Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2006

Octubre ha sido un mes crtico para la continuidad de la ocupacin de Iraq
EEUU y la resistencia iraqu podran abrir prximamente negociaciones

Carlos Varea y Pedro Rojo
IraqSolidaridad



La Administracin Bush ya habra aceptado las condiciones de la resistencia: abrir la negociacin sobre su retirada de Iraq. Incluso se ha puesto fecha y lugar (el 9 de noviembre y en Amn) para nuevos encuentros bilaterales. La propia resistencia iraqu reconoce que se van a producir, si bien no con la participacin directa de comandantes militares, sino a travs de delegados polticos de la resistencia armada, ni tampoco necesariamente ese da, demasiado cercano a las elecciones estadounidenses, segn informaba este martes 6 de noviembre a la CEOSI un alto responsable poltico de la resistencia iraqu.

Tal como se prevea [1], octubre de 2006 ha sido el mes ms mortfero en lo que va de ao para las tropas de ocupacin estadounidenses en Iraq y el tercero desde el inicio de la invasin del pas. Segn datos oficiales del Pentgono [2], en octubre han muerto en combate 99 militares de Estados Unidos [EEUU] en Iraq (adems de otros seis por causas no hostiles), una cifra slo inferior a las bajas causadas por la resistencia en abril y noviembre de 2004 (126 y 125, respectivamente), asociadas a los episodios de combates por la toma de Faluya. La media diaria de bajas en combate en octubre super los tres soldados.

Junto a la detonacin de bombas [de fabricacin casera] cada vez ms sofisticadas (los IED, en su sigla en ingls) al paso de convoyes seguida de emboscada, el Pentgono seala el incremento significativo de ataques de francotiradores en el conjunto de Iraq, adems de emboscadas con lanzagranadas anti-tanques [3]. Este pasado mes de octubre, mandos militares de EEUU en Iraq han celebrado un encuentro para analizar esta nueva forma de amenaza contra sus tropas, particularmente cuando stas no realizan operativos de combate. Segn fuentes de inteligencia, la resistencia iraqu ha centralizado la formacin de los francotiradores, quienes estn demostrando una gran capacidad, tras haber modificado el rifle Dragunov. Asimismo, segn anunciaba en un comunicado el Ejrcito Islmico el pasado 1 de noviembre [4], la resistencia ha logrado fabricar y lanzar con xito un misil tierra-tierra con un alcance de 20 kilmetros y una capacidad de 20 kilos de explosivos. El comunicado, publicado en internet, incluye imgenes del lanzamiento del misil, que ha sido bautizado Abir en memoria de la joven de Mahmudiya asesinada tras ser violada por soldados estadounidenses.

El doble de bajas

El general del Ejrcito William B. Casey, portavoz militar en Iraq, afirmaba el primero de noviembre que la resistencia est [] atacando especficamente a [las fuerzas de ocupacin de] la coalicin y a las de seguridad iraques [5]. El nmero de bajas estadounidense en combate se ha duplicado desde el verano, mientras que los ataques de la resistencia se han cuadruplicado [6], un incremento sostenido de la actividad armada contra los ocupantes que desmiente la consideracin de que el aumento del nmero de bajas de octubre se deba al mes de Ramadn, tal y como confirma el mantenimiento de la cifra de muertos en combate en los primeros das de noviembre 14 en los primeros seis das del mes, de ellos siete en una misma jornada, la del da 2. El Pentgono no ha reconocido como derribo provocado la cada de un helicptero el da 6, que caus la muerte a sus dos tripulantes.

Tampoco es cierto que el incremento se deba al operativo que EEUU desarrolla en la capital desde finales del verano (denominado Juntos hacia delante, nuevamente con el despliegue de patrullas a pie), tras el fracaso del plan de seguridad para Bagdad del primer ministro al-Maliki: dos terceras partes de las bajas se han producido fuera de la capital [7], en seis provincias. La de al-Anbar, al oeste de la capital y la mayor del pas, sigue registrando el mayor nmero de muertos estadounidenses en combate debido a que contina la batalla, inconclusa an, por el control de su capital, Ramadi (de nuevo perdida por los ocupantes tras su toma en junio), y al hecho de que el Pentgono ha tenido que transferir centenares de soldados de la 172 Brigada Stryker desde esta extensa rea recorrida por el ufrates hasta la capital. Mandos militares estadounidenses se quejan de forma recurrente de no disponer de tropas para controlar un rea de 83.000 kilmetros cuadrados [8], un problema que no es nada ms que un aspecto concreto de las dificultades que tiene la Administracin Bush para mantener el despliegue de tropas en Iraq [9].

Ciertamente octubre no ha sido un mes importante nicamente por este sostenido aumento de bajas entre las tropas de ocupacin: ha sido tambin el mes el previo a la elecciones legislativas de noviembre en EEUU en el que la Administracin Bush ha tenido que aceptar que sus planes de estabilizacin interna de Iraq se han pulverizado y, en concreto la operacin para la reocupacin de Bagdad, donde los ataques de la resistencia, antes que disminuir, han aumentado un 22 por ciento, y donde la actuacin de los escuadrones de la muerte parapoliciales vinculados a los partidos del gobierno de al-Maliki siguen asesinando cada da a un mnimo de un centenar de personas ante la mirada impasible de los soldados estadounidenses.

Peter Schoomaker, jefe de Estado Mayor del Ejrcito de EEUU, afirm el 11 de octubre que las tropas estadounidenses permaneceran en Iraq hasta 2010 con contingentes anlogos a los actuales. El 23 de octubre, slo doce das ms tarde, el general George W. Casey, mximo mando militar estadounidense en Iraq, declar que la cesin de la seguridad por parte de las tropas de ocupacin a las fuerzas iraques no se podr producir antes de finales de 2007 o comienzos de 2008, un calendario que el primer ministro al-Maliki rechaz al da siguiente como una imposicin [10]. El presidente iraqu Talabani y altos cargos del gobierno iraqu ya han declarado que solicitarn al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la renovacin del mandato internacional para la presencia de las tropas de ocupacin en Iraq de los 27 pases ahora presentes, que ha de volver a debatirse en diciembre de este ao. An ms trascendental fue la afirmacin de Casey de que, llegado el caso, pedira el envo de ms efectivos a la capital, tanto desde otras zonas de Iraq como, si fuera necesario, desde EEUU; una consideracin que el Pentgono hubo de matizar al da siguiente [11] en el sentido de que no significaba el anuncio de un inmediato nuevo incremento de tropas estadounidenses en el pas, ya en torno a los 150.000 efectivos (de ellas, el 10 por ciento en Bagdad.)

Una verdadera negociacin?

Pero lo ms llamativo han sido las declaraciones del embajador de EEUU en Iraq, Zalmay Jalilzad, realizadas en la misma comparecencia de Casey antes mencionada, una rueda de prensa llevada a cabo en la Zona Verde de Bagdad, con apagn incluido. Zalmay confirmaba entonces lo ya adelantado por The Sunday Times del da 22, que EEUU est negociando con sectores de la resistencia armada y que ha pedido la mediacin de pases de la zona (Jordania, Arabia Saud y los Emiratos rabes Unidos) para interceder ante la resistencia iraqu [12]. El embajador estadounidense aclar, no obstante, que tales contactos tendran por objeto que los grupos armados depusieran las armas y se incorporasen al proceso poltico impuesto por EEUU en Iraq. Incluso Jalilzad indic que EEUU pedir al gobierno iraqu que el comit de desbaazificacin creado en 2003 por el procnsul Bremer se transforme en una instancia destinada a favorecer la inclusin de la corriente baazista en las nuevas instituciones iraques, algo a lo que se oponen radicalmente los partidos confesionales shies y kurdos colaboracionistas. Indudablemente algo se est moviendo en Iraq, y a ello no es ajeno la crispacin de las relaciones entre la Administracin Bush y el gobierno de al-Maliki, particularmente en relacin con la incapacidad o mejor con la falta de voluntad del primer ministro de poner coto a la actuacin de las milicias sectarias de su propio campo, las cuales, segn reconoce el Pentgono, integran el 70 por ciento de los nuevos cuerpos de seguridad iraques.

A mediados de octubre, un importante mando del Ejrcito Islmico [13], que dijo llamarse Abderrahn Abu Jaula, convoc encapuchado en Kirkuk a un grupo de periodistas, ante los que coment la postura de esta corriente armada sobre las negociaciones: [] Slo negociamos con las fuerzas gobernantes, que son las de ocupacin [no las del gobierno de al-Maliki]. Hoy nosotros [la resistencia] y los estadounidenses gobernamos y dominamos la situacin en Iraq [14]. Abu Jaula tambin asegur que saben que [] los estadounidenses estn convencidos y desean dialogar con nosotros despus de la escalada de los actos heroicos y yihadistas [...], del desarrollo de las tcnicas de los explosivos usados contra sus vehculos y bases. Desde hace seis meses tienen la conviccin de dialogar con nosotros a travs de [los dirigentes de] las tribus o los pases vecinos. ste habra sido precisamente el procedimiento, segn informaba el 20 de octubre el peridico rabe al-Hayat [15]: Segn fuentes solventes del Ejrcito Islmico, desde hace dos das se estn llevando a cabo conversaciones secretas con una delegacin estadounidense en Amn, en las que participan representantes del Frente del Acuerdo sunn [formacin poltica actualmente parte del parlamento iraqu], adems de jefes de tribus. Segn dicho medio, estas conversaciones llegan despus de que [...] los lderes del Ejrcito Islmico recibiesen una contestacin positiva por parte de los estadounidenses sobre el comienzo de las negociaciones. Cul puede ser tal contestacin positiva?

Esta es la clave de la actual fase y uno de los puntos crticos de tan opaco proceso, que EEUU acepte negociar y no, tal como sealaba el embajador Jalilzad, la incorporacin de la resistencia al proceso poltico para equilibrar el peso de los partidos confesionales shies pro-iranes, como la Administracin Bush lleva pretendiendo a lo largo de 2006 [16], sino para abordar un acuerdo sobre la retirada de las tropas de ocupacin.

Nuevos desmentidos

Portavoces de varios grupos armados de la resistencia iraqu (incluido el propio Ejrcito Islmico) han desmentido en las dos ltimas semanas nuevos contactos con los ocupantes [17]. Pero s parecen estar todos de acuerdo en que se deben producir, como ya se habran producido en el pasado en un primer intento, que habra fracasado debido a que los interlocutores estadounidenses no quisieron entonces abrir el debate sobre su salida pactada de Iraq.

Todos los portavoces de los grupos armados iraques rechazan el proceso poltico interno diseado por EEUU en el otoo de 2003, niegan cualquier legitimidad al gobierno de al-Maliki y defienden que la resistencia armada es la nica instancia legitimada para negociar con EEUU, consideraciones reiteradas tambin por el Partido Baaz recientemente [18]. En palabras de uno de estos comandantes [19], las medidas a tomar por la Administracin Bush deberan pasar por [...] acordar [con la resistencia] un calendario para la retirada de las fuerzas extranjeras de los pueblos [primero] y de las ciudades despus a sus bases y cuarteles antes de retirarse [completamente] de Iraq. No estamos diciendo que las fuerzas estadounidenses tengan que retirarse de forma inmediata, esto no es razonable. [...] No obstante, [s] afirmamos que deben establecer un calendario de retirada en un plazo aproximado de uno o dos aos.

La Administracin Bush ya habra aceptado las condiciones de la resistencia [20]: es decir, abrir la negociacin sobre su retirada de Iraq. Incluso se ha puesto fecha y lugar (el 9 de noviembre y en Amn [21]) para nuevos encuentros bilaterales. La propia resistencia iraqu reconoce que se van a producir, si bien no con la participacin directa de comandantes militares, sino a travs de delegados polticos de la resistencia armada, ni tampoco necesariamente ese da, demasiado cercano a las elecciones estadounidenses, segn informaba este martes 6 de noviembre a la CEOSI, un alto responsable poltico de la resistencia iraqu.

Una confirmacin indirecta de todo ello es el anuncio anticipado de la creacin del Mando Poltico Unificado de la Resistencia Iraqu (MPURI) [22], cristalizacin de un reto de las distintas corrientes de la resistencia armada y el campo poltico y social anti-ocupacin: abordar un proceso ambicioso y democrtico de convergencia y coordinacin, excluidas las corrientes sectarias y takfiristas de Al Qaeda. En comunicacin con la CEOSI, uno de los miembros del MPURI ha confirmado la creacin de esta instancia unitaria, si bien sus trabajos se van a ver ralentizados durante un perodo de tiempo por problemas de seguridad. En este sentido, se puede encuadrar la informacin aparecida en al-Hayat [23] relativa a que todava se estn realizando consultas y negociaciones en Amn entre representantes de la resistencia armada, baazistas, jefes tribales y lderes polticos y religiosos ya articulados en el MPURI con una delegacin estadounidense a fin de delinear un proceso de negociacin bilateral.

Condena a Sadam: nuevo comunicado del Baaz

Un nuevo comunicado emitido por el Mando Regional del Partido Baaz el 6 de noviembre, inmediatamente despus del anuncio de la condena a muerte dictada contra Sadam Husein y de penas diversas a otros depuestos dirigentes iraques [24 ], confirma asimismo que ya ha habido contactos previos entre los ocupantes y la resistencia, incluida su corriente baazista y nacionalista. En su comunicado en rabe, el Partido Baaz confirma este hecho al amenazar a EEUU, en caso de cumplimiento de la sentencia a muerte contra los ex dirigentes iraques, con que [] no habr definitivamente negociaciones [con EEUU] ni nuevos contactos [bilaterales], fortalecindose [con ello] la lnea dura del Partido [Baaz] de continuacin de la resistencia hasta la destruccin del imperio estadounidense sobre suelo de Iraq y no permitiendo a las fuerzas estadounidenses retirarse [sin hostigamiento].

A pesar de que todos los indicios apuntan a que, efectivamente, los ocupantes podran estar determinados a buscar una salida honrosa a su cada da ms difcil situacin sobre el terreno mediante una negociacin directa con la resistencia iraqu, cabe guardar todas las precauciones sobre el proceso, dados los objetivos tan antagnicos de unos y otros contendientes, y ante la reaccin de las corrientes sectarias colaboracionistas, abiertamente opuestas a toda negociacin con la resistencia patritica. Queda claro en cualquier caso cul es el camino a seguir por unos y otros [25]: por una parte, mantener la resistencia armada, rechazar toda implicacin con el proceso poltico en curso, profundizar y ampliar la convergencia democrtica de las corrientes anti-ocupacin; por la otra, negociar con los representantes legtimos del pueblo iraqu la resistencia su salida de todo o, quizs, de parte del pas. Tal vez la alternativa que tenga ya Washington en mente sea la de favorecer la fractura de Iraq en tres entidades, retirndose de la zona centro del pas y pactando con las fuerzas colaboracionistas sectarias shies y kurdas el acomodo de sus intereses con los de Irn e Israel en un nuevo mapa regional.

Notas:

1. Vase en IraqSolidaridad: http://www.nodo50.org/iraq/2006/docs/ocup_19-10-06_varea.html .

2. http://icasualties.org/oif/. El balance de enero de 2005 fue en total de 107 soldados estadounidenses muertos en Iraq, pero incluidas las causa accidentales.

3. The New York Times , 4 de noviembre, 2006.

4. Al-Hayat , 3 de noviembre, 2006, citado en Boletn de Prensa rabe (www.boletin.org).

5. The Los Angeles Times, 1 de noviembre, 2006.

6. Vase en IraqSolidaridad: http://www.nodo50.org/iraq/2006/docs/ocup_5-10-06_varea.html .

7. The New York Times , 1 de noviembre, 2006.

8. AP , 10 de octubre, 2006.

9. Vase en IraqSolidaridad: http://www.nodo50.org/iraq/2006/docs/ocup_24-10-06.html y enlaces relacionados.

10. The Washington Post, 25 y 26 de octubre, 2006.

11. The Washington Post, 26 de octubre, 2006.

12. AP, 24 de octubre, 2006.

13. En realidad, un paraguas de formaciones islamistas no takfiristas, algunas vinculadas a partidos sunnes implicados en el proceso poltico (el Partido Islmico) o no (Asociacin de Ulemas Musulmanes) y considerado como una de las principales corrientes de la resistencia armada, junto a la secular, nacionalista y baazista. Estara compuesto, segn declaraciones de este mismo responsable, por 17 facciones, entre las que destacan el mismo Ejrcito Islmico, el Ejrcito de los Almorvides, el Ejrcito de los Bien Guiados, las Brigadas de la Revolucin de 1920, grupos que operan en Kirkuk, Mosul, Bagdad, al-Anbar, Diyala, Tikrit y Faluya.

14. Al-Quds al-Arabi , 17 de octubre, 2006 (citas siguientes del original en rabe de IraqSolidaridad).

15. Al-Hayat , 20 de octubre, 2006, citado en Boletn de Prensa rabe (www.boletin.org).

16. Vase en IraqSolidaridad: http://www.iraqsolidaridad.org/2006/docs/ocup_24-01-06_varea.html y http://www.iraqsolidaridad.org/2006/docs/ocup_24-01-06_porter.html .

17. Al-Quds al-Arabi , 17 de octubre, 2006, citado en Boletn de Prensa rabe (www.boletin.org); Asharq al-Awsat, 23 de octubre, 2006 (parcialmente traducido en: http://www.iraqsolidaridad.org/2006/docs/ocup_31-10-06.html); al-Jazeera, 1 de noviembre, 2006.

18. Vase en IraqSolidaridad: http://www.nodo50.org/iraq/2006/docs/ocup_31-10-06_baaz.html .

19. Vase en IraqSolidaridad: http://www.nodo50.org/iraq/2006/docs/ocup_31-10-06.html .

20. Al-Hayat , 3 de noviembre, 2006, citado en Boletn de Prensa rabe (www.boletin.org).

21. Quds Press , 3 de noviembre, 2006.

22. Vase en IraqSolidaridad: http://www.iraqsolidaridad.org/2006/docs/ocup_31-10-06.html . De las formaciones integrantes, tan solo una sector de las Brigadas de la Revolucin de 1920 asentado en Siria ha negado su formacin en un comunicado difundido el da en el medio saud en internet Elaph.

23. Al-Hayat , 3 de noviembre, 2006, citado en Boletn de Prensa rabe (www.boletin.org).

24. Difundido en al-Basrah y a l-Hayat , 6 de noviembre, 2006, y citado en Boletn de Prensa rabe (www.boletin.org).

25. http://www.iraqsolidaridad.org/2006/docs/ocup_7-11-06_2.html.

Fuente: http://www.iraqsolidaridad.org/2006/docs/ocup_7-11-06.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter