Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2006

Un lingista alemn, enemigo de las patentes, derrota a Microsoft

Mary Jacoby
The Wall Street Journal



BRUSELAS La propuesta que se discute aqu sobre la creacin de una nueva corte europea de patentes tiene el apoyo de Microsoft Corp., Siemens AG y muchos otros gigantes de la industria. Pero, podr sobrevivir al ataque de Hartmut Pilch?
Pilch es un lingista alemn de 43 aos que habla chino, japons y un idioma artificial llamado Lojban, que busca eliminar la ambigedad y que es promovido por algunos programadores.
Pilch es el lder inesperado de un movimiento de nerds computacionales que quieren derribar el plan de patentes. "Patentar el software significa que cualquier programador puede ser demandado en cualquier momento", dice Pilch, un traductor simultneo que escribe software para su propio uso y como pasatiempo para relajarse.
En julio del ao pasado, despus de leer una convocatoria en el sitio de Internet del grupo de Pilch, unos 200 programadores fueron al Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia, ondeando pancartas que exigan el derecho de intercambiar libremente cdigos de programacin. "Fuera a las patentes de software de Estados Unidos", deca una pancarta en ingls sostenida por dos jvenes franceses.

El parlamento estaba a punto de aprobar una ley que creaba las patentes de software en Europa, el mercado de consumidor ms lucrativo despus de Estados Unidos. La industria tecnolgica haba contratado un barco para cruzar el ro junto al parlamento, donde haban pegado un cartel en el que urgan a los diputados a actuar. Los programadores arrendaron canoas y las llevaron cerca del barco, con su propia pancarta que deca: "Las patentes de software matan la innovacin".
El presidente del parlamento dijo despus que el incidente haba sido una "batalla naval". El resultado fue poco satisfactorio para las grandes tecnolgicas: un parlamento asustado que sbitamente rechaz una ley en la que los gigantes de la industria haban gastado varios aos y millones de dlares en lobby: "Fueron el volumen y el nmero de personas", dijo el britnico Sharon Bowles, miembro del parlamento y abogado y aliado de la industria. Los ganadores sorpresivos de la jornada fueron las empresas estadounidenses de software Red Hat Inc. y Sun Microsystems Inc., las nicas empresas grandes que pblicamente rechazan la ley de patentes.
La batalla se ha transformado en un esfuerzo por crear una corte especial de patentes que se encargara de manejar apelaciones de toda Europa. Empresas como Microsoft apoyan la idea, en gran parte porque muchos tribunales nacionales actualmente rechazan las patentes de software, con base en la legislacin de la oficina de patentes europea.
Pilch quiere mantener el status quo de patentes antisoftware. Con l estn los programadores europeos y los estudiantes que pertenecen a su grupo, la Fundacin para una Libre Infraestructura de Informacin (FFII, por sus siglas en ingls). El grupo est comprometido con la idea de que el lenguaje de las computadoras debe ser tan libre como el lenguaje de los seres humanos.
Pilch dice que su misin es vital para mantener a Europa libre de las demandas judiciales que, l dice, obstaculizan la innovacin en Estados Unidos. El software ya est protegido contra robo con las leyes sobre derechos de autor, dice Pilch.
Los opositores a Pilch comparan a la FFII con un montn de comunistas que no quieren que las empresas obtengan utilidades sobre sus creaciones. "Parecen ms cercanos a Carlos Marx que a Adam Smith", dice Mark MacGann, director ejecutivo de una asociacin de empresas europeas entre las que se encuentran Philips Electronics NV, SAP AG, Microsoft y otras 70 compaas que apoyan las patentes para el software.
Pilch responde: "Eso no es verdad. Yo tambin quiero ganar dinero". Admite, no obstante, que se entusiasm tanto con la causa el ao pasado que olvid cobrarles a los clientes de su pequeo negocio de traducciones, que opera desde una oficina en Munich. Pilch cre la FFII en 1998 como algo un poco ms grande que un sitio de Internet. A medida que se supo de su organizacin, empez a recibir donaciones de programadores y pequeos negocios.
En 2002, la Comisin Europea propuso una ley que provoc la ira de la FFII. Buscaba elevar la oficina europea de patentes y sus ideas en favor del software por encima de las cortes nacionales. El argumento de la Unin Europea era que un sistema simple y unificado de patentes hara ms competitiva la economa europea. Pero Pilch emiti un comunicado diciendo que la propuesta "abra el camino al control global de la sociedad de la informacin por parte de las multinacionales", especialmente las tecnolgicas estadounidenses.
En abril de 2004, el debate se agudiz cuando varios cientos de manifestantes de la FFII marcharon alrededor de las oficina de la Unin Europea en Bruselas con camisetas amarillas que decan: "No a las patentes de software". Se izaron pancartas contra Microsoft.
Con la ayuda de US$61.000 en donaciones del multimillonario George Soros, la FFII envi un ejrcito de estudiantes a hacer lobby ante legisladores de la Unin Europea. "Algunas veces ellos rompen la puerta y exigen una reunin", dice Bowles. "Otros no parecen entender el concepto de hacer una cita". El movimiento de base tuvo xito: en 2005, los miembros proempresa del parlamento abandonaron la propuesta de ley.

http://online.wsj.com/public/article/SB115818674556262347.html?mod=spanish_whats_news 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter