Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-12-2006

El vdeo del PSOE sobre el PP
La batalla de los vidrios

Manuel F. Trillo
Rebelin


Se lo he odo a prohombre de la patria, espaolista nacional y nacionalista, aunque todo hay que decirlo reprocha que los nacionalistas de otros territorios sean tal. Pero as son los que hablan, as somos cuando nos empeamos en ver la paja en el ojo ajeno. Este vidrio es un ataque a mi partido, es un ataque miserable, es cierto, es miserable que a uno le recuerden lo que ha dicho, que a uno lo citen en tiempos pasados. Pero siempre se nos cita desde el pasado, nunca se citar a nadie desde el futuro. Lo que vayamos diciendo, lo que vayamos defendiendo, lo que fuimos ayer y lo que somos hoy tiene que tener un continuum, pues de otro modo seramos unos falsarios.

Me gusta que la memoria se haga presente en el presente, que nadie olvide lo que ocurri, que nadie pase pgina sin leerla del todo, me gusta que se recuerde desde la ultraderecha pepera - con un vidrio mal hecho todo sea dicho, chapucero- el pasado reciente en temas de seguridad ciudadana que el gobierno de Zapatero es un caos, una catstrofe. Me ha gustado ver que la derecha no ha cambiado nada desde 1936, me gusta que la derecha sea derecha y ultraderecha clara y criminal. En la primavera de 1936 hay una intervencin parlamentaria de Gil Robles (nacido en Salamanca) en la que se hace una relacin de todos los acontecimientos ocurridos en el gobierno del Frente Popular, ms de trescientos casos de desrdenes pblicos, Espaa estaba en peligro y haba que ponerle remedio, y el remedio lleg de la mano de unos criminales que vestan el uniforme militar. Tambin hay criminales en el ejrcito espaol. La Historia nos los certifica, y aqu si alguien se pica que coma ajos y beba agua. Me gusta la memoria, me gusta que me recuerden mi pasado, me gusta recordar el pasado de los que han pasado por la vida, me gusta recordar el ao de 1987 en la playa de La Concha, era el mes de julio, y en un barrio cercano la guardia civil asesin con un tiro en la nuca, en el piso en que se haba refugiado junto a Iaki Erro, a la joven Luca Urigoitia. Un vctima del terrorismo de Estado; al frente de aquella operacin se hallaba un sujeto que est condenado por crmenes execrables y que en ese momento luca la estrella de comandante, era el criminal convicto Emilio Rodrguez Galindo condenado a 64 aos de crcel por crmenes ms repugnantes que los cometidos por el ms sanguinario criminal- y curiosamente est en libertad junto a otros criminales como Vera y Barrionuevo. Me gusta la memoria, sobre todo porque mi existencia es tan anodina sin crmenes que hasta me entretienen estos criminales. Me gusta la memoria.

Ahora tambin le gusta la memoria al PSOE, tambin al PP, tambin a CiU, espero que los dems saquen tambin sus vidrios y que echen en cara al enemigo -en el lenguaje poltico es contrincante- las fechoras, las contradicciones, las barbaridades dichas y hechas en el pasado y que ahora, como el pez que muere por la boca, vienen a contradecir lo dicho por ellos mismos. El vidrio del PSOE en que se ve a Jos Mara Aznar Lpez con esa alegra que le caracteriza he autorizado contactos con el Movimiento Vasco de Liberacin, o a Piqu y Piqu -que es ms culto- mencion con todas sus letras al MLNV, o esa otra frase gloriosa del energmeno Rodrguez (el gracioso de la barba originario de Valladolid) no habr ni vencedores ni vencidos; o las de aquel que era entonces el ministro Rajoy (vean el vidrio).

Me gusta la memoria histrica, porque eso nos deca el gran Borges: la vida es olvido y es memoria. Olvido de lo superfluo, memoria en las humillaciones y vejaciones y los crmenes. Aqu, en esta Espaa nuestra -que cantaba Blas de Otero- se ha instalado la gran trampa de hacer que unos -una parte- sean criminales, mientras que miembros de los aparatos del Estado -Aznar indult a torturadores- y otros criminales de tiempos pasados ni se les menciona. La memoria tiene la virtud de colocar en su lugar a cada cual. Por eso me gusta la memoria y por ello no olvido absolutamente nada, lo procuro al menos.

El vidrio del PSOE sobre la tregua del 98 es objeto de disquisiciones, y es muy divertido or lo que dicen los de la Cadena Ser, y lo que rebuznan los ultracatlicos, coinciden en el fondo, pues a ninguno le gusta que se haya publicado, y a m es que me encanta que las contradicciones salten a la palestra, y en este caso, por motivos muy diferentes resulta que coinciden elementos muy antagnicos. Y en definitiva qu es lo relevante. Que la ultraderecha -la derecha extrema, jeje- se ha mosqueado porque les ponen el vidrio delante de las narices, y an siguen vivos para verlo, y que nadie puede soportar la prueba del algodn de su propio pasado (salvo que haya sido honrado y decente, y serlo ha supuesto siempre un precio muy alto, lo saben todos los decentes). Ver a Rajoy en Crdoba, descompuesto, y gritando que es la respuesta del Gobierno a la manifa del ltimo sbado de noviembre, es como mnimo una estupidez, y eso no lo puedo esperar de un registrador de la propiedad como es l. El vidrio es lo que es, un hostiazo a los que vienen desde el primer momento diciendo que la paz es una mala noticia, un mal negocio. Eso es lo que ha dicho aquel parlamentario vasco del PP con micrfonos abiertos. Adems que la paz sera el fin de personajillos de poco pelo que viven a costa de la sangre derramada, caso de Rosa Dez por ejemplo, por no hablar de otros repugnantes polticos de su partido o de otros -alguien recuerda a Mayor Oreja contentsimo con el primer atentado mortal de ETA despus de la tregua?, yo lo vi exultante, tena razn porque la ultraderecha siempre tiene razn.

El vdeo del PSOE ya est en el aire y pone al neofranquismo contra las cuerdas, pues le quita los paales y le dice que son tramposos, y el legionario de Cristo calla aunque ya suponemos que saldr en breve con sus rebuznos habituales y volver a llamarnos miserables, volver a llamarme miserable.

Pero cul es la utilidad de tales recuerdos en vdeo -en papel, en ropa ensangrentada, o crneos reventados durante cuarenta aos de franquismo-, cul es la virtualidad de esas imgenes increbles de la derechona cediendo ante las peticiones de ETA?. Interesa para el objetivo de la resolucin del conflicto vasco? Los dirigentes polticos que negocian el fin de este conflicto pueden ver el mensaje que se esconde en el relato de los hechos de 1998?

Aqu nadie se re, nadie est para rerse, aqu estamos con el alma en vilo para que la racionalidad y la sensatez polticas se impongan sobre conductas viscerales, revanchistas y vengativas. Mirar hacia adelante es una obligacin de quienes se miran a los ojos en la mesa de negociacin. El vidrio que tanto ha mosqueado a la ultraderecha tambin es un mensaje para los dems. A buen entendedor, ya se sabe, pocas palabras bastan.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter