Portada :: Mundo :: 14 Cumbre de No Alineados. Septiembre 2006. La Habana
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2006

Vigencia del no alineamiento

ngel Guerra
La Jornada


La XIV Cumbre del Movimiento de pases No Alineados(MNOAL) en La Habana ha sido una rotunda victoria del tercer mundo ante el orden mundial ms injusto a que hayan sido sometidos los pueblos de la Tierra. Este resultado se explica por la nueva coyuntura internacional marcada por el creciente aislamiento de Washington, el alza de las luchas populares contra el neoliberalismo en Amrica Latina, el avance del multilateralismo, la histrica victoria de Hezbollah contra la agresin a Lbano y una ascendente toma de conciencia universal sobre el carcter insostenible de la globalizacin imperialista.

Contrariamente al sonsonete de los grandes medios de (des)informacin, la cumbre demostr que ni el MNOAL es una reliquia de la guerra fra ni la reunin fue una conspiracin antiamericana fraguada por un grupo de lderes enemigos de Washington. La Declaracin Final es paradjicamente una ferviente reivindicacin de los valores democrticos, de la tolerancia y la diversidad cultural que Occidente afirma defender y pisotea cotidianamente. Basta con leerla, as como los dems documentos, para percatarse de la ardua y creativa labor diplomtica desplegado por Cuba y los dems pases miembros para conseguir pronunciamientos emanados del consenso, equilibrados y representativos de las dismiles posturas ideolgicas albergadas por el movimiento.

Las caractersticas distintivas del MNOAL son su integracin por pases vctimas ayer del colonialismo y hoy del neocolonialismo y la diversidad de los gobiernos que lo componen, que va desde los que mantienen posiciones abiertamente antimperialistas hasta los que se colocan a la derecha del espectro poltico o incluso son aliados de Estados Unidos.

Pero un elemento comn los une por encima de estas diferencias y es que todos estn sujetos a las inequitativas imposiciones sin precedentes del caos neoliberal, que han ahondado hasta extremos inauditos las lacras del subdesarrollo y colocado a todos bajo los efectos de la intervencin militar- como en Palestina, Afganistn, Irak, Lbano- o de la amenaza de su ejercicio por la guerra preventiva de George W. Bush y sus socios sionistas, de la que son cmplices la Unin Europea y Japn.

Tal vez la mejor definicin sobre la extraordinaria vigencia y la necesidad del MNOAL en el mundo actual la haya dado Keith Anthony, primer ministro de la pequea isla caribea de Santa Luca: El mundo puede no estar dividido ya entre este y oeste pero est ms agudamente dividido entre ricos y pobres, entre los que tienen y los que no tienen. Aluda al problema principal de la humanidad desde el surgimiento del imperialismo y el sistema colonial y neocolonial modernos. Hoy agravado por la intensificacin ilimitada del saqueo del tercer mundo, la degradacin ecolgica y el brutal y descarado quebrantamiento por Estados Unidos de la Carta de la ONU y el derecho internacional, codificados en gran parte como consecuencia de la lucha de los pueblos por su liberacin nacional y contra la barbarie de las dos guerras mundiales del siglo XX.

La firme toma de posesin al lado de aquellos instrumentos legales por parte de 118 pases que constituyen las dos terceras partes de los miembros de la ONU, su pormenorizado anlisis sobre la permanente violacin de los principios y normas del organismo por la dictadura del Consejo de Seguridad as como la exigencia de su democratizacin, restituyendo a la Asamblea General el papel de control sobre aquel que le otorga la Carta de la ONU, constituyen un paso muy importante en el reforzamiento del multilateralismo frente al unilateralismo bushiano y en la defensa de la igualdad jurdica de los Estados.

Especial importancia reviste el respeto proclamado hacia todas las creencias religiosas y el rechazo a vincular alguna de ellas con el terrorismo as como la clara diferenciacin sealada entre este y el inalienable derecho a la lucha contra la ocupacin extranjera.

La enrgica solidaridad expresada hacia Palestina, Lbano y Siria frente a la agresin israel, como hacia Venezuela, Cuba y Bolivia por los intentos desestabilizadores de Estados Unidos u otras fuerzas y el respaldo a Irn y a todos los pases que deseen instrumentar programas nucleares con fines pacficos comportan un compromiso explcito del MNOAL con la defensa de la autodeterminacin y la soberana nacional, de la paz y del derecho de los pueblos al desarrollo y al usufructo de sus recursos naturales.

[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter