Portada :: Mundo :: Chechenia, la guerra ignorada
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2004

Los lazos "contraterroristas" entre EEUU y Rusia
Masacre en el colegio ruso: a la medida de Bush y de Putin

IAR-Noticias

La opinin pblica internacional, bombardeada por las imgenes televisivas de la masacre en el colegio ruso, atosigada por la palabra "terrorismo", condena al fundamentalismo "asesino" del grupo checheno, antes que a la feroz carnicera represiva lanzada por las fuerzas militares y policiales de Vladmir Putin. En cuanto al presidente norteamericano, George W Bush, la "oportunidad" de la masacre, la conmocin y angustia que caus en los televidentes masivos del mundo, consolida su cruzada internacional contra el terrorismo, y recrea su imagen de "presidente fuerte" entre la franja mayoritaria de votantes estadounidenses que privilegian la seguridad a cualquier otro tema. Tras la Convencin Republicana, simultnea al secuestro en el colegio ruso, un sondeo de la revista Time indica que Bush supera a Kerry en las encuestas por 11 puntos. Putin, en tanto, ya cerr las fronteras, declar la "guerra contra el terrorismo", y anunci una cruzada militar contra el secesionismo checheno


Para la mayora de los expertos en inteligencia, a la hora de buscar posibles beneficiarios polticos de la masacre en el colegio ruso, los nombres de George W. Bush y Vladimir Putin lideran el escenario.

Ambos mandatarios han construido sus gestiones de gobierno, y superado sus etapas crticas ms duras, a partir de la "guerra contra el terrorismo".

Vladimir Putin consolid su liderazgo y su gestin presidencial a partir del combate contra el "terrorismo checheno", y Bush proyect su administracin combatiendo al "eje del mal" representado por Bin Laden y la red Al Qaeda, y contra todo lo que se asociara al "terrorismo musulmn" por el planeta.

Curiosamente, ambas ramas terroristas, Al Qaeda y el fundamentalismo checheno, sus principales lderes, coinciden en una misma gnesis. Su fragua comn fue la CIA y la guerra en Afganistn de la poca del Imperio Sovitico. (Ver: La conexin Bush-Al Qaeda-terrorismo checheno).

La inconcebible masacre de nios en Rusia causada por el secuestro de un comando checheno, lleg justo cuando Bush lanzaba la "guerra contraterrorista" como eje principal de su discurso de cara a la competencia por su reeleccin presidencial en noviembre, y cuando Putin se encontraba en problemas internos a causa de la crisis petrolera y acusaciones de corrupcin que pesan sobre su gobierno.

La operacin terrorista en el colegio ruso, su metodologa, desenlace (matanza indiscriminada de nios), fue tan abiertamente sanguinaria que pone el salvajismo de las fuerzas especiales de Putin, en un "segundo plano".

La opinin pblica internacional, bombardeada por las imgenes televisivas de la masacre, atosigada por la palabra "terrorismo", condena al fundamentalismo "asesino" del grupo checheno, antes que a la feroz carnicera represiva lanzada por las fuerzas militares y policiales de Putin.

Fue tan fuerte el asesinato de nios inocentes, algo indito en la historia del terrorismo, tan innecesariamente feroz el comportamiento de los suicidas chechenos, que "empalidece" las culpas del accionar represivo de las fuerzas del Estado ruso que desencadenaron la masacre con su ataque.

Esa es la "ganancia" poltica de Putin ante la sociedad rusa, a quien el "terrorismo" checheno lo tiene en un estado de shock parecido al que vivan los estadounidenses despus de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Sin lugar a dudas, ms que a perjudicarlo, la masacre en el colegio ruso fortalece la posicin interna de Putin, consagrado como el "presidente de la guerra contra el terrorismo checheno", quien no dejar pasar esta oportunidad para avanzar hacia el exterminio militar de la guerrilla secesionista.

En cuanto al presidente norteamericano, George W. Bush, la "oportunidad" de la masacre, la conmocin que caus en el campo internacional, consolida su cruzada mundial contra el terrorismo, y recrea su imagen de "presidente fuerte" entre la franja mayoritaria de votantes estadounidenses que, segn las encuestas, privilegian la seguridad a cualquier otro tema.

Bush y Putin: vidas paralelas

Un captulo de su vida poltica lo pinta de cuerpo entero al ex jefe de la KGB sovitica, hoy presidente de Rusia, Vladimir Putin.

En el 2000, y siendo primer ministro del gobierno de Yeltsin, cuando lanz su candidatura a la presidencia de Rusia, slo contaba con el 5% de intencin de voto.

"Casualmente" se desat una ola de atentados terroristas en Mosc, con decenas de muertos, y el primer ministro apareci en los medios de comunicacin culpando al "terrorismo checheno" de la masacre.

Luego, y bajo el ala del presidente Boris Yeltsin que lo cobij, el experto de la ex KGB se convirti en el adalid (una especie de George W Bush ruso) de la "guerra contra el terrorismo" enviando tropas e intervenciones armadas a Chechenia, lo que lo convirti en el enemigo nmero uno de los secesionistas.

En ese contexto de psicosis terrorista "anti-chechena" inducido desde el Estado ruso, Vladimir Putin gan las elecciones presidenciales con el 59% de los votos, ya convertido en el nuevo lder de Rusia.

Tanto Putin como el jefe del clan Bush, George, el ex presidente de EEUU y director de la CIA a fines de los setenta, se "cruzaron" por Asia y por los Balcanes, cuando Putin era espa de la KGB (ya dedicada a negociar espacios de poder con la inteligencia americana) y el padre del hoy presidente Bush comandaba, desde la vicepresidencia estadounidense, el Irangate y los operativos de la CIA en Afganistn.

Como Bush hijo, Vladimir Putin concentr su administracin en dos temas claves: la seguridad y los servicios de inteligencia, a los que asign, fuertes presupuestos del Estado.

En julio pasado Putin aprob la reforma de los servicios secretos que dota al FSB, el heredero de la KGB, de ms poderes y apunta a la creacin de un todopoderoso Ministerio de Seguridad Estatal en Rusia. La reestructuracin consolida al FSB, bastin de Putin, en la cspide de la pirmide del poder ruso.

La prensa rusa seal que la reestructuracin de los servicios de inteligencia devuelve el espionaje a los tiempos de la Guerra Fra, y vaticin un aumento de las actividades de los espas rusos en el exterior y un reforzamiento de la presin en el interior.

Segn la oficina de Mosc de la organizacin de derechos humanos Human Rights Watch, este plan parece "un intento de reinstalar la KGB", disuelta por Boris Yeltsin.

Con George W. Bush en la presidencia de EEUU, la alianza "contraterrorista" Bush-Putin continu desarrollndose, aunque las relaciones se "enfriaron" en los tramos preparatorios de la invasin a Irak, pas con el cual el gobierno ruso mantena fuertes relaciones comerciales.

No obstante, y tras fuertes controversias pblicas para la tribuna, Putin negoci la "prescindencia" de su pas en el asunto de la invasin y conquista de Irak, a cambio de la participacin de sus trasnacionales en el botn de guerra.

Pero un captulo tambin "casual" de la historia dej en claro el lazo "contraterrorista" que une a los presidentes de la primera y segunda potencia nuclear del mundo.

En octubre de 2002 y durante tres das, 50 combatientes suicidas del secesionismo checheno mantuvieron secuestrados a 800 rehenes dentro del teatro Dubrovka de Mosc.

En esa oportunidad, los servicios secretos rusos sealaron que el grupo, ms all de su jefe operativo responda al liderazgo de Shamil Basayev, un jefe islmico vinculado a Bin Laden y Al Qaeda. "Curiosamente" el mismo jefe checheno surge hoy como el principal inspirador de la toma de rehenes en el colegio ruso, cuyo desenlace caus una matanza superior a la realizada en el teatro moscovita.

El secuestro en el teatro de Mosc se produjo en un contexto internacional conmocionado por una escalada de atentados en pases musulmanes -Indonesia y Filipinas- que arrojaron ms de 200 muertos y centenares de heridos.

Los sucesos fueron simultneos a una nueva "reaparicin" de Bin Laden amenazando con atentados en Europa y EE.UU..

La CIA -por boca de su jefe de entonces, George Tenet- retroaliment el pnico exhibiendo informes donde demostraba que "Al Qaeda est viva".

Llamativamente esa ola de psicosis terrorista coincidi, dentro de un orden secuencial, con las operaciones diplomticas y polticas de EE.UU. orientadas a conseguir apoyo internacional para una invasin a Irak.

El 11 de octubre de 2002 el Congreso de los EE.UU. autoriz a Bush el uso de la fuerza militar para invadir a Irak sin necesidad de contar con el apoyo diplomtico de la ONU.

Trece das despus, 24 de octubre, se produjo la toma de rehenes en el teatro moscovita por un grupo de fundamentalistas chechenos.

El sbado 26 de octubre de 2002, las fuerzas especiales rusas tomaron el control del teatro tras lanzar una operacin de asalto utilizando gas paralizante y armamento de alta tecnologa.

Desparramados sobre las butacas del teatro quedaron ms de 130 cadveres, entre ellos los de los guerrilleros, hombres y mujeres, con dos kilos de trotyl atados a su cintura, similar a lo sucedido en el colegio ruso, salvo que la mayora de vctimas esta vez eran nios.

Ese incidente, adems de apuntalar los argumentos de Bush para invadir el pas "terrorista" conducido por Saddam Hussein, sirvi a Vladimir Putin, para flexibilizar su discurso "anti-invasin" de Irak y colocarse en una situacin de prescindencia en la ONU.

No bien ocurrida la masacre en el teatro, y con las fuerzas especiales habiendo provocado la matanza con un asalto como en el colegio ruso, el presidente de Rusia y ex jefe de la KGB, sali a visitar hospitales mientras repeta ante la prensa que "el terrorismo es el nico enemigo".

Luego del asesinato de nios en el colegio ruso, Putin anunci que va a cerrar las fronteras y a consolidar la lucha militar contra los rebeldes chechenos.

El representante de Italia (el principal aliado europeo de EE.UU. despus de Gran Bretaa) en la Unin Europea pidi al bloque de 25 miembros que discutiesen el desarrollo de una poltica comn contra el terrorismo en la prxima cumbre de lderes de la UE que se celebrar en noviembre.

Noviembre es el mes en que George Bush se juega su reeleccin para un segundo perodo en la Casa Blanca.

La vida es una acumulacin de "casualidades" donde Bush y Putin parecen llevar el protagonismo (y la ganancia) mayor.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter