Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2006

Noticias desde el trabajo inmaterial III
Impropiedad de la voz antisemitismo

Simn Royo
Rebelin


Sionistas los hay de muchos tipos y son tales quienes defienden la existencia de un Estado para el pueblo de Israel. Entre los sionistas hubo disensiones acerca del lugar de localizacin en el que deba fundarse tal Estado y como sabemos el resultado fue que la mtica tierra Bblica de Palestina, aunque ya poblada, fue la elegida para semejante empresa. Hasta entonces los judos haban sido un pueblo cosmopolita, un pueblo de la tierra desperdigado por todos los continentes a lo largo de milenios. Quienes se han opuesto a la eleccin del lugar de fundacin de tal Estado y a la forma de realizacin de dicha construccin han sido llamados, impropiamente, antisemitas, cuando habran de ser denominados, en todo caso, antisionistas. Aquellos que odien a los judos, sus costumbres, su forma de vivir, aquellos que los han perseguido antao y asesinado en todas partes por el mero hecho de pretender mantener su cultura y preservar su identidad son los que deberan ser denominados antijudos.

La estigmatizacin como antisemita se ha convertido en insulto ideolgico para defender los intereses del actual Estado de Israel con el fcil expediente de la descalificacin y la difamacin, prueba de ello resultan determinadas cazas de brujas a intelectuales molestos para quienes, fuertes y poderosos, no quieren que se le recuerde a la gente que tienen muchas cabezas pisadas bajo su bota militar (1). Calificar de antisemita a Santiago Alba por artculos como el que dirigi al Nobel Imre Kestrez (2), dicindole que su condicin de superviviente y de premio Noble de Literatura le daba toda la autoridad moral y el prestigio necesario para poder ponerse la estrella amarilla en la chaqueta e interponerse entre los nios palestinos y los tanques que se dirigan a Ramala, pero que prefera hacer lo contrario y defender la maldad de sus actuales compatriotas en lugar de la bondad de la tradicin de su pueblo y, adems, hacerlo en nombre de la izquierda (3), constituye un dislate monumental del que no pueden ser conscientes sus crticos. Y sin embargo desde Rebelin se ha insistido numerosas veces (4) y este artculo pretende contribuir a ello, en que el rechazo a la poltica del Estado de Israel en los ltimos 50 aos de su ocupacin colonial, si se quiere comprender algo, no puede despacharse con la simple descalificacin ad hominem de quienes, con la historiografa en la mano, con hechos y documentacin sobre los mismos, argumentan racionalmente su oposicin. Por ms que en ocasiones ocurra al contrario (5) y se carguen las tintas pasionales contra el analista objetivo.

La palabra anti-semita resulta inapropiada porque semita es una nomenclatura que proviene de una serie de connotaciones, teolgicas, geogrficas y lingsticas, respectivamente, las cuales, desvirtuadas, han dado la legitimacin actual al vocablo.

La primera acepcin de semita proviene de la Biblia, donde aparece el nombre de Sem, hijo de No, que segn el mito, junto a sus hermanos Cam y Jafet, poblaran despus del diluvio toda la tierra (Gnesis 9.18-20), y que habran de hablar todos una misma lengua (Gen. 11.1) hasta el posterior episodio de la Torre de Babel. De Sem descendera, segn el relato, Abraham (Gen.11.26).

De los hijos de No, Sem, Cam y Jafet, se pretende hacer derivar a la humanidad entera, puesto que segn el relato seran los nicos supervivientes del diluvio universal, quienes hablaran la misma lengua hasta el episodio de Babel y entre quienes se contaran todos los pueblos de una misma rea geogrfica, que luego se vendran a denominar exclusivamente como semitas, atribuyendo arbitrariamente a Jafet y Cam la existencia de otros pueblos de los que en principio no se tena conocimiento. De tal manera, los esclavistas ingleses del siglo XIX pretendieron interpretar el episodio de la maldicin de Cam (Gen.9.25-27), adjudicndole la correspondencia con los pueblos del Africa negra para as justificar bblicamente sus practicas esclavistas y racistas. Y los nombres de los descendientes de los tres hijos de No, en numerosas ocasiones, son topnimos de las regiones de la misma rea geogrfica, que responden a lo que se conoce como Oriente Prximo.

No hay que olvidar que el Gnesis, el primer libro que nos aparece en la Bblia, debido a su temtica primaria, dedicada a relatar la creacin del universo y los orgenes o fundamentos de la humanidad, en dos versiones superpuestas, es un escrito a la vez mtico, potico y religioso, que contiene elementos culturales de Mesopotamia, Canan (luego Palestina) y Egipto. Las culturas babilnica, juda y egipcia, no dejaron de influenciarse mtuamente dada su proximidad geogrfica y sus contactos, tanto pacficos como belicosos, a lo largo de sus dilatadas historias, (no ha de olvidarse que babilonio es Abraham, egipcio es Jos y cananeo es Jacob).

Tanto para la lingstica como para la teora de la evolucin, las ciencias han derivado hacia explicaciones de desarrollo multiregional, tanto lingstico como biolgico, que destruye el reduccionismo arcaico de las exposiciones mticas e incluso cientfico-decimonnicas que pretenden hacer proceder al ser humano y a todas sus capacidades de una nica evolucin lineal determinista, a causa de la cual, cada pueblo se creera mticamente el origen de todos los seres humanos (El Mito del Poema de Gilgamesh hara a los primeros hombres babilonios; el Bblico cananeos; y el Mito de Prometeo de Hesodo, griegos).

A partir de la vaga acepcin bblica se designar luego con la voz semitas a un conjunto de pueblos de Oriente Prximo (acadios, asrio-babilonios, amorritas, arameos, fenicios, rabes, hebreos y etopes), pueblos de una misma y amplia regin geogrfica, que ms adelante, en el siglo XIX, se descubrira que hablan o han hablado en la antigedad, alguna de las lenguas semticas.

Es, por tanto, a partir de una designacin teolgica que se deriva la clasificacin de una agrupacin geogrfica, con afinidades por prstamos del lenguaje hablado, que el escritor del Gnesis habra, quiz, de percibir. Una agrupacin de pueblos cercanos, la cual, con la emergencia de la lingstica en el siglo XIX, se vendran a clasificar de acuerdo con el grupo lingstico del que procederan sus lenguas, designndolas como lenguas semticas. Lenguas cuyas remotas races gramaticales se localizaban geogrficamente en el Asia occidental y en el norte de Africa (rabe, hebreo, arameo, amarico), aunque sus hablantes se encontrasen ya diseminados por todo el planeta.

El que los pueblos semtas, aquellos que hablan lenguas semticas, tengan las mismas caracteristicas raciales, no es sino un mito que se desarroll por extrapolacin de nociones lingsticas y geogrficas al terreno de la biologa, al darwinismo que, tergiversado, aliment el racismo moderno y contemporneo. Afortunadamente, el concepto de raza ha desaparecido por completo de la biologa seria y las tergiversaciones nazis de la lingstica indoeuropea y de la biologa lamarckista no han dejado de ponerse al descubierto, mostrndose su carcter infundamentado, extracientfico e ideolgico.

Los grupos lingsticos clticos, romnicos, germnicos, eslavos, blticos, helnicos y el albans, son todos ellos indoeuropeos, sin por ello poder decirse que los numerosos pueblos que hablan las lenguas provinientes de esos grupos tengan nada ms en comn que la lejansima procedencia de sus respectivas lenguas. Algo tan slo perceptible por un experto fillogo indoeuropeo y que en nada facilita que esos pueblos lleguen a un entendimiento y una relacin mayor entre s que con cualesquiera otros. Esto demuestra que la apelacin a las races lingsticas comunes no es sino un absurdo preludiado por las nociones polticas del romanticismo alemn, pero un absurdo muy peligroso cuando polticos demaggicos lo utilizan para embarcar a sus pueblos en la guerra y la destruccin de los otros. Biolgicamente, los seres humanos nos parecemos en un 99% a los chimpancs, y en mayor porcentaje entre nosotros, de manera que las diferencias, no son en absoluto naturales sino exclusivamente culturales. Pero las afinidades culturales no tienen coherencia alguna y as, las afinidades religiosas (el monotesmo por ejemplo, comn a judos, cristianos, islmicos o antiguos hindes), no tienen relacin ni correlacin alguna con otras afinidades o diferencias culturales, como puedan ser las de la lejansima procedencia, comn o distinta, de sus lenguas; ya que ninguna religin se circunscribe, no ya a una sola rama de los grandes grupos lingsticos, sino ni tan siquiera a una sola lengua moderna.

Todo lo antecedente, viene a confirmar, la improcedencia de emplear la palabra antisemitismo para calificar a las persecuciones que han sufrido a lo largo de la historia los hombres que han practicado la religin juda. Lamentables hechos a los que se debera denominar antijudasmo y situar entre los episodios de intolerancia religiosa que asolan la historia de la humanidad y que no deberan asemejarse, como se asemejan, a los que hoy padecen los habitantes de Palestina, en un conflicto fraticida que dura ya ms de 80 aos.

Notas

(1) Es de destacar la traduccin por Felisa Sastre del artculo de Joseph Massad Semitas y Anti-semitas, esa es la cuestin, un artculo tambin sumamente orientador como esperamos pueda serlo el que presentamos. En: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=9013

Vase a este respecto:

http://www.zmag.org/content/print_article.cfm?itemID=6609&sectionID=107

http://www.zmag.org/sustainers/content/2002-04/30wise.cfm

http://www.zmag.org/sustainers/content/2003-01/04podur.cfm

http://www.zmag.org/content/showarticle.cfm?SectionID=22&ItemID=3597

Hay traduccin castellana de todos ellos en ZNET en espaol:

Joseph Masad Disidencia y anti-semitismo: intimidacin en la Universidad de Columbia.

Tim Weise El Anti-semitismo, real e imaginado.

Justin Podur Antisemitismo y Anticolonialismo.

Joel Kovel Sobre el antisemitismo de izquierdas y el estatuto especial de Israel.


(2) Santiago Alba Imre Kertsz, premio Nobel al sionismo.

http://www.nodo50.org/csca/palestina/alba-23-10-02.html


(3) Izquierdistas estadounidenses a favor de la Ocupacin

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=34385


(4) Vase en Rebelin

Gilad Atzmon Sobre el antisemitismo. Rebelin 30-12-2003.

Krisfoffer Larsson La ley del retorno

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=25426

Ramn Prez Almodvar La fabricacin ideolgica del antisemitismo. Rebelin 27 de noviembre del 2003.

Nelly Marzouka Butto Judasmo vs. Antisemitismo sionista-israel. Rebelin 10-9-2006. & Sionismo Antisemita 23-1-2003.

Asma Agbarieh Flirteo con el antisemitismo. Rebelin 15-1-2004.

Ury Avnery Antisemitismo vs. Anti-sionismo. Rebelin 28-1-2004.

Y otros muchos:

http://www.rebelion.org/palestina/030501pizzuti.htm

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=37013

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=37135


(5) Simn Royo La difcil posicin de Daniel Barenboim

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=9585

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=11482

Vase Edward Said Barenboim y el tab Wagner.

http://www.rebelion.org/sociales/barenboim250401.htm

Felisa Sastre D.Barenboim y el autcrata. Rebelin 19-11-2004: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=7889



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter