Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2006

Carta abierta al seor Aznar
Sobre perdones e historia de Espaa

Juan Antonio Gonzalez Molina
Rebelin


Las palabras de Benedicto XVI acerca del Islam y su cariz violento, inhumano y malvado, han generado una lgica reaccin en el mundo rabe y musulmn. Hacer este tipo de declaraciones tan estrictamente generales, y meter en un mismo saco a terroristas y creyentes de a pi de la religin islmica me parecen de una torpeza absoluta, ms an sabiendo como est el panorama internacional.

Muchos piden hoy una rectificacin del mximo pontfice de la iglesia catlica, exigen que pida perdn, excusas por sus inaceptables manifestaciones pblicas. Y Pedir perdn es un acto loable, un acto de sabidura, del que sabe ejercer la autocrtica, es un acto de valenta y de sinceridad con uno mismo. Pero no se engaen, Ratzinger no va a pedir perdn, de hecho ya ha calificado el hecho como un malentendido, ha recurrido al, valga la redundancia, tan recurrente yo no quise decir eso, y si lo hiciera, si pidiera perdn, no sera un perdn sincero, sera un perdn fruto del asesoramiento poltico, un perdn inducido por las reacciones suscitadas y por lo que estas puedan suponer para los intereses de esta iglesia retrgrada a la que este seor representa.

Pero a raiz de todo esto, me sorprenden esta maana unas declaraciones de nuestro ilustrsimo ex presidente del gobierno, Don Jose Mara Aznar. En ellas vuelve a demostrar ese orgullo impresentable que le cost su poltrona presidencial en marzo de 2004, vuelve a aleccionarnos con esa filosofa maniquea y simplista que ejerci durante su mandato en tantas y tantas cosas, y que en este caso sera as: Moro malo Cristiano bueno. Vuelve a despreciar la verdad cayendo en argumentos demagogos y absurdos al declarar que Si el Papa debe pedir perdn por sus declaraciones, los musulmanes deben pedirle perdn a Espaa por haber ocupado Espaa durante ocho Siglos.

En que pensaba seor Aznar, acaso fue usted posedo por el espritu eterno de Don Pelayo y su banda de asnos del norte, como aparecen definidos estos primeros ncleos de resistencia cristiana en algunas crnicas musulmanas de la poca. Sabe usted, seor, lo que es la perspectiva histrica? Usted habla de la conquista musulmana de la pennsula ibrica, hecho ocurrido en el 711 d.c., fecha en la cual Espaa, como entidad patria, como realidad nacional no solo es que no existiera, es que en la pennsula ibrica estaban parcialmente asentados una serie de pueblos de procedencia fornea tan variopintos y diferentes como podan ser los descendientes de los fenicios, aquellos que procedan de la ocupacin romana de la pennsula, o esos otros pueblos de estirpe brbara como visigodos, vndalos o alanos. Era un mosaico de pueblos bien diferenciados, y entre los cuales no existi ni el ms mnimo atisbo de tener conciencia de unidad cultural, espacial o poltica. El seor Aznar demuestra una vez ms su ignorancia y su arcaica formacin poltica e histrica cimentada en el franquismo mas rancio y repugnante. Ofrece una visin sesgada y anacrnica de la historia de Espaa y establece conexiones imposibles entre el pasado y las situaciones y hechos de la poltica actual.

Y a la hora de pedir perdn, seor Aznar, debera pensar si no es usted quien debiera pedir perdn por tantas y tantas cosas. Pedir perdn primero al pueblo espaol en general, y al obrero espaol en particular, por haber convertido este pas en una tierra por donde campan a sus anchas los cuervos negros de la empresa, dejando con ello que todo estuviera permitido en un panorama laboral podrido por subcontratas y contratos basuras abusivos que seguimos padeciendo. Debera pedir perdn por hacer de Espaa la cuna europea de la especulacin inmobiliaria negando a los jvenes de este pas la posibilidad del acceso a una vivienda digna.

Piense seor Aznar, y pida perdn por hacer de la universidad un coto privado, por regir este pas bajo el prisma de la privatizacin, el mercado libre y el consumo. Perdn, seor Aznar, por haber dado la espalda a la sociedad espaola cuando antepuso el si a la guerra frente al no que ste la grit al unsono echndose a la calle como haca aos que no lo haca, y pida perdn por lo que vino despus, por las bombas, por la sangre, las lgrimas, el dolor y el asesinato de miles y miles de inocentes en Irak. Por todo esto y mucho ms, por jugar a polticos y mentirnos a todos cuando un tren de cercanas de Madrid atestado de obreros, inmigrantes y estudiantes se llen de muertos un 11 de marzo debera de ser usted el que pidiera perdn seor Aznar.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter