consecuencias. Que te parece si mencionando lo anterior, avanzas hasta explorar en lo posible las relaciones con hechos anteriores y consecuencias para todas las personas y por qu no, para el mundo, y para las generaciones futuras de aquellos enfrentamientos. El asunto es interesante como indagacin y tu eres en el fondo un investigador de la realidad humana a pesar de tu aspecto de ejecutivo de multinacional o tu ropa prestada por la tienda de moda para la emisin del noticiero; por ello persigue trazar todas las relaciones para exponer un cuadro de la mayor amplitud de lo que ocurre, sin olvidar las desgracias de las armas a seres humanos como t, aunque no menciones siquiera sus nombres. Podras preguntar por ejemplo:
 
Quienes y que tipo de intereses tienen los implicados en la guerra? Que pasara si ocurren otros hechos sociales no blicos dentro de las naciones o regiones implicadas? Que se puede aprender por parte de los espectadores a los cuales tu les hablas, al observar el desarrollo de estos acontecimientos? Como puede ser evaluado por parte de la gente cada una de las partes en conflicto en futuros conflictos cercanos o lejanos?
 
3- Comunicador, recuerda que la inteligencia busca ver ms all de las apariencias, no debes valorar las consecuencias de un acto violento o de una poltica violenta nicamente en trminos de efectos visibles, es decir aquellos que se muestran con profusin en los noticieros de las cadenas internacionales del primer mundo con su sesgo trapacero; tu eres un hombre de criterio. Observar muerte y destruccin en imgenes o narraciones escuetas por si slo no explica las razones por las cuales ocurren. Realmente ser periodista es inmiscuirse en los efectos no visibles de tales hechos: consecuencias psicolgicas traumticas a largo plazo en los sobrevivientes aumentando la posibilidad de que se reproduzca la violencia en el futuro, esta vez contra otros grupos sociales, pases, etnias, la propia familia, o peor an, que terminen odiando a los periodistas mediocres y paniaguados que narran guerras como partidos de ftbol (claro, este no es tu caso). No te parece interesante poder avizorar tales consecuencias humanas de la guerra? Por ejemplo, el trabajo en horas destinado a la atencin mdica de los heridos, o el destinado a la reconstruccin de los afectados por la guerra, no emplees aquello de 'millones de dlares o euros en prdidas o en material quirrgico, pues estas hablando el lenguaje de tus amos, perdn, jefes, y ellos slo piensan en billetes y costos, sindole lo restante, sin valor, y el trabajo humano ms all del mero lucro, aunque parezca extrao, es lo que nos ha llevado a donde estamos como constructores de cultura.
 
4- Como siempre los bandos en pugna sangrienta se definen pomposamente a s mismos, con base en repetir las mismas reclamaciones y posiciones de sus lderes. Que tal si te preguntas y le preguntas a los encumbrados entrevistados de los dos lados si no existe otra forma no mortal para los seres humanos de cambiar lo que desean modificar o defender lo que defienden? Si has ledo algo de la historia de estos pueblos, uno de los cuales podra ser el tuyo, las preguntas sern mucho ms inquisitivas y tendientes a matizar la diferencias; pues no pases por alto que eres un miembro de un oficio humanista, y que como todo humanismo pretende la reconciliacin del gnero humano, tu eres un abanderado de ello por tu oficio. Qu chvere no?
 
5- La guerra es una manifestacin humana de otros procesos, y t lo sabes pues, a pesar del rendimiento del capital de tus jefes que debes incrementar, eres un hombre de cultura. De lo cual se concluye que si te centras en el horror de aquella, excluyendo lo restante das a entender que la violencia es consecuencia de otra anterior, esto es, una serie de actos de venganza, una especie de ojo por ojo, diente por diente. Esto llevara a pensar a tus telespectadores, lectores o escuchas que deberamos estar en conflictos permanentes resueltos con la fuerza bruta con nuestros compatriotas, vecinos, amigos o familiares. Es mejor para dar claridad mostrar todas las implicaciones de la vida cotidiana ocasionadas por el desarrollo de los hechos blicos: las frustraciones, privaciones de las personas de a pie, los refugiados, los desplazados, etc., pues aunque nunca menciones siquiera sus nombres, tambin sufren y este sufrimiento merece ser conocido por todos. Es lo ms justo no te parece?
 
Sera constructivo para las poblaciones y grupos armados indicar las posibles acciones para evitar la guerra o la menos disminuir sus consecuencias. En este sentido Por favor no hagas preguntas que no se pueden denominar de otra forma sino como idiotas, pues quedars como tal! Qu tal aquello de Cmo se sienten? Les duelen sus heridas? Queras a tu fallecido padre? Qu sientes al ver destruida tu casa? Sera ms edificante cuestionar sobre la situacin misma, como de que manera se las arreglan para sobrevivir, etc. Incluso aquellos a los cuales entrevistas como mera carne de can de la guerra pueden sugerir soluciones a un acto humano que les infringe grandes penalidades as se les entrene para ello; adems en una verdadera democracia ellos deberan ser quienes decidieran sobre sus vidas y no tus jefes y sus socios. Si esto lo consideras un tanto utpico, pues esto creara insubordinaciones, guarda las identidades bajo reserva; todo este tipo de situaciones son de mucho inters para todos. Como consecuencia de los estragos de las armas en furor, aquellos asustados, desarrapados y hambrientos, los refugiados, poseen personalidades y expectativas merecedoras de divulgacin as te digan que es muy deprimente y aburrido abordarlos, hasta pueden tener nombres como tus padres o tus hijos, no es curioso?
 
6- En aras de una ecuanimidad, pues tu eres una mujer u hombre consciente de los principios rectores del periodismo, acogindolos como principios de vida, no saques conclusiones apresuradas culpando a alguno de los bandos del inicio del conflicto. Es ms honesto observar el da a da de la guerra y las consecuencias aparentemente no deseadas por los bandos, esas llamadas oficialmente 'daos colaterales'. El sufrimiento de una guerra es causado a las diversas partes, a seres humanos de los varios lados, tengan armas o no, apoyen la guerra o no. Por tanto no te centres en el dao, agravio o temor causados a una de las partes; una guerra no se puede analizar poniendo de presente unos pocos puntos de vista, o ms catastrfico an, un solo punto de vista. Por supuesto, como mujer u hombre debers inquirir por los mltiples que se expondrn al respecto, sin embargo esta diversidad no te pueden obnubilar hasta llegar a no sopesarlos. Esto es an ms importante en las guerras civiles, donde te imponen la censura o autocensura tus opulentos jefes y las amenazas estarn al orden del da.
 
7- Las palabras son algo muy poderoso en la existencia humana, debes ser cauteloso en su uso. El empleo de un lenguaje manipulado victimista, de palabras como 'desamparado', 'devastado', 'indefenso', 'lastimoso', indican que slo a un grupo le ha sido infringido algn dao colocndote de su parte. De igual forma, en el caso de la postura inculpatoria por anticipado en palabras como 'cruel', 'inhumano', 'salvaje', 'despreciable', 'cobarde', 'perverso', 'extremista' 'brbaro', etc. te colocan en la ostensible posicin de toma partido por el bando contrario, un nosotros y ellos, convirtindote en uno u otro caso en una mero agente propagandstico, as tengas muy buen sueldo, esto es algo muy contrario a tu oficio y a la solidaridad debida a los restantes habitantes del planeta; de una u otra forma estas justificando la violencia en contra de estos 'brbaros', 'crueles', etc., etc., por haber atacado a 'desamparados', 'indefensos', etc. Es obvio que ningn bando se va autocalificar con estos adjetivos. Con este empleo idiomtico le estas dando la razn a uno de los contendientes, pues al otro lo dejas en la categora de estar conformado por seres subhumanos e irracionales, diciendo que como no son humanos como tu o las gentes a las cuales te diriges, pueden ser exterminados, o como mnimo no se puede entablar una negociacin con ellas, lo cual es en s algo muy cruel para los inicios del siglo XXI, luego de dos mil aos de cristianismo,  no crees? Para empezar llama a los muchos elementos de una guerra por los nombres con los cuales ellos mismos se identifican, eso los ubica en un plano de respeto y a ti en uno de objetividad. No obstante, en el mismo sentido no permitas que los bandos te impongan el lenguaje con el que tu describes la guerra, ya que entraras en una trampa idiomtica, limitndote en tu oficio.
 
Las palabras son tan poderosas que pueden por si mismas generar sentimientos conducentes a guerras. El uso impreciso puede ser catastrfico para quienes son tu pblico. Todas poseen un significado concreto cualquiera que sea el idioma. Es una obligacin para ti el consultar frecuentemente el diccionario para recordar muchos significados, al fin y al cabo eres, aunque muchas veces no lo parezcas, de una u otra forma un orador o un escritor. En determinadas pocas se impone el uso de palabras, que se van repitiendo sin ton ni son, perdiendo su significado, pues se les intenta buscar una adaptacin a una situacin concreta, en vez de que la situacin sea descrita con las palabras adecuadas de acuerdo a su significado. Es decir, no debes crear neologismos para describir situaciones que fcilmente son descritas con un lenguaje sencillo. Rechaza a los poderosos de ministerios de informacin o sucedneos cuando intenten imponer significados o acepciones de palabras o expresiones, contrarios al diccionario y a la acepciones lgicas. He aqu algunos significados de palabras y acepciones que usas cotidianamente pero a las que frecuentemente les tuerces su significado:
 
Genocidio: aniquilacin total de un pueblo entero, no importa si lo practica o ha practicado tu nacin en su pasado o no; por tanto es esa la real significacin de hechos histricos anunciados pomposamente como la 'Conquista del Oeste', 'El colonialismo Britnico en la India', 'La Conquista de Amrica', etc.
 
Diezmada: dicho significante de reducir a una dcima parte de su antiguo nmero. Aqu debes usar tu calculadora para establecer si lo que intentas describir cumple esta definicin, lo dems es una floritura torpe.
 
Tragedia: forma de drama, de origen griego en que la falta o debilidad de alguien lo lleva a su perdicin. As que las desgracias ocasionadas por otros como las guerras no entraran en esta categora, pues debe haber una actuacin, por ejemplo, en el momento de escribir estas lneas, de las poblaciones que son bombardeadas sin descanso en Iraq, Afganistn o en el Lbano. Claro si encuentras alguna debilidad o falta que conduzca a su aniquilamiento pues exprsalo soportando pruebas.
 
Magnicidio: asesinato de un jefe de estado. Desgraciadamente se debe repetir que es un jefe de estado y slo un jefe de estado.
 
Masacre: asesinato deliberado de personas que estn indefensas y desarmadas. Si quienes mueren no se encuentran desarmados ni indefensos no fueron masacrados, sino que fallecieron como consecuencia de un ataque. Claro hay que investigar, si miembros de un grupo reconocido como armado mueren es fcil establecer como primer indicio de su falta de estado de indefensin, investiga pero no nicamente preguntando a 'las autoridades', pues esa es una versin interesada, como es obvio suponer.
 
Drama: Suceso de la vida real capaz de interesar y conmover vivamente. Por lo cual debes hacer una seleccin teniendo en cuenta los valores ms importantes de tu sociedad. Los deportes, por mucho que te esfuerces, no son sino puestas en escena de tercer o quinto nivel frente a actos tan graves a la especie humana de este y el anterior siglo como los que se producen en una guerra.
 
Ataque: Accin de atacar, perjudicar o destruir. Por ello no debes narrar los ataques como si fueran batallas de flores en un carnaval caribeo, as los ejecuten los del bando de tus jefes; los resultados de aquellos son muerte, heridas, mutilaciones, destruccin de trabajo humano. Un ataque con las armas de este siglo no puede ser un asunto pueril, para estar perdido en la mitad del noticiero, narrado en treinta segundos, en cinco centmetros de peridico de la pgina 19, o en una acelerada locucin cuando ya nadie oye la emisora de radio a la dos AM.
 
Extremista: Persona que adopta ideas extremas o exageradas especialmente en poltica. Como puedes concluir esto se aplica a quienes estn en un gobierno aplicando profundas reformas neoliberales lanzando a la calle a miles de trabajadores, o a quienes piden la pena de muerte en vez de la cadena perpetua por determinados delitos. Que decir de quienes inician una guerra preventiva contra un pueblo prcticamente indefenso?
 
Fundamentalista: Persona partidaria ya sea de la restauracin de la ley islmica, o la creencia religiosa surgida en Norteamrica de la interpretacin literal de la Biblia. Esto se aplica entonces a lderes de occidente como a otros del Medio Oriente sin distincin. Entonces por qu se lo aplicas tan slo a estos ltimos?
 
Enfrentamiento: Esto, referido a los conflictos humanos, es cuando dos fuerzas, ms o menos equilibradas chocan utilizando la violencia. Fjate que si son un grupo de estudiantes, desempleados, o de inconformes con la privatizacin de los servicios pblicos y la polica no puede haber enfrentamiento, pues esta ltima lo posee todo para atacar a los muchachos, mujeres y hombres no entrenados para atacar a sujetos con armadura y escudo a ms de carros arroja agua, balas de goma, cachiporras, helicpteros, e incluso armas de fuego, naturalmente no existiendo la proporcionalidad en los bandos; lo mismos sucede en las guerras actuales cuando la primera potencia militar mundial o su pequeo socio el gobierno de Israel entablan alguna batalla contra enemigos reales o imaginarios. En estos casos ninguna proporcionalidad puede haber y por tanto no hay enfrentamientos, tendiendo las cosas ms bien a masacres; bueno, pero eso tu lo investigars sin basarte en lo dicho por CNN o Fox, voceros del bando poderoso.
 
8- No te centres exclusivamente en los abusos de los derechos humanos, delitos, crmenes, de un solo bando. En cambio nmbralos a todos tratndolo con ecuanimidad las alegaciones hechas por los implicados en el conflicto. Un tratamiento serio no significa dejarse llevar por las apariencias sino ser equitativo para establecer si existen pruebas que respalden lo que se dice; significa tratar a las vctimas con el mismo respeto.
 
9- Evita que una opinin o declaracin por muy importante que sea su emisor aparezca como un hecho establecido, por ejemplo las acusaciones sin pruebas contra personas de cometer delitos, o las verdades oficiales montadas para inculpar un bando enemigo en un acto contrario al derecho internacional, luego descubiertas, y sin embargo repetidas como verdad inamovible. Mejor explica quien considera al actor como de tales condiciones, y con base en que acontecimientos comprobados, de tal manera ni t ni el canal, peridico o radio asumen las alegaciones hechas por una de las partes respecto de la otra. Esto es simple tica del oficio pero se deja de lado por lo general debiendo tu evitarlo.
 
10- No debes considerar que la firma de documentos referentes a una victoria militar o a un alto al fuego lleve obligatoriamente a la paz. La historia de dolorosos ridculos periodsticos en este sentido es larga y aleccionadora. Ms bien intenta explicar las cuestiones que quedan por resolver y que quiz provoquen que se cometan otros actos violentos en un futuro. En mejor preguntar como se fortalecern los recursos necesarios para solucionar definitivamente el conflicto de forma no violenta, estudiar las necesidades de la sociedad y la creacin de una cultura de la paz. Esto es ver ms all de lo aparente. Es este sentido evita estar pendiente de los lderes de 'nuestro' bando para sugerir u ofrecer soluciones; son amigos de tus jefes y tienen mucha influencia, pero lo que est en juego son decisiones colectivas, de la cuales pueden depender la vida de miles o quiz millones de mujeres y hombres, algo necesariamente por encima de tu bienestar personal; recuerda que ejercer el oficio periodstico con tica implica tener un compromiso con millones de tus congneres, los cuales pueden recibir en forma de desastres tus acciones u omisiones. Por tanto investiga cualquier iniciativa para la paz, provenga de donde provenga. Por ejemplo pregunta a los ministros, sobre ideas propuestas por organizaciones de base popular. Sopesa las perspectivas de paz contra lo que t sabes de los problemas que las dos partes estn estudiando en realidad. No las ignores simplemente porque no coincidan con las posiciones establecidas en el gobierno. En el fondo tu oficio es una especie de apostolado humanstico y esto se evidencia con mayor claridad en tiempos de guerra procurando evitar los desastres de la misma. Consecuencialmente no calles lo que pueda salvar la vida de seres humanos o evitar la destruccin de la vida en general en el planeta, como los pretextos falsos de cualquier gobierno para atacar un pas, grupo tnico, o un partido opositor.
 
11- No hagas apologa de la violencia, hablando de 'efectividad' de las armas de uno u otro bando, ni te refieras a estas como 'costosas' por los millones de euros o dlares empleados en su fabricacin; esto raya con lo ftil y abyecto. Si bien es hipcrita condenar la violencia 'viniere de donde viniere', es criminal de tu parte hacer apologa de aquella, directamente o a travs de los elogios y la extasiada descripcin de los medios causantes de la muerte tal vez de millones de seres.
 
12- Para describir una guerra debers consultar muchos libros, artculos y opiniones. Tu debes tener una propia descripcin de lo que sucede en una guerra, as consultes con historiadores, socilogos, polticos, etc., por algo eres periodista, tus espectadores, lectores u oyentes esperan tu opinin pues confan en ti, no los traiciones por elogios de capitostes insensibles o bienes superfluos frente a la vida de tus semejantes que de alguna forma puede estar en tus manos.
 
Se que estas pensando que estas exigencias ya las has visto en normas de los diversos cdigos de tica periodstica que te ensearon en la universidad o en instituciones similares a los colegios de periodismo, pero te he de decir que no los aplicas ni en una mnima parte, y eso es grave para el conjunto de la sociedad donde vives. Estas exigencias deben dejar de ser simplemente un grupo de buenas intenciones comunicacionales. nimo, tu puedes salir de ese entorno de maliciosa mediocridad y dejar de ser un publicista de los poderes ms destructivos que hemos conocido.
 
Tu compromiso es con la gente que personalmente no conoces.
 
Cordialmente,
Un lector, escucha y televidente.
 
-----------------------
Bibliografa
Consejos para Cubrir un Conflicto . Jake Lynch en Noticias en Tiempos de Guerra. Medios de Comunicacin Informacin o Propaganda?: Danny Schechter.
Rosario de Perlas: Alfredo Iriarte
Diccionario de la Real Academia de la Lengua Espaola.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter