Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2006

Novedad editorial
"El arte de la mentira poltica" de Jonathan Swift

Rebelin


El arte de la mentira poltica

Jonathan Swift

Ediciones sequitur, 2006

 

Jonathan Swift
(1667-1745)

Edicin bilinge

Traduccin: Francisco Ochoa de Michelena

Formato: 115x170

Pginas: 96

Ms informacin: [email protected]


 

 

Descripcin:

Intil recordarlo: poltica y mentira suelen ser buenas compaeras. Parece, sin embargo, que los polticos de hoy mienten con torpeza y, seguramente, a no pocos hara bien recordar las recomendaciones que algunos sagaces britnicos dejaron escritas all a principios del siglo XVIII.

Cuando la incipiente poltica parlamentaria iba perfilando las modalidades de las que siguen viviendo nuestras democracias, Jonathan Swift y sus satricos amigos descubrieron la siguiente verdad: el mentir bien a los ciudadanos no es cosa que se improvise; es un arte con todas sus reglas


Pblico lector: quienquiera aprender a mentir con eficacia y a ser engaado con elegancia.


 

 

Introduccin: El cabal mentir

de Jean-Jacques Courtine

Universit Nouvelle Sorbonne-Paris III


 

El saber ms prctico

 

consiste en disimular

 

Baltasar Gracin



1733, Amsterdam: se publica, en traduccin francesa, con firma de un llamado Jonathan Swift, un Arte de la mentira poltica.1 Curioso opsculo, sin duda: no se trata en verdad de un libro sino de una oferta de suscripcin a dos volmenes de prxima publicacin bajo ese mismo ttulo. El texto del folleto promocional viene atribuido a Swift, s, pero nada se dice del autor de esos volmenes "en prensa". Slo sabemos de su compromiso a "entregar el primer volumen a los suscriptores antes del da de San Hilario, si el nmero de suscripciones le anima a ello". No parece que as fuera, ya que los dos volmenes nunca llegaron a ver la luz. No sabemos si los eventuales suscriptores fueron reembolsados.

Un opsculo atribuido a Swift, que viene a abrir una suscripcin a un libro finalmente inexistente, obra de un autor annimo: mejores auspicios no poda tener un Arte de la mentira poltica!

Ha quedado, por tanto, el breve panfleto que aqu podemos leer y cuya carga satrica sin duda responde al estilo de Swift, o tambin al de sus amigos Pope, Gay o Arbuthnot junto con los cuales fustig las costumbres polticas de su poca. Este arte de la mentira o "pseudologa" poltica pretende ser, en efecto, una stira de la vieja tradicin de las artes del gobierno: por fin, celebra el autor, se ha conseguido reunir los dispersos saberes del arte de la mentira poltica; por fin, se ha sabido organizarlos en un sistema riguroso y racional, merecedor de figurar en la Enciclopedia y de convertirse en un elemento indispensable en "la educacin del prncipe hbil".


Conviene engaar al pueblo por su propio bien?


El texto empieza sealando las bases fisiolgicas de la mentira: el alma tiene un lado plano, que le viene dado por Dios y que refleja fielmente los objetos; tambin tiene un lado cilndrico, heredado del Diablo, que los deforma sistemticamente. Satans, como indican los Evangelios, es el padre de la mentira. La mentira poltica tiene, as, su localizacin cerebral en el lado cilndrico. Pero esto no es lo ms importante. El tratado no se ocupa tanto de los fundamentos fisiolgicos o espirituales del disimulo como de sus efectos polticos. Efectos que remiten, en definitiva, a una cuestin fundamental, presente en toda la reflexin poltica desde la Repblica de Platn hasta el Prncipe de Maquiavelo: conviene ocultar la verdad al pueblo por su propio bien, engaarlo para salvaguardarlo?2 El arte de la mentira poltica es, en efecto, "el arte de hacer creer al pueblo falsedades saludables con vistas a un buen fin".

Porque el pueblo "no tiene ningn derecho a la verdad poltica" como tampoco debera poseer bienes, tierras o castillos. La verdad poltica debe seguir siendo, como esos otros patrimonios, una propiedad privada: como pensaba Disraeli, slo el gentleman sabe, por su propia condicin, cuando conviene decir la verdad y cuando callarla o disfrazarla. El pueblo, como aquel personaje de La Fontaine, es "hielo ante las verdades y fuego ante las mentiras". La masa es crdula, miente, y puede ser engaada del mismo modo en que, como suele decirse, se engaa a las mujeres y a los nios.3 La mentira es su elemento natural, el aire que respira; as, se necesita de "ms arte para convencer al pueblo de una verdad saludable que para hacerle creer en una falsedad saludable". Que sea por tanto gobernado, por su propio bien, con la mentira: as resuelve el tratado esta cuestin. Pero de inmediato se plantea otra: a quin corresponde el derecho a fabricar esas "falsedades saludables"? Monopolio de la verdad, por un lado, y comunin democrtica en la mentira, por otro: apartado de la verdad, el pueblo s tiene, en contrapartida, un derecho inalienable a la mentira activa: un "debido privilegio" a cuyo ejercicio no pretende renunciar y por el que demuestra tener un "obstinado apego". Todo el mundo miente: los ministros engaan al pueblo para gobernarlo y ste, para librarse de aqullos, hace circular chismes calumniosos y falsos rumores.

Pero consideraciones tan genricas no podran bastar: un arte tan necesario requiere de mayor precisin y rigor, exige que se enuncien sus normas y leyes. As, el texto propone una clasificacin de las falsificaciones polticas, distinguiendo tres tipos: la mentira calumniosa que disminuye los mritos de un hombre pblico, la mentira por aumento que los infla y la mentira por traslacin que los traslada de un personaje a otro. En todos estos casos debe imperar una irrenunciable regla de oro: la verosimilitud. Nada peor que la exageracin, "esa prostitucin de la reputacin". Deca Gracin: "Son las exageraciones prodigalidades de la estimacin, y dan indicio de la cortedad del conocimiento y del gusto".4 El arte del engao no se rige por los excesos y s por un clculo cuyas bases establece el texto: se trata de un arte sabio, del justo medio, una sutil tcnica de la medida. El engao debe mantener su proporcin frente a la verdad, ante las circunstancias y respecto a los fines pretendidos. El texto se prodiga en este punto en ejemplos y recomendaciones. As, esas mentiras que anuncian catstrofes para aterrorizar al pueblo con un futuro sombro e inducirle a que se contente con su triste presente: deben usarse con moderacin, "no deben mostrarse al pueblo objetos terribles, no sea que le acaben resultando familiares y se acostumbre a ellos". O tambin, esas promesas que anuncian, para los que sepan escoger el camino debido, un futuro radiante: "no sera prudente fijar las predicciones para el corto plazo: se corre el riesgo de quedar expuesto a la vergenza y a la turbacin de verse pronto desmentido y acusado de falso". Sustraer las mentiras a cualquier posible verificacin o refutacin; no superar nunca los lmites de lo verosmil; diversificar las "falsedades saludables": he aqu algunas de las normas esenciales de este verdadero mentir5 cuyo uso el autor prescribe a todo aquel que gobierne. Quin puede dudar de la actualidad de estos antiguos preceptos?

Las enseanzas de este Arte de la mentira poltica pretenden ser atemporales y universales, cosa que, sin embargo, no impide que el texto trate oportunamente de los mritos y defectos de los mentirosos de su poca. As, de los dos partidos que se disputan con dureza el poder en la Inglaterra de principios del siglo XVIII, cul, de entre los Whigs o los Tories, es ms diestro en el arte del engao? O, dando a la pregunta toda su actualidad: mienten mejor en la derecha o en la izquierda? Difciles preguntas. Aunque se adivinen las simpatas aristocrticas de Swift y de sus amigos por el partido Tory, el autor no se decanta: "ambos cuentan en sus filas con grandes genios", verdaderos artistas de la ilusin, prncipes del espejismo poltico. Sus fracasos, cuando advienen, se deben a que pretenden hacer tragar al pueblo demasiado de una sola vez, a que los anzuelos son demasiado visibles o el cordel demasiado grueso. La mentira se calcula, se sopesa, se destila, se dosifica. El texto arremete en este punto contra los periodistas, "folletinistas y gaceteros", esos burdos mentirosos, y contra "su escaso talento y su falta de ingenio para soltar mentiras".

Y para aquellos que hubieren mentido en demasa o demasiado mal, mermando as su credibilidad, el tratado propone una original cura de inspiracin mdica: ponerse en el dique seco, iniciar una severa dieta, evitando excesos verbales, y obligarse durante tres meses a no decir ms que verdades, para poder recuperar as el derecho a mentir de nuevo, con toda impunidad. Bien es cierto, se lamenta el autor, que nunca ningn partido u hombre poltico supo soportar semejante dieta.

Pero todo esto resulta an insuficiente: para conferir a la mentira poltica la dignidad que le corresponde en el firmamento de las Artes, debe ser elevada a la categora de sistema. El texto propone entonces crear una "sociedad de mentirosos" dedicada exclusivamente al engao poltico. Para llevar a cabo tan ambicioso proyecto deben cumplirse determinadas condiciones: hay que poder contar, ante todo, con una masa de crdulos dispuestos a repetir, difundir, diseminar por doquier las falsas noticias que otros hayan inventado. La funcin transmisora de los crdulos e ingenuos resulta indispensable ya "que no hay ningn hombre que con mejor suerte suelte y propague una mentira como el que se la cree". Esta cofrada servir tambin para desarrollar en su seno una prctica experimental de la mentira, debe servir para contrastar "mentiras de prueba" (proof-lies), globos sonda que, "como una primera carga que se coloca en una pieza de artillera para probarla", permitan averiguar si dan pie al engao. Por otro lado, conviene desconfiar como de la peste de los personajes cabales y apartar a cualquier individuo del que se tenga alguna sospecha de que puede ser sincero: "si se advierte que alguno de los miembros de la sociedad al soltar una mentira se sonroja, pierde la compostura o falla en algo exigido debe ser excluido y declarado incapaz". Hacer de la mentira obligacin y producir mentirosos imperturbables, que mienten mejor que respiran: la Historia conoce partidos polticos que han sabido aplicar al pie de la letra estos principios. Pero aqu nuevamente, el legtimo empeo por alcanzar una organizacin sistemtica no debe mermar la debida moderacin: precaverse contra "el celo, el exceso, el ardor vehemente por los que unos a otros acaban persuadindose de que lo que se desea o dice verdadero lo es efectivamente". As, el autor acaba advirtiendo a los jefes de partido que "no se crean demasiado sus propias mentiras". La Historia nos indica que no todos suelen recordar este consejo.


Mentira totalitaria, mentira democrtica


Conserva este antiguo arte de la mentira poltica su pertinencia? S, sin ninguna duda. Su evidente actualidad permite suponer que existe una gran estabilidad en los usos polticos. La mentira de hoy se parece curiosamente a la del pasado. El autor supo entrever esta permanencia de la mentira poltica, pero no pudo predecirlo todo e imaginarse los notables progresos habidos desde su poca en el arte de la saludable falsedad; los grandes descubrimientos, los continentes vrgenes desbrozados desde entonces. El panfleto describe en definitiva lo que no era sino una fase artesanal del disimulo: rumores, chismes, usos verbales, una acumulacin y distribucin primitivas de ruidos falaces, un entramado pre-moderno de la calumnia.

Pasados los tiempos de Swift, la mentira poltica logr hacer su propia revolucin industrial: con el desarrollo de la prensa escrita, en el siglo XIX, dej atrs la fase de la oralidad, se mecaniz y alcanz as una sistematizacin y una difusin que Swift y sus amigos nunca podran haber soado. Pero no sera todo: en el siglo XX, la mentira poltica entr en la era de la produccin y del consumo en masa. La mentira es hoy en da electrnica, instantnea, global; el producto de una organizacin racional y de una rigurosa divisin del trabajo: "un artculo estandarizado y uniforme es elaborado por disciplinados grupos de trabajadores; cada uno de ellos ejecuta una sola operacin bsica, y no realiza ms que una parte nfima del proceso de produccin, no teniendo ninguna responsabilidad sobre el producto terminado; y si ste dura poco, tanto mejor: la obsolescencia instantnea es una de las grandes ventajas del nuevo arte de la mentira poltica".6

El siglo XX fue el de una nueva era de la mentira, la tecnolgica. Conoci, asimismo, la invencin de unas formas inditas de la ilusin poltica, unas formas enormes, inimaginables. Mentiras producidas a gran escala, por unas burocracias ante las cuales la "sociedad de mentirosos" soada por el autor del panfleto se queda en una simple tribu primitiva o, mejor, una corporacin medieval: no ya una cofrada de mentirosos sino un Ministerio de la Verdad enteramente dedicado, como supo vislumbrar George Orwell, a fabricar Mentira.


Aldeas indefensas sufren bombardeos areos, sus habitantes dispersos por los campos, el ganado ametrallado, las chozas arrasadas por las llamas incendiarias: esto se llama pacificacin. Arrebatadas sus granjas, millones de campesinos son arrojados a los caminos llevndose tan slo lo que puedan cargar: esto se llama traslado de poblaciones o rectificacin de fronteras. Se encarcelan personas durante aos sin juicio, o se les dispara en la nuca, o se les enva a morir a campos de trabajo del Artico: esto se llama eliminacin de elementos sospechosos.7


No nos cansaremos de decirlo: nuestra poca ha sido el siglo de oro de la mentira poltica, y nuestros coetneos pueden incluso enorgullecerse por ello. Barridas las prudentes reservas y los escrpulos que an contenan al autor de nuestro opsculo: la mentira totalitaria, en un paso decisivo, acab modificando la naturaleza misma del lenguaje: la posibilidad de pensar la verdad y expresarla con palabras. Pero el archipilago de la "mentira desconcertante"8 acab sucumbiendo, vctima de sus propias ambiciones. De haber ledo la advertencia del Arte de la mentira poltica, habran sabido que, si bien pretender procurar la felicidad de un pueblo an en contra de su voluntad puede hacerse, resulta extremadamente pernicioso para una mentira que acabe creyndose a s misma verdadera.9 Trgico error: la brutalidad de la cada estuvo a la altura de la enormidad de las ambiciones. La ingratitud de los pueblos no conoce lmites.

El Arte de la mentira poltica nos invita as a someter las mentiras de nuestros das a unas necesarias distinciones: debe diferenciarse la mentira totalitaria de las mentiras democrticas. La democrtica es pluralista, no pretende ser exclusiva sino que coexiste, tolerante, con las de la competencia. Veamos un caso reciente: la V Repblica francesa. Se pens durante mucho tiempo que la mentira era, en Francia, un privilegio natural de la derecha. Pero, ms all de sus loables esfuerzos, no supo conservar esa exclusividad. La derecha perdi su monopolio de la mentira al igual que la izquierda perdi el suyo de la compasin y la virtud. Como dijera con acierto Tocqueville, la democracia acaba siempre igualando las condiciones. Abolidos todos los privilegios, la mentira se ha democratizado. Humilde, ya no aspira a perpetuarse en la historia. Ha tenido que aprender a coexistir. La mentira democrtica es efmera, eclctica, postmoderna. Liberada de las cortapisas morales de otrora, vivificada por una tica mnima e "indolora", la mentira se ha difundido sutilmente a lo largo y ancho de la vida pblica. Se han conseguido as importantes progresos en la siempre delicada elaboracin de "falsedades saludables": la distincin entre verdad y mentira resulta cada vez ms compleja. Informacin o intoxicacin? Ya nadie sabe distinguirlas. Quiz nos estemos aproximando a ese estado ideal en el que el discurso poltico conseguir, por fin, deshacerse de ese fantasma de la verdad, que cual atvico remordimiento a veces an lo persigue.


Donde se cuenta que el autor no es el que se crea


He aqu lo que este Arte de la mentira aporta a las discusiones polticas del pasado, del presente y del futuro. Podremos encontrar en este opsculo materia para reflexionar, para distraernos o para sorprenderse de que cuestin tan grave sea tratada con semejante ligera. Quiz se prefiera anteponer la indignacin a la irona y optar por denunciar la corrupcin de la vida pblica, exigir su trasparencia y censurar la persistencia de la mentira en los usos polticos. Pero tambin puede aceptarse la invitacin ofrecida por este tratado: abordar desde la stira la cuestin del disimulo poltico tiene sobre la indignacin moral la ventaja de evitar presuponer un inicial estado de virtud que la poltica habra corrompido. Permite resaltar los excesos de la mentira sin tener por ello que apelar al reino de la trasparencia y a la dictadura de la verdad. El tratado reconoce, en cierto modo, aquello que Maquiavelo supo vislumbrar como los fundamentos propios de la poltica cuando se atrevi a pensarla desde su autonoma frente a la religin: la poltica es un juego de pasiones y de intereses opuestos, y el disimulo es una de sus reglas esenciales.


Pero es menester saber encubrir ese proceder artificioso y ser hbil en disimular y en fingir. Los hombres son tan simples y se sujetan a la necesidad en tanto grado, que el que engaa con arte halla siempre gente que se deje engaar. [...] No hace falta que un prncipe posea todas las virtudes de que antes hice mencin, pero conviene que aparente poseerlas. [...] Puede aparecer manso, humano, fiel, leal y aun serlo. Pero le es menester conservar su corazn en exacto acuerdo con su inteligencia para que, en caso preciso, sepa variar en sentido contrario.10


El Arte de la mentira poltica reitera as, desde la stira, la leccin de Maquiavelo: "As es cmo se os miente" nos dice el autor annimo al abrir una suscripcin imaginaria a un tratado inexistente. Habremos de confiar en l? Sabemos al menos quin es el autor del panfleto?

El Arte de la mentira poltica esconde una ltima sorpresa. A pesar de lo que afirman varios catlogos,11 y determinadas autoridades,12 el texto atribuido a Swift no es de su puo. Se lo debemos a John Arbuthnot (1667-1735), mdico de la Reina Ana y autor satrico escocs que ha pasado a la posteridad como inventor de ese personaje, John Bull, que para siempre encarnar el estereotipo del carcter nacional britnico.13 Arbuthnot era un buen amigo de Jonathan Swift con el que tambin comparta ideas polticas. Ambos eran miembros destacados del "Scriblerus Club". Este club,14 muy exclusivo, congregaba hombres de letras vinculados al partido Tory y habitualmente enfrascados en violentas polmicas contra los Whigs. Por entonces, la gran apuesta poltica de los Tories, y por la que se movilizaron Swift y sus amigos, era conseguir poner fin a la guerra de Sucesin Espaola iniciada con el siglo y que, por contra, los Whigs deseaban prolongar. Fue en este contexto cuando en 1712 Arbuthnot public los cinco panfletos que componen la Historia de John Bull as como este Arte de la mentira poltica.15

No debe sorprendernos el que la atribucin haya sido errnea. Arbuthnot era un autor reservado, que sola publicar annimamente y al que poco importaba el reconocimiento literario. Los lmites de su obra siguen siendo confusos y algunos de sus escritos se han atribuido errneamente a varios de sus amigos.16 Por otro lado, la cuestin de la mentira poltica estaba por entonces de actualidad y tanto Swift en el Examiner como Addison en The Spectator as como toda una serie de artculos annimos publicados en el semanario The Plain Dealer haban tratado la cuestin.17 El propio Swift deshace cualquier duda. En su Journal of Stella atribuye a Arbuthnot la paternidad del tratado: "Arbuthnot me ha enviado desde Windsor una bella disertacin sobre la mentira [...], intente hacerse con ella cuando se publique".

Esta paternidad de la que Arbuthnot se despreocupaba cuando de sus escritos se trataba, la ejerci con sumo cario con sus hijos. En esto coinciden todos sus bigrafos: despegado de sus escritos pero profundamente apegado a sus hijos, dejaba que stos jugaran con cualquier hoja de papel que encontraran por la casa. As los nios podan hacer cometas con los manuscritos del padre. Imaginar que los folios de este Arte pudieron flotar atados de un hilo siguiendo los caprichos del viento, para mayor gozo de la chiquillera, otorga a las pginas que siguen un aliento particular, como un soplo de libertad. Los escritos vuelan, y con ellos las mentiras.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter