Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2006

Panegrico en El Pas al hombre ms rico del Estado espaol
Amancio Ortega el abnegado (e intachable) empresario

Jos Daniel Fierro
Rebelin


La edicin de ayer de El Pas nos deleit con una apologa de Amancio Ortega, fundador y propietario del Grupo Inditex y uno de los hombres ms ricos de todo el planeta.

El largo artculo hace un recorrido que va desde la valoracin de su patrimonio (una fortuna que esta semana ha alcanzado un valor rcord de unos 16.600 millones de euros, fruto de una treintena de empresas controladas por el empresario), hasta la diversificacin de sus inversiones, pasando -cmo no- por sus modestos inicios como fabricante de batas de mujer junto a su seora, en la Corua de 1963.

Al parecer un empresario es digno de elogio si cuenta con abultados balances de beneficios y con astucia financiera como para hacerse con importantes porcentajes de participacin en empresas multinacionales. En este terreno Ortega parece ser imbatible, y de ah que El Pas destaque y reconozca su impagable misin: ms inversiones, ms mercados, ms tiendas, ms ventas, ms beneficios, ms dinero para invertir. Es el crculo virtuoso en el que ha vivido Zara desde su nacimiento, una noria que al dar vueltas multiplica su tamao.

xito en los negocios quiere decir modelo a seguir. Para El Pas -propagandista del libre mercado y de la sociedad de consumo- ms significa mejor, la virtud se puede cuantificar en millones de euros y quien gestiona muchos puestos de trabajo nunca debe ser criticado.

Por tanto, hablar del propietario de Zara (una empresa que es materia de estudio en las escuelas de negocio de todo el mundo) y de sus productos (que en cualquier rincn del mundo han sido objeto de elogios recurrentes) no slo es bueno, sino conveniente. Aunque ello signifique ceder un importante espacio de la edicin dominical a un artculo que nicamente podra ser definido como publicitario.

Lo que calla El Pas

Sera mucho pedir que en este panegrico, El Pas hubiera hecho una mnima referencia a algunas de las razones gracias a las que Amancio Ortega alcanza astrnomicos beneficios e incrementa exponencialmente su fortuna personal.

Por poner un ejemplo, baste un somero repaso a ciertos titulares aparecidos en la prensa: Condenan a ZARA por obligar a trabajar los domingos que consideren "oportunos", Stradivarius (ZARA-Inditex) condenada por competencia desleal, Denuncian en Portugal que subcontrata de Zara explota a nios, Intermn denuncia que El Corte Ingls, Mango, Zara y Cortefiel fomentan la explotacin laboral.

Pero es que el diario independiente de la maana no slo oculta este tipo de informacin sino que, incluso, la justifica: De Zara, de Inditex, se sabe casi todo. [...] La empresa est a la vanguardia en transparencia y buen gobierno corporativo.

No queda claro qu incluye ese casi todo, porque la verdad es que el peridico no cuenta casi nada. El colectivo gallego de Mulheres Transgredindo denunci hace un ao [1] que alrededor de 60 mil mujeres trabajan para Inditex en talleres clandestinos, sin luz natural, durante doce horas y con sueldos de doscientos euros al mes. Es esto la vanguardia de la transparencia y el buen gobierno corporativo? Dice El Pas que a Ortega tampoco le ha dado miedo salir al extranjero. Y debe de ser cierto, pues los realmente atemorizados son, a buen seguro, las trabajadoras y trabajadores de esos pases.

En Tnger (Marruecos), las fbricas proveedoras tienen jornadas de 12 13 horas diarias en temporada alta, a veces incluso de 16. Y el ritmo de produccin se ha incrementado tanto que deben entregar los pedidos en un plazo de entre 15 y 30 das (en ocasiones en apenas cinco), cuando tres aos atrs lo hacan en tres meses [2]. No en vano el grupo Inditex cuenta con los plazos de entrega ms cortos del mercado. Y en Portugal, la denuncia del semanario Expresso desvel la explotacin infantil de la que se beneficiaba esta empresa. Nios y adultos que, desde sus casas, confeccionaban entre 100 y 150 zapatos diarios por los que se les pagaba 20 30 euros. No muy lejos de all, este mismo calzado se venda en las tiendas de Zara a un precio 100 veces superior.

En alusin a los riesgos de impedir la contratacin de los nios en las fbricas, Jos Mara Castellano, consejero delegado de Inditex hasta septiembre de 2005 asegur que "en algunos pases, si quitas los chicos de trabajar es peor, es un problema para las familias y acaban en la prostitucin".

Qu importancia tienen entonces este tipo de denuncias. Para El Pas evidentemente ninguna, y puestos a elegir mejor optar por quien te puede dar de comer, que no permitir que la realidad pueda estropear un buen titular.

Una imagen vinculada a la economa sumergida

En su libro "Zarpolis" (Ediciones Bronce. Madrid, 2001), Cecilia Monllor se adentra en la economa sumergida gallega para denunciar las condiciones de semiexplotacin que impone el grupo Inditex. Segn los socilogos Carlos Rabual y Marta Casal, el verdadero milagro empresarial se encuentra en los "talleres concebidos nicamente como un instrumento de alta productividad a bajo coste", en los cuales "se fuerza a los empleados a trabajar en condiciones psimas". Una de las frases preferidas de los encargados, aleccionados por los enlaces o representantes de Inditex , suele ser: "Mira, si no ests de acuerdo, ah estn los negros deseando trabajar" (Amancio Ortega de cero a Zara, La esfera de los libros, 2004, pag. 100).

Y eso de utilizar a mano de obra inmigrante no es una broma. En 2003 la polica desmantel en Santiago de Compostela una nave donde trabajaban, en condiciones infrahumanas, 19 inmigrantes chinos confeccionando ropa para Zara (Inditex). De stos, slo 10 tenan papeles y contratos, el resto se encontraban en situacin de ilegalidad. Ese mismo ao, la polica autonmica catalana y la Inspeccin de Trabajo se toparon con otro taller donde 21 inmigrantes, la mayora sin permiso de trabajo, realizaban jornadas de 16 horas a 17 cntimos de euro la pieza. El taller funcionaba las 24 horas del da y los empleados vivan en el mismo local y su produccin estaba destinada a Zara y Berska. Al verse descubierto, el grupo Inditex reconoci que era una fbrica subcontratada, se deshizo de todos los talleres que tena en la zona, y traslad toda esa produccin Rumana y Bulgaria.

Ortega en El Pas de las maravillas

No es la primera vez que los escribidores de Polanco se encuentran ante la tarea de adular a Amancio Ortega. En El Pas Semanal del 30 de marzo de 2003 (nmero 1.383), tambin apareci un publirreportaje sobre la vida discreta y austera del propietario de Inditex. En aquella ocasin la imagen vendida fue la de un empresario paternalista, discreto, sencillo y austero. La redactora se encontr con l en el comedor de empleados (...) El hombre sin voz y sin rostro era tan inaccesible para los medios de comunicacin como cercano para cualquiera de sus empleados. Lo que segua era un relato sobre sus gustos y su sencillo modo de vida: Vive en un discreto bloque de pisos en el centro de La Corua (...) Era asiduo del Gallo de Oro, donde gusta de comer huevos fritos con patatas (...) Prefiere conducir l mismo su Audi A-8 (...) El mayor signo de ostentacin conocido era que condujo en tiempos un Porsche.

Olvidando mencionar que su discreta vivienda se encontraba en el elitista complejo residencial del barrio de Zalaeta frente a la playa del Orzan (A Corua), y que adems era propietario del Pazo de Anceis -del siglo XVII-, con una superficie de 4.200 metros cuadrados, y de otras viviendas en Sanxenxo y Marbella. Y en lo que respecta a la sencillez y falta de ostentacin, bastara con recordar su fabulosa finca de caballos, el Centro Hpico Casas Novas; su coleccin de Sorollas, su avin privado, que debe andar por los 40 millones de euros; y su modesto yate Valoria, tasado en seis millones de euros. Un yate, claro est, que en Palma o en Marbella no llamara la atencin de nadie, segn se aseguraba en el artculo.

De modo que, no por casualidad, El Pas decide publicar cada cierto tiempo un texto donde se enaltece al hombre ms rico del Estado, aunque para ello se tenga que ocultar cierta informacin, maquillar al personaje y tributarle unas alabanzas que si no fuesen fruto de un intercambio venal, de ningn modo se veran en un medio que se dice independiente.

Notas:

[1] www.rebelion.org/noticia.php?id=15698

[2] www.rebelion.org/spain/040422io.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter