Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2006

Portugal: Tratamiento de residuos con futuro hipotecado

Mario de Queiroz
IPS


En Portugal es donde menos se reciclan los desperdicios qumicos, comparado con los 15 pases que formaban la Unin Europea (UE) hasta abril de 2004, segn un informe divulgado este jueves en el pas.

Este nuevo destaque negativo de Portugal ha causado la indignacin de los ambientalistas, que dieron a conocer un estudio realizado por el Instituto Britnico para la Investigacin en Polticas Pblicas (British Institute for Public Policy Research), referente al perodo 2003-2004.

La asociacin no gubernamental ambientalista Quercus, la principal del pas, ya haba mostrado un profundo malestar con el gobierno al abandonar el viernes pasado la Comisin de Seguimiento Ambiental (CAA por sus siglas en portugus) de la que forma parte junto a la firma cementera Secil-Outo, instalada en el Parque Natural de Arrbida, en las cercanas de Lisboa.

Quercus explic que desisti de participar en la accin encargada por el Ministerio de Ambiente debido a "la ruptura de las reglas de confianza" por parte de la empresa, responsable por concesin de quemar residuos industriales peligrosos, pero no sin antes informar a la CAA sobre toda decisin relacionada con la coincineracin.

Los ambientalistas y alcaldes de la zona, arguyen que en realidad la empresa cementera intenta pasar por sobre la legislacin ambiental de la Unin Europea (UE).

La UE define la coincineracin como instalaciones que tienen como objetivo fundamental producir energa o productos materiales y que utilizan residuos como combustible habitual o complementario, los que reciben tratamiento trmico para su eliminacin.

Las normas de la UE obligan a los pases miembro a cumplir reglas sobre la incineracin y coincineracin "de residuos peligrosos o no peligrosos que pueden producir emisiones de sustancias que contaminan la atmsfera, el agua y el suelo y tienen efectos nocivos para la salud de las personas".

La directiva establece que una autoridad competente, "debe enumerar las categoras y cantidades de residuos peligrosos y no peligrosos que pueden tratarse, la capacidad de incineracin o de coincineracin de la instalacin y los procedimientos de muestreo y medicin que van a utilizarse". Los argumentos pesaron tambin para los ediles de las alcaldas de Setbal, Anunciada, So Simo y So Loureno, todas ubicadas en la sierra de Arrbida, que abandonaron la Comisin por motivos idnticos a los activistas de Quercus.

Segn el experto Rui Berkemeier, de Quercus, esta organizacin estaba dispuesta a permanecer en la CAA si la Secil-Outo cumpla con el requisito de realizar un estudio de impacto ambiental antes de proceder a la coincineracin de residuos industriales peligrosos.

Asimismo, el compromiso asumido implicaba no quemar en los hornos de la empresa cementera productos que hagan parte de la lista de los que deben ser enviados para los CIRVER Centro Integrado de Recuperacin, Valorizacin y Eliminacin de Residuos Peligrosos), incluyendo leos usados y diluyentes.

Los CIRVER, cuyo proceso de licencia an est en curso, slo debern comenzar a operar a inicios de 2008, mientras el Ministerio de Ambiente garantiz que la coincineracin comenzar este mes.

El caso de la cementera en el aspecto de residuos txicos, se une a la falta de reciclaje de basura, donde, segn el instituto de investigacin britnico, Portugal aparece en el ltimo lugar en los ltimos dos aos en que la UE estuvo compuesta por 15 pases. El 1 de mayo de 2004 se sumaron otros 10 estados al bloque europeo.

El estudio sostiene que los portugueses slo reciclan tres por ciento de sus desperdicios, seguidos por Grecia, con ocho por ciento y el Reino Unido de Gran Bretaa e Irlanda del Norte (en su conjunto) con 18 por ciento.

En el otro extremo, se colocan Holanda, con 65 por ciento de sus desperdicios reciclados, seguido de Austria, con 59 por ciento, y de Alemania, con 58 por ciento.

La falta de reciclaje ha causado todava ms crticas de los ambientalistas debido a que, segn el documento, la tarea no sera de grandes proporciones, porque en el concierto de de naciones de la UE, Portugal es el segundo pas que menos basura produce, con 434 kilogramos anuales por habitante, una cifra ms baja slo en Grecia, con un kilogramo menos por persona.

Entre los campeones de la produccin de desperdicios, se ubican la Repblica de Irlanda, con 869 kilogramos por habitante, luego Dinamarca, con 696, Luxemburgo, con 668 y Espaa que descarta 662 kilogramos.

La voz de Quercus se levanta contra la decisin unilateral de la Secil-Outo, al pretender "incinerar varias decenas de miles de toneladas de residuos industriales peligrosos, incluidos aceites y disolventes".

Los activistas recuerdan que en marzo pasado, el ministro de Ambiente, Francisco Nunes Correia, garantiz que slo una pequea parte de los residuos txicos, no susceptibles de tratamiento en los CIRVER, seran enviados a los hornos de las cementeras.

En esa oportunidad, Quercus alert al gobierno sobre los problemas que puede provocar la opcin de quemar de residuos contenidos en la lista de los CIRVER, cuyas consecuencias negativas empezaran por el grave riesgo ambiental si la coincineracin se produce antes de ser sujetos a un tratamiento para reducir su cantidad y peligrosidad.

Los ambientalistas recomiendan "una poltica correcta de gestin" para las 250.000 toneladas anuales de residuos industriales peligrosos", que, en orden de prioridades, contemple la regeneracin de 50.000 toneladas de aceites lubrificantes, de 15.000 toneladas de disolventes y el almacenamiento y posterior envo a los CIRVER de las 185.000 toneladas restantes.

Isabel de Castro, diputada hasta el mes pasado del Partido Ecologista Verde, asegur a IPS que el problema es mucho ms vasto y complejo, porque nace de la falta de poltica ambiental de "las conciencias anestesiadas de un poder poltico pretensioso, arrogante e ignorante", que ha permitido "una impunidad instalada que favorece a los atentados y degradacin ambiental"

"El constante aumento y falta de tratamiento de los residuos, el desmantelamiento de las estructuras fiscalizadoras y su insipiencia, la ausencia de voluntad poltica y de visin prospectiva, son los sntomas de la inexistencia de una estrategia para alterar esta realidad tan sombra y conformista", concluyo De Castro.

La coincineracin en Portugal fue propuesta por primera vez por el actual primer ministro socialista, Jos Scrates, cuando era titular de la cartera de Ambiente del gobierno de Antonio Guterres (1995-2002), actual Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados.

El gobierno conservador que le sucedi (2002-2004), encabezado por el ahora presidente de la Comisin Europea, Jos Manuel Duro Barroso, abandon la idea, optando por la construccin de centros integrados de valorizacin y eliminacin de residuos. Al asumir Scrates, en abril del ao pasado, el proyecto fue recuperado.

Las diferencias entre el gobierno actual y todos los ambientalistas acerca de la coincineracin, se encuentran exclusivamente en que los activistas aceptan la solucin, pero tan solo despus del inicio del funcionamiento de los CIRVER y de la realizacin de nuevos estudios sobre impacto ambiental.

La Secil-Outo, por su lado, present una peticin al gobierno solicitando la dispensa de una evaluacin de impacto ambiental para el proceso de coincineracin de lamas oleosas, aceites y disolventes.

Todo depender ahora, de la decisin que adopte el gobierno de Scrates, quin bastantes aos antes de asumir el primer plano del poder, siempre demostr sensibilidad por los temas ambientales. ***** + Unin Europea (http://europa.eu/index_es.htm)


http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=38620


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter