Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2006

Poder constituyente y asamblea constituyente originaria

Lucio Gonzles Alanez
Rebelin




El ascenso de los movimientos sociales en los ltimos seis aos, lleg a su cenit en octubre del 2003, cuando logramos derrotar a los ejecutores y apologistas del modelo econmico neoliberal, dominante desde el ao 1985. En octubre del 2003 se quiebra el Estado sistmico, colonial, oligrquico y seorial.

Antonio Negri seala que "el paradgma del poder constituyente es el de una fuerza que irrumpe, quebranta, interrumpe, desquicia todo equilibrio preexistente y toda posible continuidad. El poder constituyente est ligado a la idea de democracia como poder absoluto". Es esa fuerza expresada en las servidumbres sacrificales (poder constituyente), manifiestas en acciones de potencialidad y fuerza, quienes le infringe derrota a las taifas gobernantes en las calles; su accionar tambin se expresa en ese momento omnipotente y expansivo en un cuestionamiento al carcter monocultural y excluyente del Estado, es decir, es la revolucin misma, es la movilizacin fundante del nuevo Estado, con las consignas basta al gobierno de los "karas", muera el gobierno de la "oligarqua neoliberal". Por tanto, no se reduce solamente a la no venta del gas a Chile o la recuperacin de los recursos naturales.

Las clases dominantes, como es natural, recurren a un ardid constitucional para recomponer el Estado quebrado, buscan y logran la sucesin de Carlos de Mesa que no pudo sostenerse porque se divorci de los movimientos sociales y no tuvo la voluntad poltica de cumplir con los resultados del referendum.

Las enseanzas de la lucha poltica de los aos precedentes indican claramente que las variables "divorcio con los movimientos sociales", "falta de voluntad poltica" o "muera el 21060" no son suficientes para explicarnos los fenmenos sociales y polticos, en este marco considero fundamental el anlisis de la crisis del Estado.

En primer trmino, dicha crisis se expresa porque hay una anomala en el paradigma del Estado colonial y republicano surgido en 1825, es decir, ya no es posible controlar, resolver e institucionalizar un pacto social con los mismos cnones del viejo Estado, esto es lo que explica el carcter originario de la Asamblea Constituyente, he aqu el quid de la cuestin.

En segundo trmino, en 1826 no se ha tomado en cuenta la naturaleza de la sociedad que se organiza en funcin de las necesidades: trabajo, educacin, valores, cultura, y otros. El Estado pues se organiza para controlar, normar, vigilar, institucionalizar las relaciones sociales, econmicas, polticas, culturales que dimanan de la propia sociedad que est en permanente cambio y movimiento. El pas no ha podido configurarse como Estado boliviano, porque las naciones originarias aymaras, quechuas, guaranes y otros fueron excluidos de la fundacin de la Repblica.

Nadie desconoce que hace ms de 180 aos hubo una asamblea constituyente originaria, en el sentido de la fundacin de Bolivia y que a partir de esa fecha histrica se ha implementado todo un armatroste jurdico y una legalidad esprea a favor de la casta seorial y no as para la mayora del pueblo. Insinuar e insistir en encajonar la realidad viva con sus viejas y nuevas temporalidades, en una constitucin pactada y concluida en ausencia de los dueos originarios de Bolivia, es limitar y liquidar el proceso constituyente; o reducirlo a argucias constitucionalista, es no saber, no entender que el estado colonial y republicano ha "colapsado". Y quienes creen que el proceso poltico que estamos viviendo desde octubre del 2003, puede ser resuelto en el marco de una asamblea constituyente derivada, estn viviendo una ilusin.

Finalmente, qu podemos esperar de quienes han usufructuado la lucha de los pueblos, qu podemos esperar de los alumnos y descendientes de la casta seorial, de los Olaeta, Urcullo, Uzn y otros, nada, excepto que las cosas sigan igual, por eso la opinin del Presidente de la Corte Suprema de Justicia Hctor Sandoval en sentido de que "la Asamblea, al no tener un carcter fundacional, ni ser emergente de la revolucin triunfante, no puede ser originaria", est fuera de contexto poltico. Para aclarar y corregirle al abogado Sandoval, debo enfatizar que la lucha de los movimientos sociales (poder constituyente) en octubre del 2003 y mayo, junio del 2005 han sido procesos revolucionarios triunfantes, de los que emergi la Asamblea Constituyente Originaria y no de los poderes constituidos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter