Portada :: frica :: Denuncia genocidio ruands
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2006

Francia - Ruanda
Guerra diplomtica y judicial

Julio Godoy
IPS


La orden de arresto dictada en Francia contra colaboradores del presidente de Ruanda, Paul Kagame, acusados de participar en el asesinato de su antecesor Juvenal Habyarimana en 1994, origin una nueva guerra diplomtica de consecuencias impredecibles.

El juez francs Jean-Louis Bruguire orden el lunes el arresto de nueve funcionarios ruandeses, entre ellos los comandantes militares James Kabarebe y Charles Kayonga y el embajador en India, Faustin Nyamwasa-Kayumba.

Bruguire sostuvo que Kagame, de la minoritaria etnia tutsi, debera ser llevado a juicio ante el Tribunal Penal Internacional para Ruanda por su participacin en el derribo del avin que transportaba a Habyarimana, de la mayoritaria etnia hutu, el 6 de abril de 1994.

En el atentado muri tambin el entonces presidente de Burundi, Cyprien Ntaryamira.

Las leyes francesas impidieron a Gruguire dictar orden de arresto contra Kagame, porque goza de inmunidad en su carcter de como jefe de Estado.

Ruanda es un pequeo pas de 24.000 kilmetros cuadrados en el centro de la regin de los Grandes Lagos, que limita con Uganda, Tanzania, Repblica Democrtica del Congo y Burundi.

Los hutus constituyen alrededor de 80 por ciento de su poblacin, de unos ocho millones de habitantes. El resto corresponde a la comunidad tutsi, que a lo largo de la historia de este territorio domin el ejrcito y el gobierno.

Habyarimana contaba con apoyo militar francs y belga desde fines de los aos 80, pese a fuertes evidencias de que milicias de su etnia hutu vinculadas al ejrcito ruands haban masacrado a lderes opositores, especialmente tutsis.

El ejrcito haba combatido a la insurgencia guerrillera del Frente Patritico Ruands, conducido por tutsis exiliados en Uganda, incluido al actual presidente Kagame.

Bruguire dijo en el juicio que "desde octubre de 1993 Kagame consider la eliminacin fsica del presidente Habyarimana como el nico medio para alcanzar sus objetivos polticos de una victoria total (en la guerra civil), incluso al precio masacres contra (su propia minora) tutsi".

La muerte de Habyarimana aceler la guerra civil y desat la masacre de hasta un milln de tutsis y hutus moderados. La matanza fue perpetrada por milicias radicales hutu en menos de 100 das.

El genocidio slo termin cuando el Frente Patritico Ruands de Kagame captur la capital, Kigali, y sac del poder a las milicias hutu.

Bruguire basa sus acusaciones contra Kagame y sus colaboradores sobre evidencias que vincula a las guerrillas tutsis con los misiles disparados contra el avin de Habyarimana.

Segn la investigacin de Bruguire, los dos misiles tierra-aire haban sido vendidos por la ex Unin Sovitica al gobierno de Uganda, principal aliado del Frente Patritico Ruands.

Bruguire dijo que el Frente haba usado misiles de fabricacin sovitica similares en otros ataques contra aviones y helicpteros militares hutu de Ruanda.

El genocidio ruands es considerado el peor crimen de guerra desde el Holocausto contra los judos europeos durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). La comunidad internacional permaneci pasiva mientras ocurran las masacres.

La responsabilidad por las matanzas no ha sido completamente establecida. Bruguire acusa a Kagame de provocar el genocidio contra su propio pueblo matando a Habyarimana.

Pero el nuevo rgimen tutsi de Ruanda acusa a oficiales del ejrcito francs a cargo de la Operacin Turquesa de pacificacin de la Organizacin de las Naciones Unidas (ONU) de entrenar, armar y proteger a milicias hutus antes y durante el genocidio.

Estas acusaciones se repitieron en Kigali durante las audiencias de un tribunal local que buscaba establecer las responsabilidades internacionales, especialmente del gobierno francs, en las masacres.

Durante estas audiencias, que empezaron el 26 de octubre, el ex embajador ruands --tutsi-- ante Francia, Jacques Bihozagara, dijo: "La Operacin Turquesa solamente aspiraba a proteger a los perpetradores del genocidio, porque ste continu incluso dentro de la zona" custodiada por soldados franceses.

Francia neg cualquier participacin en las matanzas, pero acept que sus fuerzas cometieron "errores de apreciacin" de la situacin.

En diciembre de 1998, una investigacin parlamentaria concluy que la poltica francesa en relacin a Ruanda en los aos de la guerra civil estuvo viciada de "incoherencias", pero desestim acusaciones de participacin voluntaria en el genocidio.

En paralelo a la investigacin de Bruguire y a las audiencias del tribunal de Kigali, otras varias investigaciones estn en curso en Francia y en el mundo.

En Pars, la jueza Florence Michon investiga la participacin de militares franceses en la masacre. Comenz recabando los testimonios de sobrevivientes del genocidio que en febrero de 2005 presentaron demandas en Pars contra soldados franceses por "complicidad en crmenes contra la humanidad" en Ruanda.

Presionado por la investigacin de Michon, el gobierno francs anunci la desclasificacin de 105 documentos del servicio secreto del ejrcito relacionados con la guerra civil ruandesa.

Mientras, el Tribunal Penal Internacional para Ruanda, que sesiona en la nororiental ciudad tanzania de Arusha, investiga los crmenes desde su constitucin en enero de 1997.

Desde junio de este ao emiti 22 veredictos que involucraban a 28 acusados, todos ellos hutus.

Un tribunal internacional en Blgica tambin fall contra lderes hutus, y para el ao que viene hay nuevas audiencias programadas en Bruselas.

Pese a la negativa oficial de Francia sobre cualquier participacin en el genocidio, analistas independientes franceses e internacionales respaldan las acusaciones ruandesas contra Pars.

Oficiales militares franceses apostados con el ejrcito ruands "necesariamente saban lo que estaba ocurriendo en las estructuras militares de Ruanda, fueron plenamente informados de que la masacre estaba en preparacin", dijo Romo Dallaire, el general canadiense que dirigi la misin de la ONU enviada a Ruanda en 1993.

El periodista francs Patrick de Saint-Exupry, autor de un libro sobre el genocidio ruands, confirm las acusaciones de Dallaire contra consejeros militares franceses.

"Oficiales militares franceses entrenaron a los asesinos en el genocidio", dice Saint-Exupry en su libro "L'Inavouable: La France in Ruanda" ("Lo indecible: Francia en Ruanda"). "Lo hicieron siguiendo rdenes, enseando al ejrcito ruands estrategias y tcticas contrainsurgentes."

Dallaire cree que los militares franceses tambin participaron en escaramuzas entre el ejrcito ruands y las guerrillas.

"En los das que siguieron al asesinato de Habyarimana, vimos soldados europeos usando el uniforme militar ruands, tomando parte en maniobras", afirm luego de las masacres.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter