Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Temticos. Para entender lo bsico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2006

Cules son los orgenes modernos del conflicto israel-palestino?

Stephen R. Shalom
Equipo de Investigaciones Rodolfo Walsh


Durante la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaa hizo tres promesas sobre la Palestina histrica: a los dirigentes rabes les asegur que el pas sera independiente; en la Declaracin Balfour, indic su apoyo a un hogar nacional judo en Palestina; y se puso de acuerdo secretamente con sus aliados para dividir el territorio otomano, y que Palestina formase parte del imperio britnico. Los historiadores han elaborado una exgesis detallada de los textos y mapas relevantes, pero el punto fundamental es que Gran Bretaa no tena el derecho moral de asignar Palestina a nadie: legalmente Palestina perteneca a sus habitantes.

A fines del siglo XIX, el antisemitismo se hizo particularmente virulento en Rusia y re- emergi en Francia. Algunos judos llegaron a la conclusin de que los judos slo podran estar seguros en un estado judo, y procedieron a fundar el sionismo. La mayor parte de los judos de la poca rechazaron el sionismo, prefiriendo en su lugar el enfrentamiento del problema del antisemitismo a travs de polticas revolucionarias o reformistas o mediante la asimilacin. Y para muchos judos ortodoxos, especialmente la pequea comunidad juda de Palestina, un estado judo poda ser establecido slo por Dios, no por los seres humanos. Al principio, los sionistas estaban dispuestos a considerar otros sitios para su estado judo, pero en su momento se concentraron en Palestina por sus conexiones bblicas. El problema, sin embargo, era que aunque una consigna sionista calificaba a Palestina de "pas sin pueblo para un pueblo sin pas," el pas no estaba, en absoluto, vaco.

Despus de la I Guerra Mundial, Gran Bretaa se las arregl para que la Liga de Naciones convirtiera a Palestina en un "mandato" britnico, lo que quera decir una colonia que sera administrada por Gran Bretaa y preparada para la independencia. Para ayudar a justificar su rgimen sobre tierra rabe, Gran Bretaa se las arregl para que uno de sus deberes como potencia ejerciendo el protectorado, fuera promover un hogar nacional judo.

Quines eran los judos que fueron a Palestina?

Los primeros colonos sionistas eran individuos idealistas, a menudo socialistas, que huan de la opresin. A este respecto fueron como los primeros colonos estadounidenses. Pero tambin como los colonos estadounidenses, muchos sionistas tenan actitudes racistas hacia los autctonos, y poco respeto por su bienestar. (1) Algunos sionistas pensaban en trminos de cooperacin rabe-juda y de un estado binacional. Pero muchos estaban determinados a establecer un estado exclusivamente judo (aunque para no antagonizar a los palestinos, decidieron utilizar la expresin "hogar nacional" judo en lugar de "estado" hasta que pudieran llevar suficientes judos a Palestina).

La inmigracin juda a Palestina fue relativamente limitada hasta los aos 30, cuando Hitler lleg al poder. EE.UU. y Europa cerraron sus puertas a los desesperados judos, convirtiendo a Palestina en una de las pocas alternativas.

Cul era la poblacin autctona de Palestina?

La propaganda pro-israel ha pretendido que la mayor parte de los palestinos entraron a Palestina en realidad despus de 1917, atrados por el dinamismo econmico de la creciente comunidad juda, y por ello no tenan derecho a Palestina. Este argumente ha sido expandido en el libro ampliamente promocionado de Joan Petes "Desde tiempos inmemoriales". Sin embargo, se ha demostrado que el libro es fraudulento y sus afirmaciones falsas (2). La poblacin autctona era sobre todo musulmana, con una minora cristiana y una minora juda ms pequea. Al llegar los sionistas de Europa, los musulmanes y los cristianos comenzaron a adoptar una clara identidad nacional palestina.

Cmo adquirieron tierra los sionistas en Palestina?

Parte de la tierra fue adquirida ilegalmente y otra parte fue comprada a terratenientes rabes con fondos suministrados por judos adinerados en Europa. Sin embargo, hasta las compras legales fueron frecuentemente dudosas desde el punto de vista moral, ya que a veces involucraban la compra de tierras de terratenientes absentistas y la subsiguiente expulsin de los campesinos rabes pobres. La tierra as adquirida se convirti en parte del Fondo Nacional Judo que especificaba que la tierra no podra ser jams vendida o arrendada a rabes. Incluso con esas compras, los judos posean slo un 6% de la tierra en 1947.

La oposicin palestina al sionismo fue consecuencia del antisemitismo?

El antisemitismo en el mundo rabe fue, en general, mucho menos acentuado que en Europa. Antes del comienzo de la inmigracin sionista, las relaciones entre los diferentes grupos religiosos en Palestina eran relativamente armoniosas. Haba antisemitismo palestino, pero ningn pueblo considera favorablemente a otro que penetra su territorio con la intencin de establecer su propio estado soberano. La expulsin de campesinos de sus tierras y la frecuente negativa sionista a emplear rabes empeoraron las relaciones.

Cul fue el impacto de la II Guerra Mundial sobre el tema palestino?

Al acercarse la II Guerra Mundial, Gran Bretaa calcul sagazmente que poda permitirse alienar a los judos -que no se iban a poner de parte de Hitler- pero no a los rabes, as que limitaron fuertemente la inmigracin juda a Palestina. Claro que eso fue precisamente cuando exista la mxima necesidad de encontrar un santuario por parte de los judos europeos. Muchos judos entraron ilegalmente a Palestina, mientras Estados Unidos y otras naciones cerraban sus fronteras a los desesperados refugiados. Al terminar la Guerra, cuando se hizo evidente la enormidad del Holocausto, el sionismo se convirti, por vez primera, en el sentimiento mayoritario en el judasmo mundial. Muchos cristianos estadounidenses apoyaron tambin el sionismo, como una manera de absolver su culpa por lo que haba sucedido, sin tener que permitir el ingreso de judos a Estados Unidos. Los sionistas de EE.UU., que durante la guerra haban subordinado los esfuerzos de rescate a su objetivo de establecer un estado judo, (3), argumentaron que el Holocausto demostraba ms que nunca la necesidad de un estado judos: Si Israel hubiera existido en 1939, millones de judos podran haber sido salvados. En realidad, Palestina apenas logr evitar ser invadida por los nazis, as que los judos hubieran estado mucho ms seguros en EE.UU. que en una Palestina juda.

Durante la Guerra, muchos judos en Palestina se haban unido al ejrcito britnico. Al terminar la guerra, la comunidad juda en Palestina estaba bien armada, bien organizada, y determinada a combatir. Los palestinos estaban pobremente armados, con dirigentes feudales. El Muft de Jerusaln haba sido exiliado por los britnicos por haber apoyado una revuelta rabe en 1936-39, y haba ido a Berln durante la guerra, donde colabor con la propaganda nazi. Desde el punto de vista sionista, fue considerado algo positivo que existiera el Muft extremista como lder palestino, como aconsej en 1938 David Ben Gurion, el lder de la comunidad juda en Palestina, y el primer Primer Ministro de Israel, "confen en el Muft." (4)

Cules eran las diferentes posiciones en 1947?

Tanto los palestinos como los sionistas queran que se fueran los britnicos, para poder establecer un estado independiente. Los sionistas, particularmente una faccin de derecha dirigida por Menachim Begin, lanzaron una campaa terrorista contra Gran Bretaa. Londres, empobrecida por la guerra, anunci que se lavaba las manos del problema y que lo entregaba a las Naciones Unidas (aunque tena varios planes clandestinos para permanecer en la regin).

Los sionistas declararon que habiendo pasado por una de las grandes catstrofes de la historia moderna, el pueblo judo tena derecho a un estado propio, en el que pudiera congregar a los refugiados judos, sufriendo todava en los campos de personas desplazadas. En resumidas cuentas, lo que queran los sionistas era un estado soberano con pleno control sobre la inmigracin. Los palestinos argumentaron que no se poda decir que la calamidad que sucedi a los judos europeos era su culpa. Si los judos tenan derecho a un estado, porqu no se fraguaba en Alemania? La realidad era que Palestina haba recibido ms refugiados judos que ningn otro sitio en el globo. Por qu iban a cargar todo el peso de la expiacin de los pecados de Europa? Estaban dispuestos a otorgar plenos derechos cvicos (aunque no derechos de nacionalidad) a la minora juda en una Palestina independiente, pero no estaban dispuestos a darle a esa minora el derecho de controlar la inmigracin, y traer ms correligionarios hasta que fueran la mayora para apoderarse de toda Palestina.

Una pequea minora de izquierda entre los sionistas peda un estado binacional en Palestina, donde los dos pueblos pudieran vivir juntos, cada cual con pleno respeto de sus derechos nacionales. Este punto de vista encontr poco apoyo entre judos y palestinos.

Qu hizo la ONU y por qu?

En noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU vot por la particin de Palestina en dos estados independientes, un estado judo y un estado rabe, unidos por una unin econmica, y con Jerusaln internacionalizada.

En 1947, la ONU tena mucho menos miembros que en la actualidad. La mayor parte de las naciones del Tercer Mundo eran todava colonias y por lo tanto no eran miembros. Sin embargo, la particin fue aprobada slo porque la Unin Sovitica y sus aliados votaron a favor y porque muchos pequeos estados fueron sometidos a una presin indecorosa. Por ejemplo, miembros del Congreso de EE.UU. informaron a las Filipinas que no obtendran ayuda econmica a menos que votaran a favor de la particin. Mosc estaba a favor de la particin como un medio para reducir la influencia britnica en la regin; Israel era considerado como potencialmente menos pro-Occidental que las monarquas feudales dominantes.

No tuvieron los palestinos una oportunidad para un estado propio en 1947, pero lo rechazaron al ir a la guerra contra Israel?

En 1947, los judos formaban slo un tercio de la poblacin de Palestina y posean slo un 6% de la tierra, pero el plan de particin otorgaba al estado judo un 55% de la superficie total. El estado rabe tendra una poblacin rabe en su mayora, mientras que el estado judo tendra casi tantos rabes como judos. Si era injusto obligar a los judos a constituir una minora de un tercio en un estado rabe, no era ms justo obligar a los rabes a constituir una minora de casi un 50% en un estado judo.

Los palestinos rechazaron la particin. Los sionistas la aceptaron, pero, en privado, los lderes sionistas tenan objetivos ms expansionistas. En 1938, durante anteriores proposiciones de particin, Ben Gurion declar, "cuando nos convirtamos en un poder fuerte despus del establecimiento del estado, aboliremos la particin y nos extenderemos por toda Palestina." (5)

El Muft llam a los palestinos a la guerra contra la particin, pero muy pocos palestinos respondieron a su llamado. La "mayora decisiva" de los palestinos, dijo confidencialmente Ben Gurion, "no quiere combatir contra nosotros." La mayora "acepta la particin como un fait accompli," inform un experto sionista en asuntos rabes. La revuelta de 1936-1939 contra los britnicos tuvo apoyo popular pero la lucha de 1947-1948 entre los partidarios del Muft y las fuerzas militares sionistas no tuvo un apoyo popular semejante. (6)

Pero incluso si los palestinos hubieran estado totalmente unidos en la guerra contra el plan de particin, esto no es una justificacin moral para negarles el derecho bsico a la autodeterminacin durante ms de medio siglo. Este derecho no es una funcin de ste o el otro acuerdo, sino un derecho bsico que se merece toda persona. (Los israeles no perdieron su derecho a la autodeterminacin a pesar de que su gobierno viol innumerables resoluciones de alto el fuego de la ONU.)

No logr fronteras ms amplias Israel en 1948 como resultado de una guerra de independencia defensiva? Los ejrcitos rabes cruzaron la frontera el 15 de mayo de 1948, despus que Israel declar su independencia. Pero esta declaracin ocurri tres meses y medio antes de la fecha especificada en la resolucin de particin. EE.UU. haba propuesto una tregua de tres meses bajo la condicin de que Israel postergara su declaracin de independencia. Los estados rabes aceptaron e Israel la rechaz, en parte porque haba elaborado un acuerdo secreto con el Rey Abdullah de Jordania, por el cual su Legin rabe invadira el territorio palestino asignado al estado palestino y no interferira con el estado judo. (Como Jordania estaba estrechamente aliada con Gran Bretaa, el artilugio tambin suministraba una va para que Londres mantuviera su posicin en la regin.)Los otros estados rabes invadieron tanto para derrotar a Israel como para frustrar las intenciones de Abdullah. (7)

La mayor parte de los combates tuvo lugar sobre el territorio que deba formar parte del estado palestino o de la Jerusaln internacionalizada. As que Israel estaba combatiendo, en primer lugar, no por su supervivencia sino para expandir sus fronteras a costa de los palestinos. Durante la mayor parte de la guerra, los israeles tuvieron en realidad una ventaja militar tanto cuantitativa como cualitativa, incluso sin considerar el hecho de que los ejrcitos rabes no tenan coordinacin y operaban con metas divergentes. (8)

Cuando se firmaron los acuerdos de armisticio en 1949 el estado palestino haba desaparecido e Israel y Jordania se haban apropiado de su territorio, dejando a Egipto el control de la Franja de Gaza. Jerusaln, que deba ser internacionalizada, fue dividida entre el control israel y el jordano. Israel controlaba ahora un 78% de Palestina. Unos 700.000 palestinos se convirtieron en refugiados.

Por qu se convirtieron en refugiados los palestinos en 1948?

Lo que dice el gobierno israel es que los palestinos decidieron irse de Palestina voluntariamente, que fueron instruidos para hacerlo mediante emisiones de radio de los lderes rabes que queran preparar el terreno para sus ejrcitos. Pero las emisiones de radio de la regin fueron monitoreadas por los gobiernos britnico y de EE.UU. y no se ha encontrado jams una evidencia de ese tipo de rdenes generales de huir. Al contrario, hay numerosos casos en los que los dirigentes rabes dijeron a los palestinos que se quedaran, que mantuvieran su derecho al territorio (9). La gente huye en tiempos de guerra por una variedad de razones, y ste fue ciertamente uno de esos casos. Algunos se fueron porque las zonas de guerra son peligrosas. Otros por las atrocidades sionistas -la ms dramtica, en Deir Yassin, donde en abril de 1948 fueron masacrados 254 civiles indefensos. Algunos se fueron por pnico, ayudados por la guerra sicolgica sionista que adverta que la suerte de Deir Yassin esperaba a otros. Y algunos fueron expulsados a punta de fusil, combinados con asesinatos, como en Ramle y Lydda. (10)

Ya no hay ninguna duda de que numerosos palestinos fueron expulsados por la fuerza. La cantidad exacta de los expulsados en comparacin con los que se fueron impulsados por el pnico o los que simplemente buscaban la seguridad sigue siendo discutida, pero lo que nos permite afirmar que todos fueron vctimas de limpieza tnica es que los funcionarios israeles se negaron a permitir que ninguno retornara. (En Kosovo, todo refugiado tnico albano, expulsado a punta de fusil, vctima del pnico, o huido para facilitar los bombardeos de la OTAN, tuvo derecho al retorno.) En Israel, las aldeas rabes fueron arrasadas con bulldozers, los naranjales, las tierras, y la propiedad confiscada, y a sus propietarios y habitantes se les prohibi el retorno. Por cierto, no slo fue expropiada la propiedad de palestinos "absentistas," sino que todo palestino que fue trasferido de un sitio a otro dentro de Israel durante la guerra fue declarado "absentista presente" y su propiedad tambin fue expropiada.

De los 860.000 rabes que haban vivido en reas de Palestina que se convirtieron en Israel, slo quedaron 133.000. Unos 470.000 fueron a campos de refugiados en Cisjordania (controlados por Jordania) o a la Franja de Gaza (administrada por Egipto). El resto se dispers por el Lbano, Siria, y otros pases.

Por qu expuls Israel a los palestinos?

En parte para eliminar una posible quinta columna. En parte para apoderarse de su propiedad. En parte para hacer sitio para ms inmigrantes judos. Pero sobre todo porque la nocin de un estado judo con una gran minora no-juda era extremadamente molesta para los dirigentes israeles. Porque Israel se apoder de parte del territorio donde iba a estar el estado palestino, haba habido realmente una mayora rabe viviendo dentro de las fronteras de Israel. La idea de expulsar a los palestinos tampoco surgi en la guerra de 1948. En 1937, Ben Gurion haba escrito a su hijo, "Expulsaremos a los rabes y tomaremos sus sitios... con la fuerza a nuestra disposicin." (11)

Cmo reaccion la comunidad internacional ante el problema de los refugiados palestinos?

En diciembre de 1948, la Asamblea General aprob la Resolucin 194, que declar que "debiera permitirse que los refugiados que deseen retornar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos lo hagan" y que "debiera pagarse compensacin por la propiedad de aquellos que prefieran no retornar." La misma resolucin fue abrumadoramente aprobada un ao tras otro. Israel se neg repetidamente a cumplir con los trminos de la resolucin.

Actuaron los pases rabes para reasentar a los refugiados palestinos?

Slo en Jordania se dio a los palestinos la posibilidad de adoptar la ciudadana. En el Lbano, el gobierno tema que si se permita que los palestinos fueran ciudadanos se alterara el delicado equilibrio cristiano-musulmn del pas; en Egipto, la escasez de tierras cultivables llev al gobierno a confinar a los palestinos a la Franja de Gaza. Hay que sealar, sin embargo, que los palestinos se mostraban reacios a abandonar los campos si eso significa aceptar la prdida de sus casas y sus propiedades o renunciar al derecho al retorno.

A veces se insina que la falta de ayuda a los palestinos por parte de las naciones rabes justifica la negativa de Israel de reconocer y encarar las demandas de los refugiados. Pero si se daa a alguien se es responsable por reparar el dao, y no importa si los parientes de la vctima la apoyan.

No ha habido un intercambio de poblaciones, con judos de los pases rabes que van a Israel y reemplazan a los palestinos?

Este argumento hace a los individuos palestinos responsables de las faltas de los gobiernos rabes. Los judos abandonaron los pases rabes bajo diversas circunstancias: algunos fueron expulsados, otros se fueron voluntariamente, otros fueron reclutados por funcionarios sionistas. En Irak, los judos teman que se les pudiera daar, un temor al que posiblemente contribuyeron algunas bombas clandestinas plantadas por agentes sionistas. (12) Pero sea cual fuere el caso, no existe una base moral para castigar a los palestinos (o negarles lo que se les debe) por la forma en la que los judos fueron tratados en el mundo rabe. Si Italia abusara de ciudadanos estadounidenses no justificara que EE.UU. daara o expulsara a los ciudadanos talo-estadounidenses.

Cmo han sido tratados los palestinos que permanecieron dentro de Israel?


La mayor parte de los rabes vivan en las zonas fronterizas de Israel, y hasta 1966 todas esas reas estaban declaradas como zonas de seguridad militar, lo que esencialmente significaba que los palestinos vivieron bajo condiciones de ley marcial durante cerca de 20 aos. Despus de 1966, los ciudadanos rabes de Israel continuaron siendo vctimas de una brutal discriminacin: la mayor parte de la tierra del pas es propiedad del Fondo Nacional Judo, que prohbe que sea vendida o arrendada a no-judos; las escuelas para palestinos en Israel son, segn Human Rights Watch, "separadas y desiguales"; y los gastos del gobierno han sido canalizados de manera de mantener a las aldeas rabes en el subdesarrollo. Miles de rabes israeles viven en aldeas declaradas "no reconocidas" y que por lo tanto no son elegibles para la instalacin de electricidad o ningn otro servicio gubernamental (13).

Despus de 1948, No trataron continuamente los estados rabes de destruir Israel? Despus de la victoria de Israel en la Guerra de 1948-1949, hubo varias oportunidades para la paz. La culpa est de todos los lados, pero la intransigencia israel fue sin duda un factor fundamental. En 1951, un plan de paz de la ONU fue aceptado por Egipto, Siria, Lbano y Jordania, pero rechazado por Israel. Cuando Nasser lleg al poder en Egipto, hizo oberturas a Israel que fueron rechazadas. Cuando Nasser negoci un fin del control britnico de la zona del Canal de Suez, la inteligencia israel organiz clandestinamente una campaa de atentados contra objetivos occidentales en Egipto para desalentar un retiro britnico. El complot fracas, Egipto ejecut a algunos de los conspiradores, e Israel respondi con un gran ataque militar contra Gaza. (14) En 1956, Israel se uni a Gran Bretaa y Francia en la invasin de Egipto, provocando las condenas de Estados Unidos y de la ONU.

Cmo fueron ocupados los Territorios Ocupados?


En junio de 1967, Israel lanz una guerra en la que se apoder de toda Palestina (Cisjordania, incluyendo Jerusaln Este de Jordania, y la Franja de Gaza de Egipto), junto con el Sina de Egipto y las Alturas de Goln de Siria. Grandes cantidades de palestinos, algunos residentes en ciudades, pueblos y aldeas, y algunos en campos de refugiados cayeron bajo control israel. (En 2001, la mitad de la poblacin palestina en los Territorios Ocupados viva en campos de refugiados. (15) La conquista israel tambin envi una nueva ola de refugiados de Palestina a los pases vecinos.)

Los partidarios de Israel argumentan que aunque Israel dispar los primeros tiros en esta guerra, fue una guerra preventiva justificada, ya que los ejrcitos rabes se estaban movilizando en las fronteras de Israel, con una retrica asesina. Sin duda, esa retrica era aterradora, y mucha gente en todo el mundo se preocup por la seguridad de Israel. Pero aquellos que comprendan la situacin militar -en Tel Aviv y en el Pentgono- saban muy bien que incluso si los rabes atacaban primero, Israel vencera en cualquier guerra. Guerra estaba buscando una salida y acept enviar su vicepresidente a Washington para realizar negociaciones. Israel atac cuando lo hizo en parte porque rechazaba las negociaciones y la perspectiva de cualquier compromiso que le permitiera a Nasser guardar las apariencias. Menachem Begin, que fue un entusiasta partidario de sta (y de otras) guerras israeles no dej dudas sobre la necesidad de lanzar un ataque: En junio de 1967, dijo, Israel "tena una opcin." Las concentraciones del Ejrcito Egipcio no probaban que Nasser estuviera a punto de atacar. "Tenemos que ser honestos con nosotros mismos. Nosotros decidimos atacarlo."(16) Sin embargo, incluso si hubiera sido el caso que la guerra de 1967 fue una guerra totalmente defensiva por parte de Israel, no puede justificarse la continuacin de su autoridad sobre los palestinos. Un pueblo no pierde su derecho a la autodeterminacin porque el gobierno de un estado vecino libre una guerra. Claro que pueden castigar a Egipto y Jordania -no devolvindoles Gaza ni Cisjordania (a los que no tenan derecho, habindose unido a Israel en el destrozo del estado palestino previsto en el plan de particin de 1947 de la ONU, que naci muerto). Pero no hay excusa para castigar a la poblacin palestina obligndola a someterse a la ocupacin militar extranjera.

Israel inmediatamente incorpor el Jerusaln Este ocupado a Israel propiamente tal, anunciando que Jerusaln constitua su capital unida y eterna. Luego comenz a establecer asentamientos en los Territorios Ocupados en violacin de las Convenciones de Ginebra que prohben que un poder conquistador establezca su poblacin en territorio ocupado. Esos asentamientos, colocados en sitios estratgicos en toda Cisjordania y Gaza, tenan el propsito de "crear hechos" en el terreno para hacer irreversible la ocupacin.

Cmo reaccion la comunidad internacional ante la ocupacin israel?


En noviembre de 1967 el Consejo de Seguridad de la ONU aprob unnimemente la Resolucin 242. La resolucin subray "la inadmisibilidad de la adquisicin de territorio mediante la guerra" y llam al "retiro de las fuerzas armadas israeles del territorio ocupado en el reciente conflicto" Tambin exhort a todos los pases en la regin a terminar con su estado de guerra y a respetar el derecho de cada pas "a vivir en paz dentro de fronteras seguras y reconocidas."

Israel aleg que porque la Resolucin 242 llamaba al retiro de Israel de "territorios," en lugar de "los territorios," ocupados en el reciente conflicto, quera decir que Israel poda conservar algunos de ellos como una forma de obtener fronteras "seguras". Los textos oficiales en francs y ruso de la resolucin incluyen el artculo definido, pero a pesar de ello, funcionarios de EE.UU. declararon a los delegados rabes que esperaban un "retiro virtualmente total" de Israel, y ste era tambin el punto de vista de Gran Bretaa, Francia, y la Unin Sovitica. (17)

Los palestinos objetaron a la resolucin porque se refera a ellos slo al llamar a "una solucin justa al problema de los refugiados" en lugar de reconocer su derecho a la autodeterminacin. Sin embargo, a mediados de los aos 70 el consenso internacional -rechazado por Israel y EE.UU.- se expandi para incluir el apoyo a un estado palestino en Cisjordania y Gaza, tal vez con ajustes fronterizos insignificantes.

Cmo reaccion EE.UU. ante la ocupacin israel?

Antes de la guerra de 1967, Francia, no EE.UU., era el principal proveedor de armas de Israel. Pero ahora, los funcionarios de EE.UU. determinaron que Israel sera un aliado extremadamente valioso en el Oriente Prximo y Washington se convirti en el principal apoyo militar y diplomtico.

Por qu, considerando el inters de EE.UU. en el petrleo del Oriente Prximo, estaba Washington apoyando a Israel?

Esta pregunta parte de la idea de que el principal conflicto era el de Israel contra los rabes, en lugar de Israel y los regmenes rabes conservadores y pro-occidentales contra el nacionalismo rabe radical. Egipto y Siria haban sido los campeones de este ltimo, armados por la Unin Sovitica, y amenazaban los intereses de EE.UU. en la regin. (En vsperas de la guerra de 1967, por ejemplo, Egipto y Arabia Saudita estaban respaldando militarmente a lados opuestos en una guerra civil en Yemen. Israel haba complotado con Jordania contra el nacionalismo palestino en 1948, y en 1970 Israel estaba listo para tomar el lado jordano en una guerra contra los palestinos y Siria.)

Diplomticamente, EE.UU. se apart pronto de la interpretacin generalmente aceptada de la Resolucin 242, decidiendo que considerando la dominacin militar de Israel no era necesario realizar negociaciones si no era sobre la base de las condiciones israeles. As que cuando el Secretario de Estado Rogers present un plan razonable de paz, el Presidente Nixon mand una informacin privada a Israel diciendo que EE.UU. no insistira en esa proposicin. (18) Cuando Anwar Sadar, el sucesor de Nasser, propuso un plan de paz que inclua la ruptura de sus lazos con Mosc, Washington consider que no se haba arrastrado lo suficiente y lo ignor. Pero despus que Egipto y Siria fracasaron en la guerra con Israel con el objetivo limitado de recuperar su territorio perdido, y los estados petroleros rabes llamaron a un embargo limitado del petrleo, Washington reconsider su posicin.

Esto llev en 1979 al Acuerdo de Camp David entre Israel y Egipto, bajo el cual Israel devolvi el Sina a Egipto a cambio de paz y de relaciones diplomticas. Egipto se uni entonces a Israel como un pilar de la poltica de EE.UU. en la regin y los dos se convirtieron en los principales receptores de ayuda de EE.UU. en el mundo.

Qu progreso se ha hecho hacia la justicia para los palestinos durante las dos primeras dcadas de la ocupacin?

La Organizacin por la Liberacin de Palestina se form en 1964, pero estuvo bajo el control de los estados rabes hasta 1969, cuando Yasir Arafat se convirti en su lder. La OLP tena muchas facciones, que favorecan tcticas diferentes (algunas realizaron secuestros de aviones) y polticas distintas. Al principio la OLP adopt la posicin de que Israel no tena derecho a existir y que slo los palestinos tenan derechos nacionales en Palestina. Era la posicin espejo del punto de vista oficial israel -tanto del partido Likud de derecha, como del Partido Laborista- que no poda reconocerse a la OLP bajo ninguna circunstancia, incluso si renunciara al terrorismo y reconociera a Israel, ni hablar de la aceptacin de un estado palestino en ninguna parte de los Territorios Ocupados.

En 1976, sin embargo, el punto de vista de la OLP haba llevado a aceptar el consenso internacional a favor de una solucin de dos estados. En enero de 1976 se present una resolucin apoyada por la OLP, Egipto, Siria, Jordania, y la Unin Sovitica al Consejo de Seguridad que incorporaba dicho consenso. Washington vet la resolucin. (19) El acuerdo de Camp David de 1979 estableci la paz a lo largo de la frontera egipcio-israel, pero empeor la situacin para los palestinos. Con su frontera meridional neutralizada, Israel tuvo una mano ms libre para invadir el Lbano en 1982 (donde estaba basada la OLP) y aumentar su presin en los Territorios Ocupados.

Qu fue la primera Intifada?

La clera y la frustracin aumentaban en los Territorios Ocupados, alimentados por la dura represin israel, las humillaciones diarias y el establecimiento de un nmero de asentamientos israeles en agudo ascenso. En diciembre de 1987, los palestinos en Gaza lanzaron una insurreccin, la Intifada, que se extendi tambin rpidamente a Cisjordania. La Intifada se organiz localmente, y tuvo un apoyo masivo en la poblacin palestina. Los fusiles y los cuchillos estaban prohibidos, y la principal exigencia poltica era de un estado palestino independiente que coexistiera con Israel. (20)

Israel respondi con gran brutalidad, matando a cientos de palestinos. El Ministro de Defensa del Partido Laborista, Yitzhak Rabin, llam a los soldados israeles a quebrar los huesos de los manifestantes palestinos. El lder de la OLP, Khalil al-Wazir, que desde Tnez haba recomendado el rechazo de las armas, fue asesinado (con la aprobacin de Rabin); Israel estaba especialmente ansioso de reprimir a los dirigentes palestinos que favorecan un estado palestino que coexistiera con Israel. (21) Al llegar el ao 1989, la inicial disciplina de la insurreccin haba disminuido, con un considerable aumento de los actos individuales de violencia cometidos por palestinos. Hams, una organizacin promovida originalmente por los israeles como un contrapeso contra la OLP(22), tambin cobr fuerzas; exhortaba a ataques armados para lograr un estado islmico en toda Palestina.

Qu fueron los acuerdos de Oslo?

Arafat haba debilitado severamente su credibilidad por sus flirteos con Sadam Husein despus de la invasin iraqu de Kuwait. (El lder iraqu haba tratado de manera oportunista de ligar su retirada de Kuwait con una retirada israel de los Territorios Ocupados.) Israel consider la debilidad de Arafat como una oportunidad. Era mejor negociar con Arafal mientras fuera dbil, antes que Hams ganara demasiada influencia. Que Arafat controlara a los revoltosos palestinos, siempre que Israel mantuviera sus asentamientos y su control sobre los recursos. El acuerdo de Oslo consisti de "Cartas de Mutuo Reconocimiento" y de una Declaracin de Principios. En la carta de Arafat, reconoci el derecho de Israel a existir, acept varias resoluciones de la ONU, renunci al terrorismo y a la lucha armada. El Primer Ministro de Israel, Rabin, en su carta acept reconocer a la OLP como a la representante del pueblo palestino y comenzar negociaciones con ella, pero no hubo un reconocimiento israel del derecho palestino a un estado.

La Declaracin de Principios fue firmada en el csped de la Casa Blanca el 13 de septiembre de 1993. En ella, Israel acept redistribuir sus tropas de la Franja de Gaza y de la ciudad cisjordana de Jeric. stas zonas lograran un estatus de autogobierno, con la excepcin de los asentamientos israeles en Gaza. Se establecera una Autoridad Palestina (AP), con una fuerza de polica que mantendra el orden interno en las reas de las que se retiraran las fuerzas israeles. Se dejaron para una solucin futura en conversaciones de "estatus permanente" todos los temas crticos y fastidiosos: Jerusaln, los refugiados, los asentamientos, y las fronteras. Esas conversaciones deban comenzar al tercer ao despus del acuerdo.

En septiembre de 1995, un acuerdo interino -llamado comnmente Oslo II- fue firmado. Este acuerdo dividi los Territorios Ocupados en tres zonas, rea A, rea B, y rea C. (No se mencion una cuarta rea: Jerusaln Este ocupado por los israeles.) En el rea A, la AP recibi el control civil y de seguridad, pero no la soberana; en el rea B, la AP tendra el control civil y los israeles el control de la seguridad; y el rea C estara totalmente bajo control israel (inclua los asentamientos, la red de carreteras de conexin y la mayor parte de la tierra de valor y los recursos hidrulicos de Cisjordania). En marzo de 2000, un 17% de Cisjordania fue designado como rea A -donde viva la vasta mayora de los palestinos- un 24% como rea B, y un 59% como rea C. En la Franja de Gaza, con una poblacin de ms de un milln de palestinos, 6.500 colonos israeles vivan sobre un 20% del territorio que formaba el rea C. As que los palestinos recibieron una autonoma limitada -no la soberana- sobre reas de poblacin densa en la Franja de Gaza, y porciones pequeas, no contiguas, de Cisjordania (donde haba 227 enclaves separados y desconectados) (23), lo que significaba que la AP tena sobre todo la responsabilidad de mantener el orden sobre palestinos pobres y encolerizados.

Cmo reaccion Israel a los Acuerdos de Oslo?


Cualesquiera hayan sido las esperanzas que Oslo pueda haber despertado en la poblacin palestina, la mayor parte de los funcionarios israeles tenan una visin muy restringida de a dnde conduciran. Rabin declar en un discurso en octubre de 1995 que no se volvera a las fronteras de antes de 1967, que Jerusaln permanecera unida y bajo la exclusiva soberana de Israel, y que la mayor parte de los asentamientos permaneceran bajo soberana israel. Rabin dijo que la "entidad" que los palestinos recibieran fuera "menos que un estado" (24). Bajo Rabin, los asentamientos se expandieron, y comenz un masivo programa de construccin de carreteras con la intencin de conectar los asentamientos y despedazar Cisjordania. (Esas rutas laterales, construidas sobre tierra palestina confiscada, y financiadas por EE.UU., eran slo para israeles.)

En 1995, Rabin fue asesinado por un israel derechista y fue reemplazado como Primer Ministro por Simn Peres. Pero Peres, seal su consejero Yossi Beilin, tena una visin an ms limitada que Rabin, ya que deseaba que todo futuro estado palestino estuviera ubicado slo en Gaza. (25) Yossi Sarid, jefe del partido israel de izquierda moderada, Metez, dijo que el plan de Peres para Cisjordania era "algo diferente" del de Ariel Sharon (26). Los asentamientos y las carreteras laterales se siguieron expandiendo.

En mayo de 1996, Benjamin Netanyahu, del Likud, que se opona abiertamente a los acuerdos de Oslo, fue elegido Primer Ministro. Netanyahu reneg de la mayor parte de lo que se haba acordado sobre el retiro de las tropas israeles del territorio ocupado, continu construyendo asentamientos y carreteras, aceler la poltica de cierres de los enclaves palestinos, y se neg a comenzar las conversaciones de estatus final previstas por Oslo. (27) En 1999, Ehud Barak, laborista, gan la eleccin como Primer Ministro. Barak haba sido un partidario de la lnea dura, pero tambin confes que si hubiera nacido palestino, probablemente hubiese adherido a una organizacin terrorista (28) -as que sus intenciones no estaban claras. Sus polticas, sin embargo, fueron muy similares durante su primer ao de gobierno: los asentamientos crecieron a un ritmo an ms rpido que bajo Netanyahu, los retiros de tropas acordados no se realizaron, y continuaron las confiscaciones de tierras y los cierres econmicos. Su proposicin de presupuesto para 2001 aument los subsidios para los asentamientos en los Territorios Ocupados. (29)

Cul fue el impacto de los acuerdos de Oslo?


La cantidad de colonos israeles desde Oslo (1993) aument de 110.000 a 195.000 en Cisjordania y Gaza; en el Jerusaln Este anexado, la poblacin juda creci de 22.000 a 170.000 (30). Establecieron treinta nuevos asentamientos y construyeron ms de 18.000 nuevas viviendas para colonos (31). De 1994 a 2000 las autoridades israeles confiscaron 14.000 hectreas de tierra rabe para carreteras y asentamientos (32). La pobreza aument, de manera que a mediados de 2000 ms de uno de cada cinco palestinos tena un nivel de consumo por debajo de los 2,10 dlares por da. (33) Segn cifras de la CIA, a fines de 2000, el empleo ascenda a un 40%. (34) Las polticas de cierre israeles significaban que los palestinos tenan menos libertad de movimiento -de Gaza a Cisjordania, a Jerusaln Este, o de un enclave palestino a otro- que la que tenan antes de Oslo (35).

Cul fue la poltica de EE.UU. durante ese perodo?

Estados Unidos ha sido el principal partidario de Israel durante ms de tres dcadas. Desde 1976, Israel ha sido el mayor receptor por ao de ayuda al exterior de EE.UU. y es el mayor receptor acumulativo desde la II Guerra Mundial. Y esto no incluye toda suerte de beneficios financieros especiales y de beneficios militares, tales como el uso de ayuda militar de EE.UU. para investigacin y desarrollo en EE.UU. La economa de Israel no es autosuficiente, y depende de la ayuda del exterior y de los prstamos. Durante los aos de Oslo, Washington otorg a Israel ms de 3.000 millones de dlares ao de ayuda, y 4.000 millones en el ao fiscal 2000, la mayor de cualquier ao, con la excepcin de 1979. De esta ayuda, la ayuda militar gratuita fue de 1.800 millones de dlares por ao desde Oslo, y de ms de 3.000 millones de dlares en el ao fiscal 2000, ms de dos tercios ms elevada que nunca antes. (36)

Diplomticamente, EE.UU. reneg de varias posiciones que haba mantenido durante aos. Desde 1949. EE.UU. haba votado junto con la abrumadora mayora de la Asamblea General pidiendo el derecho al retorno de los refugiados palestinos. En 1994, la administracin Clinton declar que ya que la cuestin de los refugiados era algo que deba ser resuelto en las negociaciones de estatus permanente, EE.UU. no continuara apoyando la resolucin. De la misma manera, aunque EE.UU. haba estado de acuerdo previamente con el resto del mundo (y el sentido comn) al considerar que Jerusaln Este era territorio ocupado, ahora declar que el estatus de Jerusaln deba ser decidido en las negociaciones de estatus permanente. En tres ocasiones en 1995 y 1997, el Consejo de Seguridad consider borradores de resoluciones que criticaban las expropiaciones y los asentamientos israeles en Jerusaln Este. Washington vet las tres (37).

Qu sucedi en Camp David?

Las conversaciones de estatus permanente entre Israel y los palestinos, como las haba previsto el acuerdo de Oslo, terminaron por tener lugar en julio de 2000 en Camp David, en Estados Unidos, con mediadores estadounidenses. El punto de vista estndar es que Barak hizo una oferta excesivamente generosa a Arafat, y que Arafat la rechaz, prefiriendo la violencia en su lugar.

Un participante estadounidense en las conversaciones, Robert Malley, ha puesto en duda ese punto de vista (38). Barak ofreci -pero nunca por escrito y nunca en detalle; en realidad, dice Malley, "hablando estrictamente, nunca hubo una oferta israel"- dar a los palestinos tierra israel equivalente a un 1% de Cisjordania (sin especificar, pero a ser seleccionada por Israel) a cambio de un 9% de Cisjordania que contena asentamientos, carreteras, y bases militares, dividiendo efectivamente Cisjordania en regiones separadas. De esa manera, no habra un estado palestino de independencia significativa, sino una serie de bantustanes, mientras que la mejor tierra y los acuferos estaran en manos israeles. Israel tambin conservara "temporalmente" un 10% adicional de tierra de Cisjordania. (Considerando que Barak no haba realizado las retiradas previas a las que se haba comprometido Israel, no puede sorprender el escepticismo palestino respecto a una ocupacin israel "temporaria".) Es un mito, escribi Malley, (39) que la "oferta de Israel satisfizo la mayora si no todas las aspiraciones legtimas de los palestinos" y "tambin es un mito que los palestinos no hayan hecho concesiones por su parte." Algunos analistas israeles hacen una evaluacin similar. Por ejemplo, el influyente comentarista Zeev Schiff escribi que, para los palestinos, "la perspectiva de poder establecer un estado viable se estaba esfumando directamente ante sus ojos. Fueron confrontados por una serie intolerable de opciones: aceptar la extensin de la ocupacin... o establecer miserables bantustanes, o lanzar una insurreccin." (40)

Qu caus la segunda Intifada?

El 28 de septiembre de 2000, Ariel Sharon, en aquel entonces miembro del Parlamento, acompaado por una fuerza de seguridad de mil personas, realiz una provocativa visita aprobada por Barak al recinto de la mezquita Al Aqsa. Al da siguiente, Barak envi otra gran fuerza de polica y soldados al rea y, cuando ocurri el esperado lanzamiento de piedras por algunos palestinos, la polica con sus refuerzos, respondieron con un fuego letal, matando a cuatro e hiriendo a cientos. As comenz la segunda Intifada.

La causa fundamental fue la tremenda clera y frustracin en la poblacin de los Territorios Ocupados, que vean como las cosas se ponan peor, no mejor, bajo el sistema de Oslo; cuyas esperanzas haban sido destrozadas, y cuya paciencia, despus de 33 aos de ocupacin, haba llegado al punto de ebullicin.

Quin es Ariel Sharon?

Ariel Sharon fue el comandante de una fuerza israel que masacr a unos setenta civiles en la aldea jordana de Qibya en 1953. Era Ministro de Defensa en 1982, cuando Israel invadi el Lbano, causando la muerte de 17.000 civiles. En septiembre de 1982, fuerzas libanesas, aliadas de Israel, masacraron a cientos de palestinos no- combatientes en los campos de refugiados de Sabra y Chatila, un crimen por el cual una comisin israel concluy que Sharon era indirectamente responsable. Como Ministro de la Vivienda en varios gobiernos israeles, Sharon impuls vigorosamente los asentamientos en los Territorios Ocupados. En enero de 2001, se hizo cargo del puesto de Primer Ministro.

Cmo reaccion Israel ante la segunda Intifada?

Las fuerzas de seguridad israeles respondieron a las manifestaciones palestinas con una fuerza letal, aunque, como inform una investigacin de la ONU, en esas manifestaciones el ejrcito israel, "no tuvo ni una sola vctima grave" (41). Algunos palestinos procedieron a armarse, y las muertes escalaron, con muertos de ambos lados, aunque la cantidad de vctimas palestinas fue desproporcionada. En noviembre de 2001, hubo una calma de una semana en la lucha. Entonces Sharon orden el asesinato del dirigente de Hams Mahmoud Abu Hanoud, lo que, como todos haban predicho, llev a una erupcin de atentados terroristas, los que fueron por su parte utilizados por Sharon como justificacin para nuevos asaltos contra la AP (42). En marzo de 2002 Amnesty International inform que ms de 1.000 palestinos haban sido matados. "Los servicios de seguridad israeles han matado a palestinos, incluyendo a ms de 200 nios, ilegalmente, lanzando obuses y bombas contra reas residenciales, con disparos al azar o intencionales, especialmente cerca de los puntos de control y de las fronteras, mediante ejecuciones extrajudiciales y durante manifestaciones." (43)

Los ataques suicidas palestinos se han dirigido contra civiles. Amnista Internacional coment: "Esas acciones son estremecedoras. Pero de ninguna manera pueden justificar las violaciones de los derechos humanos y las graves contravenciones de las Convenciones de Ginebra que, durante los ltimos 18 meses, han sido cometidas a diario, hora tras hora, incluso minuto a minuto, por las autoridades israeles contra los palestinos. Las fuerzas israeles han perpetrado regularmente asesinatos cuando no haba vidas en peligro." "Han atacado consistentemente a personal mdico y a ambulancias, incluyendo las de la Cruz Roja (44). Han negado auxilio mdico a personas heridas. Israel ha realizado asesinatos selectivos (a veces los objetivos estaban probablemente relacionados con el terrorismo, otras veces no, (45) pero todas esas ejecuciones extrajudiciales han sido condenadas por los grupos de derechos humanos).

El gobierno israel critic a Arafat por no proceder de manera ms dura contra los terroristas y luego respondi atacando sus fuerzas de seguridad, que le hubieran permitido actuar, y lo limitaron a su complejo en Ramala. La opinin israel se polariz fuertemente. Al mismo tiempo que cientos de reservistas militares han declarado su negativa a servir en Cisjordania y Gaza (www.couragetorefuse.org.), las encuestas muestran que un 46% de los israeles estn a favor de expulsar a todos los palestinos de los Territorios Ocupados (46). Cul ha sido la poltica de EE.UU.?

El apoyo militar, econmico y diplomtico de EE.UU. ha posibilitado la represin israel del pasado ao y medio. Gran parte de los armamentos que Israel ha estado utilizando en sus ataques contra los palestinos fueron fabricados en Estados Unidos (F-16s, helicpteros artillados, cohetes, lanzadores de granadas, bulldozers Caterpillar, granadas de explosin area, lanza obuses M-40) o hechos en Israel con fondos para investigacin y desarrollo del Departamento de Defensa de EE.UU. (el tanque Merkhaba).

El 26 de marzo de 2001 el Consejo de Seguridad consider una resolucin para establecer una presencia internacional en los Territorios Ocupados para prevenir violaciones a los derechos humanos. Estados Unidos vet la resolucin. Como Israel no quera que EE.UU. se involucrara diplomticamente, Washington no nombr a un enviado especial a la regin, el General Zinni, hasta noviembre de 2001, ms de un ao despus del comienzo de la Intifada. Bush se reuni cuatro veces con Sharon durante la Intifada, nunca con Arafat. En febrero de 2002, el Vicepresidente Cheney declar que Israel deba "colgar" a Arafat (47).

Qu caus la actual crisis?


Cuando la Liga rabe estaba reunida para apoyar una proposicin de paz saud -el reconocimiento de Israel a cambio del retiro total de Israel a las fronteras de 1967- hubo un ataque suicida de Hams. Sharon, sin duda temiendo un sentimiento general de apoyo a la posicin de la Liga rabe, reaccion con una fuerza masiva, penetrando en el complejo de Arafat, restringindolo a algunas habitaciones. Hubo grandes invasiones a todas las ciudades palestinas en Cisjordania. Hay muchas vctimas palestinas, aunque a causa de que Israel ha excluido a los reporteros no se sabe cuntas.

A principios de la ofensiva de Sharon, Bush intencionadamente rehus toda crtica de la accin israel, reservando toda su condena para Arafat, de quien, encerrado en unas pocas habitaciones, deca que no estaba haciendo lo suficiente para detener el terrorismo. Cuando las manifestaciones en el mundo rabe, especialmente en Jordania y Egipto, favorables a EE.UU., amenazaron con desestabilizar toda la regin, Bush termin por llamar a Israel a retirarse de las ciudades. Sharon, dndose cuenta que el "pedido" de EE.UU. no estaba ligado a ninguna amenaza sobre las consecuencias, continu con su ataque.

Hay una salida?

Una salida segn las lneas de un consenso internacional -el retiro israel de los territorios ocupados en 1967, el establecimiento de un estado palestino verdaderamente independiente y viable en Cisjordania y Gaza con su capital en Jerusaln Este- sigue siendo factible. Requiere solamente el apoyo de Estados Unidos y de Israel.

No tienen ya los rabes 22 estados? Por qu necesitan otro ms?

No todos los rabes son iguales. Que los otros rabes tengan ya su derecho a la autodeterminacin no significa que los palestinos no tengan sus propios derechos bsicos. El hecho de que numerosos palestinos vivan en Jordania y tengan considerable influencia y derechos en ese pas, no significa que los millones de palestinos que viven bajo la ocupacin israel o los que fueron expulsados de sus hogares y se encuentran ahora en campos de refugiados no tengan derecho a sus derechos -igual como el hecho de que haya muchos judos en EE.UU., donde tienen considerable influencia y derechos, no significa que habra que despachar a los judos israeles al otro lado del Atlntico.

Puede darse un estado a terroristas?

Si los pueblos cuyos movimientos por la independencia utilizan el terrorismo no tienen derecho a un estado, entonces muchos de los estados actuales seran ilegtimos, y el caso de Israel no es de los menos, cuya lucha por la independencia implic el uso frecuente del terrorismo contra civiles.

No sera una amenaza para la seguridad de Israel un estado palestino independiente?


Los conquistadores justifican frecuentemente sus conquistas pretendiendo la necesidad de seguridad. Fue el argumento dado durante aos por Israel para justificar que no se devolviera el Sina a Egipto o que no se retirara del Lbano. Las dos cosas fueron hechas, sin embargo, y la seguridad de Israel fue incrementada, no daada. Es cierto que los Acuerdos de Oslo, que entregaron trozos desvinculados de territorio a la administracin palestina, pueden no haber mejorado la seguridad de Israel. Pero, como reconoci Simn Peres, uno de los arquitectos del acuerdo de Oslo y actual Ministro de Relaciones Exteriores de Sharon, Oslo fue deficiente desde el comienzo. "Hoy descubrimos que la autonoma pone a los palestinos en una situacin peor". La segunda Intifada podra haberse evitado, dijo Peres, si los palestinos hubieran tenido un estado desde el comienzo. "No podemos mantener a tres millones y medio de palestinos bajo sitio, sin ingresos, oprimidos, pobres, densamente poblados, cerca de la inanicin". Israel es la nica potencia nuclear de la regin. Adems es el poder militar ms fuerte del Oriente Prximo. Con seguridad no puede requerir la ocupacin de un territorio vecino para lograr la seguridad. Nada garantizara mejor la paz y la seguridad del pueblo israel que la retirada de los Territorios Ocupados.

La demanda palestina del derecho al retorno no es ms que un complot para destruir Israel?

Es difcil argumentar que el permitir que la gente que ha sido expulsada de sus hogares vuelva a ellos sea una demanda extrema. Es obvio que esto no puede significar que se expulse a la gente que ha estado viviendo en esas casas durante muchos aos, y tendra que ser cuidadosamente preparado. Tanto los funcionarios palestinos como la Liga rabe han indicado que desde su punto de vista el derecho al retorno debiera implementarse de manera que no creara un problema demogrfico para Israel (49). Desde luego, uno podra argumentar razonablemente que un estado oficialmente judo es problemtico por razones bsicas de democracia. (Por qu debiera tener derecho al "retorno" un judo nacido en Brooklyn, mientras un palestino nacido en Haifa no lo tiene?) En todo caso, sin embargo, ni la Liga rabe ni Arafat han presentado esta objecin (50). No ven los palestinos su propio estado como el primer paso para eliminar totalmente a Israel?

Hams y unos pocos grupos palestinos ms pequeos objetan no slo a la ocupacin, sino a la existencia misma de Israel. Pero la posicin de Hams et al. constituye un sentimiento claramente minoritario entre los palestinos, que son una comunidad mayormente secular que ha apoyado la solucin de dos estados. Por cierto, Hams ha estado creciendo como resultado de la incapacidad de la Autoridad Palestina de asegurar una mejor vida para los palestinos. Si hubiera un estado palestino autnticamente independiente se puede suponer que Hams encontrara mucho menos voluntarios para sus escuadrones suicidas. Hay que reconocer, sin embargo, que mientras ms dure el terror mutuo, ms difcil ser lograr una paz duradera.

Es justa la solucin de los dos estados?


Hay un amplio consenso internacional para la solucin de dos estados, siguiendo las lneas de la proposicin de paz saud. Una tal solucin no es, de ninguna manera, ideal. Palestina es un territorio pequeo para dividirlo en dos estados; forma una unidad econmica natural. Un estado israel que discrimine a favor de los judos y un estado palestino que probablemente sera igualmente discriminatorio estaran muy lejos de constituir una salida justa. Lo que se necesita es un solo estado secular que permita una autonoma substancial a ambas comunidades nacionales, algo que siguiera las lneas del estado binacional propuesto antes de 1948. Este resultado, sin embargo, no parece inminente. Una solucin de dos estados puede constituir la medida temporaria que provea una cantidad mnima de justicia y permita a judos y palestinos que se orienten pacficamente hacia un futuro ms justo.

Stephen R. Shalom ensea ciencias polticas en la Universidad William Paterson y es autor de Imperial Alibis ["Coartadas imperiales"](South End Press).

Notas

1. Como lo dijera el escritor sionista Ahad Haam, sus compatriotas judos "tratan a los rabes con hostilidad y crueldad, los privan de sus derechos, los ofenden sin causa, e incluso se jactan de esas acciones." Citado en Jews For Justice in The Middle East, El Origen del Conflicto Palestino-Israel, disponible en Rebelin.org. Hacia un nuevo orden regional: Mundo rabe / Oriente Medio.. Por Prof. Eugenio Chahan Chahun.

Centro de Estudios rabes

.El choque de civilizaciones que George Bush y sus validos estn tratando de fabricar como cobertura para una guerra preventiva por petrleo y hegemona contra Iraq va a dar lugar supuestamente a un triunfo para la construccin nacional democrtica, el cambio de rgimen y la modernizacin forzada "a la americana". No importan las bombas ni los estragos de las sanciones que no se mencionan. Esta ser una guerra purificadora.cuya meta es derrocar a Sadam y a sus hombres y reemplazarlo con un mapa redibujado de toda la regin. Edward Said . La estrategia de desintegracin que estn poniendo en prctica Estados Unidos e Israel en el Mundo rabe se encuentra en una etapa decisiva particularmente en Palestina e Iraq a causa de diversas variables conectadas que se entrelazan y potencian recprocamente en sus motivaciones y efectos. La primera de ellas est relacionada con los intereses del sionismo, las otras estn vinculadas, con las necesidades energticas norteamericanas, la imposicin del nuevo orden mundial y la globalizacin. -cuyos efectos devastadores arrojan una dramtica estadstica en ambas sociedades [1] . En lo que atae al primer factor, tiene su origen en la percepcin del sector ms radical de la poltica israel por la cual la seguridad de Israel no puede darse a largo plazo si no se destruye la identidad rabo-islmica regional o si siguen existiendo en la regin Estados o entidades rabes relativamente potentes. La seguridad del Estado sionista requiere la transformacin de la identidad civilizacional de la regin en una identidad geoestratgica y econmica medio-oriental, as como la transformacin de sus estructuras polticas y sociales en un mosaico localista y dividido en estaduelos subordinados. Por ello, la seguridad del Estado sionista a largo plazo requiere la puesta en prctica de un proyecto de disgregacin con el objeto de crear un vaco regional que permita a la entidad sionista jugar en el terreno poltico, econmico, cultural, y de la seguridad el papel de poder regional [2] .

El plan sionista de desintegracin se enmarca en el proyecto de globalizacin neoliberal, cuyos lmites vienen impuestos por las multinacionales y las instituciones internacionales, caso del Banco Mundial o el FMI , la OMC y los medios de comunicacin. El establecimiento de este nuevo orden regional pasa por la extincin de la identidad civilizacional de la regin y la transformacin de identidad rabe en una identidad medio oriental , como habamos sealado en el prrafo anterior y, por la destruccin de los grandes estados rabes del entorno con el objetivo de eliminar los obstculos existentes en la zona para el logro de sus intereses, siendo indudablemente Egipto, Siria, Arabia Saudita, por ser los pases que dirigen la toma de decisiones a nivel rabe desde la segunda guerra del Golfo.

El mapa del nuevo orden regional, que se pretende imponer, es un viejo trazado norteamericano-sionista, cuya existencia se puede verificar en varios documentos de los departamentos de estado norteamericano e israel. . El subsecretario de defensa de EEUU, Paul Wolfowitz y el resto de los halcones de la guerra estn sin duda en deuda con el historiador de Princeton, Bernard Lewis quien no solo ha proporcionado una justificacin histrica para la "guerra contra el terrorismo" de Washington, sino que ha emergido como el principal idelogo para la recolonizacin del mundo rabe a travs de la guerra contra Iraq. La obra de Lewis, especialmente su libro What Went Wrong: Western Impact and Middle Eastern Response, ha sido la principal fuente de lo que es prcticamente un manifiesto para quienes abogan por la intervencin militar de EEUU para "establecer la democracia en Oriente Medio". Al declarar que los pueblos de Oriente Medio (es decir, los rabes y los persas) han fracasado en alcanzar la modernidad y han cado en "una espiral de odio y rabia", Lewis exculpa de un plumazo a las polticas imperiales estadounidenses y proporciona un imperativo moral a las doctrinas de los "ataques preventivos" y del "cambio de rgimen" del Presidente Bush [3] .

Por su parte las fuentes israeles dan cuenta de la misma estrategia .En un articulo publicado en la revista Kfanim (Tendencia) [4] , informa la posicin oficial de la Organizacin Sionista Mundial, insistiendo en la necesidad de desarticular a los pases rabes, tales como Egipto, Siria, Iraq y Arabia Saudita y del establecimiento de un estado que sustituya a la actual Jordania. Este proyecto de desintegracin del rea se enmarca dentro del proceso de insercin de la zona en la economa mundial. El discurso utilizado hace referencia a los paradigmas de democracia, derechos humanos, lucha contra el terrorismo, guerra preventiva, entre otros.

Desde su creacin en 1948, Israel ha debido hacer frente a la realidad de ocupar por la fuerza un territorio -el palestino- para cuyo desarrollo ha sido imprescindible la asistencia financiera de EEUU. El desarrollo de la economa israel -asociado al mito del modelo colectivista de los kibutzes y a la transformacin del desierto en un vergel por los colonos judeo-europeos- slo ha sido posible gracias a la inyeccin de miles de millones de dlares norteamericanos [5] , previo desalojo masivo y militar de la poblacin oriunda palestina [6] .

Sin embargo, mientras el proyecto colonial del sionismo slo ha podido realizarse desarrollando un desproporcionado potencial militar, - de nuevo gracias a la ayuda norteamericana,- que le hace hegemnico en la regin. Israel tiene 5,8 millones de habitantes, es decir, una milsima parte del conjunto de la poblacin mundial. Entre los aos 1949 y 1998, EEUU ha proporcionado un total de 84 mil millones de dlares en ayudas a Israel, cifra que excede la ayuda proporcionada a todos los pases del frica Subsahariana, de Amrica Latina y del Caribe juntos, que cuentan con una poblacin total de ms de mil millones de personas [7] .

La insercin de la economa israel en los mercados rabes constituye una de las claves que, junto a la apertura a la penetracin econmica de las grandes multinacionales propugnada por el neoliberalismo del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, integran el diseo econmico norteamericano del Nuevo Orden Regional para el Mundo rabe. Este proyecto, que ha encontrado la aceptacin de la mayor parte de los regmenes rabes, supone contrariar toda la lgica de la resistencia rabe al proyecto histrico del sionismo, que ha nutrido durante dcadas la cultura poltica de los pueblos rabes y que est indisolublemente asociada al rechazo a la ocupacin israel y a la reivindicacin de los legtimos derechos nacionales palestinos. Operando al margen de los escasos avances polticos que ha tenido el proceso negociador palestino-israel, la insercin de Israel en las estructuras econmicas rabes ha progresado en varios pases rabes, gracias a la aceptacin con que sus regmenes la han asumido bajo la batuta estadounidense. Sin embargo, la normalizacin de todo tipo de relaciones con Israel encuentra en los pueblos rabes su ms firme opositor y cobra en ellos el smbolo de la resistencia, pues en el rechazo a las aspiraciones hegemnicas israeles, su expresin popular sintetiza y conjuga la oposicin al proyecto global neocolonizador del espacio rabe.

El Plan estadounidense orientado a garantizar el dominio de los importantes recursos energticos de la regin del Golfo Prsico-Cucaso-Asia Central -utilizando no nicamente sus instrumentos de poltica exterior, grandes capitales y empresas, sino tambin una cada vez mayor presencia militar directa- comienza a mostrar una naciente correspondencia en regiones del frica Subsahariana, especialmente en la zona del Golfo de Guinea. Curiosamente, en ambas proyecciones, tambin aparece un importante nivel de conexin israel [8] .

La resolucin de utilizar a Iraq como segundo captulo en la actual lucha contra el terrorismo y contra otros actores internacionales, tales como Irn y Corea del Norte, [9] que Washington considera como amenazas a la seguridad internacional, tiene como objetivo paralelo hacer avanzar los intereses norteamericanos de acceso y control sobre los enormes recursos energticos de toda la regin del Golfo Prsico, el Asia Central y el Cucaso. Este propsito se incorpora a toda una estrategia global que contempla un mayor involucramiento en las regiones del mundo que posean importantes reservas de petrleo y gas natural, esquema dentro del cual frica Subsahariana comienza a cumplir un progresivo rol [10].

Las perspectivas y estudios de pronsticos tocantes a cmo se comportar el mercado de los energticos en los prximos aos, indican regulares incrementos en el consumo global de todos los tipos de energa para los prximos 30 aos, siendo los ms notables los del petrleo y el gas, por lo que ambos continuarn teniendo una importancia trascendental para todos los actores internacionales. En el caso particular de Estados Unidos, debemos tener en cuenta que en el ao 2001, este pas import el 54% de sus necesidades energticas. Un 48% provino del hemisferio occidental, el 30% del Golfo Prsico (dividido en 18% para Arabia Saudita, 9% de Iraq y 3% de Kuwait), y un 15% de frica. Esta tendencia de dependencia importadora seguir aumentando hasta alcanzar un 62% en el ao 2020. Para el caso europeo, las cifras son an ms alarmantes, pues se estima que para el 2030, el viejo continente, importar el 92% del petrleo que consuma y el 81% del gas.

Esta preocupante contexto, ha sido recogido ya sea en el documento National Energy Policy del Presidente Bush, como en el llamado "Informe Cheney", en los que se reconoce el impacto que la importacin de energticos tiene sobre el esquema de la seguridad nacional de Estados Unidos, por lo que se recomienda incrementar la produccin nacional, explotar nuevas reas, as como expandir y diversificar las fuentes de suministros energticos. Aunque es cierto que los intereses del sector de la energa aparecen representados abrumadoramente en la actual administracin estadounidense, por figuras tales como Bush, Cheney, Rice, Norton, Evans, Khalilzad y muchos otros, podemos sealar que este factor no es de inters exclusivo de la misma, sino que tiene un carcter mucho ms estructural. EEUU seguir necesitando de estos recursos y le ser imposible alcanzar la utopa del "freedom from foreign oil" ("libres del petrleo extranjero").

Dependencia energtica y vulnerabilidad EEUU est verdaderamente motivado y en condiciones de seguir reorientando su mercado para lograr suministradores mltiples y evitar con ello una dependencia elevada de algn punto potencialmente vulnerable como lo puede ser el Oriente Medio, pero ello nunca significar que se aleje de la zona con las reservas ms importantes del mundo, por el contrario afinar sus mecanismos de influencia y dominio. Es imprescindible, para todo anlisis, considerar que la zona del Golfo Prsico o rabe posee el 65% de las reservas mundiales comprobadas de petrleo (unos 679 mil millones de barriles), y cuenta adems con el 35% de las reservas de gas natural. Por otra parte, la regin del Cucaso y el Asia Central tienen reservas petroleras confirmadas cercanas a los 35 mil millones de barriles, aunque los ms recientes estudios llegan a elevar los estimados posibles hasta 235 mil millones de barriles, que si bien son mucho menores que las del Prsico, sin duda alguna se convertiran en los segundos volmenes ms importantes a nivel mundial. Respecto al gas, si se suman las reservas del Cucaso, Asia Central y Rusia, ellas representaran aproximadamente un 34% de las reservas mundiales, casi iguales a las del Prsico.

La Guerra que ya comenz La guerra contra Iraq representa a escala regional la apertura de un nuevo ordenamiento geopoltico que afectar a todo el espacio rabe, a sus pueblos y a sus recursos, y a nivel internacional, el desmoronamiento del orden jurdico que ha regido las relaciones internacionales desde hace cincuenta aos.

Una vez legitimada la nueva doctrina militarista de guerra preventiva, tras la guerra global contra el terrorismo iniciada por la administracin Bush en Afganistn, con la preparacin de la intervencin contra Iraq EEUU. ha puesto al descubierto sin rubor sus ambiciones hegemnicas y su determinacin de ejecutarlas La Administracin Bush parece determinada a hacer de la guerra contra Iraq, no tan solo como la ejemplificacin de su nueva doctrina militarista internacional de "guerra preventiva", sino como el detonante que inaugure la va para una amplia remodelacin del conjunto de Oriente Medio, que incluira el aplastamiento final de los palestinos, la aparicin de nuevos Estados y la prdida de influencia de los viejos aliados,Arabia Saud y Egipto. Los pueblos del Oriente Medio rabe, sern sometidos a una nueva y prolongada etapa de dominacin imperialista, a un nuevo Sykes-Picot para el siglo XXI.

Esta remodelacin, en la que puedan conjugarse la pretensin histrica estadounidense: el control del suministro y precio del petrleo y, con ello, la consolidacin de su hegemona poltica, econmica y militar frente a potencias medias que -como la Unin Europea, Rusia o China- pugnan por penetrar los mercados de la regin.

Este proyecto - para cuya ejecucin, la Administracin Bush pretende echar por tierra el ordenamiento legal internacional y poltico-territorial regional imperante desde la I Guerra Mundial, - est siendo actualizado fundamentalmente por el vicepresidente Dick Cheney y el Secretario de Defensa Rumself, mximos ejecutores de las directrices polticas y militares. Estos dos halcones de la Administracin Bush han recibido el asesoramiento de un grupo de expertos entre los que se incluyen el subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, su asistente, Douglas Faith y el idelogo del Comit Asesor del Pentgono, Dick Perl. De acuerdo con Alex Fishman, Perl habra solicitado al Instituto Rand -una Institucin que durante dcadas ha asesorado a las administraciones estadounidenses- un estudio sobre la estrategia de EEUU para Oriente Medio a la luz de la intervencin contra Iraq. El estudio realizado, concluye explcitamente que " [...] la intervencin militar contra Iraq es un objetivo tctico; Arabia Saud es un objetivo estratgico y Egipto es la gran presa. [11]

Arabia Saud, el objetivo estratgico Afianzado el dominio poltico y econmico sobre Iraq tras la instauracin de un gobierno favorable a su estrategia, EEUU podra impulsar un cambio poltico en el interior de Arabia Saud. La intervencin contra Iraq, no solo prefigura un cambio de rgimen poltico en Bagdad y, con ello, un cambio de funcionalidad geoestratgica de este pas en el escenario de Oriente Medio, sino con toda seguridad remodelaciones fronterizas y cambios asimismo en el papel regional de otros Estados. Desde el mas caracterstico discurso globalizador , los expertos de la administracin Bush entienden que la amenaza que afronta la cultura de EEUU --- el terrorismo internacional --- surge y se ubica en los modelos educativos , sociales y polticos que representan estos estados, muy particularmente de Arabia Saudita. Segn el documento del Instituto Rand, el sistema poltico impuesto en este pas por la familia de los Saud, aliada histrica de EEUU, ha resultado ser contraproducente para los intereses estadounidenses, pues a fin de asegurarse el control poltico interno y neutralizar las aspiraciones rabes de los proyectos progresistas y nacionalistas rabes, el rgimen saudta ha sido el instigador de una ideologa islamista extremadamente conservadora, el wahhabismo, [12] que gracias a los recursos financieros que han proporcionado los petrodlares, ha podido extenderse en las ltimas dcadas en el espacio rabe y en otros estados de mayora musulmana, Afganistn y Pakistn principalmente.

As, al igual que le ocurriera a Jordania en la crisis de 1990-91, el rgimen saud contempla con estupor cmo Washington cuestiona su preeminente papel como histrico aliado regional, que podra ser transferido a un nuevo Iraq recolonizado, en concreto en lo tocante a la gestin del mercado petrolfero mundial. La negativa de Riad a ceder esta vez la base Prncipe Sultn o sus valoraciones sobre la posible fragmentacin de Iraq y los beneficios que de ello obtendra Irn (que, a travs del apoyo directo que brinda a la fuerza opositora Shi, Congreso Supremo de la Revolucin Islmica en Iraq, pasara a controlar la zona meridional de Iraq) han sido respondidas desde la administracin estadounidense con filtraciones a los medios de comunicacin sobre la vinculacin financiera de la familia real saud con la red al-Qaeda y la categorizacin del reino como "enemigo de EEUU" en un informe luego matizado por la Casa Blanca. Ms preocupante an, es la filtracin sistemtica en los ltimos meses de planes detallados para la divisin del Reino en tres zonas, se asocia con la creacin de un gran Reino Hashem en Jordania y la parte central de Iraq que podra incorporar asimismo la franja occidental de la actual Arabia Saudta, incluidas las ciudades santas de Meca y Medina. [13]

Palestina es Jordania Si EEUU opta por un ataque militar contra Iraq, sin sancin del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Israel, a diferencia de lo que ocurri en la Guerra del Golfo de 1991, intervendr abiertamente en la guerra, no ya solo en el frente iraqu, sino quizs tambin contra Hezbollah en Lbano y sin duda contra los palestinos en Gaza y Cisjordania, poniendo fin a dos aos de Intifada. Ciertamente, la percepcin palestina es que el ataque contra Iraq ir acompaado de una ofensiva final del ejrcito israel en Gaza y Cisjordania que incluir la eliminacin definitiva de las instituciones palestinas surgidas de los Acuerdos de Oslo (1993), quizs la eliminacin fsica -cuando menos poltica, con un forzado exilio- del Presidente Arafat y la expulsin militar (o, como se suele denominar, transfer) de un contingente de poblacin palestina que podra alcanzar hasta el medio milln de personas, particularmente de aqullas que retornaron a las reas autnomas en estos aos y de buena parte de los habitantes palestinos de la zona de Qalquilia y Tulqarem, lindante con el Estado de Israel y alta densidad poblacional, a fin de configurar tres cantones palestinos aislados y bien definidos en Hebrn, Ramala y Nablus, tras la anexin de zonas de Beln al rea metropolitana de Jerusaln.

Este escenario aparece igualmente recogido en el informe del Instituto Rand, cuyo captulo dedicado a esta cuestin se titula muy clarificadoramente "Palestina es Israel", explicitando con ello que el territorio del Estado de Israel (desde 1948 sin fronteras definidas) debe ser entendido en los lmites de la Palestina histrica, es decir, el actual Estado israel ms los Territorios Ocupados en 1967, Cisjordania y Gaza. [14] Para ello, en lo que a Palestina respecta, EEUU ya ha dado va libre a Israel para que, tras el fracaso del proceso negociador de Oslo y, con ste, de su pieza clave, el proceso de normalizacin econmico rabe-israel -es decir, la insercin econmica de Israel en la regin rabe y de sta en la economa globalizada-, imponga una solucin militar a la Intifada y a la cuestin palestina. Esta solucin, se ha intensificado desde el 11 de setiembre del 2001 al abrigo de lacampaa contra el terrorismo, que ha permitido al gobierno de Ariel Sharon y a la Administracin Bush criminalizar el derecho a la resistencia palestina identificndola perversamente como terrorismo, cambiando las reglas del juego impuestas hace diez aos a los palestinos y anulando los referentes legales alcanzados en Oslo: la legitimidad de la Autoridad Palestina y de sus instituciones ha quedado anulada y es ahora Israel y EEUU, con la complicidad de la Unin Europea (UE) y de las propias NNUU, quienes pretenden designar la representacin poltica palestina imponiendo un proceso de reforma poltica interna en el peor de los escenarios posibles, el de la represin brutal y el de la ocupacin militar israel. A la espera de que el nuevo ordenamiento regional que abrir la intervencin armada contra Iraq permita reconducir el proyecto ms ansiado del sionismo -la consolidacin de Israel como potencia militar, econmica y tecnolgica regional a travs de su insercin en el espacio rabe-, Israel gana tiempo y, va represin y ms ocupacin, avanza en la ejecucin de hechos consumados sobre el terreno para favorecer un nuevo xodo masivo de poblacin palestina que eufemsticamente se ha denominado transfer- que habra de provocarse a la sombra de la nueva guerra contra Iraq. y que contribuya a garantizar el control efectivo -territorial y demogrfico- de la toda la Palestina histrica.

Un Reino Hashemita Unificado La creacin de esta nueva realidad jurdico-poltica supone asumir que el territorio natural de un futuro estado Palestino deber ser la actual Jordania, reactualizando con ello,la pretensin histrica del sionismo, que ya desde los aos 70, promovi diversos planes en los que se haca de Jordania el territorio donde se pudieran realizar las aspiraciones nacionales del pueblo palestino. Una "solucin final" de la cuestin palestina que pase por Jordania obligara as, necesariamente, a reformular tambin la funcin de la monarqua hashem, que pasara a ser el nuevo aliado estratgico rabe de EEUU -desplazando a Arabia Saud y Egipto- junto a Israel.

Derrocado militarmente el actual rgimen iraqu, la frmula sera unificar bajo la Monarqua jordana hashem de Abdall, los territorios de la actual Jordania y la parte central de Iraq, de mayora sunn, dejando como "enclaves autnomos" federados a Bagdad las regiones kurda, al norte, y shi, al sur, que son adems las reas de actual explotacin petrolfera en Iraq y de mximo inters para Washington. Con ello se alcanzaran al menos dos grandes objetivos comunes a Israel y EEUU: El primero, encontrar una alternativa "legitimada" para un futuro gran Estado en Oriente Medio bajo control de EEUU, evitndose una guerra civil por el control del pas entre sus comunidades kurda, shi y sunn. La Administracin Bush no ha determinado cmo mantener Iraq unificado y bajo control, tras la cada del rgimen iraqu, es decir, quien gobernar el pas tras la intervencin, y desconfa de que un personaje como Ahmad Chalabi, que preside el Congreso Nacional Iraqu (plataforma de grupos opositores financiada por EEUU y que incluye, entre otros, a las dos formaciones kurdo-iraques UPK y PDK) pueda cumplir tal misin.

El segundo, permitira que este nuevo "Reino Hashem Unificado" mantuviera una mayora de poblacin rabe sunn, no palestina, pudiendo con ello acoger el nuevo xodo palestino desde Cisjordania, dado que los palestinos sern minora demogrfica en el nuevo Estado y podran, con ello, quedar debidamente sometidos. La monarqua hashem, que hoy reina sobre un Estado de mayora palestina , no reconocida y en quiebra financiera, pasara a gobernar sobre una potencia demogrfica y econmica de primer orden.

Este maquinacin, que pudiera parecer especulativa, ha sido discutida durante un encuentro entre el prncipe heredero Hasn de Jordania y miembros de la oposicin iraqu en Londres el pasado mes de julio, y segn fuentes israeles est siendo valorado seriamente por la Administracin Bush, siendo sus principales partidarios, el vicepresidente Cheney y el vicesecretario de Defensa Wolfowitz : un gran reino hashem sera un Estado que otorgara a EEUU un control estratgico definitivo -poltico, militar y econmico- sobre Oriente Medio, desde el cual amenazar a los vecinos Irn y Siria (tambin en el punto de mira de la "guerra global contra el terrorismo" de Washington) y hacer declinar definitivamente la influencia regional de los antiguos aliados Egipto y Arabia Saud.

Las entidades kurda y shi, asociadas a este nuevo Estado pro estadounidense o con un estatuto particular de protectorado, abriran a las compaas petrolferas estadounidenses las principales zonas de explotacin de crudo del actual Iraq . A fin de garantizar la seguridad en ambos enclaves y su vinculacin poltica con el nuevo reino hashem -tranquilizando con ello a Turqua sobre un Kurdistn independiente y previniendo a Irn de cualquier veleidad sobre la zona shi-, EEUU podra justificar el despliegue y estacionamiento prolongado de sus tropas en la zona. Ciertamente, Turqua teme que EEUU consolide una alianza con los kurdos-iraques (especialmente con el partido de Talabani, la UPK) que la margine en este reodernamiento regional que habr de darse necesariamente tras la guerra. Turqua ha expresado su preocupacin ante la creacin de una entidad kurda al norte de Iraq, no tanto porque sta sea inicialmente la pretensin de los dirigentes kurdo-iraques que han reiterado su compromiso con un Iraq unificado y buenas relaciones con Ankara, sino a fin tambin de obtener concesiones territoriales tras la guerra sobre las provincias de Mosul y Kirkuk (Suleimaniyah), con poblacin turcomana y ricas en agricultura y petrleo, que reclama histricamente como suyas desde el acuerdo anglo-francs de Sykes-Picot de 1916, tema que est siendo tratado como parte de las condiciones planteadas por Turqua a EEUU para apoyar la intervencin.

Un nuevo Sykes-Picot para el siglo XXI Como puede advertirse, la intervencin contra Iraq no solo determinar la sustitucin ilegal del actual rgimen iraqu por otro aliado de EEUU, sino un proceso encadenado de cambios que habr de redibujar el mapa de la zona en funcin de los intereses estratgicos de Washington. El conjunto de los pueblos rabes de Oriente Medio rabe, si se desencadena la guerra y es derrocado el actual rgimen iraqu, est condenado a una nueva y prolongada etapa de dominacin imperialista, de recolonizacin efectiva: un nuevo Sykes-Picot para el siglo XXI. [15]

La accin de EEUU reproduce explcitamente el modelo colonial que a comienzos del siglo XX sumi a los pueblos rabes y a sus aspiraciones nacionales de soberana e independencia bajo la dominacin poltica, econmica y militar de las potencias Europeas. La historia se repite ahora ochenta aos despus, EEUU se consolida, como potencia hegemnica en la regin. La dinmica abierta contra Iraq por la Administracin Bush significar, el desmoronamiento -sin objecin real de la comunidad de Naciones- del sistema legal que ha regido las relaciones internacionales desde hace ms de 50 aos. Ello es relevante, no solo por lo que significa en cuanto a quiebra de un orden que, por lo dems establecido por las potencias occidentales emergentes tras las dos guerras mundiales del siglo XX, ha beneficiado fundamentalmente a sus intereses hegemnicos, sino porque anula de hecho todas las normas legales que garantizaron, desde entonces, la inviolabilidad de las fronteras y los principios de independencia y soberana de los Estados.

[1] Maati Ahtisari, Subsecretario de la NNUU 2 UN/SC doc... S/22366, 20 Marzo 1991, prrafo 8. [...] Nada de lo que habamos visto o ledo nos haba preparado para [...] la devastacin que ha acontecido en el pas. El reciente conflicto ha producido resultados casi apocalpticos [...] Iraq ha sido relegado, por mucho tiempo, a la era preindustrial. (Los bombardeos sistemticos de EE.UU. y Gran Bretaa y el bloqueo impuesto a Irak desde 1991, han causado ms de un milln de muertos).

Desde el comienzo de la Intifada al 31 de diciembre de 2002, las prdidas de vidas registradas se elevan a 2.898, de ellos 2.155 palestinos y 687 israeles. Entre los 42.230 palestinos heridos durante el mismo perodo, 11.531 eran nios y 2.100 eran mujeres. 5.600 de los heridos padecern de por vida, algn tipo de invalidez, de estos 1.100 son nios. Durante los ltimos 27 meses, 18.061 palestinos han sido detenidos por el ejrcito israel, 8.500 permanecen, hasta la fecha de hoy, en crceles israeles. Por otra parte, 712.619 rboles han sido arrancados y destruidos, bien por los tanques del ejrcito israel, o bien por los colonos, mientras que 37.295 casas fueron daadas e incendiadas y de estas, 2.735 fueron destruidas completamente

[6] La Proclamacin del Estado de Israel en 1948 ha quedado asociada en la memoria colectiva de los pueblos rabes -particularmente del palestino- al Nakba, el Desastre, simbolizado por la prdida de Palestina. Antes, durante y despus del establecimiento de Israel, el pueblo palestino ha sido vctima de un plan premeditado de violencia y terror por parte de las fuerzas sionistas que determin que 417 aldeas fuesen destruidas, 531 localidades palestinas fuesen desalojadas y 780.000 palestinos se convirtieran en refugiados con el objetivo de hacer realidad el primer gran mito fundacional del Estado de Israel: Que Palestina era una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra. Ms de cincuenta aos despus, la realidad de Palestina sigue viva en los cerca de cinco millones de refugiados y desplazados que, desde el abandono y la miseria, siguen reclamando su derecho al retorno y el reconocimiento de sus derechos nacionales.

[12] El movimiento reformista islmico Wahhabi aparece en el momento en que el Imperio Otomano empieza a manifestar sus primeros sntomas de decadencia a mediados del siglo xviii. Fue un movimiento de renovacin poltica y religiosa que buscaba recuperar la pureza originaria del Islam, volviendo a sus fuentes primarias: Corn y Sunna.

[15] No habindose inclinado la balanza a favor de ningn pas aliado para decidir las zonas de influencia que las Potencias deseaban repartirse cuando cayera el Imperio otomano, el gobierno ingls y el mando francs encomendaron a MARK SYKES (experto en asuntos de Oriente) y a CHARLES F. G. PICOT la redaccin de un protocolo que sera refrendado ms tarde por Inglaterra, Francia y la Rusia de los zares. En la primavera de 1916 ya haba sido conocido por los respectivos gobiernos. Identificado este proyecto con el nombre de Acuerdos SYKES-PICOT, en estos se prevea la distribucin de intereses a favor de Francia y Gran Bretaa el territorio que tendra soberana rabe.

1. Qu es Israel? Qu es Palestina? Israel es, o creemos que es, un estado. En esa acepcin de la palabra, sin embargo, apenas empieza a usarse hasta justamente la proclamacin de dicho estado, el viernes 14 de mayo de 1948. Ocasionalmente, antes de esa fecha, los partidarios de la ereccin de un estado sionista haban hablado de llamarlo `Israel; en general no usaban esa denominacin, sino que se referan al futuro estado judo de Palestina llamndolo as, `el estado judo de [o en] Palestina u otra locucin similar.

Para saber qu es Israel, en ese sentido de la palabra, es menester saber si efectivamente es eso, un estado de verdad; y, adems, es preciso saber qu es un estado, cosa que todos creemos saber pero que es mucho ms difcil dilucidar con rigor de lo que parece a primera vista. Ahora bien, sera ilusorio aferrarse estricta y unilateralmente a esa acepcin particular de la palabra, `Israel. Porque cuando una palabra tiene varios significados, emparentados o afines, cada uno de ellos destie en el otro y le da una connotacin, de suerte que la entidad significada, en cada acepcin, es un ente difuso u oscilante que responde en parte a una delimitacin y en parte a otra.

Y de hecho histricamente `Israel se ha usado principalmente para designar a un amplio grupo humano, una comunidad, mitolgicamente procedente de un personaje bblico legendario, Jacob, hermano de Esa y nieto de Abrn, el cual se habra llamado despus `Israel y habra engendrado a 12 hijos varones, races de las imaginarias 12 tribus de Israel. Esa comunidad en su legendario origen tnico los hebreos era simplemente una pequea rama de uno de los muchos grupos nmadas semticos. Como todos los grupos tnicos, se se agrupaba y se diferenciaba de los dems menos por vnculos de sangre que por compartir una lengua o un dialecto, por una cultura, unas creencias, unas instituciones y una proximidad geogrfica mutua. Genticamente ni los hebreos ni ninguna otra etnia fue nunca racialmente pura.

Tras someter a sus primos hermanos los cananeos y a otros indgenas de Palestina, los hebreos establecieron en la remota antigedad preclsica un reino fugaz que pronto se escindi en dos: el de la tribu de Jud, al sur, y el de casi todas las otras tribus, al norte, que por eso se llam de `Israel. Ambos perecieron bajo los embates de otros pueblos semticos (asirios y babilonios). Con breves renacimientos ulteriores que por un momento instauraron una apariencia de nuevo estado israelita (Macabeos, dinasta de Herodes), ms o menos enfeudado a los imperialismos de la poca (sirio-macedonio, greco-egipcio y a la postre romano), el hecho es que una genuina e independiente entidad poltica israelita o hebrea en Palestina dej de existir hace unos 2.500 aos. En la poca de Jesucristo el hebreo era, desde haca siglos, una lengua muerta (los Israelitas o Palestinos de entonces hablaban el arameo, aunque el hebreo se estudiaba y se sigui estudiando como lengua de culto).NOTA 1_2 A diferencia de `Israel, `Palestina es una palabra que ha designado siempre, no un grupo tnico, religioso u otro, sino un territorio (independientemente de que la etimologa pueda remitir a los Filisteos o fenicios, otra de las etnias semticas predominantes en la zona hace ms de dos milenios).

Palestina era en la antigedad como lo ha seguido siendo la mayor parte del tiempo transcurrido desde entonces un territorio relativamente delimitado. Aunque han fluctuado mucho sus fronteras, en general siendo por lo dems un territorio exiguo se ha considerado una unidad geogrfica aproximadamente natural, entre el Mediterrneo y el Jordn, con el Sina al sur y el Lbano al norte. En los largos siglos de la dominacin romana (o romano-bizantina) fue sufriendo un cambio la poblacin de Palestina, inicialmente de origen cananeo-hebreo y de religin israelita (en las dos sectas: la heterodoxa del judasmo y la ortodoxa del samaritanismo, o religin mosaica pura); esa poblacin se fue mezclando ms y ms con inmigrantes de otras procedencias y fue abandonando la religin israelita salvo una minora cada vez ms marginal. Provincia del imperio romano cristianizado (o bizantino) entre los siglos IV y VII, sufri en este ltimo terribles convulsiones, siendo finalmente conquistada el ao 637 por sus primos hermanos los rabes, quienes fueron paulatinamente imponiendo el predominio de la religin musulmana. La arabizacin fue rpida. Los cruzados apenas lograron, a costa de espantosas masacres, imponer un precario dominio franco sobre porciones del territorio de Tierra Santa entre el ao 1099 y el 1189,NOTA 1_3 volviendo Palestina al espacio poltico rabe o turco-rabe, al cual habr pertenecido con esa interrupcin de las cruzadas desde mediados del siglo VII hasta 1918.

En concreto, ese espacio poltico rabe se configura desde la baja edad media, y sobre todo desde el siglo XVI, como un Imperio plurinacional bajo hegemona del Sultn turco-otomano. En el siglo XIX el decadente imperio otomano refuerza su tendencia a erigirse en un estado nacional turco, lo cual acarrea un incipiente irredentismo rabe en Arabia, Egipto y Siria (Palestina formaba parte de sta ltima). El imperio otomano se coloc bajo la proteccin de Inglaterra y Francia, pero, al estallar la primera guerra mundial en 1914, cometi el error de alinearse con Alemania contra esas dos potencias occidentales. El resultado fue la desmembracin del imperio otomano, estando a punto Turqua de desaparecer como estado independiente o de verse reducida a una mnima expresin. Al acabar la primera guerra mundial, Inglaterra (que poco antes haba impuesto su protectorado sobre Egipto) se adue de Mesopotamia (hoy Irak) y de Transjordania-Palestina, dejando a Francia Siria y el Lbano. Si esa expansin colonial se hubiera efectuado unos aos antes o en otras circunstancias, no habra hecho falta disimularla con tapujo alguno. Pero los bolcheviques haban tomado el poder en Rusia en 1917, y desde Mosc se alent a los pueblos oprimidos de Asia y de frica a luchar por sacudir el yugo colonial. Haba que presentar las cosas de otro modo.

Entonces se invent un artilugio: los territorios que, habiendo formado parte del imperio otomano o habiendo sido colonia de Alemania, se colocaban ahora bajo el yugo de Inglaterra, de Francia o de Blgica no seran colonias ni protectorados, sino territorios bajo soberana de la flamante sociedad de naciones pero que sta confiaba, a ttulo de mandato, a la respectiva potencia colonial. A diferencia de las colonias, a las que nada se prometa, a los pueblos de los territorios bajo mandato se les ofreca un futuro autogobierno en trminos vagos. En la prctica se organizaron tres clases de mandatos: A, B y C. Los A eran de raza blanca (o sea, los pases rabes que haban estado hasta ese momento formando parte integrante del sultanato de Istambul) y en ellos la potencia colonialista agraciada se vea constreida a ciertos controles tericos para asegurar la marcha hacia ese futuro autogobierno de las poblaciones. Los mandatos B y C estaban poblados por negros y recibieron un trato mucho ms duro.NOTA 1_4 He hablado ms arriba de la paulatina evolucin de la poblacin palestina a partir de los ltimos siglos antes de nuestra era. Pero a la vez est la dispora israelita o hebrea (abusivamente llamada `juda por generalizacin del nombre de una de las 12 mticas tribus descendientes de Jacob). Esa emigracin o dispora fue raz de una comunidad difusa, la que ha recibido nombres slo parcialmente apropiados de `juda, `hebrea, `israelita, dispersa por todo el mundo. Si originariamente pudo tener una cierta homogeneidad tnica, sta se ha diluido hasta casi desaparecer con el transcurso de los siglos, por la mezcla con otras poblaciones (a pesar de la prohibicin bblica de los matrimonios mixtos) y el nmero de conversos (aunque la religin mosaica es en general escasamente proclive al proselitismo, por vincular la adoracin monotestica de Yaweh al pueblo elegido por ste).

Siempre fueron mltiples y mutuamente contradictorios los criterios de pertenencia a esa difusa comunidad israelita, hebrea o juda: en parte, religiosos; en parte (aunque eso ha sido prcticamente ficticio y legendario durante los ltimos 10 siglos o ms) tnica o racial o gentica (digamos: un supuesto vnculo de sangre con los que emigraron de Palestina entre el siglo V antes de Cristo y el siglo II de nuestra era, aproximadamente); en parte nada de todo eso, salvo en el vago recuerdo de una tradicin familiar casi olvidada y redescubierta saltuariamente al cabo de decenios por los buscadores de races; en parte tal vez ni siquiera eso, sino una agregacin por alguna afinidad o como fruto de la casualidad.

Esa dispersa comunidad no comparta ni lengua (salvo que los rabinos estudiaban, como lengua muerta desde haca milenios, el antiguo hebreo) ni territorio ni vida econmica. Si eran devotos israelitas o no la mayora de sus integrantes es difcil de saber, y posiblemente falso a comienzos del siglo XX (aunque eso es siempre problemtico dado el carcter sumamente indeterminado y pluricriterial de la pertenencia a tal comunidad informal).

Felizmente, a fines del siglo XIX esa comunidad estaba asimilndose en la mayor parte de los territorios donde habitaban sus miembros y stos iban adquiriendo los mismos derechos de los dems ciudadanos aunque sufriendo ramalazos de intolerancia (como tal o cual desmn turbulento pogrom a fines del imperio zarista). Ahora bien, a fines del siglo XIX surge el movimiento sionista lanzado por el austraco Teodoro Herzl (1860-1904)NOTA 1_5 y otros autoproclamados portavoces de esa comunidad israelita o juda.NOTA 1_6 Ese movimiento colonialista tenda a llevar a un territorio extraeuropeo a los hebreos de las distintas naciones europeas, para formar un estado bajo proteccin colonial europea.NOTA 1_7 La ubicacin se discuti y hubo titubeos, aunque al final prevaleci la idea de que habra de ser un retorno a la Tierra de Canan, o Sin, o sea a Palestina.NOTA 1_8 Organzase as la colonizacin de Palestina, imponiendo las monarquas europeas al Sultn turco (de cuyos dominios formaba parte Palestina) la admisin, como colonos privilegiados, de emigrantes israelitas venidos del Norte.NOTA 1_9 Esas potencias presionaron al gobierno de Istambul para conceder amplias prerrogativas a esos emigrantes, reformando la legislacin civil en un sentido que les permitiera aduearse de tierras comprndoselas por sumas mdicas a terratenientes absentistas. Bajo el rgimen de capitulaciones que impusieron al decadente poder otomano, los emigrantes en Palestina y dems provincias del Imperio Otomano quedaban amparados por la jurisdiccin consular de una u otra potencia europea.NOTA 1_10

Qu comunidad era sa? Dada la inadecuacin de cada trmino para llamarla, prefiero usar la ms neutral palabra de `comunidad hebrea, que al menos remite a ese vnculo gentico con Jacob, aunque ste sea en muchos casos imaginario y en otros tan diluido como lo est seguramente en muchos de los que no se consideran pertenecientes a tal comunidad. (No es impensable ni siquiera tal vez inverosmil que todos los humanos actuales tengamos a Jacob o a otro hebreo influyente de ese perodo como uno de nuestros antepasados.) En rigor ser judo o hebreo o israelita no es casi nada porque puede ser cosas muy diversas; puede ser una disyuncin de todas esas determinaciones, o puede estribar en un cierto aire de familia que une a cada hebreo con al menos otro, formando una cadena en la que, al cabo de varios eslabones, se pierde cualquier similitud que no sea la comn pertenencia a la especie humana salvo tal vez la de sufrir o aceptar en algn grado esa imaginaria adscripcin. (Las fronteras entre lo real y lo imaginal son difusas porque lo imaginal es una dimensin de lo real, configura en parte, aunque subsidiaria y secundariamente, una faceta de lo real.)

Durante la primera guerra mundial las potencias imperialistas en conflicto mutuo se combatieron tambin en el campo de la propaganda; haba dos bandos: el germano-austraco-turco y el aliado que englobaba, entre otras potencias, a Inglaterra, Francia e Italia y ms tarde a los EE.UU. En 1917, al desertar Rusia de la coalicin aliada por el triunfo de la revolucin bolchevique, prodjose una situacin de empate blico, esforzndose cada bando por suscitar apoyos en sectores de la opinin y provocar descontentos en el campo enemigo.

As, unos y otros cayeron en la cuenta de que la comunidad hebrea o israelita era un sector no desdeable por diversos conceptos y cuya movilizacin a favor de un campo poda contribuir a inclinar la balanza. Puede que esa esperanza fuera muy exagerada, puede que influyeran otros factores (fervor religioso, empacho de lecturas bblicas, antisemitismo, complicidades de la clase alta por encima de las discrepancias religiosas).NOTA 1_11 Sea como fuere, Inglaterra prometi a los sionistas (aunque en trminos vagos) el apoyo al establecimiento en Palestina de un `hogar nacional judo, o sea con un eufemismo un estado hebreo.NOTA 1_12 Y (aunque un poco obstaculizada por la alianza del Sultn, siendo Palestina una provincia del imperio turco) Alemania hizo algo parecido, aunque sin contraer un compromiso claro, auspiciando abiertamente la causa sionista. Triunfante Inglaterra, hizo estampar entre las clusulas de la resolucin de la sociedad de naciones que regira el mandato de Palestina las dos mutuamente contradictorias de:NOTA 1_13

1.Conducir a la poblacin local al autogobierno (y eventualmente a la independencia);NOTA 1_14 y

2.Fomentar all un hogar nacional judo.NOTA 1_15 Qu ambigedad de los trminos (tpica picarda diplomtica)! Quera hacerse pasar como meramente un pacfico fomento de recepcin de inmigrantes hebreos o israelitas (para que se sintieran como en su casa en su hogar), sin mermar los derechos de la abrumadora mayora de la poblacin, que era rabe; pero en realidad histricamente la minora israelita (o juda) siempre haba sido all bien acogida y tratada con tolerancia y hospitalidad por la poblacin rabe-palestina.NOTA 1_16 Cuando empez una resistencia popular a la inmigracin hebrea es justamente como rechazo al movimiento sionista impuesto como he sealado ms arriba por las potencias colonialistas europeas al decadente Imperio Turco desde fines del siglo XIX (y sobre todo bajo el mandato britnico, 1919-1948), porque entonces la poblacin local se percat de que estaba siendo despojada de sus tierras, sometida a un desalojo del territorio que masivamente habitaba desde haca milenios y convertida en extranjera en su propia patria.NOTA 1_17

En general, el colonialismo ingls, al sojuzgar Palestina en 1919, se atuvo a su promesa de convertirla en patria de los inmigrantes sionistas, lo que significaba despojar de su tierra a la poblacin local, que era en su casi totalidad rabe (como lo haba venido siendo desde el siglo VII). Sin embargo, hubo oscilaciones.NOTA 1_18 Al final, tras haber impuesto manu militari una presencia, con estatuto privilegiado, de una enorme masa de inmigrantes europeos (de origen presuntamente hebreo o israelita), la monarqua inglesa se larg de Palestina entregndola de hecho, pero no de derecho, a sus sucesores, los jefes sionistas. stos se ampararon en una resolucin (no vinculante) de la asamblea general de la ONU de noviembre de 1947 (que recomendaba la particin de Palestina en dos estados, uno rabe, o sea de la poblacin autctona, y otro hebreo, para los europeos recin inmigrados). El viernes 14 de mayo de 1948, al atardecer, esos dizque hebreos proclamaron el estado al que dieron el resucitado nombre de `Israel.NOTA 1_19 Nunca antes nadie haba empleado las locuciones `ir a Israel, `vivir en Israel, `estar en Israel, `venir de Israel, etc.NOTA 1_20 `Israel haba designado esa vaga comunidad humana mticamente descendiente del patriarca Jacob, o a lo sumo un fugaz reino de la remota antigedad; no un territorio, no un pas; no un estado. No un pueblo, en el sentido moderno de `pueblo como la poblacin de un territorio ms o menos unida por lazos polticos, lingsticos y culturales.

02. Existe Israel? No, no existe el estado de Israel. O, ms exactamente, lo que se suele creer que existe y que es un estado y que se llamara el de `Israel, eso no existe ms que en la imaginacin. El problema no es meramente si debe o no existir, si le es lcito o no existir, sino si existe. Existe algo que, de algn modo, corresponda a esa apariencia de estado de Israel? S, hay una entidad detrs de eso, una entidad con personalidad colectiva difusa que posee un cierto grado de existencia y que constituye la sustancia que da corporeidad al mito del estado de Israel. Le da una corporeidad que, sin embargo, no es la de un estado, en el sentido tcnico-jurdico.

Como no existe el estado de Israel, tampoco existe todava un pueblo israel, o de Israel. (sase el adjetivo `israel para denominar a lo perteneciente o relativo al presunto estado de Israel, a diferencia de `israelita que mentara a los antiguos hebreos o a los descendientes de Jacob o a los que profesan la religin mosaica un poco todo eso o una comunidad difusa y oscilante.) Hay, s (hasta cierto punto), un pueblo del territorio colocado bajo las leyes de la entidad poltica sui generis a la que convencionalmente se llama `estado de Israel. Y puede llegar a existir un da un pueblo israel, como puede llegar a existir un genuino estado de Israel; porque los pueblos y los estados son productos culturales de la colectividad humana que se hacen y se deshacen; pero a lo largo de un dilatado proceso histrico, no artificial y sbitamente a golpe de unos decretos.

No existe el estado de Israel porque lo que hay en Palestina no es un estado, aunque s se llama `estado de Israel, o `Israel a secas. No es un estado, en la acepcin moderna, porque un estado es una soberana territorial, es la organizacin poltica de la poblacin de un territorio que ejerce el mximo poder compatible con la convivencia internacional (aunque las potencias imperialistas ejercen uno incompatible con tal convivencia, ya que no respetan el derecho internacional). Hay varias concepciones en el derecho internacional pblico sobre la relacin entre el estado y el territorio. Para unos, el estado no es sino el territorio, con su poblacin como titular colectiva del mismo: el estado alemn es Alemania, la tierra alemana. Para otros autores el territorio es el patrimonio territorial del estado, el cual es ante todo una organizacin de hombres con poder sobre hombres, y slo indirectamente sobre la tierra que stos habitan. Y hay teoras que introducen nuevas matizaciones (el territorio como competencia, o como mbito de la competencia o jurisdiccin).

Mas sin entrar en esas polmicas doctrinales un tanto abstrusas, todos estn de acuerdo en que hoy un estado es una organizacin poltica que agrupa bsicamente a la poblacin de un territorio y que ejerce su poder en ese territorio. En eso difiere el estado moderno de lo que pudieron ser las soberanas dinsticas de siglos pasados, que se definan principalmente, no por el territorio de su jurisdiccin, sino por el vnculo de sangre hereditario en la titularidad de tal soberana. Ntese empero que ni siquiera en los siglos XV al XVIII fue tal concepcin dinstica absolutamente preponderante; ya entonces estaba en ciernes la concepcin territorial del pueblo-estado, la cual ya haba prevalecido en las Repblicas de la antigedad.

Hay que entender en sus justos trminos esa concepcin moderna del estado como organizacin de la poblacin de un territorio con poder sobre ese mismo territorio. Esa concepcin no significa que el estado tenga que ser democrtico. Ni siquiera implica la pertenencia a tal poblacin de todos los habitantes afincados en el territorio durante generaciones consecutivas. Ni excluye necesariamente el reconocimiento de unos ciertos derechos de integracin en esa poblacin de ciertos habitantes de otros territorios. O sea, la territorialidad consustancial del estado estriba slo en que un subconjunto del cmulo de habitantes afincados en el territorio durante muchas generaciones constituyen la poblacin de ese territorio (el pueblo) y estn organizados de tal manera que la direccin de esa organizacin tiene poder (ejerce soberana) sobre todo el territorio. Ese poder soberano es independiente de cualesquiera otros poderes y es el que manda en el territorio:

1.prescribiendo lo que han de hacer los habitantes del mismo (y siendo en general obedecido);

2.asegurando un cierto orden pblico;

3.ordenando, segn ciertas pautas, los espacios comunes; y

4.facilitando una administracin pblica y unos servicios pblicos, por modestos que sean (al menos polica, ordenacin vial, limpieza y proteccin de la va pblica). Esas pautas son mnimas. Se cifran en unos requerimientos de eficiencia, independencia y soberana. (La soberana no es la mera independencia, sino que es el ejercicio de un poder que manda, que se hace obedecer y que regula y administra unos elementos de vida comn; si no hace nada de eso, una organizacin, por muy independiente que fuera, no sera estado.)

Esas pautas las cumpla incluso el estado racista surafricano del Apartheid y las cumplen las monarquas absolutas de Arabia saud, Cuvait, Bahrin, Brunei, etc (con una salvedad que en seguida har acerca de la independencia). Las cumple tambin la Repblica Federal de Alemania. Sin embargo, con relacin a esos estados hay que formular unas reservas.

En todos esos casos hay (o haba) una organizacin independiente de la poblacin (aunque de ella estuvieran excluidos ciertos habitantes del territorio, los indgenas, aun siendo stos mayoritarios); en todos esos casos hay (o haba) un cierto orden pblico impuesto por el poder soberano, que ejerce su jurisdiccin territorial independiente de cualquier organizacin fornea y coordina una administracin pblica y unos servicios colectivos (mejores o peores).

En la medida en que una organizacin va dejando de asegurar esos mnimos, va dejando de ser estado. Pierden as la condicin de poderes estatales, incluso de facto, las brutales tiranas decadentes de un Duvalier o un Mobutu, p.ej., cuando ya ni siquiera son capaces ni de hacerse respetar ni de garantizar un mnimo de orden ni de prestar un mnimo de servicios pblicos, como la regulacin mercantil y vial.

Ahora bien, he puesto ejemplos particularmente espinosos porque la concepcin moderna del estado est evolucionando desde ese umbral mnimo a una visin ms fuerte, en la que se da estado, propiamente dicho, cuando:

1.la poblacin polticamente organizada en l abarca a todos los habitantes afincados en el territorio durante generaciones y, salvo casos determinados, slo a ellos;

2.cada uno de los integrantes adultos de esa poblacin posee, en tal organizacin, alguna manera de influir (aunque sea muy indirectamente) en las decisiones polticas;

3.el gobierno (la direccin de esa organizacin poltica) ofrece un nivel relativamente elevado de ordenacin pblica, de administracin y de servicios eficientes.

Las petromonarquas de Arabia no cumplen esos requisitos (as el Cuvait falocrtico y feudal ha dejado privada de nacionalidad a la gran mayora de los habitantes del territorio para acabar expulsndolos en masa). Ni los cumpla la Surfrica racista. Y el actual estado alemn los cumple slo hasta cierto punto, por el ilimitado derecho de integrarse en la poblacin del territorio, con plenos derechos de nacionalidad, de los extranjeros cuyos antepasados hayan emigrado de pases alemanes hace 5 10 generaciones, aunque no posean ningn ttulo jurdico para ello salvo el alejado nexo gentico (la fuerza de la sangre). Sin embargo para la poblacin alemana en su conjunto eso es puramente marginal. Aunque no suele verse con simpata esa modulacin vlkisch (tnico-gentica) de la poblacin alemana segn la define el ordenamiento jurdico del estado germano, eso desde luego no afecta en nada esencial a la estructura de dicho estado.

Mas ni siquiera los requisitos mnimos cumple, en cambio, el llamado `estado de la ciudad del Vaticano, implantado por Mussolini en el Pacto de Letrn de 1929, un estado cuyo paralelismo con el pseudoestado de Israel es sumamente relevante. No se trata ya de que su territorio sea exiguo (como lo son los de Andorra, Mnaco, Liechtenstein, San Marino, Naur, Tuval, Kiribat, Tonga y otros microestados ldico-liliputienses) sino que aun sos son gigantes en comparacin con el Vaticano, cuya rea soberana no excede unas pocas hectreas en torno a San Pedro. Es imposible ejercer en unos metros cuadrados ningn ordenamiento con poder de mando, con sbditos que obedezcan y acaten ese mando, con un mnimo de servicios para una poblacin. El Vaticano no ofrece nada; sus servicios (como el filatlico y la pomposa Guardia Suiza) son mero teatro (de hecho los servicios para los inquilinos de San Pedro los facilita el estado italiano: desde alcantarillado hasta recogida de basuras, orden pblico, alumbrado, etc).

Adems, el Vaticano no tiene poblacin: la ciudadana vaticana se adquiere y se pierde por las funciones desempeadas en la corte pontificia. Aun suponiendo que existiera tal poblacin (que no la hay), sta no est organizada en el estado vaticano. Antes bien, la soberana de ste corresponde exclusivamente a la Santa Sede. Es la Santa Sede (o sea el Papado) quien tiene reconocida la soberana sobre el Vaticano, no la poblacin de ese enclave. Es la Santa Sede la que entabla relaciones diplomticas con los estados. En suma, es la Santa Sede (no el supuesto estado vaticano) la que constituye un sujeto de derecho internacional pblico, porque es una organizacin no-territorial que se ha izado a esa subjetividad jurdico-internacional en virtud de una larga tradicin y de circunstancias especiales (principalmente el haber sido efectivamente titular de la soberana sobre el Lacio y otras regiones italianas durante muchos siglos). Hay otras organizaciones no-territoriales que tambin son sujetos de derecho internacional pblico: la Soberana orden de Malta, la ONU, la NATO, la OEA, la Cruz Roja, etc.

Pues bien, Israel no es una organizacin territorial de la poblacin de una parte geogrfica de la superficie terrquea, sino una entidad sui generis a medio camino entre la extraterritorialidad y la territorialidad, entre la composicin por mero vnculo de sangre (u otros criterios, como los ideolgicos) y la composicin poblacional territorial. Y ello por varias razones.

1.Cualquier nacional de cualquier pas del mundo es un ciudadano israel potencial con tal que sea israelita, o sea de origen hebreo sin profesar ninguna religin que no sea la mosaica; ese origen hebreo ha de estribar en que nazca de vientre israelita; y el vientre es israelita si la madre cumple esas condiciones, y as sucesivamente hacia atrs; como nadie puede comprobar quines fueron sus antepasados hace 14 siglos, funciona la presuncin de veracidad de la tradicin familiar; pero de veras es as un ciudadano israel potencial cualquier ruso, finlands, noruego, chileno, surafricano, neozelands o indio que procedan, por esa lnea matrilinear, de emigrados de Palestina del siglo V a. C. en cuya familia nadie haya profesado religin alguna? No del todo. Hay un filtro de admisibilidad que establecen las autoridades rabnicas, que podr aplicarse laxamente para permitir la aceptacin de ateos de clara tradicin familiar israelita, pero que no deja de ser de todos modos una determinacin del derecho de ciudadana segn una pauta religiosa (uno de los parecidos con el Vaticano); en cualquier caso, gentico-ideolgica, no territorial.

2.La organizacin poltica denominada `estado de Israel no tiene constitucin (volver sobre eso), sino una coleccin de leyes fundamentales del estado, o sea unas cuantas leyes a las que se ha impuesto esa nota de fundamentalidad para hacerlas irrevisables, inmutables y supralegales. Dos de ellas confieren un poder supraestatal en Israel a la organizacin sionista mundial y la unin juda internacional. Son dos asociaciones transnacionales en principio de derecho privado, pero erigidas en instancias con poder supremo sobre el estado de Israel en muchos y vitales puntos.NOTA 1_21 La realidad supera incluso lo expresamente previsto en esas leyes. El estado de Israel no es ni sera absolutamente nada sin esas organizaciones extraterritoriales y transnacionales, como el estado vaticano no es ni sera nada sin la organizacin extraterritorial de la sede apostlica o la iglesia catlica (que son un poco lo mismo).

3.Estn excluidos de la ciudadana israel todos los habitantes del territorio de su soberana (que lo sean habindolo sido sus padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y as por miles de aos) salvo si son hebreo-israelitas (judos) o, siendo rabes, no pueden demostrar que no huyeron en 1947-48; tambin estn excluidos los habitantes autctonos de las zonas ocupadas por el ejrcito israel desde la guerra de 1967 (o sea lo que convencionalmente se llama `Cisjordania y Gaza, una quinta parte del territorio palestino del mandato britnico).

Adems de eso, el ordenamiento jurdico israel llega al extremo de que prohbe matrimonios entre judos y no-judos. La discriminacin gentico-religiosa afecta a los derechos de propiedad, los derechos cvico-militares e incluso el derecho conyugal, como hemos visto.NOTA 1_22 Eso, de nuevo, pone de manifiesto que la organizacin poltica en cuestin no es la de una poblacin territorialmente definida (aunque fuera con limitaciones y desbordamientos marginales), sino que es una organizacin tnico-gentica extraterritorial, lo cual presenta caractersticas enteramente diferentes de las del estado; y ms de las del estado moderno. (Podran verse similitudes en tiempos pretritos: p.ej. los reinos brbaros de los burgondios, los hunos, los godos o los viquingos, y muchos otros; pero el moderno concepto de estado se ha ido levantando y estructurando durante siglos, si no milenios, en oposicin a esa extraterritorialidad.)

03. Son lo mismo el pueblo israel y el pueblo judo? El pueblo israel no existe todava. Un pueblo es la poblacin de un territorio demarcado por unas fronteras y constituido, o en vas de constituirse, o con perspectivas razonables de constituirse, aunque sea a largo plazo, en un estado independiente. En ese sentido no existe el pueblo de Pars. Si se quiere usar la palabra `pueblo para que quepa hablar del pueblo madrileo y del rosellons, entonces diremos que es un pueblo la poblacin de un territorio con las caractersticas recin indicadas o de una parte del mismo.

Eso no exige que todos los miembros de un pueblo estn viviendo en ese territorio. No dejan de formar parte del pueblo espaol los espaoles que viajan por el extranjero, ni siquiera los emigrantes. Ya va siendo menor el grado de pertenencia al pueblo espaol de nietos de emigrantes espaoles si no han mantenido vnculos con Espaa, salvo tal vez cuando viven en pases de habla y tradicin espaolas (eso ya es un vnculo poltico-cultural sumamente importante).

Tampoco exige que todos los habitantes del territorio formen parte del pueblo. Sin embargo, cuantas ms restricciones haya a la incorporacin de los inmigrantes al pueblo, y cuanto ms masiva y significativa sea esa exclusin, ms se empieza a parecer el estado a un no-estado (a un ente poltico extraterritorial, tnico) y, as, paradjicamente, van bajando los grados en los que cabe vlidamente hablar ah de un pueblo (salvo en sentidos histricamente superados en los que un pueblo era una estirpe, una raza: el pueblo visigodo, p.ej.).

La nocin de un pueblo remite a la de un estado que existe o al menos puede razonablemente llegar a existir con ttulos de legitimidad estatal y una base territorial. Hemos visto que la entidad poltica denominada `estado de Israel no es lo que ostenta su nombre. Por ello no cabe hablar de un pueblo de ese estado o de un pueblo israel. Sin embargo, las cosas humanas son generalmente asuntos de grado. A pesar de sus brbaras leyes fundamentalistas rabnicas, esa entidad poltica sui generis que se llama `estado de Israel tiende, al estar de hecho afincada en Palestina, a convertirse en una entidad territorial, y la masa mayoritaria de sus habitantes tiende a formar una poblacin de esa peculiar organizacin poltica en vas de territorializacin. De momento es slo un proceso incipiente, pero que puede, de mantenerse 4 5 siglos, llegar a cuajar o fraguar en un estado de Israel y un pueblo israel. Hoy por hoy estamos apenas en los atisbos de eso, cuando la gran mayora de las personas que ostentan ciudadana israel vienen de los cuatro puntos cardinales (aunque las ms veces de Europa o de regiones de poblamiento europeo) y no estn afincadas en Palestina sino desde hace 2 3 generaciones (muchas veces menos y en los casos mejores 4 5), al paso que la poblacin rabe palestina es la nica que lleva viviendo en ese pas desde hace miles de aos y ha sido masacrada o expulsada por la fuerza.

Si el pueblo israel todava no existe, no hay nada que sea el pueblo judo (o, si se quiere, pueblo hebreo o pueblo israelita). Hubo un pueblo hebreo en una remota antigedad, aunque las noticias sobre esa tribu son ms legendarias que histricas. Hubo en Palestina una poblacin dominada por esa etnia hebrea y que asimil un momento como lengua el hebreo (ya hablaban otros dialectos de la lengua semita, como han seguido haciendo despus).

Los descendientes reales o imaginarios de los emigrantes de la dispora israelita esparcidos por todo el mundo no forman un pueblo en ningn sentido polticamente relevante de la palabra. A menos que se quiera hablar del pueblo catlico, el pueblo mormn, o atribuir esa categora de pueblo al cmulo de los descendientes de Hernn Corts o de San Luis Rey de Francia (el pueblo borbnico). Desde luego cada quien es muy dueo de usar las palabras como le d la gana; pero slo en un sentido aproximadamente igual a lo que acabo de indicar (tal vez mejor formulado, ms atinadamente dilucidado, menos impreciso) cabe vlidamente usar la palabra `pueblo en el sentido jurdico-poltico, en un sentido relevante o pertinente para las decisiones polticas y las relaciones interestatales, para las relaciones entre los pueblos. Slo en ese sentido cabe hablar (como lo hace la Carta africana de los derechos de los hombres y de los pueblos) de derechos de los pueblos; slo en ese sentido pueden entenderse las resoluciones de la asamblea general de la ONU sobre las relaciones entre los pueblos y sus derechos. Nunca como aplicables a colecciones heterclitas de individuos humanos que no compartan ni territorio ni vida econmica ni lengua ni cultura (salvo ideas religiosas o una cierta cultura y tradicin familiares guardadas como deterioradas reliquias de generacin en generacin, tal vez inventadas en alguno de los fenecidos eslabones que ya no podemos reconstruir).

Un sefard marroqu de habla rabe, cuyos abuelos, tatarabuelos y as sucesivamente han venido hablando rabe pero que emigraron de Espaa al ser expulsados por los Reyes Catlicos; un ruso de Mosc, ateo desde hace 4 generaciones y que slo conoce idiomas eslavos, pero cuyos antepasados eran de fe mosaica; un estadounidense oriundo de Alemania que tambin ha conservado en la alacena los testimonios de la fe abrahmica de sus antepasados; un etope de una tribu convertida hace siglos a esa misma fe por algn predicador israelita (que por una vez venci la inapetencia al proselitismo tan arraigada en esa tradicin religiosa); qu tienen en comn? Qu hace de ellos un pueblo? Realmente nada, salvo en lo imaginal. Ciertamente lo imaginal es una faceta de lo real. Nuestra vida real comporta aspectos de imaginacin y se ve modificada, moldeada, reconducida por las fantasas. Mas eso es as slo hasta cierto punto y dentro de unos lmites.

Las personas con un mismo apellido en el planeta no forman un pueblo. No existe el pueblo Fernndez (o Fernandes) que agrupe indistintamente a cingaleses, indonesios, portugueses, canadienses; el nico pueblo que los agrupa es el pueblo humano, el pueblo terrqueo. Sin embargo, supongamos que cunde la moda de fantasear sobre el pueblo Fernndez y que a muchos se les antoja que forman un pueblo especial, una comunidad de sangre Fernndez, una hermandad no organizada pero llamada a aunarse. Esa fantasa en principio no pasara de ser eso, un frvolo pasatiempo; pero, claro, en la medida en que arraigara y se tomara en serio, sera una faceta de la vida real. Felizmente se acabara disipando al cabo de un tiempo para dar paso a otras modas menos absurdas. No muy lejos de eso est el cuento del pueblo hebreo o israelita o judo (eso ltimo peor, ya que es an ms difcil de establecer el nexo en particular con la legendaria tribu de Jud).

Si no hay una comunidad humana (todava) que sea el pueblo israel ni hay (salvo en lo imaginal) una comunidad que sea el pueblo judo o hebreo o israelita, es obvio que no pueden ser lo mismo. El Santo Graal no es lo mismo que el dragn matado por San Jorge.

Mas, por otro lado, y ya dejando de lado la calificacin de `pueblo, est claro que son agrupaciones humanas muy diversas. La israel es la de las personas que, mayoritariamente, habitan el territorio hoy formalmente proclamado por el gobierno de Jerusaln como israel y que poseen nacionalidad israel; la pertenencia a esa colectividad ciudadana de los llamados `israelitas de la dispora es slo potencial; no se hace efectiva ms que cuando posan el pie en el territorio de Palestina. Mal que bien, esa comunidad tiene un algo de demarcacin territorial, y la quinta parte de ella es rabe-israel (o sea, es la minora rabe-palestina que, fruto del azar o las circunstancias, no fue matada ni expulsada en el momento en que la hueste sionista baj las rejas tras las feroces expulsiones masivas de las poblaciones locales).

Por otro lado, la comunidad (si es que cabe incluso hablar de comunidad) de los israelitas o hebreos o mosaicos esparcidos por el mundo no tiene otro vnculo con esa tierra palestina ms que el hecho de que en la leyenda familiar se habla de un antepasado venido de all hace 2.000 aos y que ha legado sus creencias religiosas, fiel o infielmente seguidas (y a menudo polvorientas en el desvn y a la espera de que algn mozalbete se entusiasme con ellas y vuelva a la fe de 6 7 generaciones atrs). No tienen nada que ver ambas colectividades humanas? S, tienen mucho que ver, la entidad poltica denominada `estado de Israel est supeditada a varias de las organizaciones privadas que se erigen en representantes de esa vaga colectividad transnacional mosaica; y otorga el derecho de retorno (adquisicin automtica de ciudadana israel) a todos ellos.

Por otro lado, y a diferencia del estado de opinin antes de 1947, la mayora de los medios de opinin y de los crculos influyentes que hablan en nombre de esa comunidad mosaica son fervorosos e incondicionales adeptos del estado de Israel y de todas sus polticas, aun las ms crueles. No porque eso se lleve en la sangre, ni sea inherente a la cultura hebrea (en la medida en que haya tal), sino por un mecanismo que lleva a quienes se han sentido humillados o postergados o tratados con condescendencia a hincharse de orgullo por los xitos y las viriles proezas de uno que puede figurar como de ellos; un mecanismo que ha jugado y jugar siempre en muchos enfrentamientos humanos; que juega en lo pequeo y en lo grande, generalmente para mal y a veces para bien. En cualquier caso, no hay (como a menudo se dice, sin fundamento) un pueblo que haya sido vctima de las barbaries y masacres nazis y que ahora practique barbaries y masacres contra el pueblo palestino o deje que sus gobernantes y su ejrcito las practiquen. Cul pueblo? En primer lugar, porque nadie hay que, habiendo sido masacrado por los alemanes, masacre hoy a otros. Podrn hacerlo sus allegados, personas emparentadas, mas no las mismas. Las barbaries de la Alemania nazi tuvieron como vctimas a muchsimas personas y familias de diversa condicin social (pero en su mayora pobres), de diferentes nacionalidades y creencias. En qu medida puedan considerarse vctimas los que no fueron masacrados ni internados en campos de concentracin es un asunto complejo. Sin duda pueden serlo sus hijos, hermanos, y otros parientes cercanos. Ya es ms dudoso el caso de primos cuartos o de primos de primos de primos de primos.

Tampoco parece razonable que cualquier correligionario en cualquier lugar del mundo sea considerado una vctima. En cuanto a la vaga y etrea colectividad de origen hebraico definida en parte con criterios genticos, en parte con criterios de prctica religiosa, ya no est nada claro que esa colectividad difusa sea una persona jurdica internacional victimizada (y por lo tanto indemnizable). Mas, salo o no, a pesar de la subordinacin jurdica del pseudoestado de Israel a las organizaciones internacionales supuestamente representativas de esa comunidad, sta no es el pueblo israel. En la (hoy todava escasa) medida en que ste exista, es la poblacin del territorio donde se asienta ese estado, y esa poblacin no exista en 1945 ni fue vctima de ninguna barbarie alemana ni otra cuando no exista.

Individualmente puede haber hombres y mujeres que hayan sido vctimas de la barbarie alemana y que hayan emigrado luego a Palestina y formen parte hoy (ellos o sus hijos o nietos) de la poblacin israel. Por numerosos que sean tales casos, no determinan una mismidad o identidad entre la poblacin israel y la dispora hebrea de Europa de hace 60 aos.

04. Israel estado para el pueblo judo? Haya o no haya un pueblo israel, y haya o no haya un pueblo judo (o sea, valga o no valga el vocablo `pueblo aplicado a la vaga y difusa comunidad humana de personas de origen hebreo o de confesin israelita) lo seguro es que lo que es injusto es reclamar como a veces hacen los amigos de Israel la existencia de un estado para el pueblo judo. No puede haber ningn estado para nadie. Los estados son de sus pueblos, de las poblaciones que los habitan. No son para individuos ni para grupos. Ni siquiera parece tener ningn sentido decir que son para sus pueblos (salvo como eslogan nacionalista: `Espaa para los espaoles, `Etiopa para los etopes; lo cual ser, bajo una interpretacin, correcto slo hasta cierto punto, porque cada territorio del Planeta es para la humanidad entera).

En otra poca s se pensaba que los estados eran para sus titulares, los soberanos: el reino de Cerdea para la casa de Saboya, el ducado de Brandeburgo para los Hohenzollern y as sucesivamente. Los monarcas tenan derecho a tener sbditos, de suerte que cuando uno era, por rivalidades, destronado en un estado, tena derecho a que se le adjudicara otro, para l y sus sucesores. No parece tener sentido alguno el democratizar esa relacin de ser-para y atribuir ahora el destino a un pueblo.

Pero, sobre todo, desde hace miles de aos toda porcin habitable del planeta est habitada (y aun las inhabitables, como la Antrtida, estn reivindicadas en cuanto a su soberana territorial). Si una poblacin dispersa por el planeta tuviera derecho a un territorio, o bien tendra derecho a un territorio determinado, o bien a uno indeterminado. Si fuera indeterminado, no tendra derecho a ningn territorio en particular, sino a que hubiera algn territorio suyo. Mas nada puede fundar tal pretensin, tal supuesto derecho imposible de ejercer o satisfacer, porque slo puede satisfacerse despojando de lo suyo a la poblacin de algn territorio en particular. Ni tampoco puede tratarse de un territorio determinado, cuando ste ya est habitado por una poblacin establecida all desde hace siglos (o milenios).

Luego las poblaciones diseminadas y dispersas no tienen derecho a ningn territorio. Cada individuo miembro de una de tales poblaciones tiene derecho a participar en la posesin colectiva del territorio de la poblacin territorial a la que pertenezca. (As un israelita francs, a la de Francia; uno argentino, a la de Argentina; uno indio, a la de la India; uno espaol, a la de Espaa). No hay judo que no tenga derecho a un territorio; mas no hay territorio alguno al que tengan derecho (todos) los judos. Tienen derecho a (participar en la colectiva posesin de) todos los territorios que habitan; no tienen derecho a habitar todos territorio alguno.

Eso que vale de los judos vale de los adventistas del sptimo da, de los budistas-zen, de los Fernndez, de los historiadores, de los zapateros, de los titiriteros, de los esperantistas, de los lectores de Shakespeare, de los qumicos. Por mucho que se pusieran de acuerdo los qumicos del planeta para reclamar un estado de qumicos, por mucho que proclamaran conculcados sus derechos y no atendidas sus justas demandas de mayor asignacin en sus respectivos pases y juzgaran que slo un estado de y para qumicos podra satisfacerlos (y quien dice los qumicos dice cualquier otro grupo disperso que tenga algo en comn, al menos un cierto aire de familia), por mucho que se insistiera en eso, la reivindicacin sera injusta, opuesta al derecho internacional. Porque slo se les podra dar un territorio despojando de l a sus legtimos habitantes radicados all desde hace cientos o miles de aos.

Pero es que, si suponemos que es justa la demanda de que haya un estado, un territorio estatal, para el pueblo judo, entonces cul? Por qu Palestina? Porque ya se han instalado all algunos judos? En realidad los han implantado por la fuerza las potencias colonialistas europeas y los ha afianzado el imperialismo yanqui. Trtase de una implantacin recientsima (menos de un siglo, lo cual, para los tiempos histricos, no es casi nada), dando lugar esa implantacin forzosa a las atrocidades, masacres, exterminios de la poblacin autctona palestina que siguen y llevan trazas de seguir, o sea un holocausto. Quienes creen que ha de haber un estado para el pueblo judo nos deben la propuesta de alternativas que atenen ese dolor y que ofrezcan a las personas de esa vaga comunidad dispersa otra ubicacin: el cantn de Ginebra, p.ej., o Baviera, o Normanda, o Escocia, o el estado de Alabama.

Adems, si una poblacin dispersa tiene derecho a un estado, ser a uno solo o a dos o a tres o a cuatro? Si hay razones que avalen esa atribucin territorial, por qu ha de ser nica? Al fin y al cabo fue Stalin el primero que cre en la Unin Sovitica un estado para el pueblo judo, el Oblast autnomo de Birobiyn, tierra que se supona poco habitada; no era un estado independiente, pero s autnomo dentro de la Unin de las repblicas socialistas soviticas. No entra en los lmites de este artculo debatir acerca de lo acertado o desacertado, justo o injusto de aquella medida (que desde luego no forzaba a los judos soviticos a emigrar a ese Oblast o territorio autnomo, sino que slo se lo permita y facilitaba, sin desalojar a sus habitantes).NOTA 1_23 Lo nico que sealo es que al menos (en la poca en que la URSS combata el sionismo como instrumento divisionista y racista de la burguesa y como la otra cara de la medalla antisemita) se ofreci una posibilidad, una alternativa, que en cambio no han imitado nunca los fervorosos adeptos del derecho a un estado para el pueblo judo. Ninguno de ellos ha ofrecido nada. Ninguno de ellos ha pedido que ponga de su parte su propia nacin donando una porcin de su propio territorio nacional para satisfacer esa demanda o esa reclamacin territorial.

Ni tiene tampoco base jurdica alegar que lo que ha de ser para el pueblo judo es, no algn territorio, algn estado en general, sino el de Palestina en particular porque de all emigraron los originadores de la dispora israelita hace dos mil aos (en algunos casos, puede que haga ms bien cerca de 2.500 aos). Si ese argumento valiera, valdra para una infinidad de reclamaciones que haran del planeta un infierno y plasmaran la guerra de todos contra todos que evocara Hobbes. Aparte de que habra que ofrecer un criterio determinable y plausible para fijar el momento de la historia al que habra que retrotraerse: si es el ao 0, o el 1, de la era cristiana (debiendo recomponerse el Imperio Romano), o es el 750 (Espaa para los rabes), o el -500.

O tal vez puede decirse que nada de todo eso vale como principio, pero s en el caso concreto israel-israelita, por un algo nico, irrepetible, inanalizable, indilucidable, inescrutable, inexplicable, algo especial, algo que se intuira, se captara emocionalmente y no se dejara expresar en palabras. Comprendo que cosas as las digan los adeptos de una posicin injusta, irracional y jurdicamente indefendible, o personas obcecadas y ciegas para la argumentacin racional. Pero, de valer tales posiciones, hay que darse cuenta de que as cada uno justificara cualquier aberracin con la que se encariase, por dolorosas que fueran sus consecuencias para la humanidad.

05. Hay que resignarse a los hechos consumados? A quienes argumentamos segn las lneas de los apartados precedentes de este artculo se nos contesta que todo eso es historia; que hoy, guste o no guste, originariamente legtimo o no, existe el estado de Israel como una realidad, con un pueblo israel que lo habita; y que es siempre forzoso inclinarse ante hechos histricamente consumados e irremediables.

Es ms, se dice: si valen los argumentos en contra de la legitimidad de la implantacin del hogar nacional judo en Palestina por el colonialismo ingls, igualmente valen hoy otros similares, o idnticos, para justificar la continuacin del estado judo ya establecido y consolidado, que lleva ah varias generaciones. Contesto lo que sigue. Como lo voy a sealar ms abajo (aunque es una consideracin importante que a los no versados en derecho les suele producir extraeza), efectivamente, hasta cierto punto, el derecho ha de inclinarse ante los hechos. Y es que no se ha hecho el hombre para el derecho, sino el derecho para el hombre. De suerte que, cuando el derecho colisiona con realidades fortsimas, que han echado profundas races, y cuya remocin provocara graves daos y sufrimientos, es el propio derecho el que se autolimita y se impone un principio de reconocimiento jurdico a posteriori de los hechos consumados irreparables, por injustos que hayan sido.

Mas esa autolimitacin del derecho ha de ser ella misma estrictamente limitada, so pena de que el derecho sea una burla, una estril mofa, un juego para rociar de agua bendita jurdica a cualquier fechora y cualquier atropello.

Lo primero, y ms importante aqu, es percatarse de que no son comparables los perodos considerados: uno, a favor de Israel, de 2, 3 4 generaciones (a todo tirar, aunque en rigor van a lo sumo dos en una situacin de dominio pleno del territorio); otro, a favor de la poblacin autctona (los rabes palestinos, cristianos y mahometanos), de muchos cientos de generaciones.

En segundo lugar, de tener que inclinarnos ante hechos consumados, todava podemos discutir y aquilatar los trminos exactos de esa inclinacin y las indemnizaciones a que tienen derecho las vctimas.

Mientras no se reconozcan hechos como los analizados en este artculo, se seguirn justificando: el despojo masivo de la poblacin autctona; el sojuzgamiento de la misma; las masacres del sionismo que siguen hoy, en 2002, como la reciente de Yenn, que no es nada nuevo, sino la prolongacin de la poltica ininterrumpida de Israel desde 1948 para ac; y, as, la permanente poltica de Israel de empujar a la poblacin autctona a huir en masa a otros pases rabes para dejar todo el territorio palestino a la colonizacin hebrea (una poltica inaugurada por Inglaterra, al aduearse de Palestina en 1919, y continuada hasta hoy por aquellos que Inglaterra llev e impuso all y a quienes leg el poder de facto aunque no de iure).

O sea, sin prejuzgar todava acerca de cul haya de ser la posicin razonable, justa y equilibrada para poner fin a ese doloroso conflicto, lo primero que hace falta es un anlisis histrico y jurdico objetivo y crudo, que no edulcore las cosas para hacerlas ms agradables a los odos de los sionistas y de sus amigos europeos y americanos.

Habr que acatar o no los hechos consumados. Unas veces s y otras no. Unas veces ms, otras menos. Depende. Depende de las circunstancias, de la correlacin de fuerzas, de las posibilidades alternativas, y por encima de todo de la necesidad de buscar siempre la solucin menos dolorosa, la que minimice el sufrimiento humano. Mas, antes de hacerlo, hay que aclararlo todo y deslindar lo que conviene hacer por razones de conveniencia poltica, de apaciguamiento, de caridad humana de lo que es justo hacer o reclamar. Mientras no se demuestre lo contrario, al pueblo autctono de Palestina le es justo reclamar el territorio palestino.

06. El principio de usucapin Cmo se adquiere legtimamente la propiedad? Hay formas de adquisicin originarias y derivadas. El que halla un tesoro oculto en su propio campo adquiere la propiedad del mismo por hallazgo. Mas normalmente hoy todo lo que pasa a la propiedad de alguien ha sido antes de otro dueo. Uno de los modos lcitos de adquirir la propiedad es lo que los jurisconsultos romanos llamaban la `usucapin, y que el cdigo civil espaol llama la `prescripcin adquisitiva.

Todos estamos familiarizados con la idea de la prescripcin: ciertos derechos caducan o prescriben al cabo de un tiempo. En estricto rigor, caducacin y prescripcin no son iguales, porque se dice que prescribe un derecho (o un deber) slo cuando, durante un lapso prolongado, no ha mediado disputa o reclamacin al respecto, mientras que la caducacin se produce aun en medio de disputas y pleitos.

Sin embargo, medularmente se trata casi de lo mismo. Como el derecho se hace para el hombre y no al revs como ha de someterse a las necesidades de la sociedad humana, y en primer lugar de la paz social, sin la que no hay convivencia ni por lo tanto vida social o comn, ha de poner unos lmites temporales a las reclamaciones jurdicas para que no se pueda poner constantemente todo patas arriba, para que reine un cierto grado de seguridad jurdica. As, si en un viaje a Ud se le ha extraviado una maleta, tiene un plazo para reclamarla; pasado el plazo, prescriben sus derechos a recuperar esas pertenencias, a las que la autoridad habr dado algn destino. Igualmente cada afectado puede reclamar en cierto plazo contra la resolucin de un concurso; si no lo hace en ese trmino, caduca su derecho y la resolucin pasa a ser inatacable. La prescripcin adquisitiva es una modalidad particular de ese instituto general de la caducidad o prescripcin. Supongamos que alguien ha suscrito un contrato de compra de una finca; el vendedor exhibi documentos o testimonios que indicaban que era el dueo; el comprador toma posesin del predio. Pasan 30 aos y se presentan personas que reclaman la finca por haberla heredado de su abuelo, que era dicen el verdadero dueo; presentan otros documentos a cuyo tenor su abuelo tena mejor derecho y slo por concesin precaria permita usar la finca al entre tanto fenecido vendedor.

Es uno de los tpicos e innumerables enredos que tiene que solventar, mal que bien, el derecho; el cual ante casos as, y desde tiempo inmemorial, opta por consagrar los hechos consumados, con ciertas limitaciones. Los actuales ocupantes de la finca vendrn reconocidos como los genuinos dueos de la misma por prescripcin adquisitiva o usucapin, o sea: por haber prescrito (o caducado, si se quiere) el derecho de reclamarla de quienes pudieran alegar mejores ttulos.

Desde la poca del derecho romano y seguramente desde mucho antes, se entroniza as jurdicamente ese instituto de la adquisicin de una propiedad por una ocupacin continuada e indisputada de un bien al cabo de un tiempo y originada por un acto jurdico de buena fe y con apariencia de legalidad. Mas en el derecho romano existe tambin la usucapin de largusimo tiempo: al cabo de 40 aos, se consagra la prescripcin adquisitiva incluso si el arranque no fuera ningn ttulo jurdico as, ni de buena fe ni pacfico ni con apariencia de validez legal. Hasta un ladrn se hace dueo legtimo del bien robado al cabo de un nmero de aos, incluso si han mediado pleitos. A nadie se puede despojar de lo que tiene y que ha recibido de sus tatarabuelos, aunque stos lo robaran. El derecho mira ms al futuro que al pasado. Trata ms de preparar una venidera convivencia pacfica que de reparar los daos pasados salvo en casos en que sigue habiendo motivos imperativos de justicia para reclamar una compensacin o indemnizacin a las vctimas. Pues bien, se reconoce en el derecho internacional la usucapin territorial como modo legtimo de adquisicin de territorios? Es curioso que algunos tratadistas pasen como de puntillas sobre el asunto. Hay miedo a reconocer la usucapin, porque sera un semillero de futuras agresiones. Si sabemos que al cabo de equis tiempo se pondr el sello de validez jurdico-internacional a lo que en su origen fue un acto de agresin o de conquista, no volvemos al viejo derecho de conquista de las monarquas del antiguo rgimen?

Sobre la base de tales consideraciones, Roger Garaudy (con quien, en estas cuestiones, tanto suele concordar el autor de estas lneas) ha recordado la frase de Pascal: no pudiendo lograr que lo justo fuera fuerte, se ha querido hacer que lo fuerte fuera justo, o sea: se ha uncido con los santos leos de la justicia a lo que era una injusta imposicin de fuerza bruta. As, segn ese punto de vista, aunque pasen aos y aos Israel es y seguir siendo un oprobio, un insulto a la equidad y la justicia, un hecho injusto y no reconocible jurdicamente.NOTA 1_24 No estoy de acuerdo con ese punto de vista, porque entonces, y por las mismas, los actuales australianos no tendran derecho al territorio australiano, ni los actuales hngaros al territorio magiar (la Panonia), ni los ingleses a Inglaterra (la Bretaa romana conquistada por las tribus anglosajonas), y as sucesivamente. No, no podemos llevar eso a su extremo. Es verdad que, habiendo sido en la historia injusta o violenta la delimitacin de fronteras y el establecimiento de poblaciones, ningn derecho territorial es absoluto; por encima de todo est el bien de la humanidad, que pasa por encima de intereses egostas de los dueos colectivos de cada territorio particular. Mas ese lmite al derecho colectivo a un territorio tiene tambin sus lmites. No poseen igual ttulo a la colectiva propiedad del territorio helvtico los suizos y los sicilianos. Los del lugar tienen primaca. Y los del lugar son los all afincados durante generaciones y generaciones, los que lo habitan desde tiempo inmemorial.

Siendo eso asunto de grado (como casi todo), no tienen el mismo ttulo legtimo los australianos o los norteamericanos a sus respectivos territorios (afincados all desde hace pocos siglos) que los griegos al suyo, al que arribaron hace ms de 3.000 aos (habiendo seguido all todo ese tiempo).

Aunque no se quiera, hay que acabar admitiendo que el paso del tiempo entroniza jurdicamente las situaciones de hecho; que las conquistas pasan a ser hechos jurdicamente inatacables al cabo de siglos. Nadie tiene derecho a echar a los hngaros de Hungra o a los blgaros de Bulgaria, aunque su llegada all (por conquista, claro) fue en tiempos relativamente recientes (hace entre 10 y 15 siglos). Los gitanos no tienen derecho a reclamar ninguna parte del territorio de la India o del Paquistn, aunque de all salieran las migraciones que han desembocado en la actual comunidad roman.

Mas, admitido que el transcurso del tiempo consagra jurdicamente una situacin de hecho aun inicialmente violenta e injusta, de cunto tiempo estamos hablando? Mientras que en el derecho civil se establecen plazos precisos, en el derecho internacional cuando se reconoce ese valor curativo o sanativo del transcurso temporal no se fija plazo alguno. Todos estn de acuerdo en que el transcurso de medio milenio o ms (de ocupacin de un territorio por una poblacin) es un plazo suficiente para la plena adquisicin territorial legtima. (As los rabes expulsados de Espaa por los Reyes Catlicos tenan la legtima posesin territorial del reino de Granada, donde estaban radicados desde haca ocho siglos.) Tambin estn todos de acuerdo en que el transcurso de unos meses o unos pocos aos no otorga a la poblacin o al ejrcito ocupantes ningn derecho al territorio, si la adquisicin ha sido violenta y a expensas de la poblacin autctona. Pero, qu pasa en los plazos intermedios? Nadie lo sabe. El derecho no tiene respuesta, porque no ha fijado (ni, dada la ndole del asunto, puede fijar) plazo preciso alguno.

Desde luego en 1948 el pseudoestado de Israel era totalmente ilegtimo, hechura del colonialismo ingls, impuesto a viva fuerza contra la poblacin autctona, mediante masacres y limpieza tnica. Siguiendo las cosas como hasta ahora, seguramente en 2048, o en 2148, o en 2248 o en 2348 habr un estado legtimo de Israel all (si es que entre tanto los estados no se han integrado en una sola Repblica planetaria, como es de esperar que suceda). Y hoy, en este ao 2002? Hoy estamos en transicin de lo de 1948 a lo de 2048, en un grado intermedio. La consolidacin paulatina de situaciones de hecho, empezadas por la violencia y seguidas por la violencia, ya va comenzando a asentar, pese a esa violencia, un atisbo de legitimidad estatal, en la medida en que ya se va viendo que es un hecho histricamente irreversible (como lo fue en su da el exterminio de los pieles rojas y la colonizacin blanca de Norteamrica, o tantas otras imposiciones demogrfico-territoriales fruto de las guerras). Mas todava slo un pequeo grado. Cul? 5 %? 17,2 %? 44 %? La verdad es que no tenemos ningn criterio hoy para poder responder con verosimilitud. Muchos dirn que lo que se da es una situacin de indeterminacin, no de graduacin, porque, si hay grados, stos sern concretos, y si son concretos alguien los tendra que poder conocer. O dirn que hay un grado intermedio sin magnitud, un tampn esponjoso entre el pasado no (no ser legtimo el estado de Israel) y el futuro s (s serlo).

Pero eso no puede ser verdad. No puede serlo porque a lo largo del extenso proceso histrico que va de la ilegitimidad a la legitimidad se va pasando paulatinamente de aqulla a sta; y, siendo as, una diferencia de un lustro cuenta. Hoy no es igual que hace cinco aos; hace cinco aos no era igual que hace 10 aos. Ni es hoy igual que en 2007. Si hay diferencia de un lustro a otro, en qu la hay sino en que la ilegitimidad de hoy es menor que la de ayer y la legitimidad mayor? Y cmo sera eso posible si no hubiera una multiplicidad de escalones (grados) intermedios, no una sola zona nica e indiscriminada, homogneamente gris, entre el negro y el blanco? Por otro lado, si cuenta el paso de un lustro, no contar el paso de un ao, el de un mes, el de un da? Luego la multiplicidad de grados intermedios ha de ser elevada (posiblemente infinita).

Todo eso no nos suministra ningn criterio claro para solventar el conflicto de Palestina sobre una base nica y exclusivamente jurdica. En 1948 s la haba: Israel era fruto de una violenta y cruel usurpacin, un fruto recin impuesto sobre y contra la inmensa mayora de la poblacin del territorio, del que la estaban despojando el imperialismo y el colonialismo (con la ayuda de quienes se dejaron embaucar o argumentaron equivocadamente). Hoy eso ya no puede verse simplemente as. No estamos en 1948. Han nacido ya all muchas personas a las que se ha dado el ttulo (todo lo jurdicamente problemtico que sea) de `ciudadanos del estado de Israel. En ese sentido, Israel es ya una realidad (injusta, violenta) que poco a poco est pasando a adquirir la validez jurdica que siempre acaban adquiriendo los hechos consumados, por injustos y oprobiosos que sean en un principio.

Son tales consideraciones, ms la correlacin actual de fuerzas y la situacin poltica internacional, las que llevaron a la acertada poltica pacfica y conciliadora de la organizacin para la liberacin de Palestina y del Presidente Yasir Arafat: renunciar a todo el territorio palestino perdido en 1947-49 (casi las cuatro quintas partes de Palestina) y contentarse con el minsculo territorio de Cisjordania-Gaza (1/5 de Palestina), a cambio de la paz y del derecho al retorno de los refugiados palestinos. Borrn y cuenta nueva. A partir de ah, surgiran dos estados: un estado de Israel de y para la poblacin de Israel (sin discriminacin racial ni religiosa) y un microestado de Palestina para la poblacin autctona (tambin sin discriminacin racial ni religiosa e incluso acogiendo en su seno las colonias impuestas manu militari por la ocupacin israel que se prolonga desde 1967).

Era un programa justo, un equilibrado pacto entre lo justo y lo posible, porque lo justo no es justo que se imponga cueste lo que costare. No vale lo de fiat iustitia, pereat mundus (Hgase la justicia y perezca el mundo!). Es ms, el acuerdo de Oslo,NOTA 1_25 siendo como era una dolorosa renuncia a una reivindicacin justa de la poblacin palestina a Palestina, era lo mejor a que se poda llegar, lo que abra un camino de paz, de reconciliacin; y en definitiva lo nico que poda sentar las bases de legitimidad de Israel (antes de que el transcurso de 5, 6 7 siglos de hechos consumados acaben haciendo justo a lo fuerte). Esa base, ese ttulo, era la donacin. Al llegarse al acuerdo de paz, al ser reconocido un estado palestino independiente en lo poco que se les dejaba ya, los palestinos renunciaban al resto, al 80% de su territorio, y lo donaban a Israel.

La mera donacin o cesin (que es un ttulo vlido de adquisicin cuando no median coaccin ni dolo) no sera ttulo suficiente en este caso de no concurrir circunstancias sanatorias que, en aras de la paz, llevaran a ignorar la brutal violencia con la que se impona el desigual acuerdo. Un acuerdo injusto, oprobioso y desigual vale ms que una guerra que se eterniza. La paz es el bien mayor, y la guerra es el peor mal (aunque haya excepcionales circunstancias en que la conjuncin de otros males sea peor incluso que la guerra).

Para que esa legitimacin a posteriori del estado de Israel se produjera en virtud de esa donacin palestina (del sacrificio de la mayor parte del propio territorio nacional palestino) era menester que paulatinamente Israel se encaminara a ser un estado de verdad, no un pseudoestado constitucionalmente supeditado a organizaciones privadas extraterritoriales. Seguramente de haber prosperado la va de la concordia (abierta por el acuerdo entre Arafat y el difunto Isaac Rabn) se habra facilitado esa evolucin, al menos a largo plazo. Era menester tambin que Israel evolucionara hacia una sociedad civilizada moderna sin discriminacin, con igualdad de sus ciudadanos ante la ley (levantamiento de la prohibicin de matrimonios mixtos,NOTA 1_26 iguales derechos civiles de rabes y judos, nada de privilegios para extranjeros por remotos vnculos genticos o religiosos).

Y sobre todo era menester que Israel aceptara el derecho al retorno de los refugiados, porque Israel tena que convertirse (aunque no fuera de golpe) en un estado, el estado de un pueblo, el pueblo israel: blancos o negros, rubios o morenos, israelitas o shintostas, de lengua hebrea o de lengua rabe); y, ms que nada, porque ese derecho al retorno de los refugiados es un derecho humano absoluto, inquebrantable, un derecho fundamental que pasa por encima de los derechos de los estados. Lo que alegan los sionistas en contra de ese derecho es que la vuelta de los refugiados dara a los rabes mayora en el propio Israel, dejando ste de ser un estado de los judos para los judos. Mas, en primer lugar, no sera as, porque muchos no volveran si se les ofrece una indemnizacin. Y, sobre todo, justamente de eso se trata: de que Israel sea un estado israel para los israeles, morenos o rubios, de habla rabe o de habla hebrea (no olvidemos que son lenguas estrechamente emparentadas entre s y cuyo mutuo aprendizaje slo requiere un pequeo esfuerzo y buena voluntad).

Israel estuvo a punto de consolidar con enorme xito su empresa, poniendo fin al conflicto, reconociendo un estado nominal palestino (inevitablemente satelizado e instrumentalizado) en esa pequea parte de Palestina no ocupada por el rgimen de Tel Aviv hasta 1967 y admitiendo compartir Jerusaln, un derecho de retorno de los refugiados (aunque luego racanearan en los detalles, diluyendo y aguando las posibilidades de ejercicio real de tal derecho). As se habra acelerado el proceso histrico de legitimacin de Israel; a cambio, claro, Israel tena que cambiar, tena que evolucionar, tena que civilizarse, tena que ir empezando a ser un estado de su poblacin.

Con el apoyo de la aplastante mayora de su poblacin hebrea, el gobierno israel ha frustrado esa posibilidad. Ha ido empujando a los palestinos a la desesperacin, a la congoja, a la rabia. Ha seguido el expolio, han seguido las colonizaciones, las humillaciones masivas. Se ha seguido rehusando, aun en principio, la vuelta a las lneas de demarcacin de 1967. En definitiva, se ha seguido la poltica de empujar a todos los palestinos a que abandonen toda Palestina, aunque eso as no se haya dicho (sino que se ha dicho que se les permitira un estado viable formado por una coleccin de bantustanes: un enclave de tres leguas cuadradas aqu, otro de ocho all, etc; en realidad, los planes del gobierno israel desmienten que incluso eso sea ms que un espantajo que se aduce momentneamente como quien ofrece casi nada o nada).

Ante la exacerbacin de la poltica de conquista y exterminio del gobierno israel, s que parecen haber caducado las ofertas de los lderes palestinos. Slo ellos, slo el Presidente Yasir Arafat, son dueos de su poltica; slo ellos tienen derecho de dar o de no dar la mayor parte de su tierra a quienes se la han robado. No tienen obligacin de no darla, porque nadie tiene obligacin de sacrificar su vida para salvar su propiedad. Pero tampoco nadie tendra derecho a reprocharles que, ante la marcha de las cosas, considerasen que han caducado sus ofertas y que ha prescrito (hasta un nuevo acuerdo menos inicuo) el derecho de Israel a ampararse en ese acuerdo para presentar la situacin de hecho como (ya) una situacin de derecho.

07. Israel independiente? Los hechos prueban sobradamente que los inspiradores de la poltica agresiva y exterminadora del (presunto) estado hebreo son en realidad el imperialismo yanqui y la Unin Europea. Sin la gigantesca ayuda que ese pseudoestado recibe de sus amigos y socios de la alianza atlntica, el estado de Israel es inviable.

Eso es obvio por lo que respecta a los EE.UU.NOTA 1_27 Si stos disminuyeran su ayuda, Israel no podra proseguir la misma poltica. Luego si hace lo que hace es, como mnimo, porque (pese a melindres ocasionales) los crculos dirigentes norteamericanos no tienen objeciones serias a lo sustancial de esa poltica, o, por lo menos, colocan el apoyo a Israel por encima de los desacuerdos (si es que los hubiera) con el gobierno de Jerusaln. Mas qu prueba que toda la poltica de Jerusaln no viene precisamente dictada por Washington? Nada lo prueba, salvo que eso no se dice ni en Washington ni en Jerusaln y se dicen cosas que pareceran implicar lo opuesto.

En realidad es dudoso que las declaraciones de los lderes estadounidenses e israeles impliquen la negacin de ese dictado. Cuando Bush pide, reclama, demanda que Israel se retire de los territorios recin reocupados lo antes posible, no dice, ni da a entender, que no haya ordenado a Jerusaln esa ocupacin. Lo antes posible puede ser en cuanto se pueda sin perjudicar los propsitos de la agresin, o sea dentro de un siglo o jams. Y, por induccin, a partir de lo que sabemos de la diplomacia secreta norteamericana, no resulta nada peregrina ni aventurada la hiptesis de que en rigor es la Casa Blanca la que dicta la poltica de Jerusaln.

Mas no muy distante es el caso de la unin europea.NOTA 1_28 El ministro francs de asuntos exteriores se ha opuesto a la suspensin del acuerdo de asociacin de Israel con la Unin europea alegando que las experiencias de Surfrica, Irak y Cuba, entre otras, muestran que los boicots comerciales slo perjudican a las poblaciones y no consiguen modificar la poltica de los gobiernos. Es comparar lo incomparable. Es tal el despropsito de semejante ocurrencia que titubea uno antes de emprender la refutacin, por lo obvio de las objeciones.

1.En primer lugar, Cuba, Irak, Surfrica son estados, con una poblacin bien establecida, y que (dentro de lo limitada que es hoy la independencia de cualquier pas que no sea una gran potencia e incluso de las potencias que no sean la superpotencia norteamericana) administran su territorio, tienen sus ordenamientos que pueden funcionar, mal que bien, incluso con la oposicin del resto del mundo. No es tal el caso de la artificial entidad poltica sionista, un injerto que no podra subsistir ni un da sin el man que derraman sobre l los imperialistas, con un territorio exiguo, con un gasto militar insostenible por la poblacin.

2.En segundo lugar, no se trata de boicot o no boicot, sino de la vigencia de un acuerdo de asociacin que privilegia incluso a Israel con relacin a los estados meridionales de la propia Unin Europea, como Espaa, cuyos ctricos tienen menos preferencias de acceso a los mercados eurocomunitarios que los de Israel. En cambio lo que se aplica a Cuba es un boicot y al Irak un espantoso bloqueo. No se les deja comerciar libremente, ni siquiera en condiciones desfavorables.

3.En tercer lugar, jurdicamente no se ha negado el derecho del estado cubano, el del estado surafricano, el del estado iraqu; ahora lo que est en tela de juicio es un pseudoestado conquistador carente de ttulo de legitimidad que ni siquiera es un estado en el sentido moderno de la palabra y que lleva perpetrando un horrible genocidio desde hace decenas de aos, y va a ms, nada de lo cual se da en ninguno de esos otros casos.

4.En cuarto y ltimo lugar (teniendo aqu plena cabida el argumento ad hominem) el colonialismo francs se ha sumado al bloqueo (y hasta a la guerra) contra el pueblo iraqu; apenas en cuestiones marginales cort un poco en los ltimos aos del rgimen de apartheid la estrechsima colaboracin econmica y comercial que siempre haba mantenido con la Surfrica boer; y mantiene semicongeladas las relaciones comerciales con Cuba torpedeando el acceso de la isla caribea a un estatuto, no ya de asociacin, sino de mera cooperacin comercial con la unin europea: con relacin a Cuba, slo el mnimo de relaciones mercantiles que puedan presentarse como no-embargo.

En tales condiciones, es irrelevante y falaz invocar la inefectividad poltica de las decisiones sobre las relaciones comerciales, cuando lo que se pide no es ni un bloqueo de Israel ni un embargo ni nada por el estilo, sino slo un no-apoyo econmico al rgimen sionista. Todo eso prueba que Israel no es independiente. Hoy no lo es plenamente ningn estado, salvo la superpotencia mundial (la primera y nica superpotencia mundial de la historia humana), los EE.UU de Amrica. Pero hay grados. Pases como Venezuela, Irak, Cuba, Corea del Norte, Irn, Zimbabue, la Repblica Democrtica del Congo, Birmania, Argelia o Liberia, prueban que an hay algo de independencia; que, si no, no tendran los regmenes que tienen, no siendo stos del gusto de Washington, que ha hecho lo posible para subvertirlos y derribarlos (y que no ceja hasta salirse con la suya). Y eso que los EE.UU cuentan con el respaldo y la comprensin (a veces un poco ms entusiasta, a veces un poco ms reservada, en ocasiones con algn remilgo) de todos sus aliados de la NATO y el dems entorno de los pases industrializados ricos (o menos ricos, como es el caso de Espaa, que siendo pobre se cree rica):NOTA 1_29 Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, el Japn, Holanda, Suecia, Suiza, Polonia, Bohemia, Dinamarca, etc.

Mas, dentro de la no-independencia, hay muchos grados. Es tanto menos independiente un estado cuanto ms supeditado est a lo que se decida en Washington o Bruselas, cuanto menos capacidad tenga de decidir su propia poltica, cuanto ms dependa sta de las pautas que se le marquen desde los grandes centros de poder, cuanta menos capacidad tenga para gestionar libremente su propia administracin, sus propios servicios pblicos, para determinar su propia poltica de orden pblico. El margen de Israel es nulo, ya que se hundira completamente y no subsistira ni un solo da sin el diluvio de dlares y euros que le regalan incesantemente sus amos de Bruselas y Washington. Eso prueba que el verdadero decisor de las matanzas, del bao de sangre, del terror en masa contra la poblacin, de las devastaciones, no es Sharon,NOTA 1_30 quien es un simple mueco utilizado por el Presidente Bush y por la eurocracia bruselense, que son quienes en realidad toman esas decisiones. Puede que detrs de Bush y de Romano Prodi estn los poderes de la sombra, las cpulas de financieros, traficantes de armas, jefes de los servicios secretos, mandamases militares, que sean quienes dicten el guin a todos esos testaferros que luego acaparan el escenario.

Lo que es seguro, en todo caso, es que una instruccin clara y tajante de Washington o de Bruselas no dejara a Israel opcin alguna. As, en 1956-57 Israel particip en la agresin de Inglaterra y Francia contra Egipto (desencadenada por la nacionalizacin del Canal de Suez por Nasser), con el beneplcito de los EE.UU.NOTA 1_31 Cuando el Presidente Eisenhower cambi de opinin (por temor a una guerra con Rusia) y dijo que Israel tena que retirarse a las lneas de demarcacin anteriores a la guerra de 1956, el gobierno israel, con rabia en el corazn, acat y se retir a las lneas de demarcacin anteriores a la guerra de 1956. Una palabra basta. No darla equivale (en un contexto determinado, cuando se ostenta un determinado poder y se sabe lo que se sabe) a dar la orden de ejecutar el genocidio.

08. Un estado viable? NOTA 1_32

En tales condiciones resulta aparentemente paradjico que los eurcratas (y, en menor medida, los propios gobernantes norteamericanos) se hayan puesto ahora a hablar de un estado palestino viable al lado de Israel. As parecen ofrecer algo, cuando en rigor no ofrecen nada en absoluto. Es ms, eso que dicen es un disparate. Viables como estados no son ni Israel ni Palestina, ni siquiera un estado unificado Israel-Palestina. No hay estado viable de menos de 30.000 Km, ni menos uno superpoblado que depende y seguira dependiendo en cualquier caso de la ayuda fornea, y que ni siquiera puede organizar ningn servicio pblico, ninguna administracin pblica con un mnimo de independencia. En realidad Palestina dej de ser independiente hace 25 siglos y salvo en la ilusin de alguna insurreccin ocasional no ha vuelto a serlo ni, en el mundo de hoy, puede serlo. No siendo ni pudiendo ser independiente, no es viable.

Sin duda cuando se habla hoy de viabilidad se quiere decir otra cosa. Se est como criticando lo que es en este momento la presunta poltica de Sharon y Simn Prez, a saber: disear un pseudoestado palestino como un rosario de pequeos enclaves, de bantustanes de unas leguas cuadradas (a lo sumo) donde ondee la bandera palestina y que emita unos sellos de correos y sea un miembro de la ONU; un estado en el que se impondra por la fuerza contra la voluntad de la abrumadora mayora del pueblo palestino, que apoya a su legtimo lder, el Presidente Yasir Arafat una administracin fantoche de las corrientes ms intransigentes del islamismo (con cuyos postulados doctrinales y mtodos concuerdan los integristas rabnicos, a pesar de que nominalmente son enemigos).

Es sumamente dudoso que tal sea el plan del gobierno israel. Por lo siguiente: la poltica israel ha mantenido (con la parcial excepcin del perodo de Oslo 1993-98) una lnea de gran continuidad desde 1948, continuidad que en rigor estriba en proseguir sin interrupciones ni desvos la poltica de las implantaciones sionistas desde 1919: exterminio de lor moradores autctonos, hacer la vida imposible a tal poblacin, amargarla, forzarla a partir a otros pases rabes. sa es y ha sido siempre (salvo el parntesis de Oslo) la poltica israel. Y en esos planes la creacin de bantustanes palestinos con independencia nominal sera un obstculo, por muy instrumentalizados que estuvieran al principio los dirigentes islamistas impuestos por Israel para destrozar la popularidad de Al-Fataj. Una vez otorgada esa independencia y soberana nominales a un enclave, aunque sea el de Jeric, es difcil garantizar que se mantendr fiel al dictado israel y que el reconocimiento internacional no se interponga en la reelaboracin ulterior del mapa de la zona segn nuevas y crecientes ambiciones sionistas de expansin territorial (que en el fondo no tendran nada de nuevo). No, lo ms probable es que, si Israel hace creer a veces que eso es lo que se propone, es una diversin ms para disimular su nico y permanente propsito de forzar a toda la poblacin rabe de Palestina a abandonar toda Palestina definitivamente.

Pero similarmente, hay que ver qu se esconde detrs de las declaraciones de los lderes de las potencias occidentales cuando hacen creer que miran con recelo ese presunto plan israel y que, en vez de eso, preconizan un estadico palestino viable (mas ni siquiera en ese contexto demandan que tal estadico se extienda por toda la zona no ocupada por Israel hasta 1967, o sea toda Cisjordania y Gaza). Si lo que dicen los gobernantes de Jerusaln es una patraa y una cortina de humo, otra patraa y otra cortina de humo es lo que dicen sus amigos occidentales, slo que un poquitn ms refinada. Se trata de ganar tiempo, de no reconocer a las claras el plan de exterminacin y desalojo finales. Si ese desalojo final fuera condenable, igual lo sera el de 1948, perpetrado con el activo sostn y estmulo de Londres, Pars y Washington. Poner en la picota la actual poltica de Israel es poner en la picota todo el colonialismo y neocolonialismo euro-norteamericano en la regin desde el siglo XIX.

Es ms: supongamos que sea sincero ese nuevo eslogan de la viabilidad, en el que como que se insina que se est defendiendo a los pobres palestinos y pidiendo para ellos algo ms de lo que Israel parece dispuesto a otorgar en este rato. Si es sincero, sinceramente propone algo, algo que no es lo que presuntamente quiere Sharon, algo menos malo para el pueblo palestino. Qu es ese algo? Es el 20% del territorio de Palestina, o sea toda Cisjordania (con Jerusaln oriental) ms Gaza? No! Si fuera eso, se dice bien claro: vuelta a las lneas de demarcacin (pseudofronteras) de 1967. Luego el retorcido eufemismo vehicula otra cosa. Cul? Que no haya 14 bantustanes discontinuos de 1 legua cuadrada cada uno sino 2, 3 4 un poquillo ms grandes? Cul es esa nocin de viabilidad? Cunto territorio, cunta poblacin?

Un estado palestino, aun con toda la Cisjordania y Gaza, es inviable como estado independiente y soberano (por las razones ya dichas agravadas por la discontinuidad entre Gaza y Cisjordania). Mas al menos sera una plasmacin poltica nominal, simblica, que siempre que fuera acompaada del retorno de los refugiados permitira a lo que queda de pueblo palestino (si se le diera una ayuda fornea suficiente) vivir y respirar un poco. Sera un simple anejo real de Israel, a su vez un anejo del campo occidental (especialmente de la Unin europea). Su independencia y su soberana seran mucho ms aparentes que reales. Mas esa apariencia bastara para aliviar algo la vida de esos millones de seres humanos cuya vida es un infierno desde que Inglaterra pos all su planta en 1919. Menos que ese supermnimo ya no es nada, sombra de una sombra. Conque presentar ese proyecto de la sombra de una sombra para hacer ver que no se est avalando la sombra de una sombra de una sombra no es sino aturdir y desorientar una vez ms a la opinin pblica y ganar tiempo para la inexorable e inflexible ejecucin de los planes de exterminio de Israel.

09. Una propuesta alternativa: renunciar a la independencia palestina

Fue totalmente correcta la propuesta de la OLP (Organizacin para la Liberacin de Palestina) de reconocer al estado de Israel, renunciando a su justa reivindicacin histrica (la de un estado palestino unificado, no discriminatorio, un estado de toda Palestina para todo el pueblo de Palestina, en el cual podran quedar integrados, a ttulo individual, los inmigrantes hebreos ya afincados en el pas, que siempre haban sido bienvenidos, mientras no se propusieron aduearse del territorio).

Fue correcto ese viraje por dos razones. La primera es que la implantacin sionista se haba hecho irreversible. La segunda es que la correlacin de fuerzas tras la cada del bloque sovitico no haca viable proseguir con perspectivas razonables de triunfo la lucha por esa reivindicacin histrica. Y, por justa que sea en abstracto una reivindicacin, se hace injusto luchar por ella a costa de un sacrificio doloroso para el pueblo cuando no hay razonables perspectivas de xito. La OLP y el Presidente Yasir Arafat proponan, as, un compromiso: una renuncia por Israel a su ambicin de apoderarse de toda Palestina para los colonos hebreos (arrojando o exterminando a los moradores autctonos) y, en contrapartida, una renuncia del pueblo palestino a las cuatro quintas partes de su territorio, para quedarse slo con la pequea porcin de ste que no estuvo ocupada por Israel hasta la guerra de junio de 1967. El nuevo mini-estado palestino de Cisjordania+Gaza estara inevitablemente subordinado a Israel; mas podra al menos estarlo con un mnimo de dignidad que salvara al restante pueblo palestino del aplastamiento total. A la vez, Israel reconocera un derecho de retorno de los refugiados aunque el ejercicio de ese derecho, como el de cualquier otro, se sometiera en la prctica a unos lmites y unas modalidades.

Qu ha hecho Israel? Primero, dio largas; luego, ejecut muchsimo menos que a medias sus obligaciones contractuales; y, por ltimo, ha enterrado los pactos con la OLP y puesto un sangriento final a todo el proceso de arreglo pacfico abierto en Oslo en 1993. En esas condiciones han caducado las ofertas de la OLP. Naturalmente, el pueblo palestino representado por la OLP y por su legtimo lder democrtico, Yasir Arafat tiene pleno derecho a mantener esas propuestas y a donar los 4/5 de su territorio histrico al invasor sionista. Y hara bien en hacerlo si, a cambio, volvieran a surgir razonables perspectivas de reciprocidad, de un respeto israel a la vida y a la dignidad de lo que queda del pueblo palestino, devolviendo a los palestinos al menos todo el territorio ocupado desde junio de 1967. Sin embargo, est claro que Israel no lo va a hacer; ni eso ni nada que se acerque a eso. Ni siquiera una renuncia palestina a parte de esa reivindicacin ya de suyo modestsima y casi mnima podra ya apartar a Israel de su plan de toda la vida, que desde el establecimiento del yugo colonial britnico en 1919 ha sido la de exterminar o expulsar a los palestinos de Palestina y hacer de sta el patrimonio colectivo de la colonizacin sionista.

Mas, si es irrazonable una lucha por objetivos que, en las condiciones histricas dadas, resultan inalcanzables (por justos que sean); si es, por ello, desaconsejable que los palestinos luchen hoy por la supresin del pseudoestado sionista de Israel y la devolucin del territorio de Palestina a su legtimo dueo, el pueblo palestino; si eso es as, entonces qu justificacin hay para proseguir la lucha por un arreglo pacfico cual se divisaba como prolongacin de la va de entendimiento y reconciliacin abierta en Oslo en el verano de 1993?

No se sigue de esa consideracin un pesimismo extremo? De un lado, reconozco que no hay perspectivas razonables para la lucha por lo que podramos llamar `el programa mximo, la abolicin del estado sionista y una Palestina democrtica, unificada, una parte de la gran nacin rabe, acogedora para los inmigrantes hebreos como siempre lo fue el pueblo rabe palestino. Mas, de otro lado, tambin digo que no hay tampoco hoy perspectivas razonables para la lucha por el objetivo mnimo, el de un miniestado palestino nominalmente independiente que se extienda por esa pequea porcin de Palestina que es Cisjordania+Gaza. Si ni lo uno ni lo otro, entonces nada, no? Ante las situaciones de impasse, el ser humano tiene la capacidad de inventar y de proponer otras cosas, soluciones nuevas. Cuando se bloquea totalmente el combate por objetivos modestos, recupera su legitimidad la lucha por otros ms ambiciosos. Si tan difcil, tan imposible, es obtener lo menos como obtener lo ms, entonces deja de haber razn para luchar slo por lo menos. Sin embargo, tampoco sera hoy aconsejable ante el bloqueo del proceso de paz y la brutal agresin israel retornar a las reivindicaciones anteriores, porque automticamente la lucha sera anegada por el respaldo imperialista a Israel, secundado y coreado por la poderosa propaganda sionista que cuenta con el respaldo incondicional de ms del 9999% de los medios de comunicacin e informacin (o, mejor dicho, incomunicacin y desinformacin).

Mas puede que resulte razonable un nuevo objetivo que, en cierto modo, lo sacrifica todo y lo concede todo al agresor, mas en cierto modo recupera la reivindicacin plena, slo que bajo una formulacin nueva: admitir el estado unitario de Israel y su soberana sobre toda la Palestina del mandato britnico, pero reclamando la igualdad y la democracia: el derecho de todos los refugiados a volver a sus hogares y el de todos los palestinos a ser ciudadanos de ese nuevo estado de Israel. As la reivindicacin sera similar a la que anim la lucha de los negros surafricanos; sera simplemente el cese de la discriminacin tnica, renunciando al nombre. Cul sera la resultante poblacional? Israel tiene un poco ms de 6 millones de habitantes. Desconozco el nmero de recientes inmigrantes forneos no hebreos, mas en principio los datos parecen indicar que ese nmero de 6 millones es el de ciudadanos israeles; de los cuales cerca de una quinta parte son rabes-palestinos con ciudadana israel.NOTA 1_33 Cisjordania+Gaza tienen algo ms de 3 millones de habitantes. Los refugiados palestinos suman 3.737.494; pero, descontando los que forman parte de la poblacin de Cisjordania+Gaza, quedan unos dos millones y medio, la mayor parte de los cuales malviven en pases vecinos Lbano, Jordania y Siria. Eso arroja una poblacin palestina de unos 5 millones y medio, que, sumados a los ciudadanos rabes israeles (cerca de 1.200.000) todava hoy son ms que los 4.800.000 hebreos.NOTA 1_34

Muy a menudo los periodistas fingen extraarse de que no se pueda llegar en Palestina a un arreglo pacfico como aquel al que se lleg en Surfrica. Cae fuera de los lmites de este artculo enjuiciar lo de Surfrica. Hay una enorme diferencia entre ambos conflictos, obvia para cualquiera que examine los factores jurdicos, histricos, denominacionales, demogrficos y culturales. Mas optar por la reivindicacin que estoy brindando permitira hacer frente a esa desfiguracin desinformativa del enemigo imperialista, atrayendo al sector menos venal de la opinin pblica.

Nadie puede suplantar al propio pueblo palestino y a su legtimo representante democrtico, la OLP. Slo al pueblo palestino y a sus representantes democrticamente elegidos les corresponde asumir una opcin de lucha u otra. Slo ellos son dueos de su destino, de su futuro. Slo ellos pueden hacer dejacin de una u otra de sus reivindicaciones. Slo ellos pueden adaptar su estrategia de combate a las nuevas necesidades y a las nuevas situaciones.

Modestamente, el autor de estas lneas les hace aqu esta propuesta. Si la secundara una parte significativa de la opinin pblica bienintencionada, podra cortarse el nudo gordiano del bloqueo y abrirse una nueva perspectiva.

10. Objeciones 1 Objecin: `Israel es una Repblica democrtica

ISRAEL ES UNA REPBLICA DEMOCRTICA, LA NICA DEMOCRACIA DEL ORIENTE MEDIO. EN LA LUCHA ENTRE UN ESTADO DEMOCRTICO Y FUERZAS, ORGANIZACIONES O TENDENCIAS NO DEMOCRTICAS, HAY QUE OPTAR POR LA DEMOCRACIA.

Respuesta.

1.Si Israel es democrtico, es una democracia. Si es una democracia, es el poder del pueblo. Si es el poder del pueblo, es el poder de un pueblo. Si es el poder de un pueblo, es el poder del pueblo israel. Ahora bien, no existe el pueblo israel (segn lo he demostrado ms arriba); existe en Palestina una poblacin abigarrada: una gran masa de poblacin autctona rabe y un elevado nmero de inmigrantes de otras naciones de religin mosaica que se dicen o creen descendientes de Jacob. Ni es un pueblo el cmulo de seres humanos portadores de pasaporte israel, porque, al no ser Israel, propiamente, un estado, sus ttulos de identidad no confieren ciudadana propiamente dicha (igual que no hay un pueblo de la Soberana Orden de Malta ni una ciudadana ordomaltense). Luego Israel no es una democracia. Luego no es democrtico.

2.Israel no es una repblica. No tiene una constitucin democrtica (ni de otro tipo). No slo carece de constitucin sino que nunca se ha proclamado repblica. Es un hecho casi nico en la historia contempornea que una no-monarqua no se proclame repblica (con las excepciones del tat franais del Mariscal Ptain y del estado espaol de la primera etapa franquista, antes de la Restauracin del Reino). Mas siempre que sucede eso, sucede por algo. Franco preparaba la restauracin borbnica desde 1936. Ptain dejaba una puerta abierta a la restauracin borbnica en Francia. Israel slo tiene un referente, y ste es mitolgico: el referente bblico del Reino de David,NOTA 1_35 como poder teocrtico-rabnico, el poder conjunto de los vnculos de sangre y de la Ley de Jehov. Sin esa referencia, no es ni sera nada. Por eso, la lucha por un arreglo pacfico es tambin la lucha por un nuevo Israel, por una Repblica de Israel como estado de y para la poblacin de Israel (la cual tiene derecho a llamarse as o como le d la gana). Hoy no existe tal Repblica; no existiendo, no es democrtica.

3.Sin embargo, en un sentido ampliado de la palabra puede decirse que es democrtica una organizacin cualquiera en la que las bases manden o elijan a los lderes, sin que tales bases sean un pueblo (ni haya, por lo tanto, en rigor democracia en sentido autntico). Sin embargo, que una organizacin sea democrtica en ese sentido tiene escaso valor. Una mafia o una camorra internamente democrticas (donde los cabecillas se promuevan por sufragio de los facinerosos agrupados en asamblea) no es mejor que una mafia o una camorra internamente autoritarias. La eleccin y la consulta a las bases son un bien instrumental, medial, no una finalidad.

4.El pseudoestado de Israel no tiene ms democraticidad interna que la de las instituciones polticas palestinas.NOTA 1_36 Tiene menos, porque aplica discriminaciones tnico-religiosas (incluso con relacin a una parte de la gente portadora de ttulos de identidad israeles) y por estar bajo la gida de los rabinos y de organizaciones privadas transnacionales y extraterritoriales, que no son elegidas por la poblacin de Israel ni tienen que darle cuentas.

2 Objecin: `La autoridad palestina es corrupta

ISRAEL ES INCORRUPTO AL PASO QUE LA AUTORIDAD NACIONAL PALESTINA ES CORRUPTA.

Respuesta. La campaa de la prensa occidental para desacreditar a la autoridad nacional palestina aduciendo casos reales o supuestos de corrupcin ha sido el medio idneo para preparar a la opinin pblica para justificar el nuevo genocidio antipalestino. Eso prueba que todo est bien maquinado y urdido desde haca tiempo. Ningn dato aportado permite concluir que haya ms corrupcin en la autoridad nacional palestina que en la eurocracia bruselense, en el gobierno francs, en las altas esferas de Washington, en Italia, etc.NOTA 1_37 Los escndalos de Israel fueron incluso aireados en la prensa hace unos aos,NOTA 1_38 aunque la unin sagrada de los dos partidos polticos principales ha permitido ahora, de momento, tapar todo eso.NOTA 1_39

Sea como fuere, si mis gobernantes se enriquecen con los impuestos que pago, eso no me gusta; pero supongamos que, pretextando eso, vienen a destruir mi vivienda, matar a mi mujer y mis hijos, abrasarme, dejarme maltrecho, disparar contra las ambulancias que puedan socorrerme; que me hacen perecer a fuego lento de sed y hambre, arrancan los olivos de la campia aledaa, convierten el modesto suburbio en que viva yo en un campo de desolacin al lado del cual el infierno sea un paraso. Qu dir yo? Qu dirn los demcratas?

3 Objecin: `El derecho del suelo pasa por encima del derecho de la sangre

HAYA PASADO HASTA AHORA LO QUE HAYA PASADO, EL HECHO ES QUE AHORA EXISTE UNA ZONA GEOGRFICA LLAMADA `ISRAEL QUE ES UN TERRITORIO CON UNA POBLACIN MAYORITARIAMENTE HEBREA Y QUE TIENE DERECHO A ESTAR POR EL MERO HECHO DE ESTAR, POR EL DERECHO DEL SUELO QUE PASA POR ENCIMA DEL DERECHO DE LA SANGRE, AL PASO QUE JUSTAMENTE LOS PALESTINOS, SI TIENEN ALGN DERECHO, ES EL DE EL RESTANTE TERRITORIO PALESTINO (GAZA Y CISJORDANIA), NUNCA EL DEL RETORNO DE LOS REFUGIADOS QUE SE BASARA EN HABER NACIDO ALL O EN QUE SUS ANTEPASADOS HAYAN NACIDO ALL.

Respuesta. La alternativa entre derecho de sangre (ius sanguinis) y derecho del suelo (ius soli) se puede entender de dos modos. De un modo se refiere a lo individual. As, un argentino cuya madre sea espaola tiene ambos derechos: de sangre, a la nacionalidad espaola; de suelo, a la argentina. Los pases civilizados amplan ambos derechos (sobre todo el del suelo) sin imponer coercitivamente una nacionalidad en casos de posible aplicacin de varias. Un estado (Alemania) extiende desmesuradamente hasta lo absurdo el derecho de sangre y restringe tambin desproporcionadamente el del suelo. Mas en todos esos casos, estamos en lo individual, siendo la solucin ms equitativa la de conceder libertad de opcin y, en lo posible, compatibilidad de varias nacionalidades.

Diversa es la cuestin en lo tocante a poblaciones enteras. Una poblacin se contina de generacin en generacin principalmente por el vnculo gentico (aunque tambin por adopciones y por la incorporacin de inmigrantes o extranjeros). Una poblacin secularmente arraigada en un territorio tiene derecho a l aunque en un momento dado sea masivamente desalojada de l por una invasin fornea. La poblacin grecochipriota no ha perdido su derecho a vivir en la parte septentrional de la isla de Chipre de donde ha sido expulsada por el ocupante ejrcito turco. Al derecho de sangre de una poblacin entera no se le puede oponer el derecho del suelo del ocupante (el cual, por otro lado, en este caso aduce un imaginario derecho de sangre anterior, que datara de hace 2 mil aos). Eso s, por duro que sea, incluso las poblaciones pierden su derecho con el paso del tiempo. Una injusticia que se prolonga siglos pasa a quedar jurdicamente entronizada por la inseguridad jurdica que entraara cuestionar lo que la historia de varios siglos ha consagrado (por injusto y doloroso que haya sido). Mas no han pasado esos siglos. No ha pasado ni siquiera un solo siglo desde que Inglaterra se adue de Palestina y comenz a convertirla a sangre y fuego en un hogar nacional judo.

4 Objecin: `Un acto de autodeterminacin

LA DECISIN COLECTIVA DE LOS JUDOS, O DE UN GRAN NMERO DE ELLOS, DE ERIGIRSE EN ESTADO SEPARADO, EN UN ESTADO APARTE, HA SIDO UN LEGTIMO ACTO DE AUTODETERMINACIN. SLO LA VOLUNTAD COLECTIVA DE UN CMULO DE SERES HUMANOS ES LO QUE DECIDE QUE SEAN UN PUEBLO DISTINTO DE LOS OTROS Y QUE EVENTUALMENTE SE SEPAREN. Respuesta. No es as. Un cmulo de personas no tiene derecho alguno a erigirse en pueblo. Los pueblos son resultado de una evolucin histrica, de un largo proceso. En ese proceso intervienen causalmente miles de decisiones humanas, individuales y colectivas, mas no hay ninguna decisin singular que pueda constituir un pueblo.

Mas, aun dejando de lado si una colectividad dispersa y heterclita cualquiera es un pueblo por el mero hecho de decidir llamarse `pueblo, eso no le da ningn derecho a separarse. En primer lugar, porque no existe ningn derecho irrestricto a separarse. La convivencia con otros (sea o no fruto de una opcin previa) nos ha dado muchas ventajas, nos ha permitido alcanzar bienes que no tendramos sin su colaboracin; no tenemos derecho a romper unilateralmente porque nos da la gana esos vnculos, habindonos aprovechado del esfuerzo de los dems y sin incurrir en responsabilidad compensatoria. Si eso es ya vlido aun en las relaciones individuales, ms lo es en la vida de los pueblos.

Mas, aun suponiendo que cualquier poblacin de cualquier territorio tenga derecho de secesin (que los marbelles tengan derecho, tras beneficiarse durante siglos de su inclusin en el territorio del estado espaol y ser un emporio de ste, a erigirse en estado independiente, como lo ambicionaba su alcalde), aun as no cabe que un cmulo disperso de personas se separen porque no hay territorio alguno al que tengan derecho. Y el derecho de separarse implica el derecho a un territorio separado; por lo tanto, el derecho a la existencia de un territorio separado. Mas cada territorio tiene ya un dueo colectivo, que es la poblacin autctona all arraigada. Por otro lado, proclamar ese derecho irrestricto de secesin y, peor, ese derecho de cualquier cmulo disperso de personas humanas a reclamar un territorio propio llevara a la ms espantosa anarqua y a la guerra de todos contra todos. La solucin no es la separacin, sino la convivencia pacfica, ordenada y civilizada.

5 Objecin: `Hay que entender a los actores polticos.

TODAS LAS CONSIDERACIONES DE ESTE ESCRITO GIRAN EN TORNO A CUESTIONES NORMATIVAS: EL DERECHO, LO QUE DEBER SER Y NO SER. EN VEZ DE ESO, HAY QUE ENTENDER A LOS ACTORES HISTRICOS Y POLTICOS, HAY QUE VER EL PORQU DE SUS ACCIONES, HAY QUE EXPLICAR SU CONDUCTA. SLO AS SE PODRN SENTAR BASES PARA BRINDAR SOLUCIONES.

Respuesta. La comprensin y la explicacin de los hechos histricos son sin duda tareas arduas pero valiosas, aunque en modo alguno deben estorbar el juicio jurdico-normativo. Efectivamente, mi presente ensayo slo aborda cuestiones normativas y ciertas cuestiones de hecho que hay que fijar para determinar las consecuencias jurdicas de esos supuestos de hecho. No entra en mis planes ofrecer una explicacin de tales hechos ni comprender a los personajes involucrados.

Unos acudirn a una explicacin psicoanaltica: tales personajes obran bajo impulsos sublimados. Otros a una explicacin marxista: lucha de clases, contradiccin entre las fuerzas productivas y las relaciones de produccin. Otros se contentarn con explicaciones ms simples y tradicionales: toda la empresa de sojuzgamiento del oriente medio por parte de las naciones europeas y de Norteamrica responde a un afn de dominacin del otro; Israel es una pieza clave de esa empresa, es una cua hincada en el corazn de ese mundo rabe u oriental por el Occidente gracias al cual se lo ha puesto de rodillas; y, al obrar as, los occidentales de hoy actan por las mismas razones por las que obraron siempre los imperialismos: afn de dominio, desprecio del otro, en parte justificacin del mal que se ha hecho agravndolo.NOTA 1_40

Puede que haya verdad en cada una de tales explicaciones. Puede que haya otras mejores. Personalmente me inclino por otra, que en parte es conciliable con algunas de esas otras: los imperialistas y sionistas actan as porque personifican el Mal, son el Eje del Mal, y luchan contra el bien.NOTA 1_41 Estamos ante la solidaridad que liga a las fuerzas del mal. Maniquesmo? S, algo de maniquesmo. Pero me apresuro a decir que el Mal no es absolutamente malo ni el bien absolutamente bueno. El agua del mar no es cien por cien salada ni la de ro cien por cien dulce, y desde luego hay zonas de salobridad creciente, franjas acuticas donde se confunden y entremezclan unas y otras aguas, con infinitos grados intermedios.

Mas por qu los malos son malos y los buenos buenos? Por qu las potencias del dinero son las fuerzas del Mal? Es por el poder y la eficacia de ese mismo mal por lo que se han adueado de las riquezas? Es el poder corruptor de la riqueza lo que los ha hecho malvados? Grandes cuestiones filosficas en verdad para las que no tenemos respuestas! Sin duda el mal no se lleva en la sangre. No nace uno con una patologa del mal ni con un don para el bien. Somos producto de la cultura, de la educacin, de las circunstancias, de los hbitos individuales y colectivos. Hemos heredado en nuestro patrimonio gentico, de nuestros antepasados de otras especies, tendencias benignas y malignas, porque tambin las ltimas son instrumentalmente buenas para la lucha por la vida. A la cultura humana le toca conseguir que prevalezcan las tendencias al bien sobre las tendencias al mal.

Sea como fuere, y cualquiera que sea la explicacin del Mal, ste existe y hay que luchar contra l.

6 Objecin. `El mandato britnico inclua Jordania.

PALESTINA NO ERA NINGN TERRITORIO DIFERENCIADO ANTES DE LA INDEPENDENCIA DE ISRAEL EN 1948. EL MANDATO BRITNICO INCLUA JORDANIA. EL ACTO DE PROCLAMACIN DEL ESTADO SEPARADO DE ISRAEL FUE UN ACTO DE AUTODETERMINACIN, DE SECESIN SI SE QUIERE. LOS PALESTINOS, SI TIENEN DERECHO A UN TERRITORIO, A UN TERRITORIO DEL MANDATO BRITNICO DE PALESTINA, PUEDEN SATISFACERLO YNDOSE A JORDANIA, LA OTRA PARTE DE ESE MANDATO. Respuesta. La colonia inglesa establecida en 1919, bajo el disfraz de mandato de la sociedad de naciones era la de un territorio que se llam Transjordania y Palestina. Pero, aun integrados ambos territorios en una unidad formal, en realidad el nico mandato propiamente dicho fue Palestina, que nunca se confundi con Transjordania. La primera era gobernada por el gobernador britnico, al paso que Transjordania (hoy Jordania) era un protectorado, una monarqua vasalla de Inglaterra. Por lo dems, el ttulo de los palestinos a la tierra palestina no depende de qu divisiones administrativas estableciera la potencia colonial, sino de su arraigo histrico, del hecho de haber sido durante miles de aos los nicos habitantes de todo el territorio palestino, cuya entidad especfica ha sido reconocida por todos los imperios de que ha formado parte, desde el babilonio hasta el turco. Que es verdad lo que digo de que bajo el mandato britnico Palestina era una entidad territorial no fusionada indiscriminadamente con el reino feudatario de Transjordania lo prueba esta cita de Fernando de Iturriaga, Geografa Econmica, Madrid, 1929, pp. 345-6.:

PALESTINA. Situacin y rgimen poltico. Limita al Norte por Siria; al Este, por Transjordania; al Sur, por el golfo de Akaba y Egipto; y al Oeste por el Mediterrneo. Es un territorio bajo la soberana de la Sociedad de Naciones, que lo dio en mandato a Inglaterra, la cual tiene como su representante y autoridad suprema un alto comisario, asistido de un Consejo ejecutivo y otro legislativo. El territorio de mandato suma unos 30.000 kilmetros cuadrados, con unos 80.000 habitantes, sin incluir a la Transjordania, de lmites imprecisos y cierta autonoma, aunque bajo la autoridad del alto comisario de Palestina.

7 Objecin: `La existencia de Israel est justificada por el holocausto.

LA EXISTENCIA DEL ESTADO DE ISRAEL EST JUSTIFICADA POR EL HOLOCAUSTO QUE SUFRI EL PUEBLO JUDO BAJO EL RGIMEN DE HITLER. ESE HOLOCAUSTO, EN PRIMER LUGAR, HA DADO UN DERECHO A LAS VCTIMAS DE SER COLECTIVAMENTE RESARCIDAS TENIENDO SU PROPIO ESTADO INDEPENDIENTE Y SEPARADO; Y, EN SEGUNDO LUGAR, HA MOSTRADO LA NECESIDAD DE QUE LOS JUDOS TENGAN UN SANTUARIO, UN LUGAR DE REFUGIO DONDE PUEDEN ACUDIR EN CASO DE PELIGRO, QUE SLO PUEDE SER UN ESTADO SUYO PROPIO. Respuesta.

1.Ya hemos visto ms arriba qu hay de la existencia de un pueblo judo, hebreo o israelita (cada una de esas denominaciones tiene algo de fundamento y mucho de infundamentado para referirse a un cmulo tan etreo y voltil, sin ningn aglutinante salvo un vago aire de familia). Mas, llammoslo `pueblo si se quiere (igual que cabe hablar del pueblo esperantista o del pueblo mormn o del pueblo catlico). Ha sido colectivamente vctima ese pueblo de las matanzas alemanas bajo el rgimen nacionalsocialista? Sin duda Hitler y su camarilla deseaban que se eliminara lo que ellos vean como una raza (al igual que hubieran querido la desaparicin de todas las razas no-arias); pero esa intencin sin ms no hace de la colectividad en s una vctima; menos an convierte en vctimas a miembros de tal colectividad difusa que no sufrieron nada de aquellas persecuciones. Cuando hoy en algunos estados del norte de Nigeria son perseguidos los cristianos por la imposicin de la charia o ley islmica, eso no hace de cada cristiano noruego, coreano o canadiense una vctima de tal persecucin, ni les da derecho alguno de reclamar compensacin al gobierno de Nigeria. Ni es verosmil que el colectivo cristiano del mundo, la unin de las iglesias cristianas, sea una vctima de tales eventos. No! Las nicas vctimas son esos cristianos que sufren la persecucin o, a lo sumo, el colectivo local afectado, las comunidades locales y comarcales de cristianos de esa regin septentrional de la Repblica de Nigeria.

2.Suponiendo que el vago colectivo planetario de los hebreos, en su conjunto, hubiera sido vctima de las persecuciones alemanas, eso le dara un derecho a reclamar contra los alemanes. A reclamar qu? Sin duda a reclamar una indemnizacin pecuniaria que luego se distribuira libremente entre las asociaciones que se juzgaran representativas de ese impreciso colectivo. El colectivo en cuestin no tendra derecho a reclamar territorio. No hay regla jurdica alguna que otorgue a las vctimas de malos tratos o de crueldades en un pas derecho de reclamar parte del territorio de ese pas. Mas desde luego nunca el territorio de otros que no han perpetrado las fechoras.

3.La reivindicacin sionista de un estado hebreo es anterior a los acontecimientos de la II guerra mundial; la Declaracin Balfour por la que Inglaterra prometi a los sionistas (el 2 de noviembre de 1917) el territorio palestino que entonces ni siquiera tena todava en su poder no es una consecuencia de esos acaecimientos posteriores. Ni fue en absoluto respuesta a los mismos la poltica del colonialismo britnico en Palestina desde 1919, tendente a imponer por la fuerza la colonizacin hebrea y a desalojar a la poblacin autctona. Luego, en todo caso, suponiendo que los mencionados acontecimientos justifiquen, no son en absoluto causa. No se hicieron la implantacin y la colonizacin hebreas por eso, sino por una ambicin colonial europea. Ahora bien, hay dos tipos de justificacin de una accin: la justificacin que al mismo tiempo es causa y la que slo se aduce a posteriori. Es muy dudoso y difcil de admitir el poder justificatorio de una del segundo tipo, porque aceptarla lleva a absurdos manifiestos. Slo puede brindar justificacin a una accin o serie de acciones un hecho previo, conocido por quien planeara y emprendiera la accin en el momento de hacerlo, y que adems haya sido un motivo de esa empresa.

4.La objecin reincide en la idea, ya criticada, de un estado para el pueblo judo o hebreo. Suponiendo que fuera legtima y lcita la existencia del estado de Israel, sera un estado de y para el pueblo israel, no para esa vaga comunidad dispersa por el planeta de personas vagamente conectadas con la descendencia de Jacob o con la transmisin de la fe mosaica.

5.La existencia del estado de Israel no ha salvado a nadie. Ni, en el caso de que se reanudaran persecuciones antisemitas, podra salvar a nadie. En el perodo de auge del nazismo, estaba muy difundido el antisemitismo virulento entre los crculos dirigentes del imperialismo yanqui (partidarios de un acercamiento a Hitler). Si, por las razones que fueren (hoy imprevisibles), volviera a pasar algo as, ese pseudoestadico hebreo en Palestina no sera escudo de nada. Es un pen y slo puede ser un pen.

6.Si la objecin valiera, habra de valer en virtud de una regla general, una premisa mayor que falta en el argumento. Cul? O slo se aplica al caso hebreo por lo dizque nico de su experiencia la cual hara caducar cualquier regla o cualquier principio y determinara una excepcin? Eso va contra un fundamental principio tico de universalizabilidad. Tal principio de universalizabilidad puede recibir formulaciones exageradas (como la de Kant, que justamente lo populariz); pero tiene un irrenunciable ncleo (que slo podra abandonarse cayendo en un oportunismo segn el cual cada situacin, en su singularidad, determinara sus propias consecuencias jurdicas tal vez captables intuitivamente, no mediante una generalizacin ni mediante el razonamiento). Ese ncleo vlido del principio de universalizabilidad es que, cuando de un hecho se siguen unas consecuencias jurdicas, ello es en virtud de una regla jurdica universal. Pues bien, cualquier regla as llevara a absurdos y a una encarnizada guerra de todos contra todos. Los comunistas, exterminados por millones, tienen derecho a un estado propio, un estado para el pueblo comunista del planeta (no el cubano, ni el norcoreano, ni ningn otro nacional y territorial)? Y qu decir de tantas otras vctimas de persecuciones exterminadoras: lo que quede de las comunidades anabaptista, ctara, maniquea, el paganismo, el mitrasmo, la comunidad de devotos de Isis? Un estado aparte para los tutsis, uno para los pigmeos, uno para los aborgenes australianos, uno para los siux? Qu estado propio para los negros de Amrica? Y qu pasa con los que caen bajo varias de tales clasificaciones a la vez y a menudo han sufrido vejaciones a manos de unos y otros? Iramos a un estado aparte para cada grupsculo?

8 Objecin: `El terrorismo palestino justifica las represalias.

EL TERRORISMO PALESTINO JUSTIFICA LAS ACCIONES DE REPRESALIA DE ISRAEL.

Respuesta. El terrorismo palestino es una represalia contra las previas crueldades sionistas. Quien ha empezado es el sionismo. Estaban en Palestina bien tranquilos los palestinos, que no haban hecho dao alguno a ningn hebreo, y vinieron all a someterlos a sangre y fuego (y luego a exterminarlos o expulsarlos de su propia tierra) los colonizadores rubios de Europa que se decan remotos descendientes de antiguos habitantes del pas. Inglaterra se adue violentamente del territorio y comenz la imposicin por la fuerza del hogar nacional judo; su empresa fue proseguida desde 1948 por el proclamado estado de Israel. Y eso ha ido cada vez a ms, hasta empujar a la desesperacin a un puado de suicidas. La vida es un infierno para ese pueblo. Morir como mrtires no les viene dado por una fe islmica en la salvacin.

Puede que muchos de esos camicaces sean cristianos o ateos. Su accin no puede justificar un exterminio, prolongacin ininterrumpida del plan colonialista que arranca de la Declaracin Balfour. Y eso lo podemos afirmar sin comprometernos en absoluto a justificar ese terrorismo. Ese terrorismo justifica tanto la continuacin del exterminio sionista como las matanzas de blancos cometidas por los esclavos negros, ocasionalmente sublevados en los siglos XVII al XIX, justificaban las atrocidades represivas de los esclavistas; o tanto como las matanzas de romanos por Espartaco y sus hombres justificaban la crucifixin de decenas de miles de esclavos, una vez derrotado su levantamiento. No necesitamos avalar esos mtodos de lucha. Que los avalemos o no, carece de relevancia, porque los desesperados que acuden a ellos, inmolando su propia vida para morir matando, no leern nuestros escritos ni sopesarn nuestros razonamientos. Lo que s podemos hacer es denunciar ante la opinin publica esa justificacin de la prolongacin del exterminio que aduce el pretexto del terrorismo. Cese el exterminio sionista y cesar el terrorismo, que slo brota de la desesperacin!

9 Objecin: `Que Israel sea un estado tnico es un asunto interno.

QUE ISRAEL SE CONFIGURE COMO ESTADO TNICO O TERRITORIAL ES UN ASUNTO EXCLUSIVAMENTE INTERNO DE LOS ISRAELES. A STOS LES ES LCITO DEBATIR SOBRE LA CUESTIN, MAS DESDE FUERA NI LOS PALESTINOS NI NADIE TIENEN DERECHO A INMISCUIRSE EN TAL CONTROVERSIA.

Respuesta. No es as. Para que un estado exista (y, con mayor razn, para que se reconozca internacionalmente su existencia) ha de ser la organizacin poltica de un territorio, de la poblacin de ese territorio. Nada ms puede existir como estado ni, menos todava, venir internacionalmente reconocido como estado. Que un estado exista (y ms que sea reconocido segn las pautas de los estados modernos) requiere que sea un territorio con su poblacin polticamente organizada, la cual ejerza, a travs de los gobernantes, su independencia y soberana territoriales, y no un poder que, en lugar de representar a la poblacin del territorio, obedezca a un cmulo etreo y disperso de individuos repartidos a travs del planeta unidos por vnculos genticos o ideolgicos y pretenda hablar en su nombre. Sencillamente, mientras Israel sea eso, as tal cual, no puede venir reconocido como estado, ni por los palestinos ni por nadie, ni puede ser un sujeto de derecho internacional a ttulo de estado (s puede serlo a ttulo de organizacin hbrida semi-territorial igual que el Vaticano-Santa Sede).

Queriendo Israel ser un estado, no es inmiscuirse en ningn asunto interno exigir, en virtud de un bsico principio jurdico-internacional (o sea: de una irrenunciable condicin sine qua non del orden civilizado), que se transforme en una soberana territorial y notnica. (Por otro lado, de quin sera interno? Del extraterritorial pseudoestado de Israel? De la poblacin bajo su soberana? De la dispersa comunidad que dice representar?) Por eso cobran relevancia jurdico-internacional tanto los derechos de la minora rabe israel (o sea de los pocos palestinos que consiguieron la ciudadana israel, aunque como ciudadanos de segunda clase) cuanto el derecho de retorno (y de ciudadana israel) de los refugiados y la independencia de Israel respecto de cualesquiera organizaciones extraterritoriales.

10 Objecin: `Israel no es ms artificial que cualquier otro estado.

ISRAEL NO ES MS ARTIFICIAL QUE CUALQUIER OTRO ESTADO PORQUE UN ESTADO, COMO TODO HECHO DE LA VIDA POLTICA HUMANA, ES FRUTO DE LA CULTURA; NO HAY NADA NATURAL EN LA EXISTENCIA DE UN ESTADO NI DE NINGUNA OTRA INSTITUCIN POLTICA HUMANA.

Respuesta. No parece haber ningn criterio claro para delimitar en ese sentido tan fuerte lo cultural respecto de lo natural. Es cultural, y no natural, todo lo humano, o al menos todo producto de la accin humana? Y es todo lo no-humano natural por definicin? Los diques de ros fabricados por castores son obra de la accin de stos; las madrigueras de los topos las hacen los topos; no estaban naturalmente ah. Ni los panales de las colmenas estn naturalmente ah sin la accin de las abejas. Tal vez se alegue que los individuos de esas especies actan bsicamente por instinto, sin pautas modificables en una tradicin cultural. Mas hoy sabemos que amplias zonas del comportamiento de las sociedades no-humanas obedecen a pautas adquiridas y modificadas por hbito colectivo.

Sea eso como fuere, no hace al caso. Dentro de las instituciones producidas por la cultura (humana o no humana) es vlida la divisin entre lo natural y lo artificial: la cultura tiene su propia naturaleza, que no es la naturaleza a secas. Es natural, en la cultura, lo que se produce en un proceso en parte espontneo, multigeneracional, de acumulacin, erosin y sedimentacin histricas, como precipitado de mltiples voluntades individuales, de convergencias, de formacin paulatina de un espritu colectivo, de una cultura colectiva histrica. Es artificial lo que surge como producto repentino de la decisin de unos pocos. La frontera es, evidentemente, difusa, y tiene que serlo.

Los ordenamientos jurdicos tienen generalmente mucho de natural y algo de artificial, aunque a veces los innovadores, los revolucionarios, tengan la ilusin de que lo artificial puede, de un plumazo, barrer lo natural de la cultura. En unos temas lo natural de la cultura est llamado por la naturaleza misma de las cosas (o su ndole) a jugar mayor papel; en otros, menor papel. En lo que atae a la constitucin de naciones, la artificialidad es, en primer lugar, dificilsima salvo casos espreos y postizos como el de Israel; y, en segundo lugar, es sospechosa y generadora de injusticias. La artificialidad del pseudoestado sionista se plasma, mejor que en nada, en la imposicin de una lengua inventada, el hebreo moderno. A fines del siglo XIX el hebreo era una lengua muerta desde haca 25 siglos, usada slo en los estudios rabnicos (como en otras tradiciones otras lenguas muertas). Si se quera hacer creer en la nacin juda haba que atribuirle una lengua nacional; como el yidish slo lo hablaban los israelitas de Rusia y otros pases de Europa oriental, hubo que resucitar artificialmente el hebreo.

Hay que reconocerles a los sionistas tesn y acierto (en esto y en muchas otras cosas), porque han conseguido que el hebreo moderno, brotado de la nada, como por ensalmo, haya sido adoptado por la poblacin de inmigrantes.NOTA 1_42

11 Objecin: `Israel hizo una oferta muy generosa que Arafat rechaz.

ISRAEL, REPRESENTADO POR EL PRIMER MINISTRO BARAK, HIZO EN CAMP DAVID, EN JULIO DEL 2000, UNA OFERTA MUY GENEROSA QUE ARAFAT RECHAZ. ESE RECHAZO DESENCADEN LA FASE ACTUAL DEL ENFRENTAMIENTO.

Respuesta. Israel haba rehusado cumplir sus compromisos previos, dimanantes del pacto suscrito en Oslo el 19 de agosto de 1993 y de los acuerdos posteriores de implementacin del Pacto de Oslo.NOTA 1_43 O sea: no haba simetra alguna; la parte palestina s haba cumplido sus compromisos. Y, de todos modos, ya la suscripcin del pacto de Oslo significaba para los palestinos arrojados a sangre y fuego de su propia tierra multisecular una renuncia a las cuatro quintas partes de su patria, conformndose con un 20% de la misma.

Pues bien, en Camp David Israel propuso, en el 2000, transferir a los palestinos el 87% de los territorios ocupados desde 1967 (Gaza + Cisjordania, sin incluir Jerusaln oriental), quedando 3 grandes bloques de colonias hebreas anexionados a Israel; englobaran esos bloques 69 implantaciones donde viven el 85% de los nuevos colonos. A cambio de cada kilmetro cuadrado cedido por la autoridad palestina a Israel, se entregaran a los palestinos 100 m de terreno yermo en el desierto del Neguef. Israel rechazaba definitivamente el derecho al retorno de los refugiados, aceptando slo una vuelta de un nmero simblico, 5.000 personas de una vez, o 10.000 espaciadas en 10 aos. Arafat firmara la renuncia a todas las reclamaciones palestinas contra Israel.NOTA 1_44 Firmar eso hubiera sido una traicin. No lo firm Yasir Arafat el valiente e ntegro patriota que ha sacrificado toda su vida por su pueblo.NOTA 1_45 Quien lo firme se convierte en un testaferro del yugo sionista. No olvidemos que reclamando la vuelta a las lneas de demarcacin de 1967, los palestinos ya estaban renunciando al 80% de sus reclamaciones legtimas. Y el derecho de los refugiados a retornar a su patria es un derecho humano fundamental al que ni Arafat ni nadie puede oponerse vlidamente. Mas lo que desencaden la nueva intifada palestina fue la desesperacin del pueblo palestino al ver conculcados los acuerdos solemnes, ignorada la palabra empeada por Israel, agravadas las humillaciones, los malos tratos, los actos de crueldad contra la poblacin y las medidas tendentes a hacer su vida imposible, invivible, para que se larguen a otras tierras. La provocativa y aparatosa autoexhibicin de Sharon en la explanada de AlAaqsa, el 28 de septiembre del 2000, aparte de su significado electoralista, significaba lanzar una chispa en el polvorn de la rabia contenida, del oprobio callado con resignacin, de las humillaciones cotidianas y brutales de un amo que hace sentir a los que domina que stos estn a su merced hasta para beber agua o para poder dormir. Luego ni Israel hizo oferta generosa alguna ni el inevitable rechazo palestino de su propuesta desencaden la nueva fase de enfrentamiento, sino que fue la cruel prepotencia del dominador y su ensaamiento contra el pueblo palestino.

10. Conclusin Hoy Israel, como estado y como pueblo, todava no existe ms que incipientemente. De consolidarse la injusta situacin creada por la fuerza bruta, dentro de unos siglos s existir, mas no por ello perdern su derecho a ser resarcidos los descendientes de los palestinos, igual que tienen derecho a ser resarcidos los descendientes de los millones de negros africanos esclavizados por los blancos entre el siglo XV y el XIX. Mas, cualesquiera que sean las tareas del siglo XXV, las de este comienzo del siglo XXI estn claras: solidaridad con el pueblo palestino y su direccin legtimamente elegida, respaldo a un proceso de paz que inaugure una nueva era en la que se creen, lado a lado, en convivencia armnica y pacfica, dos repblicas, dos estados territoriales: Israel y Palestina, sin discriminaciones tnicas ni religiosas y que no obstaculicen el derecho de retorno de los refugiados.

Lo ms probable es que esa lucha fracase completamente, que se prosiga el exterminio del pueblo palestino, que (gracias a la superioridad de su fuerza) el Occidente se salga con la suya: hacer de toda Palestina el foco de colonizacin euro-atlntica hebrea. El martirio colectivo proseguir. La justicia ser una vez ms pisoteada. Pero el tiempo trabaja en contra de esos designios del mal. Tienen que darse prisa. Si no, har fracasar ese plan el despertar de la conciencia pblica, de la conciencia histrica, del sentimiento de justicia, del sentimiento de humanidad. Y, fracase o triunfe, ser terrible el veredicto de la historia, como lo es hoy contra la trata negrera y los imperios que se fundaron sobre ella.

Stephen R. Shalom [email protected] Doctor en Ciencias Polticas, Estados Unidos y Filipinas: un estudio sobre el neocolonialismo (1981), Alibis Imperial: comprender la intervencin de Estados Unidos despus de la Guerra Fra (1993) Boston, junio de 2002.

(2006) Stephen R. Shalom Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente.

http://www.rodolfowalsh.org/spip.php?article2139



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter