Portada :: Otro mundo es posible :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2006

Mujeres israeles y palestinas
Nos negamos a ser enemigas

Sumaya Farhat-Naser y Gila Svirsky
Mujer Palabra


Aunque la informacin no ha llegado todava a los medios internacionales, queremos que el mundo sepa que las mujeres de Israel y Palestina estn listas para hacer la paz.

Durante casi dos dcadas, las mujeres han sido la parte ms vibrante, atrevida y progresista del movimiento pacifista a ambos lados de nuestra divisin.

 

Las mujeres Palestinas e Israeles han estado reunindose y negociando unas con otras durante aos, incluso cuando cada acto de hablar con la otra era ilegal en Israel y estaba prohibido en Palestina.

 

Esas negociaciones empezaron en secreto hace aos en casas e iglesias. Luego nos sentimos seguras negociando en Basilea, Berln, Bruselas, Boloa y otras ciudades europeas. Hoy, nos reunimos abiertamente cuando podemos, a menudo en encuentros simblicos, como el Centro Notre Dame, en la frontera entre el Jerusalem Palestino e Israel.

 

Aunque haya habido disenso y debate, y aunque el contexto en el que hemos discutido haya sido a menudo doloroso, siempre hemos puesto por encima una visin comn de paz. Si hubiera dependido de nosotras hace ya mucho tiempo que hubisemos hecho un acuerdo de paz que zanjara las cuestiones difciles entre nosotras.

 

Las mujeres abogamos por el fin de la situacin de ocupantes y ocupados. Queremos ver a Israel y Palestina como dos estados separados, lado a lado, con Jerusalen como capital compartida por ambos. Queremos una solucin justa para acabar con el sufrimiento de los refugiados. Creemos que ambas naciones tienen el mismo derecho a estado, independencia, libertad, seguridad, desarrollo y a una vida digna.

 

Y un punto crucial de acuerdo: Nosotras condenamos todo tipo de brutalidad, violencia, terrorismo- ya sea por parte de individuos, grupos polticos, gobiernos o de militares. Ya hemos tenido suficientes matanzas a ambos lados. Demasiados nios palestinos e israeles han muerto o quedado hurfanos o lisiados de por vida, y demasiados de nuestros hijos, padres y hermanos han hecho esas matanzas. Porque la guerra victimiza no slo al inocente, tambin brutaliza a los perpetradores.

 

Mujeres Israeles y Palestinas nos hemos comprometido a educar a nuestros propios pueblos sobre la validez de ambas reclamaciones de este territorio y hemos buscado contrarrestar la demonizacin en la que ambas sociedades se empean. Hemos promovido el dilogo entre mujeres, prestado nuestras condolencias a las familias de las vctimas de ambos lados, hemos sido arrestadas por protestar contra el consenso de nuestras propias naciones, y hemos hablado claramente exigiendo una solucin justa.

 

Y, aparte de nuestras actividades pblicas organizadas, tambin operamos como agentes secretos. No slo somos las madres, maestras, enfermeras y asistentes sociales de nuestras sociedades. Tambin somos agentes secretos sirviendo poltica con la cena,  impartiendo lecciones de no violencia a cada nio o nia en nuestras clases, a cada paciente a nuestro cuidado, a cada cliente que atendemos, a cada hijo e hija que amamos. Nosotras implantamos ideas subversivas de paz en la mente de los jvenes antes de que los agentes de la guerra se den cuenta. Es un proceso largo, cuyos resultados no son visibles de la noche a la maana, pero en cuya eficacia creemos.

 

El movimiento de paz de las mujeres en Palestina y en Israel cree que ha llegado el momento de acabar con el bao de sangre. El tiempo de abandonar nuestras armas y nuestros miedos.

 

Nosotras nos negamos a aceptar ms combates en nuestras vidas, en nuestras comunidades, en nuestras naciones. Nos negamos a seguir con el miedo. Nos negamos a entregarnos a la violencia. Nos negamos a ser enemigas.

 

Traducido por Leonor Taboada en la Red de Mujeres de Negro contra la guerra en octubre 2006.

 

Sumaya Farhat-Naser cuenta en su libro En la tierra de los olivos los inicios y el desarrollo del Jerusalem Link (Enlace Jerusaln), una organizacin palestina-israel de los dos centros de mujeres de Jerusaln: Jerusalem Center for Women y Bat Shalom.

 

Gila Svirsky es activista de Coalition of Women for Peace.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter