Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2006

El caso de Iaki de Juana Chaos

Manuel Mndez Gago
Rebelin


En 1987 fue detenido y juzgado por atentados terroristas y delitos de asesinato (25 en total, entre ellos, la mayor parte policias, guardias civiles y militares que murieron cumpliendo con su deber, como les corresponda), y desde entonces lleva 19 aos en la carcel. El mximo que puede estar en la carcel un reo por delito de asesinato es 20 aos y un da, ms 10 si se aumenta un grado la pena por agravantes. En total 30. De Juana Chaos no solo no ha incurrido en agravantes, sino que ha ejecutado acciones atenuantes suficientes para merecer la rebaja de su condena en un grado, hasta los 15 aos (pena mxima en condenas por asesinato inferiores en un grado). Esto, sin ms ni ms, es justicia, y as se llama, as se imparte, y as se aplica, tal y como se ha acordado mediante las vas de denominada democracia que se hayan instituido (y menos que eso, ya que Iaki de Juana Chaos fue juzgado con un cdigo penal autoritario). O es as, o nos encontraremos en un caos jurisdiccional que puede desembocar en resultados incalculables.

Sin embargo, los familiares de las victimas, que solo se acuerdan del terrorismo cuando recuerdan la muerte de sus familiares, creen que no es suficiente. La Audiencia Nacional tambin pens as. A pesar de que de Juana Chaos ha pasado casi 20 aos en la carcel (disculpen un momento, que repito para intentar hacerme una idea: 20 aos en la carcel, como 20 los que yo tengo), se estima que es poco.

La seguridad jurdica en Espaa pasa porque las penas de prisin no sean superiores a 30 aos. Pasa tambin porque no exista cadena perpetua, ya que se entiende que se est vulnerando la libertad de las personas en demasa, y porque no exista pena capital, ya que no entendemos que seamos quin para matar a nadie. Entendemos, y ahora en Europa al completo y no solo en Espaa, que tenemos una integridad de tica superior a la del homicida. Estamos por encima de eso y no somos capaces de entender la obligacin de matar. De lo que si somos capaces es de impartir la justicia que nos parece conveniente, a todos por igual, a todos con la misma seguridad jurisdiccional y tutela judicial. Estamos por encima del terrorismo. Estamos por encima de De Juana Chaos, o lo estabamos hasta que hemos querido saltarnos nuestras propias reglas para castigar ms fuerte a, ahora ms que nunca, un preso poltico.

Iaki de Juana Chaos estuvo apunto de salir de la carcel, como le corresponda una vez redimido su delito. Entre pitos y flautas, su condena acababa en 2004. Sin embargo, se le imputaron nuevos delitos, de amenazas en este caso. Esas supuestas amenazas tan solo se quedan en argumentos de imputacin por delitos penitenciarios de varios grandes capitostes carceleros, en el artculo "Gallizo", y de ms delitos penitenciarios de aquellos a los que de Juana llama "enemigos" (tal y como hace la AVT con ETA) en el artculo "El Escudo". Ambos fueron publicados en Gara. Citando el segundo, que de entre los dos es el ms "violento", en total sus mayores amenazas, y son despersonalizadas, si llegan a ser tales amenazas en lugar de ser un ejercicio de la libertad de expresin, consisten en haber escrito:
-(...)No necesito ser adivino para poder chillar con toda fuerza y conviccin, en una expresin polticamente incorrecta: La tenis clara! Iros a la mierda con todo lo anterior porque no vais a ganar. O es que todava no os habis dado cuenta de que tenemos un escudo invulnerable que no es otro que la razn?(...)

-(...)Jueces prevaricadores, polticos corruptos, profesionales de la tortura, carceleros sin escrpulos sois aburridos, cansinos y previsibles. No merecis ningn respeto ni consideracin, ni siquiera el mnimo como para cuidar el tono de esta carta.(...)

-(...)Hace aos le escuch a un muy apreciado compaero chillar con fuerza Sacad vuestras sucias manos de Euskal Herria. S, sacadlas, porque otro camino slo implica ms sufrimiento. O el futuro terminar demostrando, sin duda, que os quedsteis sin ellas.
Si esto son amenazas (expresadas en perfecto castellano, por cierto), el lenguaje de rendicin blica de la AVT y el PP deben ser, como poco, fundamentalistas de la competencia y la guerra. De Juana habla de secuestro, el cual no quiere denunciar por la evidente ilegalidad de la que somos testigos. Ahora, despus del total de 17 aos sin salir de prisin, le han caido otros 12, despus de un ao de reclusin injustificada y bastantes meses de prisin "preventiva" (no fuese a expresar sus convicciones otra vez), por estas amenazas.

Repasando: Iaki de Juana Chaos mata a 25 personas en comando con otros terroristas. Cumple la pena de prisin correspondiente. El Ministro de Justicia, sin embargo, no la ve suficiente, ya que ste hombre, que ahora se pregunta si las herramientas de las que dispone el sistema penitenciario son adecuadas para los fines que se plantea, no se ha redimido a ojos del Gobierno. As, despus de dos aos de reclusin injustificada, se le imputa un delito de amenazas por ambiguas declaraciones, que pueden citarse como <i>amenazas</i>, o simplemente como argumentos de autoridad.

Esto hace que muchos ms nos preguntemos, como el propio de Juana Chaos: son adecuadas las herramientas del sistema penitenciario para los fines que se plantea? Si el fin es la redencin del reo, eso no pasar por tenerle en la carcel cuanto ms tiempo mejor, ni por ceder ante los vengativos, ni por callarle la boca, ni por, en definitiva, intentar que crea que dos ms dos son cinco. A una persona que habla de represin penitenciaria y vulneracin de los derechos humanos, le estn dando cada vez ms argumentos para continuar con el soniquete.

Cuanto rebajaremos en total el listn de nuestra integridad de tica e intelectualidad para ceder a la inutil, autoaniquiladora e infinita venganza en lugar de imponer la justicia que todos concluyamos mediantes juicios racionales y acordemos en libertad?

Justicia?


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter