Portada :: frica :: Denuncia genocidio ruands
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2006

Ruanda: Rencor sordo contra Pars

Philippe Bernard
Umoya


A primera vista, ningn signo de hostilidad. Slo, cabezas que se vuelven cuando se inician preguntas, citas que se desbaratan. Es difcil perforar ese muro de pasividad y permanente reserva, saber como han acogido los ruandeses, 12 aos despus de los hechos, las acusaciones del juez francs Jean-Louis Bruguire acusando a su Presidente, Paul Kagame de ser el instigador del atentado contra el avin de su predecesor, Juvnal Habyarimana que dio la seal para el genocidio de los tutsis.

Por supuesto, dos desfiles hostiles tuvieron lugar. Abajo los franceses. Hartos de su neocolonialismo! ", proclamaba, en ingls, una banderola blandida por manifestantes, el lunes, 27 de noviembre, en la capital a ruandesa, despus de la ruptura de las relaciones diplomticas. Pero la marcha, organizada por el poder, si expresa el resentimiento evidente de los supervivientes del genocidio, traduce un movimiento general?

La gente no se expresa porque est dividida profundamente, analiza un diplomtico extranjero. Unos piensan que es un xito haber derribado el avin, otros, que es una catstrofe. Pero nadie ve en eso un acto de terrorismo sobre el que un juez francs de instruccin pueda ser competente. "

El malestar se une a la clera y la divisin, en el contexto de un pas dirigido por un poder autoritario y privado de prensa libre. La expresin de opiniones contradictorias sobre el genocidio contraviene la poltica oficial de neutralidad tnica y reconciliacin nacional.

Al lado de los 800.000 muertos del genocidio, los tres franceses muertos en el atentado (cuyas familias pusieron en marcha la investigacin del juez Bruguire) estn considerados como daos colaterales", comenta un observador ruands.

La reserva de la poblacin se explicara tambin por un cierto agradecimiento con respecto al voluntarismo econmico y social del rgimen, que ha puesto al pas en la va del desarrollo. Kigali est seducido por un frenes de obras, y sus motoristas-taxis equipados sistemticamente con cascos, que evocan una disciplina rara en frica.

Quin dispar sobre el avin? El enigma que no quisieron resolver ni la justicia internacional, ni Francia, ni Ruanda, se encuentra de nuevo planteado pblicamente. La reactivacin de la polmica corre el peligro de debilitar la coraza de un Estado cuyas debilidades democrticas dudan en revelar los occidentales.

SECUELAS DEL GENOCIDIO

La cuestin no me impide dormir porque el atentado no provoc el genocidio, replica Servilien Sebasoni, figura del Frente Patritico Ruands (FPR) en el poder. No tenemos miedo de la verdad, sino que nuestro pas tiene otras prioridades: administrar las secuelas del genocidio con nuestros dbiles medios, lo que no es un asunto sin importancia. "Por otra parte, insiste Sebasoni, "Francia, amiga de los genocidas, es el ltimo pas que podra llevar a cabo tal investigacin".

Anuncian que despus de la rplica diplomtica vendr la contraofensiva judicial, el 11 de diciembre, en Kigali, con la reanudacin de las pruebas ante la Comisin encargada de aclarar el papel de Francia durante el genocidio. El informe que emane de all servir de soporte para acciones ante jurisdicciones nacionales e internacionales.

El responsable del FPR espera sin embargo que el prximo inquilino del Elseo aprovechar que no est mezclado en ese pasado para rectificar enviando "una seal fuerte", al contrario de lo que hicieron "esos ministros franceses que, estando de paso en Ruanda, se negaron a visitar el memorial del genocidio" y de esa Francia "que quiere forzarnos a considerarla como un pas aparte".

Detrs de los discursos indignados y los desfiles ariscos se perfila ya el deseo de reconciliacin. La "nota verbal" que despeda al embajador de Francia, evocaba la perspectiva de reencuentros "cuando Francia sea menos agresiva". Y, la semana pasada, el semanario progubernamental Focus "invitaba" a los dirigentes ruandeses a "perder la costumbre de censurar a los franceses por un crimen cometido solo por el gobierno de Franois Mitterrand


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter