Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2006

La prfida conjura de los pacifistas!
Pnico a la paz

Uri Avnery
Counterpunch.org

Traducido para Rebelin por LB.


Adivinen quin dijo estas palabras:

Comenzar esta guerra fue un escndalo... Se poda haber solucionado el problema de los misiles en el sur del Lbano por medios diplomticos. La ofensiva de los ltimos dos das de la guerra, en la que murieron 33 soldados despus de haberse aceptado la resolucin de alto el fuego, fue un capricho del Primer Ministro. El Primer Ministro, el ministro de Defensa y el Jefe de Estado Mayor deben dimitir.

Efectivamente, son palabras de Gush Shalom, el grupo pacifista israel.

Pero esto no es nuevo. Lo novedoso es que ayer, el antiguo Jefe de Estado Mayor, Moshe Yaalon, repitiera esas declaraciones casi palabra por palabra.

Bogie Yaalon es exactamente lo opuesto a Gush Shalom. Nadie podra decir que pertenece a un grupo marginal. Procede del centro mismo del establishment. Es un hombre de derechas. Fue responsable de algunos de los actos ms crueles de la ocupacin.

Existe otra diferencia: Gush Shalom alz su voz cuando los acontecimientos estaban ocurriendo, en plena guerra, cuando todava era posible salvar la vida de esos 33 soldados. En aquel momento esas manifestaciones eran extremadamente impopulares, rozaban la traicin. Puesto que ningn medio israel estaba dispuesto a publicarlas, Gush Shalom tuvo que pagarlas como anuncios. Ahora llega Yaalon y las repite cuando el viento ha cambiado de direccin y se han hecho populares.

Los motivos de Yaalon no son importantes. (Como se recordar, hace un ao Ariel Sharon lo destituy de su cargo y lo reemplaz por Dan Halutz como medida para allanar el camino de la Desconexin [de Gaza]). Lo que importa es que en esta ocasin esas declaraciones han sido realizadas por una persona con credenciales militares supremas. Cuando una persona as declara que 33 soldados fueron sacrificados sin justificacin militar ninguna, simplemente por los intereses personales de Ehud Olmert, que la propia guerra fue completamente innecesaria y que el problema de los cohetes de Hizbullah podra haberse resuelto por medios diplomticos, esas declaraciones realmente tienen peso.

Eso es importante no slo con respecto a lo que ocurri hace unas pocas semanas, cuando los lderes israeles hablaron de un terrible peligro que acechaba en nuestra frontera norte, sino que lo es mucho ms hoy, cuando los mismos lderes nos estn alertando sobre la existencia de una amenaza an mayor en otra parte.

* * *

En los pasillos del poder de Jerusaln resuena hoy un grito: Socorro! La Paz va a caer sobre t, Israel!

Un terrible enemigo est conspirando para imponernos las paz. Avanza contra nosotros a lo largo de dos frentes, en un gigantesco movimiento de pinza.

Un brazo de esta ofensiva lo constituye el Gobierno Palestino de Unidad Nacional que est a punto de constituirse.

El otro lo constituye la decisin de la Liga rabe de revivir el Plan rabe de Paz.

Desde el punto de vista del Gobierno de Israel, esta ofensiva es mucho ms peligrosa que todos los cohetes de Hassan Nasrallah juntos.

* * *

El Gobierno Palestino de Unidad Nacional est concebido para resolver en primer lugar los problemas domsticos palestinos.

Desde que los palestinos eligieron a Hamas, en las calles palestinas ha prevalecido un estado de anarqua. Los constantes enfrentamientos entre el Presidente, que es cabeza de Fatah, y el Primer Ministro, que pertenece a Hamas, han provocado un estado de parlisis precisamente cuando el pueblo palestino necesita estar unido para hacer frente a los desafos que a amenazan su existencia.

Fatah ha dominado el movimiento palestino moderno desde su fundacin por Yasser Arafat hace casi 50 aos. No est resignada a la derrota. Sin embargo, un pueblo en lucha por su propia existencia no puede permitir que sus dos facciones principales luchen entre s en lugar de colaborar en el combate por la liberacin nacional.

A esto hay que aadir el bloqueo que Europa y USA han impuesto sobre la Autoridad Nacional Palestina por orden del presidente Bush. Se trata de un caso sin precedentes de utilizacin de la hambruna como arma para obligar a todo un pueblo a eliminar a su Gobierno democrticamente elegido

El Gobierno Palestino de Unidad Nacional tiene el objetivo de restaurar el orden pblico y poner fin al bloqueo internacional.

Para que eso suceda, el Gobierno Palestino debe sortear varios obstculos. Por razones de ndole religiosa es difcil para Hamas reconocer oficialmente a Israel. Esto no tiene nada que ver con el antisemitismo, como se dice, sino con el hecho de que, de acuerdo con el Islam, Palestina es un Waqf (legado religioso) propiedad de Al (similar a la creencia de los fundamentalistas judos de que Dios ha prometido esta tierra a los judos, por lo que entregar cualquier parte de ella es pecado). Pero en este punto la religin musulmana dispone de una puerta trasera que abre la posibilidad de declarar una hudnah (tregua) prolongada que puede durar dcadas o incluso siglos.

La forma de resolver este problema es conseguir que el Gobierno Palestino de Unidad Nacional, encabezado por Hamas, manifieste su voluntad de respetar el Documento de los Presos, las resoluciones de la ONU, los acuerdos firmados entre Israel y la OLP y el Plan rabe de Paz, todos los cuales se basan en el reconocimiento de Israel. Eso debera bastar para cualquiera que realmente desee promover la paz entre Israel y Palestina.

Por lo que respecta a nuestro Gobierno, ah reside precisamente el problema.

* * *

El segundo brazo de la ofensiva de la paz es la revitalizacin del Plan rabe de Paz. Este Plan fue concebido originalmente por Abdallah, a la sazn prncipe y hoy rey de Arabia Saud. Fue aprobado por la cumbre de jefes de Estado rabes celebrada en Beirut en el 2002.

Bsicamente el Plan establece lo siguiente: el mundo rabe al completo reconocer a Israel y har la paz con l si se retira a las fronteras de 1967 y permite el establecimiento del Estado de Palestina, con Jerusaln Este como su capital.

El Gobierno de Israel ha rechazado la iniciativa, como dice la expresin hebrea, en el umbral (todas las iniciativas de paz las rechaza en el umbral, no sea, Dios no lo quiera!, que consigan poner un pie en la puerta). El Plan fue arrumbado en un casillero, donde ha estado criando polvo desde entonces. Ahora los prfidos rabes han decidido sacudirle el polvo y ponerlo de nuevo sobre la mesa.

* * *

Para conjurar este peligro de los pacifistas rabes, el Gobierno de Olmert est reuniendo a todas sus fuerzas. El hecho de que en estos momentos toda la dirigencia poltica y militar israel se encuentre ocupadsima luchando por su propia supervivencia tras el fiasco del Lbano no es obstculo para que todos se estn uniendo para hacer frente a esta estremecedora amenaza.

A Tzipi Livni [Ministra de Asuntos Exteriores israel] la despacharon a toda velocidad a USA para que conjurara el peligro. All se plant para convencer al presidente Bush (que casualmente pasaba por la habitacin cuando Livni estaba conversando con Condoleeza Rice, y que la llama Tsiffi) de que use el letal veto usamericano contra cualquier resolucin del Consejo de Seguridad de la ONU que pueda contribuir a la paz. Livni tiene programado reunirse con cerca de 20 jefes de gobierno y ministros de asuntos exteriores para reclutar su apoyo en contra de tamaa amenaza.

Para ello, se baj del tico del Ministerio de Asuntos Exteriores un harapo diplomtico denominado Hoja de Ruta. Jams ha estado en la mente del Gobierno israel la idea de cumplir ese acuerdo, cuya nica funcin fue, desde el principio, crear la impresin de que el presidente Bush ha conseguido algo en Oriente Medio. Desde su concepcin, todas las partes saban que era un documento que no poda ser implementado.

As pues, Israel y USA declararn que el Plan rabe de Paz es perjudicial para la paz ya que contradice la Hoja de Ruta. El gobierno palestino de unidad nacional, cuando se constituya, deber ser boicoteado por no declarar explcitamente que todos sus miembros reconocen al Estado de Israel (como si todos los miembros del Gobierno israel estuvieran dispuestos a reconocer al Estado palestino y a su Gobierno, no digamos renunciar al uso de la violencia y aceptar el cumplimiento de todos los acuerdos existentes). Por consiguiente, el bloqueo de la poblacin palestina debe continuar hasta conseguir que se ponga de rodillas.

* * *

Por qu la ofensiva de paz le produce pnico al Gobierno israel?

Si el 4 de junio de 1967 alguien se hubiera presentado ante nosotros [los israeles] para decirnos que todo el mundo rabe estaba dispuesto a hacer las paces con nosotros respetando las fronteras existentes ese da, y que tambin los lderes palestinos estaban dispuestos a declarar el fin del conflicto histrico, habramos pensado que asistamos a la llegada del Mesas.

Sin embargo, el 5 de junio de 1967 iniciamos una guerra que lo cambi todo. Pronto nos encontramos dueos y seores de toda la superficie de Palestina y de enormes extensiones de otros territorios. Declaramos que los retendramos provisionalmente para utilizarlos como fichas para la negociacin, pero, como es bien sabido, el apetito se despierta comiendo. Empezamos a anexionarnos territorios (Jerusaln Este y sus alrededores y los Altos del Goln) y a cubrir Cisjordania de asentamientos.

A los ojos del liderazgo israel, la iniciativa de paz cualquier iniciativa de paz no es ms que una malvada conspiracin de los pacifistas para robarnos esos territorios. Nos obligara a poner fin al proceso de expansin de asentamientos que no se ha detenido un instante desde 1968 y que se encuentra hoy en pleno apogeo, y a desmantelar las colonias actualmente existentes.

El movimiento de pinza de los pacifistas podra cobrar mpetu y generar una presin internacional difcil de resistir. sa es la razn del pnico que reina en Jerusaln.

* * *

La iniciativa rabe de paz podra alcanzar xito si pusiera frente al pblico israel una disyuntiva clara e inequvoca: paz sin los territorios ocupados, o territorios ocupados sin paz.

Tras haber librado seis grandes guerras y varias otras menores podramos sentirnos inclinados a sospechar que el precio en sangre y dinero es demasiado elevado y lo que es ms importante an que por esa va no obtendremos la victoria pero s multiplicaremos el peso de la carga que deber soportar la sociedad israel.

Durante los seis aos de locura entre las guerras de 1967 y de 1973, Moshe Dayan acu la siguiente frase: Mejor Sharm al-Sheik (en el extremo sur de la pennsula del Sina) sin paz, que paz sin Sharm al-Sheik! Consignas como sa costaron la vida a 2.700 soldados israeles (y quin sabe a cuntos egipcios y sirios) en la guerra de Yom Kippur. Ms tarde, devolvimos Sharm al-Sheik y todo el Sinai y firmamos la paz con Egipto. El propio Dayan jug un papel en las negociaciones de paz.

Cuntos soldados y civiles, israeles y rabes, deben morir antes de que comprendamos por fin que la paz con el pueblo palestino y con todo el mundo rabe es inconmensurablemente ms importante para Israel que tratar de aferrarse a los territorios ocupados y a los asentamientos?

Texto original: http://www.counterpunch.org/avnery09182006.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter