Portada :: Cultura :: Diario ntimo de Jack el Destripador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2006

Diario ntimo de Jack el Destripador/13

Koldo
Rebelin





Para mi fue un momento emocionante haber estado nuevamente en la ctedra de la crcel de Londres en la que impartiera hace ya muchos aos Degollatina I y II e Introduccin al Destripamiento y poder impartir una vez ms mis conocimientos en el tema.
Mi pensamiento vuelve ahora a aquellos aos en los que, tras un hermoso periodo en la comisaria del SOHO, inici mi actividad como profesor acadmico.
Tambin las autoridades de la crcel, sin duda, estaban orgullosas de sus dos facultades criminalsticas.
Y me acord de todo esto cuando recientemente le las declaraciones de aquel docto comisario ingls Manny II Paleogeison, en el contexto del tema crimen y coartada y que me servir como punto de partida sobre este tema..
El erudito ingls tocaba el tema del crimen y en referencia a El Estrangulador de Boston sealaba: Mustrame aquello que El Estrangulador de Boston haya trado de nuevo y encontrars solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio del cuchillo o de la soga los principios que l observa.
Manny II explicaba as, minuciosamente, las razones por las que la difusin de la violencia es algo irracional. La violencia est en contra de la propia naturaleza de Dios y la naturaleza de la ley y del cdigo penal. Dios no goza con la sangre, los jueces tampoco, menos an los periodistas. Por lo tanto, para convencer a otra persona de que se avenga a razones, de que respete la verdad y respalde el orden establecido, se necesita la capacidad de expresarse bien, tal y como yo lo hago en este diario; y de razonar correctamente, igual que yo acostumbro; y no recurrir a la violencia ni a las amenazas, ni siquiera a las del infierno.
Para convencer a un alma razonable no hay que recurrir a los msculos ni a los instrumentos para golpear, ni a ningn medio con el que se pueda amenazar a una persona de muerte.
Y si despus de tantos aos, precisamente ahora, es que vengo a encontrar tan a desmano y tan distante un ejemplo con el que poner de manifiesto mi credo, siempre coherente, y una existencia cristalina en la que ni los rumores pueden hacer mella, no es porque carezca de ejemplos ms cercanos, que no los hay, sino porque debe darse por sentado que para El Estrangulador de Boston ni su prdica ni su prctica estn ligadas a la racionalidad.
Y lamento el enojo de los familiares de El Estrangulador de Boston, de los deudos de El Vampiro de Dusserfold o de los herederos de El Carnicero de Milwauke por el enojo que puedan causar estas citas que, repito, no son mas ni expresan necesariamente mi sentirslo fue que, pasaba por aqu, despus de tantos aos y, la verdad, me vino a la memoria.
([email protected])


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter