Portada :: Cultura :: Manuel Sacristn, "Miradas filosficas"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-09-2006

Aproximaciones de Sacristn a la obra Antonio Gramsci. Antologa mnima.

Salvador Lpez Arnal
Rebelin



[...] puede tal vez sealarse algn importante problema pendiente en el pensamiento socialista contemporneo, problema identificado y abierto en la obra de Gramsci, y no resuelto en ella, probablemente porque todo autntico pensador descubre problemas ms all de sus soluciones.

Manuel Sacristn Luzn (1967)

Gramsci ha sido, con interesante paradoja, un caracterstico "filsofo de la prctica" y, al mismo tiempo, el clsico marxista ms capaz de contemplacin. Contemplacin del mundo exterior y del interior.

Manuel Sacristn Luzn (1977)


Junto con Jos M Laso, Jordi Sol Tura y Francisco Fernndez Buey, Manuel Sacristn (1925-1985) ha sido uno de los primeros y principales introductores del pensamiento del revolucionario sardo no slo en nuestro pas sino tambin en el mbito hispanoamericano (recordemos la publicacin de su Antologa de Gramsci por Siglo XXI, en Mxico, en 1970). Junto con Lukcs y los dos grandes clsicos de la tradicin, Gramsci ha sido uno de los pensadores marxistas que ms ha influido en Sacristn: en su concepcin de la propia tradicin marxista, en su nocin del intelectual comunista, en su compromiso militante, en la importancia que para su accin y su pensamiento poltico han tenido categoras como hegemona, guerra de posiciones o bloque histrico, e incluso en su misma nocin de la filosofa y del filosofar, sin olvidar, claro est, la profunda identificacin de Sacristn con el hacer, con la vida, con la dignidad y resistencia militante, de alguien al que consider un clsico y un revolucionario sin sombras.

La primera aproximacin de Sacristn a Gramsci puede verse en la entrada Filosofa, publicada en el suplemento de 1957-58 de la Enciclopedia Espasa (actualmente recogida en el segundo volumen de Panfletos y Materiales: Papeles de filosofa, Icaria, Barcelona, 1984, pp. 90-219). En el apartado Algunas personalidades destacadas, Sacristn incluy a J. D. Bernal, Mao Tse-tung y Antonio Gramsci. A este ltimo dedic las pginas 182-192. A este trabajo inicial, hay que sumar La formacin del marxismo de Gramsci (1967) (Sobre Marx y marxismo, Icaria, Barcelona 1983, pp. 62-84), inicialmente publicado en Realidad y Nous Horitzons; la voz del Diccionario de Filosofa editado por Dagobert Runes, y cuya traduccin Sacristn coordin: Gramsci, Antonio (1969) (recogida ahora en Papeles de filosofa, op. cit., pp. 414-416), su Antologa (Mxico: Siglo XXI, 1970), en la que destaca no slo la magnfica seleccin realizada, sino su sustantiva advertencia inicial, sus tablas cronolgicas y sus imprescindibles notas de traductor, y el que fuera uno de sus ltimos escritos de mayo de 1985: El undcimo cuaderno de Gramsci en la crcel, presentacin de la traduccin castellana de Miguel Candel de Antonio Gramsci, Introduccin al estudio de la filosofa. Barcelona: Crtica, 1985 (reimpresa en Pacifismo, ecologa y poltica alternativa. Barcelona: Icaria 1987, ed. de Juan-Ramn Capella, pp. 184-206).

Despus del fallecimiento de Sacristn, Albert Domingo Curto ha transcrito, editado y presentado la introduccin interrumpida de su Antologa para Siglo XXI con el ttulo El Orden y el Tiempo, Madrid: Trotta, 1998. Es obligado reconocer el magnfico trabajo realizado por Domingo Curto, as como el documentado texto que abre su edicin: A modo de presentacin (pp. 9-44).

Hay adems, en tres entrevistas a Sacristn, interesantes aproximaciones a la obra de Gramsci: en la de 1977, para Diario de Barcelona: Gramsci es un clsico, no es una moda; en la de 1979 para El Viejo Topo, editada pstumamente, realizada por Jordi Guiu y Antoni Munn (ambas han sido recogidas en: De la primavera de Praga al marxismo ecologista. Entrevistas con Manuel Sacristn Luzn, Los Libros de la Catarata, Madrid 2004, pp. 81-90 y 91-114, respectivamente, edicin de Francisco Fernndez Buey y de Salvador Lpez Arnal) y en la de 1979 para Nous Horitzons (ahora recogida en Intervenciones polticas, Icaria, Barcelona 1985, pp. 280-283) donde Sacristn da cuenta de la importancia del programa gramsciano en el consejo de redaccin de la revista.

En el fondo de Reserva de la Universidad de Barcelona, puede consultarse adems un cuaderno Gramsci que contiene interesantes anotaciones de lectura sobre la mayora de los escritos del autor italiano, al igual que el esquema detallado de una conferencia de mayo de 1977, impartida en la Facultad de Geografa e Historia de la Universidad de Barcelona con ocasin de la conmemoracin del XL aniversario de la muerte de Gramsci.

En uno de estos cuadernos all depositados, puede verse una nota autobiogrfica de finales de los sesenta en la que se lee: [...] Durante un cierto tiempo, la vida de mis rentas cientficas fue soportable porque, gracias a la ausencia de perplejidad histrica, o sea, gracias a la conviccin de estar reflejando realidad, me era al menos posible conseguir formulaciones generales que implicaban un programa o un objetivo poltico-cultural y de poltica filosfica. Una pieza tpica de esa situacin es el prlogo al Anti-Dhring. Aos antes lo haba sido el prlogo a Revolucin en Espaa. El mismo prlogo al Heine tiene ese elemento (M.S., profesin traductor, prologuista). El estudio de Gramsci empez todava dentro de esa constelacin. Pero es posible que durante ese estudio empezara a desarrollrseme la perplejidad deprimente sobre el destino del movimiento socialista.

La breve antologa que aqu se presenta no puede sino dejar insatisfecho al lector y al propio antlogo, y pide (incluso exige con cortesa) la lectura atenta y completa de los diversos textos de Sacristn. Los fragmentos aqu seleccionados se presentan divididos en los apartados siguientes: I. Su Gramsci, las consideraciones centrales de su aproximacin. II. Vida: obra y accin, especialmente los aos de encarcelamiento. III. Escritos: bsicamente, sus escritos juveniles y los Cuadernos de la crcel. IV. Conceptos gramscianos: bloque histrico, centro de anudamiento, filosofa de la prctica, consejos obreros. V. Matices, es decir, algunas reflexiones crticas, y, finalmente, VI. Empata, donde se muestra la profunda identificacin, no slo intelectual, de Sacristn con el filsofo y dirigente italiano.

Al final de cada apartado, se dan las referencias correspondientes.

*


I. Su Gramsci.


1. [...] Gramsci es un clsico, o sea, un autor que tiene derecho a no estar de moda nunca, y a ser ledo siempre. Y por todos. Nadie tiene derecho a meterse un clsico en el depsito del coche...


2. La mejor manera de evitar las parcialidades monogrficas o polmicas en la consideracin de la vida y la obra de Gramsci consiste en satisfacer respecto de ellas el criterio que l declar obligado para la comprensin de un hombre y de su obra: la bsqueda del leit-motiv, del ritmo del pensamiento en desarrollo, tiene que ser ms importante que las afirmaciones casuales y los aforismos sueltos. Las varias dificultades que se oponen a esa tarea no impiden ver como motivo rector del pensamiento y la prctica del fundador de LOrdine Nuovo el problema del orden de la vida de los hombres, el tema de la caducidad del orden viejo, y el de los tiempos con y en que puede aparecer el orden nuevo. Lo que ocurre es que no se podr esperar de un hombre cuyo mtodo de pensar y de hacer ha sido la autocrtica perenne -y expresa, adems, en un escribir entrecortado y disperso por la brutalidad de las cosas, por el desorden del orden capitalista en su dilatada crisis- ninguna exposicin inmutada y sistemtica de los logros intelectuales y prcticos que haya arrancado al leitmotiv de su vida, sino ms bien los sucesivos frutos, a veces orgnicamente contradictorios, de su forcejeo con aquella problemtica.


3. Las personas viven en su poca: por eso resultan cursis las presentaciones de Gramsci con halo de novela rosa poltica, como un iluminado que, en cuestiones de organizacin poltica, hubiera anticipado en 30 aos y superado incluso el XX Congreso del PCUS.


4. Pero la veracidad y la franqueza con que Gramsci vive su problema van teniendo, como suele ocurrir, su premio. En materia de ideas lo estril no suele ser la aceptacin veraz de los problemas, por espectaculares que sean los cortocircuitos mentales que produzca ante una cuestin irresuelta la debilidad de los instrumentos intelectuales aplicados (en el caso de Gramsci, el difuso idealismo culturalista en que ha crecido).


5. Del mismo modo que Marx no ha sido ni economista, ni historiador, ni filsofo, ni organizador, aunque aspectos de su obra se puedan catalogar acadmicamente como economa, historia, filosofa, organizacin poltico-social, as tampoco es Gramsci un crtico literario, un crtico de la cultura, un filsofo o un terico poltico. Y del mismo modo que para la obra de Marx es posible indicar un principio unitario -aquella unin del movimiento obrero con la ciencia- que reduce las divisiones especiales a la funcin de meras perspectivas de anlisis provisional, as tambin ofrece explcitamente la obra de Gramsci el criterio con el cual acercarse a la obra ntegra para entenderla: es la nocin de prctica, integradora de todos los planos del pensamiento y de todos los planos de la conducta.

En el caso de Gramsci la conveniencia de acentuar la unidad prctica de la obra parece obvia, porque las publicaciones antolgicas en lengua castellana no se han beneficiado casi hasta ahora [1969] de la disponibilidad, desde hace aos, de numerosos escritos polticos juveniles en los que se manifiesta inequvocamente la raz de todo el hacer de Gramsci.


6. Yo no veo que en 1924 Gramsci tuviera ya en claro que el enemigo principal e inmediato fuera el fascismo. Creo que por esa fecha, aunque ya haba comprendido que la revolucin no estaba al alcance de la mano, segua pensando en el fascismo como en cosa pasajera y no muy diferente de otras formas de dominacin capitalista. No me parece que Gramsci haya podido rectificar ese eufrico error de la III Internacional antes de su prisin. En cambio, s que lo tena corregido en 1928, cuando el VI Congreso de la Internacional exacerb ese error hasta lo catastrfico. se es el momento en que cuaja, en mi opinin, su mayor aportacin: la explicacin de la dificultad de la revolucin en Occidente. El hecho mismo ya lo haban visto otros, principalmente Trotski y Lenin. Pero Gramsci coloca ese hecho en el centro de su reflexin, y descubre en l la vital complejidad del estado por as decirlo occidental, o sea, del estado capitalista que vive ya sobre base propiamente capitalista, arraigado en una sociedad que no tiene ya con l ms contradicciones que las orgnicas a ese modo de produccin. Dejmoslo en eso: me parece mejor mejor subrayar ese punto central que recitar una lista de mritos de Gramsci sin que nos podamos detener ante ninguno de ellos.


7. [...] No pretendamos elaborar teoras. No en lo poltico, por las mismas razones que expuso para s mismo Althusser, de manera inolvidable, en el prlogo al Pour Marx: la literatura poltica se nos apareca en aquella poca a los comunistas slo como exposicin de los clsicos para formacin de militantes o como fundamentacin, comentario y propaganda de la poltica del partido. Y tampoco teora especulativa, porque sta, afortunadamente, no gozaba de la simpata ni de los assenyats catalanes de la redaccin ni de los no-catalanes de ella, los cuales, aunque mucho menos assenyats, ramos gente de formacin demasiado crtica, y hasta hipercrtica, para especular.

En cambio, s que se aspiraba a elaborar y comprender realidad con la teora disponible y con la crtica. Mucha realidad, toda la posible, igual la bsica que la ms sofisticada. Quiz parezca ridculo a la vista de los resultados, pero el hecho es que al menos la redaccin de Horitzons en el interior quiso practicar desde el principio un programa gramsciano, un programa de crnica crtica de la vida cotidiana entendida como totalidad dialctica concreta, como la cultura real. Este no es interpretacin a posteriori: ese programa era explcito y querido por los redactores. Y su realizacin, por modesta que fuera, permiti a Nous Horitzons algunos aciertos que no da rubor recordar, por ejemplo, haber tratado en serio los problemas de la mujer cuando no eran muchas las mujeres (y menos los hombres) conscientes de esa problemtica.


Referencias: 1. Entrevista con Diario de Barcelona, De la primavera de Praga al marxismo ecologista. Entrevistas con Manuel Sacristn Luzn, op. cit, p. 87 .2. El orden y el tiempo, op. cit, pp. 86-87. 3. La formacin del marxismo en Gramsci, Sobre Marx y marxismo, op. cit, p. 70 (nota 7). 4. Ibdem, p. 73. 5. Advertencia, Antonio Gramsci, Antologa, p. XIII 6. Entrevista con Diario de Barcelona, De la primavera de Praga al marxismo ecologista, op. cit, pp. 84-85. 7. Entrevista con Nous Horitzons, Intervenciones polticas, op. cit, p. 282.



II. Vida: obra y accin.


1. Esas y otras contradicciones de la obra y el hacer de Gramsci se resuelven orgnicamente en la totalizacin de la una y el otro en su vida. No en el sentido de que la biografa sea el mtodo adecuado para su comprensin. Aparte de que probablemente no lo sea para el pleno entendimiento de ninguna obra, parece, adems, que la biografa en sentido tradicional tiene escaso inters para la comprensin de la obra y la accin de Gramsci, y hasta, paradjicamente, para la comprensin de su vida. Pues se trata de la vida de un pensador y prctico de la lucha poltica, de un hombre que fund el sentido de su vida y las motivaciones de su consciencia en realidades extraindividuales, con lo cual, por cierto, no haca ms que aplicarse a s mismo su propia concepcin histrico-social y poltica de la persona. La clave de la comprensin de los escritos y el hacer de Gramsci, en su variedad y en sus contradicciones, no es, pues la biografa individual, pero s la totalizacin quasi-biogrfica de numerosos momentos objetivos y subjetivos en el fragmento de historia de Italia, historia de Europa e historia del movimiento obrero cuyo anudamiento bajo una consciencia esforzada pudri el centro que fue Antonio Gramsci. En la organicidad de esa vida as entendida -no como oscura intimidad aislada, sino como lnea recorrida por el centro de anudamiento de innumerables referencias objetivas- el preso, derrotado y moribundo Gramsci consider no slo resueltas, sino incluso salvadas las contradicciones, los sufrimientos, las catstrofes de su existencia. Lo ha hecho as implcitamente en sus mltiples negativas a capitular pidiendo gracia a Mussolini, a pesar de su grave estado; y lo haba dicho antes explcitamente, aadiendo incluso una explicacin, a su autoafirmacin moral: la salvacin por el instinto de la rebelin.


2. Si, pues -entre la primavera de 1922 y alguna fecha imposible de precisar, pero situada sin duda ente el otoo y el invierno de 1923-, Gramsci ha depuesto definitivamente su inercia poltica, ello ha de explicarse por la resolucin de una nueva inflexin de su vida, en la cual han cambiado el orden proyectado y el tiempo de sta, el ritmo de su accin. La causa que desencadena el proceso es una decisin del II Congreso del PCdI, que nombra a Gramsci representante del partido cerca de la Internacional Comunista (El Congreso ratificaba el Comit Ejecutivo anterior, todo l del grupo Bordiga, menos Terracini.) El 26 de mayo sala Gramsci para Mosc, acompaado por la delegacin italiana a la II Conferencia del Ejecutivo ampliado de la IC: Bordiga, Gennari, Graziadei y Ambrogi. En Mosc iba a tener Gramsci las dos experiencias de las que arranca su acm: el conocimiento directo de la Internacional y la relacin con Julia Schucht.


3. Cronologa: ltimos aos.


1927. El Tribunal Militar dicta mandato de detencin contra AG. Ingreso de AG en la crcel de San Vittore, de Miln. AG sufre insomnio; no duerme ms de tres horas diarias. AG recibe visitas de su hermano Mario y de Piero Sraffa. AG pide libros de temas sardo y el Breviario di neolingstica de Bertoni y Bartoli.


1928. Las autoridades rechazan una solicitud de autorizacin para escribir, presentada por AG. Auto de procesamiento contra AG. AG ingresa en la crcel de Regina Coeli, de Roma, en la misma celda que los coimputados Terracini y Scoccimarro. Vista de la causa contra la direccin comunista ante el tribunal especial. Veintids acusados. Terracini: veintids aos, nueve meses, cinco das. Gramsci y Scoccimarro: veinte aos, cuatro meses, cinco das. Informe mdico oficial sobre AG al Ministerio de Justicia: Periodontitis expulsiva debida a trastornos urmicos y a un ligero agotamiento nervioso. Salida de AG para la crcel de Turi (Bari). Llegada Turi en estado grave. Registro con el nmero 7.047. Trato amenazador del mdico de la crcel, Cisternino. AG, en celda individual. AG sufre un ataque de uremia que le impedir andar durante tres meses. Tatiana Schucht acude a Turi.


1929. AG consigue autorizacin para escribir en la celda. Segundo plan de estudios de Gramsci. AG sistematiza y resume el plan de estudios del 9-II. La salud de AG empeora. Incapacidad de ingerir, dolores de cabeza y de rin. Visita de su hermano Carlo Gramsci.


1930. Visita comprobada de Gennaro Gramsci a Antonio. Nueva visita de Tatiana Schucht. AG se beneficia de un indulto de un ao, cuatro meses y cinco das. AG tiene noticia de que Julia Schucht est internada en un sanatorio. Primer vmito de sangre de A.G. AG empeora y es ya incapaz de masticar. Intensa crisis fsica y nerviosa de AG. Los presos comunistas de Turi proyectan un curso a la hora del paseo. Se suspende por roces entre Gramsci y otros.


1931. Visita de Carlo Gramsci. IV Congreso del P.C. dI, celebrado entre Colonia y Dsseldorf. Se mandan noticias a AG escritas en tinta simptica, en una revista inglesa. Segn testimonios de un posterior expulsado del P.C. dI., Gramsci no se muestra de acuerdo. La informacin es probablemente verdadera, porque por otros indicios se ve a Gramsci elaborando ya una poltica de amplias alianzas con el objetivo primero democrtico de la Asamblea Constituyente. AG recibe obras de Marx en la ed. Costes y artculos del Economist sobre el Primer Plan quinquenal sovitico. En carta a Tatiana Schucht: Como dicen en Cerdea, doy vueltas por la celda como una mosca que no sabe dnde caerse muerta. A la una hora (3.VIII), vmito de sangre. Carlo Gramsci y Piero Sraffa acuden a Turi, pero el ltimo no consigue autorizacin para ver a AG. Dirige una carta a Mussolini reclamando se fijen las lecturas autorizadas. Carta a Tatiana Schucht pidiendo cuadernos pequeos. AG acusa recibo de los cuadernos pequeos.


1932. AG dice a Tatiana Schucht que est escribiendo unas notas sobre los intelectuales italianos. Visita de Carlo Gramsci. Perspectivas de un intercambio de A.G. por clrigos que se encuentran en la U.R.S.S. AG sufre dolores en el pecho. En carta a Tatiana Schucht: El conjunto de la existencia se hace insoportable. Tatiana presenta una instancia de revisin mdica en favor de AG. La celebracin de los diez aos de fascismo reduce la pena de AG a doce aos, cuatro meses. Eso permite a Piero Sraffa pedir la libertad condicional para Gramsci. Pero el rgimen exige una peticin de gracia. Gramsci se niega y el rgimen le impone incomunicacin (que los dems presos consiguen burlar, manteniendo el contacto con l). Muerte de la madre de AG (ste la ignor hasta su muerte).


1933. AG sin dientes, padece insomnios, trastornos digestivos, tuberculosis pulmonar, arteriosclerosis, mal de Pott y abscesos. La direccin de la crcel revoca la autorizacin para escribir. El camarada de Gramsci, Gustavo Trombetti, se instala en su celda para velarle. Visita del doctor Umberto Arcangeli, enviado por Tatiana Schucht una vez conseguida la autorizacin. Arcangeli establece el diagnstico verdadero. Tatiana solicita el traslado de AG a una clnica. El gobierno admite la instancia de traslado a la clnica. Al mismo tiempo el Tribunal especial rechaza el recurso sobre libertad condicional. Traslado de AG a la clnica del doctor Cusumano, en Formia.


1934. El profesor Puccinelli, de Roma, visita AG. En el extranjero arrecia la campaa por la libertad de AG. Romain Rolland publica su folleto. Pacto de unidad de accin entre el PCI y el PSI. AG consigue la libertad provisional sin cambio en su situacin material (Decreto del 25-X).


1935. Nueva crisis de la salud de Gramsci. Traslado de Gramsci a la clnica Quisisana de Roma. El 24/25 llega Tatiana Schucht, Carlo Gramsci y Piero Sraffa. Presunta, pero hoy discutida, interrupcin definitiva de los Cuadernos de Gramsci.

El PCI presenta el programa de la Asamblea Constituyente.


1937: 21.IV: Gramsci cumple condena. 25.IV: Gramsci sufre una hemorragia cerebral. 27.IV: Diecisis horas: muerte de Antonio Gramsci.


Referencias: 1. El orden y el tiempo, op. cit, pp. 87-88. 2. Ibdem, pp. 162-163. 3. Tablas y datos de Antologa, op. cit.

 

III. Escritos


1. El joven Gramsci.

[...] Acaso por la urgencia periodstica con que escribe, y tambin sin duda por la influencia de aquellos burgueses autnticos como Garofalo y Croce que han impreso huellas imborrables en el desarrollo doctrinal del marxismo (A 20-VII-1916, SM [Sotto la Mole] 203), Gramsci no puede an seguir por aquella va y resuelve por lo general su problema con Marx en esa poca mediante mezclas sin sintetizar del principio revolucionario-idealista y el saber histrico-econmico de Marx. Un texto de 1915 (IGP 13-XI, SG 7) -escrito, por cierto, para comentar el Congreso de aquel ao del Partido Socialista Obrero Espaol-, es caracterstico de la situacin general del pensamiento de Gramsci en la poca: Para nosotros la Internacional es un acto del espritu, es el conocimiento que tienen (cuando lo tienen) los proletarios de todo el mundo de que constituyen una unidad, un haz de fuerzas concordemente orientado, dentro de la variedad de las entidades nacionales, hacia una finalidad comn, la sustitucin del factor capital por el factor produccin en el dinamismo de la historia, la irrupcin violenta de la clase proletaria, hasta ahora sin historia o con historia slo potencial, en el enorme movimiento que produce la vida del mundo. La copresencia de conceptos econmicos con una concepcin de la historia tan idealista que estima fuera de sta a las masas annimas es realmente difcil y chirriante.

Cuando, al final de este perodo juvenil, Gramsci vuelve a tomar la frmula interpretativa crociana para intentar definirse ante s mismo su lectura de Marx, llega tambin a una combinacin mecnica; Marx habra enseado un determinismo histrico respecto del pasado, pero el hecho de que creara un movimiento revolucionario indicara que no lo estimaba as para el futuro. En 1916 (A 22-V, SM 148) Gramsci se atiene a esa dbil, adialctica paradoja de la historia, de la cual somos criaturas por lo que hace al pasado y creadores por lo que hace al porvenir.

Gramsci ha nacido al socialismo sobre la base de la realidad por l conocida -la miseria rural y minera sarda- y de la inspiracin culta de unos intelectuales -Croce, Salvemini, Gentile, Bergson, etc.- que no son ni dirigentes obreros ni intelectuales marxistas, sino senadores, burgueses autnticos, como dice l mismo. El positivismo mecanicista, economicista y antirrevolucionario de la interpretacin socialdemcrata de Max le refuerza la tendencia idealista. Ms tarde, el trato con dirigentes obreros e intelectuales marxistas en Turn le hace sentir la necesidad de entender a Marx de otro modo. El primer resultado del esfuerzo por conseguirlo es un compromiso tan mecnico como el pensamiento de los autores a los que se opone; Marx sera el cientfico socialista que suministra cnones para la interpretacin del pasado. Pero no es el pensador del presente ni del futuro, porque, tal como lo ve la socialdemocracia, su pensamiento no es revolucionario, sino evolucionista, de expectativa: un dejar que acten mecnicamente los factores interpretados por aquellos cnones. Tal es la situacin del marxismo en el pensamiento de Gramsci -la de un mero magister vitae ex post- cuando la revolucin rusa de febrero y luego la de Octubre someten ese esquema una crisis.


2. Anotaciones sobre Nuestro Marx.

Il nostro Marx, IGP 4-V-1918. E; SG 217-221 [A, pp. 37-41]

Profundizacin del primer intento de solucin de su problema con Marx.

El papel de la organizacin: criterio de marxismo. La cuestin Somos marxistas? es necia oscuridad porque Marx no es un mesas. Revelador como entiende -ista".

. nico imperativo categrico, nica norma: 'Proletarios de todo el mundo, unos (E 217). Aun ms revelador: para Gramsci Marx es el fundador del movimiento obrero organizado.

. Marx es la madurez [del movimiento obrero?] [O de la tradicin revolucionaria idealsticamente interpretada? Ms esto]

. Recuerda que la poca de Marx coincide con la polmica Spencer-Carlyle. Marx no es ni el mstico Carlyle ni el positivista Spencer, es un historiador, es un intrprete de los documentos del pasado, de todos los documentos, no slo de una parte de ellos" (E 218; A, p.38).

. Esa totalidad de los documentos va a ser la clave de la interpretacin: 1) Defecto de las historias es la falta de esa totalidad. 2) Por lo que el hombre se conceba como "espritu, como consciencia pura (E 218; A, p.38). Con el error de coger adems ideas ficticias y hechos anecdticos.

Texto central bsico en cuanto a interpretacin de Marx. Con una debilidad: no hay cuestin gentica, no hay crtica marxiana de la ideologa de primer grado. Luego Gramsci acaso no sea capaz de criticar ms que la de segundo grado. Adems, posible dualismo. Y con una fuerza: no hay mecanicismo ni economicismo: Con Marx la historia sigue siendo dominio de las ideas, del espritu, de la actividad consciente de los individuos sueltos y asociados. Pero las ideas, el espritu, se sustancian, pierden su arbitrariedad, dejan de ser ficticias abstracciones religiosas o sociolgicas; su substancia est en la economa, en la actividad prctica, en los sistemas o relaciones de produccin de intercambio. La historia como acaecimiento es pura actividad prctica (econmica y moral). Una idea se realiza no en cuanto lgicamente coherente con la verdad pura, con la humanidad pura (que no existe sino como programa, como fin general de los hombres), sino en cuanto encuentra en la realidad econmica su justificacin, el instrumento para afirmarse (E 219; A, p.39).

. Eso produce la consciencia de la necesidad de la divisin en clases.

. Y voluntad de clase, que es organizacin.

. Inutilidad del adverbio "marxsticamente, que puede ser hasta equvoco (por los socialdemcratas, concluyentemente).


3. La revolucin y El Capital.

[...] En el artculo ms importante y ms clebre de este perodo Gramsci ha escrito la siguiente lapidaria afirmacin. La revolucin de los bolcheviques est ms hecha de ideologa que de hechos (Por eso, en el fondo, importa poco saber ms de lo que sabemos ahora.) Es la revolucin contra El Capital de Carlos Marx (...) Lo cierto es que lo esencial de su doctrina depende del idealismo filosfico y que en el desarrollo interior de esta doctrina se encuentra la corriente ideal en la cual confluye con adecuacin histrica el movimiento proletario y socialista.

La ltima frase de este texto da la clave de su totalidad, pero permite tambin adivinar la nueva problemtica que la doctrina de un socialismo revolucionario por idealista va a significar para Gramsci. Da la clave de toda esa doctrina porque muestra su motivacin: constituir la fundamentacin ideal de la voluntad revolucionaria, contrapuesta a la pasiva espera del cumplimiento, por algn mecnico deus ex machina, de las previsiones del materialismo histrico. Y permite ver el nuevo aspecto de la problemtica doctrinal de Gramsci porque la voluntad que positivamente ha realizado la revolucin contra El Capital no se ha movido en absoluto por consideraciones filosficamente idealistas, sino por una comprensin de los hechos que ella misma atribuye al anlisis marxiano (...) La prisa del hacer periodstico le obliga casi a simultanear, o alternar al menos, formulaciones en los dos sentidos, en el de la reafirmacin idealista y voluntarista, y en el de la reconsideracin de su lectura de Marx. As, por ejemplo, entre los dos artculos recordados, precisamente siete das despus de la segunda edicin de La revolucin contra El Capital, Gramsci publica una nota interpretativa de la Revolucin de Octubre que le muestra sumido en una reflexin acerca del pensamiento de Marx bastante menos simple que su renegarle de la semana anterior: La nueva generacin parece querer un regreso a la genuina doctrina de Marx, para la cual el hombre y la realidad, el instrumento de trabajo y la voluntad no estn separados, sino que se identifican en el acto histrico.

A eso siguen una versin mejorada de la idea del materialismo histrico como conjunto de cnones interpretativos y una conclusin digna de nota: los miembros de la nueva generacin creen no que la guerra ha destruido el materialismo histrico al provocar una revolucin contra El Capital, sino que la guerra ha modificado las condiciones del ambiente histrico normal, por lo cual la voluntad social, colectiva de los hombres ha conseguido una importancia que no tena normalmente (Gramsci considera la concentracin de los trabajadores de la ciudad y el campo en las trincheras que ha suplido la concentracin normal en la gran industria). Estas nuevas condiciones son, tambin ellas, hechos econmicos, han dado a los sistemas de produccin un carcter que no tenan antes, por ejemplo, con la estatificacin transitoria de la industria blica y pesada en general. La educacin del proletariado se ha adecuado a ello necesariamente y ha llevado en Rusia a la dictadura. Esa oscilacin entre puntos de vista no aparece slo en la alternancia de unos artculos que se suceden a escasa distancia de tiempo: ocurre incluso en un mismo artculo, y as documenta, con una claridad que sin duda el lector de hoy debe a la urgencia periodstica de Gramsci, la situacin de crisis del pensamiento socialista de ste. En el mismo artculo La revolucin contra El Capital por ejemplo, a rengln seguido del cuadro de aquellos bolcheviques que renegaban de Carlos Marx, se lee: Y, sin embargo, tambin en estos acontecimientos hay una fatalidad, y si los bolcheviques reniegan de algunas afirmaciones del Capital, no reniegan, en cambio, de su pensamiento inmanente, vivificador.


4. Cuadernos de la crcel.


A. Antonio Gramsci, el filsofo marxista ms importante de la Europa Occidental, es sobre todo conocido por su obra pstuma (...). Se trata de los treinta y dos Cuadernos de la crcel, unas tres mil pginas manuscritas (unas cuatro mil en la trascripcin mecanogrfica), escritas en la prisin desde 1929 hasta 1935, poco antes de su muerte. Al quedar excluido de la vida poltica por su detencin, Gramsci se traza planes de estudio terico que intenta desarrollar a pesar de las naturales dificultades del rgimen carcelario, contra las cuales lucha tenazmente para conseguir material de estudio. Los editores del legado de Gramsci han recogido ejemplos de esa permanente tensin: en setiembre de 1930 el filsofo escribe al entonces jefe del gobierno italiano. Para m, que aun tengo que cumplir quince aos de reclusin, se trata de una importante cuestin de principio: saber qu libros puedo leer. Ya esa circunstancia basta para explicar la abundancia de notas sueltas, citas de memoria, etc., en los Cuadernos de la crcel aunque stos contienen tambin estudios largos. pero toda la obra del filsofo queda estructurada por su finalidad: determinar un renacimiento adecuado del marxismo, levantar esta concepcin que, por las necesidades de la vida prctica, se ha venido vulgarizando, a la altura que debe alcanzar para la solucin de las tareas ms complejas que propone el actual desarrollo de la lucha; es decir, levantarla a la creacin de una nueva cultura integral.


B. Los Cuadernos que escribi Antonio Gramsci en la crcel de Turi (cerca de Bari, en la Apulia) entre 1929 y 1933 y luego en clnicas de Formia y Roma desde aquella fecha hasta 1935, o quiz algo ms tarde, fueron primeramente editados por Felice Platone, bajo la inspiracin y con la colaboracin de Palmiro Togliatti, a partir de 1948. Esa edicin, que fue traducida al castellano en la Argentina, no reproduca los Cuadernos tal como son, sino que reagrupaba temticamente los trozos para conseguir volmenes relativamente monogrficos. Eso haca, sin duda, ms fcil y agradable la lectura de los textos, pero alejaba de la real composicin de los Cuadernos. En 1975 apareci la edicin crtica de stos tal como fueron escritos. Dirigi la edicin crtica Valentino Gerratana, persona particularmente capacitada para la tarea, no siempre fcil. De esta edicin existe traduccin castellana publicada por la editorial mexicana ERA.

El proceso de Gramsci, que termin con una condena a 20 aos, 4 meses y 5 das de presidio, estaba destinado a destruir al hombre, como redondamente lo dijo el fiscal, Michele Isgr "Hemos de impedir funcionar a este cerebro durante veinte aos". Por eso los Cuadernos de la crcel no valen slo por su contenido (con ser ste muy valioso), ni tampoco slo por su contenido y por su hermosa lengua, serena y precisa: valen tambin como smbolos de la resistencia de un "cerebro" excepcional a la opresin, el aislamiento y la muerte que procuraban da tras da sus torturadores. El mismo mdico de la crcel de Turi lleg a decir a Gramsci, con franqueza fcilmente valerosa, que su misin como mdico fascista no era mantenerle en vida. El que en condiciones que causaron pronto un estado patolgico agudo Gramsci escribiera una obra no slo llamada a influir en generaciones de socialistas, sino tambin, y ante todo, rica en bondades intrnsecas, es una hazaa inverosmil, y los Cuadernos son un monumento a esa gesta.

Si no existieran en castellano varias antologas de textos de Gramsci, ms la edicin completa mencionada, la edicin de un cuaderno aislado tendra sus inconvenientes. Pero como Gramsci tiene ya cierta presencia en nuestra lengua, este volumen va a ofrecer la gran ventaja de permitir la lectura seguida de un texto coordinado de Gramsci con la continuidad y la unidad con las que l lo concibi. Desde este punto de vista la eleccin del cuaderno 11 es muy acertada, por su contenido y por el hecho de que es uno de los cuadernos menos retocados y corregidos por Gramsci. (La crtica gramsciana distingue tres estadios de redaccin en el conjunto de los Cuadernos y en cada uno de ellos. Pero la distincin no tiene prcticamente importancia para el cuaderno.)


C. El cuaderno 11 contiene escritos de madurez, en un sentido convencional y en el sentido, ms preciso, de que Gramsci lo emprende inmediatamente despus de su segunda hemoptisis, la que le llev al borde de la capitulacin. El asunto principal del cuaderno es el desarrollo de una visin filosfica marxista, o de filosofa de la prctica al hilo de una crtica del libro de Nikolai Bujrin sobre el materialismo histrico. Gramsci ha dedicado mucho tiempo a combatir el tendencial mecanicismo de Bujrin y su cientificismo un tanto ingenuo, porque vea en ese estilo de pensamiento la seal de la subalternidad y un grave riesgo de empobrecimiento y esquematizacin de las ideas socialistas originadas en Marx. A la vista de la rudeza filosfica de Bujrin y, sobre todo, pensando en la esclerosis del pseudomarxismo oficial posterior, parece evidente que Gramsci llevaba razn en su desproporcionado guerra contra el Manual de Bujrin. Pero la lnea de pensamiento de Gramsci en la crcel sobre estas cuestiones es la misma que sigui desde su juventud, a saber, un modo de pensar que, bajo la influencia del idealismo en que primeramente se form tiende a comprender el marxismo como ideologa. En su juventud haba intentado armonizar su marxismo ideolgico con la crtica de las ideologas por Marx. En los Cuadernos, tambin en el 11, Gramsci da, con slo alguna prevencin, una nocin positiva de ideologa, proponiendo para el trmino el significado ms alto de una concepcin del mundo que se manifiesta implcitamente en el arte, en el derecho, en la actividad econmica, en todas las manifestaciones de vida individuales y colectivas. La conviccin de que esa comprensin de las concepciones del mundo ha de ser compatible con el materialismo histrico permite situar a Gramsci (por lo que hace a la tensin materialismo-idealismo) entre el mecanicismo de Bujrin y el idealismo o mentalismo del joven Lukcs de Historia y conciencia de clase. Gramsci mismo parece sugerir su posicin al respecto en un paso del cuaderno 11:

Hay que estudiar la posicin del profesor Lukcs frente a la filosofa de la praxis. Parece que Lukcs afirma que slo se puede hablar de dialctica para la historia de los hombres, pero no para la naturaleza pero si la historia humana se tiene que concebir tambin como historia de la naturaleza (incluso a travs de la historia de la ciencia) cmo se puede separar la dialctica de la naturaleza? Tal vez Lukcs, por reaccin a las barrocas teoras del Ensayo popular [de Bujrin], ha cado en el error opuesto, en una forma de idealismo.


El ideologismo de Gramsci le lleva a concepciones culturales no menos objetables que las del mecanicismo ms elementalmente dogmtico. Convencido del carcter orgnico de cada cultura, segn el smil biolgico tan querido de vitalistas e historicistas, Gramsci no est dispuesto a admitir ninguna complementariedad entre el socialismo y otras tradiciones o productos culturales. En esto piensa exactamente igual que el joven Lukcs idealista. La actitud se manifiesta muy claramente en el cuaderno 11, por ser ste un cuaderno filosfico. As se lee bajo el rtulo concepto de 'ortodoxia":

precisamente es evolucionaria una teora en la medida en que es elemento de separacin y distincin consciente en dos campos, en cuanto es un vrtice inaccesible para el campo adversario. Creer que la filosofa de la praxis no es una estructura de pensamiento completamente autnoma e independiente, en antagonismo con todas las filosofas y las religiones tradicionales, significa en realidad no haber cortado los vnculos con el mundo viejo, cuando no incluso haber capitulado [...] En el pequeo volumen de Otto Bauer sobre la religin se pueden hallar algunos indicios de las combinaciones a que ha dado lugar este errneo concepto de que la filosofa de la praxis no es autnoma e independiente, sino que necesita sostenerse en otra filosofa, materialista o idealista segn los casos. Bauer sostiene como tesis poltica el agnosticismo de los partidos y el permiso dado a sus miembros para que se agrupen en idealistas, materialistas, ateos, catlicos, etc., esto es, para el oportunismo ms vil y abyecto.


Aparte de que la evolucin posterior ha discurrido en sentido opuesto, hay que observar ante todo que esa formulacin de Gramsci es de un idealismo extremo que ni siquiera menciona la base material o social del movimiento y el pensamiento socialistas, las clases sociales, sus tensiones y sus luchas, sino que lo reduce todo al plano ideal, con el notable y lamentable resultado de un totalitarismo y un reduccionismo culturales. Vale la pena notar que, contra el difundido lugar comn que imputa siempre el reduccionismo y el dogmatismo al materialismo, semejantes consecuencias han sido frecuentemente afirmadas por marxistas idealistas, como el joven Lukcs y el Gramsci ms idelogo...


Referencias: 1. La formacin del marxismo de Gramsci, Sobre Marx y marxismo, op.cit, pp. 66-68. 2. Cuaderno Gramsci, Reserva de la UB, fondo Sacristn. 3. El orden y el tiempo, op. cit, pp. 120-124..4.A. Filosofa, Papeles de filosofa, op. cit, pp. 186-187. 4.B. El undcimo cuaderno de Gramsci en la crcel , PEYPA, op. cit, pp. 184-185. 4.C. El undcimo cuaderno de Gramsci en la crcel. Presentacin A. Gramsci, Introduccin al estudio de la filosofa, pp. 23-25.



IV. Nociones gramscianas


1. Centro de anudamiento.

En la concepcin marxista de Gramsci la cuestin qu es el hombre? entendida como cuestin filosfica no pregunta por la naturaleza biolgica de la especie sino por otra cosa que l formula del modo siguiente: Qu puede llegar a ser el hombre? Esto es, si el hombre puede dominar su propio destino, si puede hacerse, si puede crearse la vida. Piensa Gramsci que todas las filosofas han fracasado hasta ahora en el tratamiento de esa pregunta porque han considerado al hombre reducido a su individualidad biolgica. Pero la humanidad del individuo comporta elementos de tres tipos: primero, el individuo mismo, su singularidad biolgica; segundo, los otros; tercero, la naturaleza. El segundo y el tercer elementos son de especial complejidad: el individuo no entra en relacin con los otros y con la naturaleza mecnicamente, sino orgnicamente (con los otros) y no simplemente (con la naturaleza) por ser l mismo naturaleza, sino activamente, por medio del trabajo y de la tcnica (incluyendo en este ltimo concepto tambin los instrumentos mentales, esto es, la ciencia y la filosofa) (...) Esas relaciones..., son activas, conscientes, es decir, corresponden a un grado mayor, o menor de inteligencia de ellas que tiene el hombre. Por eso puede decirse que uno se cambia a s mismo, se modifica, en la medida misma en que cambia y modifica todo el complejo de relaciones del cual l es el centro de anudamiento. Con eso ultima Gramsci su reelaboracin del concepto de naturaleza humana de Karl Marx: que la naturaleza humana es el complejo de las relaciones sociales (como ha escrito Marx) es la respuesta ms satisfactoria, ya que incluye la idea de devenir... Puede tambin decirse que la naturaleza del hombre es la 'historia.


2. Guerra de posiciones.

Soluciones tambin para hoy y para los problemas generales italianos: precisiones suficientes para mostrar que, a raz de la experiencia internacional, Gramsci, por ms que no lo teorice, tiene ya en su pensamiento poltico los elementos analticos que lo diferencian de la escatologa izquierdista y del maximalismo socialdemcrata. La lucha de clases ha entrado ya en la fase de guerra de posiciones, y hay que pensar en el gris aguante cotidiano en la trinchera y en el tambin gris esfuerzo por desgastar al enemigo da tras da, sin esperar de nadie la consumacin de los tiempos. Y para posibilitar esa lucha corrosiva de ambos bandos hay que introducirse en todos los resquicios de las lneas enemigas, separar de ellas todos los sectores sociales cuyos problemas no sean resueltos por el poder capitalista, dar soluciones propias no ya slo para los problemas de la clase obrera, sino para los problemas generales italianos. En este punto se funden la limitacin y la perspectiva dilatada de la guerra de posiciones que Gramsci teorizar en la crcel: la necesidad de expansin poltica para recoger todos los problemas generales italianos-necesidad vista como rebasamiento de la real limitacin de la poltica seguida hasta entonces- es, por una parte, reconocimiento de que el partido no es en s mismo la universalidad de la clase obrera, el partido de la clase obrera como dice el exaltado sectarismo, sino, segn escribe Gramsci inmediatamente antes del texto ltimamente citado, una fraccin orgnica del proletariado; precisamente por eso ha de buscar en su poltica la universalidad que no tiene en su composicin. Pero, por otra parte, esa expansin poltica es tambin indicio de que tras la gris o hasta negra cotidianidad de la guerra de trincheras se esconde la preparacin de una futura fase de guerra de movimiento, definitiva a causa del desgaste sufrido por las lneas enemigas y a causa de la universalizacin poltica de los motivos propios.

Gramsci no dar sistemticamente la doctrina de la hegemona y de la alternancia de g. de p. y guerra de mov. sino en los cuadernos de la crcel. Pero las ideas bsicas de la misma estn presentes en su prctica desde 1923. Lo estn tambin en manifestaciones tericas acerca de puntos parciales, sealadamente acerca del problema que es central en toda esta cuestin, el problema del partido revolucionario...


3. Bloque histrico

La idea de bloque histrico es otra de las afortunadas acuaciones de conceptos a las que ya se ha hecho referencia y que son acaso el fruto ms permanente de la obra terica de Gramsci: como si en el forcejeo terico Gramsci hubiera conseguido una agudizacin de la capacidad de percibir y nombrar el objeto esencial de sus esfuerzos. En este caso -bloque histrico- se trata de la totalidad y unidad concreta de la fuerza social, la clase, con el elemento cultural-espiritual que es consciencia de su accin y forma del resultado de sta. El concepto -con ese nombre o con otro- es sin duda imprescindible para un marxismo verdaderamente dialctico, que no entienda positivsticamente la historia como evolucin fatal y lineal de los fenmenos econmicos. Pero en la misma presentacin del concepto se aprecia la causa por la cual Gramsci no pudo decidir nunca sino dentro del dilema ideologismo-o-reformismo. Las frases de Marx de cuyo vago recuerdo parte la reflexin de Gramsci son sin duda del tipo de la clebre la teora se hace fuerza cuando aferra las masas (Die Theorie wird zur Macht, wenn sie die Massen ergreift).La formacin idealista-culturalista de Gramsci le hace identificar teora, la palabra usada por Marx, con ideologa. Gramsci no ve pues la posibilidad de que la mediacin entre la fuerza social (la energa de la clase obrera) y la intervencin revolucionaria sea de naturaleza cientfica, de la naturaleza del programa crtico; para l, la nica mediacin posible es una nueva ideologa, la adopcin por el marxismo de la forma cultural de las religiones y de los grandes sistemas de creencias, sintticos y especulativos, de la tradicin. En la poca anterior a su detencin, Gramsci ha expresado eso sin reparos. He aqu un ejemplo. Los socialistas marxistas no son religiosos: creen que la religin es una forma transitoria de la cultura humana que ser superada por una forma superior de la cultura, la filosfica: creen que la religin es una concepcin mitolgica de la vida y del mundo, concepcin que ser superada y sustituida por la fundada en el materialismo histrico [...] (A 26-VII-1920; SM 415). Ese categrico texto contiene -junto con la tesis marxiana de la caducidad de la religin- dos tesis incompatibles con la crtica de Marx (y de Engels) a la ideologa: primera, la admisin de la validez futura de la filosofa como visin sinttica o constructiva del mundo; segunda, la comprensin del materialismo histrico como un producto cultural funcionalmente idntico a la religin, o sea, como un producto cultural ideolgico.


4. La filosofa de la prctica

La filosofa de la practica de A. Gramsci no es un pragmatismo, sino un modo de pensar que historiza los problemas tericos al concebirlos siempre como problemas de cultura, de hegemona de las clases en la sociedad y de la consiguiente vida global de la humanidad a travs del tiempo. Lo que interesa a la ciencia escribe Gramsci, no es tanto [...] la objetividad de lo real cuanto el hombre que elabora sus mtodos [...], que rectifica constantemente sus instrumentos materiales [...] y lgicos (incluidos los matemticos); lo que interesa es la cultura [...], la relacin del hombre con la realidad por la mediacin de la tecnologa. Incluso en la ciencia, buscar la realidad aparte de los hombres [...] [no es sino] una paradoja. Para la filosofa de la prctica el ser no puede separarse del pensamiento, el hombre de la naturaleza, la actividad de la materia, el sujeto del objeto: si se practica esa separacin, se cae en la abstraccin sin sentido.

La filosofa ha de entenderse en la prctica de la humanidad, o, como escribe Gramsci, concretamente, es decir, histricamente. Gramsci alude alguna vez a los precedentes de la filosofa de la prctica que cuajar en la obra de Marx: Toms de Aquino, an en lnea con los griegos, pero con mayor nfasis, ha enseado que el entendimiento especulativo se hace prctico por extensin. Leibniz y Vico se han visto, en el otro extremo, arrebatados por un activismo del pensamiento: Las cosas ms especulativas son las ms prcticas (Leibniz); Lo verdadero es el hecho mismo (Vico). Hegel, por ltimo, ha enseado que todo lo real es racional. La filosofa de la prctica ha de poner esos atisbos en un terreno nuevo: no es que la especulacin se haga prctica por extensin, o que sea paralela de sta, o la disuelva en s, sino que la realidad humana es prctica, hecha por el hombre, y conocerla es hacerla. Por eso el tema de] hombre es el problema primero y principal de la filosofa de la prctica.


5. Tercer organismo

Acaso mejor que el incidente en el IV Congreso sirva para documentar la creciente rotura de Gramsci con el sectarismo de la izquierda la experiencia de los Arditi del Popolo. Era sta una formacin para-militar de defensa del pueblo contra la creciente violencia fascista, apoyada por la polica. Los Arditi del Popolo eran, pues, una organizacin popular unitaria, un tercer organismo de nuevo, de los que Gramsci ha dicho siempre, junto al partido y el sindicato, para sostener y dirigir la lucha de la clase obrera. El 12 de julio de 1921 haba publicado en L'Ordine Nuovo -y en primera pgina- una entrevista con el jefe de los Arditi Arrigo Secondari. El da 14 Bordiga replicaba en el mejor estilo sectario: un comunicado del Comit Ejecutivo del PCI, dominado por los izquierdistas, se opona a la adhesin de los comunistas a los Arditi del Popolo porque el encuadramiento militar del proletariado debe ser sobre la base del partido, de un partido que conseguira poco ms del 3% de los votos en las inminentes elecciones. Al da siguiente apareca en L'Ordine Nuovo un artculo de Gramsci en favor del movimiento. Y el 7 de agosto el CE zanjaba el problema, convirtindolo en cuestin de disciplina.


6. Consejos obreros.

Est claro que consejo es traduccin de soviet. Y est fuera de duda que Gramsci ha visto pronto en los soviets lo verdaderamente no particular de la Revolucin rusa. El hecho esencial de la revolucin rusa es la instauracin de un nuevo tipo de Estado, el estado de los Consejos (...). Todo lo dems es contingente (...). Y a finales del verano de 1920, cuando ya son manifiestas las dificultades de la lucha de los consejos obreros de Turn, su aislamiento respecto del pas, y cuando Tasca desde la derecha y Bordiga desde la izquierda pueden avalar su oposicin al terico de los consejos turineses con la presumible tragedia final de stos, Gramsci reafirma an el origen sovitico de su poltica de aquellos aos. Hay en Italia, como institucin de la clase obrera, algo que pueda compararse con el Soviet, que tenga algo de su naturaleza? (...) S (...); es la comisin interna (de fbrica). Pero si la concreta influencia rusa y leninista en la doctrina gramsciana de los consejos obreros est fuera duda, la tenacidad de Gramsci en este punto y la continuidad del motivo en todo su pensamiento -incluso, con formas diversas, en la crcel- se debe a lo que antes se ha indicado como raz de su leninismo: la coincidencia de problemtica con Lenin, la cual da un fundamento muy slido a la coincidencia (ms o menos estrecha) en las soluciones. Los consejos son la concrecin del orden nuevo ya en el seno del viejo orden relativo, o absoluto desorden capitalista. Por lo tanto, son algo distinto del sindicato -caracterstica arma de lucha corporativa o estamental en el desorden de la sociedad burguesa- y tambin diferentes del Partido poltico, en cuyo origen el orden socialista no es ms que aspiracin. Vale la pena notar que la idea de un tercer organismo revolucionario -adems del partido y del sindicato- aparece en la actividad de Gramsci muy pronto: por ejemplo, y como club de vida moral, en 1917. Pero cuando cristaliza en la tesis de los consejos de fbrica, la bsqueda, tan gramsciana, de los grmenes del orden nuevo en el tiempo viejo, antes de tiempo, por as decirlo, y con consciencia de ello, va a suscitar el entusiasmo de los metalrgicos de Turn y el desconcierto y la oposicin de las que un da sern la derecha y la izquierda comunistas italianas.


Referencias: 1. Gramsci, A., Papeles de filosofa, op. cit, pp. 414-416. 2. El orden y el tiempo, op. cit, p. 166. 3. La formacin del marxismo en Gramsci, Panfletos y materiales I, op cit, p. 80. 4. Corrientes principales del pensamiento filosfico contemporneo, Enciclopedia Labor, vol X, p. 798. 5. El orden y el tiempo, op. cit, p. 156. 6. Ibdem, pp. 126-127.


V. Matices. Matiz es concepto.


1. Desgraciadamente, el romanticismo hegeliano y la influencia del positivismo se juntan para contagiar a algunos marxistas esta concepcin insuficiente (y alienada) de la ciencia como mera tcnica. Sntomas del contagio pueden ser encontrados incluso en un pensador tan grande como Gramsci.


2. Los temas que en los filsofos marxistas de corte tradicional componen partes principales del materialismo dialctico (o sea, los temas procedentes de la filosofa de la naturaleza prerromntica y romntica), no se presentan prcticamente en la obra de Gramsci. El pensamiento de ste presenta, por otra parte, un punto que lo distingue caractersticamente de la filosofa marxista de orientacin crtica, an por examinar: se trata de su doctrina de las ideologas. Gramsci ha percibido que el hacer filosfico de Marx es sustancialmente crtica de las ideologas. Pero, por otra parte, Gramsci piensa que todo pensamiento relacionado con la prctica, como es el marxismo, ha de concluir construcciones ms o menos ideolgicas, mitos, como deca l mismo en sus escritos juveniles. En su edad madura no se decide ya a emplear esa palabra, pero tampoco a desideologizar completamente su concepcin de] marxismo. Esto le obliga a distinguir entre ideologas histricamente orgnicas. que son necesarias para una determinada estructura, e ideologas arbitrarias, racionalistas, queridas. En cuanto histricamente necesarias, tienen una validez que es validez psicolgica, porque organizan las masas humanas, forman el terreno en el cual se mueven los hombres y adquieren conciencia de su posicin, luchan, etc. Con esa distincin Gramsci recoge su manera de leer a Marx desde su juventud. En 1918 haba escrito: Marx se burla de las ideologas, pero es idelogo en cuanto hombre poltico actual, en cuanto revolucionario. La verdad es que las ideologas son ridculas cuando son pura charla, cuando se destinan a crear confusin, a ilusionar y a someter energas sociales, potencialmente antagnicas, a una finalidad que les es ajena.


3. Sin duda este ambiente -sobre todo la completa doctrina intelectual de Croce- acarre, en Gramsci como en toda la cultura italiana hasta hace poco, un desconocimiento casi total de otras corrientes de pensamiento representadas en la misma Italia, en Turn mismo y en aquellos aos- por figuras como Valati o Peano. Y tambin es cierto que la educacin preuniversitaria de Gramsci le predispona a una formacin humanista y culturalista ajena a algunos bsicos problemas sociales y culturales del mundo moderno, entre cuyos datos dominan los cientficos y tecnolgicos (...) Todo eso ha contribuido a formar la imagen de un escritor irremisiblemente preso en una fase cultural cerrada, conclusa y en cierto modo provinciana: la fase que hegemoniz el idealismo culturalista y neo-hegeliano de Croce. Esa imagen se esgrime frecuentemente sin ms finalidad que la polmica indirecta y con efectos bastante grotescos. Hasta para el catlico Orfei est condicionado Gramsci por su formacin idealista y crociana, ha respondido Giorgio Amendola, con justificado sarcasmo, a una de esas consideraciones puramente instrumentales del problema de la formacin juvenil de Gramsci...


4. Gramsci y Lenin son dos pensadores de la sobreestructura. Ambos son excelentes -ms Lenin- en la teora del partido y la revolucin. Ambos son excelentes -ms Gramsci- en la teora de la cultura. Ambos son deficientes en teora de la ciencia, acaso porque ya en ellos obra la conviccin de que la ciencia no es sobreestructura.


Referencias: 1. Tres notes sobre laliana impia, Horitzons 2, p. 22, n. 10 (prxima edicin en: Manuel Sacristn Sobre dialctica, El Viejo Topo, Barcelona (en prensa); ed. de Salvador Lpez Anal). 2. Corrientes principales del pensamiento filosfico contemporneo, Enciclopedia Labor, vol X, p.798 3. El orden y el tiempo, op. cit, p. 106. 4. Cuaderno Gramsci, Reserva de la UB, fondo Sacristn.

 


VI. Empata


1. Gramsci y Kuhn.

La misma orientacin histrica y sociolgica de la mirada, que a veces hace caer a Gramsci en ilogicismos historicistas y sociologistas, le permite tambin formular criterios que luego han aparecido en la filosofa de la ciencia acadmica de la cultura capitalista (sobre todo desde el libro de Th. S. Kuhn La estructura de las revoluciones cientficas). Por cierto que Gramsci no es el nico ni el primer marxista que ha destacado la importancia de la evolucin histrica de las ideas y de los grupos de intelectuales en la ciencia (su denostado Bujrin lo haba dicho en Londres en 1931, por ejemplo) pero lo ha hecho con la concreta eficacia de su estilo y con ms planos de pensamiento que el internalista kuhnismo vulgar gracias a la prctica dialctica de relacionar unos con otros los varios campos de la cultura, en este caso la ciencia y la evolucin de las ideologas sociales.

La forma racional, lgicamente coherente, la redondez de razonamiento que no descuida ningn argumento positivo o negativo que tenga algn peso, posee su importancia, pero est muy lejos de ser decisiva: puede serlo de manera subordinada, cuando la persona en cuestin se halla ya en condiciones de crisis intelectual, oscila entre lo viejo y lo nuevo, ha perdido la fe en lo viejo y todava no se ha decidido por lo nuevo, etc. Otro tanto se puede decir de la autoridad de los pensadores y cientficos


Kuhn no dijo mucho ms (filosficamente) en su best-seller acadmico, pero la Academia que fue sacudida como por un terremoto por el escrito de uno de sus respetables miembros, ignora a un pensador como Gramsci. Eso tiene, sin duda, explicaciones inocentes, por as decirlo: la costumbre de la lectura especializada... Pero con ideas de Gramsci es posible descubrir tambin explicaciones un poco ms penetrantes.


2. Digno de amor.

Supongo que no me equivoco en los factores que saltan a la vista. Por ejemplo: igual tanto la inhibicin general de escribir como el cambio de temas tiene que ver con alguna prdida de conviccin sobre los esquemas clsicos del pensamiento poltico-cultural del movimiento obrero mayoritario, por lo menos, en Europa Occidental.

Tambin sin necesidad de introspeccin, porque salta a la vista, recuerdo otro motivo de inhibicin: el estudio de Gramsci en otras pocas, no ahora [1979]. Desgraciadamente tengo siempre la mala pata de estar siempre contra las modas. Cuando se pone de moda yo ya no estoy con el estudio de Gramsci. Pero en las aos finales de los cincuenta y, sobre todo, en lo sesenta, he estudiado mucho a Gramsci, y estoy seguro de que uno de los factores de mi inhibicin de escribir, de intervencin poltica y cultural o poltico-cultural, ha sido la evidencia final para m que Gramsci supo que todo era una derrota, que el proceso histrico-poltico en el que el haba intervenido como protagonista se saldaba con una derrota total. Creo que su muerte, su larga enfermedad, su evidente neurosis y sus infinitas manas, sus autnticas manas persecutorias, por ejemplo, de las que hay pruebas fehacientes, son fruto de una enorme depresin. Creo que Gramsci ha muerto de depresin, de muerte psquica, de catstrofe.

Eso tiene que contar mucho entre los factores de mi inhibicin. A m me parece que la historia de Gramsci es la historia de una catstrofe. Por eso, entre otras cosas, no me puedo poner ahora a cultivar la moda Gramsci. Cmo va a haber esperanza de nada en la historia de una catstrofe? Uno puede tenerle mucho amor a Gramsci -yo se lo tengo, desde luego-, es un figura muy digna de amor, pero no porque sea una perspectiva de xito del movimiento obrero, sino que, como cualquier mrtir, es digno de amor.

Y, por ltimo, hay un tercer factor de inhibicin clarsimo. As como llegu a la conviccin de que la historia de Gramsci, por tanto, la historia de la III Internacional y, por lo tanto tambin y por anticipacin, la posible historia del comunismo gramsciano, son historias catastrficas, tragedias, as tambin llegu a la conviccin inhibitoria que la figura del intelectual y su papel es algo deleznable [...]

Otro factor fue la prdida de fe en el esquema poltico del momento en el movimiento obrero, particularmente en el movimiento comunista de los aos 64, 65, 66, 67 y tambin 68 (el 68 fue la traca final claro). Luego la generalizacin de eso. Ver que tena que perder la fe no slo en la coyuntura poltica del partido comunista, sino en toda la tradicin de la III Internacional e, incluso, en la variante gramsciana.


3. Veracidad.

No sera errneo, pero s demasiado parcial, concluir un examen de la formacin del marxismo de Gramsci anotando simplemente que ese marxismo ha sido siempre problemtico en el sentido de que no ha conseguido nunca decidir sino dentro de la anttesis positivismo-ideologa, de la irresuelta crisis entre el positivismo evolucionista de la social-democracia y una inconsciente escapatoria por va ideolgica. Eso sera injusto porque as se olvidaran, para empezar, los muchos conceptos valiosos que Gramsci ha conseguido arrancar al fecundo movimiento de su pensamiento entre los polos del viejo dilema; sera injusto tambin porque supondra ignorar el desarrollo que el principio de la prctica ha experimentado por obra de Gramsci -desarrollo que la limitacin del tema exclua de estas lneas-; y sera injusto, sobre todo, porque equivaldra tambin a desconocer el valor que tiene la presentacin veraz y honda de un problema real. Para el marxismo contemporneo la insistencia en la inspiracin crtica de Marx y, por tanto, la reanudacin de su crtica de lo ideolgico y la eliminacin de especulacin ideolgica en el pensamiento socialista, es el programa ms fecundo que puede proponerse. Es un programa de difcil realizacin, porque se encuentra amenazado por dos riesgos complementarios: ignorar el peligro de la moderna ideologa neocapitalista del tecnicismo y del final de las ideologas -que es ella misma la ideologa del fatalismo monopolista-; y ser confundido con esa ideologa por parte de filsofos socialistas nostlgicos de los emocionantes megalitos hegelianos. Pero se es el programa de la hora. Y el problema a que responde ese programa se encuentra expresado del modo ms veraz y radical en la obra del hombre el trigsimo aniversario de cuya muerte de conmemora este ao.


Referencias: 1. El undcimo cuaderno de Gramsci en la crcel,Pacifismo, ecologismo y poltica alternativa, op. cit, pp. 205-206. 2. Una conversacin con Manuel Sacristn, por J. Guiu y A. Munn, De la primavera de Praga al marxismo ecologista, op. cit, p. 93-95. 3. La formacin del marxismo en Gramsci, Sobre Marx y marxismo, op. cit., pp. 83-84.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter