Portada :: Espaa :: Monarqua frente a Repblica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-08-2006

En el setenta aniversario del alzamiento fascista
La represin en Navarra

kimetz


En el setenta aniversario del alzamiento fascista en el Estado espaol el 18 de julio de 1936, que llev al derrocamiento de la repblica y, por tanto, de las esperanzas de libertad y progreso a travs de la revolucin democrtico burguesa, es momento una vez ms de hacer un balance de la represin y antecedentes de ella en este herrialde de Euskal Herria denominado Navarra-Nafarroa.

Para empezar, hego Euskal Herria, al igual que en el Estado espaol, estuvo dividido en dos bandos: el fascista (Araba y Nafarroa) y el republicano (Bizkaia y Gipuzkoa). Pero el hecho de que en Araba y en Nafarroa el dominio fuese fascista no signific que la represin fuese menor; de hecho, Nafarroa fue el lugar de hego Euskal Herria (segn los ltimos datos) hubo ms fusilados (aproximadamente 3.200), mientras que en los otros herrialdes el nmero fue menor (Bizkaia, 914; Gipuzkoa, 1004; Araba, 351). En Nafarroa, donde no hubo frente de guerra, la represin se ceb, como en el resto del Estado, contra los obreros, campesinos (jornaleros especialmente), maestros, intelectuales, etc.

Fuerzas polticas y sindicatos

Polticamente, PSOE-UGT, los republicanos de izquierda, CNT, PCE y PNV-ELA (por este orden) fueron los partidos y sindicatos que ms sufrieron. Los socialistas, a travs de su sindicato UGT tenan fuerza, adems de en Iruea-Pamplona, en la comarca de la Sakana (Alsasua), ya que era una zona de lneas ferroviarias, y en el sur, en la ribera de Navarra, donde el problema del reparto de la abundante tierra gener importantes luchas en las primeras dcadas del siglo XX. Asimismo, fue la comarca que ms sufri la represin: Sartaguda, conocido como el pueblo de las viudas, tena 1.200 habitantes, de los asesinaros a 84 varones; en Lodosa a 101, en Corella a 88, en Tudela (capital de la comarca) a 67. A estos pueblos podramos sumar otros muchos y eso que los datos son todava incompletos. Contina habiendo muchos desaparecidos enterrados en cunetas y fosas como el ltimo caso: siete vecinos de Murchante que aparecieron en Fustiana en septiembre del 2005.

Los lugares habituales de fusilamientos eran Las Bardenas, el barranco de Urbasa, el monte del Perdn, la Vuelta del Castillo (Iruea), etc. No podemos olvidar tampoco a los asesinados tras la fuga del fuerte de San Cristbal en Iruea el 22 de mayo de 1938 y el cementero que hace poco se ha descubierto en la ladera del monte del mismo nombre.

En cuanto al PNV, tena ms fuerza en el municipio de Lizarra, en el norte vascoparlante y en Iruea; aunque mantuvo al principio una posicin vacilante, tambin sufri la represin y el fusilamiento de su figura ms emblemtica: el alcalde de Lizarra-Estella, Fortunato Aguirre.

La CNT tena ms afiliados en la ribera alta (Lodosa, San Adrin, etc.). Los comunistas del PCE, cuyo lder era Jess Monzn, eran una fuerza minoritaria, pero destacaron, junto con los socialistas, en la capital en los primeros compases del alzamiento y protagonizaron la fuga del fuerte de San Cristbal.

Antecedentes y primeros compases de la guerra

Navarra era un baluarte de la reaccin, as que no es de extraar que fuese el territorio de Euskal Herria y del Estado que ms voluntarios aport al bando fascista: unos 18.000 hombres reclutados a travs de los tercios de requets, que eran unidades de choque paramilitares cuyos dirigentes carlistas, como Jaime del Burgo (jefe del requet de Iruea y padre del actual diputado de UPN-PP Jaime Ignacio del Burgo), haban recibido instruccin militar en la Italia fascista de Mussolini desde el ao 1932 y se preparaban para el golpe fascista contra la repblica. El carlismo era una ideologa reaccionaria y ultracatlica que tena su principal fuerza en este herrialde; su base popular era sobre todo campesino-media y de la zona de la montaa y media. Su principal figura, junto con Jaime del Burgo era el conde de Rodezno, Toms Domnguez Arvalo, quien tuvo una posicin decisiva para que los requets se sumaran al alzamiento en 1936.

En cuanto a los asuntos en conflicto, los principales fueron tres: el Estatuto de Lizarra, la cuestin religiosa y la reforma agraria.

Estatuto de Lizarra


El PNV y los carlistas impulsaron dicho estatuto reaccionario, pero ste volva a poner sobre la mesa la cuestin nacional vasca sin resolver; los carlistas se desentienden de l ms tarde. En este aspecto, el PCE junto con los socialistas (al principio estos ltimos tenan una visin ms centralista) quera la unidad de los cuatro herrialdes de hego Euskal Herria.

Cuestin religiosa

En Navarra la situacin era similar al resto del Estado, con la salvedad de que la religin se viva ms intensamente, con lo cual se desafi la legalidad republicana.

Reforma agraria


El foco de tensin que se vivi en los primeros aos del siglo XX gener esperanzas con la proclamacin de la segunda repblica. Sin embargo, la lentitud de la reforma radicaliz las posturas del campesinado navarro y de los jornaleros, lo que llev a extremar las posturas del PSOE y UGT.. El dirigente sindicalista del campo y secretario general de la FNTT (Federacin Nacional de Trabajadores de la Tierra) era el navarro Ricardo Zabalza, partidario de las tesis de Largo Caballero. Todo esto trajo consigo la ocupacin de fincas en la ribera narra en 1933 y la participacin de los socialistas junto a los comunistas en la huelga general revolucionaria de octubre de 1934 (huelga en la azucarera de Tudela y en pequeas fbricas y talleres, de los jornaleros, interrupcin del trfico, etc.), que acab con veinte detenidos en la crcel de Tudela, la suspensin del quincenal de las juventudes socialistas y la sustitucin de los concejales de izquierda por los conservadores.

En los meses previos a la guerra, el Frente Popular gan las elecciones del 16 de febrero de 1936 en Tudela y en la mayora de pueblos de la comarca. A partir de entonces se ultimaron los preparativos del alzamiento fascista cuando el gobierno del Frente Popular cometi el error de destinar al general Mola al gobierno militar de Navarra, teniendo en cuenta que era el principal conspirador; desde su nombramiento entr en contacto con los jefes carlistas para que estos apoyasen el golpe. Las negociaciones fueron difciles, pero se lleg a un acuerdo gracias a la mediacin entre Mola y los carlista del conde de Rodezno y del director del Diario de Navarra, Raimundo Garca Garcilaso, para que Navarra se alzase en armas el da siguiente. All se reunieron miles de requets, falangistas y militares en la Plaza del Castillo para partir a conquistar el Madrid republicano y las provincias vascongadas. Mientras tanto Mola trat de convencer sin xito al comandante de la Guardia Civil en Navarra, Rodrguez Medel, para que se sumara al golpe; ste se neg y, cuando se dispona a partir para reunir a sus fuerzas en Tafalla, fue asesinado por un subordinado. Por otro lado, el gobernador civil abandonaba su cargo y se marchaba hacia Donostia, con lo que el golpe haba triunfado en Navarra, ya que no hubo frente de guerra. Sin embargo, la represin fue mayor. Muchos de los represores, adems de los seoritos de derechas y los caciques fueron los falangistas en alianza con la Guardia Civil.

Desde Kimetz-PCREH queremos solidarizarnos con las vctimas de la represin apoyando la construccin del parque de la memoria en Sartaguda y denunciar la reciente ley de la Memoria Histrica estatal, por insuficiente e indignante. Tambin denunciamos las maniobras de la derecha reaccionaria navarra, que obstaculiza los intentos de unidad del pueblo trabajador vasco, como lo hicieron durante la llamada transicin. Apostamos por la unidad y el socialismo en un estado socialista vasco que sea la base de apoyo de la revolucin proletaria mundial, poniendo al pueblo trabajador al frente de los distintos estamentos de la sociedad.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter