Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2006

El gobierno de Evo versus seis prefectos
La crisis del consenso amenaza al proceso boliviano

Wilson Garca Mrida
Datos & Anlisis


El problema de fondo en esta coyuntura crucial no es la necesidad de fiscalizar a los prefectos. El problema son las autonomas departamentales que han dado lugar a la media luna reaccionaria, tras un referndum autonmico cuya Ley de Convocatoria obliga a hacer vinculante esa autonoma separatista en la nueva Constitucin Poltica del Estado que deber emerger de la Asamblea Constituyente. El gobierno del presidente Evo Morales an no ha mostrado una estrategia clara para romper la hegemona polarizadora de la media luna, pese a que Cochabamba formul una propuesta al respecto.

............................

Bolivia est atravesando por una crisis del consenso y la posibilidad de que el Gobierno del presidente Evo Morales impulse los cambios revolucionarios que se propone, radicalizando la democracia, puede alejarse a partir de un deterioro de la gobernabilidad latente en una estructura poltica que comenz a montarse en el pas durante la administracin del ex presidente Carlos Mesa.

En efecto, el escenario que ocupan las fuerzas reaccionarias que operan desde el oriente de Bolivia comenz a adquirir forma orgnica a partir de que el gobierno de Carlos Mesa cedi a las presiones de la llamada Nacin Camba para llevar adelante un proceso de autonomas departamentales que no garantiz formas para profundizar esa autonoma en escalas municipales y comunitarias indgenas, lo cual se agrav con la decisin a medias de elegir a los prefectos de los nueve departamentos en las urnas, sin incluir en esa modalidad de eleccin a los consejeros prefecturales (equivalentes al poder legislativo en escala regional) que siguen siendo designados por delegacin de los concejos municipales.

En ese marco la pretensin del gobierno de Evo Morales de ejercer control sobre aquellos prefectos que reclaman autonoma debido a su origen electoral, impulsando un proyecto de Ley que confiere a los consejeros departamentales competencias para revocar el mandato de los prefectos, podra tener consecuencias irreparables para la gobernabilidad democrtica del pas.

De hecho, seis de los nueve prefectos que no pertenecen al partido gobernante los de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija (pertenecientes a la media luna separatista), ms los de La Paz y Cochabamba que se constituyen en aliados coyunturales de este bloque reaccionario han declarado su ruptura con el presidente Evo Morales debido a que se pretende aprobar un Ley que no les fue consultada. El Presidente quedara slo con el respaldo de los prefectos de Oruro, Potos y Chuquisaca.

La iniciativa de Yaksic

El proyecto de Ley elaborado por el viceministro de Descentralizacin Fabin Yaksic, surgi como una necesidad de llenar un evidente vaco legal que deja a los prefectos con las manos libres para disponer los recursos del progresista Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) aprobado por el gobierno de Mesa, tambin es justo recordar sin ningn tipo de fiscalizacin efectiva ni control social. La iniciativa de Yaksic surgi a causa de que unos artculos fiscalizadores dentro la Ley de Descentralizacin fueron abrogados por el Tribunal Constitucional tras una demanda surgida en los entornos del prefecto de La Paz Jos Luis Paredes, un ex dirigente del MIR que protagoniz escndalos de corrupcin cuando fue Director de Migracin durante el rgimen de Paz Zamora.

Sin embargo, el proyecto de Ley elaborado por Yaksic podra tener un efecto contraproducente para el proceso que lidera el presidente Evo Morales, ya que brinda argumentos a ms de cuatro prefectos para alinearse cerradamente en torno a la media luna reaccionaria, fortaleciendo la tendencia conspiradora y separatista que alientan los capitales chilenos desde Santa Cruz y la embajada norteamericana desde La Paz.

Las atribuciones que el proyecto de Ley elaborado por el Viceministro de Descentralizacin pretende conferir a los consejeros departamentales para ejercer autoridad fiscalizadora sobre los prefectos, es resistida abiertamente por stos ltimos, quienes alegan que fueron elegidos por sufragio universal, en las urnas, y en cambio los consejeros departamentales son designados a dedo desde las alcaldas urbanas y rurales. Para que los consejeros tengan el peso que quiere darles Yaksic, previamente tendran que ser elegidos en las urnas, como se eligi a los prefectos.

El problema de la media luna

Pero el problema de fondo en esta coyuntura crucial no es la necesidad de fiscalizar a los prefectos. El problema son las autonomas departamentales que han dado lugar a la media luna separatista (conformado por Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija) tras un referndum autonmico cuya Ley de Convocatoria obliga a hacer vinculante esa autonoma en la nueva Constitucin Poltica del Estado que deber emerger de la Asamblea Constituyente instalada en Sucre.

El problema de las autonomas, ligado al de los prefectos desmarcados del gobierno central, es un asunto estructural que no se puede resolver con una Ley como la del viceministro Yaksic, sino a travs de una estrategia que sea capaz de reorientar el proceso autonmico para restituir el sentido integrador, democrtico y comunitario a las autonomas. En esa estrategia el Departamento de Cochabamba, que se encuentra entre el oriente separatista y el occidente inmovilizado, puede y debe jugar un rol decisivo para romper el bloque de prefectos alineados con la media luna.

La frmula cochabambina que se est gestando en esta regin consiste en superar la crisis del sistema departamentalizado, sobre el cual se asienta actualmente la media luna, articulando ms bien cuatro bloques megaregionales o unidades administrativas superiores que se fundan en criterios de complementariedad geogrfica, socioeconmica, intertnica e incluso histrica. Dichas megaregiones autonmicas, que adems se constituiran en autnticos polos de desarrollo, seran las siguientes:

Megaregin Andino Amaznica: Pando y La Paz.

Megaregin Inter Ocenica: Beni, Cochabamba y Oruro.

Megaregin Crucea: Santa Cruz con su extenso territorio.

Megaregin del Sur Autonmico: Potos, Chuquisaca y Tarija.

Esta reconfiguracin del mapa poltico de Bolivia, que es una base para la reforma de los poderes del Estado, cambiara radicalmente el escenario de polarizacin que surgi en Bolivia tras el referndum autonmico del 2 de julio de este ao, cuando se conform una Asamblea Constituyente que hoy no sabe qu hacer con la media luna que parti al pas en dos polos cada vez ms irreconciliables.

La virtud de esta propuesta radica en que dentro el marco megaregional ser perfectamente posible desarrollar autonomas locales, regionales y subregionales, profundizando el fortalecimiento de las mancomunidades municipales e indgenas, tal cual ha sido planteado por el propio Viceministro de Descentralizacin.

Estas posibilidades de autntico cambio revolucionario en Bolivia, que pasa por la necesidad de reconfigurar el proceso autonmico y constituyente rompiendo el monoltico bloque de la media luna, se harn inviables en la medida en que el gobierno de Evo Morales reduzca sus mrgenes de consenso y promueva la conformacin de bloques opositores tan peligrosos como los que forman hoy los seis prefectos de los departamentos ms importantes del pas.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter