Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2006

Los filsofos de la guerra

Alberto Piris
La Estrella Digital


No tema el lector toparse aqu con un indigerible y seudoerudito comentario y las consabidas citas de Clausewitz, Sun Tzu, Maquiavelo, Lidell Hart o el barn de Jomini, ya que todos ellos, en mayor o menor medida, han filosofado sobre la guerra.

Los que ahora discuten a veces sobre asuntos blicos no lo hacen desde la reflexin sobre los principios generales que organizan y orientan el conocimiento de la realidad, atenindose a lo que el Diccionario de la RAE tiene por filosofar. En realidad, eso les trae sin cuidado. Adems, no imagine el lector que estos nuevos filsofos de la guerra trabajan en el silencio de las bibliotecas o en los claustros universitarios, abismados en sus reflexiones.

Su forma de operar tiene otras modalidades y sus objetivos son tambin distintos. Hace un par de semanas tuvo lugar en la Casa Blanca una sesin filosfica de este tipo, presidida por Bush, con la participacin de los principales mandos militares implicados en la ocupacin militar de Iraq. Algunos de stos, para dar ms aire de modernidad al acontecimiento, intervinieron desde Bagdad por videoconferencia.

Sus objetivos estn tambin muy lejos del pensamiento puro que se atribuye a los que se adentran por el camino del amor a la sabidura. En realidad, se reducen a uno: cmo salir del atolladero en el que la arrogancia y la estupidez de EEUU han metido al presidente Bush, a los ciudadanos de ese pas y, por extensin, a toda la humanidad, tras invadir Iraq y ocuparlo durante ms de tres aos, sumindolo en el caos, fomentando las actividades terroristas y aumentando la inestabilidad en tan crtica zona del planeta.

Un inciso obligado: nadie vea en los vocablos arriba entrecomillados la menor muestra de lo que errneamente se suele llamar antiamericanismo. Me he limitado a reproducir las expresiones que utiliz hace pocos das un funcionario estadounidense del Bureau of Near Eastern Affairs (Oficina de Asuntos de Oriente Prximo) en unas declaraciones televisadas: Pienso que hay sobradas razones para una fuerte crtica porque indudablemente EEUU mostr arrogancia y estupidez en Iraq. Digamos que luego pidi excusas por haberse ido de la lengua, poniendo as en peligro su empleo, pero esto no cambia mucho la cuestin. Ambas expresiones, desde hace ya algn tiempo, tambin han servido para calificar, en estas columnas, a la estrategia seguida desde el 2003 por la nefasta coalicin militar que se puso en marcha tras el ultimtum de las Azores.

El principal nuevo filsofo de la guerra (quien, por cierto, tambin manifest pblicamente que su filsofo preferido era Jesucristo), es decir, el presidente Bush, no pareci muy afectado por las opiniones reticentes de sus jefes militares y se expres as: Nuestro objetivo en Iraq es claro e inmutable. Nuestro objetivo es la victoria. Claro est que el verdadero objetivo es evitar la debacle electoral en los inminentes comicios. Pero de eso no se habla. La frase ms inteligible que produjo la filosfica reunin fue de este tipo: ajustamos nuestras tcticas para lograr los objetivos.

Lstima que a la reunin no acudiera Michael Schwartz, profesor universitario y prolfico colaborador en los medios de comunicacin sobre el conflicto de Iraq. Porque uno de sus ltimos trabajos s es un esfuerzo intelectual sobre la presencia militar de EEUU en Iraq, basado en las Paradojas de la contrainsurgencia, apuntadas en un proyecto de nuevo reglamento tctico para el Ejrcito y la Infantera de Marina. Son nueve, que se resumen de este modo:

  1. Cuanto ms se proteja a la fuerza militar, menos seguro se estar.

  2. Cuanto ms fuerza se utiliza, menos eficaz resulta.

  3. La ms eficaz contrainsurgencia se basa en el uso de la menor fuerza y la mayor aceptacin de riesgos.

  4. A veces, la mejor respuesta es no hacer nada.
  5. Las mejores armas de la contrainsurgencia son las que no disparan.

  6. Es mejor que el pas ocupado haga algo bastante bien a que nosotros [EEUU] lo hagamos muy bien.

  7. Si un tipo de tctica tiene xito hoy, quiz no lo tenga la semana que viene; si sirve en una provincia, quiz no valga en otra.

  8. El xito tctico no garantiza nada.

  9. La mayora de las decisiones importantes no las toman los generales.

Nada de esto se dijo en la conferencia de Bush, que slo produjo banalidades. Las nueve paradojas citadas son discutibles, pero conviene saber en qu razonamientos se sustentan. Tanto Bush como los lectores de ESTRELLA DIGITAL que entiendan ingls pueden reflexionar sobre la guerra visitando la direccin de Internet donde se halla el texto original:

www.tomdispatch.com/index.mhtml?emx=x&pid=130105.
Sin pretender emular a los filsofos de la guerra arriba citados, stas son las cuestiones sobre las que conviene reflexionar hoy, visto el fracaso al que han conducido los procedimientos actuales aplicados por el Pentgono.

* General de Artillera en la Reserva
Analista del Centro de Investigacin para la Paz (FUHEM)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter