Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-11-2006

Espaa. Sobre los problemas sociales que aparecen y los que se silencian en los medios
De repente, el acoso escolar

Ral Cazorla
Radiaciones


En muy pocas semanas, el acoso escolar ha pasado de ser tratado como un problema secundario o marginado dentro de las noticias sensacionalistas y dramticas a constituir uno de los grandes temas de debate de los medios generalistas. El Pas abra su edicin del domingo con un relato dramtico sobre una chica que haba sido pegada y maltratada a la salida del instituto. Pocos das despus asistimos en la televisin a la cobertura informativa sobre movilizaciones de varios miles de profesores en Catalua y Extremadura. Hace un par de das, la presentadora del telediario de Antena 3 recurra al argumento del supuesto periodismo transparente:"Algo debemos estar haciendo mal cuando en menos de 24 horas tenemos que informar de otra concentracin de profesores en protesta por el acoso escolar". Curioso. Ahora resulta, segn las palabras de esta periodista, que los medios siempre informan de todos los problemas sociales y que slo hace falta acudir a una concentracin o movilizacin para recibir acceso informativo.

Las estadsticas sobre acoso escolar que he revisado son contradictorias y confusas, segn donde establezcamos los lmites semntico del trmino acoso(desde aqu, pido ayuda y enlaces sobre los ltimos datos publicados), pero en cualquier caso sigue siendo llamativa la repercusin meditica que este problema social ha generado en los medios, desplazando otros de mayor importancia o, incluso, evitando la conexin con otros tipos de acoso de trgica actualidad (el acoso laboral, por ejemplo, tanto fsico como psicolgico).

Qu ha llevado a los medios a focalizar su atencin informativa en el acoso escolar? Quiero aventurar desde aqu algunas hiptesis.

Primero, es inevitable sugerir el marco sensacionalista y dramtico que propician este tipo de noticias. La violencia escolar, y ms an cuando est vinculada con un tema social tan complejo como es la educacin, apela a patrones informativos y periodsticos que obtienen una rentabilidad meditica estupenda: los videos de las agresiones, las fotografas de los malos tratos, el relatos dramtico del  proceso; en fin, el acoso escolar tiene unas caractersticas que encajan muy bien dentro de los contenidos mediticos ms sensacionalistas de la franja informativa. No se producira, por tanto, un "inters social ineludible", como pretenda sugerir la presentadora del informativo; el medio obtiene, sobre todo, historias personales de gran calado emocional, mensajes informativos directos y concisos que se lanzan atropelladamente a la audiencia (Vase Los polticos disparan relatos, en este blog).

Despus, no podemos olvidar el inters y el poder de ciertos actores institucionales, que son los que estn dirigiendo el debate sobre el acoso escolar. El profesorado y los polticos son los que estn recibiendo mayor cobertura informativa, por lo que el debate sobre el problema del acoso escolar se est dirigiendo hacia las agresiones, la falta de disciplina y la baja calidad educativa del sistema pblico... Pocos medios, o ninguno, ha sugerido que el problema del acoso escolar tiene tambin un origen familiar y social, y que ciertos barrios y ncleos urbanos sufren desde hace tiempo una desestructuracin social tan grave y aguda que, evidentemente, la violencia de estas zonas se ha de trasladar inevitablemente a los centros escolares. La educacin trabaja por y para los ciudadanos, pero no puede transformar contextos sociales que han vivido en la ltima dcada una progresiva reduccin y empeoramiento de las polticas sociales. No s si me expreso con claridad. Digo que el debate sobre los efectos de los recortes sociales sobre la calidad de la educacin est ausente del debate pblico.

Y, por ltimo: estoy de acuerdo en que el acoso escolar es un problema que requiere una solucin, y urgente si es posible. Ahora bien, por qu hemos olvidado tan pronto los fros nmeros del fracaso escolar en Espaa? Cerca del 25% de los alumnos espaoles no termina la ESO, y uno de cada tres alumnos ha repetido algn curso, que se dice pronto. Asimismo, los datos rotundos del ltimo Informe Pisa dejaban claro que el sistema educativo bsico en Espaa estaba a la cola de los pases desarrollados, muy por detrs de los pases del este, por ejemplo. Y, sin embargo, pese a estos datos, an no se han tomado medidas drsticas con el fin de buscar una solucin consensuada al alarmante nmero de estudiantes que ni siquiera poseen el ttulo de educacin secundaria obligatoria. Por supuesto, dicho debate pasa por plantear la necesidad de aumentar los gastos en educacin y en atencin escolar, y no parece que la orientacin del debate en torno al acoso escolar vaya a permitir que se produzca.

Desde hace aos, asistimos a campaas mediticas que nos recuerdan los das contados de la educacin pblica en Espaa. El acoso escolar viene a sumarse a otra de las causas que, presuntamente, estn debilitando las frgiles estructuras de uno de los supuestos puntales del estado del bienestar, la educacin pblica y gratuita. Lo peor de todo es que, segn el exiguo porcentaje que se destina en los presupuestos generales, parece que las medidas de las polticas municipales y de las comunidades autnomas pasan por ceder suelo semigratuito a centros privados, y continuar favoreciendo la expansin de la enseanza concertada. Nadie habla de mejorar o de invertir ms recursos en la educacin pblica, y s de proporcionar los medios y las condiciones para que aquellos que quieran una educacin de calidad, la paguen. Poco a poco la educacin pblica contempla cmo el atributo "de calidad" va siendo disociado de su modelo.

Paradjicamente, ciertas noticias tienen unos efectos nocivos a largo plazo, efectos que tienen que ver con la imagen y el prestigio de ciertas instituciones. El tema del acoso escolar avanza y se fortalece, transmitiendo a las audiencias el terrible mensaje de que la violencia escolar es casi omnipresente en la educacin. Nada ms lejos de la realidad. Y, sin embargo, ese efecto, ese mensaje alarmista ya se ha producido, mientras, de fondo, los gestores de la enseanza privada se felicitan por el efecto colateral beneficioso que puede proporcionarles este ltimo teatro meditico.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter