Portada :: Mundo :: Chechenia, la guerra ignorada
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-09-2004

Cien por cien Putin

Javier Ortiz
www.javierortiz.net


Saba que el secuestro de los nios de la escuela de Besln iba a terminar con una carnicera. No porque sea adivino, sino por mera y dura experiencia de la vida: Putin es as y, una vez ms, se ha comportado como el Putin que es. No soporta la idea de parecer dbil, transigente. Le va la mano dura. Parte del convencimiento de que su brutalidad cae bien tanto a una parte importante de su base social como a muchos dirigentes occidentales, capaces de los ms inslitos malabarismos con tal de justificar sus decisiones dacronianas.

En esa lnea, el ministro de Exteriores de Holanda, que ejerce la Presidencia de turno de la UE, ha declarado que comprende el terrible dilema al que se enfrentaban las autoridades rusas.

Dejar sentado, antes de seguir con esto, que los mtodos de los guerrilleros chechenos me producen indignacin y asco. Ninguna lucha llevada adelante por vas como sas puede conducir a nada bueno. No lo digo slo por razones ticas porque rechace que el fin justifique los medios sino tambin por convencimiento poltico: est probado y ms que probado por la Historia que los medios prefiguran los fines. Lo conseguido por mtodos abyectos acaba siendo irremediablemente abyecto.

Dicho esto, vayamos al terrible dilema de Putin.

En primer lugar: es imposible hablar de este asunto sin ponerlo en su contexto. Es obligado referirse a las races del conflicto de Rusia con Chechenia y recordar que no hay ni una sola razn presentable que justifique que las autoridades de Mosc se hayan resignado a la independencia de muchas de las repblicas de la ex URSS y, en cambio, se hayan negado en banda a hacer lo mismo con Chechenia.

En segundo lugar: por lo que se sabe, nada oblig a las fuerzas de seguridad rusas nada, salvo la orden de Putin, claro est a iniciar el asalto a la escuela de Besln. Se han justificado de diversas maneras (contradictorias entre s, por cierto), pero ninguna medianamente convincente. La ltima que he odo es que dicen que hubo una explosin y que dedujeron que los secuestradores haban empezado a matar a los nios. Se ve que, efectivamente, estall una granada en el interior de la escuela, pero fue porque se desprendi de la cinta adhesiva con la que la haban sujetado a una ventana. De no estar esperando el menor pretexto para montar la marimorena, las fuerzas rusas habran podido saber que lo sucedido era eso y que, en realidad, la situacin segua siendo la misma.

En tercer lugar, y ponindose en el lugar de las autoridades rusas (a ttulo puramente retrico, se entiende): no hay ninguna causa razonable por la cual, si va a producirse una matanza, la tengas que provocar t. En el caso de que el grupo guerrillero empiece a matar nios, tendrs que evaluar la situacin, haciendo un clculo comparativo entre el desastre que estn produciendo ellos y el que puedes causar t si intervienes.

Cualquier observador medianamente sensato que examine lo sucedido con atencin llega a la conclusin inevitable de que las fuerzas rusas han intervenido con el objetivo principal de salvaguardar eso que llaman el principio de autoridad. Resultado: todos esos muertos y heridos. Un suceso 100% Putin. Que seguir ah, con el visto bueno de EEUU y la UE, para que pueda seguir haciendo muchas como sta.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter