Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2006

La ocultacin de fondos en Parasos Fiscales Offshore no es delito

Juan Hernndez Vigueras
Attac Madrid

Al absolver ahora al ex-presidente del BBVA, Emilio Ybarra, de un delito de apropiacin indebida, el Tribunal Supremo ha ignorado la evasin fiscal del BBV


Al absolver ahora al ex presidente del BBVA, Emilio Ybarra, de un delito de apropiacin indebida, el Tribunal Supremo ha ignorado la evasin fiscal del BBV producida con los fondos ocultados en la Isla de Jersey y en Liechtenstein durante catorce aos.
La Sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo del 17 de Noviembre de 2006 absuelve al presidente del BBV, Emilio Ybarra, del delito de apropiacin indebida por el cual la Audiencia Nacional le conden a seis meses de prisin y multa de 27,000 euros, una sentencia de por s benvola dado los millones en juego. Y, sin embargo, el Alto Tribunal considera que el directivo dispona de amplios poderes en el Banco y no tena que contar con nadie para decidir sobre el patrimonio de los accionistas, aunque no todos eran grandes personajes de los que estaban en el ajo de las grandes operaciones.
En ninguna de las dos sentencias se ha tomado en consideracin que el dinero con que se financiaron las excepcionales pensiones de los ex consejeros del BBV provena de fondos ocultos durante catorce aos en parasos fiscales, por lo que nunca tributaron en Espaa. Y es que - como saben muy bien los especuladores inmobiliarios y algunos alcaldes, concejales y representantes autonmicos madrileos - la ocultacin de fondos en bancos y sociedades de Andorra, Suiza y otros parasos fiscales es una actividad tan legal y tan libre como la lectura de este articulo, aunque se empleen para acciones indecentes
Por tanto, cuando hace algo ms de un ao se desarroll el juicio penal nadie se extra al ver que las noticias abreviadas se centraban en trivializar el asunto contado dimes y diretes sobre si el ex copresidente del BBVA y su equipo directivo se apropiaron o no del dinero del banco, o si se lo dijo o no se lo dijo al otro presidente. Pero no mereci ni atencin meditica ni de ninguna Fiscala la utilizacin de una sociedad gestora en el Estado de Delaware (EEUU) - donde es muy fcil ocultar al verdadero empresario y de sociedades instrumentales en la Isla de Jersey y en Liechtenstein para ocultar frente a la Hacienda espaola y frente a sus accionistas, las cuentas secretas con las que se financiaron las pensiones vitalicias a los ex consejeros del BBV; y as compensarles por la disminucin de sus retribuciones tras la fusin con el Banco pblico Argentaria.
Si ahora el Tribunal Supremo asegura que el ex presidente del Banco tena poderes suficientes, solo cabe decir pues vale!. Un ejemplo ms de cmo los grandes bancos y corporaciones solicitan y manejan el dinero de los ahorradores convertidos en accionistas sin que puedan controlar lo que se decide con sus dineros Porque, adems, la ingeniera contable que aplican les permite utilizar los parasos fiscales offshore para ocultar las cuentas reales.
Sin embargo, para el ciudadano contribuyente resulta menos aceptable, por no decir irritante, que ni ahora ni entonces ni nuestros analistas ni los expertos ministeriales o acadmicos se hayan interesado sobre este asunto de la evasin fiscal consentida, ni siquiera haciendo una estimacin de los millones de pesetas o de euros que dej de recaudar la Hacienda espaola durante los catorce aos anteriores a la fusin bancaria. Porque el BBV se pas desde 1987 hasta 2001 realizando tejemanejes entre la firma Alico de Delaware en los EEUU, la Amelan Foundation de Liechtenstein, el fideicomiso Trusts T 532 y la sociedad Sharington y despus la sociedad BBVA Privanza de Jersey que luego disolvieron . Claro est que en la etapa aquella del Espaa va bien , del anterior Presidente del gobierno-Asesor -bien-pagado del magnate Murdoch era normal que no se exigieran los impuestos adeudados porque no tenamos dficit pblico como Alemania, la Seguridad Social haba ya rebajado sus prestaciones para ajustarlas a las cotizaciones y tampoco se pensaba en gastar mas recursos en viviendas asequibles para los jvenes.
Pero ahora...
Ahora las noticias recientes nos ensean que, si se logra mantener distrado al personal, a quienes disponen de mucho dinero les ofrecen los parasos fiscales muchas posibilidades para que pueda ser utilizado con fines democrticos financiando, por ejemplo, una mocin de censura y cambiar un ayuntamiento como el de Marbella.
Y por este camino, si se tercia, por qu no cambiar tambin al gobierno que se atreva a enfrentarse a los poderes fcticos de las finanzas?.-

Juan Hernndez Vigueras, Attac-Comisin de Justicia Fiscal



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter