Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2006

Nancy Pelosi: Mezcladora de partidos?
Las races de la corrupcin

Manuel Garca, Jr.
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El motivo citado ms frecuentemente por los votantes en los sondeos a boca de urna para su rechazo de Bush y los republicanos fue la corrupcin. Los presentadores de PBS no lograron discernir enteramente lo que queran decir, as que lo interpretaron como oposicin a la guerra. El pblico USamericano ya lo entendi durante el huracn Katrina. La Guerra de Irak es corrupcin. La falta de reaccin intencional de la FEMA [Agencia Federal para el Manejo de las Emergencias] ante Katrina es corrupcin. Que se tire intencionalmente a los perros a los negros de Nueva Orleans es corrupcin. El robo de la calefaccin invernal para los abuelos en California por parte de ENRON, y que ese dinero haya fluido fcilmente a las campaas de Jack Abramoff-Karl Rove-la Casa Blanca-los republicanos, es corrupcin. Los soldados USamericanos muertos en la Guerra de Iraq por falta de blindaje corporal, y la vulnerabilidad de vehculos de combate Stryker (El ejrcito de USA tiene a un fotgrafo de prensa incomunicado indefinidamente por denunciar este ltimo hecho con fotos de Faluya sin habeas corpus, sin acusacin, igual que el viejo Stalin), es corrupcin. Que Halli-sin-licitacin-burton ponga pies en polvareda de Iraq, con varios miles de millones de dlares en beneficios, sin completar ningn trabajo en ningn proyecto en el pas, mientras amontona una enciclopedia de historias de fraudes, es corrupcin. Que las conexiones polticas sean monetizadas por gente como Cunningham (San Diego, CA) y Pombo (Modesto, CA) es corrupcin. La insultante hipocresa de destacados perseguidores de homosexuales y de personas que por casualidad tienen teros, y el uso de posiciones polticas como plataformas convenientes para obtener favores sexuales, es corrupcin, as como cuando se cierra un ojo para lograr ventajas partidarias que se jodan los imbciles que se dejaron engaar por los seuelos de congresistas importantes o por sper dirigentes eclesisticos, lo ms importante es mantener el control del dinero y del poder del gobierno: eso ES corrupcin.

El pueblo USamericano no es ni intelectual ni demasiado moralista; puede tolerar una Guerra de Iraq para apoderarse del petrleo si se dijera simplemente que es para eso, y si USA ganara fcilmente (la mayora no objet a la Guerra del Golfo Prsico [Guerra de Iraq I], ni a las invasiones de Panam o Grenada). Pero, el pblico USamericano detesta a un timador que slo miente. Todos tenemos que esforzarnos para salir adelante, y todos odiamos a los que gozan de ventajas injustas, porque las reglas han sido amaadas a su favor, o porque se les permite que roben y que se salgan con la suya con cosas que a nosotros nos prohben. No hay que pasar el 2 bsico para comprender esa verdad elemental. Y el pblico USamericano vot contra eso. Eso es corrupcin: el que los rbitros, los maestros, los funcionarios, los polis y los jueces de nuestros juegos socio-econmicos diarios hayan sido hipcritas mentirosos que deformaron el sistema para perjudicarnos y nosotros sabamos que jams se nos permitira ingresar al club de los que se pueden salir con la suya. Eso es corrupcin y contra eso vot el pblico USamericano. George W. Bush logr encarnar todo eso en su gobierno de modo mucho ms obvio que ningn otro presidente de USA en la historia reciente, y logr supervisar una deshonestidad ms amplia y ms rpida de lo visto hasta ahora. Luego vino Katrina, y comprendimos que ramos mierda. Si la cosa se pone dura, nos tirarn por la borda al primer indicio de problemas para la clase gobernante realmente no exista una red de seguridad, y la cosa poda volverse fatalmente insegura en todo momento. La seguridad nacional era una mentira total, un chiste. Se nos permite que compremos bienes y seguros de mega-corporaciones, y se nos permite que paguemos impuestos, pero si llega el momento en que nosotros lleguemos a necesitar medicinas o nos convirtamos en vctimas te cagaste. Al To Sam lo compraron, y nosotros no somos bien vistos en los vecindarios que l cuida. Todo eso es corrupcin. Y, qued bien claro que el agente favorito de los controladores corruptos era el Partido Republicano. Seguro, los demcratas son casi igual de malos, porque ellos se arrodillan ante las mismas fuentes de dinero pero la clave est en casi. Era evidente que el Gran Dinero utilizaba a los demcratas como una valla, pero sus verdaderos egos estaban invertidos en los republicanos, y sobre todo en la faccin neocnica Bush-Cheney-Rumsfeld. La pandilla de la Iglesia Wacko-cristiana se haba combinado con los neoconservadores para formar un virus poltico que controlaba por completo el aparato republicano como los de las vainas en Muertos vivientes (The invasion of the body snatchers, 1956), y no haba modo de salvar al husped original. La nica manera de matar a la infeccin era quemar a toda la bestia afectada. La eleccin del 7 de noviembre de 2006 fue el pblico USamericano actuando como Gregory Peck, matando a un perro rabioso en las calles en Matar a un ruiseor, ["To Kill A Mockingbird."] De este modo, el Da de la Eleccin fue como el 11-S, todos estamos unidos en un objetivo fundamental detener la demencia, matar la corrupcin.

Pero, esta unidad no durar mucho, ni siquiera una semana. Hemos apretado los frenos y sufrimos nuestro choque despus de una noche de farra fascista, y ahora vamos saliendo de los despojos. Una vez que hayamos salido, todos volveremos a nuestros autnticos intereses: los progresistas insistirn con ahnco en ms justicia social y econmica, la pequea burguesa (los republicanos en minscula, los demcratas del negocio de la esquina) volvern a concentrarse en las regulaciones de dinero-impuestos-ganancias, y se apartarn de cualquier gran problema o preocupaciones morales; los fanticos del deporte volvern a sus trabajos y a sus parasos cerebrales en el mundo de la televisin; y los paleo-conservadores volvern a tratar de convencer al pblico en general de que su ideologa Von Mises-Calvinista de que el egosmo es casi sacrosanto es de alguna manera satisfaciente y milagrosamente sustentable. La base de la corrupcin no ser eliminada la recusacin est fuera de discusin la declaracin explcita de complicidad bipartidaria de Pelosi: el cabildeo no ser regulado, el Lobby Israel (dueo del Partido Demcrata) no va a ser ilegalizado (agentes extranjeros), el financiamiento pblico de campaas y la representacin proporcional no se ven por ninguna parte. Los que sern detenidos son algunos de los criminales de guerra borrachos, como Rumsfeld, y algunos de los operadores del soborno, probablemente algunos de los socios de Abramoff. Los votantes tienen un largo camino que recorrer antes de que vuelvan a ser dueos de los rbitros, los funcionarios, los polis y los jueces que controlan los laberintos por los que se ven obligados a correr para conseguir su pan diario.

Los realistas de la elite, de la cepa de James Baker, Robert Gates, Pap Bush, retomarn el control, para diseminar algunos beneficios mdicos para medicinas recetadas, vietnamizar la Guerra de Iraq (subcontratarla a alguna faccin armada, y sacar lentamente a soldados de USA a medida que nuestros aliados iraques logren preparacin) y mantener el control en el resto: la recusacin est fuera de discusin,

Y la eliminacin de los recortes tributarios para los ricos? Y si dejaran tranquila la Seguridad Social? Y si hubiera un salario nacional que permita vivir? Y el habeas corpus? Y la subcontratacin? Y la consolidacin en los medios? La lista es interminable. La introduccin de Robert Gates, como reemplazo para Donald Rumsfeld, es una seal de la elite realista de que ha ejercido control y que a colocado a beb Bush bajo supervisin; as que volvemos a Baker como un Secretario de Estado efectivo, como un regente que acta por cuenta del Rey George (Bush) Primero para supervisar a beb Bush como presidente nominal. El mismo modelo antiguo, siempre hay una niera que esgrima la cuchara de plata.

El camino para arrancar las races de la corrupcin pasa por la recusacin y luego por los tribunales de crmenes de guerra. Vivamos segn las mismas reglas sa es la revolucin. Lo que Pelosi nos dijo con la mayor claridad es que para 2008, el Partido Republicano y el Partido Demcrata sern an ms difciles de distinguir, sern la mano derecha y la mano izquierda de la elite realista. Por qu? Porque ambos partidos comparten la misma preocupacin fundamental: asegurar que las elecciones no cambien nada. Enfocar un da el pblico USamericano ese tema y reconocer que se trata de corrupcin?

-------

Manuel Garcia, Jr. es fsico. Para contactos escriba a; [email protected]

http://www.counterpunch.org/garcia11092006.html





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter