Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2004

Debera ampliar la OSPAAAL su mbito a Europa?

Iaki Errazkin
Cdiz Rebelde


La Organizacin de Solidaridad con los Pueblos de Asia, frica y Amrica Latina naci en 1.966 para cubrir las imperiosas necesidades de los movimientos revolucionarios y progresistas del Tercer Mundo. Despus de la destruccin del campo socialista, podra parecer que una estructura as no tiene sentido; sin embargo, el propsito de este artculo es afirmar su vigencia y, adems, animar a los lectores a reflexionar sobre la conveniencia de ampliar su mbito de actuacin a los pueblos oprimidos de Europa y a sus gentes.

Porque, si la funcin fundamental de la OSPAAAL es coordinar la solidaridad internacional con las justas luchas de los pueblos de Asia, frica y Amrica Latina para defender o promover su independencia nacional, el ejercicio del Derecho de Autodeterminacin, el respeto a su identidad y diversidad poltica, tnica, religiosa y cultural, la justicia social y, en definitiva, su libertad, tambin en Europa hay necesidad de una organizacin as. O es que alguien piensa que este "civilizado" continente tiene resueltos sus conflictos? Y no hay que referirse nicamente a la antigua Yugoslavia, donde se han parcheado malamente, sino a las muchas naciones sin estado en las que nunca cesaron de latir las histricas aspiraciones de soberana. En Catalua, Galicia, Escocia o Bretaa, por citar slo algunas, la convivencia entre culturas la originaria y la impuesta- se sobrelleva; en otras, como el Pas Vasco, Irlanda o Crcega, hace tiempo que se lleg a las manos. En todas, la integracin total es imposible mientras los Estados continen negndose a reconocer la paridad interlocutora de sus adversarios colonizados.

Y si eso es as en cuestiones nacionales, la situacin de injusticia social que se vive en todo el continente europeo no es menos preocupante. El necesario enfrentamiento entre clases se ve ahora difuminado por un pensamiento nico, provocado desde el Poder, que esconde debajo de la alfombra las inevitables contradicciones dibujando un mundo feliz inexistente. Luz de gas se llama la figura.

La globalizacin capitalista, coercitivamente homogeneizadora, se ha encargado de sedar las conciencias de la legin de sbditos del mosaico de reinos y de repblicas que componen la Europa de los parias, en la que la libertad, la igualdad y la fraternidad que preconizaban los revolucionarios franceses a finales del siglo XVIII han quedado como meras consignas, desactivadas e inocuas, para titular los afiches conmemorativos de lo que pudo ser y no fue.

Hasta la Historia, incluso la ms reciente, se cambia a discrecin de quienes la escriben, editan y distribuyen, como si no fuera algo intangible por antonomasia. Nada les importa la verdad, porque, contradiciendo al poeta, le han encontrado remedio. As, ahora resulta que fueron los EEUU los que liberaron a nuestros padres y abuelos del fascismo. Y, por supuesto, ni un ruso, ni un solo soldado de la URSS tuvo que ver en la derrota de las tropas de Hitler. Nuestra deuda es, pues, para con el Imperialismo salvador. El Gran guila ha hablado.

Sin embargo, la OSPAAAL, que, tras muchos y grandes esfuerzos, consigui en 1.998 hacerse or, con estatus consultivo especial, en el ECOSOC de Naciones Unidas, podra ayudar a combatir esta indeseable situacin como lo lleva haciendo 38 aos en Asia, frica y Amrica Latina. Ello, adems, propiciara la difusin del espritu internacionalista desde el mutuo conocimiento. Que las mujeres y los hombres de esos continentes comprendan que el mal llamado Primer Mundo, slo es "primero" para quienes se enriquecieron empobrecindonos. Como all, donde quiera que vivan. Que el pdium de los mundos no es geogrfico, sino nicamente de poder. Y que mientras que nosotros y ellas, ellos y nosotras, no lo alcancemos juntos, nada cambiar sustancialmente.






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter