Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-08-2006

Mi tocayo De Juana

Iaki Errazkin
Insurgente


No ser yo el que dulcifique el Diccionario de la Real Academia Espaola que, aunque manifiestamente mejorable, es al que me atengo en mi profesin de juntaletras. Y si, segn el DRAE, que no entiende de motivos, asesinar es matar a alguien con premeditacin y alevosa , mi tocayo Iaki de Juana Chaos fue, tcnicamente hablando, un asesino. De hecho, todos y cada uno de los militantes de la organizacin vasca ETA, hombres y mujeres, lo fueron mientras sta emple la lucha armada como forma drstica de su accin poltica, al margen de las puntuales imputaciones individuales de la Fiscala, porque toda la sangre vertida y derramada por Euskadi Ta Askatasuna a lo largo de su historia debe ser reivindicada por el conjunto de sus miembros en activo. Entiendo que cuando una persona toma la decisin libre y voluntaria de alistarse en un movimiento en el que se mata y se muere, ha de asumir este principio bsico.

Sin embargo, las leyes son lo que son y no se suelen promulgar en base a la Lgica -salvo que sea la perversa lgica del Poder- ni, mucho menos, a la tica. As, lo expresado en el prrafo anterior no pasa de ser una simple opinin sin sustento jurdico. Lo que vale es la Ley. Ella es la que apunta castigos que, despus, personajes togados por la mano de Dios se encargan de concretar: jueces que se llaman a s mismos independientes y estn sobreprotegidos por el Estado, del que forman parte y son coartada; magistrados que deberan aplicar los Cdigos haciendo caso omiso de presiones externas y, sobre todo, superando cualquier tentacin de venganza.

Iaki de Juana Chaos comenz el pasado 7 de agosto una huelga de hambre indefinida en la prisin algecirea de Botafuego, en el Campo de Gibraltar, en la que se encuentra recluido, ahora en calidad de "preventivo". Segn sus abogados, ha tomado esta medida extrema para protestar por su situacin de indefensin ante el aparato de un Estado que no lo quiere en la calle. Y es que mi tocayo, segn la ley por la que fue sentenciado, debera haber sido puesto en libertad el 25 de octubre de 2004, hace casi dos aos.

La Audiencia Nacional -que, como saben, es un tribunal especial que juzga, entre otros, los casos tipificados como de Orden Pblico- le imput los delitos de "amenazas terroristas" y "pertenencia a banda armada" por la autora de dos artculos aparecidos con su firma en el diario Gara . Uno, titulado El Escudo , fue publicado el 1 de diciembre de 2004 -es decir, 36 das despus de haber cumplido ntegramente su condena- y en l se rebela contra su gratuita permanencia en prisin. El otro, titulado Gallizo , lo public el peridico vasco el 30 de diciembre del mismo ao -cuando mi tocayo llevaba ya 65 das de injustificada propina carcelaria- y en l hace un repaso a los curricula de algunos carceleros ascendidos por la militante del PSOE Mercedes Gallizo, entonces recin nombrada directora general de Instituciones Penitenciarias. Les recomiendo que los lean y que se pregunten qu habran escrito ustedes en su lugar.

No s qu suerte le espera a mi tocayo. Ignoro si llevar la huelga hasta el final, o si, en un raro ataque de justicia, algn juez (en este contexto la redundancia es imposible) lo pondr en libertad cumpliendo, de paso, con su obligacin. Lo que s tengo claro, es que demasiada gente mira hacia otro lado mientras esto sucede. Me refiero, por si hay alguna duda, a la legin de personas que, en el Estado espaol, se dicen de izquierdas pero se comportan como si fueran activistas de la extrema derecha ante cualquier asunto relativo a los nacionalismos. En este caso, la excusa aadida -que no se creen ni ellos- es la de que se trata de un asesino . Con su dolosa desidia, impiden cualquier posibilidad de regenerar este reino borbnico, corrupto y decadente. Mientras, en un acto supremo de dignidad, mi tocayo se est dejando morir en una crcel del sur de Andaluca. Quienes, con su silencio cmplice, lo permiten, tambin se encaminan, consciente o inconscientemente, hacia la muerte cvica, pero en su trayectoria no hay dignidad alguna.

( Continuar )


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter