Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2006

Se buscan frmulas efectivas contra la impunidad de Israel

Jose Angel Oria
Gara


Las cotidianas masacres, la humillacin de cada da, el robo de terrenos y de todo tipo de recursos, la expulsin de un pueblo de su propia tierra... la ocupacin por Israel de Palestina, ha merecido un sinfn de resoluciones contra el Estado israel de los entes internacionales, pero los gobernantes no han sido capaces de adoptar ninguna medida eficaz para que este estado de cosas cambie.

Las cotidianas masacres, la humillacin de cada da, el robo de terrenos y de todo tipo de recursos, la expulsin de un pueblo de su propia tierra... la ocupacin por Israel de Palestina, ha merecido un sinfn de resoluciones contra el Estado israel de los entes internacionales, pero los gobernantes no han sido capaces de adoptar ninguna medida eficaz para que este estado de cosas cambie. Por eso es cada vez ms importante para los propios palestinos lo que puedan hacer los pueblos del mundo. Boicot a Israel. La lucha contra el sistema del Apartheid en Sudfrica es el modelo a seguir, y la impunidad israel, el enemigo a batir. No hace falta ser multimillonario ni un influyente poltico para poder aportar un modesto grano de arena a esta labor, slo querer hacerlo. Organizaciones de todo el mundo tratan de desarrollar frmulas para canalizar el enorme rechazo que provocan las actuaciones israeles. Es un movimiento que va creciendo, aunque rara vez logre llegar a los espacios ms importantes de los grandes medios de comunicacin. Y los gobernantes de Israel tratan de desactivarlo, creando grupos de apoyo a su propia causa y silenciando todas las iniciativas que no le convienen.

Los palestinos son los ms interesados en fortalecer el boicot a Israel y, paradjicamente, los que ms dificultades tienen para ello. Los palestinos de Cisjordania, Gaza y Jerusaln Oriental se ven obligados a consumir un sinfn de productos Made in Israel. Alimentos tan bsicos como la harina o la leche son siempre israeles. Cuando voy a la tienda, busco productos hechos por los palestinos de Israel, aunque no siempre es fcil, relata a GARA, desde Ramala, Samia Shannan. Esta mujer palestina hace hincapi en que ya en los acuerdos econmicos de Pars, que complementan a los de Oslo de los que surgi la Autoridad Nacional Palestina, se establece, por ejemplo, que los palestinos no pueden importar vacas lecheras.

170 organizaciones populares de toda Palestina y de la dispora firmaban el 7 de julio de 2005 un llamamiento al mundo para desarrollar una campaa de boicot, desinversin y sanciones con el objetivo de aislar a Israel.

Frente a la guetizacin del pueblo palestino por medio del Muro del Apartheid que Israel construye en Cisjordania pese a la resolucin contraria de la Corte Internacional de Justicia y la lenta pero implacable construccin de una tercera Nakba catstrofe, los movimientos y organizaciones palestinas convocan a los pueblos del mundo a aislar a Israel y a comprometerse en la solidaridad con la lucha palesti- na por la justicia y liberacin.

n Ladran, luego cabalgamos

Miles de grupos y personalidades de todo el mundo se han sumado ya a la iniciativa y la lista sigue creciendo. Una forma bastante fiable para medir la eficacia de una medida en concreto es observar la reaccin de los medios israeles. En este sentido, la histrica mocin aprobada por la Asociacin de Profesores Universitarios de Gran Bretaa (AUT) en abril de 2005 se queda con un lugar destacado, ya que mereci todo tipo de insultos y descalificaciones durante bastante tiempo. Doli.

La AUT ha votado lanzar inmediatamente un boicot a las universidades israeles de Haifa y Bar-Ilan y difundir en todas sus sucursales considerar el llamado al boicot de las instituciones acadmicas israeles se puede leer en www.stopthewall.org. La votacin del 22 de abril marc un momento histrico en el movimiento global para aislar al Apartheid israel como un medio de forjar una solidaridad efectiva con la lucha palestina por la libertad, autodeterminacin y soberana.

La decisin de los profesores britnicos secundada en mayo de este ao por otro sindicato britnico, la Asociacin Nacional de Profesores de Educacin Superior, NATFHE, y en setiembre por acadmicos irlandeses, obedece a la demanda realizada por un grupo de 60 cuerpos acadmicos y culturales palestinos, conocido como la Campaa Palestina para el Boicot Acadmico y Cultural a Israel, PACBI.

Los 69.000 miembros de NATFHE debatieron el pasado mes de mayo la propuesta de boicot en su asamblea anual en la ciudad de Blackpool, al norte de Inglaterra.

n Amenazas a los profesores

Durante la preparacin de la asamblea, los lobbies sionistas haban inundado a la organizacin con peticiones y declaraciones intentando presio- nar al sindicato para que retirara el apoyo a la convocatoria unitaria palestina, explican desde la organizacin acadmica britnica.

Paul Mackney, secretario general de NATFHE, denuncia que muchos e-mails nos dirigan sus amenazas por negar la libertad de ctedra al profesorado israel, pero no decan que la libertad acadmica en Palestina es una broma de mal gusto. Incluso donde el profesorado y los estu- diantes tienen libertad de movimientos para asistir a la universidad, el material bsico para el funcionamiento de la vida acadmica apenas existe. Realmente, no es posible permanecer impasible ante semejante injusticia. La sociedad civil palestina, incluidas las universidades, necesitan hoy, ms que nunca, nuestra ayuda y solidaridad y no nos intimidarn para que quedemos en silencio.

Sindicatos, iglesias, partidos polticos, medios de comunicacin, activistas individuales... son muy diversas las formas del sujeto internacional que trata de parar los pies a Israel. Una funcionaria de aduanas de las islas Fiyi, en el Pacfico, dio con la forma de dar a los israeles un poco de su propia medicina.

Varios jvenes judos dejaron Israel tras tres aos de servicio militar, lo que en su caso significa tres aos al servicio de la ms cruel ocupacin. Tras visitar Australia durante semanas, decidieron pasar por Fiyi. La funcionaria les pidi los pasaportes. Con dichos documentos en sus manos, en lugar de permitirles pasar, les solicit entonces el carnet de identidad.

Pero si ya le hemos dado los pasaportes. Por qu nos pide los carns? pregunt uno de los turistas.

Los carns, por favor insisti ella, antes de pedirles que le siguieran a otra dependencia, donde les hizo esperar durante seis horas.

Cuando la funcionaria decidi poner fin a la situacin, les explic que les haba tratado como ellos cuando se visten de soldados tratan a los palestinos en los territorios ocupados. Nunca haba sentido tal humillacin, se lamentaba uno de los protagonistas de la historia al regresar a Israel.

Tambin las instituciones tienen un papel que jugar en la larga lucha contra la impunidad israel. Y, para orgullo de los vascos, algunos ayuntamientos navarros aparecen en un lugar muy destacado: Arbizu, Arruazu, Ziordia, Etxarri-Aranatz, Bakaiku y Urdiain. El primero de ellos, adems, est hermanado con el municipio palestino de Marda.

Los ayuntamientos navarros aprobaron una mocin, propuesta por Askapena, que denuncia las agresiones del Ejrcito de Israel contra los pueblos palestino y libans y llama a boicotear todo lo is- rael, desde los productos hasta las actividades acadmicas, deportivas, culturales...

La iniciativa de los municipios vascos no pas desapercibida, sobre todo entre quienes buscaban frmulas para apoyar de modo eficaz al pueblo palestino. De hecho, das despus reciban llamadas telefnicas desde Escandinavia para interesarse por la iniciativa y tratar de adaptarla a la realidad noruega. El lector hallar informacin al respecto en www.askapena.org, incluido un vdeo sobre la parodia que prepar la Gazte Asanblada de Arbizu en torno al Muro del Apartheid. Eso s, los jvenes autores de la iniciativa se adelantan a los acontecimientos de la triste realidad y, tras construir, panel a panel, una rplica del muro y un curioso tanque, terminan derribando la construccin y destruyendo el carro blindado.

La Sakana crea escuela. En diciembre de 2005 llegaba la informacin sobre otra iniciativa institucional, desde Noruega. El concejo regional de Sor-Trondelag tramit una mocin solicitando el boicot completo a los productos israeles y una campaa de informacin en toda la regin. Sor-Trondelag tiene una poblacin de 270.000 habitantes, de los 4,6 millones de Noruega. Trondheim es la tercera ciudad ms grande de Noruega, y participa en el boicot. Sor-Trondelag fue el primer condado (noruego) en boicotear a Sudfrica recordaron orgullosos el pasado. Manteniendo esta buena costumbre, el Concejo del Condado, el primero del pas, ha decidido boicotear los productos israeles y a travs de esta iniciativa intentar generar conciencia. Pedimos a la poblacin que haga lo mismo.

La sociedad palestina ha multiplicado sus llamamientos a los pueblos del mundo para que rompan con Israel, para que dejen claro a los israeles que no aceptan la ocupacin. Desde Los Angeles a Kuala Lumpur, pasando por Arbizu, un sinfn de iniciativas se han puesto en marcha para hacer lo que no hacen los gobernantes, acabar con el Apartheid del siglo XXI. -




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter