Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Nicaragua. Elecciones noviembre 2006
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2006

El ABC de la situacin socio- econmica

Oscar-Ren Vargas
Argenpress


Economa. La media de crecimiento del PIB entre 2000 y 2006 se sita (si tenemos en cuenta un crecimiento del 4.0 por ciento previsto por el Banco Central de Nicaragua) en el 3.3 por ciento anual, por encima del promedio entre 1990 y 1999 (que fue de 0.70 por ciento anual) pero siempre por debajo del 7.0 por ciento anual de media que necesita el pas para poder comenzar a reducir los actuales ndices de pobreza.

De mantenerse el ritmo de crecimiento promedio del PIB alcanzado entre 2000-2005, en la prctica la economa nicaragense tardara cerca de 30 aos en doblar su tamao, mientras que el nivel de vida medido por el producto por habitante- podra duplicarse en unos 60 aos. Por lo tanto, un crecimiento econmico de 4 por ciento al ao no basta para mejorar el bienestar de la poblacin.

Balanza Comercial. El gobierno estima que Nicaragua exportar en el 2006 US$ 940 millones de dlares e importar US$ 2 mil 700 millones de dlares. Es decir, compraremos en el extranjero tres veces ms de lo que producimos para vender en el mercado internacional. El dficit comercial ser, aproximadamente, US$ 1,760 millones de dlares.

Dficit Fiscal. El dficit fiscal (excluidas las donaciones) descendi de 6,1 por ciento del PIB en el 2004 a 5,6 por ciento en el 2005. Se calcula que el PIB de Nicaragua del 2006, toda la riqueza que producir el pas, llegar 5 mil 350 millones de dlares. En el 2006, el gasto total del pas ser el 22.7 por ciento del PIB y la recaudacin del 17.6 por ciento. Ese diferencial del 5.1 por ciento ser el dficit fiscal calculado para el 2006.

Impuestos. Los impuestos elevaron su peso como porcentaje del PIB, pasando de 3.9 por ciento del PIB en 2003 al 4.7 por ciento en el 2005. Esto no incluye ninguna modificacin en la estructura regresiva de los gravmenes, el 86 por ciento de lo recaudado proviene de los impuestos indirectos. Los impuestos sobre la renta del sector salarial -que en Europa representan entre el 25 por ciento y el 35 por ciento de la recaudacin- en Nicaragua superan el 60 por ciento. El esquema tributario prevaleciente penaliza a los pobres, otorga poderes discrecionales a los recaudadores e impone mayores obligaciones a los pequeos y medianos productores.

La carga tributaria recae en Nicaragua, de manera desproporcionada, sobre los hombros de la gente con menores ingresos. De cada 100 crdobas que producimos 17.6 se van en impuestos. Quines pagan esos impuestos? De esos 17.6 pesos, aproximadamente 15.6 pesos los pagan los pobres y slo 2 crdobas los no pobres. Es decir, la inequidad social se expresa en la inequidad fiscal.

En el 2003, la carga tributaria en Nicaragua como porcentaje del PIB fue del 15.3 por ciento. Ello se deriva de la escasa carga tributaria prevaleciente a los sectores de mayores recursos, muy inferior a la existente en algunos pases latinoamericanos y menor an a los pequeos pases europeos (Irlanda, Holanda, Suiza, Blgica, Finlandia etctera), cuyos crecientes niveles de competitividad solo se explican por la mayor carga tributaria de los segmentos de mayores ingresos, que determinan tasas de inversin econmica y social ms altas.

Salarios reales. Entre el 2000-2004 la tasa acumulada de la inflacin alcanz el 44.9 por ciento, mientras que tasa acumulada de incrementos de los salarios medio real lleg a 14.9 por ciento, lo que significa que los asalariados reales cayeron en 30.0 puntos porcentuales en los aos estudiados.

La reduccin del poder de compra del salario real promedio entre 1991 y diciembre de 2004 ha sido del 52.1 por ciento. Un producto directo del desempleo y del deterioro de los salarios, ha sido la ampliacin de la pobreza. En 1991, con un salario mensual promedio se poda comprar 1.44 canastas bsicas. En diciembre de 2004, con el mismo salario promedio no se poda comprar ni una canasta bsica, slo alcanzaba para adquirir un poco menos de de ella.

Formacin Bruta de Capital. En el 2005, la formacin bruta de capital fijo se increment en Amrica del Sur a una tasa promedio superior al 12 por ciento, que se eleva al 20 por ciento si se excluye a Brasil del clculo, en Nicaragua apenas se expandi al 4.4 por ciento. La inversin expresada como porcentaje del PIB sigue siendo muy baja. Crecer a tasas ms altas, es un requisito indispensable para reducir la tasa de desempleo de manera satisfactoria, exige un aumento de varios puntos de la tasa de inversin. La inversin bruta fija como porcentaje del PIB fue de 30.8 por ciento en el perodo 1996-2000; sin embargo, en el 2003 alcanz el 17.3 por ciento.

Carreteras. En el ao 2000, solamente el 11 por ciento de los caminos eran pavimentados y el porcentaje de la cobertura de los caminos, relacin de los kilmetros de caminos por cada 100 kilmetros de superficie territorial, era de 15 por ciento; mientras que en Costa Rica alcanzaba el 70 por ciento.

Petrleo. El petrleo continu su paso ascendente en todo el 2005 y cerr el ao por encima de 50 dlares el barril lo cual representa una enorme erogacin de divisas para el pas que no cuenta con ese fundamental combustible en sus subsuelos. Algunos analistas indican que el crudo mantendr esos precios el ao 2006 y otros aseguran que se situar por encima de 60 dlares el barril. En Nicaragua, el gasto en petrleo se increment entre el 2002 y el 2005, con un aumento del 121.6 por ciento.

Desigualdad en el Ingreso. De acuerdo al Informe sobre Desarrollo Humano 2005 del PNUD, el 10 por ciento de la poblacin ms pobre tiene un 0.9 por ciento de la participacin en los ingresos o consumo, frente al 44.7 por ciento de la participacin del 10 por ciento ms rico. Cualquiera sea la reduccin reciente de esta polarizacin, la desigualdad se afirma como un rasgo estructural del actual modelo neoliberal.

La CEPAL ha sealado una mejor distribucin del ingreso puede potenciar el efecto de la expansin econmica en la reduccin de la pobreza. De hecho, una reduccin del 5 por ciento en el ndice de distribucin del ingreso puede permitir la reduccin la pobreza extrema a la mitad.

El 1% de la poblacin recibe el 15.6% del PIB.
El 10% de la poblacin ms rica recibe el 44.7% del PIB.
El 20% de la poblacin anterior al 10% ms rico recibe el 27.5% del PIB.
El 70% de la poblacin pobre recibe slo el 37.7% del PIB.
El 10% de la poblacin ms pobre recibe el 0.9% del PIB.

El Banco Mundial expresa que la equidad debera ser parte integral de una estrategia exitosa de reduccin de la pobreza en su Informe sobre el Desarrollo Mundial 2006 del Banco Mundial, titulado Equidad y Desarrollo. La equidad es una condicin fundamental para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio, explica el informe, ya que resulta ms difcil reducir la pobreza con altos niveles de inequidad en diferentes dimensiones.

Pobreza. Hay 4,200.000 habitantes que viven en condiciones de pobreza; es decir, viven con menos de dos dlares diarios (poblacin total de Nicaragua 5,600.000 personas), de las cuales 2,100.000 personas viven con menos de un dlar diario (pobreza extrema).

Entre 1993 y 2001, Nicaragua ha experimentado un incremento porcentual de la pobreza en general y extrema. La pobreza general se ha incrementado en 3.0 puntos y la extrema pobreza en 4.0 puntos. Al mismo tiempo, se increment el nmero de pobres en el mismo perodo. De acuerdo a la CEPAL y segn el mtodo de la Medicin Integrada de Pobreza, la pobreza en Nicaragua que alcanza el 84.9 por ciento de los hogares nicaragenses.

De acuerdo con simulaciones efectuadas por la CEPAL, el producto por habitante de Nicaragua debiera de crecer un 4.4 por ciento durante los prximos aos (2005-2015) para cumplir con la Meta del Milenio de reducir la pobreza extrema a la mitad, bajo el supuesto de que la distribucin del ingreso se mantenga inalterada.

Segn el Informe 2005 de las Naciones Unidas, ser ms fcil reducir la pobreza en los pases cuyos gobiernos hayan puesto en marcha polticas que promueven la igualdad, incluidas las iniciativas para mejorar el acceso a recursos, ingresos, educacin y empleo.

Salud. La crisis en el sistema de salud es producto del recorte del gasto en el sector, como indica el modelo neoliberal. En 1989, el Estado inverta en salud 35 dlares por persona por ao. En el 2005, la inversin fue de 16 dlares por persona por ao. En medicamentos la inversin era de 32.3 millones de dlares en 1989, en el 2005 fue solamente de 12 millones de dlares. Para el 2005, slo el 40 por ciento de la poblacin nicaragense tiene acceso a los medicamentos esenciales, mientras que en Costa Rica es el 90 por ciento.

El kilogramo de medicamentos que el MINSA compraba en 1989 a US$ 7.3 dlares; en el 2005 lo compr a US$ 15.3 dlares el kilo; o sea 2.10 veces mayor. En otras palabras, el gobierno invierte menos en medicamentos, los compra ms caro y compra menos medicamentos por cada dlar; sin embargo, la poblacin ha crecido y la poblacin tiene que invertir de su bolsillo ms dinero para obtener los medicamentos bsicos.

El escaso gasto en salud de Nicaragua es financiado en gran medida por las propias familias. Mientras que en los pases desarrollados el aporte familiar representa cerca el 19.5 por ciento del gasto total en salud, en Amrica Latina representa el 36.8 por ciento, en Nicaragua esta cifra es del 50.9 por ciento del gasto total en salud. La necesidad de incurrir las familias en gastos para acceder a los servicios de salud o al consumo de medicamentos es una fuente importante de inequidad social.

Mortalidad Infantil. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Demografa y Salud (ENDESA-1998), la tasa de mortalidad infantil para 1998 fue de 45.2 por mil nacidos vivos, correspondiendo 40 por mil nacidos vivos al sector urbano y 51 por mil nacidos vivos al sector rural. Para el ao 2003, se calcul que la tasa de mortalidad infantil fue de 33 por mil nacidos vivos. En Centroamrica slo Guatemala tiene una tasa de mortalidad infantil ms alta con 38.1 mil por nacidos vivos. Costa Rica reporta la menor tasa regional con 10.4 por mil nacidos vivos en 1997. ENDESA-2001 muestra que la mortalidad infantil en el quinquenio 2000-2005 es del orden de 35.5 por mil nacidos vivos.

Mortalidad Materna. Nicaragua se encuentra entre los pases de Centro Amrica con mayor tasa de mortalidad materna. Ms del 30 por ciento de las muertes maternas se producen en mujeres menores de 19 aos. El perfil de la mujer que muere por complicaciones en el embarazo o durante el embarazo, es la joven que vive en la zona rural o urbana marginal en condiciones de pobreza o extrema pobreza y con bajo nivel de instruccin. La mortalidad materna asciende a 97 muertes por cien mil nacidos vivos en el 2003, la tercera tasa ms alta de Centro Amrica despus de Honduras y El Salvador.

SIDA. La epidemia del SIDA en Nicaragua se inici en 1987, para mayo del 2002 se haban reportado 877 casos seropositivos acumulados, de los cuales 392 han enfermado y 208 han fallecido. La tendencia es ascendente y acelerada, con un incremento anual de 24 por ciento de casos, reportndose una tasa de 4.2 casos por cien mil habitantes a mayo del 2002. La presencia del VIH/SIDA en todos los departamentos del pas y la posibilidad de su propagacin representan un peligro elevado y latente. Los datos oficiales indican un reducido nmero de casos, algo que ofrece un falso sentimiento de seguridad.

Para el 2005, el Programa Nacional de Nicaragua ITS/VIH/SIDA registra un total de 1,835 personas portadoras del VIH/SIDA desde el inicio de la epidemia en 1987 hasta junio 2005, pero los subregistros que tambin son admitidos por el MINSA triplicaran esos nmeros. La tasa anual es creciente y una pandemia que crece en silencio, en secreto.

Malaria. En Nicaragua, la tendencia de la malaria es a la reduccin del nmero de casos, reportndose para el ao 2000 un total de 24,014 casos, equivalente al 19.2 por ciento del total de casos en Centroamrica. Casi la mitad de casos ocurren en menores de 15 aos y el 17.5 por ciento en menores de 5 aos. La mortalidad por malaria ha tenido una disminucin entre 1998 y 2001, pasando de 52 a 2 fallecidos. Para el ao 2003 se registraron un total de 4,116 casos. Hasta el 30 de abril de 2005 se haban registrado un total de 1,099 casos de malaria en el pas.

Tuberculosis. En Nicaragua, unas 2,200 personas son diagnosticadas con tuberculosis anualmente por especialista del MINSA y, al menos, 80 mueren por falta de tratamiento mdico adecuado. De 100 afectados, entre 15 y 20 no reciben en su totalidad las medicinas. La tuberculosis est presente en todas las edades, aunque hay un mayor nmero entre quienes tienen de 25 a 35 aos.

Educacin. La educacin es un desastre, las escuelas primarias muchas ni luz tienen. El gasto por alumno del Ministerio de Educacin pas de 84 dlares anuales en el ao 2000 a 73 dlares en el ao 2005. El 76 por ciento de las escuelas pblicas de Nicaragua no rene los requisitos ms elementales para funcionar como centros de enseanza y los salarios de los maestros no les alcanzan para comprar una canasta bsica.

Ms del 35 por ciento de la poblacin adulta de Nicaragua es analfabeta, de la cual ms del 50 por ciento son mujeres. Es decir, cerca de un milln de personas de ms de 15 aos carecen de capacidades bsicas en lectura, escritura y clculo. No hay que olvidar que el analfabetismo va unido a la extrema pobreza, ya que la tasa de alfabetizacin guarda una muy estrecha relacin con los niveles de ingresos.

Empleo. El deficiente desempeo de las economa se ha traducido en una dinmica ocupacional donde ha primado la creacin de empleos de baja calidad en las actividades de menor productividad e ingresos de la pequea produccin agrcola y la economa informal, donde se han creado de 7 de cada 10 nuevos empleos/ ocupaciones en los ltimos diez aos. Por ejemplo, en 1998 los asalariados con contrato indeterminado (empleo formal) representaban el 7.7 por ciento de la PEA; sin embargo, para en el 2001 descendi a 4.4 por ciento de la PEA. La expansin de la informalidad trae aparejado un aumento de la terciarizacin del empleo.

Capital Humano. Uno de los factores que influyen en mayor medida en la determinacin de los ingresos laborales y la calidad del empleo es la dotacin de capital humano de los participantes en el mercado laboral. En Nicaragua, la gran mayora de los adultos que viven en hogares pobres no han terminado la educacin primaria, y en muchos casos, ni siquiera han cursado tres aos de estudios.

En el 2001, los aos promedio de escolaridad de los Jefes de Hogar no pobres era de 5.9 aos de estudios y tienen 2.45 veces ms aos de estudios que los Jefes de Hogar pobres que tienen como promedio 2.4 aos de estudios y 4.2 mayor que los Jefes de Hogar que viven en extrema pobreza con 1.4 aos de estudios.

La fuerza de trabajo nicaragense sigue teniendo un nivel de educacin muy bajo. Segn la Encuesta Nacional de Hogares para Medir el Nivel de Vida 2001, la escolaridad promedio de la fuerza de trabajo (poblacin entre 25-59 aos) era de 5.41 aos de estudios. En 1998, ese promedio era de 5.35 aos de estudio. La CEPAL nos advierte que se requiere al menos 12 aos de escolaridad para que una persona no corra el riesgo de caer en la pobreza.

Desempleo. En el perodo 1990-2002, Nicaragua es el pas centroamericano que tiene la menor formacin de capital y un menor ritmo de crecimiento econmico; al mismo tiempo, es el pas que tiene el mayor aumento de la fuerza de trabajo de toda Centroamrica. Estos tres elementos explican el acrecentamiento de la tasa de desempleo abierto urbano, al pasar de 7.6 por ciento de la PEA al 12.9 por ciento. En 2004, la tasa de combinada de desempleo y subempleo alcanzaba en conjunto al 27.8 por ciento de la poblacin urbana.

Empleo Informal. De acuerdo a la CEPAL, en Nicaragua, entre 1993 y 1998, de cada 10 nuevos ocupados por sector solamente se crearon 1.2 empleos en el sector formal, 4.8 empleos en sector informal y 4.0 empleos en el sector agropecuario. Se estima que entre 2000-2004, de cada 10 nuevas personas ocupadas, 6 trabajan en el sector informal. La expansin de la informalidad trae aparejado un aumento de la terciarizacin del empleo.

Migracin. Alrededor de un milln de nicaragenses regularizados o indocumentados luchan diariamente en el extranjero (Estados Unidos, Costa Rica, El Salvador, etctera), lo que representa el 18.86 por ciento de la poblacin total de Nicaragua, lo que ubica a Nicaragua dentro de Amrica Latina como uno de los pases como mayor proporcin de su poblacin en el exterior. Aproximadamente el 80 por ciento de los emigrantes pertenecen a la Poblacin Econmicamente Activa (PEA). Esta fuga de capital humano es uno de los aspectos negativos de la migracin.

La migracin ha desarrollado el turismo, las telecomunicaciones, el transporte areo y las transferencias de remesas. Tambin ha tenido efectos multiplicadores positivos en el PIB, el consumo y las inversiones. El turismo hacia Nicaragua posee un gran componente de nacionales que viven en el exterior y traen consigo bienes de consumo y duraderos. Ningn sector de la economa, como la agricultura o la industria, ha tenido los niveles de crecimiento de las remesas familiares entre 2000 y 2005. Los sectores ms beneficiados con esas entradas han sido los servicios financieros (bancos) y el comercio.

Ocho de cada diez haitianos y jamaiquinos con ttulos universitarios viven fuera de sus pases. Y ms del 50 por ciento de los profesionales universitarios de los pases de Amrica Central y del Caribe tambin viven en el extranjero. Estas son tan slo dos de las conclusiones a las que lleg estudio del Banco Mundial, titulado Migracin internacional, remesas y la fuga de cerebros. Es decir, el informe revela que la fuga de cerebros es masiva en los pases pequeos y pobres de la regin centroamericana.

Remesas. Las remesas de los inmigrantes se han convertido en un pilar de la economa nicaragense, hasta representar una quinta parte del PIB. Las remesas hacia Nicaragua se han multiplicado por 100 desde 1990 hasta la fecha (2005) y es el elemento ms dinmico del pas. De un lado, permiten equilibrar el presupuesto de las familias; del otro, puede haber distorsiones, como que las familias dejen de trabajar al recibir el dinero.

Al menos 20 de cada 100 familias en Nicaragua dependen sobre todo de las remesas para sobrevivir. Las remesas, tambin, significa la entrada de dinero que soporta las condiciones de vida de numerosas familias en todo el pas. Ese dinero aumenta el gasto de consumo y, as, las ventas de bienes y servicios; con ello, el gobierno cobra impuestos.

En diecisis aos (1990-2005), Nicaragua recibi cerca de 5,587 millones de dlares en remesas. Su efecto es indiscutible en cuanto a servicios financieros, el turismo hacia el pas por parte de los emigrantes, el creciente comercio de productos nicaragenses. El transporte areo internacional desde correo, pasajeros, carga y redes de trfico- se ha dinamizado y fortalecido.

Un estudio del Banco Mundial indica que las remesas de los emigrantes alivian la pobreza y ayudan a elevar los niveles de salud infantil, asistencia escolar e inversiones en sus pases de procedencia. Las remesas reducen el nivel, la profundidad y la gravedad de la pobreza.

Pago de la Deuda. El destino principal del excedente econmico del pas es el pago de la deuda externa e interna, que absorbe el grueso del presupuesto. El 75 por ciento de la deuda de Nicaragua es deuda interna que se paga a los bancos privados nacionales. En los prximos aos va a aumentar el servicio de la deuda interna. Y va a subir un poco ms el servicio de la deuda externa. De tal manera que vamos a estar pagando casi 400 millones de dlares anuales en servicio de deuda pblica. De ellos, casi 300 millones en deuda interna.

Exoneraciones. Las exoneraciones son subsidios implcitos a los grandes empresarios, comerciantes y banqueros, y que llegar a representar el 4.0 por ciento del PIB. Esta cantidad supera lo que se recibe de la cooperacin internacional que alcanza el 3.4 por ciento del PIB. Por otro lado, la evasin fiscal representa el 8.0 por ciento del PIB. En conclusin, entre la evasin fiscal, producto del contrabando y la corrupcin gubernamental, y las exoneraciones (perdn de los impuestos y otras dispensas) suman el 12 por ciento del PIB. La inversin del Estado en salud y educacin es inferior a las exoneraciones y evasin fiscal.

Desnutricin. Segn el Informe de la FAO del 2005, en Nicaragua, cerca del 30 por ciento de los menores de cinco aos tienen algn grado de desnutricin. Por otro lado, la mortalidad infantil se ha reducido en los ltimos 15 aos. Sin embargo, estas luces se acompaan con las sombras de la explotacin infantil, la prostitucin, los abusos, la pobreza, el abandono, la falta de acceso a los recursos educativos, etctera.

De acuerdo a la FAO, en el 2001, el 10 por ciento de la poblacin ms pobre del pas consuma un promedio anual per cpita de diecisis veces menor que el 10 por ciento de la poblacin ms rica. El 10 por ciento ms pobre absorba el 2.18 por ciento del consumo total del pas, en tanto el 10 por ciento ms rico lo haca con el 33.69 por ciento. En 1990-1992 el nmero de personas subnutridas era de 1.2 millones, para el perodo 2000-2002 se haba incrementado a 1.4 millones de personas.

Segn la Organizacin de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacin (FAO), a fines de la dcada pasada (1998-2000), la subnutricin afectaba al 44 por ciento de la poblacin nicaragense (estimacin en base al requerimiento energtico medio) y la subnutricin general al 29.8 por ciento de la poblacin (estimacin oficial de la FAO en base al requerimiento energtico mnimo).

El 20 por ciento de la poblacin ms rica consume el 49.2 por ciento del consumo total del pas, mientras que el 20 por ciento ms pobre consume el 5.6 por ciento. La persistencia de la desigualdad en la distribucin del ingreso y, por consiguiente, en el acceso de los alimentos ha impedido el mejoramiento de la distribucin del consumo. En 1990-1992 el nmero de personas subnutridas era de 1.2 millones, para el perodo 2000-2002 se haba incrementado a 1.4 millones de personas.

Competitividad. En el Informe de Competitividad Global 2004-2005, Nicaragua aparece con una mala calificacin respecto a la calidad de los puertos y de la infraestructura en general, ya que es considerada insuficiente, ineficiente y de baja calidad. De los 117 pases estudiados, Nicaragua aparece en el puesto 99 en el 2005 (con un ndice de 3.08 sobre 6.00), retrocediendo con respecto al 2004 cuando ocupaba el lugar 95 y en relacin al 2003 cuando estaba ubicado en la posicin 90.

Inversin Extranjera. Esta mala calificacin en el Indice de Competitividad y Crecimiento recibida de parte del capital internacional a influido en el comportamiento de las Inversiones Extranjeras Directas (IED) en Nicaragua, que han sido errticas entre el 2000 y el 2005. En el 2000, la IED alcanz la cifra de 267.0 millones de dlares; en el 2001, cay a 150.2 millones de dlares lo que signific una abrupta disminucin con respecto al ao anterior; luego, en el 2002, subi a 203.9 millones; para bajar nuevamente en el 2003 a 201.3 millones de dlares. En el 2004, la afluencia de inversiones super los 261 millones de dlares.

Sociedad del conocimiento. El principal insumo de la vida social y econmica de los pases es ya el conocimiento. Para escapar del subdesarrollo tenemos que escapar de la ignorancia. Hoy el conocimiento se genera, se transmite y se utiliza, no slo a velocidades desconocidas en el pasado, sino bajo formas definitivamente distintas. Nicaragua tiene que enfrentar, al mismo tiempo, las viejas desigualdades y sumar las nuevas desigualdades propias de la sociedad del conocimiento. Desigualdad que ahora se identifican con la palabra brecha digital. La brecha digital que se ve reflejada en el desigual acceso al mundo del Internet. Los usuarios de la Internet en Nicaragua solamente alcanzan al 2 por ciento de la poblacin total (132.000 personas de una poblacin total de 5.6 millones).

Medio Ambiente. En Nicaragua, la cobertura vegetal se ha venido reduciendo a un ritmo estimado entre 50 y 100 mil hectreas anuales en los ltimos 30 aos; lo cual es un ndice de deforestacin muy elevado, lo cual obedece principalmente a la conversin de tierras forestales para otros usos (expansin de tierras agrcolas, ganaderas y urbanas; construccin de caminos e infraestructura; explotacin minera, etctera) y la explotacin maderera (lea para combustible, madera para uso industrial, etctera). Los incendios forestales constituyen otra causa importante de la prdida de bosques.

Se estima que el 85 por ciento de los bosques tropicales secos y el 65 por ciento de los bosques hmedos han desaparecido en los ltimos 300 aos. Esto se debe al avance de la frontera agrcola, la expansin de la ganadera, los incendios forestales, la extraccin de madera y lea y el impacto de los desastres naturales.

Agua Potable. En Nicaragua, el 28.3 por ciento de la poblacin total del pas carece de agua potable. El 77.3 por ciento de los hogares extremadamente pobres, en las reas rurales, carecen de agua potable. El agua de la red se desperdicia en todas las ciudades. La mayora de las cuencas hidrogrficas del pas tienen algn grado de contaminacin. En el agro se desperdicia la mitad del agua destinada al riego por obsolescencia de los sistemas de conduccin y mala administracin del recurso. Nuestros lagos y laguna se encuentran en grave crisis.

El acceso a fuentes de agua potable muestra grandes disparidades de un departamento a otro y de una clase social a otra, lo mismo que la cantidad de agua disponible es motivo de preocupacin. El agua potable en Nicaragua es un privilegio de slo 4.1 millones de personas. El resto, un poco ms de 1.2 millones, carece del adecuado servicio, ya sea que no les llega, o es de mala calidad.

El sector que tiene los peores niveles de cobertura sigue siendo los pobres y los pobres extremos. Por ejemplo, el quintil 5 (el 20 por ciento ms pobre de la poblacin) no tiene servicio de agua potable el 40.6 por ciento, mientras que el quintil 1 (el 20 por ciento de la poblacin de mayores ingresos) solamente el 5.3 por ciento no tiene servicio de agua potable.

Vivienda. Un rasgo del desempeo demogrfico de Nicaragua es la acelerada urbanizacin. En 1990, la poblacin urbana representaba el 57.2 por ciento de la poblacin total, representaba el nivel ms alto de urbanizacin en Centroamrica. Actualmente (2005), la poblacin urbana representa el 58.3 por ciento y en el 2015 pasar al 60.5 por ciento, con los consecuentes cambios en los patrones de vida y consumo que genera la vida urbana. Es decir, el crecimiento demogrfico ha ido acompaado de una notoria concentracin de la poblacin en las reas urbanas.

Este crecimiento de la poblacin urbana no corresponde al desarrollo de los sectores econmicos de la industria, del comercio y de los servicios capaces de absorber toda la mano de obra desplazada de las reas rurales hacia las ciudades. Hay una desproporcin entre el crecimiento urbano poblacional y el desarrollo de la economa urbana. Nicaragua presenta altos niveles de informalidad e irregularidad en el acceso a la tierra urbana y a la vivienda de las familias pobres, debido a la falta de oferta de terrenos a precios accesibles.

La poblacin de Nicaragua no se encuentra distribuida de una manera homognea. La mayor concentracin poblacional se da en la regin del Pacfico, que ocupa el 15.26 por ciento del territorio nacional y en donde habita el 58.19 por ciento de la poblacin total, y el 76.39 por ciento de la poblacin urbana. En la regin Central, que tiene una extensin del 33.88 por ciento del territorio nacional, habita el 30.46 por ciento de la poblacin; la mayora de ella rural. La regin del Atlntico que ocupa el 50.85 por ciento del territorio nacional, slo alberga el 11.35 por ciento de la poblacin.

Tomando en cuenta las cuatro variables principales (demanda anual de nuevas viviendas, dficit habitacional del ao de 1993, crecimiento vegetativo de la poblacin total nicaragense y el ritmo anual de construccin de viviendas) se puede calcular que el dficit habitacional puede estar alrededor de 649 mil viviendas para el ao 2000. Esto significa que cerca de 3.9 millones de personas (el 84 por ciento de la poblacin total) no tienen viviendas adecuadas.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter