Portada :: Mundo :: Chechenia, la guerra ignorada
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2004

El Cucaso en llamas I

Jos Mara Prez Gay
La Jornada


La barbarie terrorista chechena, que caus anteayer una de las matanzas ms atroces de los aos recientes en la regin del Cucaso, asalt el colegio de Besln, una ciudad de la repblica caucsica de Osetia del Norte, y secuestr a ms de mil 200 personas, entre nios y adultos. Segn diferentes versiones, una explosin accidental dentro de la escuela o la intervencin directa de las fuerzas de seguridad rusas desencadenaron el infierno. El comando abri fuego contra los rehenes y las tropas de asalto entraron a sangre y fuego.

Los servicios de emergencia haban recuperado hasta el sbado ms de 320 cadveres, incluidos 175 de nios de cinco a 14 aos.

Lo ms increble de todo es que los terroristas chechenos decidieran asesinar a los nios, ejecutarlos por la espalda. Pero lo es sin remedio -aunque ahora no cueste trabajo creerlo despus del secuestro de los dos aviones y la mujer chechena que se inmol con explosivos frente a una estacin del Metro en Mosc.

Por qu esta locura demoniaca? Quines son estos criminales dementes? A partir de 1991, Rusia perdi el control de Chechenia, pero la falta de direccin poltica en una regin no significa necesariamente que ese territorio declare su independencia, se constituya en Estado autnomo y se separe de la Federacin Rusa. Hace 10 aos, Mosc perdi tambin el control poltico sobre las regiones de Nagorno-Badashan (Tajidistn), Nagorno Karabach (Azerbaiyn), Abgasia (Georgia), Kirovakn (Armenia) Chimbay (Uzbekistn), Daguestn (Ingushetia ) y, siguiendo esa lgica, ya se habran declarado estados independientes. Segn fuentes de Naciones Unidas, existen 40 territorios en todo el mundo que han declarado su autonoma; ms an, en la regin de Sikkim, en India (1975), una eleccin popular vot a favor de su independencia, pero el poder central no se la concedi.

Siempre tuve la impresin de que Mosc corra muchos ms riegos de los que poda permitirse si no tomaba en serio la proclamacin de la independencia de Chechenia (1991). Boris Yeltsin aceptaba a duras penas la existencia de los rebeldes, se negaba a negociar con esos forajidos, tal vez porque despus de la desaparicin de la Unin Sovitica los dirigentes rusos haban perdido la memoria. Haban olvidado que, en 1785, durante el imperio de la zarina Catarina II, los pueblos islmicos montaeses del Cucaso del Norte, bajo las rdenes del checheno Mansur Uschurma, que se autonombr Imam, declararon la guerra santa a Rusia, vencieron varias veces a los ejrcitos del zar y refundaron Grozny, su capital. A principios de la dcada de 1990, Mosc aplaz tres aos su intervencin en el Cucaso, una zona de gran inters geopoltico.

El 31 de diciembre de 1994, el ejrcito ruso entr en Grozny, la capital de la repblica de Chechenia, para contener una rebelin separatista, pero no encontr ninguna resistencia. Ese da las cosas pintaban bien; la victoria, cantada. Las tropas rusas se apoderaron del centro de la ciudad y la fueron ocupando por zonas; se disponan a celebrar el ao nuevo, grupos de soldados cantaban y beban por las calles. Al amanecer del primero de enero de 1995, sin embargo, los chechenos salieron del fondo de la tierra, verdaderos maestros en la guerra de guerrillas, pasaron a la accin. El 2 de enero la 131 Brigada rusa contaba con mil hombres y 150 vehculos blindados. En 48 horas perdieron 830 soldados y 148 vehculos. Durante tres semanas los guerrilleros hicieron frente al ejrcito y la aviacin rusos, que devastaron la ciudad con bombas de racimo, lanzacohetes, caonazos y misiles. De nada sirvi la destruccin.

Los ejrcitos rusos nunca lograron el control absoluto de Grozny. Los chechenos seguan disparando desde las ruinas y en la oscuridad. En cuanto se declaraba segura una zona, los comandos atacaban por la espalda y los emboscaban. La lucha chechena era ms bien un estado de alma, una pasin desmedida y un odio indomable. Los chechenos reconquistaron dos veces su capital: en agosto de 1996 y en enero de 2000. Hoy, en realidad, Grozny ya no existe, el ejrcito ruso la borr del mapa, es una sucesin de tumbas y ruinas. Murieron 48 mil personas, entre civiles y milicianos chechenos y 6 mil soldados rusos. Por ese entonces, Yeltsin estaba convencido de que la intervencin en la repblica de Chechenia poda resolverse en 15 o 20 das; segn los informes militares, sus tropas avanzaban sin muchas bajas, iban acabando con los rebeldes. Pero un antiguo general sovitico, Dzohjar Dudev, cuya experiencia en la guerra de Afganistn era legendaria, convirti en una pesadilla la intervencin rusa en Chechenia, someti al estado mayor del ejrcito a una de las mayores humillaciones de su historia, despus de Afganistn. La primera guerra de Chechenia de finales del siglo XX haba comenzado.

El 31 de enero de 1995, la guerra haba desplazado a 450 mil personas; 160 mil huyeron a las repblicas vecinas de Ingushetia (130 mil), Daguestn (42 mil) y Osetia del Norte (5 mil). La mayora de estos fugitivos encontraron un lugar en las familias de los vecinos, o se escondieron en las montaas del norte, sobre todo gran nmero de mujeres, nios y ancianos. Los refugiados suscitaron numerosos conflictos en Ingushetia (que adems recibi otros 50 mil refugiados a consecuencia de la guerra con Osetia del Norte) y en Daguestn, una zona prcticamente aislada al cortarse las vas de comunicacin con Rusia. En el verano de 1996 el general Alexander Lebed, enemigo de Yeltsin, viaj muchas veces a Grozny para negociar los acuerdos de paz. Despus de apasionadas y difciles negociaciones, los separatistas chechenos aceptaron aplazar cinco aos la proclamacin de su soberana, dar tiempo al tiempo y buscar una solucin definitiva al conflicto.

A principios de 1997, el diputado Viktor Kurotshkin propuso en la Duma (el Congreso) la solucin ms fcil: la independencia de Chechenia. "Rusia y Chechenia deben separarse de modo pacfico y voluntario", afirmaba Kurotshkin, "como se separaron los checos y los eslovacos". Sin embargo, la mayora de los polticos rusos se amotinaron ante la propuesta; opusieron a ese proyecto un Estado fuerte y caudillo, bien armado, con recursos naturales limitados y una economa arruinada, pero con una poltica nacional implacable. "Nadie puede pactar", subrayaron, "con una regin sublevada, islamica y fantica". La independencia de Chechenia traera en el Cucaso una enorme cantidad de problemas fronterizos; sus consecuencias, imprevisibles. Nadie puede trazar la lnea de demarcacin con Osetia del Norte, porque sus habitantes se sienten europeos, ni mucho menos con Ingushetia, porque nadie puede vigilarla. Menos an con Daguestn porque las tribus chechenas-accrinas lo impediran de inmediato. Stavropol, la ciudad donde viven miles de chechenos, cerrara sus fronteras. Cientos de miles de chechenos viven fuera de Chechenia, la dispora ms grande e ilustrada ( un tercio de los chechenos) vive en Rusia y no piensa regresar a la zona de guerra. Pero en esa nacin los chechenos son vistos como extranjeros indeseables, sospechosos de terrorismo y vigilados por la polica poltica.

En la regin del Cucaso habitan ms de 60 etnias diferentes; dominan tres familias lingsticas distintas, la indoeuropea, la altaica y la caucsica, 24 dialectos y tres religiones: el cristianismo, el Islam, el judasmo y muchas ms sectas. La regin tiene 28 millones de habitantes, cuya mayora se concentra en las ciudades del Cucaso del Norte. El idioma oficial es el ruso, con la excepcin de Ingushetia y Chechenia. En esta babel del Cucaso, lenguajes, rituales, creencias, ideologas y los innumerables agravios del pasado enloquecen a los seres humanos; todos quieren tener la razn y viven unos con otros en una profunda discordia. Adems, el Cucaso es una excepcin ecolgica en el planeta. No es sino una amplia franja entre dos mares, el Muerto y el Caspio: un inmenso depsito de agua dulce, glaciares, montaas, masas de nieve eterna, lluvias riqusimas, campos frtiles y uno de los yacimientos de petrleo y gas ms importantes del planeta.

Pero entre 1996 y 1999, Chechenia se va transformando, ya no es un distrito ruso que lucha por su independencia, sino que se convierte en un Estado violento, donde el crimen mundial organizado encuentra un terreno propicio para expandir sus redes. En la historia conocemos muchas republicas que han protegido el crimen y se han fundido hasta confundirse con l. En el siglo XIV la isla de Gotland, la isla de Djerba, donde los piratas berbers dominaron casi 300 aos y lograron vencer a la flota espaola. Pero el ejemplo de Chechenia es en serio algo nuevo en la historia. Algunos polticos criminales e importantes apoyaron de inmediato su independencia, pero a cambio exigieron que Rusia conservara bases militares, y el derecho a realizar atentados selectivos contra terroristas. En 1994, en Chechenia tuvieron lugar 700 asaltos a trenes de pasajeros; en septiembre de 1996, mil 382. Saquearon 724 containers y se registraron prdidas por 17 mil millones de rublos. El ao de 1997, sobrevolaron el espacio areo checheno 345 vuelos no autorizados. Poco a poco esas fuentes se fueron cerrando. A finales de 1993 se cerraron todas las pipeslines en Rusia, el producto nacional bruto disminuy 68 por ciento frente al de 1991; el consumo, 52 por ciento. En la cima de su explotacin, Chechenia produjo 20 millones de barriles de petrleo. En 1993 apenas llegaron a 3 millones. Al ao siguiente, 200 mil habitantes de Chechenia abandonaron el pas, en su mayora eslavos y rusos. Hacia 1995, se suspende la informacin sobre los envos de miles de millones de rublos de los bancos chechenos a los rusos; unos meses despus, Mosc suspende el comercio y el trnsito entre Grozny y Rusia. A finales de 1994, Chechenia suspende toda su produccin de bienes y servicios. Una pregunta inevitable: cmo floreci la criminalizacin de Chechenia?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter