Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Nicaragua. Elecciones noviembre 2006
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2006

Existe una izquierda en Nicaragua?

Francois Houtart
La Jornada


En vsperas de las elecciones, uno puede preguntarse si existe realmente una izquierda en Nicaragua. Sin embargo, esta interrogacin sobrepasa las fronteras de esta nacin centroamericana y plantea el problema del conjunto de los pases latinoamericanos.

En la campaa electoral nicaragense se presentan de manera predominante cuatro partidos polticos: dos liberales y otros dos que se refieren al sandinismo. Los dos partidos liberales son claramente de derecha. Se trata, por una parte, del partido Alianza Liberal Nicaragense, que tiene como candidato a Eduardo Montealegre, y el otro es el Partido Liberal Constitucionalista, del cual Jos Rizo es su candidato. El primer partido est ligado con el actual presidente de la repblica, Enrique Bolaos, un terrateniente y empresario de origen conservador, y el otro se sita como la herencia de Arnoldo Alemn, de siniestra reputacin. La divisin entre estos dos partidos es ms personal que ideolgica. El de Montealegre tiene una base tradicional de tipo clientelista mucho ms grande que el otro partido liberal.

A pesar de los esfuerzos de Estados Unidos para llegar a la unidad de los dos partidos liberales, lo que podra llevar a la victoria electoral de la tendencia polticamente cercana de ellos y econmicamente en acuerdo con la lgica neoliberal, las dos organizaciones no han podido reunirse hasta el momento. Frente a la divisin de la oposicin sandinista, tal unidad podra garantizar la consolidacin del proceso actual.

Las corrientes sandinistas son representadas por el Frente Sandinista y por el Movimiento de Renovacin Sandinista (MRS). Este ltimo est gratificado en los sondeos de ms o menos 15 por ciento de los votos. El MRS se presenta como una fuerza de izquierda, inspirada por la gran tradicin de la lucha de Augusto Csar Sandino. De hecho, las declaraciones de sus dirigentes y los documentos del partido no permiten estar muy seguro de su carcter de izquierda. El candidato a la presidencia es un antiguo alto funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo y tanto la poltica interna como las posiciones frente a la coyuntura latinoamericana de hoy, no ofrecen muchas garantas en este sentido.

Sus principales crticas al Frente Sandinista son el autoritarismo que prevalece en el interior del partido (danielismo), la falta de tica de varios dirigentes, la alianza dudosa que se realiz con el partido del ex presidente Alemn (el Pacto) y su reconciliacin a sentido nico con una jerarqua eclesistica que no reconoce ningn error. No hay duda que estas crticas son, en gran parte, pertinentes. No obstante, tendran ms credibilidad si el MRS presentara una real perspectiva de izquierda, como es el caso del Partido del Socialismo y de la Libertad en Brasil. No se puede acusar al movimiento de ser, como se ha dicho, un lacayo de Estados Unidos. Sin embargo, no hay duda que el hecho de dividir la oposicin no puede sino favorecer el proyecto imperial sobre la regin. Es lo que se manifest con la visita en septiembre del senador Burton (tristemente famoso por la ley Helms-Burton, que refuerza el embargo contra Cuba), donde marc claramente el deseo de encontrarse slo con el partido liberal de Montealegre y con el MRS.

Analizar la situacin en trminos de izquierda no permite abandonar un anlisis de clase. De hecho, el MRS es, ante todo, iniciativa de clase media y media alta, con personajes de alto nivel intelectual y moral, donde la dimensin tica inmediata predomina sobre lo poltico.

Por su parte, el Frente Sandinista ha sido perjudicado por varios factores. El primero fue la falta de tica de varios de sus dirigentes presentes y pasados. La segunda razn fue la lgica de las alianzas polticas constituyentes de la democracia parlamentaria, a fin de garantizar partes de poder, que llevaron a contradicciones insoportables poltica y ticamente. Empero, el Frente Sandinista cuenta con un apoyo popular real. Tiene tambin un programa de gobierno ms claramente de izquierda que incluye una aproximacin con el eje progresista latinoamericano. En la situacin actual de Centroamrica, tal aspecto poltico es fundamental frente a la dominacin neoliberal promovida por los intereses estadunidenses aliados con las clases compradoras en Amrica Central.

A ttulo de conclusin podemos proponer algunas consideraciones. De hecho, no existen partidos realmente de izquierda en Nicaragua, pero el que se acerca ms a esta perspectiva es el Frente Sandinista. Dejar la va abierta al triunfo del liberalismo poltico en el pas y de la lnea neoliberal de Estados Unidos en la regin sera suicida para los que quieren construir una sociedad sobre otras bases, es decir, una alternativa de izquierda.

La problemtica nicaragense plantea adems un problema de base: cul es la lgica de la democracia parlamentaria, que en su funcionamiento mata los fines (transformar la sociedad) para privilegiar los medios (acceder al poder), este ltimo transformndose en un fin? Es la lgica electoral que se impone, los partidos (aun los que se llaman de izquierda) actan en funcin de las elecciones y olvidan tanto la reflexin de fondo sobre lo que es un proyecto de izquierda como la formacin de sus cuadros.

Las elecciones nicaragenses permiten tambin reflexionar sobre la importancia central de la tica en poltica, lo que se puede situar a tres niveles.

En primer lugar, la tica de la vida, es decir, como lo dice Enrique Dussel, la produccin, la reproduccin y el desarrollo de la vida humana. El sistema actual es un factor de muerte. En Nicaragua sus efectos son dramticos. Frente a un desarrollo espectacular de 15 a 20 por ciento de la poblacin, se ha creado una vulnerabilidad fuerte de la clase media y una extensin de la miseria y de la pobreza en el campesinado y en las poblaciones urbanas del sector informal. Es el conjunto del sistema neoliberal que construye este modelo, no solamente su sistema econmico, sino tambin poltico y cultural. La lucha contra el neoliberalismo es el imperativo moral ms importante. Se trata del nivel tico que tiene que orientar todos los otros y que constituye la base de cualquier izquierda.

La tica interna a los sistemas polticos (partidos) es un segundo nivel que tiene tambin su importancia. La opinin popular es severa en este sentido. La falta de tica poltica ha tenido un precio, tanto en Brasil como para el Frente Sandinista en Nicaragua. Se trata, tanto de la organizacin democrtica interna como del rechazo de todas las prcticas de corrupcin o de alianzas que contradicen los principios. El tercer nivel es la tica personal de los actores polticos. Hemos visto en muchos casos, y particularmente en Nicaragua, que tambin esta tica importa y que el precio poltico de su ausencia puede ser alto.

Ninguna duda que para una posicin de izquierda, los tres niveles de la tica cuentan. Sin embargo, es el primer nivel el que debe ser la base fundamental de todo juicio poltico. Los dos otros tienen que ser reivindicados de manera permanente, pero en subordinacin al primero. Eso tiene consecuencias para las elecciones en Nicaragua, donde el acento puesto por el MRS sobre los dos ltimos niveles de la tica podra acabar con el primero, es decir, una victoria de la derecha.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter