Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2006

La prensa chilena observa nuevos puestos militares de Bolivia
El Ejrcito boliviano comienza a sentar soberana en el Silala

Wilson Garca Mrida
Datos & Anlisis



Sosteniendo la falacia chilena de que el Silala es un ro de cause internacional y no un manantial que nace en Potos, El Mercurio de Santiago hace un seguimiento a la construccin de un puesto militar boliviano a orillas de aquella veta acufera que dota de agua potable al norte chileno desde hace 98 aos, en detrimento de la economa boliviana.

La primera plana del peridico chileno

El Mercurio en su edicin de este viernes 13 de octubre, destac el posicionamiento de un puesto militar boliviano en la zona fronteriza del Silala, en el departamento de Potos, donde nacen manantiales de agua dulce desviados a Chile hace 98 aos. Reporteros de El Mercurio que se desplazaron a esa zona fronteriza observaron que el Ejrcito boliviano comienza a sentar soberana en el Silala, anotando que mientras se construye un nuevo cuartel a orillas del manantial, los soldados bolivianos deben dormir en carpas, las que estn coronadas con una bandera de su pas. El Mercurio record que el pasado mes de septiembre el presidente Evo Morales anunci la instalacin de puestos militares para resguardar la frontera nacional y precautelar los recursos naturales de la zona, en alusin al conflicto por la utilizacin de las aguas del Silala que mantiene con Chile. El puesto militar en construccin, segn describe el peridico chileno, es una edificacin slida, de unos 200 metros cuadrados, an no terminada, pues las fotos muestran el recinto carente de techos. Por esta razn, algunos soldados deben dormir en carpas dispuestas en inmediaciones de la construccin, las que lucen banderas de Bolivia.

Pisar fuerte en el Silala


El nuevo cuartel est emplazado sobre una colina, que les otorga a sus ocupantes una visin privilegiada, a cinco mil metros sobre el nivel del mar, y se encuentra a 85 kilmetros del poblado chileno de Chiu-Chiu, en la Segunda Regin del pas vecino. Los efectivos son soldados jvenes, que visten uniformes gastados y fusiles marca SIG. Segn admitieron los soldados bolivianos ante los periodistas chilenos, las patrullas estn sometidos a turnos de 20 das y tienen orden de disparar a todo lo que se mueva. Por el lado chileno, a unos 30 kilmetros del lmite fronterizo, describe El Mercurio, se ubica el retn de Carabineros de Inacaliri. Sus efectivos deben patrullar la frontera y cuidar los pasos fronterizos no habilitados para abortar operaciones de traslado de drogas. Este ao han detectado 120 kilos de droga, que burreros a pie intentaba ingresar ilegalmente al pas. El suboficial chileno Marcelino Varas es el jefe del destacamento, que se localiza a 4.050 metros sobre el nivel del mar. Asegura que no existe ningn tipo de contacto con los funcionarios fronterizos bolivianos. Hacia el lado de Bolivia el pueblo ms cercano es Alota, un casero que se ubica a unos setenta kilmetros del nuevo recinto militar boliviano.

Agua dulce en disputa

Siguiendo la argumentacin oficial por la cual el Estado de Chile se apropia indebidamente de las aguas desviadas del manantial boliviano, la crnica de El Mercurio informa que el ro Silala nace en territorio boliviano y cruza al sector chileno, donde es captado por una aduccin. Al sostener que el Silala es un ro, y no un manantial, la estrategia chilena radica en atribuir a ese cause un curso internacional, con lo se desconocen de facto la soberana y los derechos de Bolivia sobre aquella veta acufera. Pero Bolivia tiene de su lado la verdad histrica y es la siguiente: Hacen 98 aos, el 23 de septiembre de 1908, y en el marco del Tratado de 1904, la Prefectura de Potos otorg la "concesin y consiguiente adjudicacin del uso de las aguas que forman unas vertientes denominadas Siloli (Silala) existentes en la comprensin del Vicecantn Quetena de la provincia Sud Lipez de este departamento". Silala es un nombre inventado por los chilenos para apropiarse de las aguas de los manatiales de Quetena. Con ese nombre se conoce el canal artificial construido en las pocas de la Bolivian Railway y que la diplomacia chilena pretende asignar la categora de "ro internacional". La concesin del flujo de los manantiales fue otorgada a la empresa chilena "The Antofagasta (Chili) and Bolivian Railway" para abastecimiento de las locomotoras a vapor del ferrocarril. En dicha concesin se olvid el detalle de especificar el monto que la empresa concesionaria debera pagar por su uso del agua, y si el pago debera ser mensual o anual. As que hasta ahora los concesionarios no pagan ni un centavo por el uso de esta aguas. A partir de los aos cuarenta del pasado siglo XX, las locomotoras a vapor del ferrocarril chileno fueron sustituidas por mquinas a diesel, las cuales no requeran agua para funcionar. "Por tanto", explica Cstulo Martnez, "la concesin terminaba en ese mismo momento; pero la empresa Railway, que ya no tena derecho a seguir usando dichas aguas, las us para venderla a consumidores chilenos de las ciudades aledaas, dando as un uso distinto al previsto en la concesin original". Las poblaciones chilenas que se benefician con la aduccin de los manantiales de Quetena son principalmente Calama, Chuquicamata y Antofagasta.

Los empresarios del agua

"Antofagasta (Chili) and Bolivian Railway" cambi de razn social y actualmente es conocida como "Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia (FCAB)" y pertenece al grupo econmico chileno Luksic. Andrnico Luksic, uno de los ms grandes potentados chilenos ligado a capitales norteamericanos y asiticos, posee intereses agroindustriales en el oriente de Bolivia y no ha ocultado su ambicin de controlar el negocio del gas boliviano en puertos chilenos. Luksic se niega a pagar al Estado boliviano una deuda aproximada, segn la Comisin de Poltica Internacional de la Cmara de Diputados, de 900 millones de dlares acumulados desde 1908 por el uso ilegal de las aguas del Silala, arguyendo que dicha fuente es un ro internacional y no un manantial. En 1997, la prefectura de Potos decidi revertir esas aguas a dominio fiscal, en un proceso que culmin con la rescisin de un contrato con la empresa boliviana Ductec, que presionaba para cobrar en su favor la deuda chilena ($us 7 millones a partir de la concesin Ductec), en un conflicto binacional que podra ser resuelto arbitralmente en el Tribunal de La Haya, si es que antes no surge algo ms violento.

...................................
Email: [email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter