Portada :: Cultura :: Manuel Sacristn, "Miradas filosficas"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-11-2006

Una carta de Sacristn al Ministerio de Educacin traducida al cataln por Salvador Espritu.

Salvador Lpez Arnal
Rebelin



Xavier Folch, compaero de militancia en el PSUC en los aos sesenta, ha conservado un papel, traducido al cataln por Salvador Espriu, que fue escrito por Sacristn a instancias de unos estudiantes -entre ellos el mismo Folch- del incipiente movimiento universitario barcelons de finales de los cincuenta. Pretendan dar respuesta con l a un artculo del entonces ministro franquista de Educacin, Jess Rubio.

No he podido encontrar el original castellano del texto que lleva por ttulo La enfermedad nacional. Presento a continuacin una traduccin castellana de la exquisita traduccin de Salvador Espriu del original de Sacristn que ha contado con la generosa y competente ayuda de Carles Gil:


Bajo el ttulo La buena salud universitaria, el ministro de Educacin Nacional, don Jess Rubio, public en La Hora un artculo en el que aseguraba que el estado de salud de la Universidad espaola era malo: lo explica de la manera siguiente: Nuestros jvenes universitarios, en contraste con lo que pasa en otros pases, no son suficientemente aplicados. Despus de este diagnstico y de su comentario (Se precisa, por el propio equilibrio y por el equilibrio de la colectividad a la que pertenecen, que nuestro esfuerzo tenga una aplicacin exacta...), el ncleo del artculo queda redondeado con una promesa (El resto le ser otorgado por aadidura), mezclada con una amenaza elegante: ...y no hay error ms grave que el de intentar alcanzar directamente aquello que tan slo por aadidura se puede conseguir.

Nosotros, los universitarios de Barcelona, muy especialmente afectados por la poltica y por las frases del seor Ministro, creemos que esa acusacin no est fundamentada. Por el contrario, los funcionarios del Ministerio de Educacin Nacional han repetido muchas veces que jams se haba estudiado en Espaa con tanta aplicacin como ahora. Es cierto que el testimonio de unos funcionarios no puede convencer de nada al ciudadano espaol actual, pero en este caso coincide con nuestra experiencia: muchos de nosotros hemos visitado en estos ltimos aos universidades extranjeras y hemos podido comprobar que nuestra inferioridad intelectual, respecto al estudiante europeo de nuestra edad y de nuestra misma especialidad, no consiste en una mayor aplicacin por su parte. Por el contrario, es normal que el estudiante espaol sea, por decirlo as, ms erudito que su colega extranjero: sabemos ms cosas -datos, por ejemplo, o, ttulos de obras, o nombres de cnsules romanos-, adquiridos con una paciente aplicacin. Nuestra inferioridad proviene de otra fuente: del hecho de no conocer casi nunca el planteamiento actual de los grandes problemas ideolgicos y cientficos. Si no tenemos la suerte de encontrarnos con un profesor ajeno a los elaboradores de cuestionarios oficiales, o si alguna casualidad no nos ayuda a dirigir con buenas lecturas nuestro forzado autodidactismo, somos inevitablemente, con todas nuestras montaas de cosas con tanta aplicacin aprendidas, unos rsticos provincianos en la cultura del siglo XX, unos provincianos a los que nadie ha mostrado donde radica la fuente, signo de estudio y de discusin, de la vida espiritual del mundo en que vivimos.

Y cuanta ms aplicacin, peor. Porque -excepto en las disciplinas tcnicas (cuya esterilidad en Espaa proviene de otra causa: del desorden econmico)- es imposible ensear y aprender nada autntico en un rgimen universitario desprovisto de toda libertad cientfica y de todo contacto con la situacin real de la humanidad. No hay ninguna cultura que pueda florecer en el suelo uniforme -puro carbn de piedra- de una tirana ideolgica como la que soporta la Universidad espaola.

El seor Ministro tendra razn si se limitara a decir, por una parte, que la Universidad espaola est mal, y seguira teniendo razn si, por otra parte, ampliara su diagnstico y dijera. Toda la cultura espaola est herida de muerte, esterilizada. En efecto: el prestigio cultural del pas se alimenta todava de la cultura que en l floreci hasta la agona de la libertad.

No es slo la Universidad la que est enferma. La deficiencia universitaria no es ms que un sntoma de la enfermedad que sufre toda nuestra cultura, fusilada por el Muera la inteligencia! que el general Milln Astray dispar a Unamuno el ao 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca; un sntoma de la enfermedad nacional que se llama tirana.

Y, sin embargo, es cierto que el estudiar con aplicacin los cuestionarios ideolgicamente decretados por el Rgimen puede dar algo por aadidura: puede dar unas cuantas sinecuras. Pero lo que necesita el pas en el terreno universitario no es la solucin poco digna de los problemas personales de cien estudiantes astutos, sino el restablecimiento de la libertad cientfica y de ctedra. Y esto no se consigue por aadidura, sino, empero, de una manera inversa: con nuestra lucha poltica conseguiremos, con la libertad de la nacin, la libertad universitaria -por aadidura-. Por eso, pues, combatimos.

El razonamiento es tan obvio que no podemos creer que el seor Ministro haya expuesto sinceramente sus razones. Y lo creemos an menos cuando recordamos, por ejemplo, aquel NO-DO destinado a calmarnos y en el que el locutor nos aconsejaba con insistencia. Lo esencial es divertirse. Decan lo mismo las octavillas puestas en circulacin por la Autoridad, en la Universidad de Barcelona, durante las acciones de enero y febrero. El seor Ministro no es sincero cuando pide aplicacin: l sabe bien que los estudiantes del divertirse, los estudiantes de la estudiantina y de la Casa de Troya son los nicos que estn a su lado.

Ms all del tema central, el artculo del seor Ministro comenta dos cuestiones a las que nos interesa aludir brevemente. Una es el reproche de juvenilismo (valga la palabra) que nos hace. Este reproche es tambin injusto. Nosotros no creemos que la juventud sea un valor moral; slo han podido creer una cosa as las personas de contextura cerebral ms peregrina que jams haya existido: los fascistas, es decir, el seor Ministro y sus compaeros de partido. Nosotros no luchamos en nombre de la juventud contra la vejez, sino en nombre de la verdad, de la libertad, de la justicia y de la honradez -valores tan viejos como el ser humano-, contra la mentira de la prensa dirigida, contra la esclavitud bajo una tirana que impone a los exmenes universitarios la solucin unvoca de cada tema, contra la injusticia de la ilegalidad oficial en la que vivimos y contra la corrupcin administrativa que aumenta todava ms los sufrimientos que causan estas tres plagas que acabamos de citar: la mentira, la esclavitud, la injusticia.

La otra cuestin es la de la justificacin que de su violencia contra los estudiantes de Barcelona da el seor Ministro, quien dice. La ms envilecida de todas las formas de adulacin es aqulla que se rinde a la colectividad. Nosotros propondramos al seor Ministro que sustituyera la moral de pura emocin viril que le dicta esa frase, por la moral de seres racionales atentos a los postulados de la justicia pblica. Entonces obtendra, en lugar de la sentencia viril-glandular acabada de citar, la siguiente afirmacin tico-jurdica: La ms monstruosa de todas las formas de dictadura es aqulla que tiraniza una colectividad mayoritaria, constituida prcticamente por todo un pueblo.


Recordaba Xavier Folch que Sacristn coment al conocer la versin catalana de su escrito que no importaba demasiado que su papel se perdiera, que lo decisivo era conservar el texto de Espriu. As ha sido. No sera admisible negar la posibilidad de verificar una vez ms la excelencia literaria del autor de La pell de brau:

Sota el titol La buena salud universitaria, el ministre dEducaci Nacional, don Jess Rubio, public en La Hora un article en el qual assegura que lestat de salut de la Universitat espanyola s dolent: ho explica de la segent manera: Els nostres joves universitaris, en contrast amb el que passa en altres pasos, no tenen prou aplicaci. Desprs daquest diagnstic i del seu comentari (Es precs, per al propi equilibri i per a lequilibri de la col.lectivitat a la qual pertanyem, que el nostre esfor tingui una aplicaci exacte...), el nucli de larticle queda arrodonit amb una promesa (la resta li ser donada per afegiment), mesclada amb una amenaa elegant: ...i no hi ha error ms greu que el dintentar abastar directament all que noms per afegiment es pot aconseguir.

Nosaltres, els universitaris de Barcelona, molt especialment afectats per la poltica i per les frases del senyor Ministre, creiem que aqueixa acusaci no s fonamentada. Altrament, els funcionaris del Ministeri dEducaci Nacional han repetit moltes vegades que no shavia mai estudiat a Espanya amb tanta aplicaci com ara. El testimoni duns funcionaris no pot convncer de res, s cert, el ciutad espanyol actual, per en aquest cas coincideix amb la nostra experincia: molts de nosaltres hem visitat en aquests darrers anys Universitats estrangeres i hem pogut comprovar que la nostra inferioritat intel.lectual, respecte a lestudiant europeu de la nostra edat i de la nostra mateixa especialitat, no consisteix en un major aplicaci per part seva. s normal, al contrari, que lestudiant espanyol sigui, per dir-ho aix, ms erudit que el seu col.lega estranger: sabem ms coses -dates, per exemple, o, ttols dobres, o noms de cnsols romans-, adquirides per una pacient aplicaci. La nostra inferioritat prov duna altra font: del fet de no conixer quasi mai el plantejament actual dels grans problemes ideolgics i cientfics. Si no tenim la sort de topar amb un professor ali als confeccionadors dels qestionaris oficials, o si alguna casualitat no ens ajuda a encarrilar amb bones lectures el nostre forat autodidactisme, som inevitablement, amb totes les nostres muntanyes de coses amb tanta aplicaci apreses, uns rstics provincians en la cultura del segle XX, uns provincians als quals ning no ha mostrat on radica el fons, signe destudi i de discussi, de la vida espiritual del mn en el qual vivim.

I com ms aplicaci, pitjor. Perqu -excepte en les disciplines tcniques (l esterilitat de les quals, a Espanya, prov duna altra causa: del desordre econmic)- s impossible densenyar i daprendre res dautntic en un rgim universitari desprovet de tota llibertat cientfica i de tot contacte amb la situaci real de la humanitat. No hi ha cap cultura que pugui florir en el sl uniforme -pur carb de pedra- duna tirania

ideolgica com la que suporta la Universitat espanyola.

El senyor MInistre tindria ra si es limits a dir, duna banda, que la Universitat espanyola est malament. I seguiria tenint ra si, daltra banda, amplis el seu diagnstic i digus: Tota la cultura espanyola est ferida de mort, esterilitzada. En efecte: el prestigi cultural del pas salimenta encara de la cultura que en ell flor fins a lagonia de la llibertat.

No s sols la Universitat all que est malament de salut. La deficincia universitra s noms un smptoma de la malaltia que sofreix tota la nostra cultura, afusellada pel Muera la inteligencia! que el general Milln Astray dispar a lUnamuno lany 1936 en el Paraninf de la Universitat de Salamanca; un smptoma de la malaltia nacional que sanomena tirania.

I, tanmateix, s ben cert que lestudiar amb aplicaci els qestionaris ideolgicament decretats pel Rgim pot donar quelcom per afegiment: pot donar unes quantes sinecures. Per el que necessita el pas en el terreny universitari no s la soluci poc digne dels problemes personals de cent estudiants astuciosos, sin el restabliment de la llibertat cientfica i de ctedra. I aix no saconsegueix per afegiment, sin, tanmateix, duna manera inversa: amb la nostra lluita poltica aconseguirem, amb la llibertat de la naci, la llibertat universitria -per afegiment-. Per aix, doncs, lluitem.

El roanament s tan obvi que no podem creure que el senyor Ministre hagi exposat sincerament les seves raons. I ho creiem encara menys quan recordem, per exemple, aquell No-Do destinat a calmar-nos i en el qual el locutor ens aconsellava amb insistncia: El que s essencial s divertir-se. Deien el mateix les octavilles posades en circulaci per lAutoritat, a la Universitat de Barcelona, durant les accions de gener i de febrer. El senyor Ministre no s sincer quan demana aplicaci: ell sap prou b que els estudiants del divertir-se, els estudiants destudiantina i Casa de la Troya, sn els nics que estan al seu costat.

Fora ja del tema central, larticle del senyor Ministre esmenta dues qestions a les quals ens interessa al.ludir breument. Luna s el retret de jovenivolisme (valgui la paraula) que ens fa. Aquest reprotxe s tamb injust. Nosaltres no creiem que la joventut sigui un valor moral; noms han pogut creure tal cosa les persones de contextura cerebral ms peregrina que mai hagin existit: els feixistes, s a dir, el senyor Ministre i els seus companys de partit. Nosaltres no lluitem en nom de la joventut contra la vellesa, sin en nom de la veritat, de la llibertat, de la justcia i de la honradesa -valors tan vells como lhome-, contra la mentida de la premsa dirigida, contra lesclavitud sota una tirania que imposa als qestionaris universitaris la soluci unvoca de cada tema, contra la injusticia de la il.legalitat oficial en la qual vivim i contra la corrupci administrativa que augmenta encara ms els sofriments que causen aqueixes altres tres plagues que acabem desmentar: la mentida, lesclavitud, la injusticia.

Laltra qesti s la de la justificaci que de la seva violncia contra els estudiants de Barcelona dona el senyor Ministre, el qual diu aix: La ms envilida de totes les formes de ladulaci s aquella que hom rendeix a la col.lectivitat. Nosaltres proposarem al senyor Ministre que substitus la moral de pura emoci viril que li dicta aqueixa frase, per la moral dssers racionals atents als postulats de la justcia pbica. Aleshores obtindria, enlloc de la sentncia viril-glandular acabada de citar, la segent afirmaci tico-jurdica: La ms monstruosa de totes les formes de dictadura s aquella que tiranitza una col.lectivitat majoritria, constituda prcticamet pet tot un poble.

*

Anexo 2: Editorial de Quaderns de cultura catalana, n 3 (revista del PSUC, noviembre 1959, firmado como Q.C.C).

El siguiente texto es la editorial del nmero 3 de Quaderns de cultura catalana. Josep Fontana ha confirmado la autora de Sacristn (por lo dems, muy evidente). Obsrvese la coincidencia de posicin con escritos de la poca como Tres notas sobre la alianza impa y con textos posteriores enmarcables en el mbito de la poltica y la sociologa de la ciencia:

En los ambientes intelectuales conservadores y tradicionalistas, los ltimos acontecimientos de la tcnica astronutica (Lunik II y Lunik III) han provocado las habituales jeremiadas de menosprecio acerca de la mecnica civilizacin tcnica, llantos de raz romntica y germnica difundidos en nuestra casa por las traducciones de Revista de Occidente. La alegra satisfecha de los comunistas por el xito de la astronutica sovitica es, para estos nostlgicos de la naturalidad, de la escala humana del mundo medieval, rudo y brbaro entusiasmo respecto de la mera acumulacin de conocimiento y conquistas tcnicas materiales, irrelevantes segn ellos para el destino del hombre y para su autoconocimiento. La intelectualidad burguesa de pases que, al menos, han abandonado culturalmente la Edad Media -sobre todo los anglosajones- consideran que este entusiasmo natural de los comunistas es tan slo partidismo, sentimiento espurio de la pura actividad cientfica, del ethos teortico. Los comunistas -segn ellos- habran estado menos felices si el Lunik III se hubiera llamado Explorer y hubiese despegado de alguna base yanqui.

Es verdad. Nos ha satisfecho positivamente que el Lunik III llevara una hoz y un martillo -esto que la prensa franquista llama tmidamente el escudo de la Unin Sovitica y que en realidad es el smbolo internacional de la humanidad que trabaja y avanza. Nos ha satisfecho, naturalmente, como comunistas, pero nos ha satisfecho tambin como personas de profesin cientfica o intelectual en general, porque el hecho que el Lunik III llevase una hoz y un martillo -smbolo muy diferente del viejo nacionalismo hambriento de conquistas imperiales que se esconde en acto o en potencia, debajo de los pliegues de las otras banderas del mundo- garantiza que la ciencia contine siendo en el siglo XX, gracias al triunfo del marxismo en parte del mundo, fiel a su funcin cultural revolucionaria y progresista. La ciencia -nuestra ciencia europea, usando palabras agradables a todos los odos- naci con la voluntad y misin revolucionarias: naci con el objetivo de liberar al hombre de la ms sutil de todas sus alienaciones, que es la alienacin en sus propios productos culturales y especialmente en la visin teolgica tradicional del mundo. No importa que Kepler o Newton tuvieran una religiosidad personal y propia; sta era, con sus vaguedades heterodoxas, un compromiso con la religiosidad medieval, y constitua, por otra parte -esto es decisivo culturalmente- una ruptura con el teologismo de la Edad Media: la religiosidad de Newton se inserta ya a posteriori, como mtica, en la nueva visin cientfica del mundo, en lugar de ser, como era la teologa medieval, estructura fundamental y apriorstica de toda la cultura.

An dejando al lado la actitud reaccionaria de un mundo sin ciencia, actitud con cuya consideracin hemos iniciado esta nota; an teniendo en cuenta solamente la forma ms moderna de la cultura burguesa -la mentalidad cientfica presuntamente libre de ideologa y de ideales, tal como se presenta en el neopositivismo anglosajn-, se puede afirmar que la ciencia, en el mundo burgus, ha perdido su razn de ser humana y humanista: ser un arma en la lucha del hombre contra la alienacin de su espritu en lo que es desconocido, ser verdadera creadora de cultura, de mundo espiritual humano, y no solamente de instrumental tcnico. Que la ciencia vaya adelante por obra de marxistas, por obra de humanistas, es garanta que la lamentacin romntica tradicionalista sobre la escisin entre ciencia y hombre no tiene razn de ser. El cientfico marxista no hace ciencia simplemente porque le divierte o porque tenga su modus vivendi, para olvidarla en su vida privada y moral, como olvida la bata del laboratorio despus de sacrsela. El cientfico marxista hace ciencia como los clsicos: en funcin de un ideal revolucionario de progreso, al servicio de un nuevo mundo humano. Por eso nos alegra que el Lunik III haya despegado de la URSS ms de lo que nos alegrara -y nos alegrara mucho tambin- si hubiera despegado de los Estados Unidos de Amrica.

*

Anexo 3: Entrevista con UnomsUno.

Esta entrevista fue realizada por Javier Molina y se edit los das 25 y 26 de enero de 1983. Unomsuno era un diario vinculado a la izquierda mexicana, crtica del hacer poltico del P.R.I. (Partido Revolucionario Institucional).

La primera parte de la conversacin apareci con el siguiente titular: "Opina el catedrtico Manuel Sacristn. "Marx un autor "irrenunciable" como clsico de las ciencias sociales pero "no actual" en sus detalles". Lo han desbordado las fuerzas productivas y destructivas de hoy". La segunda parte recibi otro titular no menos jugoso: "Critica el filsofo marxista la poltica nuclear de Mitterrand. El socialismo radical no debe considerar como bien absoluto ninguna forma de Estado: Manuel Sacristn".

Recurdese que fue durante el curso acadmico 1982 83, cuando Sacristn imparti clases en la UNAM (Universidad Nacional Autnoma de Mxico). Independientemente de la existencia de otras razones, la posibilidad de dar clases en esta universidad mexicana probablemente estuviera relacionada con su primera visita a la UNAM y con su intervencin en el Congreso de Filosofa celebrado en Guanajuato en 1981. All Sacristn present una comunicacin con el ttulo "La relacin entre la sociedad y la naturaleza en la filosofa de las ciencias sociales (Un esquema de discusin)", editada en Dialctica y en mientras tanto, n 10, diciembre 1981, pp. 23 34 (ha sido reimpresa en Papeles de filosofa, op. cit, pp. 453 467).


I. La vigencia del pensamiento de Carlos Marx. Es una cuestin que se ha planteado con motivo del centenario del fallecimiento del autor de El Capital. Manuel Sacristn, catedrtico de metodologa de las ciencias sociales, de la Universidad de Barcelona, responde lo siguiente:

"A mi me parece que cuando nos ponemos frente a la obra de Marx hoy, hay unas cuantas cosas claras. La primera es que en el plano cientfico Marx es un clsico de las ciencias sociales, lo que quiere decir un autor por un lado irrenunciable y, por otro, no actual en todos sus detalles. Y otra cosa clara es que Marx es mucho ms que eso: es un clsico tambin de la secular o milenaria aspiracin de la humanidad a emanciparse de las servidumbres que ella misma se ha impuesto. Esto que dicho as suena demasiado hegeliano, en la versin de Marx se concreta suficientemente por medio de los anlisis sociales de clase. En los dos campos: como cientfico y como filsofo de la sociedad Marx es un gran clsico que, en mi opinin, no caducar nunca.

"Pero cuando se plantea la cuestin de continuar hoy elaborando la clave de la inspiracin marxiana (que consiste en asentar el movimiento emancipatorio en una base cientfica) se plantean problemas realmente serios. El principal de ellos, en mi opinin, se refiere a la importancia del desarrollo de las fuerzas productivas para la accin revolucionaria".

Manuel Sacristn sostiene que "las fuerzas productivas y destructivas desencadenadas en la segunda mitad del siglo XX han desbordado con amplitud lo que Marx poda imaginar. Eso pone en tela de juicio el objetivismo del modelo de origen hegeliano en el que el desarrollo de las fuerzas productivas juega un papel enrgicamente revolucionario, por aquello de que todo lo real es racional. A mi me parece que ste es hoy el punto problemtico fundamental del marxismo".

Manuel Sacristn se encuentra en Mxico impartiendo dos seminarios en la Facultad de Ciencias Polticas y Sociales de la UNAM, uno para docentes y otro para la divisin de postgrado. Se trata de un curso de mtodo cuyos temas son la induccin y la dialctica.

"Escog esos dos temas porque son dos captulos ms bien despreciados o discutidos de la filosofa de la ciencia. Discutidos hasta el punto de que hay autores que creen que son palabras vacas. Respecto de induccin, por ejemplo, Popper sostiene no hay induccin, que eso no existe, que es una palabra vaca, y respecto de dialctica lo creen tambin muchos autores. Como por otra parte son dos conceptos que se usan mucho en la filosofa de las ciencias sociales, me pareci interesante estudiar los dos, un semestre cada uno. Primero desde el punto de vista lgico, formal, y luego desde el punto de vista de la metodologa de las ciencias sociales".

Desde este ltimo punto de vista, qu me dira usted de la induccin y de la dialctica?

Como los dos conceptos son muy discutidos es claro que cada uno tiene su opinin.

La ma es que tanto induccin como dialctica, en planos muy distintos, describen operaciones cuyas reglas son muy triviales, como partos de los montes: decepciona mucho cuando se ponen en forma de reglas; pero, en cambio, son operaciones que se practican constantemente, igual en el conocimiento cientfico que en el cotidiano, en el comn, ordinario. Por ejemplo son inductivas las generalizaciones de bajo nivel, generalizaciones empricas como a menudo se dice, pero probablemente tambin muchas comparaciones analgicas que se encuentran en la produccin de hiptesis y, por otra parte, se puede llamar dialcticas a muchas operaciones poco formalizables de globalizacin de conocimientos, de integracin de conocimientos. En este sentido algunas tcnicas exactas, matemticas, y en especial las basadas en la teora general de sistemas se podran llamar dialcticas. Estos son asuntos de inters en ciencias sociales.

La Editorial Grijalbo ha publicado doce de 68 volmenes que integran las Obras completas, de Marx y Engels (OME). Manuel Sacristn dirige la edicin y traduce, para la misma, El Capital. Traduce ahora el libro tercero (han aparecido el primero y el segundo). Nos informa que obras completas de Marx y Engels "no hay en espaol todava. El Fondo de Cultura Econmica, de Mxico, est haciendo una amplia edicin, pero tambin est en curso".

En cuanto a la traduccin de El Capital "intento, dice, una traduccin que sea muy fiel literariamente. Creo que Marx fue un gran escritor, con una prosa muy enrgica que hay que intentar respetar. De todos modos me atengo, al traducir, a dos cosas: el vocabulario y el texto que traduzco.

Quiero decir que a m me parece que El Capital que hay que traducir es el editado por Engels, porque es el nico que ha sido en verdad un libro existente en el movimiento obrero y en la tradicin socialista, mientras que los intentos de recomponer El Capital con los borradores de Marx, como hizo Rubel, desembocan en la fabricacin de un libro fantasma que nunca existi. Lo que hay que hacer es editar El Capital que prepar Engels y, aparte, los borradores de Marx. Esa es mi opinin, por lo menos".

II. Manuel Sacristn es autor de Las ideas gnoseolgicas de Heidegger y de Introduccin a la lgica y al anlisis formal. En Espaa est en curso la edicin de cuatro volmenes de Escritos varios, el primero Sobre Marx y marxismo, el segundo de Escritos filosficos, el tercero se titula Intervenciones polticas y el cuarto, Lecturas.

Sus terrenos, entonces, son lgica y filosofa de la ciencia y marxismo. En Mxico es ampliamente conocido por la antologa de Gramsci (seleccin, traduccin y notas), cuya sexta edicin fue publicada en octubre de 1981. Ha traducido, entre otros autores, a Lcaks, Korsch, Adorno y Della Volpe (traduce del alemn, francs, ingls e italiano). "He tenido que traducir mucho (para comer), afirma, porque bajo el franquismo me expulsaron de la Universidad y viv de eso, de traducir".

Recuerda el primer libro que tradujo?

S, pues fue un libro de psicologa. Hasta que uno traduce mucho puede escoger lo que traduce, pero el segundo ya fue ms divertido, fue El banquete, de Platn.

"Seguramente traducir es importante, pero es, por otro lado, un trabajo muy ingrato, al menos en Espaa; en Espaa el traductor es un trabajador a destajo, le pagan a tanto la hoja y si est enfermo no gana nada, y en cuanto hay un poco de crisis las editoriales restringen las traducciones. Es un trabajo nada bien pagado. Ahora, es evidente que la traduccin en si misma es muy importante".

Hay algunos temas actuales que se abordan desde el marxismo: la ecologa, la crtica a una ciencia econmica y a una prctica poltica alejadas de la solucin de la crisis general del capitalismo...

Soy director, en Barcelona de una revista que se llama mientras tanto, de la que han salido doce nmeros. La redaccin de la revista es un grupo de personas de pensamiento marxista radical, en su mayora procedentes del Partido Comunista y que principalmente se proponen trabajar la integracin de los nuevos problemas de la civilizacin industrial en el pensamiento de tradicin socialista revolucionaria. En la prctica abordamos esa tarea en colaboracin con los pequeos partidos marxistas revolucionarios, con grupos anarquizantes, con grupos ecologistas y antinucleares y con movimientos alternativos, como feministas, etctera.

En la advertencia de la antologa de Gramsci usted se refiere a "la necesidad de pasar por encima de las clasificaciones acadmicas tradicionales cuando se quiere entender el pensamiento revolucionario. Para que haya pensamiento revolucionario, afirma, tiene que hacer ruptura con la estructuracin del pensamiento culturalmente consagrado".

Cuando sostengo que el pensamiento revolucionario tiene que superar la estructuracin acadmica del conocimiento, no es que est por principio despreciando la estructuracin acadmica del pensamiento, la cual puede ser un punto de partida imprescindible (aunque no siempre). Lo que pienso es que para ser virtualmente revolucionaria, una cultura filosfica y poltica ha de rebasar, en un cierto sentido, la estructuracin del conocimiento en la academia. Y el sentido en que hay que rebasarla consiste en una integracin intelectual, en una tendencia a hacer una sntesis, que es lo que yo considero el momento dialctico de todo pensamiento revolucionario, y por otra parte, la tendencia a una integracin todava superior, que es la integracin con la prctica.

"En este punto creo que es necesario hacer una puntualizacin. En realidad, todo conocimiento tiende a desembocar en una prctica, como decan los escolsticos, el entendimiento especulativo se hace prctica por extensin. Pero lo que ocurre es que esa prctica puede ser puramente tecnolgica o ampliamente poltico social, sin que las dos se excluya, naturalmente. Una caracterstica importante, en mi opinin, de la tradicin marxista es la aspiracin a un conocimiento cientfico, pero tambin integrado dialcticamente en una prctica social. Eso hace que todo marxismo cientificista o teoricista me parezca bastante lejano de la inspiracin ms central de Marx y de la tradicin marxista".

Le preguntamos por el tema socialismo y democracia. "Yo me siento incmodo ante el tema, tengo que reconocerlo. Por un lado es muy claro... quiero decir, por otro es oscuro. Es muy claro que todo socialista normal tiene que ser partidario de la democracia, mientras sea necesaria la organizacin poltica de la vida cotidiana pero, por otra parte, un autntico socialista tampoco puede ser un adorador de la democracia. La democracia es una forma de organizacin poltica, es decir una forma de Estado, en sentido estricto, y a m me parece que el socialismo radical, el socialismo en serio, tiene que conservar suficiente parentesco con el anarquismo, como para no considerar bien absoluto ninguna forma de Estado poltico, de Estado en sentido estricto.

"En estos momentos de reflujo ideolgico, de eclipse de la subjetividad revolucionaria en todos los pases de capitalismo avanzado, esto que digo puede parecer una locura o una tontera, pero a mi me parece que precisamente esa crisis ideolgica est pidiendo para su superacin que nos remontemos a la fuente comn de voluntad emancipatoria de la que nacieron todos los socialismos, incluido el anarquismo.

"Las cosas se complican todava ms si se considera la prctica socialdemcrata en Europa. Los socialdemcratas europeos, que a menudo se llaman abusivamente socialistas, fundan su legitimacin en una exaltacin de la democracia, y hasta el momento estn contribuyendo al dictado del gobierno estadounidense al armamento nuclear de Europa. Las posiciones del gobierno socialdemcrata francs respecto del armamento nuclear en Europa son peores que las del difunto Franco, dicho sea sin pelos en la lengua. No pasar por eso a hablar de nuevo de socialfascismo y otros conceptos aberrantes, pero se me permitir que no me entusiasme con el democratismo de los socialdemcratas europeos, incluidos los de Espaa".

*


Anexo 4: La edicin de la tesis doctoral de Sacristn.

La tesis doctoral de Sacristn fue publicada inicialmente por el Consejo Superior de Investigaciones Cientficas, Instituto Luis Vives de Filosofa, delegacin de Barcelona, en 1959 -realmente, 1960-, al precio de 115 pesetas. La publicacin llevaba la siguiente informacin sobre el autor: Naci en Madrid en 1925. Curs los estudios de la licenciatura en Filosofa y Letras, seccin de Filosofa, en la Universidad de Barcelona. Terminados stos, estudi de 1954 a 1956 en el Institut fr mathematische Logik und Grundlagenforschung de la Universidad de Mnster-Westfalia. Desde 1956 acta en la Universidad de Barcelona como ayudante de clases prcticas en la seccin de Filosofa y como Profesor adjunto, encargado de la enseanza de Fundamentos de Filosofa en la facultad de Ciencias Polticas y Empresariales. Consigui el grado de doctor en filosofa en 1958, con la mxima calificacin. Ha publicado sobre temas lgicos y gnoseolgicos en revistas de la especialidad. Acta no es ninguna errata que se me pueda atribuir.

Fue para la redaccin de esta tesis cuando Sacristn suspendi provisionalmente su militancia en el Partido (la segunda vez fue cuando redact Introduccin a la lgica y al anlisis formal), presentando las motivaciones centrales de su estudio en los siguientes trminos (Las ideas gnoseolgicas de Heidegger., op. cit, p. 24)

Los grandes filsofos antirracionalistas del siglo XX, tanto Bergson como Jaspers o Heidegger, ensean adems una doctrina ms o menos coherente sobre el conocimiento, sobre la verdad, el pensamiento verdadero, la razn, la abstraccin, la lgica, etc. Cuando no plenas teoras, s es dable encontrar en ellos abundantes ideas gnoseolgicas. El presente estudio tiene su principal motivo en la creencia de que la ocupacin con las ideas gnoseolgicas del pensamiento antirracionalista es el primer deber de la razn en su consideracin de esa filosofa; y tiene como objeto el estudio de las ideas gnoseolgicas del filsofo ms importante desde un punto de vista cultural, y acaso tambin ms profundo del antirracionalismo contemporneo: Martin Heidegger. Su motivo y su objeto permitiran acaso cifrar la tarea de este estudio en la contestacin a la siguiente pregunta:qu puede aprender el pensamiento racional de las ideas gnoseolgicas de Heidegger?

En una carta de 1959 dirigida al Excmo. Sr. Jefe de la Oficina de Publicaciones, Laureano Lpez Rod, entonces miembro del patronato de Letras del CSIC, se manifiesta en los siguientes y curiosos trminos sobre la publicacin de la tesis:

Excmo Seor:

En la reunin de esta Comisin Permanente del 9 del actual, se acord adjudicar los trabajos de edicin de la obra Las ideas gnolgicas de Heidegger, por Don Manuel Sacristn Luzn, a la imprenta Grficas Marina, S.A. de Barcelona, por un importe de 28.425 ptas que se abonarn con cargo a los fondos de la delegacin de Barcelona del Instituto Luis Vives, y elevar este acuerdo a la superioridad.

Lo que comunico a V. E. para su conocimiento y dems efectos.

Dios guarde a V. E. muchos aos. Madrid, 27 de julio de 1959.

El secretario de la comisin permanente.

Firmado: Laureano Lpez Rod.

El adjetivo gnolgicas hizo fortuna porque en dos cartas o comunicados ms sobre la edicin de Ideas se vuelve a hacer referencia a las ideas gno-lgicas de Heidegger. Probablemente todo ello fuera fruto de una lectura en profundidad de la tesis y de la aceptacin no-lgica de algunas posiciones heideggerianas.

Aos ms tarde, el 21 de julio de 1967, el profesor Orlando Pugliese escribi una carta a Sacristn expresndose en los siguientes y elogiosos trminos:

Seor profesor Dr Manuel Sacristn

Distinguido colega:

De entre sus trabajos haba conocido casi accidentalmente en Alemania el excelente libro sobre Heidegger y la interesantsima introduccin a Heine, cuando en cierta ocasin, estando en Hamburgo, al hablar de aquel libro como tal vez la mejor obra en espaol sobre Heidegger, Carmen Daz (hoy seora Fenner), me cont que usted haba sido su profesor en Barcelona.

Desgraciadamente son los contactos entre Alemania y nuestros pases (yo soy argentino, pero vivo desde hace muchos aos en Europa y regresar a Buenos Aires probablemente en marzo) no siempre desprovistos de prejuicios y, en lo que se refiere a Alemania, de ciertos aires de autosuficiencia no siempre justificables. De lo contrario, hubiese debido aparecer su obra ya tempranamente en las bibliografas de uso corriente aqu desde hace aos.

Me permito enviarle, por correo separado, un ejemplar de mi propio opus sobre Heidegger, aunque se trate de un trabajo en parte un tanto convencional que debera reconsiderar hoy al hilo de otros intereses y sobre todo de otros planteamientos. Pero an as, acaso pueda ser de su inters. (Le ruego, s, dispense las pequeas manchas de tinta en el borde). Sus seas me fueron comunicadas por una carta de la seora Carmen que recib hoy.

Desendole mucho xito en su trabajo, le ruego acepte los saludos cordiales....

Todos estos materiales pueden consultarse en Reserva de la Universidad de Barcelona, fondo Sacristn.

*


Anexo 5: Sobre el nmero 9 de Nous Horitzons.

La redaccin de Barcelona formul una crtica colectiva al nmero 9 de NH, fechada en junio de 1967, que puede consultarse en Reserva de la UB. Dirigida a la direccin del PSUC, llevaba la siguiente advertencia: Los comentarios estn hechos rpidamente y sera necesario argumentar ms: perdonad que no lo hayamos hecho esta vez, pero nos ha parecido que os sera til recibindolos ahora. Insisto en el punto de que estas notas han sido elaboradas por acuerdo unnime de los seis miembros de la redaccin barcelonesa.

Conjeturo que el autor de la redaccin final de la crtica fue Sacristn. He traducido del cataln:

Nota: El nmero del margen izquierdo indica la pgina del trabajo.

3 [Inutilidad de un referndum]. Nos ha parecido pobre de argumentacin. Tena que ser ms profundo

4 [Nuevos elementos en la lucha de la clase obrera] Correcto

7 [La enseanza del cataln] Hecho muy rpidamente. Poco riguroso. Ttulo desafortunado. Era necesario decir la enseanza en cataln (no solamente del cataln).

9 [La Universidad en primera lnea] Acierto en poner este trabajo aqu. Lstima que no se haya vigilado la ordenacin: el texto del Dr. Rubi [Carta al Doctor Rubi, p. 10] tena que abrir la seccin y de manera ms destacada

29 [ Lenin y la cuestin nacional] Ms que la reproduccin de un fragmento de la biografa de Lenin nos hubiera interesado una resea larga del libro.

33 [El verdadero problema no son los inmigrantes, R. Vidiella] Es una nota ms apropiada para un lingista que para un combatiente. Renovamos la peticin hecha en otras ocasiones: es necesario convencer al compaero Vidiella para que escriba sus memorias. Todos sus escritos sobre hechos vividos por l son enormemente bien acogidos! Repetidle el encargo, por favor.

37 [La emocionante ayuda de los pueblos soviticos al Vietnam, Emili Vilaseca] Propagandsticamente es muy flojo, ineficaz. Cuando sea necesario criticar la desviacin de Mao y de su grupo, no recurris ms a la prensa occidental.

46 [El PSU y la guerra nacional revolucionaria, 1936-1939; Josep Moix] Demasiado general y sabido. En cambio, es necesario que el camarada Moix (como hemos pedido al camarada Vidiella) diese cuenta de hechos de su experiencia sindical (Sabadell, etc). Esto es muy importante.

53 [El ciclo de Teatro Latino, Hernani] Es decente, periodsticamente muy atractivo.

59 [En el centenario del Maestro Millet, T. P. Beltran] Interesante como experiencia vivida.

62 [Homenaje de Barcelona a Picasso, Un estudiante] Un ejemplo de lo que sera necesario NO repetir. En primer lugar: una autocrtica nuestra por no haber hecho la nota. Ahora todos estos sucesos vendrn reseados por nosotros. Una recomendacin: cuando recibis una nota de un francotirador llena de anomalas como esta haced el favor de no incluirla. Nosotros con tiempo ya os anunciaremos los temas y hechos que trataremos en cada nmero.

63 [Paris, por los 85 aos de Picasso, R. Gell] No es un artculo para NH; el tono es muy flojo.

65 [Un buen ejemplo] Es una versin de poltica cultural populista, no marxista. De todas maneras, aporta elementos interesantes.

Creemos que la presentacin tendra que haber sido crtica (no paternalista), situando correctamente al lector enfrente del documento.

70 [Algunas buenas cosas del Sant Jordi] Nos parece una nota desafortunada: una resea de los premios de Santa Llcia tiene que ser ms ajustada.

  1. Felicidades por la iniciativa. Que se repita!.

Acaso este ltimo aparado se refiere a la p. 76 Declaracin de seis partidos de izquierda o p. 77 Declaracin de un grupo de sacerdotes y religiosos.

*


Anexo 6: Esquema de un conferencia sobre Gramsci.

El 4 de mayo de 1977, en un ciclo de conferencias organizado por un comit de estudiantes con motivo del 40 aniversario de la muerte de Antonio Gramsci, Sacristn imparti una conferencia en la Facultad de Geografa e Historia de la Universidad de Barcelona. El siguiente esquema, con fichas anexas, es el guin de su intervencin (Con ocasin de estas jornadas, fue entrevistado por Flix Manito y Miquel Subirana para Diario de Barcelona (10 de mayo de 1977). La conversacin se public con el ttulo Gramsci es un clsico, no es una moda. Puede verse ahora en: De la primavera de Praga al marxismo ecologista, op. cit, pp. 81-90).

Sobre su vivencia de Gramsci, cabe recordar este paso de una entrevista de 1979, realizada por Jordi Guiu y A. Munn para El viejo Topo, que no lleg a editarse en su momento:

[] Supongo que no me equivoco en los factores que saltan a la vista. Por ejemplo: igual tanto la inhibicin general de escribir como el cambio de temas tiene que ver con alguna prdida de conviccin sobre los esquemas clsicos del pensamiento poltico-cultural del movimiento obrero mayoritario (por lo menos en Europa Occidental). Tambin sin necesidad de introspeccin, porque salta a la vista, recuerdo otro motivo de inhibicin: el estudio de Gramsci en otras pocas, no ahora [1979]. Desgraciadamente tengo siempre la mala pata de estar siempre contra las modas. Cuando se pone de moda yo ya no estoy con el estudio de Gramsci. Pero en las aos finales de los cincuenta y, sobre todo, en lo sesenta, he estudiado mucho a Gramsci, y estoy seguro de que uno de los factores de mi inhibicin de escribir, de intervencin poltica y cultural o poltico-cultural, ha sido la evidencia final para m que Gramsci supo que todo era una derrota, que el proceso histrico-poltico en el que el haba intervenido como protagonista se saldaba con una derrota total. Creo que su muerte, su larga enfermedad, su evidente neurosis y sus infinitas manas, sus autnticas manas persecutorias, por ejemplo, de las que hay pruebas fehacientes, son fruto de una enorme depresin. Creo que Gramsci ha muerto de depresin, de muerte psquica, de catstrofe.

Eso tiene que contar mucho entre los factores de mi inhibicin. A m me parece que la historia de Gramsci es la historia de una catstrofe. Por eso, entre otras cosas, no me puedo poner ahora a cultivar la moda Gramsci. Cmo va a haber esperanza de nada en la historia de una catstrofe? Uno puede tenerle mucho amor a Gramsci -yo se lo tengo, desde luego-, es un figura muy digna de amor, pero no porque sea una perspectiva de xito del movimiento obrero, sino que, como cualquier mrtir, es digno de amor.

Y, por ltimo, hay un tercer factor de inhibicin clarsimo. As como llegu a la conviccin de que la historia de Gramsci, por tanto, la historia de la III Internacional y, por lo tanto tambin y por anticipacin, la posible historia del comunismo gramsciano, son historias catastrficas, tragedias, as tambin llegu a la conviccin inhibitoria que la figura del intelectual y su papel es algo deleznable [...]

Otro factor fue la prdida de fe en el esquema poltico del momento en el movimiento obrero, particularmente en el movimiento comunista de los aos 64, 65, 66, 67 y tambin 68 (el 68 fue la traca final claro). Luego, la generalizacin de eso: ver que tena que perder la fe no slo en la coyuntura poltica del partido comunista, sino en toda la tradicin de la III Internacional e, incluso, en la variante gramsciana.

El esquema de la conferencia de 1977 es el siguiente:

1.1 Lo que me apetece hacer es una conmemoracin de Gramsci, que Gramsci no sea pantalla en este aniversario de su muerte. Lo merece

1.1.1. Barcelona es sitio adecuado para la conmemoracin.

1.1.1.1. Radio Barcelona

1.1.1.2. Cesare Colombo

1.2. Muchos recuerdos funerarios, ciertamente. No desconectados del tema. La inclinacin a la elega no es extraa en el caso de Gramsci.

1.2.1. Infancia

1.2.2. Sufrimiento en la crcel: visto por el mismo Gramsci

2.1. Seleccin de un hilo continuo para reflexionar conmemorativamente, esto es, de un modo breve, pero globalizador

2.1.1. Y por consejo de Gramsci mismo

2.2. Varios hilos continuos importantes:

2.2.1. La prctica y la teora

2.2.2. Los intelectuales

2.2.3. La organizacin de la clase obrera

2.2.3.1. Consejos

2.2.3.2. Partido poltico

2.2.4. El anlisis de la cultura.

2.3. Mostrar el enlace entre ellos.

2.4. Y como otro hilo los resume todos: el orden y el tiempo. O el orden, el tiempo y la revolucin en occidente.

2.4.1. Lo tomo tambin porque permite considerar el pensamiento poltico de Gramsci (y parte de su prctica) muy vinculado hacia su filosofa bsica, por un lado, y hacia su vida, por otro.

2.4.1.1. Lstima grande que Gramsci no haya escrito su Poesa y verdad

2.4.2.2. Paggi (1967) y Gerratana (1975) sobre este punto: filosofa o teora y poltica.

2.4.2.3. El mismo Gramsci lo ha dicho

2.4.2.3.1. El filsofo y el poltico

2.4.2.3.2. Insinuacin.

3.1. El concepto gramsciano de revolucin es instauracin de un orden nuevo.

3.1.1. Recurrencia de la expresin, nombre de peridico y de revista.

3.1.2. Tre principi, tre ordini"1

3.1.2.1 Situacin del artculo:11/2/1917. LCF.

3.1.2.2. Planteamiento (pgs.17/18) [No leer]

3.1.2.3. Dos rdenes capitalistas (pgs. 19/20) [No leer]

3.1.2.4. Situacin en Italia (pg. 22) [No leer]

3.1.2.5. El orden y el tiempo (pg. 22 ) [leer: los reformistas]

3.2. Teniendo presente la formacin filosfica de Gramsci, se puede pensar que ella sea la causa de esa importancia de la idea de orden.

3.2.1. Porque se ha formado en un

3.2.1.1. Idealismo historicista (Croce)

3.2.1.2. Con punta luego biologista-organicista (Bergson)2

3.3. De todos modos, ms explicativa es la fase poltico-social durante la cual la cual ha cristalizado el pensamiento revolucionario de Gramsci.

3.3.1. Con implicacin personal: los sufrimientos de infancia y juventud.

3.4. El mundo capitalista es as vivido como un imperio del mal describible como caos, desorden.

3.4.1. La guerra del 1914 para acabarlo de arreglar

3.4.1.1 El 13 o el 14 ingres en el PSI.

3.5. El socialismo es el orden en s: pgs. 22/23 [leer]

4.1. Est claro que detrs de las concepciones del joven Gramsci no hay en primer plano filosofa de la tradicin marxista de la II Internacional.

4.1.1. Sino incluso idealismo, que es como interpreta a Marx.

4.1.2. Lo que le va a ahorrar siempre estropearse con el Diamat futuro (Lubomir Sochor)

4.1.3. El Gramsci pantalla ha protagonizado discusiones sobre esto de su formacin. Paggi despoj la redaccin cultural del GP.

4.2. En ese mismo artculo Paggi ha visto en la contradiccin inicial de Gramsci una razn de la importancia de la resolucin poltica de su pensamiento.

4.2.1. Por lo dems, el mismo Gramsci lo haba visto: las incrustaciones positivistas en Marx.

5.1. Entre la evidencia del caos, la revolucin de Octubre (contra el canon histrico del Capital) y, tal vez, la juventud, el concepto organicista de orden, con su expansiva totalidad, y el bergsoniano o idealista de tiempo se imponen en su concepto de revolucin.

5.1.1. Los consejos: son la concrecin del orden nuevo en el seno del viejo orden relativo o absoluto desorden capitalista, y la simultaneidad de dos tiempos.

5.2. En aquel momento el marxismo, el Histamat, es conservador: Serrati

5.3. Consiguientemente, Gramsci se reafirma en su idealismo;

5.3.1. La revolucin contra el Capital3

5.3.2. La historia.

5.3.3. En ese cuadro, nada de nmero del movimiento, sino duracin instantnea distinguida de otra por su cualidad.

6.1. Contraste con unos aos ms adelante, ya en la crcel.

6.1.1. El factor tiempo

6.1.2. Previsin de tiempos largos, constituyente, etc.

6.1.2.1. Aunque no es nunca va parlamentaria'

6.2. El sentido autocrtico es indudable. Autocrtica, sin embargo, la haba habido antes de la crcel y de la victoria del fascismo, ya desde su poca de Viena (1924).

6.2.1. Sobre el partido (la coaccin) y los consejos (el orden),

6.3. Pero ahora el juicio autocrtico es algo ms general, un tono, adems de un pensamiento terico, y engloba a la vez la vida personal

6.3.1. Final, incluso, del optimismo de la voluntad: pg.339. Leer Poesa y verdad.

6.3.1.1. Aunque no el poltico.

6.3.2. Mientras que en la autocrtica de Viena haba escrito Contra el pesimismo'

6.3.2.1. Artculo que, por cierto, impide tomar a Gramsci como pantalla para la renuncia a la III Internacional.

6.4. La declaracin ms categrica sobre el tiempo es autobiogrfica y es filosfica a la vez: Pgs. 341/342 [leer]

6.5. Ese es el fondo biogrfico sobre el que entender al Gramsci maduro.

7.1. Este ltimo Gramsci es ante todo, como generalmente se admite, un analista de la derrota de la revolucin proletaria en Occidente, y teorizador de su recuperacin.

7.1.1. Autocrtica y crtica retrospectiva sobre Occidente. Aunque quiz:

7.1.2. Desesperacin con el VI Congreso (1928)

7.2. Base que encuentra en el anlisis: la complejidad del orden social de Occidente, con su consolidacin de estratos histricos (-> Tiempo).

7.2.1. ste es el punto de arranque de la reordenacin de su pensamiento.

7.3. Guerra de movimiento y guerra de posiciones4.

7.3.1. Cmo vivieron sus camaradas la idea de Gramsci. Testimonio de GarugIieri

7.3.2. Estudio de un paso clsico

7.3.3. No ignorar precedentes [saltar?]

7.3.3.1. Trotski

7.3.2. Lenin

7.3.3.2.1. En general

7.3.3.2.2. Incluso la comparacin militar

7.4. La hegemona, campo clave de la guerra de posiciones:

7.4.1. Comparar con los precedentes, Lukcs-Korsch: [saltar?]

7.5. Peculiar de Gramsci es el hacer de eso una estrategia completa

7.5.1. Con aspecto tambin ofensivo (y justificador de Stalin): pg. 292 [No leer]

7.5.2. Muy general: los rdenes y los tiempos.

7.5.2.1. Es curioso que se puede entender como una complementacin por inversin de una idea de Marx, la de la base propia.

8.1. Muy a menudo, de todos modos, el aspecto ofensivo de sus tesis finales parece sumergido por la desesperacin.

8.1.1. Ya hemos mencionado su reaccin al VI IC

8.1.2. Alguna alusin a R.

8.1.3. Lo mismo en el plano ms personal.

8.1.3.1. Sicco Polenton

8.1.3.2. E incluso generalizacin

8.1.3.3. Su indecisin finalsima.

8.1.3.4. La ltima impresin de Sraffa5 a Spriano.

8.2 Pero pese a reconocimiento autocrtico de la derrota histrica de la III Internacional, del error de las previsiones y de la deficiencia o incumplimiento del esquema explicativo de la revolucin,

8.3. No hay, frente a la evolucin socialdemcrata, abandono de fines ni desnaturalizacin del movimiento.

8.4. Tal vez, incluso, ni siquiera pesimismo social: pgs. 502-503.

*


Anexo 7: Anotaciones sobre ensayos polticos de Lenin.

En la carpeta Marxismo, que pueda consultarse en Reserva de la UB, fondo Manuel Sacristn, pueden verse anotaciones como las siguientes sobre diversos ensayos de Lenin.

Federico Engels, escrito en otoo de 1895, vol I, 53 ss.

1. p.55 [Desde El desarrollo de las fuerzas productivas crean las relaciones sociales en que se basan... hasta ...y tiende al mismo fin que se han planteado los socialistas]. Es muy notable para la cuestin del estatuto lgico del marxismo. Primero est el fin propuesto.

2. En la misma pgina 55 la tesis fundamental de Hegel es la del cambio. Cuestin de lectura de poca.

Marxismo y revisionismo, 1908, no ms tarde 3 de abril, vol I, 66 ss.

1. Empieza historiando las pugnas doctrinales en el movimiento socialista, hasta el triunfo del marxismo en l (pp. 66-67). En este contexto, una expresin fatalista o determinista.

2. Luego de su victoria, el marxismo ve cmo las luchas doctrinales se trasladan a su interior. Continuidad de este fenmeno con el socialismo pre-marxista (Proudhon, p. e., parece claramente comentado) (p. 67)

3. Berstein, revisionismo tpico.

4. Contenido ideolgico del revisionismo:

En filosofa, mimetismo (p. 68). En el contexto, defensa de (el materialismo) Plejnov y ataque a Bogdnov, Lunacharski, que en su crtica se sitan a la izquierda (p. 68) [Desde [...] Plejnov fue el nico marxista de la socialdemocracia internacional que hizo... hasta ...de la crtica al oportunismo tctico de Plejnov]. El punto principal para valorar la actitud de Lenin ante Bogdnov, luego ante Mach, no es, temticamente, la pugna poltica con Bogdnov que se le pone a su izquierda, sino la plausibilidad o inaceptabilidad de la tesis segn la cual la actitud epistemolgica de estos hombres es el viejo frrago filosfico. No lo era literalmente. Pero lo era en cuanto a la funcin fundamentadora de la filosofa acadmica? b) En economa, negacin de las crisis y de la doctrina del valor (pp. 68-70). c) En poltica, deformacin del tema de la lucha de clases. Sobre la base de 1871 y 1905 (p. 71) [Desde Quien no comprenda la irresistible dialctica interna del parlamentarismo... hasta ...con los elementos ms vacilantes y traidores].

5. Situacin del problema del revisionismo: hay un potente revisionismo de derecha -as lo llama- y otro dbil revisionismo de izquierda que se perfila hoy en los pases latinos, con el nombre de sindicalismo revolucionario (p. 72)

6. La raz bsica del revisionismo oportunista o de derechas es la constante produccin del capitalismo en la pequea industria, con proletarizacin. En este contexto, muy aguda afirmacin, al estilo del vol. III de El Capital (p. 73) [Desde El capitalismo crea de nuevo infaliblemente, toda una serie de capas medias (apndice de las fbricas, trabajo a domicilio, pequeos talleres...)].

Carlos Marx (Breve esbozo biogrfico en una exposicin del marxismo). Escrito en julio-noviembre de 1914. Publicado en 1918, tomo 28 del Diccionario enciclopdico, 3 edic, Vo I, 21 ss.

1. Prologuillo: (...) Partidos obreros socialistas de masas. A propsito de la poca de la II Internacional (p.27).

2. La doctrina de Marx. El materialismo filosfico (2 pginas largas). a) Con alusin antipositivista (p. 29). b) p. 30. No slo interesa la curiosa interpretacin de mecanicismo, sino tambin, y sobre todo, la precisin sobre el concepto de metafsica.

3. La dialctica. Una pgina y media. Aunque alude a dialctica de la naturaleza, su tema didctico es claramente la sociedad.

4. La concepcin materialista de la historia. a) Dos pginas largas. b) pp. 33-34. La idea de conjunto, de totalidad.

[La consecuente aplicacin y extensin del materialismo al campo de los fenmenos sociales1]. (1) La peligrosa aplicacin del materialismo a los fenmenos sociales (Pannekoek) es ms peligrosa que realmente, puesto que antes ha distinguido entre materialismo antiguo y moderno. Antes (p. 29) se ha adherido al concepto de materialismo del Ludwig Feuerbach..., sin dar concepto de materia. Tiene importancia la cita del LF por su inmediato sentido antirreligioso.

5. La lucha de clases. Dos pginas escasas. Poco menos de ocho pginas de doctrina general, pues.

Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo, marzo 1913. VoI, 61 ss.

1. Tras declarar la naturaleza de clase de la ciencia burguesa, afirma el carcter no sectario del marxismo. Acentuando la continuidad (p. 61).

2. La seccin dedicada a la primera parte integrante se abre categricamente, de un modo irritante para Pannekoek o Korsch: la filosofa del marxismo es el materialismo (p. 62). Sigue una elogiosa recepcin de la herencia burguesa ilustrada contra las diversas formas del idealismo filosfico, que se reducen siempre, de un modo o de otro, a la defensa o al apoyo de la religin (p. 62)

3. Pese a la herencia an remacha el clavo: Marx y Engels defendieron del modo ms explcito el materialismo filosfico (...) (p. 62). Es notable que d como loci classici el L.F [Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofa clsica alemana] y el A.D. [Anti-Dhring]

4. Marx enriquece ese fondo con disquisiciones de la filosofa clsica alemana (p. 62). De ah pasa al materialismo histrico como extensin del materialismo filosfico (p. 62). El final de la seccin es una formulacin recapitulativa contundente: La filosofa de Marx es el materialismo filosfico acabado [...] (p. 63).

Resumen de las Lecciones sobre la esencia de la religin de Feuerbach de Cuadernos filosficos, pgs 39 ss (1914).

1. Esta extractando Feuerbach, pgs. 192-193 (leccin 5). Y anota: N. B. (cf. Dietzgen). Por lo tanto, al menos en 1914, Lenin conoca a Dietzgen, contra lo que luego presupuso Pannekoek.

2. Importantsimo para el realismo de Lenin. Cita a Feuerbach, misma leccin, p. 324. Y anota algo incompatible con las versiones romnticas de los Manuscritos de 1844 (p.51).

Plan de la pequea Lgica (Enc), 1914. Cuadernos filosficos. pgs 209 ss.

1. En estas pocas pginas Lenin est absorbido por el problema Lgica/Historia que ser el tema de Lukcs. Est muy hegelianizado en la afirmacin (p. 200). Ha pensado en las implicaciones de eso? En qu habra leyes del pensamiento de aparicin (no ya descubrimiento) posterior a la de otras? Ms probable es que haya pensado con mistificacin hegeliana. Un texto posterior permite aclarar. Pero antes est el clebre paso sobre El Capital (p. 201).

 2. Luego hay un semi-cuadro bastante instructivo y a rengln seguido el paso antes citado, que es quizs el ms aclaratorio de lo anterior, e importante vaguedad hegeliana (p. 201). Y a rengln seguido el paso, antes discutido, que es quizs el ms aclarativo de lo anterior, e importante, vaguedad hegeliana (p. 201).

3. p. 201. El riesgo de que esto, sin ms, determine pensamiento sofstico es evidente. Para evitarlo, hay que empezar por pensar que no se trata de hablar primero de gnesis de la validez, sino de gnesis de estructuras. Una vez engendrada una estructura, est necesariamente dada su racionalidad interna, o sea, sus criterios de validez. Esto vale sin problemas para cualquier formacin histrica. El problema se presenta en otros dos campos, para las estructuras tericas -sealadamente las formales- y para la estructura incoada en referencia a la axial negamos racionalidad a una estructura dada. Para este segundo caso, el problema es ms resoluble: las estructuras ya impulsadas no tienen racionalidad interna perfecta []: por eso sugieren ideas de otra estructura. Para el primer caso, la dificultad es ms seria -e inversa. Se trata de estructuras de racionalidad interna perfecta. Por eso no pueden sino ampliarse o abandonarse, no transformarse (slo sus materiales se pueden conservar, los hechos recogidos). Para la lgica y la matemtica bsica, habr que pensar en que la gnesis ha sido cosmolgica (tal modo como, en alguna fase, Russell la crey biolgica). No se trata, naturalmente, de los sistemas particulares, sino de la teora de sistemas.

Resumen de las Lecciones de la Historia de la Filosofa de Hegel, 1915, en Cuadernos Filosficos, pgs 203 ss.

1. Aplaude lo de que el movimiento es estin y no estin al mismo tiempo, etc. Cmo es que los hegelianos no se dan cuenta de su problema de lenguaje, de que para pensar claramente su idea han de empezar por relativizar -o abandonar, en contexto tcnico- el verbo estin? (p. 215)

2. Mach es mal idealismo (p. 222). Tena ya otra justificacin para Materialismo y Empiriocriticismo, a saber, el subjetivismo de lo que Hegel llama mal idealismo.

3. Recuadrado triple a propsito de los sofistas antiguos (p. 229).

4. Identificacin de filosofa y dialctica (entre parntesis) (p. 230).

5. Otra serie de notas sobre el conocimiento de lo concreto, a propsito de Platn. Son tres recuadros, bajo el rtulo (tambin en recuadro) N. B. Dialctica del conocimiento N. B.

6. Habr que tomarse en serio la insistente acusacin de cobarda a Hegel -y a otros filsofos- por sustraerse a conclusiones materialistas que son, en el caso de Lenin, la aceptacin de la alteridad radical del mundo externo. Ejemplo (p. 240). Tiene que haber aqu una cuestin de sensibilidad y moral. Relacionar con su aficin montaesca.

7. Es curiossima la furia blica materialista que le sacude cuando lee el (mal) tratamiento de Epicuro por Hegel. Por ejemplo (p. 244). La entusiasta defensa de Epicuro llega al ridculo de ver en el movimiento de los electrones -que Lenin ve circularmente como en el modelo de Rutherford- una documentacin del clinamen, entendido como movimiento curvilneo (p. 244). De todos modos, en un recuadro es ms cauto (p. 245). Esto expresa quizs del modo ms fiel el resultado final de su primer materialismo ms el estudio de Hegel (Por cierto, habra que fechar la relacin entre hegelismo de Lenin y principio subjetivo de la prctica. Creo que ste es anterior).

Resumen de la Ciencia de la lgica de Hegel, 1914.Cuadernos filosficos, pp. 65 y ss.

1. [Prlogo a la segunda edicin]. a) Interpretaciones de textos de Hegel desmetafisicndolos y despojndolos de pseudoproblemas especulativos y conceptos absolutos (p. 75). b) Extracta, acotando doblemente, el paso ( p. 77). Aade dos veces N. B. y comenta, en recuadro (p. 77). Tiene inters para su concepto de consideracin materialista, evidentemente anti-contemplativa y anti-especulativa.

2. [Interpretacin: concepto general de la lgica].

a. Los extractos muestran que para Lenin son muy importantes en Hegel la concrecin y el (derivado de ello) peliagudo concepto hegeliano de mtodo. As, por ejemplo, acota comentando (p. 79). Como en todos los escritores serios, tambin en Hegel aparece, como en Aristteles el anima est quodammodo omnia [el alma es, en cierto modo, todas las cosas]. Pues slo as puede el conocimiento proceder segn la dialctica inherente a, impulsora del proceso estudiado. Pero hay que observar que se trata de dos procesos: el de lo conocido y el del conocedor. Y aunque su raz ser la misma en ltimo trmino quodammodo, eso no resuelve el problema marxista (no kantiano), o sea, el que consiste en justificar el valor de reproduccin del trabajo cognoscitivo.

b. Al final de sus notas sobre la introduccin se manifiesta muy interesantemente su adhesin al principio de lo concreto, tambin su fuente de inspiracin al respecto. En mi opinin, los siguientes textos dejan fuera de duda que Lenin ha aprendido esto en comentarios del Anti-Dhring sobre El Capital.

Lenin cita a Hegel cuando ste dice que la lgica no es el universal abstracto, sino el universal que se encarna en la riqueza del particular, y anota breve, pero significativamente: Cf. Le Capital. A rengln seguido escribe, recuadrando, Formula magnfica (p.81). Interpreta a Kant como salvador de la fe (p. 82).

3. [La teora del ser]. a. p.85. Uno de los textos que ms fcilmente permiten ver la deformacin marxista del conceptos bsicos de Hegel. El marxista (ya el mismo Marx) se aferra a esos conceptos para evitar la postulacin de lo Absoluto, que es, en cambio, el concepto inspirador de Hegel. Por eso el marxista est presuponiendo entes mltiples en nmero. Hegel no.

4. [Primera seccin: La determinacin (cualidad)]. A) Acota insistentemente sobre el mismo tema: sobre la concrecin, sobre la dialctica (p. 88, p. 89). Se van acumulando esas notas y acotaciones, que pronto presenta repentinamente con rtulo: Pensamientos sobre la dialctica... (p. 91, por primera vez). Ese rtulo me hace pensar -junto con la nota sobre dialctica- que Lenin pensaba escribir un ensayo sobre el tema. La primera vez que aparece el rtulo, acota un comentario suyo, con los dos temas: a) dialctica / sofstica; b) el concreto universal (p. 91). B) En esta seccin aparecen las primeras (que yo conozca) manifestaciones de consciencia de lo que sera la principal peculiaridad de su aportacin. El apunte siguiente est recuadrado (p. 94). El ltimo N.B es un paso grande.

5. [Tercera seccin]. Lenin acota con exclamacin cada vez que Hegel habla de salto, y acota con nada menos que 10 trazos la expresin ruptura de la progresividad (p.103).

6. [Libro segundo. Primera seccin: La esencia].

a. Lenin da siempre mucha importancia al proceso histrico del conocimiento. Ejemplo aqu p. 107.

b. Superficial tendencia a reducir Mach a Kant (p. 109).

c. Tambin la insistencia con que acota la tesis hegeliana de la realidad del Schein tiene que ver con el principio de concrecin (p. 110).

d. Al final de sus apuntes sobre esta seccin hay una nota recuadrada, acotada por otra ms breve, tambin recuadrada. La expresin de ambas es ms bien floja y vulgar, pero para l la cosa era de mucha ms importancia, a juzgar por el modo de anotacin. Por lo tanto, vale la pena buscar por debajo de la trivialidad aparente, la nota grande recuadrada (pp. 121-122). Tal vez llega a esa conclusin [La continuacin de la obra de Hegel y de Marx debe consistir en la elaboracin dialctica de la historia del pensamiento humano, de la ciencia y de la tcnica] porque piensa que esa elaboracin sea necesaria para que los conceptos sean flexibles, etc. La nota breve, tambin recuadrada, que acota la anterior dice (p. 121). Esta breve observacin ha tenido mucha importancia, para l y para otros. Es la primera formulacin de la idea de mtodo lgico-gentico. Es una idea con problemas, por supuesto (por ejemplo, cuando se presenta con la ingenuidad de Lukcs). Ante todo, su caso ha de ser muy especial en ciencias de la validez formal (lgica formal, matemticas). Pero Lenin la formula muy bien como idea reguladora del pensar marxista.

7. [Seccin segunda: El fenmeno]. p. 126. La medida en que este tema esencial de la dialctica leninista se separe de Hegel (a pesar de su inspiracin en l) est determinada por la medida en la cual lo concreto (incluso el todo concreto) no sea lo Absoluto. Destruccin de la categora de absoluto. Concrecin nunca definitivamente total, sino para intervenir. De eso se desprende el elemento procesual real, con tiempo real, no hegeliano, y el consiguiente posible criticismo (negado a Hegel) (p. 127).

8. [Tercera seccin: La realidad]. A) A propsito de dialctica, Lenin da a veces un sesgo epistemolgico o gnoseolgico a textos de Hegel que son metafsicos. Ejemplo. Lenin cita. Y, dentro de ese mismo recuadro con ese texto (tan esplndidamente no absolutista, por cierto), comenta (p. 130). En el mismo contexto, Lenin trae la siguiente frase de la Enciclopedia y comenta en un recuadro (p. 131). Dicho sea de paso, el enderezamiento de Hegel pasa para Lenin por idea = conocimiento humano. B) p.133. Recuadrado. Estructuralismo del dialctico.

9. [Libro tercero. Ciencia de la lgica subjetiva]. A) Alguna manifestacin de evolucionismo ingenuo en el enderezamiento de Hegel (p. 139). B) p. 142. Recuadrado. Este importantsimo texto empieza con una primera afirmacin que parece contradecir del principio del conocimiento de lo concreto. Pero luego, en vez de afirmar la mera, esencial, sustantividad de la idea, se pasa a la prctica, en busca de una concrecin no hegeliana. Ese paso presupone y consume el conocimiento de la realidad concreta.

10. [Primera seccin: La subjetividad]. A) Un texto recuadrado y comentado en su primer punto, prueba que Lenin se haca ya en 1914 la crtica que luego le dirigir Pannekoek (p. 148). La alusin a s mismo es inconfundible. B) Al final de una larga nota recuadrada, el eslabn mediador de la contradiccin entre las dos motivaciones gnoseolgicas-epistemolgicas de Lenin. O quiz no mediador: mediador es quizs la prctica. Esta qu sera? El determinante de la contradiccin. Se pone (A) el principio de lo concreto, por anti-idealismo, anti-hipstasis, etc. Se comprueba imposibilidad directa. En el choque con la realidad se produce (B), la abstraccin, no-A, real mediacin. La vuelta del conocimiento abstracto a la realidad es la prctica, negacin de la negacin, consumacin de la mediacin (C). El texto dice (p. 151). En realidad, el mismo Lenin ensea que puede ms que eso: puede, mediante la prctica, tocar la realidad, ms o menos lcidamente, en cada momento.

11. [Segunda seccin: la objetividad]. Descripcin de sentido comn de la dialctica materialista, en paralelismo de contraposicin con Hegel (pp. 155-156).

12. [Tercera seccin: la idea].

a. A veces la reduccin es tal que se puede poner en duda que quede algo autnticamente hegeliano. En el caso siguiente reduce Hegel a mero buen sentido aristotlico-escolstico (p. 161).

b. p. 162. Es comentario a un paso de Hegel en el que ste introduce la actividad porque la Idea lo es del verum y del bonum. Da la impresin de que para Lenin la formulacin general de la que se despende todo a este respecto se encuentra en Enciclopedia, prr. 213, que acota doblemente del siguiente modo []

c. Es curioso que en estas pginas de apariencia tan segura se repita la pregunta En qu consiste la dialctica? (p. 163).

d. p. 164. Est recuadrado. Es una reduccin mucho ms drstica que la interpretacin lukcsiana. Resume un texto de la Pequea Lgica, prr. 213.

e. p. 166. Resumen y comentario estn recuadrados, y luego acotados por el siguiente comentario ms breve (p. 166). Pese a su sencillez el texto es intrincado. El primer comentario, reaccin primera al texto de Hegel, es predominantemente materialista, hasta trivialmente. El segundo es principalmente dialctico, praxeolgico. Puede valer la pena comparar el texto de Hegel que le motiva el resumen y el comentario.

f. Tambin Lenin ve ridiculez en Hegel (p. 168).

g. p. 171. Est recuadrado doblemente y tiene obvia importancia poltica.

h. Cuatros recuadros, con dos acotaciones, muestran una reflexin de importancia central para el pensamiento de Lenin. Primer recuadro (p. 174). Este primer recuadro lleva la acotacin siguiente (p. 174). El segundo recuadro es trivial y traduce la ignorancia de Lenin (p. 174). Tercer recuadro (p. 174). Este texto es importante por dos razones: para la comprensin del pensamiento de Lenin y para establecer su interpretacin de Marx. Cuarto recuadro, de gran importancia poltica (p. 174). Lleva la acotacin (p. 174).

i. El desarrollo culmina unas pginas ms adelante. Lenin est leyendo lo que Hegel dice sobre la idea de Bien. Lo resume as (p. 175). Con la misma intencin filosfica hay algunas observaciones ms. La siguiente (recuadrada) es particularmente acertada (p. 180). Que la negacin es determinada (p. 185).

13. En los Cuadernos Filosficos sale la cosa esa de que en la frase Juan es un hombre est ya la contradiccin de los singular y lo universal. Se liquida por anlisis de la cpula. Tambin en los Cuadernos la mala herencia de Hegel en la frase Hace falta cronologa? No!.


Igualmente, de una carpeta dedicada a la revolucin bolchevique que puede consultarse en Reserva de la UB, fondo Sacristn, probable material de trabajo para una conferencia o un seminario sobre el tema, estas anotaciones sobre diversas obras e intervenciones polticas de Lenin:

Qu hacer?

1. La historia plantea hoy ante nosotros una tarea inmediata que es la ms revolucionaria de todas las tareas inmediatas del proletariado de cualquier otro pas. La realizacin de esta tarea, la demolicin del ms poderoso baluarte no ya de la reaccin europea... (I, 140).

Presencia de la preocupacin internacional desde el primer momento.

El eslabn ms dbil era el ms poderoso baluarte.

2. Hay que soar! (I, p. 61).

Dos tcticas de la socialdemocracia en la revolucin democrtica.

1. pp. 477-478. El contenido de clase de la revolucin se resuelve en su curso y es fruto de la accin poltica. Fundamento: el principio general de que ha sonado ya la hora de la revolucin socialista. Madurez.

. Ahora bien, para el partido poltico en lucha la cuestin consiste en ver si sabremos ensear algo a la revolucin... Principio de subjetividad.

2. El desenlace de la revolucin depende del papel que desempee en ella la clase obrera; de que se limite a ser un auxiliar de la burguesa aunque sea un auxiliar poderoso por la intensidad de su empuje contra la autocracia, pero polticamente importante, o asuma el papel de dirigente de la revolucin popular1 (pp. 478-479). Se da por supuesto que hay base objetiva material.

(1) Quizs. Pero la decisin en ese pensamiento es el plano poltico. Con el peligro -claro- de identificar el partido poltico con la clase. En suma, es tambin marxismo de la subjetividad.

3. Habla del papel activo, dirigente y orientador que pueden y deben desempear en la historia los partidos que tengan consciencia de las condiciones materiales de la revolucin y que se pongan al frente de las clases avanzadas (p. 500). Principio de subjetividad. Con el peligro clase = partido.

4. pp. 504-505. Sigue convencido por lo tanto, como dice explcitamente, del carcter burgus de la revolucin inminente y de que desarrollar el capitalismo.

5. p. 507. La poca est aqu determinada por la revolucin democrtica evidentemente para Rusia. Esto es coincidir con los futuros Pannekoeks, pero con su grano salis. Y discrepar de la futura tesis leninista-stalinista. Quizs la posicin ms acertada. Transicin al final.

6. En esto consiste ahora (...) el fondo de la cuestin (...): en que nuestra revolucin se vea coronada por una verdadera y grandiosa victoria o tan slo por una transaccin mezquina: en que llegue hasta la dictadura revolucionario-democrtica del proletariado y de los campesinos o que pierda sus fuerzas en una constitucin liberal (...) (I, p. 508). En el mismo contexto en que se reafirma que se trata de la poca de la revolucin democrtica. La nocin de esa dictadura es muy complicada y oscura, puesto que su concepcin sigue en el marco de la tesis de que la revolucin prevista es burguesa. Entonces, sa sera la tesis Pannekoek.

Construcciones radicalmente nuevas respecto de Marx.

7. I, p. 511 [Desde La victoria decisiva de la revolucin sobre el zarismo es la dictadura... hasta (...) gigantesca para el desarrollo futuro de Rusia y del mundo entero]. Es la posicin intermedia.

8. (...) todos nosotros contraponemos la revolucin burguesa y la socialista, todos nosotros insistimos incondicionalmente en la necesidad de establecer una distincin rigurosa entre las mismas, pero se puede negar acaso que se entrelacen en la historia elementos aislados, particulares de una y otra revolucin? Acaso la poca de las revoluciones democrticas en Europa no registra una serie de movimientos socialistas y de tentativas socialistas? Y acaso la futura revolucin socialista en Europa no tendr todava mucho que hacer para culminar lo que ha quedado sin terminar en el terreno de la democracia? (I, p. 536).

Este principio de concrecin (histrica) es tambin un fundamento del principio de subjetividad.

En la pgina siguiente (p. 537) dice: No existe la verdad abstracta. La verdad es siempre concreta.

La ms rica intrincacin del pensamiento poltico de Lenin. Dicho sea de paso: la presencia de versiones mucho menos complicadas en el mismo escrito hace pensar que escriba el texto definitivo como borrador.

9. Llegar un tiempo -cuando haya terminado la lucha contra la autocracia rusa, cuando haya pasado para Rusia la poca de la revolucin democrtica-, en la que ser ridculo incluso hablar de la unidad de voluntad del proletariado y de los campesinos, de la dictadura democrtica, etc. Entonces pensaremos de un modo inmediato en la dictadura socialista del proletariado (I, p. 537).

Il sengage en voyant, en prvoyant beaucoup.

En este momento -y pgina- haba para l dos dictaduras proletarias: una democrtica-revolucionaria, en unin con los campesinos; y otra socialista, sin campesinos (o/y sin campesinado?).

10. p. 538 [Desde Nuestra consigna reconoce incondicionalmente el carcter burgus de... hasta (...) el proletariado por el socialismo tenga el mayor xito]. Misma tesis en p. 534. La tesis intermedia.

11. El proletariado debe llevar a trmino la revolucin democrtica1 atrayndose a las masas campesinas, para aplastar por la fuerza la resistencia de la autocracia y paralizar la inestabilidad de la burguesa. El proletariado debe llevar a cabo la revolucin socialista... (O, p. 549).

(1) Esta afirmacin completamente nueva respecto de Marx (que en varias pocas haba registrado la colaboracin del proletariado en la revolucin, no su protagonismo en ella), junto con la que se refiere a la revolucin socialista, hoy muy convincentes, chocaban en su caso con la escasa realidad del proletariado ruso. En todo caso, es una de las visiones ms articuladas de su primera posicin, y facilita el paso a la segunda.

12. La poca revolucionaria (...) sin ms calificativo. El momento revolucionario (...) sin ms calificativo (I, p.554; I, p. 560). Estas seran las formulaciones ms pobres. Pero tambin las ms anarquistas y las ms cargadas de subjetividad (que puede ser buena).

13. pp. 557-558. Formulacin general del contenido de la revolucin rusa y de la relacin del proletariado con ella.

14. p. 558. El enlace entre las dos revoluciones es la naturaleza de vanguardia del pueblo que tiene el proletariado. Misma idea en pp. 566-567.

Cartas desde lejos.

1. La guerra imperialista deba -ello era objetivamente inevitable- acelerar extraordinariamente y recrudecer de manera inusitada la lucha de clases del proletariado contra la burguesa, deca transformarse en una guerra civil entre las clases enemigas (1; II; p. 25).

La funcin de la guerra imperialista alterando el esquema de la lucha de clases.

La primera alteracin de la concepcin incluye curiosamente la idea de Gramsci: aceleracin.

En cambio, de todos modos, an no dice o implica un cambio del contenido de la revolucin.

2. Estos aliados son dos: en primer lugar, la amplia masa de los semiproletarios y, en parte, de los pequeos campesinos de Rusia (...). En segundo lugar, aliado del proletariado ruso es el proletariado de todos los pases beligerantes y de todos los pases en general (II, p. 32)

Es notable que la alianza haba sido ya definida como antiburguesa, pero en marzo todava habla de revolucin burguesa nicamente. Otra vez el punto de vista internacional.

3. Con estos dos aliados el proletariado puede marchar y marchar, aprovechando las particularidades del actual momento de transicin, primero a la conquista de la repblica democrtica y de la victoria completa de los campesinos sobre los terratenientes (...) y despus al socialismo, pues slo ste dar la paz, el pan y la libertad a los pueblos extenuados por la guerra (II, p. 32).

Eso son ya las dos revoluciones en una. Reforzado por la alianza de que se trata (v. otra ficha). Sin la idea explcita de fases.

Las tareas del proletariado en nuestra revolucin.

1. (..) un nuevo perodo objetivamente necesario desde que estall la primera guerra imperialista mundial, que abri la era de la revolucin social (II, p. 62).

Esto es novedad importante, que anula, o engloba al menos, la cuestin de los goznes. La guerra imperialista no habra sido un gozne slo, sino un cambio del medio, que pasa de una fase a otra. Gozne lo sigue siendo para pases atrasados como Rusia. Enlaza con la motivacin internacionalista, o mundial.

2. (...) sin derrocar el capital es imposible poner fin a la guerra, con una paz verdaderamente democrtica y no impuesta por la violencia (II, p. 36).

Este hecho es enlace entre las dos fases de la revolucin y tiene que ver con la doctrina del eslabn ms dbil: era el eslabn que ms necesitaba la paz.

Tesis enormemente confusa o imprecisa: derrocar el capitalismo, slo en Rusia? Si su gobierno hizo luego la paz, es que estaba ya derrocado el capitalismo? No olvidar que el decir del poltico puede ser muy precipitado. Si eso se ha dicho de Marx...

3. La peculiaridad del momento actual en Rusia consiste en el paso de la primera etapa de la revolucin, que ha dado el poder a la burguesa por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia y de organizacin2, a su segunda etapa, que debe poner el poder en manos del proletariado y de las capas pobres del campesinado1 (II, p. 36).

  1. Las dos etapas o fases.

  2. Extremo subjetivismo: supone que al proletariado no le falta cantidad.

4. Es imposible salir de la guerra imperialista, es imposible conseguir una paz democrtica, una paz no impuesta por la violencia, sin derribar el poder del capital y sin que el poder del estado pase a manos de otra clase, del proletariado (II, pp. 53-54). La necesidad de paz, bisagra, gozne de las fases de la revolucin.

p. 65. Es igual.

5. No implantacin del socialismo como nuestra tarea inmediata, sino pasar nicamente a la instauracin inmediata del control de la produccin social y de la distribucin de los productos por los soviets de diputados obreros (II, p. 37).

El control resultar luego imposible y acarrear nacionalizacin.

6. Tareas del partido [...] modificacin del programa del partido, principalmente 1) sobre el imperialismo y la guerra imperialista, 2) sobre la posicin ante el Estado y nuestra reivindicacin de un Estado-Comuna1, 3) reforma del programa mnimo, ya anticuado... (III, p. 37).

(1) Idea confusa, pero realista, fruto de 1870.

7. El poder del estado ha pasado en Rusia a manos de una nueva clase: la clase de la burguesa y los terratenientes aburguesados. En esta medida, la revolucin democrtico-burguesa en Rusia est terminada (II, p.45). Esa medida le importaba precisamente. Fabuloso el completo desprecio de lo bsico.

8. El origen y la significacin de clase de esta dualidad de poderes residen en que la revolucin rusa de marzo de 1917, adems de barrer toda la monarqua zarista y entregar todo el Poder a la burguesa, se acerc de lleno a la dictadura democrtica revolucionaria del proletariado y de los campesinos1 (II, pp. 47-48).

(1) l observa un hecho poltico. Y observa bien. Pero sobre la base de una creencia socialdemcrata ortodoxa, como era la suya acerca de la base, habra tenido que plantearse ya el interesante problema, la contradiccin entre la esfera poltica y psico-social, por un lado, y la econmica, por otro. Si no hubiera profesado aquella ortodoxia, habra podido buscar en otra va: con ms soviets y menos electricidad.

9. La dualidad de poderes no expresa ms que un momento transitorio en el curso de la revolucin, el momento en que sta ha rebasado ya los cauces de la revolucin democrtico-burguesa corriente, pero no ha llegado todava al tipo puro de dictadura del proletariado y de los campesinos (II, p. 48). El lxico es curioso. l inventaba1, saba no estar repitiendo categoras.

(1) Y lo que se inventa es a veces falso o si no, incoherente: el tipo corriente de revolucin democrtico-burguesa cuenta con capitalismo algo desarrollado (Aunque ahora se me ocurre que acaso l pensara slo en el cachito del Imperio que ya reuna esas condiciones).

10. La propuesta del estado-comuna y la nacionalizacin de las tierras prueban que ahora es muy optimista, desde abril (pp. 54-58). Antes haba despreciado la comuna.

Discurso resumen ante VII conferencia de toda Rusia.

1. (...) la marcha de los acontecimientos ha venido a confirmar, sin lugar a dudas, la previsin de los socialistas del mundo entero, quienes en el Manifiesto de Basilea de 1912 sealaron unnimemente la inevitabilidad de la revolucin proletaria, en relacin precisamente con la guerra imperialista que entonces se avecinaba y hoy hace estragos (II, p. 137). Esto es la versin amplia de los goznes.

La guerra y lo internacional (en da a da) fue lo decisivo.

2. Afirma contra Rykov la existencia de fase de transicin entre el capitalismo y el socialismo (II, p. 100).

3. La nacionalizacin de la tierra, que es una medida burguesa1, significa liberar la lucha de clases... (II, p. 125). Modelo de operacin del proletariado en la transicin. (1) Esto es Marx literal.

La dualidad de poderes.

1. El problema del poder del Estado es el fundamental en toda revolucin (II, p. 40). Aqu el marxismo de la subjetividad, poltico, toma concrecin poltica. Con esta comprobacin -y su aplicacin- empez todo el problema, el triunfo y la tragedia.

Las enseanzas de la revolucin.

1. Que la primera fase de la revolucin no ha sido realmente democrtica (II p. 215). Comprobaciones as chocaran con los esquemas optimistas acerca de la segunda fase. No es esquemtico ya al exponerlo.

La catstrofe que nos amenaza y cmo combatirla.

1. p. 277 [Desde Los malharados marxistas al servicio de la burguesa no comprenden... hasta (...) puesto al servicio de todo el pueblo y que, por ello, ha dejado de ser monopolio capitalista]. El imperialismo, fundamento terico del gozne. Relacionar con la misma funcin de la guerra imperialista. Dira que el imperialismo es la base estructural y la guerra es el hecho desencadenador del funcionamiento de esa estructura. Que tambin en Rusia el capitalismo se ha transformado en capitalismo monopolista. Afirmacin decisiva.

2. No cabe trmino medio. El curso objetivo del desarrollo es tal que no hay posibilidad de dar un paso de avance, partiendo de los monopolios (cuyo nmero, papel e importancia ha venido a decuplicar la guerra) sin cambiar hacia el socialismo (...) Y en esto estriba la contradiccin fundamental de nuestra revolucin (II, p.277). La guerra repercute adems sobre la estructura imperialista. La produce ulteriormente, no es slo un hecho en ella. El imperialismo, fundamento terico del cambio.

3. p. 278 [Desde la guerra, al acelerar extraordinariamente la transformacin del capitalismo monopolista en capitalismo monopolista de Estado.. hasta (...) y el peldao llamado socialismo no hay ningn peldao intermedio]. Es la exposicin ms completa de la dialctica imperialismo-guerra imperialista-socialismo (ergo cambio de la concepcin de la revolucin rusa, o ms bien, teorizacin del gozne de sus fases).

. (...) pues no hay insurreccin capaz de instaurar el socialismo si no han madurado las condiciones econmicas para l.

Luego crey ya en esa fecha que tambin en la base estaba rebasado el dominio burgus.

Segundo Congreso de los Soviets de toda Rusia.

1. El gobierno se llama obrero y campesino.

El movimiento obrero saldr triunfante y abrir el camino hacia la paz y el socialismo (II, p. 499). Curiosamente, ahora casi se dira que se refrena un poco.

La patria socialista est en peligro!.

1. La expresin patria socialista.

La falsedad de la propaganda de Estado empieza a imponerse o manifestar el: die List der Macht...[la artimaa del Poder].

El infantilismo izquierdista y el espritu pequeo burgus.

1. Si dentro de unos seis meses se estableciera en nuestro pas el capitalismo de Estado, eso sera un inmenso xito y la ms firme garanta de que, al cabo de un ao, el socialismo se afianzara definitivamente y se hara invencible (II, p. 735). Haba anticipado la concepcin general, como es obvio. Pero realismo: no creo ni que haya capitalismo de Estado.

Contina:
Me imagino la noble indignacin con que rechazar estas palabras el comunista de izquierda y la crtica demoledora que desencadenara ante los obreros contra la desviacin bolchevique de derecha (II, p. 735).

El capitalismo de estado es incomparablemente, desde el punto de vista econmico, a nuestra economa actual1. Eso en primer lugar. Y en segundo lugar, no tiene nada de temible para el poder sovitico, pues el Estado sovitico es un Estado en el que est asegurado el Poder de los obreros y de los campesinos pobres 2(II, p. 739).

La importancia del Poder es la clave de todo, de toda su actitud. 1) Ahora se da cuenta.Y es el comunismo de guerra! 2) Pero entonces, el principio de subjetividad rellena el hueco.

2. (...) nosotros, el proletariado de Rusia, vamos adelante de cualquier Inglaterra y de cualquier Alemania por nuestro rgimen poltico, en virtud del Poder poltico de los obreros, y, al mismo tiempo, vamos detrs del estado ms atrasado de Europa Occidental en lo que se refiere a la organizacin de un buen capitalismo de Estado, al nivel cultural y al grado de preparacin de la produccin material para implantar el socialismo (II, p. 744).

Importantsimo: un principio de desarrollo desigual econmico-poltico, que cabe dentro del esquema marxista general (dialctica) y fundamenta definitivamente toda la cuestin del principio de subjetividad, al mismo tiempo que prevlos futuros problemas*.

Paradoja dialctica del posterior retraso poltico (aunque sin volver atrs: retraso no respecto de los regmenes capitalistas, sino respecto de s mismos).

(*) Sobre la base de inevitabilidad de esquema dinmico europeo-occidental.

Tesis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado. I Congreso de la IC, 4 de marzo de 1919.

1. En nuestra revolucin, nosotros no avanzamos por el camino de la teora, sino por el camino de la prctica. Por ejemplo, la cuestin de la Asamblea Constituyente no la plantebamos antes tericamente, y no decamos que no reconocamos la Asamblea Constituyente. Slo ms tarde, cuando las organizaciones soviticas se extendieron por todo el pas y conquistaron el poder poltico, nos resolvimos a disolver la asamblea Constituyente (III, p. 160).

Yo creo que esta es la actitud final, ya tras las borrachera y tras las resacas. O sea, ya inicialmente por encima de las dos fases -o varias fases- ideolgicas anteriores: la determinista con sus matices y grados; la politesta con los suyos.

2. III, p. 161 [Desde A nosotros nos fue ms fcil conseguir la victoria porque en octubre de 1917... hasta (...) de semiproletarios, y a luchar sistemticamente contra la burguesa rural]. En suma, que sus teorizaciones no valan nada. Final resaca.

Nuestra revolucin

1. Recuerdo que Napolen escribi: On sengage et puis on voit, lo cual, traducido libremente, quiere decir: Primero hay que entablar el combate serio y despus ya veremos lo que pasa. Pues, bien, nosotros, en octubre de 1917 entablamos primero el combate serio y despus ya hemos visto los detalles del desarrollo (III, p. 795). Final de la resaca. Las teorizaciones eran filfa. Y la autoridad es... Napolen. Aunque con el espritu de Marx. Pero, repito, reconociendo el carcter acientfico de lo que l mismo teoriz entre 1917 y ahora.

Tambin principio de subjetividad si hay alguna superacin de la ideologa.

Una clase en la que, cuando se levanta, se concentran los intereses revolucionarios de la sociedad, encuentra inmediatamente en su misma situacin el contenido y el material de su actividad revolucionaria: derrotar enemigos, tomar medidas impuestas por las necesidades de lucha; las consecuencias de su propia accin la empujan adelante. No emprende investigaciones tericas acerca de su propia tarea (K. Marx, Las luchas de clases en Francia, p.135, Berln 1964).

Relacionar con la cita de Napolen por Lenin.

Pero la diferencia es que Marx habla de clases y piensa en la astucia de la Razn.

Acerca del papel y de las tareas de los sindicatos en las condiciones de la nueva poltica econmica Resolucin del CC del PC(b) de Rusia del 13 de enero de 1922.

Hay una diferencia esencial entre la lucha de clase del proletariado en un estado que reconoce la propiedad privada sobre la tierra, las fbricas, etc. y cuyo poder poltico se encuentra en manos de la clase capitalista, y la lucha econmica del proletariado en un estado que no reconoce la propiedad privada sobre la tierra y sobre la mayora de las grandes empresas, en un estado cuyo poder poltico se encuentra en manos del proletariado (II, p. 678).

Sigue parecindole decisivo el problema del poder y todava no ve peligro en la identificacin dialctica partido-(Estado)-clase.

Esquema.

1. Cmo se plantea el problema. 1.1. Entonces, la escasez de clase obrera. 1.2. Luego, el desarrollo del sistema.

2. La crtica izquierdista Mattick-Pannekoek.

3. Lenin antes.

4. Lukcs, Gramsci: Lenin despus.

5. Economicismo en el izquierdismo.

6. Marxismo de la subjetividad.

7. Marxismo del siglo XX.

. Porque ya est todo maduro

8. El democratismo, camino nico hacia el socialismo (I, p.488)

9. La cuestin del poder y el partido lo sintetiza todo, incluso el papel () de la ofensiva anticapitalista (II, p. 694) y NEP.

*


Anexo 8: Solapa para el volumen 8 de las Obras Competas de Lukcs

Este texto, fechado el 18 de octubre de 1976, fue escrito por Sacristn como solapa para la edicin del volumen 8 de las obras completas de Lukcs en Grijalbo:

El presente volumen de las Obras Completas de Georg Lukcs contiene escritos de caractersticas varias pero que tienen en comn, como dice el autor mismo, la condicin de preludios teorticos a sus estudios ms extensos y conocidos sobre el realismo literario y artstico. Se podra aadir que tambin preludian" las investigaciones de Lukcs en el terreno de la esttica general.

Se aade a ese inters el que estos textos tienen para la historia de las ideas estticas y literarias, e incluso (indirectamente) para la historia poltica. Los artculos ms antiguos de los aqu publicados aparecieron en el marco de la polmica interna sobre todo alemana, pero tambin sostenida por numerosos escritores no alemanes de la III Internacional, acerca de la actitud del escritor comunista respecto de la vanguardia burguesa y la tradicin burguesa y preburguesa. Estuvieron implicados en esa polmica -y sus nombres aparecen en los escritos de Lukcs aqu reunidos- Ernst Bloch, Brecht, Eisler, Anna Seghers y muchos otros menos conocidos en los pases latinos. Los rganos principales en que se desarroll la discusin fueron los del exilio comunista alemn -Das Wort- y tambin los de la Internacional Comunista, por ejemplo y sealadamente Internationale Literatur. Todo lector interesado por la historia de las ideas literarias en el siglo XX comprobar que con la publicacin de la discusin epistolar entro Lukcs y Anna Seghers del ao 1938 (por dar un ejemplo) el editor de las Obras Completas de Lukcs le presenta una pieza verdaderamente notable para su biblioteca.

El arco de tiempo por el que se distribuyen los escritos recogidos en ste volumen -1938-1967, ms la nota epilogal de 1970- invita a pensar que el sentido en el que Lukcs considera preludios esos textos no es un sentido corriente. En efecto: estos escritos tienen esa colocacin preludial en la obra de Lukcs porque su autor los ve como dilucidaciones metodolgicas obligadas ante otros tantos nuevos problemas esttico-literarios que se le plantean en su programa de edificacin de una esttica marxista. La vinculacin de los problemas estticos con los generales del marxismo (de la concepcin del marxismo por el autor) da razn de la mayor parte de la produccin de Lukcs. En el eplogo a este volumen esa amplia cuestin est expresada por Lukcs mismo: en cuanto filosofa universal el marxismo no poda contentarse con tomar simplemente de anteriores concepciones sus ideas teorticas sobre el arte, completndolas en el mejor de los casos con concreciones sociolgicas, como es el caso de tericos incluso como Plejnov y Mehring. Por el contrario, habra que partir de que Marx, arrancando de su concepcin general histrico-filosfica, poda y tena que elaborar tambin en este campo material metodolgicamente independiente.

No es fcil predecir si los lectores de este volumen 8 de las Obras Completas de Lukcs lo van a leer como querran esas lneas del autor, o ms bien como documento imprescindible de la historia de las ideas literarias del siglo, de la historia de la cultura comunista marxista, o incluso como documento de la historia de la III Internacional. En cambio, casi es jugar con ventaja predecir que el libro ser realmente ledo, desde cualquiera de esos puntos de vista.

*

Anteriormente, en una carta de 15 de julio de 1971 enviada al editor Grijalbo, en torno a la entonces proyectada traduccin de las Obras Completas del aristotlico filsofo hngaro, Sacristn comentaba:

Amigo Grijalbo,

recib anteayer a ltima hora su carta con el prospecto de las prximas publicaciones de Luchterhand. Aqu no tengo papel adecuado. Le mando estas lneas para decirle lo que pienso. Resuelva usted y escriban a Luchterhand desde Barcelona.

Creo que todo lo que nos interesa est en la Sammlung Luchterhand (Coleccin Luchterhand), que es su serie de bolsillo. Se trata de dos volmenes de Lukcs:

- el primero,Taktik und Ethik (Tctica y tica), n 39 de la Sammlung Luchterhand, est anunciado para noviembre de 1971, y nos interesa muy especialmente porque el prospecto dice que contiene escritos que no aparecern en la edicin de las obras (probablemente porque a Lukcs le parecan poca cosa; pero eso no cuenta para nosotros).

- El segundo es el n 49 de la Sammlung Luchterhand. Se trata de un captulo de la Ontologie des gesellschaftlichen Seins (Ontologa del ser social, la obra pstuma e inacabada a lo que parece). En rigor no tendramos por qu comprarlo, puesto que compraremos el conjunto de la obra (que an no ha salido, para su inclusin en las OC [Obras Completas]. Pero valdra la pena asegurarse de que Luchterhand no va a vender ese captulo suelto con el pretexto de que se trata de una edicin de bolsillo.

El resto del prospecto no tiene, en mi opinin, inters editorial para esta casa, aunque hay ttulos valiosos. El otro vol. de Lukcs anunciado est ya contratado y traducido por nosotros.

* * *

Hay alguna novedad? Lleg de Mxico el texto de nuestro antiguo vol. 2 de las obras de Lukcs, el que tengo que trasformar? Ha conseguido usted el texto de Stalin de que hablamos?

Amistosamente, Sacristn.

Tambin en una carta de 23 de septiembre de 1970, igualmente dirigida al fallecido editor, hay referencias a la edicin de la obra lukcsiana:

Amigo Grijalbo

como ya se me ha hecho bastante tarde, renuncio a verle personalmente. Por eso la dejo este sobre; con su memorndum, la variante adjunta y un pequeo comentario.

Trabajando esta tarde en el asunto he sentido de verdad lo desagradable de mi situacin como colaborador: lo bueno habra sido tener un pasaporte y salir con usted para discutir cmodamente en conversacin con ellos. Mala pata,

Mi memorndum es una pura exposicin de la situacin. Dice menos cosas que el de usted. La razn es que me parece que se debe negociar con cautela, sin decir mucho al principio. Usted expone lo que ya es suyo y luego se suscita la cuestin acerca de lo que todava no lo es y la cuestin acerca de si pasa a ser una relacin con Luchterhand lo que hasta el momento lo era con Lukcs-Artisjus.

Observar usted que al hablar de obras contratadas con Luchterhand hablo de Obras Completas (de la edicin alemana). En cambio, cuando hablo de textos contratados con Lukcs-Artisjus hablo de Obras simplemente. Mi intencin al proceder as es la siguiente: ellos pueden sostener que nosotros no les hemos contratado ms que dos volmenes de las Obras Completas (la Esttica l). Pero usted podr contestar que, en efecto, slo dos volmenes de las Obras Completas, pero, adems, con Lukcs, hemos contratado ocho obras que forman parte de los volmenes Luchterhand. Lo que quiere decir que en la contratacin de los volmenes que contienen esas obras no deberamos pagar ms que una modesta cantidad (por los textos sobrantes, an no contratados por nosotros). En segunda edicin se pasara al pago igual de todos los volmenes.

Le dejo el texto alemn en dos ejemplares por si puede ver a Lukcs y darle uno.

Tengo alguna duda sobre la lista de obras contratadas con Lukcs-Artisjus: ni me acuerdo, por ejemplo, de que hayamos firmado nunca contrato por Los realistas alemanes del siglo XIX. Est usted seguro de que s?

En el caso de que la frase entre parntesis le parezca arriesgada, tache usted tambin el texto alemn: tambin en l la frase est entre parntesis.

Que tenga xito en el viaje.

De hecho, la editorial Grijalbo, a propuesta de Sacristn, se propuso editar las Obras Completas del filsofo hngaro. En esta carta de Sacristn de 6 de junio de 1972 se comentan estas cuestiones con un rigor y precisin infrecuentes en esos asuntos:

Amigo Grijalbo:

La tarea de clarificar, sin dejar ningn cabo suelto, la situacin de las Obras Completas de Lukcs y de ajustar una lnea de conducta que intente sacar el mejor partido posible de esa situacin ha resultado bastante ms laboriosa de lo que pareca. Y si lo ha sido para m que casi no me he ocupado ms que de eso dentro del conjunto de actividades de la editorial, tengo que suponer que Ud. tambin necesitar un par de sesiones para dominar la situacin -que ahora le presento condensada- y para meditarla un poco antes de llegar a conclusiones. Por eso, en vez de llamarlo para concertar una reunin, le dejo antes unos cuantos materiales. Le ruego que le avise cuando tenga opinin hecha, y entonces convendremos una reunin para acabar de puntualizar.

Le dejo los siguientes materiales:

a) Una lista, rotulada A en tinta roja, que da, finalmente con toda exactitud y todo detalle, la situacin global, o sea, los puntos alcanzados en la contratacin y en el trabajo.

b) Otra lista, marcada con B en tinta roja, que da en sustancia, lo mismo. A m la composicin de B me ha sido til para confirmar los resultados de la exploracin A, y viceversa, A confirma a B. La doble visin permite (al menos a m) adentraras mejor en el panorama.

c) Otra lista, marcada C en tinta roja, que representa probablemente el captulo ms difcil de nuestra situacin: se trata de los derechos que poseen otras editoriales de lengua castellana sobre determinados textos de Lukcs. Y as como nuestro punto fuerte -adems del principal: el volumen y la calidad de nuestra edicin- es el hecho de que tanto Lukcs como Luchterhand hayan expresado repetidamente su acuerdo con nuestra edicin de Obras Completas del filsofo hngaro, nuestro punto dbil es que ambos nos han dicho, tambin repetidamente que nos las apaemos nosotros con esas editoriales.

Esa lista C lleva un apndice con una Informacin que no me ha llegado hasta despus de redactarla. Es una buena noticia

d) Una minuta de carta a la Sra. Hollo Janossy, mujer del heredero de Lukcs.

e) Una minuta de carta al Sr. Otto F. Walter, uno de los tres directores de Luchterhand.

Por d) y e) ver usted la lnea de conducta por la que me inclino: hablo bastante claro a los herederos y les propongo contratar directamente ttulo por titulo. Hablo a Luchterhand impulsndole a firmar algn documento contractual que nos reconozca nicos editores en castellano de la Obra Completa de Lukcs. Pero no le pongo las cartas boca arriba, sino que prefiero quedarme a la expectativa.

Veremos a qu conclusin llega usted.

f) Unas cuantas fotocopias. Cuando nos veamos nos pondremos de acuerdo sobre cuales mando y a quin, y cules me reservo.

g) Un memorndum en que le recuerdo los volmenes que hemos de mandar a Artsjus , para ellos, los herederos y el Archivo Lukcs de Budapest.

Espero noticias suyas. Con amistad.

Tiempo atrs 3 de diciembre de 1965-, Sacristn haba escrito una Nota sobre la situacin actual de las obras de Lukcs para la editorial Grijalbo, a la que denominaba la casa, en la que se expresaba en los trminos siguientes:

1. El hecho de tener ya publicadas dos obras importantes del autor, en prensa una tercera y contratada la extensa Esttica aconseja que la poltica editorial de la casa se proponga una edicin completa posible de Lukcs.

. 2. La experiencia reciente con Luchterhand no se agradable. El impaciente comportamiento de este editor puede significar que se incline a conceder derechos a otros editores de lengua castellana. Pero aunque eso no sea as, de todos modos no es un trato fcil.

3. La posicin de Luchterhand se fuerte a causa, sobre todo, de la avanzada edad de Lukcs. Pero Lukcs no est muerto, y en su carta de 6/8/65 nos insiste en que negociemos siempre directamente con l. En cambio, nunca ha contestado Lukcs a nuestras propuestas de opcin global.

4. De todo eso me parecen desprenderse las siguientes conclusiones:

A. Conviene hacerse cuanto antes con los derechos del mayor nmero posible de obras de Lukcs, en trato con el autor y una tras otra puesto que no parece que a Lukcs le apetezca negociar sobre mucho a la vez.

B. Como retener mucho tiempo una inversin es mala cosa, conviene contar con un grupo de traductores dedicados intensa -y, a poder ser exclusivamente- a Lukcs para editar rpidamente todos los textos posibles. Es claro que yo solo no puedo ir a la velocidad necesaria.

C. Yo podra tener la responsabilidad, reconocida y dicha explcitamente a todos los dems traductores, de revisar las traducciones que no hiciera personalmente.

5. Para empezar, creo que hay que enviar enseguida a Lukcs contrato para Historia y consciencia de clase, y pagarle pronto y directamente (no es ms cmodo desde Mxico?).

6. Si la casa est de acuerdo con el criterio de esta nota, preparar rpidamente un plan de edicin de las obras de Lukcs.

Tambin la nota siguiente -prospecto Lukcs- es un texto que Sacristn escribi para la edicin de las obras completas del filsofo hngaro. No est fechada.

La obra del filsofo marxista hngaro Georg Lukcs tiene dimensiones enciclopdicas y, al mismo tiempo, la penetracin aguda, profunda y audaz del ensayo y del experimento terico. La vida intelectual de Lukcs ha sido -y sigue sindolo, en una vejez tan lcida que conforta a quien la conoce- una constante captacin de las fuentes del pensamiento marxista. El slido conocimiento de los clsicos y la intensa actividad revolucionaria del filsofo explican en general su extraordinaria intimidad con el tronco vivo del marxismo. Pero, de todos modos, su arraigo en el pensamiento social ha tenido a veces manifestaciones incluso asombrosas. El caso de Historia y consciencia de clase -que present ideas de los Manuscritos econmico-filosficos de Marx unos diez aos entes de que estos fueran descubiertos- puede ejemplificar el excepcional carcter de la relacin de Lukcs con la matriz del marxismo.

Ya eso bastara para hacer de la obra de Lukcs un fondo de conocimiento y mtodo de estudio obligado para todo el que se interese por la historia del pensamiento socialista productivo, no simplemente imitativo o didctico. Pero an hay otro motivo ms: la Obra de Lukcs es el reflejo terico ms dilatado de las vicisitudes del movimiento socialista europeo en el siglo XX. Desde Historia y consciencia de clase (1923) hasta las pginas, todava inditas, de la Ontologa del ser social se extiende medio siglo de crtica, teora y prctica socialistas, de observacin y testimonio, de entusiasmo en las victorias revolucionarias y dramatismo en las grandes crisis del movimiento obrero. La obra de Lukcs es un elemento ineliminable de la autoconsciencia del movimiento socialista europeo.

Obras publicadas en la edicin Grijalbo:...

Las observaciones siguientes fueron escritas por Sacristn tambin para la editorial Grijalbo y versan sobre asuntos relativos a la publicacin de las Obras Completas de Lukcs. No estn fechadas.

1. Contratacin sobre Lukcs.

-Si hay tiranteces con Luchterhand, recordar que firm S. las cartas delicadas a la seora Holl-Jnossy y al Dr. Boytha (Artisjus), lo que permite a los dems protestar de su inocencia.

-La solucin de tomar como volmenes objeto de contratos los volmenes espaoles es la solucin cmoda para Ediciones Grijalbo e incmoda para Luchterhand. Pero se les puede convencer con el siguiente argumento: puesto que la edicin Grijalbo no agrupa ni ordena las obras de Lukcs como la edicin Luchterhand, no siempre existen en espaol los volmenes de Luchterhand, por lo que no se puede contratar sobre ellos. En cambio, existe siempre en espaol su contenido, agrupado y ordenado en los volmenes espaoles. Estos son, pues, los nicos objetos de contratacin posibles: slo sobre ellos tiene sentido hablar de impresin, tirada y 5%.

-El contrato-marco es creacin nuestra, porque no haba precedentes. Pero los contratos-vol siguen el esquema que utiliza normalmente para contratar el mismo Luchterhand (ejemplos: contratos, redactados por Luchterhand, sobre Der Positivismmusstreit in der deutschen Soziologie [La disputa del positivismo en la sociologa alemana] y sobre Lukcs, sthetik [Esttica] I).

-Si la gestin adelanta tanto que se lleva incluso a la contratacin de los volmenes sueltos, hay que tener cuidado con las fechas de firma de esos contratos, a causa de la clusula, tradicional para Luchterhand, que nos obliga a editar dentro de los 24 meses siguientes a esas fechas.

-Personalmente, no me parece grave que hubiera que aumentar algo el pago de 1000 DM previsto en el contrato-marco.

2. Coleccin Aktuelle Wissen (El saber actual) de Bertelsmann.

Aunque ya se ha entablado contacto por carta a este respecto, si hay tiempo en Frankfurt, puede valer la pena una conversacin con su delegacin all, particularmente para precisar si, caso de decidirse Ediciones Grijalbo a comprar los derechos de traduccin, podra contar con el suministro de todo el material grfico en forma funcional tipogrficamente y econmicamente interesante.

3. Coleccin Library of Exact Philosophy (Biblioteca de filosofa exacta) de Springer.

Lo mismo que para el punto 2, aunque con la diferencia de que en este caso la cuestin del material grfico no tiene prcticamente ningunas importancia.

Nota: el dossier presente contiene

a) Proyectos de contrato-marco y de contratos-vol. para OC Lukcs;

b) Relacin de textos de OC de Lukcs por contratar, segn la ordenacin alemana de las Obras;

c) Relacin de los textos de OC de Lukcs por contratar, segn la ordenacin de las Obras en la edicin espaola;

d) Relacin de otras editoriales con derechos castellanos sobre obras de Lukcs;

e) Titulacin y ordenacin de la edicin castellana de las OC de Lukcs.

b), c), d) y e) se tienen que devolver a S., que se queda sin esos documentos.

f) El dossier destinado a J. M. contiene, adems, las versiones alemanas de a).

Tambin el siguiente texto es un escrito de Sacristn, no fechado, que lleva por ttulo Apunte para la defensa del cartel sobe las obras de Lukcs, de la editorial Luchterhand.

El texto del cartel publicitario sobre las obras de Lukcs se compone de los siguientes elementos:

1. Una breve biografa de Lukcs. 2. Una seleccin de textos crticos sobre la obra de Lukcs. 3. Un texto antiguo de Lukcs (1921). 4. Un texto relativamente reciente de Lukcs (1962).

La biografa es, adems de sucinta. estrictamente factual: no hay en ella elemento valorativo alguno, ni se le puede imputar ninguna carga emocional.

La seleccin crtica es ecunime, aduce elogio y condena en una proporcin sin duda anloga a la que ambas actitudes, ante la obra de Lukcs, tienen entre s en el mundo publicstico. La seleccin presenta, adems, la elegante sutileza de presentar un autor jesuita (Kurz) entre los crticos favorables a Lukcs, y un importante marxlogo (Adorno) como detractor suyo. Con ese expediente subraya el cartel el valor universal -no slo en un sentido geogrfico- de la obra de Lukcs.

Los dos textos de Lukcs estn elegidos con una intencin de informacin autntica que no suele predominar tan intensamente en las producciones publicitarias: el uno documenta las ideas juveniles de Lukcs, y el otro est tomado de su posterior rectificacin de aquellas ideas.

El conjunto constituye, en nuestra opinin, una pieza de publicidad editorial de una gran dignidad, inspirada por un espritu cultivado y cientfico que honra un tipo de publicacin mercantil -a menudo tan exclusiva y vulgarmente mercantil- como es ste de los carteles, los folletos, los prospectos. Por eso nos duele particularmente tener que renunciar a su edicin, tanto ms cuanto que, dadas sus caractersticas, lo elevado de su concepcin, la completa ausencia en l de elementos no-objetivos, emocionales, no alcanzamos a ver qu puede haber movido a un juicio negativo a su respecto.

Rogamos encarecidamente se considere de.nuevo el texto de este cartel, con objeto de descubrir si existe alguna posibilidad de facilitar su edicin.

El cartel de la Luchterhand defendido por Sacristn inclua una seleccin de textos, bajo el epgrafe Lukcs en la polmica, de Jules Dvrit, T. Aczel, Jrgen Rhle, Bloch,...

El texto de P.K. Kurz, S J, al que Sacristn hace referencia, era el siguiente:

Lukcs nos parece excepcional porque en la cuestin de la jerarqua, la significacin y la funcin de la obra de arte une la consciencia de las formas con la humana consciencia individual. Su esfuerzo por la posibilidad de una sntesis de forma clsica y doctrina marxista es digna de meditacin. El de Adorno deca as: De modo sumamente adialctico, el dialctico patentado atribuy paladinamente en el libro El asalto a la razn todas las corrientes irracionalistas de la filosofa moderna a la reaccin y al fascismo, sin preocuparse gran cosa de que en esas corrientes y frente al idealismo acadmico, el pensamiento se levantaba tambin contra la cosificacin de la existencia y del pensar cuya crtica haba sido cosa propia de Lukcs. Nietzsche y Freud se le convirtieron llanamente en nazis, y lleg a a hablar, en la jerga suficiente de un provinciano profesor de instituto guillermino, de los talentos poco comunes de Nietzsche. Bajo capa de una crtica sedicentemente radical, pas as de contrabando los ms tristes clichs del conformismo contra el cual se dirigi en otro tiempo la crtica social .

Los textos de Lukcs sealados por Sacristn pertenecan a Historia y consciencia de clase y a una declaracin de Lukcs del 6 de noviembre de 1962 sobre esta misma obra, incorporada en el prlogo a la edicin castellana de este texto lukcsiano.

Por otra parte, el 20 de mayo de 1972 Sacristn se haba manifestado del modo siguiente sobre las maquetas para la coleccin Teora y realidad :

No me convence ninguna de las cuatro. Si hay que elegir por fuerza entre ellas, prefiero la de formato grande y color ocre, sin trazo horizontal. Pero en ella habra que corregir, aparte de la falta de ortografa que ser un simple descuido, la informacin que comunica. Pues el libro no es, como parece decir la portada, un libro de Lukcs, sino sobre Lukcs. Por lo tanto, creo que en alto debera situarse el nombre del editor (en sentido ingls) de la obra, o el nombre del autor del primer artculo y la mencin y otros, y luego:

GEORG LUKCS. EL HOMBRE SU OBRA SUS IDEAS

Pero la verdad es que preferira otras propuestas de maqueta.

*

Anexo 9: Prlogo a la primera edicin catalana de El Capital,

Edicions 62, en colaboracin con la Diputaci de Barcelona, public en 1983 la primera edicin completa de El Capital, con traduccin de Jordi Moners. Sacristn escribi en Mxico el siguiente prlogo, fechado el primero de mayo de 1983, y que fue publicado en traduccin de la versin catalana en M. Sacristn, Escritos sobre El Capital (y textos afines), op. cit, pp. 360-364. Se da aqu el original castellano:

La aparicin de esta traduccin catalana de El Capital puede parecer intempestiva. El libro sale, en efecto, alrededor de un siglo despus de que empezara a estar presente en la vida social y cultural de Catalunya; y, adems, en un momento que no se puede considerar de mucho predicamento de la obra de su autor, sobre todo en comparacin con lo que ocurra hace quince o veinte aos.

Es obvio que la primera circunstancia tiene mucho que ver con los obstculos con que ha tropezado la cultura superior catalana durante estos cien aos, desde los de lejana raz histrica hasta los particularmente difciles que levant el franquismo. Desde el punto de vista de esta consideracin, la publicacin de El Capital en cataln, como la de cualquier otro libro clsico, es una buena noticia para todos los que se alegran de que los pueblos y sus lenguas vivan y florezcan.

La segunda circunstancia -el hecho de que este libro aparezca en cataln en un momento que no es de los ms favorables para l- puede facilitar una buena lectura. Esto no tiene mucho de paradjico: cualquier libro y cualquier autor pagan el hecho de estar muy de moda con una simplificacin ms o menos burda de su contenido o con versiones apologticas demasiado estilizadas. Es posible que slo a este precio la obra influya extensamente: por eso nadie es dueo de sus propias influencias. En el caso del Capital todo esto adquiere proporciones grandes y reales. Y, puesto que gris es toda teora / y verde el rbol de la vida, seguramente es ms jugoso el caos de la influencia prctica de las lecturas dudosas propias de las pocas de xito de una obra que el fruto de una lectura tranquila, relativamente fcil en una situacin de escasa accin social de la ideas ledas.

En cualquier caso, el lector del Capital puede beneficiarse hoy de la conclusin de las polmicas de los aos 1960 y 1970 acerca de la posicin y la importancia de este libro en la obra de su autor. Hoy debera estar salomnicamente claro, por una parte, que El Capital es la obra mxima de la madurez de Marx (como, tal vez innecesariamente, lo proclam con gran nfasis Louis Althusser) y, por otra parte, que El Capital no es toda la Economa planeada por su autor, ni lo habra sido aunque Marx lo hubiera terminado (como no menos insistentemente lo ense Maximilien Rubel en las polmicas aludidas).

Pero quiz no haya que hacerse ilusiones acerca de la superacin definitiva de polmicas causadas por lecturas unilaterales de Marx impregnadas de intereses ideolgicos o polticos. Tal vez ni siquiera se haya acallado para siempre la disputa acerca de la relacin entre el Marx joven y el Marx maduro, que presidi la literatura marxolgica de los ltimos decenios y en cuyo marco se inscribieron las tomas de posicin de Althusser y Rubel. La verdad es que toda persona hecha a criterios acadmicos de discusin tiene motivos para considerar resuelta esta vexatam quaestionem. Pero no se puede decir lo mismo de los que leen a Marx con el deseo de encontrar en l argumentos, o, por lo menos, palabras en que apoyar tesis polticas propias. As, por ejemplo, bajo el betselleriano ttulo de Adis al proletariado, Andr Gorz ha publicado recientemente unos escritos que, en lo que tienen de exgesis de Marx, utilizan lneas de pensamiento del autor procedentes de pocas diferentes de su desarrollo y aparentemente discordes, sin trabajar el problema histrico y textual que plantea esta situacin. Parecera que esto no fuera posible en Francia despus del Pour Marx [La revolucin terica de Marx] y el Lire le Capital [Para leer El Capital] de Althusser, pero lo es.

Sin embargo, a pesar de la aparente inmortalidad de este asunto de los dos Marx -el joven y el maduro, el filosfico y el cientfico-, es razonable pensar que se trata de un asunto mucho menos importante para el futuro de lo que ha sido en el pasado reciente. Pues las reconstrucciones del pensamiento marxiano unilateralmente basadas en uno u otro de los dos Marx estn en peligro de no or siquiera los interrogantes nuevos que una nueva poca del desarrollo de las fuerzas productivas va a dirigir a la lectura de Marx.

En efecto, prescindiendo de la caducidad de tesis particulares de Marx, la historia reciente y las anticipaciones hipotticas del futuro prximo coinciden en quitar verosimilitud a la hiptesis marxiana acerca de la funcin del desarrollo de las fuerzas productivas materiales e intelectuales en su modelo de revolucin socialista.

La acentuacin unilateral de la importancia del Marx maduro -el Marx del Capital y de sus borradores, de la fase de su vida que empieza en 1857 y dura hasta sus aos ltimos-, con desprecio de la obra anterior a esa fase, se apoya decisivamente en la objetividad de las leyes histricas, centradas en ltima instancia en torno a la creciente contradiccin entre las fuerzas productivas y las relaciones de produccin de una poca de crisis. Ahora bien, ciertas consideraciones bastante obvias tienden a desbaratar este modelo por lo que hace a la crisis de nuestros das, o, por lo menos, a la prediccin que a este respecto enuncia la vulgata marxista. Los textos de Marx sugieren desde 1848 que su autor crea que las fuerzas productivas entonces operantes estaban entrando en contradiccin con las relaciones de produccin capitalistas y que la resolucin de esa contradiccin slo poda ser el socialismo. Una lectura lo ms literal posible de esos textos permite salvar el modelo terico general marxiano (pues sin duda se puede entender el florecimiento de las sociedades annimas industriales y financieras como la revolucin de las relaciones de produccin resolutoria de la contradiccin con el desarrollo de las fuerzas productivas sealada por Marx en aquellos aos), pero no su prediccin socialista. Esto mismo ocurre hoy, pero todava ms demoledoramente para la prediccin marxiana, porque las fuerzas productivas cuyo desarrollo caracteriza nuestra presente civilizacin no han sido ni soadas por Marx, pero, a pesar de ello, la prediccin del inminente paso al socialismo no es ms verosmil que en 1848. Esta consideracin quita mucho atractivo al marxismo teoricista, objetivista y cientificista, basado en el Marx maduro, que predomin en el marxismo de los pases capitalistas durante los aos 1960 y 1970. Aquella lectura de Marx tena graves defectos internos -principalmente la incoherencia entre su cientificismo y la inspiracin hegeliana, presumiblemente ignorada por sus protagonistas, de su infalibilismo y objetivismo histrico-, pero sin duda es la evolucin poltica y econmica ocurrida desde entonces lo que ms la desacredita. Por lo dems, ese teoricismo marxista se vea obligado a despreciar no solo la obra del Marx joven, del que tanto se discuta, sino tambin la del menos ledo Marx viejo, el cual haba escrito categricamente, en una carta hoy clebre a la revolucionaria rusa Vera Sassulich, que sus tesis del Capital se referan exclusivamente a las sociedades europeas occidentales.

Pero no es probable que la reconocida implausibilidad de la imagen de un Marx terico puro, o autor de ciencia pura, tal como tendi a verlo el estructuralismo, haga hoy mas convincente la vuelta a una interpretacin de la obra marxiana desde el Marx joven, desde los manuscritos de 1844 principalmente, como la cultivada por varias escuelas marxistas o marxolgicas en los aos 1950, con desprecio ms o menos acentuado del positivismo del Capital. Tambin en este punto lo decisivo ha de ser la prctica, esto es, un criterio de coherencia con las necesidades sociales. No parece que los conceptos fundamentales del Marx filsofo (que as es como habra que llamarle, ms que Marx joven) -humanidad genrica, alienacin, retrocaptacin de la alienacin, etc.-, por interesantes que sean y por adecuadamente que expresen las motivaciones y las valoraciones comunistas marxianas, sean por s solos suficientemente operativos para permitir un manejo eficaz del intrincado complejo de problemas tecnolgicos, sociales y culturales con que se ha de enfrentar hoy un proyecto socialista. Para eso hace falta ciencia, positivista conocimiento de lo que hay, de lo dado, cuyo estudio es tan antiptico para el revolucionario romntico cuanto imprescindible para toda prctica no fantasmagrica. Esto har siempre del Capital una pieza imprescindible de cualquier lectura sensata de Marx, pues esas dos mil pginas y pico contienen el esfuerzo ms continuado y sistemtico de su autor para conseguir una comprensin cientfica de lo que hay y de sus potencias y tendencias de cambio.

Pero una visin cientfica adecuada, ni cientificista ni apologtica, tiene que partir de la revisabilidad de todo producto cientfico emprico. Lukcs hizo una vez el experimento mental de preguntarse si quedara algo del marxismo una vez que todas sus tesis particulares hubieran sido falsadas o vaciadas por la evolucin social. Pens que s, que quedara algo, a saber, el estilo de pensamiento muy abarcante y dinmico, histrico, que l llam mtodo dialctico. Admitiendo que esta idea de Lukcs es muy convincente, habra que aadirle o precisarle algo: el programa dialctico de Marx -que engloba economa, sociologa y poltica, para totalizarse en la historia- incluye un ncleo de teora en sentido estricto que, sin ser todo El Capital, se encuentra en esta obra. El programa mismo era ya entonces inabarcable para un hombre solo; seguramente esto explica muchos de los padecimientos psquicos y fsicos de Karl Marx; y tambin da su estilo de poca a una empresa intelectual que hoy consideraramos propia de un colectivo, y no de un investigador solo. Por eso El Capital qued en mun, y por esto es inconsistente todo intento de convertir su letra en texto sagrado. Pero lo que s parece imperecedero es su mensaje de realismo de la inteligencia: un programa revolucionario tiene que incluir conocimiento, poseer ciencia. Por su propia naturaleza, la ciencia real es caduca. Pero sin ella no puede llegar a ser aquello que no es ciencia. Por esta conviccin ha dedicado Marx su vida y ha sacrificado mucho de su felicidad -con el turbio resultado que eso suele arrojar- en la redaccin de estas miles de pginas que al final le producan tan escaso entusiasmo que se limit a sugerir que Engels hiciera algo con ellas.

*


Anexo 10: Resea de Sacristn sobre el Lenin de Garaudy: Nous Horitzons, n 17, segon trimestre de 1969, pp. 53-54.

Se presenta aqu la traduccin castellana de la resea de Sacristn que se public en Nous Horitzons en traduccin catalana de Francesc Vallverd. Creo que se ha perdido el original de Sacristn:

La publicacin de este pequeo volumen en la serie de filsofos de PUF es como un anticipo de la inmediata conmemoracin de Lenin. La coleccin en la que aparece est destinada al uso didctico en el bachillerato y en la iniciacin universitaria; sera entonces injusto esperar del libro detalle monogrfico o interpretacin arriesgada que no tendra mucho espacio para ser argumentada (Si restamos la breve antologa de textos de Lenin, que ocupa el final del volumen, el autor dispone de nada ms que 66 pginas para su ensayo).

A pesar de la brevedad, el texto merece atencin por proceder de un escritor marxista tan sincero y tan ledo como Garaudy. La gravedad de los problemas con los que se enfrenta hoy el movimiento comunista revela ya con tanta claridad la inutilidad de la literatura marxista inautntica, de tantos tratados y manuales con todos los problemas del mundo resueltos, que la lectura de los escritores marxistas que verdaderamente piensan -guste o no guste lo que piensen- es hoy recomendable incluso como ejercicio poltico. Garaudy puede haber sucumbido en otros momentos, como Althusser lo confiesa de s mismo, a la lnea imperativa segn la cual la filosofa marxista no puede elegir sino entre el comentario y el silencio, una conviccin iluminada o bien obligada y al mutismo del malestar. Pero hay mudos y mudos, y Garaudy, como su contrincante Althusser, perteneca ya entonces a la clase de mudos que podan hablar porque saben pensar. Por esto vale la pena atender su reciente ensayo sobre Lenin.

El escrito tiene dos buenos rasgos que conviene destacar. El primero puede decirse brevemente: Garaudy no muestra en este ensayo el excesivo respeto acadmico por las definiciones tradicionales que es frecuente en la literatura francesa, incluso en la marxista; y as caracteriza el pensamiento de Lenin al margen de cualquier definicin universitaria de la filosofa: El problema principal de su (de Lenin) filosofa es el del militante: elaborar una metodologa de la iniciativa histrica.

El segundo se presenta en su manera de construir los aspectos del pensamiento de Lenin, que Garaudy ofrece al estudio del lector. La eleccin es muy adecuada para las necesidades presentes. Garaudy acenta sobre todo la insistencia de Lenin en la importancia del factor subjetivo en la historia y las enrgicas tomas de posicin antidogmticas y antisectarias de diversos textos de Lenin. No hay duda que una y otra cosa son elementos esenciales del pensamiento leninista, pero la redaccin de esta nota no obedece solamente al deseo de dar noticia del ensayo de Garaudy y de registrar elogiosamente estas caractersticas de su composicin, sino de aadir una observacin ms.

En las 66 pginas del ensayo queda muy claro que Garaudy lo ha escrito con el fin de librar la clsica batalla en dos frentes: subrayar la importancia del factor subjetivo en el pensamiento de Lenin (igual que en el de Marx, por otra parte) le es til contra el derechismo de tipo tradicional. Mostrar que Lenin quiere pensar siempre de manera antidogmtica y antisectaria le sirve contra el infantilismo o izquierdismo. Y ambas cosas le sirven, adems, y muy eficazmente, contra el burocratismo y el estatalismo de la degeneracin socialista, la cual presenta al mismo tiempo el mecanicismo y la razn de Estado y un sectarismo hipcritamente dogmtico que disfraza de teora, desde los tiempos de Zdanov, lo que es mera implicacin del poder o de la lucha por ste en tal o cual intriga momentnea.

Los textos de Lenin que recoge Garaudy son muy eficaces para ilustrar todos aquellos puntos. La seleccin es un xito. En particular, el izquierdista reflexivo podr aprender mucho de la slida demostracin por parte de Garaudy de que Lenin ha tomado prestado los rasgos ms autoritarios del Qu hacer? (uno de los textos ms cultivados por el extremismo) directamente del patriarca de la socialdemocracia, de Kautsky.

Aqu se plantea, sin embargo, justamente la cuestin. No parece que la mejor manera de oponerse al derechismo y el nuevo izquierdismo, al igual a que a la degeneracin del poder socialista, sea continuar utilizando los clsicos del movimiento socialista convirtindolos en instrumentos de la disputa. Parece claro que Garaudy tiene razn en su triple polmica, pero parece dudoso que esta razn vaya a triunfar substancialmente con los mismos procedimientos que ha llevado al derechismo filolgico de la vieja social-democracia (hecha de citas a pie de pgina de algunos elementos de El Capital), al infantilismo (hecho de citas a pie de pgina del Qu hacer?, etc.) y a la degeneracin burocrtica revestida con todas las citas, sean de donde sean, que vayan bien para expulsar a alguien, justificar tal ley o proclamar tal sentencia).

Es necesario de una vez dejar vivir a los clsicos. Y no se ha de ensear a citarlos, sino a leerlos.

Anexo 11: Mayo de 1968.

Sacristn, quien no dej de simpatizar sin ceguera con lo que significaron los movimientos estudiantiles de mayo del 68, tanto aqu, en Europa Occidental, como en Usamrica, critic, empero, algunos de los planteamientos de sectores del movimiento universitario de esos aos respecto a la relacin entre ciencia y poltica. Constat una fuerte corriente anticientificista entre algunos sectores revolucionarios de estos movimientos. Por ejemplo, en una conferencia impartida en Valencia en 1969, Sacristn ilustraba su tesis con el caso de una familiar bioqumica que trabajaba en Italia. Los estudiantes, que simpatizaban con ella y con sus planteamientos polticos, le haban preguntado los motivos por los que ella segua en la investigacin pura y no se dedicaba, en cambio, a buscar algo para el asma de las lavanderas del Ticino. El incidente, sealaba Sacristn, no tuvo ninguna trascendencia prctica pero revelaba un estado de nimo: el de un movimiento estudiantil rebelde que empieza a creer que no tiene sentido hacer investigacin bsica en bioqumica, por ejemplo.

Sigui Sacristn ilustrando su posicin citando un artculo de un dirigente estudiantil italiano en el que sostena que la investigacin pura, la fundamental, era un sistema mediante el que los pases desarrollados podan asignar muchos recursos y as mantener lo que se sola llamar el calor de la coyuntura, evitando de este modo recalentamientos, tensiones econmicas por exceso de riqueza, alejando las crisis de sobreproduccin, por usar trminos econmicos tradicionales, concluyendo, y ah entraba la crtica de MSL, que una cultura revolucionaria lo que deba hacer es suprimir la investigacin bsica y quedarse slo con la aplicada. No hacer fsica terica y en las ciencias qumicas quedarse con los plsticos y la farmacopea.

Cit igualmente Sacristn un artculo de un combatiente universitario norteamericano , Michael Rossman, que lleva un montn de aos saliendo y entrando a la ctedra en Estados Unidos (que es como para respetarlo en serio)-, que llevaba por ttulo Notas de la crcel local, en el que estableca una comparacin entre la crcel de ese condado y la Universidad de Berkeley, y en el que, escribiendo maravillosamente, deca irnicamente a los estudiantes usamericanos: Establcete una personalidad distinta, pero no amenazadora; elige un smbolo referente a tu persona, y acentalo; s apasionadamente dedicado a la bsqueda de la verdad; atrvete a una hiptesis audazmente heterodoxa, cuya sutil fragancia pueda captar tu profesor; admite graciosamente tu error evidente, mustrate abierto a la enseanza y capaz de aprovecharla. Sacristn: Entonces termina y aqu traduzco literalmente, rebajando un poco-. Podra seguir pero que se vayan a hacer puetas.

Sacristn seala que Rossman est haciendo un retrato del estudiante cobista, un retrato justo, por lo dems, pero que entre los ttulos del estudiante conformista incluye el de s apasionadamente dedicado a la bsqueda de la verdad. Hay irona, sin duda, pero, en su opinin, el apasionamiento por la verdad est puesta al mismo nivel que los dems detalles del estudiante cobista.

Finalmente, otro ejemplo terrible extrado de una revista de los estudiantes de la misma universidad de Berkeley (La barba de Berkeley): No es posible reformar las universidades, hemos de entrar a saco en los campus de los Colleges, quemando libros, deshaciendo aulas y liberando a nuestros hermanos de la prisin de la Universidad. Es decir, seala MSL, no se sostiene que haya que conquistar la Universidad para un pensamiento y una cultura revolucionarios, sino que se trata de destruir la institucin por considerarla pura y escuetamente como cristalizacin del espritu reaccionario.

Por otra parte, sobre las repercusiones de los movimientos sesentayochistas en algunos sectores del movimiento universitario cataln, Sacristn se expresaba del modo siguiente en una Nota sobre la Universidad de 5 de marzo de 1970 dirigida a la direccin del PSUC-PCE (Vase anexo de la tesis doctoral de Miguel Manzanera sobre Sacristn, UNED):

Lo primero que a uno se le ocurre en presencia de un contingente numeroso de personas bastante conscientes de su oposicin al sistema en que viven, pero que no se deciden a formar un movimiento organizado, es que esas personas no creen en la conveniencia o en la necesidad de hacerlo. Pues consciencia del problema no les falta. Me parece que esa falta de conviccin se debe a varias causas, cuya importancia relativa no conozco. Son, entre otras, acaso: el saber que hubo un movimiento organizado que acab por descomponerse; la consiguiente falta de esperanza en una va continuada con una perspectiva atractiva para todos y que parezca alcanzable; el espectculo de la lucha, ya muy crispada, entre partidos, obstculo muy serio a cualquier movimiento, fuera de la minora ms activa; el deseo de no meterse en los, visto que todo ha salido mal. Esas causas explicaran tambin algo de otro modo incomprensible: el xito de actitudes polticas sin fundamento, como las de los Che, que son mimetismo incoherente de los hechos de Francia o Italia, pero muy mal conocidos. Ms de mil estudiantes pueden aplaudir hoy una intervencin en la que se dice que en las condiciones actuales de Espaa la consigna de libertad es reaccionaria. Slo la sublimacin de una completa desesperanza me parece explicar el xito de un absurdo semejante.

Igualmente, Crtica, la revista clandestina de los estudiantes del PSUC, haba insertado en su nmero de agosto de 1968 un artculo firmado por R. Serra, que creo que es un seudnimo de Sacristn, con el ttulo La significacin de los movimientos estudiantiles en los pases capitalistas occidentales. Fue escrito antes de las elecciones francesas del 23 de junio y 1 de julio, y su trabajo slo tiene en cuenta la primera fase de las grandes luchas de la primavera parisina. Fue reproducido en el nmero de otoo de 1968 de NH, pp. 45-48.

Inicia su artculo Sacristn constatando que los movimientos estudiantiles son intensos en algunos pases capitalistas avanzados o no particularmente atrasados, como Alemania occidental, Francia, Italia, Espaa, Gran Bretaa, Estados Unidos. Este hecho est poniendo fin a la literatura propagandstica que durante aos ha defendido, con fingida nostalgia y real intencin paralizadora, la tesis de la despolitizacin de la juventud universitaria y obrera. A la luz de los recientes movimientos universitarios en diversos pases occidentales se puede comprender mejor incluso la significacin poltico-social de movimientos como los de los mods, y los rockers anglosajones, por una parte, y de los hippies y freepies americanos y europeos de otra

Para Sacristn el significado de estos movimientos juveniles es la de una crisis profunda de los valores burgueses tradicionales y de los nuevos valores rpidamente montados en estos ltimos decenios, con todos los medios de la publicidad de masas, por el capitalismo monopolista de la postguerra, denominado neocapitalismo. En su opinin, grandes sectores de los jvenes estudiantes y trabajadores estaban tomando consciencia de la injusticia de la supraestructura capitalista, de la hipocresa de sus valores tradicionales -la libre empresa, la abundancia por la ley de maximizacin del beneficio, la democracia puramente formal- y la reciente percepcin de la necesaria lucha contra la escasez, que degenera en promocin de consumos superfluos y alienadores, mientras que la oferta de los bienes esenciales, desde la vivienda hasta la educacin y la investigacin, se ve limitada por su incapacidad para producir beneficios mximos privados, o bien -como en el caso de la investigacin- se desnaturaliza para producir estos beneficios mximos privados, en la industria de guerra. La explotacin de los pases subdesarrollados, acompaada de brutales agresiones, como en particular la de Vietnam, ha contribuido decisivamente a desenmascarar la naturaleza opresiva del sistema.

Sostiene Sacristn que el llamado problema de los jvenes, o la crisis de autoridad de los adultos, se ha planteado ya otras veces durante el siglo XX: hacia los aos 20 y 30, dio lugar a la demagogia fascista, que tuvo xito en la universidad (en Espaa, el SEU proporcion una parte decisiva de los cuadros fascistas de la guerra civil). Esta demagogia que haca de la juventud una categora social universal era un intento burdo de disimular la lucha de clases y por esta razn tuvo mucho menos eficacia entre la juventud obrera.

Tuvo, en cambio, algo ms fuerza entre los estudiantes universitarios. Algunas manifestaciones de este movimiento parecan ofrecer una cierta similitud con la mstica interclasista de la juventud. As lo indicaban, a primera vista, algunas consignas de la Liga alemana de estudiantes socialistas, de la que eran miembros destacados los hermanos Wolff, Lefevre y R. Dutschke. A ttulo de ejemplo Sacristn citaba la que afirmaba que debajo del vestido de los profesores universitarios haba moho de mil aos o la que presentaba a los cientficos adultos como idiotas especializados. No todo es confusin, apuntaba, pero no hay duda de que la actitud puede hacer recordar la confusa demagogia en torno a la juventud de ms de hace treinta aos.

Todos estos elementos de confusin, prosigue Sacristn, han despertado esperanza entre algunos fascistas y temores profundos en el interior de algunos partidos obreros. Pero las esperanzas fascistas y los temores poco inteligentes no tienen fundamento. Para abandonarlos, seala, basta con observar que todos los movimientos estudiantiles importantes de Europa Occidental quieren ser marxistas, no slo el SDS alemn sino incluso los anarquistas del Movimiento 2 de marzo que se autodefinen como anarco-marxistas, segn la forma de decir de Daniel Cohn-Bendit. Por lo que, a la razn apuntada de crisis de la supraestructura ideolgica del sistema de valores capitalistas, hay que aadir una segunda: la difusin masiva de ideas marxistas y socialistas incluso en sectores externos al proletariado, y en grupos sociales que 40 aos atrs haban sido foco de fascismos.

En opinin de Sacristn, la raz social de la motivacin socialista de los modernos movimientos de estudiantes en Occidente capitalista es el rpido cambio de la funcin de los intelectuales en la produccin y en los servicios. Esta raz de base del socialismo de los grandes movimientos de estudiantes europeos garantiza que se trate de socialismo autntico por muy confuso que sea ideolgicamente. Esta raz hace ilusorias las esperanzas fascistas y lamentables los temores cortos de vista que algunas organizaciones parecen sentir delante la superficial confusin terica y poltica de los movimientos de estudiantes en algunos pases europeos. Para nosotros, particularmente, en la Universidad de Barcelona, esta cuestin no puede ofrecer ninguna duda. En la memoria de algunos porque lo vivieron y en la de otros porque lo han odo contar, est presente el hecho de que la actual fase del movimiento universitario cataln estaba, a finales de 1956 e inicios de 1957, en un estado de superficial confusin tan grande que a su lado los actuales estudiantes alemanes, franceses o italianos parecan un Instituto de Marxismo-Leninismo. Entre los portavoces ms visibles del movimiento se contaban seoritos elegantes de diversos tipos y pintorescos carlistas. Pero los estudiantes comunistas de entonces no los declaraban hijos de pap y menos an provocadores, sino que se incorporaban de lleno a la lucha y contribuyeron decisivamente a fundar y desarrollar el movimiento de estudiantes de la Universidad de Barcelona.

La principal enseanza que, en su opinin, aportaba sobre esta cuestin el movimiento parisino era la siguiente: era necesario estar preparados y saber que la alianza de la clase obrera y de sectores estudiantiles e intelectuales, al tratarse de un fenmeno histrico nuevo, poda presentar formas superficialmente confusas, de las que no hay que tener miedo porque son inevitables y porque se salvan en la autenticidad de su raz histrica bsica: la proletarizacin objetiva del trabajo intelectual.

En un plano particular, apunta finalmente MSL, el movimiento parisino permita ver ms concretamente el alcance de una advertencia reiterada en los congresos del PSUC y del PCE: la posibilidad de un desarrollo nuevo, sin guerra civil, de las revoluciones democrtica y socialista es nada ms que una posibilidad, aunque est sin duda cargada de realidad y tal que si se llegase a realizar supondra, junto con el ahorro de sufrimientos, un gran ahorro de fuerzas productivas para la inicial acumulacin socialista. Y tambin se trata de una posibilidad que no puede tener formas de realizacin fijadas apriorsticamente.

En el caso de que las elecciones francesas, apunta Sacristn, abriesen o facilitasen el paso a una autntica va en Francia para el socialismo, no habra duda de que esta ruptura electoral habra estado motivada por los movimientos sociales, por las movilizaciones en la calle, por las manifestaciones, por las barricadas, etc. Pero, en todo caso, la posibilidad de instaurar una democracia poltica y econmica que garantice, por la composicin de clase del poder, la construccin del socialismo sin necesidad de una guerra revolucionaria propiamente dicha no excluye una gran variedad de choques ms, posibles todava, sino que

los implica. Ni tan slo excluye su agotamiento como posibilidad.

Finalmente, en una conferencia sobre Sartre de 1980, Sacristn se refera brevemente a los movimientos estudiantiles prximos al Mayo del 68 parisinos, a raz del anlisis de la etapa marxista sartriana, en los trminos siguientes.

(...) Esta fase marxista de Sartre que tiene tambin mucho que ver la historia poltica, econmica y social de Francia y de Europa, culmina el ao 68. El ao 68 se produce, con un largo prlogo que vena aproximadamente desde el 67, en las Universidades norteamericanas, desde el 66 incluso, una oleada de movimientos de rebelda, resistencia, incluso de intentos revolucionarios, en el mundo estudiantil y el juvenil, en general, empezando por Norteamrica, siguiendo luego por Francia, Alemania e Italia y, con menos fuerza, en Inglaterra tambin.

Ese movimiento juvenil, y principalmente estudiantil, se expresa a s mismo en forma marxista, construyendo as el momento de mayor influencia al menos visible o superficial del marxismo en la Europa del siglo XX, en la Europa occidental del siglo XX. Pero adems coincide con unos movimientos obreros de mucha importancia. Se pasa a menudo por alto, al hablar de lo que ocurri el ao 68, que ese ao se produjo en Francia la huelga obrera ms importante del siglo XX: diez millones de obreros en huelga y durante bastantes semanas, durante ms de dos semanas.

Todo eso determina una situacin en la que parecan cuajar muchas esperanzas, por usar el lenguaje de Sartre, presentes desde antiguo en la tradicin marxista. Sartre traza entonces una evolucin dentro de su marxismo hacia lo que podramos llamar la extrema izquierda marxista.

La mucha esperanza, el mucho potencial de esperanza acumulado en esas semanas de los meses de mayo y junio de 1968, explica el que la desilusin al fracasar aquel movimiento, en todo o en parte -esto es una cosa que tendrn decir los historiadores-, fue una desilusin causante de mucho pesimismo. Se puede decir que ya entonces, en el otoo o en el invierno del 68, Sartre ha empezado a entrar en la ltima fase de su pensamiento que no es una fase marxista. No es tampoco resueltamente o explcitamente antimarxista...

*


Anexo 12: Notas sobre El futuro (y textos afines).

En sus resmenes de trabajo, Sacristn haba realizado las siguientes anotaciones sobre algunos pasajes del libro de Waldeck Rochet:

1. Lenguaje asqueroso:."(...) la jeunesse ardente et gnreuse(...) [la juventud ardiente y generosa]

2. La causa de la huelga, sin precedentes por su amplitud, que se desarroll en mayo-junio de 1968 no es nada misteriosa: es la poltica del poder desde hace diez aos. Es la indiferencia cnica de los medios dirigentes a las necesidades ms urgentes de los trabajadores y la confiscacin de todos los frutos del progreso cientfico y tcnico por la oligarqua. Y la clase obrera no haba esperado los acontecimientos del Quartier Latin para mostrar su descontento. Es necesario recordar la huelga de treinta y cinco das de los mineros en 1963? Habr que evocar las grandes jornadas de 1967, las del 1 de febrero, 17 de mayo, 13 de diciembre, o la significativa fuerza de la manifestacin de la CGT el 1 de mayo de 1958?

Utilizacin indecente de una verdad. Es verdad que la fuerza es la clase obrera, y que la tena, por ejemplo ms destacado, el 1 de mayo de 1968. Pero no es verdad que sea lo mismo: porque en los das siguientes, gracias al Quartier Latin, la cualidad era otra: no unos cientos de miles de mineros, sino ms de ocho millones de trabajadores de todas las categoras.

3. Una vez recordadas brevemente las causas del descontento acumulado entre los trabajadores, se advierte que se distinguen del movimiento estudiantil como tal. Lo que s es verdad, de todos modos, es que la potente huelga de solidaridad con los que estudiantes vctimas de la represin, desencadenada por iniciativa de la CGT el 13 de mayo de 1968, y las grandes manifestaciones populares que la acompaaron, dieron a los trabajadores una consciencia aguda de su fuerza y de sus posibilidades de lucha" (p. 12)

Ante este veraz reconocimiento, muy exacto, adems, en su formulacin, toma otras dimensiones la anterior formulacin repugnante: se trata slo del paternalismo propagandstico: cargar las tintas de la media verdad tcticamente en primer plano. Con eso no se puede ya hacer poltica.

4. p. 17. Hay que admitir que crean eso, pues es su poltica. Pero, objetivamente?. Ms bien ocurre que una poltica tiene sus implicaciones. Un anterior anlisis puede haberles probado que era as, que tal era la situacin de las masas. Eso ha hecho desarrollar otra poltica. Esta poltica impide reaccionar en seguida a un cambio brusco de la situacin. Si hubiera habido un buen equipo militar del PCF (no la necedad de los adoquines de los estudiantes), no habra habido masas suficientes?

5. pp. 20-21 [Desde En el corazn mismo de la crisis social y poltica de mayo-junio... hasta (...) Eso quiere decir que si las propuestas de accin comn del Partido comunista francs hubieran sido tomadas en consideracin, habramos podido tener en el plano poltico una salida diferente de la que hemos conocido]. Todo eso es seguramente verdad. Pero se olvida de una consecuencia: no parece posible conseguir la alianza del pueblo negociando con sectores que no quieren ms que hundirte.

6. Ser revolucionario no es conducir la clase obrera a la derrota lanzndola con ligereza a acciones aventureras sin tener en cuenta la verdadera correlacin de fuerzas Este es el tema decisivo. l cita a Massu.

7. p. 23 [El poder haba fijado el plan de provocar a los trabajadores en huelga, de empujarlos a reaccionar violentamente a sus provocaciones y, por ltimo, arrastrar el movimiento obrero, y dentro de l a nuestro partido comunista, a un enfrentamiento violento, sangriento, con su polica y con su ejrcito...]. Esto es muy importante. No repetir marzo. Pero tiene sus implicaciones problemticas. Pues supone oleada fascista, por dificultades del capitalismo. Entonces no hay que seguir siendo triunfalistas.

8. No hemos querido que la clase obrera francesa sufriera de nuevo la suerte trgica que corri durante las jornadas de julio de 1848, ni que su canto de lucha se transformara en el fnebre slo con el que termin la Comuna de Pars (p. 24). Muy valiente.

9. p. 26 [Desde Esta concepcin de la lucha de masas se basa para nosotros en razones de principio que nuestro partido ha desarrollado a menudo y que Engels evocaba con unas palabras de admirable actualidad... hasta (...) que utiliza sin pudor el pouvantail [espantajo] del caos y de la guerra civil]. 1) Aqu, al final de su argumentacin ms seria, se aprecia su mayor debilidad: que eso no es un pouvantail, y que no se ve garanta contra esa operacin del enemigo siguiendo la actual poltica. Tema de la putrefaccin. 2) El equvoco es la confusin entre la democracia econmica poltica y la posibilidad del paso pacfico a ella.

10. Ausencia de anlisis marxista en la cuestin de los monopolios y la pequea empresa burguesa (p. 41). Pura poltica.

11. Tratamiento del problema de los intelectuales como si no los hubiera revolucionarios, slo progresistas (pp. 51-55)

12. Los sectores que el PCF propone nacionalizar son la siderurgia, la qumica, la electrnica,... (p. 69). Planificacin democrtica, crecimiento sin inflacin (p. 70).

13. Una asamblea nacional elegida por sufragio universal tendra la tarea de hacer las leyes y controlar el gobierno (...) (p. 72). En este contexto habla de lo malo que es el sistema electoral francs actual. Ya lo poda haber dicho en mayo!

14. Y al final de esta exposicin dice que hay que esperarse violencias de la gran burguesa (p. 77). Pues entonces, hombre.

15. pp. 78-79 [Desde Para un observador como Maurice Duverger el comunismo francs est desgarrado por una contradiccin esencial... hasta ...si no est defendida por un poderoso movimiento popular [MSL: ilusiones, a pesar de todo] constantemente en guardia, y si ese movimiento no tiende a limitar y a destruir luego, todos los privilegios de la gran burguesa]. Rehacer esta cuestin es rehacer el ncleo de todo.

Anlogamente decisivo es el paso siguiente, tambin lleno de verdades con una sola falsedad: el olvido de que el choque, presupuesta esa concepcin, se producir al principio, y no al final (p. 83) [Desde El PSU, cuyas concepciones reformistas se disimulan bajo un lxico izquierdista... hasta (...) En cambio, luchando por una democracia avanzada, el partido comunista lucha del modo ms eficaz por la instauracin de una Francia socialista].

16. Acabamos de comprobar que la democracia verdadera es una etapa en el camino del socialismo (p. 85)

De acuerdo, pero hay que precisar cmo. Lo es porque: a) donde no se ha hecho as el socialismo, se ha acabado en burocratismo tras el final de las ilusiones heroicas. b) No porque eso sea un va al poder. c) Lo es tambin histrico-econmicamente (pero respecto del pasado). Y en Europa. Y ello tanto por el desarrollo del capital cuando por el de las masas (concentraciones respectivas).

17. Pero ha de actuarse obligatoriamente en esa revolucin en la forma de un enfrentamiento militar, de una guerra civil entre las fuerzas opuestas? Esta imagen catastrfica de la revolucin socialista sirve perfectamente los intereses y los clculos de los adversarios del progreso, pero no expresa las opiniones de los comunistas (p. 96). Cura.

18. Queda al hecho de que la va pacfica es una posibilidad, no una certeza y que, por lo tanto, habr que tener en cuenta las condiciones de cada momento (p. 98). Si vis pacem, para bellum. Y estos preparan una paz insegura.

19. Ese doble aspecto del nuevo poder poltico de los trabajadores -desarrollo continuo de la democracia para todos los trabajadores y el pueblo, y defensa de las conquistas sociales contra las antiguas clases explotadoras. Caracteriza lo que los fundadores del marxismo han llamado la dictadura del proletariado (p.124).

Luego ella es la democracia poltica y econmica. Esta es una nueva comprensin de la dictadura proletaria.

20. Interviene en Althusser-Garaudy, p. 163.

*

 

Anexo 13. Sobre la cuestin nacional, Catalunya y Espaa.

Manuel Sacristn no escribi especficamente ningn ensayo sobre Espaa, Catalunya o cuestiones nacionales o de nacionalismo, pero s se refiri a este tema y a cuestiones afines en algunos de sus escritos y en muchas de sus intervenciones polticas, de las cuales, en algunos casos, no ha quedado testimonio escrito o grabado alguno (Por ejemplo, de su intervencin sobre este tema en el encierro de Montserrat).

Quizs no sea intil recordar que Sacristn dirigi durante algunos aos la revista terica del PSUC Nous Horitzons [Nuevos Horizontes] que tal vez fue de las primeras revistas editadas totalmente en cataln en el interior durante el franquismo-, publicacin en la que Joaquim Sempere, Francesc Vicens y Francesc Vallverd tradujeron algunos de sus papeles ms conocidas y ledos. Por lo dems, no era imposible encontrar a Sacristn en las manifestaciones del 11 de septiembre, donde se vindicaban libertades polticas y autogobierno. Pero, desde luego, no le result nada cmodo el auge de los nacionalismo perifricos y el triunfo de la derecha nacionalista en Catalunya en las primeras y siguientes elecciones autonmicas.

Una de las preguntas del coloquio de su conferencia sobre Tradicin marxista y nuevos problemas de 1983 vers sobre este tema:

He pensado que estaba dentro de la economa de una exposicin limitarme a los tres, a tres que fueran muy universales, que realmente no tuvieran ningn contexto nacional en particular, sino en un plano muy general. Por eso tambin he prescindido de algunos otros que son importantes Por ejemplo, la consideracin cultural de la homosexualidad, que sin duda tiene importancia en s. Pero me pareci que para administrar una hora, o una hora y cuarto, poda tocar los tres.

Por otra parte, a lo mejor es una ilusin o una petulancia, pero a m me parece que en el problema nacional la herencia marxista no es mala. Lo que pasa es que el punto esencial se menciona poco. El punto esencial es el principio de autodeterminacin, y ahora resulta que se le menciona poco aqu porque suena a muy subversivo, pero, desde un punto de vista inspirado en la tradicin marxista es obvio que ningn problema nacional tiene solucin si no parte de una situacin de autodeterminacin. Si no, no hay nada que hacer. Todo lo dems es dar palos de ciego, matarse, golpearse, sin despejar nunca la situacin, ni siquiera intelectualmente. Me puedes decir que es una concepcin muy breve y demasiado abrupta, pero sinceramente creo en ella, creo que, por ms que se especule sobre problemas de nacionalidades, si no es sobre la base de una articulacin seria, de una prctica sincera del principio de autodeterminacin, no hay nunca solucin clara como saben los presentes. Yo creo que en eso no ha cambiado nada. Pueden olvidarse estos problemas durante ciertas pocas histricas. A lo mejor dentro de mil aos ya no nos acordamos de las nacionalidades hoy existentes. Es posible. Pero por lo que hace al planteamiento propiamente poltico de los problemas, es decir, el planteamiento que permita una intervencin, yo sigo creyendo que esa vulgata marxista clsica es correcta.

Pregunta: Pero la tradicin marxista en este punto...

Es poco sensible, seguro que ests pensando que es que poco sensible

Ambigua

No ambigua tericamente, porque tericamente est el principio claro.

En la prctica de la tradicin de Marx.

En la prctica, s. Pero no slo en ese concepto, sino en tantos otros.


Una breve antologa de sus textos podra ser la siguiente:

1. Textos de juventud.

A. Confucio es un consecuente cosmopolita que no concede valor substancial a la pertenencia del hombre a grupos tnicos o nacionales:

He sabido que el prncipe de Tsu ha perdido su arco; sus seguidores le pidieron que enviara a por l. El prncipe respondi: - El rey de Tsu ha perdido su arco; un hombre de Tsu lo encontrar, Por qu buscarlo?

Confucio lo supo y aadi:

-Vale ms decir: un hombre ha perdido su arco y un hombre lo encontrar. Por qu aadir Tsu?.


B. (...) Las personas propensas a creer que la Hispanidad no pasa de ser un pretexto de la retrica gruesa deben considerar la riqueza literaria que nos llega de la Amrica espaola. Entonces descubrirn -por ejemplo- que Hispanidad es, cuanto menos, eso que nos permite leer La Colmena.

Los Breviarios del FCE son tal vez los ms sorprendentes de todos esos libros que nos remite la Hispanidad. Son, en principio, manualitos divulgadores. Pero con frecuencia sus satinadas pginas producen sorpresas de cierta magnitud. De mucha es la que proporciona el manual de Wahl.

 

1. A. Entrada Confucio (1954). Esteban Pinillas de las Heras, En menos de la libertad. Dimensones polticas del grupo Laye en Barcelona y en Espaa. Anthropos, Barcelona 1989, p. 207. 1. B. Manuel Sacristn, Papeles de filosofa. Icaria, Barcelona, 1984, p. 483 y 486.


2. Qu es Espaa?

A. Estaba yo pensando profundamente en todo eso cuando me lleg un sobre voluminoso con el membrete de El Pas. Cspita! me dije, como si estuviera traduciendo el Cuore, esta carta debe ser muy importante, a juzgar por su remitente y por lo gorda que es. Abr el sobre y vi que era una carta con ttulo. Y qu titulo. A saber. Qu es Espaa?.

Me precipit a consultar el Ferrater, para ver si don Miguel de Unamuno, o don Jos Ortega y Gasset, don Ramiro de Maeztu, o incluso don ngel Ganivet (todos esos autores son inevitablemente don) estaba todava vivo. Comprob que no.

Por otra parte, la carta no da muchas pistas para responder a la pregunta; es verdad que dice que Espaa no es una unidad de destino en lo universal, pero eso no me lo resuelve todo, porque tambin podra ser un dolor, o un enigma histrico, o un problema, o un sin-problema, o incluso un invertebrado.

Ni tampoco contribuye mucho a resolver la cuestin el encomiable ejemplo de las democracias occidentales ante las que se postra la carta al exhortarnos a adoptar la perspectiva moderna con que, con la ayuda de la razn crtica, los pases ms civilizados afrontan sus problemas. Es obvio que la Gran Bretaa es un pas de los ms civilizados, por lo menos desde que Astrix y sus amigos ensearon a los anglos a tomar el t. Entonces, la razn crtica que segn El Pas, nos permitir descubrir qu es Espaa tendr que ver con la muerte por inanicin de algn preso del IRA? O tal vez con algn bombazo corso, ya que tambin Francia es un pas muy civilizado.

Consult el diccionario de Mara Moliner, cosa siempre recomendable. Y en la pgina 1199 de su primer volumen descubr que la autora no se atreve a definir Espaa. Pero, sin decirlo, explica, en realidad, por qu no define, enjaretndonos la retahla de trminos que transcribo slo parcialmente: alanos, arvacos, rtabros, astures, autrigones, bastetanos, benimerines, bticos, cntabros, caporos, cartagineses, celtas, celtberos, cerretanos, cibarcos, contestanos, cosetanos, deitanos, edetanos, fenicios, godos, iberos, ilercavones, ilergetes, iliberritanos, ilicitanos, ilipulenses, iliturgitanos, indigetes, italicenses, lacetanos, layetanos, masienos, moriscos, mozrabes, numantinos, oretanos, psicos, saldubenses, santones, suevos, tartesios, tugienses, turdetanos, trdulos, vacceos, vndalos, vardulos, vascones

Entonces me puse a pensar profundamente sobre todo eso.


B. (...) porque Espaa no es propiedad de los reaccionarios, yo me siento y soy espaol aunque fuera de una Espaa pequea que limitara con los Picos de Europa, Andaluca, Galicia y el rea catalana, porque Espaa no es una ficcin, es la nacin de mis padres y abuelos, de Garcilaso, de Cervantes...

C. En la edicin de Gernimo se ha notado que el editor espaol, yo, soy un espaol que sigue siendo espaol y no tiene vergenza de ser espaol, en un momento en que se puso ferozmente de moda no ser espaol, moda que sigue existiendo. A lo sumo, se admite que uno puede ser, tirando a mucho, castellano, pero espaol, qu horror!. En cambio, all se habla de Felipe II, de ministros de Felipe II, y de conquistadores, sin odio y como de antepasados de uno en vez de como unos cabrones que estn en la acera de enfrente y con los que uno no quiere saber nada. Es decir, volviendo a repetir el esquema tradicional de buenos y malos, completamente adialctico y farisaico que hemos heredado de la tradicin catlico-integrista, repitindola al revs.


2. A. Otra pgina del diario filosfico de Filghelo , mientras tanto, n 18, 1984, pp. 151-152 . 2. B. Manuel Sacristn o el potencial revolucionario de la ecologa, Tele/Expres, 2-6-1979 (Ahora en: De la primera de Praga al marxismo ecologista. Entrevistas con Manuel Sacristn Luzn, Los Libros de la Catarata, Madrid, 2004, pp 115-125; edicin de Francisco Fernndez Buey y Salvador Lpez Arnal). 2. C. Una conversacin con Manuel Sacristn, por J. Guiu y A. Munn, Ibidem, pp. 102-103.

 

3. Sobre el derecho de autodeterminacin

Qu particularidades se ven hoy [diciembre 1984] dentro del comportamiento poltico y social en la sociedad catalana respecto de la espaola? Puede echar una mirada a lo que es el nacionalismo cataln respecto a Espaa?

A m me parece que los nacionalismos ibricos estn ms vivos que nunca, los tres. Paradjicamente el menos vivo es el espaol -por eso no he dicho los cuatro- en el sentido siguiente: en el caso de la nacionalidad espaola, los nacionalistas son de derechas, incluida mucha gente del PSOE, pero de derechas de verdad; en cambio, en los otros tres nacionalismos, por razones obvias, por siglos de opresin poltica y opresin fsica, el nacionalismo no es estrictamente de derechas sino que hay tambin nacionalistas de izquierda, como dice el mismo nombre de una formacin poltica catalana [Nacionalistes dEsquerra], y a m me parece que la vitalidad de los tres nacionalismos no espaoles de la Pennsula es tanta, que aunque parecer utpico, yo no creo que se clarifique nunca la situacin mientras no haya un autntico ejercicio de derecho a la autodeterminacin. Mientras eso no ocurra, no habr claridad ni aqu ni en Euskadi ni en Galicia. Slo el paso por ese requisito aparentemente utpico de la autodeterminacin plena, radical, con derecho a la separacin y a la formacin de Estado, y viendo lo que las poblaciones dicen enfrentadas con una eleccin tan inequvoca, tan clara, slo eso nos podra permitir un da reconstruir una situacin limpia, buena, ya fuera la de un Estado federal, ya fuera la de cuatro Estados. Pero en todo caso con claridad.

A m me parece que por ms vueltas que se le d, por ms tcnicas polticas y jurdicas con las que se intente organizar algo que no sea eso, no saldr nunca un resultado satisfactorio. Eso siempre ser una justificacin del mayor mal que sufre Espaa, que es tener un Ejrcito poltico como el que tenemos. Este es el problema fundamenta de este pas.


B. (...) Doy brevemente cuenta de una pequea peculiaridad de la traduccin: traduzco algunos valencianismos -los que ms se prestan a ello- por andalucismos. Por ejemplo: traduzco poc por "poco" y miqueta por "poquito", porque son trminos corrientes en Catalua; pero traduzco poquet, que en cataln del Pas Valenciano, por poquiyo, no por poquito, ni por poquillo. Quiero as incitar a mis paisanos a ver de qu modo el valenciano es, sencillamente, un cataln, igual que el andaluz es un castellano. Y quiz por causas parecidas a las que hacen que para mi odo el castellano ms hermoso sea el sevillano, creo que el valenciano de Raimon es un cataln particularmente agraciado.

* * *

Me siento algo incmodo al ver reproducida en esta edicin para lectores de lengua castellana la nota que escrib en 1973 por cordial encargo de Raimon. Alguna gente de izquierda en sentido amplio (yo dira que en sentido amplsimo), creyndose inminentemente ministrable o alcaldable, considera hoy oportuno abjurar sonoramente de Lenin. No pretendo ignorar los puntos del leninismo necesitados de (auto-)crtica. Pero por lo que hace a la cuestin de las nacionalidades, la verdad es que la actitud de Lenin me parece no ya la mejor, sino, lisamente, la buena. Ahora bien: una regla prctica importante de la actitud leninista respecto del problema de las nacionalidades aconseja subrayar unas cosas cuando se habla a las nacionalidades minoritarias en un estado y las cosas complementarias cuando se habla a la nacionalidad ms titular del estado. A tenor de esa regla de conducta, tal vez sea un error la publicacin en castellano de mi nota de 1973, dirigida primordialmente a catalanes.

Espero que no sea un error importante. Y me anima a esperarlo as la acogida de mis paisanos madrileos a Raimon en este suave y confuso invierno de 1976.


C. Argumentos: El marxismo se ha convertido en un fenmeno universal, pero creo que ms como mtodo de solucin a todos los problemas. Sin embargo, en este momento, la tendencia es hacia una interiorizacin, hacia una nacionalizacin de la poltica. No soy universal porque soy de este mundo, soy universal a partir de un punto concreto, un barrio, una ciudad, de un pas o una autonoma, y a partir de ese momento, puedo trascender para llegar a la universalidad. No obstante, el marxismo no ha entendido ni las autonomas, ni los nacionalismos y mucho menos los elementos subjetivos, psicolgicos de las sociedades. Cree usted que esta crisis del marxismo es definitiva?

La nacionalizacin de la poltica es uno de los procesos que ms deprisa pueden llevarnos a la hecatombe nuclear. El internacionalismo es uno de los valores ms dignos y buenos para la especie humana con que cuenta la tradicin marxista. Lo que pasa es que el internacionalismo no se puede practicar de verdad ms que sobre la base de otro viejo principio socialista, que es el de la autodeterminacin de los pueblos. Lo que hay que hacer es criticar a muchos partidos de izquierda, marxistas o no, que han abandonado un principio fundamental como es el de la autodeterminacin de los pueblos. Todo lo dems que dice usted en esta pregunta es pura moda neorromntica irracionalista, efecto de la prdida de esperanzas revolucionarias.


5. Entrevista con Mundo Obrero (1985). De la primavera de Praga al marxismo ecologista. Entrevistas con Manuel Sacristn Luzn. Los libros de la Catarata, Madrid, 2004 (edicin de Francisco Fernndez Buey y Salvador Lpez Arnal), pp. 219-220.

*


Anexo 14. Correspondencia en torno a la publicacin de la entrevista sobre la invasin sovitica en Cuadernos para el dilogo.

El 21 de agosto de 1968 las tropas del antiguo Pacto de Varsovia invadieron la entonces Repblica Socialista de Checoslovaquia (RSCh), liquidando manu militari la experiencia del llamado socialismo con rostro humano que encabezaba Alexander Dubcek (1921-1992), secretario general del P.C.Ch. La direccin del P.C.U.S. y del Estado sovitico trat de justificar el atropello apelando a la supuesta va revisionista o liquidacionista seguida por los dirigentes del P.C.Ch., sendero que, sostenan, conduca inexorablemente a la restauracin del sistema capitalista y de sus relaciones de produccin y aniquilacin en el pas del Moldava.

En noviembre de ese mismo 1968, Sacristn public unos escritos de Dubcek con el ttulo La va checoslovaca al socialismo. Significativamente, su presentacin del volumen -Cuatro notas a los documentos de abril del Partido Comunista de Checoslovaquia- iba encabezada con un breve pero sustantivo paso del programa de accin del P.C.Ch.: La victoria de la verdad, que es la causa del socialismo.

Jos M Mohedano, colaborador en aquellos aos de la revista antifranquista Cuadernos para el dilogo, elabor un cuestionario para Sacristn poco tiempo despus de la invasin. La entrevista fue publicada con el ttulo Checoeslovaquia y la construccin del socialismo en el nmero 71-72 de la revista, (agosto-septiembre 1969, pp.11-19), y ha sido reimpresa en Manuel Sacristn. Intervenciones polticas. Barcelona : Icaria,1985, pp.239-261.

Mohedano present la entrevista con la siguiente nota:

El 1 de agosto se ha cumplido un ao desde que las fuerzas del Pacto de Varsovia penetraron en la Repblica Checoslovaca. La prensa burguesa de los pases occidentales, la nica que llega a nuestras manos, resarcindose de los temblores que haban sufrido los cimientos de uno de los pases puntales del mundo capitalista durante el mes de mayo, nos dio una visin superficial y externa de los hechos, apenas una apariencia. Y todo ello en medio de un gran gozo por su parte. Lo ms triste es que algunas fuerzas socialistas actuaron en los mismos trminos, con la preocupacin mxima de quitarse de encima la pesada carga de la invasin, pero sin erosionar demasiado los mtodos burocrticos existentes en los pases del Este. En realidad, hemos conocido muy pocas crticas en profundidad, autnticamente socialistas. La eleccin del profesor Sacristn para esta entrevista se debe a que adems de ser una de las personas ms preparadas en el tema, en Espaa, est en estos momentos dentro de la rbita sealada. No se trata ya de hacer lamentaciones lacrimgenas sobre la invasin, sino de hacer una crtica y un anlisis materialista, de recorrer el camino que separa la esencia de la apariencia. Y es indudable que Sacristn puede contribuir a darnos una visin no formalista del problema.

En carta dirigida a Xavier Folch, escrita pocos das despus de la invasin y en tono directo, Sacristn apuntaba:

Tal vez porque yo, a diferencia de lo que dices de ti, no esperaba los acontecimientos, la palabra indignacin me dice poco. El asunto me parece lo ms grave ocurrido en muchos aos, tanto por su significacin hacia el futuro cuanto por la que tiene respecto de cosas pasadas. Por lo que hace al futuro, me parece sntoma de incapacidad de aprender. Por lo que hace al pasado, me parece confirmacin de las peores hiptesis acerca de esa gentuza, confirmacin de las hiptesis que siempre me resist a considerar.

La cosa, en suma, me parece final de acto, si no ya final de tragedia.

La elaboracin de la entrevista origin correspondencia de inters entre Jos M Mohedano y Sacristn. En una carta fechada el 29/6/1969, Sacristn peda una ampliacin del tiempo de espera:

(...) Desgraciadamente, hasta entrado julio no me podr sentar tranquilamente ante sus preguntas.Estos das tengo por fuerza que terminar trabajos editoriales nada interesantes, pero de los cuales vivo. Yo creo que hacia el 14-16 de julio podra enviarle las respuestas. As lo har si no me da usted indicacin contraria. Espero que esto no le revuelva demasiado sus proyectos.


En una segunda carta, de 17 de julio de ese mismo ao, Sacristn solicitaba cortsmente la mxima exactitud en la reproduccin de preguntas y respuestas:

Otra vez tengo que pedir perdn, sta vez por dos cosas: primera, por los dos das de retraso sobre lo que prevea. Segunda, porque no me ha sido posible embutir las respuestas en diez hojas.

Esto plantea una cuestin que me preocupa seriamente y en la cual le ruego con encarecimiento su colaboracin. No he podido limitarme a las diez hojas por el carcter muy delicado y super-rico de las preguntas. Cada una de ellas implica problemas tericos y prcticos varios, pero todos importantes. Mas esa misma caracterstica -en un pas cuya publicstica se encuentra en las condiciones que todos conocemos- me obliga a poner una condicin sine qua non a la publicacin de este texto: que ni las preguntas ni las respuestas sean alteradas absolutamente en nada. Una alteracin por ligera que fuera, en una discusin llevada entre el Scylla de la censura y la Carybdis de una opinin pblica poco informada me resultara catastrfica. Ruego a usted que considere vital para m esta exigencia y que complete el honor que amablemente me ha hecho solicitndome estas respuestas con una rigurosa atencin a que el texto no sea mudado ni en una coma. Si ello no es posible, le ruego que renuncie a la publicacin. Repito que esta condicin se refiere tambin al texto de las preguntas.

Le agradezco por anticipado el trabajo y, acaso, los malos ratos que esta necesidad ma le va a ocasionar.


En la ltima de las cartas, de 30 de julio de 1969, puede verse una referencia en torno a la posicin tomada por el P.C.de Cuba , adems de reflexiones de inters sobre la intervencin poltica ciudadana en varios pases del entonces llamado bloque socialista:

(...) recib su carta del 24 en la que me anuncia que la entrevista no podr salir ahora. He pasado cuatro das con fiebres muy altas y hasta hoy no me he levantado. Siento que a pesar de trabajar bastante tiempo y con bastante urgencia no haya podido satisfacer las necesidades periodsticas de usted ni desde el punto de vista del calendario ni desde el de la extensin.

Lo de la conviccin ya es cosa aparte. No me propongo convencer a nadie casi nunca. En este caso menos todava puesto que era imposible un tratamiento global, realmente dialctico de los problemas suscitados. Me propongo slo -y porque creo que es til le he dedicado muchas horas- mostrar que el tipo de pensamiento de moda que se reflejaba en las preguntas excluye l mismo el tratamiento dialctico, a causa de su manera mecanicista y mtica de proceder, presuponindolo ya todo.

Por eso queda fuera de nuestra entrevista lo esencial, algo que usted recoge muy acertadamente en su carta: el tema de la despolitizacin. Aqu est de verdad el meollo de la cuestin, porque toda dialctica real acaba en la consciencia y en sta es donde se puede sacar balance. (Acaba, eh? no empieza).

Por cierto que si usted lo examina con valor, sin asustarse por tener que reconocer muchas cosas tristes del desarrollo del socialismo, tendr que reconocer (si es que -cosa que ignoro- conoce usted Centroeuropa) que lo caracterstico del intento del PCCH fue que consigui por vez primera desde 1950, aproximadamente, repolitizar en sentido comunista a un alto porcentaje de comunistas y en sentido filosocialista a un alto porcentaje de la poblacin procedente de la antigua burguesa culta urbana, al mismo tiempo que repolitizaba y hasta movilizaba a una aplastante mayora de la clase obrera. Si usted tiene noticias de la monstruosa despolitizacin de los proletariados hngaro, alemn, etc. y de la persistencia de ideologa reaccionaria en el polaco, por ejemplo, valorar lo que tena de promesa (de mera promesa, eh?) el intento checo. El gran error de Fidel Castro consisti, en mi opinin, en no darse cuenta de que para decir verdades de a puo coga, precisamente, la ocasin en la cual acaso se iba a abrir un portillo para que empezara de nuevo una dialctica poltica interna al socialismo. Y ello le oblig a cometer el pecado de diplomacia consistente en callar que la RSCH era el pas socialista menos degenerado polticamente de toda Centroeuropa.

En fin, dejmoslo, la cosa est de todos modos perdida por ahora. Precisamente porque lo est se agravar. Y precisamente por eso le hago un ltimo ruego: que si realmente va a publicar alguna vez la entrevista la feche en 15 de julio de 1969, o 16 o 17, que ya no me acuerdo el da en que yo mismo se la envi. Pues se puede temer que con el paso del tiempo la situacin en Checoslovaquia sea una tal victoria de la reaccin que nuestra entrevista carezca ya de sentido si no se da la fecha. Fechada, siempre servir para recordar por qu mecanismo el neostalinismo consigui convertir a una poblacin entera -empezando por el proletariado- que era la nica socialista de Centroeuropa en una poblacin reaccionaria.


Diez aos ms tarde, al ser preguntado sobre la invasin, en el coloquio de una mesa redonda sobre estalinismo celebrada en Barcelona, Sacristn se manifestaba en los siguientes trminos:

(...)Pienso que el experimento de Dubcek, cualquiera que hubiera sido su resultado, era lo que haba que apoyar y, modestsimamente, lo apoy. De las pocas cosas agradables de esos dramas es que papeles mos sobre Dubcek han circulado por Checoslovaquia entonces.

He dicho cualquiera que fuera el resultado,porque garanta no haba ninguna. Lo que pasa es que si, como yo pienso, el rasgo caracterstico malo de la tradicin estalinista es precisamente la falsificacin ideolgica, entonces, por desgraciado que hubiera sido el resultado final de la experiencia de los comunistas checos mayoritarios, por lo menos iba a poner de manifiesto una verdad sociolgica: se iba a saber de una vez qu era aquella sociedad; es decir, se iban a ver manifestaciones de voluntad no reprimidas de la clase obrera y de otras clases sociales.

De modo que, aun en el supuesto de que hubiera salido mal, yo estaba a favor y creo que haba que estar a favor.

Para completar sus puntos de vista sobre la experiencia checa, puede verse igualmente una entrevista de 1978 con las juventudes comunistas de Catalunya (Intervenciones polticas. Barcelona: Icaria,1985, pp.275-279).


Salvador Lpez Arnal

Julio-Octubre 2006



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter