Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2006

Respecto del "conservacionismo" de las fundaciones ecologistas y el magnate norteamericano Douglas Tompkins
Quin y qu es Douglas Tompkins

Carlos Dilitio
Rebelin


Las polticas ambientales en este momento forman parte - como nunca antes - de cuestiones determinantes para el futuro de regiones y pases enteros. Y los gobiernos provinciales o comunales, son cmplices o vctimas (en el mejor de los casos), de estos proyectos en donde entran a jugar factores globales. Hoy el negocio de los servicios ambientales mueve millones en el mundo. Esos millones no son slo intereses econmicos sino tambin, geoestratgicos.

El disfraz ecologista

Tal como lo vislumbraba Kissinger las futuras guerras del Siglo XXI estn siendo por los recursos naturales (agua y petrleo) pero para el Imperialismo uno de los principales problemas es la gente, porque sobran habitantes en este planeta y hacia all se encamina su estrategia de destruccin.

Esta fundamentacin ideolgica se ve complementado por la aparicin de organizaciones conservacionistas que plantean la "ecologa profunda", un tipo de ecologa que no contempla la existencia del hombre y aspira a conservar el medio ambiente sin la vida humana.

Pero aqu surge una clara distincin de clase y de roles en la sociedad capitalista. Los ecologistas profundos impulsan el desplazamiento del hombre de los territorios ricos en recursos naturales, pero los desplazados son los pueblos que habitan esa regin o los miembros de las clases sociales bajas (esencialmente los campesinos y los aborgenes), porque su proyecto de conservacin defiende la existencia de ricos burgueses y terratenientes que puedan dedicarse a la ecologa y la preservacin de los "parasos terrenales" para quienes tengan la capacidad econmica de comprarlos o disfrutarlos.

Los tres casos ms importantes de estas metodologas concretadas en la Argentina muestran como organizaciones ecologistas del pas se prestaron a las compras de tierras realizadas por un ecologista profundo, Douglas Tompkins.

Su plataforma filosfica aparece en los textos que en 1984, Arne Naess y George Sessions crearon en los ocho principios de la Ecologa Profunda.

El nuevo dueo del Ibera, excluye y desplaza al hombre simple y silvestre, siempre que ste viva, sobre recursos ricos en biodiversidad. Pero deja en un limbo oculto a los otros instrumentos, tambin concretos. A saber: la International Forum on Globalization y la Funders Network Trade & Globalization, organizaciones estas financiadas por las Fundaciones de Rockefeller, de Ted Turner, de la familia Ford y George Soros (algunos de estos personajes forman parte de la mesa ejecutiva de la JP Morgan Chase).

El Centro Rockefeller para Estudios Latinoamericanos -una de las usinas de ideas del Nuevo Orden Mundial, difunde tambin la posibilidad de fragmentacin territorial en Chile-, crearon el denominado 'Iron Mountain Plan', que elaboraba como instrumentos, la preservacin del medioambiente. La 'ecologa,' al ser una causa noble, sera difcil que encontrara opositores.

Las inversiones de Tomkins en el sur latinoamericanos partieron en dos a Chile, imponindole la figura del fideicomiso y una serie de condiciones de difcil cumplimiento, las que, de no efectivizarse le permitiran al magnate estadounidense asegurarse el retorno de las reas a su propiedad o las fundaciones ecologistas que lo acompaan en las maniobras. El mismo mecanismo lo tiene reservado al Gobierno de la Provincia de Corrientes.

Es interesante unir las piezas y ver lo que tenemos. Una fundacin ecologista impulsa un plan de manejo (Ecos), un terrateniente norteamericano lo cofinancia (Tomkins) junto al GEF/ Banco Mundial. Ambos tienen el mismo discurso sesgado sobre la sustentabilidad. Tomkins habla de la Ecologa Profunda (www.deepecology.com), y Ecos de los animalitos en riesgo (www.ecosibera.com). El crculo cierra sin hablar de lo importante: EL AGUA POTABLE.

Resumiendo: Conservation Land Trust y la Fundacin ECOS son el Caballo de Troya del Banco Mundial, los barones del agua y las corporaciones interesadas en su potencial geotrmico. Desde estas usinas se quiere convertir al Iber en Patrimonio de la Humanidad, para servirlo en bandeja de plata.

El estadounidense Douglas Tomkins, autodenominado filntropo ecologista, tiene cerca de 400.000 hectreas entre Chile y Argentina; estas compras al ser realizadas bajo legislacin estadounidense y patrocinadas por la UNESCO por su carcter ecologista, rompen con la soberana nacional quedando bajo el amparo de la ONU, pese a violar legislaciones nacionales, como la imposibilidad de tener tierras a menos de 150 kilmetros de frontera terrestre y a 50 km del mar (que la Unin Europea pidi sea reducido en un documento reservado a la OMC en marzo de 2002), ya que en la "reserva" de Tompkins se puede cruzar sin control entre Chile y Argentina. Por medio de Patagonia Land Trust, Tomkins compr 147.000 hectreas en la provincia de Santa Cruz (El Patagnico, 10/10/02).

El "Holding Calafate", opera a travs de las empresas Babic y Patagonia Wilderness y poseen desde 1986, 20.000 hectreas frente al glaciar Perito Moreno. La diputada del PJ santacruceo, Judit Forstmann, objet los contratos amparados bajo la Ley 24.441 de fideicomisos, puesta en vigencia cuando no, durante el menemismo, que permita la compra de tierras, por medio de estas dudosas asociaciones empresariales con la Administracin de Parques Nacionales (dependiente de la Secretara de Recursos Naturales que estuvo a cargo de Mara Julia Alzogaray), traspasando los lmites permitidos hacia la frontera. Durante la dictadura, el presidente de la Administracin de Parques Nacionales estuvo a cargo de Francisco Erize, ex esposo de Mara Julia, y tambin ex titular de Vida Silvestre.

El 15 de mayo de 2002, el abogado Juan Gabriel Labak present en Tribunales una demanda para que se investiguen las operaciones de compra de tierras en la Argentina y que la Justicia exhorte a Chile para cotejar mapas a fin de desenmascarar el fin de los capitales extranjeros.

Lo que si es imposible de comprobar es el rumor que seala que detrs de la fundacin Vida Silvestre estara la NSA, y detrs de Tomkins la propia CIA. Mientras se discuta la derogacin de la Ley de Quiebras pedida por el FMI, la diputada del ARI, Elisa Carri, filtr en su discurso: "Vienen por las tierras como ltimo activo geopoltico importante".

A fines de agosto de 2002, el New York Times public en su portada "Patagonia Independiente". Separada del desastre argentino, "estara escasamente poblada pero sera una nacin prspera, a pesar de que menos del 5% de la poblacin argentina vive en la regin, esta cuenta con casi la mitad del territorio nacional, reservas de agua potable y el 80% del petrleo y gas natural", reza en uno de sus prrafos el periodista Larry Rother.

PATAGONIA LAND TRUST

SANTA CRUZ: las estancias (80.000 hectreas), Monte Len, Dor Aike, El Rincn y Sol de Mayo, (cordillera), compradas por el terrateniente DOUGLAS TOMPKINS de EE.UU., quien pretende apoderarse de las reservas de agua potable ms puras del planeta, formadas por la cuenca de los hielos continentales Patagnicos, que desembocan en su mayora en el ro ms caudaloso de la Patagonia, (Ro Santa Cruz).

Hace dos aos se cre la fundacin Patagonia Land Trust, cuya directora es Kris Tompkins. El principal emprendimiento en Argentina es Monte Len. Se trata de 62.750 hectreas en la costa de Santa Cruz. Con la intervencin de la Fundacin Vida Silvestre -que actu como entidad puente- Patagonia Land Trust don esas tierras al Estado con la condicin que all se establezca un Parque Nacional.

Pero Tompkins no se queda quieto. Ya compr tambin las propiedades cercanas a Monte Len. Se trata de las estancias El Rincn y Dor-Aike. Asegura que propondr a las autoridades que esas dos zonas se sumen al sistema de reas protegidas de Argentina.

Pero hay ms: Patagonia Land Trust es duea de 100.000 hectreas en los Esteros del Iber que pertenecan a la familia Blaquier.

Adems Tomkins adquiri otras 100.000 hectreas en Corrientes y 4.000 en el Delta, cuyo dueo era el empresario Gregorio Prez Companc. Las tierras seran administradas por DRT Investment LLC y Vacas LLC, dos empresas del magnate norteamericano.

DOUGLAS TOMPKINS reclama a travs de su empresa (THE PATAGONIA LAND TRUST) que el gobierno de la provincia renuncie a estos lugares quedando finalmente regidos bajo las leyes de EE.UU.

En conclusin (Por ahora)

El gobierno, parece que no ve o mejor, "mira para otro lado", y los argentinos, preocupados en comer, no tienen tiempo de defender la soberana, solo que la perderemos a corto plazo, si no tomamos la cosa en serio.

De seguir as en 20 aos deberemos salir a defender como los iraques su territorio, con nuestras armas, pero en lugar del petrleo, deberemos pelear por nuestro derecho a la vida, a comer y a poder tomar agua.

Pero no va ser fcil. Con la excusa de que la sociedad "es violenta" y hay demasiadas armas en forma ilegal, nos estn desarmando y dejando indefensos frente a la ocupacin militar norteamericana, que s, estn tomando lenta y silenciosamente el pas mientras la gilada mira "Bailando por un sueo" o el mundial de bsquet.

Esa es la verdadera razn por que les preocupa tanta arma en poder de la poblacin. Lo dems es mentira.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter