Portada :: Mundo :: Chechenia, la guerra ignorada
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-09-2004

Rusia sigue teniendo un serio problema

Editorial de Gara


El secuestro de casi doscientas personas, la mayora nios, en una escuela de Osetia del Norte por parte de un comando armado expresa en toda su crudeza la realidad del conflicto que se mantiene en la regin. Una accin que el legtimo presidente checheno Aslan Maskhadov ha calificado de respuesta inhumana desesperada inducida por los innombrables crmenes contra la humanidad perpretados por Rusia, reflejando as la preocupacin del movimiento independentista por los acontecimientos que se estn sucediendo.

La regin caucsica sufre desde hace por lo menos dos siglos un conflicto permanente producido por la expansin hacia el sur de lo que fue el imperio ruso, una expansin que se tradujo en la negacin de derechos y libertades a pueblos que nunca se han sentido identificados con las realidades estatales con las que se han visto obligados a convivir, y que han sufrido discriminacin por motivos culturales, lingsticos, religiosos y tnicos. La desmembracin de la antigua URSS fue el escenario elegido por las fuerzas chechenas para reivindicar sus derechos ante Mosc en 1994. Tras dos aos de guerra las partes alcanzaron un acuerdo que posibilitaba prcticamente la independencia de Chechenia en un plazo pactado. Una serie de incidentes armados tanto en Mosc como en zonas fronterizas con Chechenia fue la excusa para que Vladimir Putin emprendiera en 1999 una especie de reconquista de la misma mediante el envo de tropas federales que han actuado durante cinco aos a sangre y fuego, sin respetar los derechos humanos y ocasionando el mayor dao posible entre la poblacin chechena. El presidente ruso siempre ha insistido en que se trata de un conflicto interno generado por la actuacin de grupos armados ligados al islamismo, pero lo cierto es que desde el pasado mayo, en el que fue muerto el presidente Ahmed Kadirov, los incidentes graves se han multiplicado y hasta las elecciones celebradas el pasado domingo han quedado en un segundo plano.

Todos los intentos de Rusia por sofocar el conflicto en el Cacaso mediante la fuerza estarn condenados al fracaso, pese al permiso implcito otorgado por los estamentos internacionales, ms preocupados por sus relaciones con Mosc. A pesar de la obstinacin de Putin, Rusia tiene un serio problema en Chechenia que no va a tener una solucin justa mientras los protagonistas del mismo no se sienten en una mesa a determinar la forma en el que pueblo checheno pueda decidir libre y democrticamente su futuro.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter