Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2006

Empresas pesqueras europeas esquilman a los pases africanos
Globalizacin playera

Gustavo Duch Guillot
Rebelin


Europa con sus grandes empresas pesqueras al frente (la noruega Nutreco y la gallega Pescanova) han dejado agotados nuestros caladeros. En los mares calientes y agonizantes slo sobreviven las medusas. En las playas las nias y nios se remojan con cuidado de no rozar estos bichos gelatinosos y urticantes. Los pescadores artesanales de nuestras costas, desde tierra firme, contemplan el mar con nostalgia.

Las mismas flotas europeas, con sus poderosos barcos, salen a la conquista de otros mares con el aliento y las ayudas econmicas de fondos pblicos estatales y europeos. Las paellas de los chiringuitos de la playa se aderezan en muchas ocasiones con langostinos de Mozambique de la marca Pescanova que controla el 40% de los langostinos que se pescan en Mozambique. La presencia de Pescanova en pases empobrecidos es muy significativa: en Namibia, por ejemplo, se hace con 100 toneladas diarias de pescado. Es decir, en trminos nutritivos, con medio milln de raciones de pescado diario. Pescanova podra estudiar un nuevo slogan publicitario: lo bueno sale gratis.

A mi gato le he comprado el nuevo producto de Nestle. Las latitas Gourmet Diamant de lminas de atn en delicado pastel de gelatina con langostinos enteros y pelados.

El pasado 26 de julio se firm un nuevo convenio entre Marruecos y la Unin Europea que permite 119 licencias a la flota comunitaria. De stas cien sern para Espaa lo que significa un cupo adicional de 1.333 toneladas para la pesca industrial pelgica (anchoa, caballa y arenque). A cambio la Unin Europea pagar a Marruecos una compensacin financiera de 36,1 millones de euros al ao (144,4 millones en cuatro aos). Por el momento no he podido averiguar que har Hassan con este aguinaldo anticipado. Tal vez tambin le compra latas Gourmet a su gato. En Marruecos, Namibia y otros pases africanos los pescadores artesanales no pueden ganarse la vida porque su mar ha sido vendido. Muchos de ellos ya han reconvertido su actividad econmica. Ahora venden sus cayucos para que sus paisanos (o ellos mismos) crucen el Mediterrneo.

* Gustavo Duch Guillot es Director de Veterinarios sin Fronteras


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter