Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-11-2006

El poder del dinero contra la democracia
El Ministerio Fiscal trata de evitar que el banquero ms rico de Espaa se siente en el banquillo

Juan Torres Lpez
Rebelin


Se estn celebrando estos das diversas actuaciones judiciales que tienen como protagonista al banquero ms rico de Espaa, Emilio Botn, y que comienzan a poner an ms a las claras que los poderes de la democracia pueden llegar a ser completamente intiles frente a los del dinero y las finanzas. De salir adelante las argucias jurdicas de Botn podremos decir sin ninguna duda que la democracia y la justicia espaolas han sucumbido sin remisin ante la ambicin y el poder de una banca que no duda en realizar todo tipo de negocios turbios para ganar ms y ms dinero cada ao. Los hechos son expresivos por s mismos y me limito a exponerlos para que los lectores saquen sus propias conclusiones.

El caso de las cesiones de crdito


Hace unos doce aos, se present una querella contra el banco de Botn por un presunto delito fiscal derivado de la comercializacin de un producto de ahorro llamado cesiones de crdito, de carcter opaco (CINCO DAS, 23-11-2006).

Las operaciones que llev a cabo el banco de Botn las resuma de la siguiente manera el diario digital EL CONFIDENCIAL: Durante los aos 1988 y 1989, el Santander manej cerca de medio billn de pesetas de dinero negro, que provena de fuentes financieras ms o menos inconfesables, mediante la comercializacin de un producto destinado a captar esa cuantiosa bolsa de dinero que circulaba fuera de los cauces legales, a cuyos dueos se aseguraba que iba a seguir siendo tan negro como antes (...)
El banco entreg al Fisco informacin falsa sobre 9.566 operaciones formalizadas que representaban 145.120 millones de pesetas. Y al mismo tiempo puso en marcha una operativa por la cual los empleados, mediante instrucciones directas de los acusados, procedieron a simular contratos mercantiles de cesiones de crdito, as como resguardos provisionales y documentacin contable de diverso carcter, con el fin de aparentar que esas operaciones se haban realizado por terceras personas y no por los verdaderos titulares. A tal efecto, no dud en declarar como titulares de las cesiones a personas fallecidas, emigrantes no residentes en Espaa, ancianos desvalidos, trabajadores en paro, familiares de empleados del banco, antiguos clientes que ya no mantenan relacin alguna con la entidad, etctera (EL CONFIENCIAL, 21 de septiembre 2006).

Segn este mismo diario, en atencin a esa conducta, la acusacin solicit para el presidente del Santander un total de 170 aos de prisin y una multa de 46.242.233,92 euros (7.694.060.334 pesetas), adems de una responsabilidad civil de 84.935.195,86 euros (14.132.027.499 pesetas), que es el perjuicio causado con su actuacin a la Hacienda Pblica (EL CONFIENCIAL, 21 de septiembre 2006).

Pues bien, ante una conducta de este tipo y ante unos presuntos daos tan inmensos para la Hacienda Pblica los hechos son los siguientes:

1. La Abogaca del Estado, en representacin de la Agencia Tributaria, HA PEDIDO EL SOBRESEIMIENTO DE LA CAUSA EN SIETE OCASIONES (EL PAIS, 23 de noviembre de 2006).

2. El Ministerio Fiscal (siguiendo rdenes del Gobierno?) mantiene que slo puede formular acusacin quien tiene derecho a ello", es decir, la Hacienda Pblica. Pero como esta no presenta acusacin, el Fiscal argumenta que "no se tiene el derecho a que se declare inocentes o culpables y, en consecuencia, tambin viene solicitando el sobreseimiento, en este caso EN QUINCE OCASIONES a lo largo de los doce aos que se llevan de procedimiento (EL PAIS, 23 de noviembre de 2006).

Hace falta algn comentario ms para determinar la naturaleza de estos hechos?

El caso de la compra de Banesto por el banco de Botn

Hace unas semanas, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzn abri diligencias previas para determinar si encausaba a Botn y a otras 21 personas entre las que se encuentra el ex gobernador del Banco de Espaa Luis Angel Rojo (quien, por cierto, fue nombrado recientemente por Botn miembro del consejo de administracin de su banco).

La motivacin de la querella es impresionante: la supuesta apropiacin indebida de 4.507 millones de euros (750.000 millones de pesetas) pertenecientes a Banesto (...) sobre cuyo paradero no han dado la menor informacin a los accionistas, a la Hacienda Pblica o al mercado". (EL ECONOMISTA 16 de octubre de 2006).

El querellante acusa a los responsables del Santander, con Botn a la cabeza, de un total de 11 delitos: apropiacin indebida, falsedad en las cuentas anuales y en documento mercantil, revelacin de secretos, uso de informacin privilegiada, maquinacin para alterar el precio de las subastas, cohecho, prevaricacin, estafa, malversacin de caudales pblicos, delito tributario y fraude en la obtencin de ayudas pblicas (EL ECONOMISTA 16 de octubre de 2006).

En concreto, se acusa a Botn y al resto de querellados de cometer un delito fiscal por ms de 262.000 millones de pesetas (1.574 millones de euros), as como de malversar caudales pblicos en beneficio del Banco Santander y de los propios querellados por un importe superior a los 327.000 millones de pesetas (1.965 millones de euros).

Segn inform la prensa esta querella recoge que los acusados ocultaron el destino de las cantidades ingentes que cobraron correspondientes a multitud de crditos, prstamos y otros activos de Banesto. Segn Prez Escolar, se trata de partidas que deberan constar de manera indeleble en la contabilidad de Banesto, pero se enmascararon tras mltiples artificios con el propsito de no dejar rastro de su existencia (EL ECONOMISTA 16 de octubre de 2006).

Para que los lectores de esta nota se hagan una idea de lo que hay detrs de esta querella transcribo literalmente algunos de sus prrafos:

Mi mandante (se refiere al querellante) no ha recibido contestacin alguna ni cualquier explicacin que justifique, aunque sea de lejos, lo que no dud en calificar como el mayor fraude mercantil y tributario en la historia universal de las finanzas. Los querellados, especialmente los Botn y el ex Gobernador Rojo, no lo han explicado de cualquier manera, sin duda porque tan descomunal latrocinio no admite la menor explicacin, al menos en trminos que puedan comprender de alguna manera tanto el Fisco como los accionistas expoliados de Santander y de Banesto. Por lo que habr de ser en sede judicial donde se dilucide con la profundidad requerida un asunto tan turbio y de tanta gravedad como el que denunciamos. Diremos como remate que Rodrguez Cantarero, inmediatamente despus de reconocer judicialmente la enorme magnitud de lo desaparecido, los 750.000 millones que l mismo precis ante la autoridad judicial, fue cesado en su cargo de consejero de Banesto (negrita en el escrito original).

Y para que tengan una idea del tipo de operaciones de las que se acusa a Botn, y de lo fcil que sera determinar si realmente constituyen o no un delito, transcribo un caso que se hizo especialmente llamativo.

Segn inform el diario digital EL CONFIDENCIAL en la querella se dice que Alfredo Senz, como administrador provisional designado por el Banco de Espaa, y su equipo gestor, adulteraron la contabilidad social de manera que gran nmero de elementos patrimoniales elegidos al azar recibieron la calificacin de activos daados, cuando se trataba de prstamos y crditos garantizados plenamente (...)
Tales activos fueron drsticamente provisionados por Senz, de modo que su valor neto contable qued reducido las ms de las veces a una peseta, aunque despus Banesto recuper su valor ntegro, sin que los accionistas presentes y pasados hayan podido conocer el destino de esas partidas. Como ejemplo, Escolar cita el caso del crdito otorgado al grupo Villar Mir por importe de 17.450 millones de pesetas, que, a pesar de contar con mxima garanta hipotecaria, incluso con fianza solidaria del propio Villar Mir y su esposa, fue contabilizado por 1 peseta. El empresario termin abonando religiosamente principal e intereses hasta una suma cercana a los 25.000 millones, recuperacin que se ha ocultado en las cuentas presentadas a los accionistas (EL CONFIDENCIAL 10 de octubre de 2006).

Pues bien, ante la suma de todas estas acusaciones la sorpresa increble es que, tambin en este caso, el Fiscal solicit el pasado da 22 de noviembre que se archivara la querella porque, en su opinin, los hechos no son constitutivos de delito alguno (Cinco Das 22 de noviembre de 2006).

Tampoco creo que sea necesario ningn otro comentario. El poder del dinero es ingente y suele habitar en las sombras, en las cloacas de la sociedad mejor dicho, pero al final no puede disimularse.

Lo que ocurre en nuestra poca no es nuevo pero conviene decirlo y recordarlo: un banquero puede acabar con la democracia. Este es el mensaje. Pero que nadie se equivoque. El mal no est slo en l sino tambin en quienes le ayudan desde las instituciones y los gobiernos, bien por complicidad, bien por cobarda o por simple ineptitud.

Juan Torres Lpez es catedrtico de Economa Aplicada en la Universidad de Mlaga (Espaa), miembro del Comit de Apoyo de Attac-Espaa y colaborador habitual de Rebelin. Su pgina web en www.juantorreslopez.com




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter