Portada :: Mentiras y medios :: Libros y Documentos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2006

Un anlisis de los informativos Caracol Noticias de Colombia
Trucos ms usuales para ocultar la realidad

Alberto Rojas Andrade
Rebelin


"... tengamos ese extrao producto que es el <<telediario>>,
que conviene a todo el mundo, que confirma cosas ya sabidas,
y, sobre todo, que deja intactas las estructuras mentales."
 
Pierre Bourdieu
Prestigiosos pensadores contemporneos, como Eco o Sartori cuando opinan sobre temas relacionados con la comunicacin, estiman que la televisin es un medio pobre y retrgrado, si se tiene en cuenta su forma de relato resumido y fragmentario de la realidad. Por si esto no fuera suficientemente significativo, los canales enteramente dominados o coaligados por el poder de grupos financieros, emplean autocensuras y filtros a fin de reducir an ms la percepcin de los televidentes.
 
A continuacin un somero anlisis de algunos de los trucos ms empleados en los noticieros de televisin de un pas en estado de guerra, desde el punto de vista de la forma de entrega de la informacin a los televidentes, destinados a facilitar el no tocar temas lgidos, o no abordarlos en profundidad.
 
Esta nacin ubicada en el hemisferio occidental, posee en la actualidad el mayor nmero de desplazados de la zona, manteniendo una situacin de confrontacin interna (guerra civil, o de acuerdo a los gringos GBI, Guerra de Baja Intensidad) desde hace ms de 40 aos. Como bien lo adivinaron los lectores es Colombia la nacin, y a la par mantiene una frrea concentracin de medios de comunicacin, siendo la televisin el ejemplo ms elaborado de ello.
 
En este pas hay dos canales privados con ocho aos de antigedad en su salida al aire, que son de acuerdo a las incesantes encuestas repetidas por aquellos y los patrocinadores, los aglutinantes de la abrumadora mayora de los telespectadores. Los propietarios de estos son poderes econmicos locales de estructura familiar basados en la industria, el comercio y el espectculo en el caso de RCN (Radio Cadena Nacional), con su grupo de emisoras de radio tambin, y poderes un poco ms heterogneos con aportes de capital extranjero y nacional (con expresidente incluido) en el caso del Canal Caracol, y no podan obviarse sus vnculos con la radio en Caracol Radio, dominada por el grupo espaol Prisa.
Para los fines de nuestro pequeo anlisis hemos decidido enfocarnos en el informativo de este ltimo canal por razones materiales (solo un televisor), y de orden de seleccin del medio informativo que es reconocido como de una mayor independencia de los poderes establecidos, pues en caso de primer canal enunciado, la picaresca local con certeza ha afirmado en notorios grafitos, que RCN significa en realidad 'Radio Casa de Nario' (la sede presidencial), debido a la sistemtica identidad de informaciones, conceptos y diatribas emitidos por estas dos entidades, que hacen a este canal una especie de mueco de ventriloquia de dos dimensiones del poder ejecutivo y sus ulicos.
 
Caracol Noticias del Canal Caracol pareciera ser, si miramos a su rival, un espacio informativo que intenta ser independiente y por esto aparece ante el pblico como menos inclinado a la utilizacin de argucias manipulatorias contrarias a la tica periodstica.
 
Desde el inicio de las emisiones observadas desde octubre del 2005 a septiembre de 2006 del telediario del Canal Caracol, se aprecia a este no solamente con el formato de espectculo, sino estructuralmente como un espectculo televisivo ms dentro de los restantes de la programacin diaria, siguiendo los ritmos de un programa esencialmente de distracccin; las ampulosas fanfarrias de su inicio y final junto con las demarcadoras de las secciones, el tono de mal fingida sensibilidad de los y las teleprontistas, sus atuendos a la ltima moda prestados por afamadas boutiques de la capital como se pregona en el anuncio final de la emisin, el orden de la informacin ofrecida no correspondiendo a principios ticos del periodismo; en general la puesta en escena del estudio, su luces y la ubicacin de los periodistas de utilera al fondo 'trabajando', lo delatan inequvocamente como una tramoya. Un espectculo donde abiertamente son expuestos diversos conflictos emotivos, los cuales de una u otra forma gratifican sensorial y emocionalmente a la teleaudiencia colombiana, en su mayora en niveles de pobreza y una buena parte en la indigencia.
 
El primer conflicto que se procura establecer en la mente de los espectadores que presencian el noticiero del Canal Caracol, es uno emotivo ocultante del cognitivo; con este conflicto se evita subrepticiamente que incluso las noticias-espectculo abarquen de una forma directa lo deseado por todos: algo de la realidad. La presentacin de la informacin no identifica los hechos como se presentan, sino que con sus fanfarrias, tomas fascinantes y lenguaje hiperblico deja de lado los hechos en s, logrando el surgimiento de sentimientos ampliamente contradictorios con la razn (ira, repugnancia, melancola, compasin, impotencia, etc.) pero controlados con la dosificacin adecuada en imgenes y tiempo, a unos propsitos determinados en la edicin del telediario. En este sentido se descubre con decepcin, que no es el corazn del telediario del canal la sala de redaccin, sino el sombro y tecnificado cuarto de edicin, all donde se hace el montaje espectacularizado.
 
De tal forma el conflicto emotivo opaca el cognitivo, se tiene contacto con los hechos agregndole emociones ilimitadamente; lo cognitivo expuesto en la pantalla y en el sonido de esta manera no slo oculta sino que dificulta y hasta inhibe el poder generar las lgicas preguntas subsecuentes: el cuando y como y el porqu no poseen inters para el periodista. En ltimas no hay un verdadero conocimiento del hecho, solo emociones planificadas, con lo cual es facilitado el reforzamiento de los complacientes estereotipos impuestos. Ah estn entonces las entrevistas a familiares de las vctimas que no presenciaron los hechos hablando de estos compungidamente, las declaraciones interesadas de las autoridades que apenas llegan al lugar del ataque, explosin, accidente, atentado, etc., tienen amplio despliegue para expresar imposibles, como el que apenas unos minutos despus de lo ocurrido ya saben de conclusiones, de vctimas y victimarios o de responsables culposos, sin un solo soporte racional. Es decir la verdad oficial como conclusin de cada noticia es lo anunciado en la informacin.
 
A su vez, en otras ocasiones Noticias Caracol produce conflictos emotivos destinados a generar conflictos cognitivos. Aqu la potencialidad de las emociones procura activar la mente creando hechos con una mera toma, la utilizacin de un adecuado adjetivo o una destacada ubicacin o presentacin en los titulares, frecuentemente con todas las anteriores. En este caso las tomas cuidadosamente elegidas en aquel cuarto siniestro del que hablamos, obligan a la adopcin de un posicionamiento del espectador: la cmara desde la posicin del bando protegido y ponderado por el noticiero mirando hacia el horizonte donde estn los 'otros', los 'terroristas', la 'oposicin', los 'pobres', los 'delincuentes', los 'negros', los 'indgenas', los 'desplazados', los 'que protestan' quienes en general amenazan a los poderes establecidos con su actuar diferente del de los resignados consumistas clasemedieros, a los cuales se dirige primordialmente el mensaje-espectculo. Aclaramos que con estos adjetivos se pueden identificar de una u otra forma el 90% de la poblacin colombiana. Esto es especialmente notorio en los frecuentes casos de marchas, cierre de vas, protestas pblicas, reclamos colectivos o proclamas de organizaciones sindicales. Por ello las actuaciones de quienes se oponen al orden social establecido son reducidas a lo mnimo por cuidadosas ediciones, y un libreto exculpatorio en lo ms posible de actuaciones, incluso causantes de muertes, de los organismos encargados de la represin. Para decirlo de otra forma, las actuaciones sociales de la mayora de la poblacin son puestas a manera de patologas, y ejemplarizadas como para no ser seguidas el la pasiva clase media, so pena de castigo incontrolado. Se ha presenciado alguna nota sobre un len al cual le extraen los dientes, mostrada ante los televidentes con lujo de detalles, para luego decir la periodista de turno 'lo que ocurre en Antioquia (el departamento) es visto en Noticias Caracol'; como si de todo lo ocurrido en aquella regin de varios millones de habitantes, lo nico de relevancia social fuera el procedimiento odontolgico a un felino! Todo un insulto al sentido comn de los televidentes.
 
Recientemente se ha instaurado una variante de este truco, que podramos denominar 'periodismo-reality'. Consiste en que los periodistas adoptan oficios o roles sociales que estos estiman como duros o denigrantes (Recolectores de basuras, cantantes callejeros, travestis, etc.), realizando una jornada con cmaras detrs en el ms puro estilo de un reality de esos expuestos diariamente en el canal. Se crea con ello un conflicto emotivo artificial estas 'noticias', que pretender ofrecer un conocimiento, cuando lo expuesto no es ms que un espectculo protagonizado por un o una periodista. Esta es una de las partes de Noticias Caracol ms asemejada a un circo, sus periodistas a payasos, con perdn de estos, y los espectadores somos tratados como prvulos.
 
En el caso de la precaria 'Seccin Internacional' esta se refleja en el trato distanciado a otros seres humanos, como el otorgado a los 'rabes', los 'musulmanes', los 'chinos', 'africanos' (buena parte de la poblacin en Colombia tiene ese origen), etc., en general los no occidentales; es decir dos terceras partes de la humanidad viven inexplicadas y tratadas con desdn. Conflictos, como en Iraq donde a sus habitantes se les atribuye el caos y la destruccin mostrada en imgenes CNN, sin mencionar en absoluto que ese pas fue invadido y es bombardeado desde el ao 2003 por la fuerza militar ms poderosa del presente. O como en el caso de la reciente invasin y destruccin del sur del Lbano por parte de Israel, para la cual ni siquiera se envi un corresponsal, contrastando con los varios enviados a cualquier evento cursi y superficial de la industria del entretenimiento en el exterior. Estos temas de la guerra sin duda son un verdadero tema tab para el noticiero, que hace perder jugosos salarios a los periodistas demasiado comprometidos con el trabajo de informar con tica, el cual no es el caso de los periodistas de Noticias Caracol evidentemente. En cuanto al lenguaje hablado, los adjetivos con un libreto rgidamente seleccionado por la directora del noticiero guarda casi en su totalidad una sincronizacin con las tomas a manera de video-clip.
 
Con lo anterior se pone a las claras en la pantalla la intencin del canal de suscitar sentimientos de pertenencia al grupo dominante sin exponer las razones de tal delineamiento, algo contrario a los deberes periodsticos. Se obvian las preguntas subsecuentes a tal postura. Noticias Caracol casi expresamente empuja a pertenecer a un bando determinado a los espectadores, pero sin justificar tal posicionamiento. El bando es el de los grupos econmicos locales y las cada vez ms presentes multinacionales (sus comerciales no mienten en este sentido), y en consonancia con ello las actuaciones del gobierno favorecedor del gran capital y su gran protector: EE.UU.
 
En sntesis se puede decir, que el canal a travs del noticiero del Canal Caracol crea especficos sentimientos sin suscitar ideas, y tambin crea sentimientos intensificados del mismo tipo para originar ideas, ya tengan asidero en la realidad o no. Por supuesto que cuesta mucho trabajo pensar que estas distorsiones sean un resultado espontneo del estilo del director del noticiero; son las imposiciones de la direccin del canal conducentes a estos trucos que sirven su poltica y la de sus socios del gobierno y la oligarqua local.
 
Todo esto es facilitado por la sencilla razn de que los sentimientos y las emociones no son unos intrusos en el terreno de la racionalidad. Es un gran error el suponer que se puede acometer una actividad intelectual intensa y con logros apreciables sin pasin, sin aportar a aquellos sentimientos. Es notorio que los sentimientos pueden ser muy variados. Los hay integradores o desgarradores. Algunos paralizan o movilizan, bloquean o estimulan, pueden perturbar o sanar, organizar o desorganizar como dice Joan Ferrs y Prats; "con los sentimientos y las emociones ocurre como con los vientos en el mar: sus efectos dependen, en buena medida de la habilidad con la que son manejados." Y los directores de los medios saben de esto de sobra.
 
Otro truco frecuentemente presenciado en Caracol Noticias es que el espectculo construido all ante las masas de seres humanos agobiadas por las amenazas constantes a su supervivencia como la guerra, la precariedad laboral, el desmonte de la salud pblica, los altos precios de servicios pblicos como el elemental del agua, etc., mediante la hiperrealidad de la cmara y el locutor en el lugar de los hechos en directo, se establece en la mente del receptor en forma de un dato bruto de algo conmovedor pero paralizante (nada se puede hacer); de all la importancia del 'en vivo'. Se parte de lo que se supone deben ser para los dueos del medio malas noticias, lo peor en el mundo pero vistoso; asesinatos, accidentes ante la cmara, catstrofes, guerras, delitos sexuales, etc., pero mostrables con la espectacularidad audiovisual generada por un actuar humano o de la naturaleza inusual, momentos culminantes de interesantes procesos de los que nada se explica. La truculencia en este mbito es un producto ya clsico. Los crmenes, ms horrendos, las reyertas de mayor incredulidad, accidentes inslitos, problemas personales de escaso alcance relacionados con 'personajes' abordados sin razn lgica, son exhibidos con profusin morbosa de los detalles menos significantes, de manera nada inusual, en los inicios del noticiero, donde se colocan las informaciones ms trascendentales para el pas.
 
As se expone lo cursi, ftil, abyecto y superficial de la vida humana como hecho digno de ser conocido ante muchos televidentes y puesto en primer plano. Los efectos en esto, constituye una autntica distraccin orquestada meticulosamente. En Colombia, por su puesto quienes preferentemente hablan de tales hechos son voceros de los diversos organismos armados del poder ejecutivo o la fiscala, los cuales con sus declaraciones lanzan sentencias condenatorias contra quienes sin poder son acusados de este tipo de delitos de asombro. El noticiero ignora olmpicamente principios universales de los derechos humanos, constitucionales y legales de inocencia y buena fe, adems de olvidar que quien puede establecer culpabilidades es la rama judicial, dejando en el aire maliciosamente responsabilidades no probadas; claro, si los vinculados a alguna investigacin penal son influyentes, all si cabr la duda y se les dar tiempo para descargos. Las rectificaciones del noticiero a pesar de tantas fallas en las investigaciones de los organismos mencionados, que ya constituyen legendarios episodios de vergenza y trapacera, son muy raras, y tienen directa relacin con el poder.
 
Tal vez quien mejor a descrito este gnero periodstico ha sido Alejo Carpentier, con lo cual acreditamos de su poca novedad, pero tambin de su acondicionamiento al medio altamente tecnificado y rocambolesco de la televisin privada, desde la prensa de pasqun de finales del siglo XIX e inicios del XX en Latinoamrica; cambiando algunos nombres y circunstancias propias de la tecnologa, esta podra ser una descripcin de segmentos del telediario del Canal Caracol:
"Mientras tanto, la prensa de ac, sometida a censura, impedida de abordar los muchos asuntos que se queran tener en silencio, se entregaba con creciente maestra muy inspirada en los antiguos suplementos de Le Petit Journal y los tabloides newyorquinos- a explotar el sensacionalismo de la crnica roja, el hecho de sangre el acontecimiento inslito. De repente el crimen de la Calle de la Hermosilla o El Proceso de las Hermanas Parricidas llenaban pginas enteras, con titulares de a seis columnas, durante varias semanas. Y eran en escalofriante y teratolgico desfile con magnfico manejo del adjetivo, sutiles eufemismos en lo escabroso, maliciosas metforas para lo sexual, nomenclaturas osteolgicas, trminos de antropometra legal, idioma de necrocomio y salas de diseccin- los casos del Enterrado Vivo de Vallarta, del nio nacido con cabeza de Tepezcuintle, Un Pueblo Troglodita en pleno siglo XX, Absuelto el Mdico de su Honra, Las Sxtuples de Puerto Negro, Mat a su Mamacita Sin Causa Justificada, Urge Reprimir el Sadismo en Las Tabernas Portuarias, Feroz Balacera en Fiesta de Cumpleaos, anciano Devorado por las Hormigas, Descubierto antro de Sodoma, Recrudescencia de la Trata de Blancas, La Descuartizada de los Cuatro Caminos, todo esto envuelto con los asuntos de un inters permanente, por su valor histrico y contenido humano, del Collar de la Reina, La Muerte de Napolen III en Manos de los Zules la Atlntida continente abismado, o lo de Abelardo y Elosa, tratado con los necesarios eufemismos en cuanto se refera a la accin del cannigo Fulbert, que algunos cabrones se apresuraron a identificar no perdan una- con el jefe de la Polica Judicial ... entre homicidios y dramas pasionales y sucesos inauditos se estaba cuando llegaron las Navidades, y fueron aquellas en verdad, unas Navidades extraas donde las Navidades se transformaron en Chistmas." (El Recurso Del Mtodo).
 
Actualizando a Carpentier hoy Noticias Caracol dedica amplios espacios a diversas forma de acosos sexuales (bajo el pretexto de proteccin de la vctimas), los crmenes pasionales de cada da con detalles y todo, los robos ms ingeniosos o violentos en versin de la polica (incuso filmada por esta, algo contrario a la tica periodstica), las ltimas modalidades de ocultamiento de drogas prohibidas para exportar a Europa o EE.UU. en la misma versin, la incautacin cclica de algn cargamento de sustancias psicoactivas de varias toneladas (narrada con la tonta frase clich de 'duro golpe al narcotrfico'), la cadena de oracin de unos 'medicos' que salvan la vida de un deportista famoso, los nios atacados por perros, la milagrosa virgen aparecida en el fondo de la tasa de chocolate, el pez monstruoso disecado en una casa, la vaca atrapada en un acceso al sistema de aguas lluvias de alguna ciudad, el concurso de la burra ms hermosa (no es un chiste), la bicicleta ms antigua y curiosa. O en el plano internacional, el terremoto en las provincias orientales de China, al perro surfista, el sorprendente choque de autos en una autopista gringa.
 
Cuando se pretende acometer temas espectaculares pero 'conflictivos' pues pueden ser 'mala prensa' a la primera potencia mundial, se tocan con la profundidad que permiten veinte segundos, como el tema del reconocimiento del gobierno gringo de haber usado fsforo blanco en Faluya (Iraq), todo un crimen de guerra, pero no se le menciona as, a lo cual le sigue informacin sobre la tortuga ms vieja del mundo desde Australia, la renuncia al ttulo real de una princesa japonesa, la mencin infaltable de la 'mediacin' de Condoleeza Rice en el la guerra Arabe-Israel, un atentado en Pakistn o en India o en Chechenia, catalogado por el periodista redactor indefectiblemente como 'terrorista', al teleprontista en realidad no le importarn mucho Dnde? y Cmo? (que decir del Por qu?), siempre y cuando sea 'terrorista'. Se concluye la seccin internacional con la temperatura y las tomas de las ciudades 'ms bellas del mundo', siempre del primer mundo (Londres, Hamburgo, Nueva York, Sydney, etc.) Es esta seccin se aprecia una identidad total con la visin de los medios norteamericanos. No faltando ms adelante otras noticias acerca el colombiano que muere en un consultorio odontolgico en Nueva York, el tema vital de como comprar telfono mvil, Ipods, etc. 'con cuidado', hasta llegar estlidamente a una seccin llamada 'Urna Virtual', donde se consulta a los telespectadores sobre su opinin en temas tan trascendentales para sus vidas como si el Alberto de Mnaco ser un buen gobernante de su principado, o si aquellos usan telfono mvil o fijo, pasando raudamente con toda tranquilidad, al recuento de muertes, heridos sin nombres, producto del conflicto social en paros, tomas de tierras, o actos sicariales.
 
Otro manejo truculento del Noticias Caracol se evidencia con la separacin de los hechos con el accionar de quienes los ejecutan o tienen la capacidad de impedirlo. Los padecimientos estructurales de la poblacin colombiana figuran en el noticiero como sucesos desconectados de las polticas Uribistas. Un caso que refleja lo anterior es la noticia de hace una semana, sobre la falta de consumo de frutas y verduras y sus desastrosas consecuencias en la salud de millones, en la cual se pasa por alto intencionalmente la pregunta obvia de la causa de tan grave situacin, pues se debera buscar la respuesta en las polticas neoliberales impuestas por este y los anteriores gobiernos en Colombia. No puede extraar tampoco que las violencias de gran espectacularidad televisiva y dems curiosidades apenas dignas de un superficial programa de variedades sean expuestas con profusin y sin cortapisas, para no ser relacionadas dentro del noticiero con los procederes por accin u omisin del gobierno y en general los agentes del poder. Los titulares, el orden de las noticias y su tiempo, envan a las masacres (incluso ocasionadas entre si por los miembros del ejrcito y la polica, toda una vergenza), los escndalos de corrupcin, los impuestos a los asalariados y exenciones tributarias a los criadores de caballos de paso, venta de activos de propiedad de todos los colombianos, los muertos, heridos y desplazados, a una especie de relato perdido y anecdtico, frecuentemente sin consecuencias; las decisiones gubernamentales, sus corrupciones, negligencias, o los muertos de la guerra aparecen registrados (eso alegarn para desvirtuar la autocensura), y no obstante, aislados en anodinos parajes del noticiero, sin pasado ni futuro. Los acontecimientos deben encajar en la verdad oficial. Al fin y al cabo el presidente Uribe Vlez afirma contra toda evidencia, que la guerra no existe. En consecuencia no puede sorprender a nadie en Colombia, que su dignidad presidencial, a pesar de los mltiples y graves escndalos que lo rodean en sus ms ntimos allegados, nunca sea manchada por la exploracin periodstica en una de sus constantes y flagrantes contradicciones, ms bien se muestra al vicepresidente asistiendo al rodaje de la pelcula 'El Amor en Los Tiempos del Clera'.
 
As mismo el entramado informativo de preponderancia de la crnica roja, opaca las violencias crnicas ejercidas impunemente sobre las mayoras, en las cuales los delincuentes, principalmente juveniles, son vctimas desde la primera infancia, y quienes responden con los actos violentos y robos expuestos truculentamente en el noticiero, una neocrnica roja cuidadosamente ubicada en todo el tiempo de emisin. Nada es desperdiciado para los fines propuestos.
Tambin es significativo, que con todo y que la Constitucin Colombiana expresamente posea un artculo en el cual se especifica que la paz es un propsito nacional, es permanentemente ponderada la adquisicin de armas, su sofisticacin para matar seres humanos y se elogie tcitamente la 'elimiacin' de seres humanos con reportajes sobre grupos de hombres especializados en matar a otros hombres, entrenados en el pas, como un logro nacional en un torneo deportivo; hasta se llega a apreciar la especializacin de un periodista en particular, que habla con propiedad de estos temas de 'defensa', sin el menor atisbo de humanismo e historia sobre lo tratado.
 
Un nuevo truco coetneo con la magnificacin de la violencia de los oprimidos, el cual lentamente va rebajando el melodramatismo, es la presentacin de las actividades 'oficiales' de los detentadores del poder, las notas de variado inters para grupos minoritarios como empresarios (banqueros e industriales principalmente), en una muestra de pura y simple publicidad; en el caso de las opiniones de polticos de varios grados en su dudosa importancia, se aplica con cinismo una poltica de propaganda a los amigos en el Congreso de la Repblica de los proyectos presidenciales. En el mismo contexto podemos encontrar los benvolos segmentos de notas sobre 'la salud' a la cual la mayora de la poblacin no tiene acceso, con una mdica-modelo; informes manipulados y empalagosos sobre obras sociales de entes privados o personas naturales, un paso obligado y cada vez ms agigantado sobre todo en diciembre de cada ao.
 
Con el sabor redundante dirigido a grandes sectores de los televidentes, vienen los agigantados deportes (resultados del ftbol local en el primer evento y alimentando el tonto chauvinismo, de la seleccin nacional para el segundo); para culminar en esta era ms reciente en lo que con toda cursilera posible se le denomina, 'las noticias del entretenimiento', 'notas refrescantes', o 'vida de los famosos': simple y llanamente una larga exposicin de 'sucesos' de un inters completamente indefinido, que son como una especie de plato pasante de todo lo anteriormente visto en procura de retornar al televidente clasemediero al estado mental anterior al inicio del programa. Esta seccin final apela a todo lo ftil e inclasificable que puede encontrar un periodista en el estlido universo de la televisin satelital de la banalidad y del facilismo local y la autopromosin, adicionadas hasta con mltiples datos culinarios.
Las pseudonoticias colocadas por Noticias Caracol en tiempo y profundidad a la altura de temas relacionados con la supervivencia de millones de seres humanos, y su presentacin y espacio destacado, se relacionan directamente con chovinismos 'artsticos' o acciones de los agentes del poder en forma de chismes irrelevantes, siempre entregados como datos importantes del conocimiento objetivo. All est el (debe ser obligado por su repetida ocurrencia) despliegue desmesurado de los artistas adecuados patrocinados por grandes empresas del negocio del entretenimiento estadounidense reclutados en el pas (Juanes, Shakira esencialmente), prcticamente nombrados todos los das en sus detalles ms cursis. Esto contrasta ostensiblemente con el sistemtico silencio sobre las opiniones sobre la situacin mundial y nacional, de los representantes de centros acadmicos como las universidades. Estos nunca son consultados, y cuando por excepcin apela Noticias Caracol a algn politlogo en temas sociales o a historiadores en la seccin internacional, recurre a personas de la misma tendencia del poder establecido o que sea seguro que no pondrn en tela de juicio la historia oficial (los nombres de estos comodines son reconocidos y ya parecen parte del elenco periodstico del canal), en un tiempo no mayor a unos treinta segundos. De figuras del pensamiento contemporneo ni hablar; las declaraciones de premios Nbel son ignoradas y mucho ms sin son crticos de la poltica imperial estadounidense, como sucedi con el poeta britnico Harold Printer, Premio Nbel de literatura 2005, a quien se le mencion de pasada, pero con el cuidado de no aludir a sus profundas convicciones antibelicistas, de igual manera se omiten conceptos de afamados escritores como el caso de la premio Nbel de literatura de 1993 la estadounidense Toni Morrison, crtica con la prensa de su pas y su maridaje con su gobierno y sus ataques preventivos a inermes pueblos.
 
Otra truculencia sobre la estructura del noticiero es como ya lo enunciamos, la que hace relacin con lo inquietante y perturbador al orden establecido, el cual tender a ser desvirtuado y de no ser posible esto, rebajado en la mayor medida de su poder se ser recordado. Esto de persigue con la misma estructura del noticiero, que parece implicar el desarrollo de un espectculo necesariamente con un final feliz, pues una vez se hace el recorrido informativo por el telediario y los avatares de lo exhibido, se debe conducir al televidente, como en las telenovelas del canal, al retorno al punto de inicio tranquilizador. En realidad el esquema de Noticias Caracol enfatiza el hecho de que para la clase dominante siempre pasa lo mismo, y que esto debe ser as; en los pases de lengua inglesa la frase que describe este hecho es muy acertada: "por qu los llaman nuevos (news) si siempre pasa lo mismo?"
 
Una de las conclusiones sobre lo apreciado en Noticias Caracol, es la de que sus diferencias con el noticiero del Canal RCN, son de estilo, pero no de fondo, pues la estrategia de alabanza al gobierno por sus supuestos aciertos, y de ocultamiento y distraccin de sus perjuicios notables a los colombianos, es la misma. Tan slo las tcticas periodsticas utilizadas por el Canal Caracol en su noticiero son un tanto menos agresivas. De cualquier forma, para el noticiero observado, los dos millones de desplazados de la guerra interna, prcticamente nos existen, esto es en plena consonancia con la doctrina gubernamental de que Colombia representa el mejor de los mundos posibles, en contra de la evidencia de la emigracin permanente a pases vecinos, Europa y Norteamrica de millones de colombianos.
 
Esto sin tocar a fondo an, el simple aspecto cuantitativo del tiempo dedicado a los deportes, la farndula, la salud, y dems actos protocolarios, en los cuales el Presidente expresa su incorregible autoritarismo y prepotencia, es puesto a nivel de orculo en desarrollo de lo que es abiertamente propaganda oficial, en un supuesto medio independiente. En este sentido podemos entender un repetido recurso del noticiero: los meros propsitos presidenciales son puestos como hechos ya cumplidos por los redactores noticiero-variedad, sin el menor reato de conciencia luego de ser desvirtuados por los acontecimientos posteriores. As ocurre cuando dicen 'Habr nuevos impuestos', sabiendo que los tributos requieren al menos formalmente un debate en el Congreso por mandato constitucional, igualmente al asegurar que 'se construirn tales carreteras' cuando no hay partidas presupustales para tal efecto, que decir del 'hemos derrotado a la guerrilla' cuando las ofensivas de las FARC son notorias, y un largo etctera.
 
Una ltima estrategia relacionada con la forma de entregar las informaciones, es el provincialismo con el cual es manejada toda la informacin. En un mundo pregonado como en era de globalizacin, Noticias Caracol grita en todas las secciones a los televidentes que Colombia, sus gobernantes, su oligarqua son el centro del mundo, el ombligo de todo el planeta. No se hace en parte alguna de lo ocurrido en el pas un posicionamiento de lo narrado con relacin a la situacin geopoltica presente; es como si los lderes locales fueran autnomos (se llega a hacer menciones causantes de hilaridad, como la de que este pas ha puesto 'ultimatum' a los Estados Unidos el tema de la negociaciones del TLC, toda una estupidez dada la reconocida entrega del gobierno de Uribe a los intereses gringos), tuvieran algn reconocimiento internacional, o tan slo en la regin. Cuando la realidad es al coloniaje a quien esos dirigentes sean dirigido con prontitud y desvergenza.
 
Por ltimo, los segmentos en los cuales se ejecutan estas argucias distractivas de deportes, notas inclasificables relacionadas con salud, compras, esoterismo, farndula, concursos de belleza (que en inicios de noviembre tienen un tiempo que abarca hasta una tercera parte del noticiero con derroche de modelitos y superficialidades), representan una especie de autismo meditico, debido a la mencin continuada de alabanzas a los realities y novelas del mismo canal, las cuales para el presidente del Canal Caracol son lo nico de relevancia en su programacin, y por la cual su continuidad en el cargo se juzga de acuerdo a una reciente entrevista.
 
Lo anteriormente relatado va relegando a unos pocos segundos o al silencio absoluto, incluso noticias sobre muertes nada inusuales en Colombia de colegas del oficio periodstico con integridad, un asunto revelador de la manera como se aborda la realidad en este pas en un noticiero; como lo deca una articulista (Marianne Ponsford) refirindose a la muerte ocultada de dos periodistas en el norte del pas en este ao, nunca siquiera mencionados en medios como el analizado: 'Lo ms triste es que la solidaridad propia del gremio, para vergenza de quienes tenemos espacios en medios de comunicacin ha dejado de existir'. No puede ser de otra forma cuando la Directora de Noticias Caracol (Luca Madrin) ha afirmado cnicamente que el compromiso de aquel no es con la verdad, ni con los telespectadores, ni con manual de deontologa alguno, sino con las 'instituciones', es decir con los poderes establecidos, el ms poderoso de los cuales a nivel local, el presidencial, ha ordenado propagar, en un absurdo estilo surrealista, que la guerra en Colombia no existe. Y ante esta orden no hay humanismos, solidaridades, ni ticas que valgan. El sueldo y privilegios de los paniaguados est de por medio.
 
Es en una tercera parte del telediario en la cual se aplican las truculencias y trapaceras enunciadas, las dos terceras partes restantes de Noticias Caracol procuran, y lo consiguen, adentrarse en la idiotez meditica. Es difcilmente creble que esto no sea deseado por la directora, sus empleados y en general por el canal. La colusin con el gobierno actual es evidente, aunque se intente disfrazarla.
 
Si hay alguna duda acerca de lo anodino del noticiero en cuestin, pueden los lectores ver el canal y su noticiero en el canal internacional para comprobarlo. Es muy posible que estos trucos les sean muy familiares y puedan agregar otros tantos.
 
Bibliografa
Educar En Ena Sociedad del Espectculo: Joan Ferrs y Prats.
Miseria Del Mundo. Visin Meditica . Patrick Champagne.
Entrevista a Paulo Laserna Presidente del Canal Caracol. Revista Semana. Edicin 1258 11de junio 2006 Muertes sin Repercusin. Marianne Ponsford. El Espectador 14 de octubre de 2006.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter